Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:01 am

ME ENAMORE DE MI ESPOSA




Prologo.

Narrador: Esta será la historia de Yulia Volkova y Elena Katina 2 chicas que por las circunstancias más extrañas llegan a casarse sin amor, lo único que adelantare es que el padre de Elena murió cuando tenía 7 años no era un hombre muy rico, pero poseía una hacienda pequeña de cría de caballos pura sangre, eran los más buscados en toda la región norte de Samara específicamente en Toliatti (a pesar de vender muchos caballos no tenia el dinero suficiente para hacer más grande su hacienda) pero un terrible accidente murió, dejando sola a Lena y su madre quien no podía llevar sola las riendas de la herencia de su hija ya que esta la heredo al morir su padre, así que tuvo que casarse con su ex novio para poder mantener la hacienda en pie o esa fue su intención al casarse, lo que nunca pensó Inessa es que Boris era un hombre con dobles intenciones, que poco a poco fue dejándolas en la ruina y al borde de perderlo todo.

Por su parte la familia Volkov era la más rica de la región poseían una hacienda agrícola y ganadera, estaban integrados por Oleg, Larissa, Andrei (el abuelo) y Yulia, a diferencia de la mayoría de las familias esta era atípica todo debido a la anatomía poco usual de Yulia, ella nació con ambos sexos y esto era debido a que en la familia de Oleg solo nacían hombres, eso era cierto más de 5 generaciones y todos varones ni una sola mujer, pero por parte de Larissa eran 6 generaciones de puras mujeres siendo esto la causa, la familia Volkov trato de mantener en secreto la condición de su hija pero un medico borracho lo anuncio en la fiesta de la cosecha del pueblo, todos se enteraron y desde allí comenzaron las burlas ocasionando que la pobre Yulia se volviera agresiva y fría con el mundo, su primaria y secundaría fueron horribles pero eso lo sabrán más adelante.

Las chicas ya se conocían ya que en el sepelio de Sergey Katin la familia Volkov fue a presentar sus condolencias, a pesar de esto no eran cercanas ya que Yulia es mayor que Elena por 1 año y nunca cursaron juntas ningún grado, solo se ven obligadas a casarse 1 para salvar el legado que le dejo su padre y la otra para dar descendencia a su apellido, pero al comenzar a conocerse la dulzura de Elena comienza a derretirle el corazón de hielo a Yulia, y por su parte la morena logra hacer que la pelirroja crea en ella misma y que alguien realmente la ama por lo que es y vale, el amor es lo único que las ayudara a encontrar el camino a la felicidad y curas sus heridas, dejando de lado todas las cicatrices para darle rienda suelta no solo a la pasión sino al poder más grande del mundo el amor.


Capítulo: La Boda


Narrador: todo el pueblo de Toliatti se encuentra expectante por este suceso nadie entendía como Inessa Serkina viuda de Sergey Katin permitiera esto, todo parecencia tan absurdo pero que se puede esperar de una mujer que no guardo el luto de su esposo, ya que se caso con Boris Lavrov solo 4 meses después de la muerte de Sergey, además que su hijastra se escapo con el hijo del capataz de las tierras Katin, pero eso era lo de menos como era posible que permitiera que su hija de solo 18 años este apunto de unir su vida al fenómeno del pueblo, Yulia Volkova no solo es un ser que tenia ambos sexos sino es la persona más dura y fría del planeta, pero eso no importaba ya que las 2 chicas estaban en el altar dispuestas a unir sus vidas.

Sacerdote: en nombre del padre, del hijo y del espíritu santo.
Todos: amén.
Sacerdote: hermanos estamos aquí para disponernos a celebrar la unión matrimonial de estas 2 chicas, derrama tu gracia y une en la fidelidad el amor de nuestras hijas que van a unir sus vidas, para que siempre den testimonio con su vida, con el amor del amor divino que los trae a tu Altar por nuestro señor Jesucristo.
Todos: amén.
Sacerdote: el amor lleno de encanto, de gozo, de poesía y un amor firme, vive como una llama que nada puede apagar y un amor que al mismo tiempo como dicen los apóstoles y los profetas un reflejo del amor entre Dios y su pueblo y entre Jesucristo y la Iglesia.

Narrador: la ceremonia seguía con aquellas palabras en donde se hablaba de los deberes y derechos de ambas por unir sus vidas, leyéndoles varios salmos de la biblia las chicas ni se veían ambas estaban muy serias y a la vez nerviosas, ambas recuerdan como hace aproximadamente 2 meses se comprometieron.


………………………………………………….FLASBACK 3 MESES ATRAS…………..………………………………


Narrador: Oleg estaba muy molesto esa yegua estaba enferma y el potrillo moriría inevitablemente, pero que podía hacer? La Hacienda Katin fue la responsable de venderle ese animal enfermo, sabía que la situación de esas tierras no les era favorable que en cuestión de meses o semanas la perderían, todo por culpa de Boris que no tenía idea de cómo sacarla a flote pero pago mucho dinero era hora de hacer algo, no podía permitir que pensaran que Oleg Volkov era la burla de Boris Lavrov.

Oleg: padre esto no lo puedo dejar pasar!!! – dijo molesto al oír al veterinario indicarle que debían sacrificar a la yegua y al potrillo ya que no había nada que hacerse.
Andrei: sabes que no tienen como pagar – dijo serio.
Oleg: sé que estimabas mucho a Sergey pero esto no lo puedo dejar pasar – dijo serio.
Andrei: me conseguí a Inessa y me dijo que están pensando hipotecar la hacienda apenas Lena cumpla la mayoría de edad – dijo suspirando.
Oleg: pobre chica – dijo negando con la cabeza – ella si sabe cómo llevar la hacienda pero ese idiota la ha llevado a la quiebra, es la mejor criadora.
Andrei: qué harás? – pregunto viendo como inyectaban a la yegua.
Oleg: lo que debí hacer hace 1 año – dijo apretando los puños – cancelar cualquier negocio con la hacienda Katin, cuando Elena quede al frente de esta veré si seguimos la sociedad – dijo decidido.

Narrador: al salir del establo vio a su hija cabalgar en aquel pasto se veía preocupada, eso solo quería decir que las cosas con la familia Alapin resulto mal, al llegar a la casona vio a su hija lanzar el ramo de rosas al piso y solo dijo gritando “será mejor que me case con alguna criada ellas por lo menos lo harían por dinero”, la vio subir al piso superior y escucho la puerta de su habitación cerrarse con mucha fuerza.

Larissa: otra que la rechaza – dijo suspirando.
Oleg: creo que lo mejor sería…
Larissa: ni pensarlo!!! – Dijo molesta – mi hija se casara con ninguna criada – dijo viéndolo seria.
Oleg: pero ninguna chica de la región quiere por su “condición” – dijo suspirando.
Larissa: no sé cómo pero mi hija se casara con alguien de clase y fin de la discusión – dijo sentándose en el sofá de la gran sala.
Oleg: bien amor se hará así – dijo algo resignado – no sé si ir ahora a la hacienda Katin – dijo sentándose junto a su esposa.
Larissa: qué ocurrió? – pregunto abrazándolo al verlo algo abatido.
Oleg: la yegua que le compre a Boris estaba enferma y tuvimos que sacrificarla con todo y potrillo – dijo suspirando – además papá me dijo que Inessa le dijo que al Elena cumplir los 18 años hipotecaran para pagar sus deudas – dijo al soltarse y verla a los ojos.
Larissa: pobre chica – dijo suspirando – aún recuerdo lo mal que estaba cuando murió su padre.
Oleg: si y lo peor que pudo hacer Inessa fue casarse a menos de 4 meses de aquella muerte – dijo algo molesto.
Larissa: sabes lo que recuerdo – dijo sonriendo.
Oleg: qué? – pregunto extrañado.
Larissa: la manera como Yulia la consoló aquel día – dijo sonriendo – Yulia dijo “sabes ella no me tiene miedo o asco”, sonreía al decirme aquello luego dijo “las niñas de la escuela no me hablan y solo huyen de mi al verme cerca” me bajando la mirada para después decir “pero Elena me sonrió y dejo que la abrazara”.
Oleg: estás pensando….
Larissa: por qué no? – Dijo muy resuelta – Elena puede ser la solución de todo.
Oleg: no lo sé – dijo no muy convencido, no es que viera a Lena como poca cosa para su hija es solo el tener que aparentar con Boris Lavrov era lo que no le gustaba.
Larissa: solo piénsalo amor – dijo a recostándose en su pecho – sino conseguimos a nadie más Elena Katina sería la chica perfecta.
Oleg: lo pensare – dijo no muy convencido.

Narrador: al poco rato salió para dar comienzo a algo desagradable ya lo sabía pero era lo mejor, iría a la hacienda Katin para disolver el contrato y pedir la devolución de su dinero a Boris Lavrov, ese era el plan y eso haría al llegar vio algo de conmoción en el lugar.

Trabajador1: Lena lo siento pero necesitamos nuestra paga!!! – dijo molesto.
Trabajador2: una cosa es la amistad y otra cosa el dinero!!!! – se notaban molestos, ya que la hacienda solo cuenta con 5 trabajadores en la parte de los establos.
Lena: lo sé y lo siento no sé qué paso lo juro!!! – dijo nerviosa.
Capataz: mejor diles la verdad – dijo suspirando – chicos el “patrón” gasto el dinero de la venta de las 5 yeguas – dijo quitándose el sombrero negro.
Todos: pero eso es injusto!!!! – los reclamos y molestias de todos se oían incesantemente, la pelirroja no sabía que hacer eso era grave ya se habían quedado sin 4 trabajadores el mes anterior, solo se quedaron los fieles a su padre que esperaban por la venta de estas yeguas.
Oleg: Elena hay algún problema? – pregunto al acercarse, esta solo bajo la cabeza ya se imaginaba lo que pasaba.
Lena: buenas Don Oleg – dijo apenada – Igor trata de calmarlos atenderé al Sr. Volkov y volveré – dijo nerviosa – vamos a la oficina Don Oleg – dijo señalando a las caballerizas.
Oleg: bien – dijo caminando al lugar.
Igor: la yegua – dijo en susurro.
Lena: si es lo más seguro – dijo suspirando – déjame ver como solucionare esto – dijo viendo a sus empleado – les juro que hoy mismo conseguiré el dinero o a más tardar mañana – dijo muy decidida – mi padre nunca dejó de pagarles y créanme yo no dejare de hacerlo – al decir esto se encamino a la oficina, Oleg escucho sus palabras y recordó a Sergey él había trabajado para su padre por 15 años, solo tenía 8 años cuando comenzó a trabajar en los sembradíos 2 años mayor que Oleg, y todo lo que ganaba le entrega casi todo a sus padres y la otra la guardaba para un día hacer su sueño realidad, comprar unas hectáreas y dedicarse a la cría de caballos – Don Oleg se a que vino – dijo muy apenada.
Oleg: esta mañana sacrificamos a la yegua – dijo muy serio – ni al potrillo pudimos salvar.
Lena: lo siento – dijo muy avergonzada – yo no quería vendérsela…
Oleg: lo sé recuerdo que pusiste muchos peros – dijo sereno pero serio – Boris fue el responsable, sabes Elena no quiero hacer esto pero vengo por 2 cosas – dijo sentándose en la silla que estaba allí, la pelirroja lo imito sentándose en la silla detrás del escritorio.
Lena: soy toda oídos – dijo resignada ya que se imaginaba lo que vendría.
Oleg: primero a pedir la devolución por la yegua – la pelirroja asintió con lágrimas en los ojos ya que se imaginó bien, lo peor es que no tenia de donde sacarlo ya que su padrastro se había comprado una camioneta de lujo y una camioneta todo terreno para su hija – además de concluir con el contrato – eso ya se lo esperaba pero fue un duro golpe, ya que esa mini sociedad con la familia Volkov mantenía a flote la hacienda.
Lena: lo entiendo – dijo recostándose en la silla muy debatida – pero espero que me de unos días para pagarle – dijo casi al borde de las lágrimas pero eran de frustración por todo lo que les pasaba, la hacienda se estaba cayendo a pedazos y no había nada que pudiera hacer para evitarlo.
Oleg: sabes no quería hacerlo pero…
Lena: lo sé – dijo sonriendo débilmente – pero Don Oleg le tengo una propuesto – dijo nerviosa.
Oleg: que propones? – dijo algo serio.
Lena: mi padre volvería a morir – dijo levantándose – pero es la única salida, le entregare a Shadow – dijo suspirando – es la mejor yegua de la región vale 3 veces lo que pago por star, la cuido muy bien le juro por la memoria de mi padre que está completamente sana…
Oleg: pero esa yegua tu padre pago una fortuna a un criador en América – dijo levantándose de la silla – él te la dio cuando…
Lena: cumplí 6 años – dijo sonriendo – lo sé, es mi mayor tesoro pero la verdad este lugar era su sueño – tomo la foto de su padre – no puedo dejar que se pierda por la mala administración, dentro de 2 semanas la hipotecare y tratare de recuperar la hacienda por mi padre – dejo la foto en su sitio – es por eso que haré lo que sea por recuperar este lugar.
Oleg: estás segura? – pregunto dudoso.
Lena: solo le pido que quede entre nosotros – dijo viéndolo a los ojos – no quiero que mi madre se entere.
Oleg: entiendo – el hombre estiro su mano – es un trato – dijo sonriendo.
Lena: bien vamos por Shadow – dijo sonriendo.
Oleg: espera esa yegua vale más de lo que pague por la otra – saco de dentro de su chaqueta su chequera – te daré la diferencia.
Lena: no es necesario – dijo negándose – es lo menos que debo hacer luego del mal rato – dijo sin tomar el cheque – además lo que debió de gastar en medicamentos y cuidados no puedo…
Oleg: tienes problemas con los trabajadores es mejor así – dijo sonriendo – Elena tómalo es lo justo.
Lena: muchas gracias – dijo tomando el cheque y guardándolo en el bolsillo de su pantalón.

Narrador: los 2 salieron y Lena le pidió al Igor el Capataz que buscara a Shadow, este se asombró pero fue por ella los 4 trabajadores veían todo con curiosidad pero no dijeron nada, pero la sorpresa de todos fue cuando Oleg ensillo al animal y lo monto, todos estaban muy asombrados por ello.

Lena: Igor ve a cobrar esto – dijo entregándole el cheque – saca el dinero de la nómina y deposita el resto a mi cuenta – dijo viéndolo fijamente – no permitiré que este dinero caiga en las manos de Boris – dijo decidida.
Igor: vendiste a Shadow? – pregunto incrédulo.
Lena: no solo salde una deuda – dijo viéndolo – pero vete de una vez, chicos en cuanto llegue Igor tendrán su dinero.

Narrador: todos sabían que eso ocasionaría un gran revuelo ya que hace 3 meses Boris quiso vender la Yegua, pero Lena no se lo permitió tanto fue la rabia que ese hombre agarro que sin que Inessa se enterara la azoto con un fuete en la espalda, que si no hubiera sido por Igor hasta la hubiera violado ya que le había comenzado a arrancar la ropa, y se estaba bajando los pantalones esto encabrono a Igor y se lo quitó de encima, le apunto con un arma y le dijo que si la volvía a tocar lo mataría como el perro que era, de eso no se enteró Inessa ya que la pobre mujer sufre de la presión y podría ser fatal si llegara a agarrar una rabieta, todos sabían que Elena se la estaba jugando al hacer eso pero le agradecían el gesto, y más porque esa yegua era el último recuerdo de su padre, la verdad todos ellos estaban esperando que ella tomara posesión de la hacienda para ayudarla en todo, Sergey ayudo a muchas de esas familias y por eso le eran fiel a su hija que trabajaba igual o más que ellos, todo por mantener el legado que este hombre construyo con sus propias manos.

Oleg: sabes esa niña será una gran mujer – le comento a su padre al llegar a la caballeriza montado sobre Shadow.
Andrei: esa no es la yegua de Elena? – pregunto al ver bien el animal, así que Oleg le conto lo ocurrido – vaya!!! – fue todo lo que dijo, así que este le conto lo que su mujer le propuso – eso solo dependerá de Yulia.
Oleg: si es de elegir – dijo negando con la cabeza – estoy seguro que elegiría a Nina – dijo serio.
Andrei: si ella solo se fija en la apariencia – dijo un poco molesto.
Oleg: pero que puedes esperar – dijo acariciando al caballo.
Andrei: solo esperemos que las cosas resulten.

Narrador: y cómo todos creyeron la pequeña casona Katin tembló cunado Boris se enteró de la venta de la yegua y mucho más al saber que no podría tocar el dinero, Inessa no dijo nada ya que no quería tomar (como siempre) partido en la discusión, además que ese mismo día les llegaron unas notificaciones del juzgado de la ciudad por los 4 empleados que se fueron, ya que tenían más de 6 meses que no les pagaron cuando se fueron, Nina se escabullo cuando la discusión había llegado a un punto de casi histeria, la chica se fue a refugiar en los brazos de Alexei hijo mayor de Igor el capataz de la hacienda. Había pasado 1 semana y había mucha presión para que la hacienda Katin pagara la deuda, Boris se negó a vender su nueva camioneta o la de su hija solo le dijo a Elena, “así cómo vendiste a ese animal busca como pagar – dijo muy molesto – tal vez prostituyéndote consigas una tercera parte del dinero porque dudo que alguien quiera tocarte”, al decir eso se fue a beber al bar del pueblo y a conseguirse una prostituta, las cosas estaban muy mal y todo esto llego a oídos de Oleg.

Oleg: Yulia debemos hablar – dijo al verla bajar de su caballo blanco.
Yulia: qué ocurre? – Dijo con el ceño fruncido – ya la cosecha está por salir.
Oleg: lo sé y no se trata de eso – dijo viéndola.
Yulia: ok dime – dijo al sentarse en la cerca que retenía al ganado.
Oleg: creo que te encontré esposa – dijo muy relajado, la chica río con incredulidad – es en serio – dijo muy serio.
Yulia: cuál de las criadas será mi esposa – dijo suspirando ya resignada a que una de las hijas de sus trabajadoras sería su futura esposa, ya a sus 19 años no había tocado a ninguna mujer aunque estuvo a punto de ir con algunas de las prostitutas del pueblo a los 16, pero se avergonzó al llegar aquel bar ya que todos la miraban con asco – Anna o María? – pregunto con recelo.
Oleg: ninguna – dijo muy tranquilo – me entere que Boris Lavrov tiene una gran deuda de juego con Antón Romanov, es por eso que voy a comprar su deuda con la condición de que su hija se case contigo – dijo de lo más normal.
Yulia: cómo? – pregunto sorprendida, Nina la verdad le gustaba una chica de cabellera castaña, piel blanca, ojos color miel, un cuerpo esbelto que la invitaba a perderse en él, la morena la había visto en la fiesta de la cosecha y le gustaba como a muchos otros chicos.
Oleg: así es te comprare a la chica – dijo sonriendo.
Yulia: ok – dijo casi en susurro – la quiero a ella – dijo finalmente.

Narrador: Oleg compro la deuda y le dijo a Boris que la única manera que lo liberaba de meterlo a la cárcel era que sus hijas se casaran, este al verse acorralado y sin salida acepto sin consultar con la chica que al enterarse se negó, pero al ser aún menor de edad no le quedo de otra Yulia y su familia irían a sellar el compromiso, la hacienda Katin estaba ya lista para recibirlos Elena simplemente no quería asistir debido a que no lograba solucionar lo del pago, en 3 meses cumpliría la mayoría de edad y al fin se libraría de Boris, ya que su madre le dijo que al cumplir ella los 18 años se irían de la hacienda al pueblo a vivir en la casa que era de la primera esposa de este, ella no quería alejarse de su madre pero sabía que era lo mejor ya que así no habrían más discusiones, ya que vivir con Boris era horrible ya que si no le decía lo inútil que era estaban su acoso, desde que cumplió los 15 años él ha tratado varias veces de abusar de ella, pero gracias a los empleados que no los dejaban solos lo habían logrado impedir y más de Igor, este le hubiera gustado que su hijo se enamorara de Elena era una buena chica en cambio Nina era un malcriada petulante, que solo trastornaba el buen ánimo de su hijo Alexei que solo vivía por esa frívola, al llegar los Volkov las cosas se pusieron feas al no encontrar a la señorita de la casa allí.

Inessa: no la encuentro por ningún lado – dijo algo nerviosa.
Boris: pero cómo que no está? – Dijo molesto, en Andrea la Nana de Elena le entrega una nota – se ha fugado – dijo incrédulo al leer la nota, Oleg se la quitó y la leyó.

Nota de Nina: “te dije que no me casaría con ese fenómeno de Volkova, podrá tener todo el dinero del mundo pero prefiero a un hombre de verdad, es por eso que Alexei es a quien elijo no a esa cosa no me busques porque no me encontraras”

Narrador: Oleg estaba muy encabronado por esto, no solo esa chiquilla había rechazado a su hija sino que la insultaba abiertamente, así que tomo a Boris del cuello y le dijo que se preparara que los dejaría a todos en la ruina, que nadie se burlaba de los Volkov en eso Lena entró y escucho todo eso la puso nerviosa, la deuda de Boris más la de los trabajadores no le dejarían nada para salvar la hacienda, sabía que ella debería asumir esa deuda ya que él no tenía ni donde caerse muerto, ya que había dilapidado por su adicción al juego, la bebida y mujeres al ver a su madre que casi se desmayaba, suspiro profundamente y entro en la sala tratando de aparentar tranquilidad.

Lena: yo tomare el lugar de Nina – dijo con un tono de voz tranquilo aunque por dentro estaba temblando.
Oleg: que has dicho? – pregunto al voltear a verla.
Lena: yo me casare con su hija Don Oleg – dijo viendo a la morena que la veía incrédula, las chicas se habían visto en todas las fiestas de la cosecha pero nunca hablaron, Lena porque siempre estaba en lo suyo de criar caballos y solo iba a buscar nuevos clientes, y Yulia no la veía como mujer ya que siempre la vio con aquellos jeans holgados y camisas anchas.
Yulia: quieres casarte conmigo? – pregunto la chica por fin al salir de su sorpresa.
Lena: así todos salimos ganando – dijo sin bajarle la mirada, aunque por dentro lo que quería era huir – la deuda queda saldada y tu tendrás una mujer que te de hijos – dijo muy resuelta – eso es lo único que quieres, no? – pregunto.
Yulia: bien Elena Katina – dijo arrodillándose, tanto Larissa como Inessa quedaron completamente paralizadas al ver esto – aceptarías ser mi esposa – dijo en tono seco mostrándole un anillo.
Lena: acepto – dijo en el mismo tono.
Yulia: bien padre – dijo al levantarse y ponerle el anillo – la deuda esta saldada – dijo sin transmitir emoción alguna.


Narrador: y así paso el compromiso entre Elena Katina y Yulia Volkova estaba sellado, los preparativos comenzaron a hacerse y la deuda de los empleados que demandaban a Elena quedo saldada, Oleg dijo mi futura nuera no debe tener deudas eso hizo sonreír a Lena pero no dijo nada, luego de casi 2 meses y medio el día había llegado…….


……………………………………………………..FIN FLASHBACK………………………………………………………….


Narrador: así estaban ambas recordando aquel inicio de compromiso ambas fueron sacadas de sus cavilaciones por la voz del sacerdote.

Sacerdote: Yulia Volkova aceptas por esposa a Elena Katina para amarla y respetarla todos los días de tu vida, en la salud y la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza hasta que la muerte las separe – dijo al ver a la morena, está por un minuto quiso retirarse pero dio su palabra y la palabra de un Volkov era inquebrantable e irrompible.
Yulia: acepto – dijo en tono calmado pero algo grave para hacerse escuchar por todos los presentes.
Sacerdote: Elena Katina aceptas por esposa a Yulia Volkova para amarla y respetarla todos los días de tu vida, en la salud y la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza hasta que la muerte las separe – dijo al ver a la pelirroja, está por un minuto quiso retirarse, correr de allí pero sabía que no podía el sueño de su padre se perdería y ella no lo permitirá jamás.
Lena: acepto – dijo seria a pesar de sus nervios.
Sacerdote: ahora los anillos – dijo sonriendo, un chico de unos 6 años llego con una almohadita blanca en donde se encontraban las 2 alianzas de oro.
Yulia: toma este anillo que es el símbolo de mi amor y mi fidelidad – dijo al colocarle el anillo viéndola a los ojos, aquellos que no mostraban ningún tipo de emoción eran vacíos a pesar de tener un color jade muy hermosos no brillaban.
Lena: toma este anillo que es el símbolo de mi amor y mi fidelidad – se lo coloco y al igual que sus ojos no mostraban ningún tipo de felicidad, sus pupilas azules se veían fríos.
Sacerdote: por el poder que me enviste la iglesia las declaro mujer y mujer, lo que Dios unió que no lo separe el hombre – dijo dando por terminada la ceremonia – puedes besar a la novia – dijo sonriendo, ambas se paralizaron desde que se habían comprometido no se habían besado, Yulia estaba muy nerviosa sería la primera vez que besara a alguien le quito el velo sus manos temblaban, la tomo luego de la cintura de una manera un poco brusca lo que provoco que Lena temblara, ambas se veían a los ojos la morena pudo ver como esos ojos se cristalizaron, comenzó a dudar si hacerlo o no.
Lena: hazlo – dijo con un hilo de voz, la morena sonrió un poco para acercarse a sus labios aquel beso fue algo torpe pero a pesar de todo fue dulce y suave.

Narrador: tanto Oleg, Larissa y Andrei suspiraron al ver que todo estaba listo su hija al fin se había casado, ahora podían respirar con calma ya que ya sería imposible que las chicas se separaran ahora, ambas se separaron y Yulia vio aquellas lágrimas en los ojos de la pelirroja la abrazo con fuerza, “estoy segura que tu papi siempre las cuidara y si no puede lo haré yo, eso te lo dije el día del sepelio de Sergey cumpliré mi promesa Lena lo juro”, Lena la abrazo con fuerza y dejo salir más lágrimas no había olvidado su promesa eso la alegro un poco, “haré todo lo que pueda para hacerte feliz Yulia” le dijo en susurro, luego se separaron y comenzaron a caminar saliendo de la iglesia tomadas de las manos, al llegar a la salida les cayeron muchos pétalos de rosas blancos mientras todos los presentes gritan “felicidades” “que sean felices” y cosas de ese estilo, volvieron a besarse ya que la concurrencia así lo pedía no eran más que los trabajadores de ambas haciendas……
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:03 am

Capítulo II: la fiesta y la noche de bodas


Narrador: las chicas se montaron en aquel Mercedes Benz que compro Oleg solo para trasladarlas a la hacienda Volkov, allí se llevaría a cabo la recepción los invitados unos cuantos socios de Oleg, la familia de este que eran pocos en Rusia 5 familias nada más, la familia de Elena y los trabajadores de ambas haciendas, las chicas iban muy calladas dentro de aquel auto lujoso eso las incomodaba a ambas, no se vieron ni una vez a los ojos luego de montarse allí solo pensaban en lo que acababan de hacer.

Mente de Yulia: esto es una locura – se decía muy aturdida – cómo permití que pasara? Realmente las ganas de aparearme son más grandes que mi razón? Ella no me ama ni nunca lo hará, no será igual que con mis padres o abuelos o sí? – se cabeza era un remolino de preguntas y reflexiones – Dios que hice!!! Estoy loca o solo desesperada por tocar una mujer? – no tenia paz en esos momentos por su parte la pelirroja no estaba mejor.
Mente de Elena: por Dios que hice? – se dijo a punto de comenzar a llorar – papá dame fuerzas para seguir con esto, que se supone que haré ahora? Ser la esposa de esta chica que solo vi a lo lejos? Aquí no hay amor solo un negocio – dejo escapar una lágrima la cual seco con rapidez sin ser vista por la que ahora era su esposa – qué pasara esta noche seré capaz de entregarme a ella solo por ser un trato comercial? Qué haré, no sé qué haré – se decía constantemente – ellos quieren un heredero seré capaz de dárselo? Seré capaz de dejar que me toque? Lo hará como lo ha intentado ese animal a la fuerza – sintió que se desmayaba al reconocerse eso, odiaba a los hombres por ser tan animales a la hora de satisfacer sus necesidades, si no fuera por sus empleados y sobre todo Igor ella hubiera sido manchada por el animal ese, Yulia no era un hombre pero lo que tenía entre las piernas era lo mismo que ellos, ella también se convertiría en una bestia al estar solas en aquella habitación – sus pensamientos eran cada vez más horribles al pensar en esa chica sobre ella manoseándola, obligándola a tocarla, obligándola a entregarse a ella.

Narrador: las chicas llegaron a la hacienda Volkov y los invitados ya estaban allí esperándolas, ellas bajaron y disimularon una sonrisa más la morena ya que las 5 chicas a las cuales trato de conquistar la rechazaron, la que ahora era su esposa se veía muy linda con ese vestido de novia, todos veían a Lena como una chica fea que solo usaba ropa de hombre y domaba caballos, nunca la vieron con vestidos al ir al pueblo solo con ropas holgadas su cabello amarrado y aquel sombreo negro que era de su padre, pero en aquella oportunidad ese vestido blanco entallado mostraban una buena figura, su cabellera roja sujeta con una media cola y sus risos cayendo por su rostro y hombros, ese escote denotaba sus senos grandes las 5 chicas sintieron algo de celos, ya que ahora viendo a Yulia con aquel traje negro la hacía lucir muy bien, las miradas indiscretas a su entrepiernan dejaban ver un bulto un poco grande, la morena al darse cuenta tomo por la cintura a su nueva esposa y la beso con un gesto demandante, la pelirroja se asustó y Yulia lo noto ya que la joven tembló entre sus brazos, “solo es otro animal con ansias de aparearse” fueron los pensamientos de la pelirroja, al separarse de aquel beso le lanzo una mirada de asco y reproche la cual confundió a la chica de mirada azul.

Oleg: un aplauso para las señoras Volkova-Katina – dijo feliz al levantar su copa.
Todos: por las señoras Volkova-Katina!!! – dijeron todos levantando sus copas.
Yulia: muchas gracias – dijo forzando una sonrisa.
Lena: gracias – dijo intentando no mostrar lo vulnerable y asqueada que se sentía, todo era una farsa aquella frase “estoy segura que tu papi siempre las cuidara y si no puede lo haré yo, eso te lo dije el día del sepelio de Sergey cumpliré mi promesa Lena lo juro” era mentira, esa mujer solo buscaba satisfacerse con su cuerpo como aquel hombre que la veía con ojos lascivos.
Andrei: solo diré que es el día más feliz para mi familia – dijo acercándose a las chicas – mi nieta casada con la hija de un hombre extraordinario Sergey Katin – dijo levantando su copa – amigo tu pequeña será bien cuidada por esta familia – la pelirroja sonrió por compromiso ya que sabía que era mentira.

Narrador: la fiesta siguió de lo más normal la gente solo sonreía y brindaba por las nuevas esposas, las chicas bailaron el vals como era tradición Inessa abrazo a su hija y le deseo toda la dicha del mundo, Elena solo sonrió y la abrazo ya que todo lo hacía por ella por su madre ahora las cosas estarían bien para ella, al irse al pueblo junto a Boris descansaría y el medico podría chequearla sin ningún problema, además que Oleg prometió cuidar de ella y al Boris enterarse que viviría del suegro de su mujer sonrió, se daría una vida llena de lujos sin trabajar que mejor que eso.

Oleg: Elena ven quiero darte tu regalo de bodas – dijo sonriendo.
Lena: Don Oleg no hace falta nada más – dijo sonriendo.
Oleg: nada de Don Oleg ahora eres parte de mi familia – dijo abrazándola – llámame Oleg.
Larissa: y a mi Larissa – dijo sonriendo – y ven vamos para que lo veas.
Andrei: estoy seguro que será de tu agrado – dijo muy sonriente, la morena no dijo nada y solo la tomo de la mano, sintió como la chica trato de zafarse de su agarre y le apretó la mano causándole algo de dolor pero no se quejó.
Yulia: no sé qué he hecho para ofenderte o molestarte pero mejor contrólate eres mi esposa y tengo todo el derecho de tocarte cuando yo quiera – dijo algo molesta y en susurro.
Lena: no eres mi dueña – dijo en el mismo tono.
Yulia: eso lo veremos – dijo casi que arrastrándola hasta la parte trasera de la casa, los ojos de Elena se abrieron enormemente al ver a Shadow con un gran moño y sobretodo gorda.
Lena: Shadow – dijo sonriendo y corrió hasta ella.
Oleg: esa yegua es tuya fue un regalo de tu padre – dijo sonriendo – es por eso que debe regresar con su verdadera dueña.
Andrei: además con premio incluido – dijo riendo.
Larissa: creo que Argos se enamoró de ella y ahora tendrán un potrillo – dijo feliz.
Lena: tu caballo? – dijo viendo a la pelinegra con ojos acusadores.
Yulia: que puedo decir es todo un semental – dijo riendo.
Lena: solo se aprovechan de nosotras sin importarles nada – dijo en susurro acariciando a su yegua – será un lindo potrillo – dijo sin verlos.

Narrador: la morena si escucho aquel comentario y le molesto un poco pero trato de calmarse, era el día de su boda y no permitiría que esa niña lo arruinara, ya cuando se retiraran a su habitación hablarían y dejaría todo claro, cuál era su lugar y lo que tendría que hacer ya que era su esposa y pronto su mujer, era obvio que la pelirroja también sentía repulsión por ella, eso la hizo sentir mucha furia ahora ya vería lo que sería ser su esposa quisiera o no, no le importaría nada solo satisfacerse como un principio pensó, solo para eso sirven las esposas compradas para calentar las camas de sus maridos y darles muchos bebes, eso haría de esa manera la trataría y le enseñaría a respetarla, luego entraron a la recepción y cada vez que podía la morena la tocaba y manoseaba como quería, esto incomodaba a la chica pero al ver a su madre se controlaba y solo tomaba las manos de la morena y le sonreía.

Lena: podrías disimular tus ganas de co… - se detuvo no pudo terminar de decir nada – de querer aparearte – dijo un poco molesta pero en susurro.
Yulia: eres mi esposa y eso es lo que haré esta noche, tenerte – dijo acariciándole un seno para luego besarla con fuerza, la chica estaba paralizada por esa manera tan animal con la que fue tratada, Larissa se percató de esto y se molestó “pero qué demonios piensa” se dijo antes de acercarse a ellas.
Larissa: Yulia podemos hablar – dijo en tono molesto, la chica se separó y volteo a ver a su madre, al verla la vio furiosa así que solo regreso la vista a su esposa y sintió un fuerte golpe en el estómago, la chica estaba aterrada y con los ojos cristalizados por completo iba a llorar lo sabía.
Yulia: Elena – dijo en susurro.
Larissa: que vengas!!! – dijo sin levantar la voz pero evidentemente molesta.
Yulia: voy – dijo al levantarse de la mesa, vio a su esposa por última vez y siguió a su madre a la cocina.
Larissa: qué demonios te pasa???!!!! – grito luego de pedirle a la cocinera que saliera a descansar y tomarse algo.
Yulia: yo…
Larissa: tú nada!!! – grito golpeándola en el brazo – esa niña se merece respeto – dijo señalando a la puerta – si piensas que el matrimonio solo es sexo hubiera sido preferible que fueras al burdel del pueblo!!! – Dijo muy enojada – esa chiquilla es tu esposa a la cual le debes respeto…
Yulia: me repudia!!! – Grito molesta, su madre la miro sorprendida – siente asco como todas las demás, solo acepto casarse para no perder su mald**** hacienda además será mi mujer y solo yo decido cómo tratarla… - no pudo seguir hablando ya que su madre le dio una fuerte bofetada.
Larissa: no permitiré que la maltrates!!!! – Dijo muy molesta – mejor cálmate y mira tú comportamiento desde la ceremonia tal vez te sorprenda – al decir aquello salió de la cocina.
Yulia: ella siente asco!!! – grito apretando sus puños, tomo una botella de vodka que estaba en el lugar y salió al patio a beber necesitaba calmarse.

Narrador: Lena al ver que Larissa se llevaba a Yulia se levantó y salió al jardín para luego comenzar a llorar, Yulia era un animal como el resto de los hombres solo pensaban en ellos en sus bajos instintos y nada más, trato de calmarse debía parecer la novia feliz por su reciente matrimonio, se logró calmar y secar sus lágrimas ya decidida a regresar sintió que la tomaron del brazo, el fuerte apretón le causó daño y se quejó al ver a la persona que la sujetaba sintió mucho miedo.

Boris: hola Lenita – dijo sonriendo con aquella sonrisa macabra que tanto miedo le causaba – no te he dado tu regalo de bodas – dijo al sujetarla fuerte contra su cuerpo.
Lena: suéltame – dijo muy asustada.
Boris: no hasta darte tu regalo – al decir aquello la llevo contra la pared de un cobertizo – ven adentro estaremos más cómodos – al decir eso la arrastro dentro y la lanzo contra el suelo.
Lena: ayyy!!!! – grito del dolor al golpearse en la cabeza.
Boris: esto te gustara – dijo abriéndose el pantalón y arrojándose sobre ella – no sabes desde hace cuánto necesito hacerte esto – dijo al comenzar a romperle el vestido.
Lena: déjame!!! – Gritaba llorando – por favor no – decía forcejeando contra él.
Boris: no dejare que Volkova te tenga antes – dijo al golpearla en la cara – y deja de llorar!!!! Esto te gustara ya verás.
Lena: no suéltame!!!! – gritaba llorando tratando de soltarse y poder huir, sintió cuando su vestido era rasgado por ese animal – no por favor no!!!! – gritaba sin poder evitar aquello, él era mucho más alto y fuerte siempre en esos momentos Igor o algún trabajador llegaba y la rescataba de ese bastardo, pero no estaba en sus tierras y era inminente que sería ultrajada por ese animal.
Boris: te gustara – repetía al morderle un seno y comenzar a tocarle la entrepierna – una virgen es lo que necesito – decía ya fuera de sí enloquecido por la lujuria por saber que ahora si lograría violarla.

Narrador: la morena estaba bebiendo y pensó en lo que dijo su madre pensó en lo que había pasado hasta ahora, se había comportado fatal con ella la había besado a la fuerza al ver a esas 5 chicas que la rechazaron, luego la había manoseado como le dio la gana sin importarle nada más, hablarle como si fuera de su propiedad con aquel tono altivo y frio que usaba para protegerse de todos, se había comportado como una soberana animal en celo volvió tomar otro trago de vodka, mientras caminaba por el cobertizo pensando en su comportamiento poco digno de un Volkov, y allí escucho un llanto era casi inaudible para luego escuchar unos algunos gritos diciendo que no, los colores se le subieron al rostro alguien trataba de abusar de una chica en su propiedad eso no se quedaría así, entro furiosa y se congelo por unos instantes vio a su esposa debajo de ese hombre que la manoseaba, una inexplicable furia nació en ella al ver la escena en eso volvió a escuchar “por favor no” y ese miserable le respondió “te gustara no dejare que Volkova sea la primera eres mía Lenita solo mía”, en eso no se aguantó y arrojo la botella de vodka contra el suelo.

Yulia: DEJALA MALD**** INFELIZ!!!! – grito furiosa al quitar al hombre de encima de su esposa.
Boris: O.O
Yulia: TE MATARE POR ESTO MALD**** BARTARDO!!!! – grito fuera de sí.
Boris: ella…fue…ella…quiso – dijo muy nervioso al acomodarse el pantalón, la morena pudo ver que tenía el miembro a fuera y volteo a ver a Elena la cual estaba acurrucada en posición fetal llorando mientras trataba de cubrir su piel con los retazos de vestido.
Yulia: LARGATE ANTES QUE TE MATE AQUÍ MISMO MALD**** INFELIZ!!!!! – dijo muy pero muy molesta.

Narrador: Boris no lo pensó mucho y salió corriendo como alma que lleva el diablo arreglándose la ropa, la morena se acercó lentamente ya que Lena parecía un animalito asustado acurrucada en el suelo, se quitó su chaqueta y la coloco encima de ella cubriendo un poco la desnudez que aquella ropa rota dejaba ver, la pelirroja al sentir aquella tela sobre ella se asustó y se apretó más como queriendo fundir su cuerpo con sus piernas y brazos.

Yulia: shhh tranquila – dijo en voz baja – ya estás a salvo – dijo intentando acercársele.
Lena: no me toques no me toques!!!! – grito desesperada cubriéndose con la chaqueta.
Yulia: no te haré daño Lena no lo haré – dijo en un tono de voz baja para tratar de calmarla, en eso Larissa y Oleg que se encontraban buscándolas escucharon los gritos y corrieron a ver qué pasaba.
Larissa: que pasó aquí? – dijo molesta.
Yulia: shhh la asustaran – dijo en tono bajo – todo está bien Len todo está bien, estás a salvo no te lastimare – dijo acostándose a su lado – no te hare daño.
Andrei: las encontraron – llego de improvisto, la pelirroja se alteró levantándose y salió corriendo de allí empujando a sus suegros al hacerlo.
Yulia: Lena!!!! – grito al verla salir del cobertizo – demonios!!!! – grito molesta.
Oleg: pero qué paso? – dijo muy nervioso.
Yulia: les explico después pero saquen al infeliz de Boris Lavrov antes de que lo mate!!!! – dijo molesta – yo iré por mi esposa – al decir eso salió corriendo.
Andrei: pero que paso? – pregunto sin entender nada.
Larissa: eso mismo quisiera saber yo – dijo confundida pero al ver el lugar donde se encontraba Lena vio los retazos del vestido – Yulia debe decirnos que paso.

Narrador: Boris tomo a Inessa del brazo y le dijo que no se sentía nada bien que lo mejor era que se fueran, ella se quiso despedir de su hija pero Boris le dijo que la vio irse con Yulia que lo más seguro es que consumarían su unión, Inessa se puso un poco colorada y más al recordar que nunca hablo con su hija sobre el sexo, solo esperaba que la morena la tratara con cuidado y respeto así que se fueron tranquilamente, aunque el hombre de ojos color miel se asustó al ver la manera tan rabiosa como lo miraban los padres de Yulia, por su parte la pelinegra corría detrás de la pelirroja a quien poco a poco los retazos de tela se le caían del cuerpo, Lena solo quería huir de allí no dejaría que nadie la tocara no lo permitiría, su mente estaba casi en blanco solo pensaba en irse en escapar de todos, llego a las caballerizas y vio a Shadow pastar fuera sin pensarlo si quiera se montó en su piel desnuda y comenzó a cabalgar sosteniéndose únicamente de su pelo, la morena al verlo corrió a toda prisa pero fue inútil solo vio a la pelirroja huir con su yegua.

Yulia: LENAAAAAAAAAA!!!!! – grito desesperada pero está no se detuvo – MALDICION!!!!!! – grito exasperada, corrió hasta la caballeriza y saco a Argos no le dio tiempo ni de ensillarlo eso le tomaría tiempo el cual no tenia, solo le coloco las riendas en la boca además dejándole la frazada que le colocaban en las noches y salió de allí – vamos Argos encuentra a Shadow – al decir eso el caballo salió disparado por el mismo lugar donde vio desaparecer a Lena – con un demonio Lena!!! – Se dijo molesta – no te iba a ser daño.

Narrador: la pelirroja cabalgaba sin rumbo solo que alejarse y esconderse, sin darse cuenta llego al cementerio dejo a Shadow pastándose cerca y ella camino casi como un zombi hasta la tumba de su padre, cayó de rodillas y comenzó a llorar de manera descontrolada sentía su alma destruida.

Lena: llévame contigo papá por favor llévame contigo – decía una y otra vez entre sollozos – no puedo más, solo soy un trozo de carne alguien que pueden usar como quieren – sus lágrimas le cubrían todo el rostro mientras se acurrucaba en aquella tierra santa en donde se encontraba sepultado su padre, ya no quería seguir viviendo solo sería eso un cuerpo con el cual puedan satisfacer sus deseos y nada más.

Narrador: la morena estaba asustada ya había oscurecido y aun no daba con Lena, Argos seguía corriendo como si supiera a donde ir pero la noche ya caía y el frio se hacía presente, Larissa y Oleg despidieron a los invitados alegando que la feliz pareja se había escapado hace unos minutos, los hombres sonrieron mientras las mujeres se notaron asqueadas por el comentario, pero igual todos se fueron.

Oleg: qué demonios habrá pasado? – dijo molesto y preocupado.
Larissa: no lo sé pero la cara de miedo que tenía ese hombre al vernos no me gustó nada – dijo pensativa – además habían restos del vestido de Elena en el suelo…
Andrei: piensas que Boris…
Larissa: no lo sé pero eso explicaría muchas cosas…
Oleg: ese mald**** bastardo – dijo apretando los puños – si llego a lastimar a Elena…

Narrador: mientras los padres y abuelo de Yulia trataban de entender lo que había pasado la morena se vio en el cementerio del pueblo, a lo lejos vio a Shadow “gracias a Dios” dijo suspirando se bajó del caballo y tomo la frazada, se adentró y sin saber cómo sus pasos sabían a dónde ir llego a la tumba de Sergey, allí vio a la pelirroja echa un ovillo llorando pudo escuchar las palabras “llévame contigo papi por favor llévame”, eso le encogió el corazón temió que ese bastardo le hubiera desgraciado la vida, la pelinegra sentía un mar de emociones arremolinándose en todo su ser desde el odio, la rabia, pena, dolor, miedo, compasión, frustración por no haber llegado antes, con mucho cuidado y sigilo se acercó hasta Lena se hinco y coloco la frazada que llevo consigo.

Yulia: shhh tranquila – dijo en susurro al sentir como se tensaba – no te haré daño Len lo juro – dijo con mucha suavidad – recuerdas lo que dije aquel día “estoy segura que tu papi siempre las cuidara y si no puede lo haré yo” – la pelirroja asintió – ahora delante de él vuelvo a renovar mi promesa – dijo sin perder el tono suave – juro que te cuidare con mi vida Lena no dejara que ese mald**** bastardo vuelva a tocarte nunca lo juro – al decir aquello se acostó junto a ella y la abrazo con extremada delicadeza.
Lena: solo quiero irme con mi papi – dijo llorando se giró hacia Yulia y la abrazo, esto la sorprendió pero la atrajo así si y la abrazo con aquel abrazo protector que sabía que necesitaba.
Yulia: y dejar sola a tu madre? – dijo en tono suave – y me dejaras sola a mí? No lo permitiré – dijo besándole la frente – aún tenemos muchas cosas que vivir juntas no permitiré que me dejes así como así.

Narrador: la pelinegra siguió consolándola diciéndole que siempre la cuidaría que todo estaría bien, al verla que se quedó dormida la cargo y la encamino hasta los caballos con cuidado la monto sobre Shadow y para luego subirse ella también, Argos se acercó y tomo sus riendas y se encamino a su hacienda, Lena despertó algo asustada cuando estaban por llegar pero se abrazó a Yulia, la verdad su mente estaba en blanco era como una pequeña niña desamparada y desprotegida, al llegar Larissa corrió hasta ellas al igual que Oleg y Andrei.

Larissa: cómo está? – pregunto preocupada.
Yulia: hay que llevarla adentro – dijo al bajarse y sostenerla.
Oleg: déjame y te ayudo – cuando trato de tocarla la pelirroja casi se cae de la yegua para que no la tocaran – ok tranquila – dijo entendiendo el rechazo.
Yulia: yo la llevare – dijo a su padre – Len ven vamos adentro – la pelirroja no dijo nada solo se dejó caer en los brazos de la pelinegra – todo estará bien.

Narrador: la morena al tenerla en sus brazos su madre la ayudo tapando a la pelirroja que se estremeció al sentir que la tocaban, todos sabían que estaba asustada y lo mejor era no alterarla así que Larissa se alejó un poco, la pelinegra la metió dentro de la casa y la subió a su recamara con algo de trabajo ya que la pelirroja era unos centímetros más alta que ella, al llegar Oleg le abrió la puerta y Larissa se apresuró a descubrir la cama, Yulia la metió en la cama y la arropo con mucho cuidado, le paso la mano por la frente y frunció el ceño.

Yulia: tiene algo de temperatura – dijo al ver a su madre.
Larissa: traeré unas toallas y agua fría – dijo al entrar al baño.
Oleg: lo mejor es llamar al Dr. Antón – dijo viendo a la chica muy pálida.
Yulia: no creo que sea conveniente – dijo al sentarse y pasar su mano por su frente – es mejor esperar un poco – su padre asintió.
Andrei: lo mejor es dejar a Yulia y Larissa solas con Elena – dijo en tono bajo – puede alterarse si ve más gente – dijo al recordar como salió corriendo despavorida del cobertizo y la manera como se asustó al Oleg querer bajarla del caballo.
Oleg: si creo que es lo mejor – dijo suspirando – mandare a enviarles un té y algo de sopa para que coma algo.
Yulia: gracias papá – dijo sonriéndole un poco.

Narrador: los hombres salieron y Larissa regreso con las toallas y el agua fría, Yulia mojo una toalla y le saco el exceso de agua para luego colocársela en la cabeza a la pelirroja.

Larissa: su ropa está muy sucia y rota creo que es mejor que se cambie – dijo en tono bajo, la morena solo asintió sin dejar de ver a la pelirroja – iré a buscarle algo – se levantó y fue al closet de su hija, tomo una camisa de cuadros rojas y unos pantaloncillos se acercó y se los dio a Yulia – creo que esto le servirá.
Yulia: gracias mamá – dijo en voz baja tomando la ropa – Len escúchame pequeña hay que cambiarse para dormir – dijo con un tono dulce y suave – te parece bien? – opto por preguntarle.
Lena: si – dijo casi en susurro.
Yulia: crees poder cambiarte tú misma? – pregunto de manera suave, la pelirroja negó con la cabeza no tenía casi fuerzas el frio había acabado con casi toda su resistencia y más porque prácticamente estaba desnuda – quieres que mi mamá te cambie? – Ella negó una vez más – quieres que yo lo haga – ella no se movió estaba como pensándolo para luego asentir – bien lo haré con mucho cuidado.

Narrador: la morena la descubrió tanto del cobertor como de la frazada, en ese momento pudo ver como su escote estaba completamente roto al igual que su brassier, vio su piel blanca con algunas pecas para luego ver sus senos con marcas de dientes, eso la hizo enfurecer pero se obligó a calmarse el daño estaba un poco verde y rojo hasta con una leve línea de sangre, la sentó en la cama y le bajo el cierre del vestido esto la hizo temblar, “shhh está bien, no te haré daño todo está bien solo te quitare esto”, así que con cuidado comenzó a bajar el vestido por sus hombros hasta sacarlo de sus brazos junto al brassier blanco de encajes, tomo la camisa de cuadros y se la coloco comenzó a abrochar los botones con extremado cuidado, no quería tocarla ya que sabía que eso la asustaría al terminar la acostó en la cama, “ahora terminare de quitarte el vestido y te pondré este pantaloncillo ok” la pelirroja asintió casi ausente, así que poco a poco le quito el vestido vio sus piernas blancas torneadas por el trabajo de campo, el muslo derecho tenía un leve golpe que ya estaba verde sintió fluir su rabia al ver como la panti caía rota junto al vestido, Larissa vio cómo su hija palideció y le tocó el hombro la pelinegra entendió y arrojo aquella pieza que alguna vez fue un traje de novia al suelo con rabia y frustración, metió la pierna derecha en el pantaloncillo luego la izquierda y comenzó a subirla por sus piernas, “necesito que te levantes un poco para terminar” la pelirroja lo hizo sin decir nada por lo que Yulia termino de subirla.

Yulia: bien ahora descansa – dijo besándole la frente y la volvió a arropar – llévate eso de aquí madre por favor – dijo apretando sus dientes.
Larissa: bien solo cálmate y no la dejes sola – al decir eso tomo el vestido y se lo llevo.
Yulia: yo cuidare de ti – dijo acostándose a su lado con mucho cuidado – no dejare que vuelva a lastimarte – le dijo y la abrazo suavemente.
Lena: tengo miedo – dijo casi en susurro.
Yulia: ya no debes temer yo estoy aquí – dijo en el mismo tono suave que había empleado.

Narrador: Larissa salió con aquella pieza destrozada en sus manos entro a su habitación y la metió en una bolsa negra, suspiro al saber que su hija no tendría la noche de bodas que esperaba, tomo una portarretrato con la imagen de una Yulia de solo 1 año y sonrió “serán bebes hermosos sin duda”, así que salió dejando aquella bolsa en su closet ella se encargaría de botarlo por su cuenta, al llegar a la sala vio a su esposo y suegro bebiendo un poco ella llego y se sirvió un trago de vodka.

Oleg: cómo están? – pregunto preocupado al ver a su esposa con la copa en la mano.
Larissa: Lena está un poco lastimada – dijo casi en susurro al sentarse junto a su esposo.
Andrei: pero que ocurrió? – pregunto aun confundido hablando casi en susurros.
Larissa: tengo una leve idea – dijo evidentemente molesta – pero necesitaremos un vestido de novia idéntico al que Elena uso hoy – dijo muy seria.
Oleg: tranquila Omar no los dará sin problemas y será discreto – dijo muy seguro, vio la mira de extrañeza tanto de su esposa como de su padre por lo que prosiguió – digamos que a su esposa no le gustaría saber que él y su recepcionista tienen una familia aparte – al ver la cara de sorpresa prosiguió – me entere en estos días pero bueno que más da, él será discreto como nosotros lo seremos.
Larissa: es lo bueno – dijo viendo a su esposo.
Andrei: pero podrías decirme que paso? – dijo más curioso que nunca.
Larissa: recuerdan que vimos a Boris entrar a la casa antes de que fuéramos al cobertizo – ambos asistieron – yo vi cómo se subía la bragueta antes que saliéramos…
Andrei: piensas qué…
Larissa: si – dijo muy serio y molesta – pero Yulia parece que llegó a tiempo evitando una desgracia…
Oleg: voy a matar a ese infeliz – dijo levantándose.
Larissa: no harás nada – dijo seria, ambos hombres la vieron extrañados pero al notar la mirada asesina que tenía sintieron escalofríos – si Yulia no lo hizo nosotros no lo haremos, ella más que nadie es la ofendida hay que respetarla por lo menos.

Narrador: ambos hombres asistieron conocían a esa mujer y si hacían algo que no debían lo más probable es que ellos sufrirían más de lo que podrían hacer sufrir a Boris, Andrei sabía que esta había sido muy bien adiestrada por su difunta esposa, compadecía a su nieta si Larissa adiestraba a Elena con esa manera tan poco sutil de actuar, pero sonrió al recordar una conversación íntima con su hija en donde este sin pensarlo le dijo lo bien que lo había pasado con su mujer, la misma técnica que empleaba su esposa con él su nuera la implemento con su hijo, de esa noche al igual que había pasado en su caso su nieta había sido concebida solo de imaginar a su nieta sonrió, “será muy feliz y tendremos un pequeño correteando por esta casa” se decía orgulloso, por su parte justo en ese momento una chica subía a escondidas las escaleras.

Sonia: no es justo – decía en voz baja – Yulia debía ser para mí solo para mí – decía al llegar a la planta alta, se acercó a aquella habitación dónde tantas veces deseo entrar para poder amar a su dueña, pero no ella siempre la rechazaba alegando que habían crecido juntas y solo la veía como un pequeña hermana, solo era mayor que ella por 2 años solo eso pero igual no podía metérsele en la cama, se acercó a la puerta y se ruborizo al escuchar “me duele por favor para” – no puede ser – dijo tapándose la boca, pego la oreja más a la puerta y escucho “tranquila ya pasara solo relájate” “pero es que me duele” “no llores todo irá bien”, la chica no pudo más y salió de allí con lágrimas en los ojos – la hizo suya – decía entre sollozos.

Narrador: la chica desapareció del segundo piso tratando que sus patrones no la vieran cuando fue a la cocina, por su parte Yulia había despertado un poco asustada al escuchar el grito de Lena al despertar de su sueño, por lo que la chica se cayó al piso y golpeo tobillo con una silla que estaba de ese lado, la morena la ayudo a levantar y le sobaba el golpe con una crema pero el quejido de la pelirroja se dejaba escuchar.

Lena: me duele por favor para – decía al sentir un intenso dolor en su tobillo.
Yulia: tranquila ya pasara, solo relájate – dijo al seguir con aquel masaje.
Lena: pero es que me duele – dijo algo adolorida.
Yulia: no llores todo irá bien – le dijo sonriendo.
Lena: no estoy llorando – dijo algo indignada.

Narrador: estuvieron un rato así hasta que la morena soltó su tobillo ya que el dolor había pasado, se miraron a los ojos y la pelirroja sintió algo de vergüenza al verla ya que esperaba el interrogatorio por lo ocurrido horas antes, pero la morena solo dijo “me iré a bañar, tus cosas están allí puedes bañarte luego” le sonrió y se metió al baño, la verdad si lo necesitaba al recordar lo acontecido sintió asco y repulsión por aquello, así que cuando la morena salió unos minutos después solo con un calzoncillo y una franela un poco larga, no pudo evitar mirar el bulto que había entre su piernas el corazón le palpito muy rápido y corrió al baño, la morena frunció el ceño sin entender que había pasado suspiro y se metió a la cama, la pelirroja comenzó a llenar la tina y recordó que no llevo su ropa suspiro y salió un poco apenada, “olvide mi ropa” dijo caminando hasta su maleta la monto en una silla y comenzó a buscar un pijama y ropa interior, todo bajo la mirada atenta de Yulia quien sostenía un libro en la mano que paso a segundo plano al quedarse viendo a su esposa, Lena vio una bolsa plástica y recordó lo que su madre le dijo solo 2 días antes…..


……………………………………………..FLASHBACK 2 DIAS ANTES…………………………………………………


Narrador: la pelirroja acaba de tomar su baño y se había colocado una pijama de 2 piezas pero corta, al salir del baño vio a su madre sentada en la cama con una bolsa plástica rosada en sus manos, eso la extraño y camino hasta ella Inessa le sonrió ampliamente al verla.

Inessa: pareces una niña con ese pijama – dijo riendo, la pelirroja frunció el ceño ya que su camisa era blanca pero con dibujos diminutos de corazones que hacían juego con su pantaloncillo y calcetines rosas con corazones.
Lena: es cómodo – se limitó a decir.
Inessa: si podrá ser cómodo pero en 2 días serás una mujer casada y no creo que a Yulia le guste verte así antes de dormir – la pelirroja se puso roja.
Lena: deberá aceptarme como soy – dijo un poco seria.
Inessa: no tienes remedio – dijo al levantarse y abrazarla – sabes es momento de que hablemos de ciertas cosas – dijo sonriendo.
Lena: que cosas? – pregunto intrigada.
Inessa: de los deberes de una esposa – dijo sonrojándose un poco, esas palabras la hicieron sentir muy nerviosa.
Lena: mamá!!! – dijo muy roja.
Inessa: ven amor – ambas se sentaron en la cama e Inessa le tomo sus manos – sé que cuando cumpliste 15 años hablamos sobre lo que era el sexo – ambas se sonrojaron al recordar aquella platica – pero esa noche en donde te entregues a Yulia quiero que uses esto – dijo entregándole la bolsa, la pelirroja no pudo decir nada y la tomo para sacar su contenido en ella había una pequeña bata rosa casi transparente y un panti del mismo color, solo eso la pelirroja se puso aún más roja que su cabello.
Lena: mamá!!! – dijo metiendo las cosas en la bolsa.
Inessa: mi madre hizo lo mismo 2 días antes que me casara con tu padre – dijo sonriendo – no sé muy bien de la anatomía de Yulia pero si tiene un – se cayó y suspiro – pene – la pelirroja sentía que se desmayaría en ese momento – no debe ser diferente.
Lena: mamá por favor – dijo ya balbuceando debido a la pena que tenía.
Inessa: Elena por Dios vas a casarte – dijo un poco seria, la pelirroja recordó las palabras del Dr. Vasili “no debe exaltarse debido a su presión” así que suspiro.
Lena: lo siento es que hablar de esto me da miedo – dijo de manera sincera – la verdad no había pensado en la noche de bodas y eso me altera un poco mamá.
Inessa: es normal ya que esa noche te convertirás completamente en mujer – dijo sonriendo mientras le acariciaba el rostro – pero esa noche debe ser especial es por eso que quiero que uses eso – sonrió pícaramente – sin duda dejaras sin habla a tu esposa.


…………………………………………….FIN DE FLASHBACK………………………………………………….


Narrador: pero Lena solo pensaba en el daño que la morena le había esa noche, una de las hijas de un trabajador le conto hacia 2 días antes que la primera vez es muy dolorosa, la chica ya se había casado porque estaba embarazada pero la verdad la traumo un poco, más al decirle que al ser completamente penetrada sentiría como que la partieran en 2 y eso la puso muy nerviosa, de solo imaginarse a Yulia sobre ella y entrando y saliendo de ella le provocaba muchas cosas, pero ninguna de esas emociones las sentía como ansiedad, deseo, excitación o algo parecido, solo era miedo y más por lo que Boris trato de hacerle pero al recordar aquella conversación se sonrojo, al ver aquella bolsa en donde tenía aquellas prendas negó con la cabeza y busco una pijama negra con corazones rosas, cerro la maleta dejándola allí en la silla y se fue al baño todo bajo la atenta mirada de Yulia, la morena vio con curiosidad lo nerviosa que estaba su joven esposa así que al verla entrar al baño salió de la cama, casi sin voluntad abrió aquella maleta con mucho cuidado le llamo la atención la bolsa rosa, al tomarla y sacar su contenido se quedo de piedra al ver la bata rosa transparente y una panti diminuta, no pudo evitar excitarse al imaginar a la pelirroja usándolo para ella ocasionándole que gran erección, era la primera vez que algo así le pasaba se asusto y guardo todo de nuevo en su lugar y cerro la maleta, corrió hasta su cama para tratar de calmarse y lograr perder la erección antes de que Lena regresara a la cama.

Yulia: entonces ella quiere que…es lógico soy su esposa es obvio que tenemos que…Dios!!!! – Se decía mentalmente – la tendré Dios la tendré.

Narrador: por su parte ya la pelirroja estaba dentro de la tina, no podía dejar de pensar que al salir de allí la morena le exigiría cumplir con su deber de esposa, se puso muy nerviosa y el miedo comenzó a recorrerle la espina dorsal así que se hundió tratando de calmarse, por un segundo pensó en no salir de debajo del agua pero su instinto de sobrevivencia la hizo salir de su escondite acuático, respiro agitadamente y trato de respirar muchas veces tratando de calmar el ahogo que sentía.

Lena: me pedirá que lo hagamos? O solo se abalanzara sobre mí como él? – comenzó a llorar de nuevo al recordar como Boris trato de violarla, como lo había intentado desde que cumplió los 15 años 3 años siendo acosada por el esposo de su madre era mucho para ella – esto era mi única salida!!!! – se dijo tapándose el rostro, la pelirroja sabía que era la única manera que tenía para huir de él, pero ahora debía hacerlo con la mujer que se había casado hace algunas horas ya que ese fue el trato, que las deudas de la hacienda Katin desaparecieran solo por darle hijos y entregarse a ella – Dios salí de mal para peor – se dijo volviendo a llorar.

Narrador: luego de unos minutos se obligo a calmarse ya que sabía que no podía estar allí para siempre, salió de la tina dejando correr el agua tomo la toalla y comenzó a secarse para colocarse sus ropas, se peino y se hizo 2 trenzas a pesar de tener el cabello húmedo ya que de esa forma atrasaba un poco más lo inevitable, al terminar respiro profundo y salió para enfrentar su realidad, al ver a la cama vio a la morena con los ojos cerrados respiro aliviada de que durmiera, se acerco a la cama ya que la habitación solo era alumbrada por 2 lámparas que estaban a cada lado del lecho, levanto el cobertor la sabana y se acomodo del lado derecho ya que del izquierdo estaba la morena, al volverla a mirar vio que seguía con los ojos cerrados se metió a su lado acotándose y se arropo para dormirse.

Yulia: pensé que te quedarías a vivir en el baño – dijo de repente asustando a la pelirroja.
Lena: me asustaste!!! – Dijo colocando su mano en el pecho – creí que dormías.
Yulia: casi me quedo dormida esperándote – al escuchar esas palabras no pudo evitar asustarse.
Lena: ah sí? – fue lo único que pudo pronunciar la pelinegra la tomo de la cintura y la acerco más hacia su cuerpo, la pelirroja tembló al sentirse tan cerca de ella ya que su miedo lo tenía a flor de piel.
Yulia: quiero que me digas que paso en el cobertizo? – Pregunto muy seria, al sentir como la pelirroja temblaba y al notar la tensión que había en su mandíbula supo que apretaba con fuerza sus dientes, suspiro – ok me lo dirás cuando estés lista – así que puso su cabeza en el pecho de la pelirroja sin soltar su cintura – solo descansa hasta mañana.
Lena: hasta mañana – dijo muy confundida, al verse colocada de esa manera sin poder soltarse coloco su brazo alrededor de la pelinegra y cerró los ojos.
Yulia: Lena me podrías dar un beso? – dijo de la nada provocando que la pelirroja abriera grande sus ojos.
Lena: cómo? - pregunto muy confundida.
Yulia: no haré nada que no quieras – dijo con el mismo tono que había usado para acostarla y cambiarla de ropa antes, uno muy suave y bajo – solo quiero un beso tuyo.

Narrador: la pelirroja se sonrojo pero acepto esa petición la morena se levanto un poco y al verla a los ojos sonrió, eso le dio un poco de seguridad a Lena e inconscientemente se mordió el labio inferior, Yulia entendió ese gesto como su autorización y se acerco lentamente a sus labios quedando solo a centímetros, de aquella boca color rosa Lena entendió que debía ser ella quien culminara con el acercamiento, respiro profundo y termino de de desaparecer aquella distancia casi con miedo, el beso se dio de una manera muy lenta solo con el rose de los labios tan inocente, tan casto, la morena se sentía en el cielo al tocar esos labios tan suaves quien por primera vez no sintió asco o repulsión, el beso se sentía muy bien así que solo estuvieron de esa manera sintiendo la calidez de sus labios y eso les basto por esa noche, la morena se separo casi a regañadientes pero sabía que era suficiente al sentir como su miembro iba levantándose.

Yulia: creo que es hora de dormir – dijo aun muy cerca de sus labios.
Lena: si – dijo muy sonrojada y con un hilo de voz.
Yulia: buenas noches – dijo sonriéndole.

Narrador: se dieron otro beso en los labios y la morena volvió a recostarse sobre el pecho izquierdo de la pelirroja, quien solo pudo colocar su brazo derecho sobre el hombro de la pelinegra que aprovecho para rodearle la cintura, así se quedaron dormidas con tal vez su primer acercamiento o el principio de su historia de amor.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:06 am

Capítulo III: las verdaderas intenciones de Boris, Pétalos rojos la negociación


Narrador: no podía dormir estaba realmente molesto y nervioso, se levantó lentamente para no despertarla a pesar de los años no había dejado de amarla, alguna vez pensó en castigarla pero no lo hizo solo porque la amaba por lo que su odio se redirección en el momento de que el murió, por lo que no pudo culminar su venganza por la llegada de esa chiquilla estúpida en el momento que estaba por entrar en ella, pero también si se hubiera apurado tal vez habría conseguido lo que tanto deseaba, la miro moverse y el miedo lo invadió si ella llegara a enterarse volvería a perderla, “eso no pasara” se dijo apretando los manos para luego salir y buscar un trago necesitaba calmarse, bajo a la sala y busco la botella de vodka del pequeño bar que estaba en la esquina, tomo un vaso y lo lleno por completo con el líquido cristalino sin pensarlo se lo bebió de un solo trago, sintió el ardor por su garganta y las imágenes llegaban a su cabeza sin poder impedirlo, el momento en que la perdió por culpa de Sergey Katin y su odio se incrementó como si alguien echara más leña al fuego.



………………………………………FLASCHBACK 20 AÑOS ANTES……………………………………………


Narrador: pasaba la peor helada alguna vez vista en Toliatti muchas cosechas se perdieron, otros ni siquiera sembraron para evitar perder su materia primas en esos momentos, por lo que muchos hacendados quedaron en la ruina debido a la gran helada eso paralizo a prácticamente todo ese pueblo, los únicos negocios que no decayeron fueron el de la minería, industria pesada, los bancos, el negocio del calzado y pieles, la única hacienda que se salvó a este desastre fue la Volkov ya que lograron hacer una especie de invernadero por casi toda la propiedad, salvándolos de la ruina por lo que Andrei compro muchas de las tierras para fortalecer su propiedad, pero ayudo a muchos de los que perdieron todo en esa terrible helada, tanto así que lo postularon como Alcalde del pueblo siendo el ganador de esas elecciones, la familia Lavrov estaba por perder sus tierras hipotecadas desde hacía 2 años solo se salvarían si el único hijo de Vasil Lavrov se casaba, pero este chico estaba enamorado de Inessa Serkina pero esa familia perdió de igual manera su fortuna por la helada, el Sr. Vasil estaba molesto con la negativa de su hijo de casarse con Ivana Sashenko único hija del dueño de la carbonera Sashen, esta era la más importante de toda Toliatti pero como le dijo a su padre “el amor no se escoge solo se siente, quiero a Inessa y me casare con ella” de esta manera perdieron la hacienda, Oleg Volkov solo compro parte de la tierra de esa familia ya que había quedado encargado de la hacienda Volkov, por las obligaciones de su padre como Alcalde del pueblo para ese momento su esposa solo tenía 6 meses de embarazo.

Vasil: imbécil!!!! – grito cacheteando a su hijo – por tu culpa lo perdimos todo!!! – al decirle aquello con la boca rota vio a su padre y madre abordar el tren que los llevaría a alguna otra ciudad de Samara – nunca intentes buscarnos desde hoy no tenemos hijo!!! – grito molesto el chico de solo 18 años vio a su madre llorar desconsoladamente y la ira en el rostro de su padre.
Boris: madre…
Natasha: no…eres…mi…hijo – dijo con un hilo de voz, ya que la hacienda Lavrov era realmente el legado que le dejaron sus abuelos a su madre, su padre la había levantado con mucho sudor y sangre hasta ser una de las más prosperas de la región, hasta que esa mald**** helada los dejo sin nada.
Vasil: eres un mald**** egoísta solo espero que esa… - se quedó callado ya que la culpa no era de Inessa solo de su hijo – te mande al diablo para que mueras como un indigente, sin nadie a tu lado – al decir aquello el tren emprendió su marcha, esas palabras lo dejaron completamente frio, nunca pensó que su padre lo trataría de esa manera y menos que desearía para él esa suerte tan cruel.
Boris: eso no pasara Inessa y yo seremos felices – se dijo casi como una promesa y se fue a la pequeña pensión dónde vivía.

Narrador: al día siguiente fue a ver a los padres de Inessa y su padre el Sr. Iván lo corrió de su casa, solo le dijo que no dejaría que su hija se casara con un don nadie eso lo enfureció pero se fue sin lograr verla, eran amigos desde el colegio y ella ya a sus 16 años estaba esperando al hombre con quien se casaría, es por eso que decidió trabajar en la carbonera Sashen para lograr conseguir dinero, así tal vez ellos verían sus intenciones y le permitirían casarse con ella al ver que no era ningún don nadie, se la pasó cerca de 3 años trabajando como un vulgar obrero para conseguir el dinero suficiente y ser digno de la mujer que aun amaba, solo estuvo con algunas prostitutas debido a sus hormonas ya que nunca cortejo a ninguna otra mujer, la carbonera estaba muy alejada de la zona agrícola dónde aún vivía Inessa es por eso que demoro tanto, pero al obtener el dinero suficiente o eso pensaba decidió regresar para convertirla en su esposa, pero con lo que nunca conto es que ella pudiera no esperarlo ya que la carta que le escribió antes de irse se la dejo con una amiga de ella, la carta solo decía:

“Mi querida Inessa, estas cortas líneas te las escribo para pedirte que esperes por mí ya que debo marcharme, solo para conseguir dinero y demostrarle a tu padre que soy digno de ti trabajare en la carbonera Sashen, juro volver y hacerte mi esposa para darte la vida que te mereces, te amo por siempre tuyo Boris Lavrov”.

Narrador: esas fueron esas cortas frases que le dedico antes de marcharse, pero al él volver se llevaría la peor noticia que le rompería el corazón para siempre, al llegar a la zona agrícola vio como en 3 años todo había cambiado a como lo había dejado, se veía realmente recuperado se enteró que la gestión de Andrei Volkov como Alcalde fue magnífica, se hospedo en la misma pensión que hace 3 años habito al perderlo todo su familia, se enteró de que la hija o hijo de Oleg Volkov tenía ambos sexos todo por la indiscreción del médico de la familia en el festival de la cosecha, el médico fue expulsado de la ciudad por Andrei debido a su indiscreción era lo menos que podía hacer para proteger a su familia, pero eso no le importo solo quería correr hasta ella y poder cumplir con su promesa de hacerla su esposa, al llegar a su casa vio a su padre justo a fuera de su casa pintándola.

Boris: buenas tardes Sr. Serkin – dijo sonriéndole – quisiera hablar con usted – dijo un poco más serio.
Sr. Serkin: sobre qué? – pregunto al dejar la brocha y limpiarse sus manos con un trapo.
Boris: no sé si me recuerda – dijo el chico algo nervioso al ver la mirada verde de aquel hombre.
Sr. Serkin: eres el hijo de Vasil Lavrov – dijo viéndolo muy seriamente – el cabeza hueca que me pidió la mano de mi hija hace 3 años – dijo cruzándose de brazo.
Boris: así es – dijo tratando de armarse de valor ya que el hombre a pesar de tener cerca de 50 años se veía muy robusto aún.
Sr. Serkin: que quieres muchacho? – dijo ya impaciente.
Boris: logre juntar mucho dinero trabajando en la carbonera Sashen – dijo mostrándose ahora más seguro al decir aquellas palabras – ya no soy un “don nadie” como me llamo aquella vez, con lo que tengo puedo comprar unas hectáreas – dijo perdiendo la calma al ver la cara del hombre que lo veía de manera burlona, trato de ignorarlo y siguió su discurso – trabajare arduamente juro que así será, es por eso que me atrevo a volver a pedirle la mano de su hija en matrimonio.
Sr. Serkin: que tú qué? – pregunto muy confundido pero no pudo evitar carcajearse frente del chico.
Boris: que es tan gracioso!!!! – Dijo molesto – le he dicho que tengo dinero yo puedo…
Sr. Serkin: lo gracioso es que mi hija Inessa se casó hace casi 3 años con un gran hombre – dijo viendo al chico palidecer – alguien que fue capaz de hacerse de una hacienda cuando era un simple campesino…
Boris: QUIEN????!!!!!!! – demando muy molesto en saber.
Sr. Serkin: se casó con Sergey Katin!!! – dijo con un tono de voz elevado pero se le sentía el orgullo que sentía al decir esas palabras.
Boris: no puede ser cierto – dijo negando con la cabeza y dejando salir una lágrimas.
Sr. Serkin: Sergey trabajo muy duro toda su vida – siguió su pequeño discurso sin prestarle atención al chico que casi se desmallaba de la impresión – creció sin sus padres, trabajo muy duro en la hacienda Volkov y al cumplir los 18 años logro comprar unas hectáreas, paso cerca de 3 meses criando caballos y al vender los primeros vino a pedir la mano de Inessa.
Boris: usted la obligo!!!! – grito molesto.
Sr. Serkin: por supuesto que no – dijo muy serio – ella solo demoro 3 meses en decidirse y se casó 1 mes después – dijo viendo al chico palidecer aún más – y hace solo 2 meses nos han dado el mejor regalo a mi esposa y a mí – dijo sonriendo ampliamente, el chico no quería escuchar más estaba por irse cuando oyó las palabras que terminaron de destrozarlo – una hermosa nieta.

Narrador: al escuchar eso solo salió corriendo de allí y se metió en un bar quería de alguna forma sacar la rabia que sentía, así que solo bebió para luego tomar a una prostituta y llevársela a una habitación de aquel bar de mala muerte, se sacio con su cuerpo lo más que pudo con esa pelirroja que le recordaba un poco a Inessa, luego sin saber cómo le pregunto por Sergey está solo sonrió y le contó que nunca lo había visto por ese lugar, que parecía casi un santo solo lo veían los domingos en la iglesia con su esposa y ahora su bebe, que en la último festival de la cosecha ni lo vio bebiendo y se le veía muy enamorado, además que las tierras que había comprado eran unas cuantas hectáreas de una tal familia Lavrov que se habían ido de la ciudad, eso lo termino de hacer explotar y sin si quiera entenderlo golpeo salvajemente a la prostituta, partiéndole la nariz de un solo golpe, luego la boca, su furia fue tanta que si no fuera por los gritos de la mujer pidiendo ayuda la hubiera matado a golpes, al verla llena de sangre al igual que sus manos solo la dejo y se vistió para brincar por la ventana y salir corriendo, estaba asustado al entender lo que había hecho se sentó cerca de una plaza justo al lado de una fuente, así que se lavó las manos ensangrentadas estuvo allí un rato llorando más por perder a la mujer que amaba que por la mujer que casi mata a golpes en esa habitación, luego se fue a una tienda de abarrotes y compro varias botellas de Vodka y justo al salir metió su cambio en el bolsillo lo sintió, aquella joya que le daría como prueba de su amor y devoción apretó el anillo en sus manos.

Boris: no me esperaste!!! – dijo apretando con fuerza la pieza y sintió como la misma se comprimía en su mano, el dolor no lo sintió ni la sangre al romper su palma al apretar aquel anillo en su mano derecha – pagaras el haberte burlado de mí!!! – dijo arrojando muy lejos la pieza inservible por la presión de su mano.

Narrador: simplemente se alejó de allí y en la pensión comenzó a beber su primera botella, al terminarse siguió con la segunda no sabe en qué momento se quedó dormido, pero sus pensamientos solo eran el de hacerle pagar a Inessa el no haberlo esperado, paso cerca de 2 semanas escondido ya que estaban buscando al hombre que había golpeado a la prostituta, es por eso que cambio el color de su cabello y lo se lo corto, se dejó crecer la barba tratando que no lo reconocieran y fue así nadie lo supo, la chica quedo tan mal que no recordaba nada debido a los golpes que recibió en la cabeza, Boris se sintió confiado y fue a buscarla quería gritarle que la odia por no haberlo esperado, la rabia que sentía hacia Inessa era tan grande que no sabía que haría pero debía lastimarla tanto como ella lo había lastimado a él, al caminar cerca de un centro comercial los vio o mejor dicho la vio, la reconoció fácilmente era difícil no ver aquella cabellera rojiza se acercó un poco, pero no pudo hablarle se había paralizado totalmente al ver lo hermosa que se veía, así que solo los siguió los vio a los 3 a Inessa, Sergey y la bebe que él llevaba cargada en sus brazos, justo los vio entrar en una tienda de ropa de mujeres y entro sin que lo vieran, Inessa estaba viendo unos vestidos Sergey se le acerco tomando el vestido que ella tenía en sus manos, no pudo entender que se decían por eso se acercó más pero escondiéndose de la vista de ambos.

Inessa: te dije que… – dijo frunciendo el ceño.
Sergey: vamos que esperas? – dijo serio.
Inessa: Sergey por favor – dijo casi en susurro.
Sergey: siempre es lo mismo contigo – dijo colocando el vestido en su lugar – ya me canse de esto Inessa!!!! – dijo molesto.
Inessa: Sergey – pero este no se detuvo y solo salió de la tienda, ella lo siguió suspirando, ya siempre todo era igual cuando salían a pasear.
Boris: que hijo de put****!!!! – dijo molesto – es incapaz de comprarle el vestido!!!! – lo tomo y fue a la caja para pagarlo, al salir los vio subir a una camioneta un poco vieja y algo oxidada – ahora entiendo – dijo a la nada – su padre la obligo a casarse con ese campesino, pero yo haré todo lo posible por alejarte de él Inessa lo juro – dijo apretando su puño derecho para marcharse de allí.

Narrador: Boris se dirigió a la pensión para luego acostarse teniendo el vestido en sus manos, su imaginación voló y comenzó a imaginarse a Inessa con el vestido puesto le maravillo su visión, para luego imaginándose a el mismo quitándole el vestido y recorriéndole la piel con la yema de sus dedos, el besarla de pies a cabeza para luego meterse dentro de ella sin ninguna delicadeza, no aguanto más y comenzó a tocarse con fuerza imaginando que le hacia el amor a Inessa, al explotar en su orgasmo sonrió al sentir que fue la experiencia más fuerte que alguna vez sintió, la necesitaba y sabía que la obtendría de algún modo solo era cuestión de tiempo para que eso se diera.

Boris: muy pronto Inessa serás mía – dijo sonriendo y limpiándose con ese vestido su miembro – muy pronto mi amor.

Narrador: pero eso no se dio como esperaba ni en el tiempo que estimo, pasaron cerca de 2 semanas antes de que decidiera “encontrarse con ella por casualidad”, ya que siempre la veía en compañía de Sergey cuando iban al centro de la cuidad, pero ese día por casualidad paso ya que su esposo fue a ver la compra de una yegua y ella a comprar sus víveres, la pequeña Elena esta junto a su padre ya que para Sergey le era inevitable estar en todo momento con la pequeña, era lo más importante para él Inessa y Elena eran su única familia por eso las cuidaba como sus más grandes tesoros, pero esto lo desconocía Boris quien pensaba que solo utilizaba a la pelirroja.

Boris: Inessa? Inessa Serkina? – dijo simulando sorpresa.
Inessa: si – dijo extrañada al salir con su cesta llena de víveres y meterlas en la parte trasera de la camioneta algo vieja.
Boris: no te acuerdas de mí? – pregunto algo dolido.
Inessa: no la verdad no – dijo algo confundida, este solo suspiro.
Boris: soy yo Boris Lavrov – dijo un poco indignado.
Inessa: Boris? – dijo sonriendo, este solo asintió y ella lo abrazo – cuando regresaste? – pregunto al separarse de él y sonreírle con aquella sonrisa que tanto le gustaba.
Boris: llegue hace unos días – dijo sonriendo – y tú que ha sido de tu vida? Sigues viviendo con tus padres? – pregunto ya sabiendo la respuesta pero debía acercarse a ella para tratar de conquistarla y quitársela a Sergey Katin.
Inessa: no ya no vivo con ellos sino con mi esposo e hija – dijo sonriendo realmente feliz, eso fue un golpe bajo para el chico pero estaba decidido a conquistarla.
Boris: te casaste? – pregunto haciéndose el sorprendido.
Inessa: si hace ya casi 3 años atrás – dijo mostrando su anillo – hace 3 meses que tuvimos a nuestra pequeña Elena – dijo aún más feliz.
Boris: veo que te saliste con la tuya con el nombre – dijo riendo al recordar que ella una vez le dijo que de tener una hija la llamaría Elena.
Inessa: si mi esposo Sergey está más que feliz al igual que yo – dijo muy feliz – pero Boris ya no te entretengo más es que debo llegar para preparar la comida.
Boris: entiendo – dijo abrazándola – me encanto verte ojala pueda conocer a tu esposo.
Inessa: si no creo que haya algún problema – dijo sonriendo – bueno ya debo irme adiós.
Boris: adiós – dijo al ayudarla a cerrar la puerta de la camioneta y verla alejarse – pronto mi adora Inessa muy pronto.
Voz: eso nunca pasara – dijo una voz detrás de este, el chico al voltearse vio a una chica que reconoció perfectamente, era Andrea la misma chica a la cual le entrego la carta pidiéndole a Inessa que lo esperara.
Boris: vaya, vaya la mejor amiga aparece – dijo en tono sarcástico, la chica solo lo ignoro y se fue este al sentirse ignorado la siguió y sin que nadie lo viera justo cuando la chica iba a entrar en su auto la golpeo en la cabeza y esta se desmayó – tú me explicaras muchas cosas mald**** zorra.

Narrador: la metió en la maleta del auto y se la llevo casi a las afueras de la ciudad, justo cerca del bosque y se fue adentrando en este alejándose del camino llevándola a una cueva que estaba abandonada de la primera cantera de la ciudad, al llegar la bajo y la metido en aquel lugar encontró una silla vieja y la sentó vio unas sogas tiradas y con esas la amarro a la silla, quería que despertara pero no lo hacía por lo que comenzó a examinar el lugar, vio un charco y lo vio algo profundo tomo una botella rota del piso y la lleno con esa agua sucia, vio por encima de su cabeza y vio un gran hoyo imagino que por allí se había colado la lluvia de días atrás, vio a la chica con malicia y le arrojo el agua.

Andrea: qué demonios!!! – grito tratando de levantarse.
Boris: al fin despertó la bella durmiente – dijo con sarcasmo – ahora me dirás todo lo que quiero saber.
Andrea: vete a la mier****!!!! – Grito molesta – desátame antes que te denuncie por secuestro…
Boris: mejor cállate – dijo soltándole una gran cachetada – solo hablaras si yo te lo digo me entendiste!!!??? – grito furioso, la chica solo asintió.

Narrador: luego de responderle unas cuantas preguntas el chico le pregunto:

Boris: que dijo Inessa cuando le entregaste mi carta? – dijo un poco irritado por tener que oír del cómo, cuándo y dónde su adorada Inessa se había casado con Sergey Katin e incluso cosas referentes a su bebe.
Andrea: ella nunca recibió la carta – dijo sabiendo lo que pasaría.
Boris: COMO????!!!! – grito molesto y le dio otra cachetada.
Andrea: su padre no me dejo entregársela y este solo la rompió yo nunca supe el contenido porque no la leí – dijo llorando y sintiendo el saber metálico de la sangre en su boca.
Boris: mald**** viejo miserable!!!! – grito golpeando nuevamente a la chica – por eso se casó con él pensó que la había abandonado – dijo a la nada – pero yo la recuperare y ni siquiera ese viejo mal naci**** y ese infeliz de Katin podrán separarnos nunca más.
Andrea: pero de que hablas? Inessa ama a Sergey – dijo sabiendo que se ganaría otro golpe de ese hombre lo cual paso y esta cayó junto con todo y silla mientras gritaba por el dolor de ambos golpes, el que recibió en su estómago y el del suelo al caer.
Boris: eso es mentira!!!!! – Grito exasperado – ella me ama a mí peor su padre se aprovechó de que yo no estaba…
Andrea: no seas iluso – dijo con frialdad ya que su rabia era más grande que su miedo – ella se enamoró de él al verlo cabalgar en aquella carrera hace 4 años en el festival – dijo sonriendo para molestarlo – ella me lo dijo, cuando compro parte de la hacienda que era de tus padres ella se acercó a él – dijo al verle la cara de molestia de Boris – convenció a su padre para que los dejara casarse y así lo hicieron, Inessa ama con locura a Sergey así que olvídala ella jamás te amara.

Narrador: eso lo saco de sus casillas y se acercó a ella fuera de control se subió sobre ella y comenzó a ahorcarla, al verla que le faltaba el aire y no podía hacer nada para soltarse la desmayo y termino de quitarle la ropa y la violo, la furia que sentía la dejaba salir al penetrarla de manera salvaje allí pudo constatar que era virgen, no le importo y al terminar con ella la volvió a amarrar pero dejándola desnuda la chica había despertado minutos antes al sentir como era ultrajada, “te seguiré usando hasta que me canse” le dijo al acostarse en un viejo catre y así fue la tuvo por 2 días allí violándola constantemente hasta que se cansó y la ahorco luego la enterró en ese lugar y volvió a la pensión.

Boris: es una lástima Andrea – dijo al estar recostado y recordar las muchas veces que la violo – me pude divertir más contigo – dijo sonriendo – ahora solo faltas tú mi amor pronto estarás entre mis brazos.

Narrador: pasaron los meses y Boris no lograba acercarse de la manera que quería a Inessa, ella se dio cuenta que su amigo no venía con intenciones de amistad sino como algo más, es por eso que lo esquivaba y trataba de nunca estar sola para no encontrarse con él, Boris veía cada vez más lejano el día de tenerla con él es por eso que se casó con la hija de un boticario, pero no sirvió de nada pasaron los años y solo luego del accidente dónde murió Sergey pudo sonreír y más 4 meses después dónde le propuso a Inessa el casarse y ayudarla con la hacienda, la esposa de Boris murió al dar a luz a su hija al ella aceptar fue hasta la tumba del hombre que más odiaba.

Boris: al fin será mía mald**** infeliz – dijo sonriendo – es una lástima que no puedas verlo – dijo riéndose como un demente – pero te juro que te lastimare como tú lo hiciste al quitármela – dijo pateando la lápida – tú pequeña Elena pagara todo el daño que me hiciste al igual que a Inessa te lo juro….


…………………………………………..FIN DEL FLASCHBACK……………………………………………….


Narrador: Boris se bebió el contenido de su copa y vio la botella terminada, sus recuerdos seguían aglomerándose en su cabeza y más lo que había estado a punto de hacer hace algunas horas, sonrió de manera maliciosa al recordar las mordidas que le dio a los pechos de la pelirroja.

Boris: son tan suaves y grandes – dijo recordando como los mordió y amaso sin ninguna delicadeza – si no hubiera sido por el fenómeno de Volkova – dijo buscando otra botella – casi logro mi cometido –dijo viendo una foto de Sergey en aquel rincón, la tomo y miro el portarretrato con odio – solo me falto poco para hacerla mía, pronto cumpliré mi venganza por el haberme robado a la mujer que amo, lástima que no podré obtener su inocencia ya que la cosa de Volkova ya para estas horas lo habrá conseguido.

Narrador: estaba por amanecer y la pelirroja se despertó de pronto se vio aún rodeada por un brazo un poco moreno, casi grita al no saber dónde estaba pero antes de gritar como histeria recordó que la tarde anterior se había casado, trato de librarse de esa pequeña prisión que era el brazo y cabeza de la morena sobre su pecho, la movió un poco por lo que Yulia se puso boca arriba soltándola por completo, Lena la miro un poco y sonrió al ver a esa chica que parecía que era un ser sin corazón y frío, se veía tan dulce y le dio una sensación de calidez pero antes de que pudiera detallarla por completo, se levantó y corrió hasta el baño su movimiento al salir corriendo y cerrar la puerta despertó a la morena.

Yulia: Lena!!! – dijo en tono adormilado pero al darse cuenta que estaba sola en la cama se sentó de golpe, luego miro por toda la habitación pensando que había escapado cuando estaba por levantarse la vio salir del baño – Lena qué ocurre? – pregunto estrujándose los ojos para tratar de despertarse, la pelirroja no respondió ya que estaba roja muy roja – te pasa algo? – se levantó de golpe y se acercó a ella.
Lena: es…que… - no sabía que decir estaba muy avergonzado y miro a la cama.
Yulia: estás bien? – pregunto un poco asustada.
Lena: es…es…que…que…yo…bueno…yo – dijo sin saber cómo decirlo pero sin dejar de ver hacia la cama y sus sábanas blancas.
Yulia: qué ocurre? – dijo preocupada, luego vio como la pelirroja veía hacia la cama se intrigo más – qué le paso a la cama? – pregunto más extrañada ahora.
Lena: es…que…yo…no…no…me…acorde…sabes – dijo muy nerviosa.
Yulia: de qué no te acordabas? – pregunto ahora sí sin entender absolutamente nada, la pelirroja no respondió y se puso muy colorada, la morena levanto una ceja así que se acercó a la cama.
Lena: lo…siento – dijo con un hilo de voz al ver como la morena descubría la cama.
Yulia: Lena tú… - dijo volteando a verla, ella solo le bajo la mirada sintiéndose muy avergonzada – ven aquí – dijo sonriendo, la pelirroja se fue acercando lentamente y vio a la cama – parecen pétalos rojos – dijo al abrazar a la pelirroja que tembló – no pasa nada…
Lena: es que no me acordaba que – no pudo decir nada y comenzó a sollozar.
Yulia: shhh todo está bien – dijo al abrazarla más fuerte – son cosas que pasan – dijo separándose y levantándole la cara – además es perfecto.
Lena: cómo? – pregunto aun sollozando.
Yulia: todos pensaran que fuiste mía anoche – al escuchar esas palabras se separó bruscamente – qué? – pregunto desconcertada.
Lena: solo piensas en eso? – pregunto molestándose.
Yulia: no te alteres y escúchame – dijo sentándose al borde de la cama – por favor siéntate – dijo en tono amable.
Lena: yo…
Yulia: vamos ven – dijo sonriendo – no te morderé – eso las hizo reír a ambas así que la pelirroja se sentó a su lado – solo digo que esto fue perfecto sin presiones ni nada – dijo señalando las manchas rojas en la cama – tu periodo nos salva a ambas.
Lena: nos salva? – pregunto sin entender.
Yulia: creo que no sabes que hace 3 días se esparció el rumor de que no eras virgen – dijo viendo como la chica se levantaba de golpe – tranquila siéntate – dijo en tono bajo, la pelirroja volvió a sentarse – dicen que Alexei no solo se fugó con tu hermana…
Lena: hermanastra – dijo corrigiéndola un poco molestas.
Yulia: que se fue con tu hermanastra luego de haberte tenido en sus brazos – dijo viéndola a los ojos – que por eso y mi dinero fueron lo que te motivaron a casarte conmigo – dijo bajando el rostro.
Lena: eso es mentira – dijo comenzando a llorar.
Yulia: shhh Lena por favor no llores – dijo abrazándola – sé que es mentira – dijo sin soltarla – ambas estuvimos de acuerdo con esto – dijo acariciándole la mejilla – tu tendrías el dinero para salvar tu hacienda y yo te tendría para tener hijo todos los que quisiera – dijo sonriéndole.
Lena: pero yo no he cumplido – dijo comenzando a llorar de nuevo – yo no me entregue a ti…
Yulia: y no esperaba que lo hicieras anoche – dijo limpiándole las lágrimas, la pelirroja la miro a sus ojos azules – si lo hubieras hecho después de lo que pasaste con esa basura, creo que hubiera empezado a creer ese estúpido rumor…
Lena: Yulia…
Yulia: escúchame – dijo mirando esa mirada verde-grisácea que le mostraba una inocencia que no entendía bien de que se trataba pero que la cautivo en ese mismo momento – ahora y en este momento hagamos un nuevo trato – dijo sonriéndole – solo tú y yo.
Lena: cuál trato? – pregunto sin entender.
Yulia: le haremos creer a todos que nuestro matrimonio se consumó – dijo muy seria – después de ver lo mal que estabas ayer sé que no habrá manera que me dejes tocarte…
Lena: Yulia…yo…
Yulia: no sería peor que ese bastardo si te pido que te conviertas en mi mujer…
Lena: pero tus hijos…
Yulia: nuestros – dijo sonriendo – porque pienso en ellos y que no vean a sus madres peleando constantemente por no entendernos – dijo acariciándole la mejilla – es por eso que el trato será irnos a vivir a la hacienda Katin y cuando logremos levantarla ese día me darás a mi primer hijo.
Lena: irnos a vivir allá? Pero es que mi madre y Bo…
Yulia: le diré a tu madre que puede ir a vivir en la casa que tenemos en el centro de la ciudad – dijo viéndola a los ojos – estará más cerca del hospital – dijo sonriendo – sacaremos a ese infeliz de tus tierras y cumpliremos con el sueño que tu padre quiso para ese lugar.
Lena: estarías dispuesta a esperar tal vez 5 años para tener algo conmigo? – pregunto incrédula.
Yulia: desde los 13 años he tenido las hormonas alborotadas – dijo riendo – podría esperar tal vez 2 años más – dijo algo nerviosa – creo que es un tiempo legitimo…
Lena: yo…
Yulia: no quiero obligarte – dijo finalmente – es por eso que si hacemos este trato cumpliré mi palabra y no te tocare hasta no levantar la hacienda de tu padre o en un plazo de 2 años.
Lena: estás segura? – pregunto nerviosa o asustada que cambiara de idea.
Yulia: muy segura – dijo sonriendo algo nerviosa – pero eso sí – dijo arqueando una ceja – ante todos seremos un verdadero matrimonio, podré besarte, tocarte sin problemas…
Lena: tocarme o manosearme? – pregunto casi en susurro de manera un poco brusca.
Yulia: solo pequeñas tocaditas – dijo un poco sonrojada – así como hacen los esposos en las calles, no quiero que la gente hable a mis espaldas.
Lena: entiendo – dijo suspirando – pero solo pequeñas tocaditas nada vulgar…
Yulia: todo será casto – dijo sonriendo.
Lena: está bien acepto – dijo sonriendo.
Yulia: perfecto ahora sellemos el trato – dijo riendo.
Lena: bien – dijo estirando su mano.
Yulia: así no – dijo acercándose a ella – un trato de esta magnitud amerita cerrar el trato así – dijo rozando sus labios con los suyos – no hay nada mejor que cerrar el trato con un beso – dijo sin alejarse un centímetro de aquellos labios color rosa.
Lena: acepto – dijo aceptando el beso.

Narrador: ambas comenzaron a besarse sin profundizar solo acariciando sus labios era la manera de sellar el trato, sin darse cuenta ambas se fueron recostando en la cama la morena solo atrajo a la pelirroja un poco más a ella, sin pasarse solo para sentirla un poco más Lena solo se estaba dejando llevar, sintió confianza al sentirse más cerca de Yulia hasta llego a sentirse protegida al separarse solo se miraron a los ojos, la morena le vio los labios a la pelirroja y volvió a besarla ambas se sentían muy bien así.

Larissa: el desayuno está listo – dijo tocando la puerta.
Yulia: mamá!!!! – grito un poco molesta al ser interrumpida.
Larissa: vamos niñas – dijo riendo al escuchar aquel grito – en 20 minutos se servirá la comida.
Yulia: ya vamos – dijo lanzando la almohada hasta la puerta, la pelirroja se rió al ver esa actitud – no te burles!!! – dijo haciendo un puchero.
Lena: pareces una niña – dijo sonriendo.
Yulia: yo solo quería seguir besándote – dijo casi en susurro.
Lena: vamos a cambiarnos – dijo levantándose al sonrojada al escuchar aquel pequeño murmullo.
Yulia: bueno báñate tu primero – dijo resignada.
Lena: cuando le diremos a tus padres que viviremos en mi hacienda? – pregunto al levantarse.
Yulia: hoy mismo – dijo suspirando – pero escúchame a pesar de que no sé nada de caballos aprenderé – dijo decidida – quiero levantar por completo la hacienda.
Lena: tanto así deseas llevarme a la cama? – Pregunto a manera de broma, pero se dio cuenta de su error al ver lo seria que estaba la morena – Yulia lo siento no fue mi intención – dijo avergonzada.
Yulia: se que no confías aún en mí – dijo levantándose y tomándola de la mano – sé lo que todos piensan de mí, pero la verdad Lena es que no voy a lastimarte y cumpliré mi palabra – dijo de manera firme – no te tocare hasta que no seas tú quien me lo pida.
Lena: a penas te conozco – dijo viéndola a los ojos – pero sé que cumplirás tu palabra – dijo acercándose a ella – y lo sellamos con un beso – dijo para luego besarla, quería que la morena viera que trataría de confiar en ella.
Yulia: si la cumpliré – dijo sonriéndole.
Lena: aunque no lo creas lo sé – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja volvió a besarla por unos instantes y luego se metió a bañar, lavo tanto su ropa interior como el pijama y lo dejo tendido en el baño, no quería que nadie dudara de su “entrega” a la morena en la noche sonrió al recordar cómo habían dormido, solo abrazadas la verdad se sintió a salvo en sus brazos a pesar del miedo que sentía por lo que Boris estuvo a punto de hacerle, al estar lista la morena se metió a bañar y luego de 5 minutos salió lista ambas bajaron hasta el comedor y vieron a la familia ya sentados esperándolas.

Yulia: lamentamos la demora – dijo sonriendo, le arrimo la silla y la hizo sentarse.
Lena: gracias – dijo sonriendo.
Larissa: espero que les guste el desayuno – dijo sonriendo.
Oleg: es el favorito de Yulia – dijo sonriendo.

Narrador: el desayuno pasó con tranquilidad mientras las empleadas comenzaban a recoger las habitaciones, una de las chicas se sonrojo al ver la mancha de sangre en la cama pero quito la misma deprisa, colocando una nueva le extraño no ver el vestido de bodas así que pensó que lo tenía en la maleta, al terminar fue a limpiar el baño y vio la ropa de dormir de la chica colgada secándose, sonrió pensando lo muy cuidadosa que era la chica con su ropa así que solo limpio y se fue, el chisme de los pétalos rojos en esas sabanas se dio a conocer por toda la mansión, la única molesta era Sonia al saber que ya el matrimonio arreglado si se había consumado, las chicas estaban en el establo viendo a Shadow y Argos corretearse por el corral muy tranquilos.

Yulia: es una yegua magnifica – decía maravillada al verla correr junto a su Argos.
Lena: Argos está muy bien cuidado – dijo sonriendo.
Yulia: y es muy difícil el ser criador de caballos? – pregunto viéndolos.
Lena: hay que estar muy pendiente de ellos – dijo muy tranquila – pero se te hará fácil ya verás – dijo sonriéndole.
Yulia: eso espero – dijo tomándola de la mano, esto hizo que la pelirroja se sonrojara pero al ver cerca a los trabajadores entendió el porqué de que hiciera eso.

Narrador: luego se dieron unos cuantos besos y se fueron a pasear con sus caballos, la morena quería mostrarle un poco la propiedad y viera sus sembrados, por su parte Larissa se sorprendió al escuchar a 2 de sus empleadas hablar de las sabanas manchadas en la habitación de su hija, por un momento encolerizo, luego le extraño que la pelirroja dejara que la tocara luego de lo que paso en la tarde anterior, sabía que no la había obligado a nada ya que Lena estaba muy tranquila y no se veía molesta, así que preferiría hablar con su hija y que le explicara qué había pasado, las vio a ambas por la ventana besándose sin importar la mirada curiosa de los empleados de la hacienda, no pudo evitar sonreír al pensar que ese beso significaba más mucho más de lo que ellas pudieran pensar.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:12 am

Capítulo IV: Llegando a su nuevo hogar, las primeras discusiones y un acercamiento peligroso.


Narrador: las chicas a la hora de la comida les notificaron a los Volkov que vivirían ahora en la hacienda Katin, ellos estaban contrariados pero entendían que la pelirroja debía sacar adelante aquellas tierras, Larissa no estuvo muy de acuerdo ya que no quería alejarse de las chicas y más después que las interrogo sobre la sabana manchada, al saber que solo hicieron un trato y esa mancha roja era solo de su periodo quiso ayudar a su hija a conquistarla, pero la morena le dijo que luego de que levantaran la hacienda o pasaran 2 años le darían su primer nieto.

Larissa: hablas como si esto fuera un trato de compra y venta de mercancía y no de tu futuro, esto no tiene sentido – dijo algo molesta.
Yulia: mamá Lena solo será la madre de mis hijos – dijo muy seria – ella no me ama ni yo a ella – dijo sirviéndole un trago de vodka a su madre – lo mejor es que lo aceptes los matrimonios arreglados nunca funcionan, las estadísticas muestran que solo sobreviven 5 años y los que logran superar los 10 años son por los hijos, además solo duran porque las 2 partes se entienden y eso es lo que nos pasara a ambas no te preocupes que no habrá divorcio – dijo viendo por la ventana, sabiendo lo que su madre pensaba sobre el divorcio y más si estaban casadas ante Dios.
Larissa: realmente no sientes nada más por ella que solo atracción física? No te inspira nada más? – le pregunto algo conmocionada por las palabras de su hija.
Yulia: no madre – dijo muy seria – solo me atrae su cuerpo – dijo muy segura.
Larissa: no parecía ayer luego que Boris intentara violarla – dijo de manera seria.
Yulia: si hay algo que me molesta es que obliguen a una mujer a tener sexo – dijo evidentemente molesta al recordar la escena de Boris sobre Lena – además ella es mía!!! – dijo apretando los dientes – desde el momento que me acepto en el altar paso a ser mía y nadie absolutamente nadie me la quitara!!!! – dijo apretando los puños.
Larissa: entiendo – dijo evitando sonreír al ver el estado de enojo de su hija.

Narrador: lo que Larissa comprendió es realmente Yulia no veía a Lena como un complemento de su cama, tal vez no la amaba aún pero sabía que tarde o temprano ambas terminarían enamoradas, al verlas besarse delante de los empleados lo supo ya que sabe que un beso es mucho más de lo que todos piensan, muchos dirían que 1 beso no significa nada pero si su hija tenía algo de sus genes se enamoraría de su esposa, le pasaría igual que a ella cuando se enamoró de Oleg luego de que se casaran presionados por los padres de ella, sabía que Yulia tarde o temprano se enamoraría de Lena la pregunta era: la pelirroja llegaría a amarla?, eso era lo que le preocupaba y es por eso que estaba decidida a ayudarla.

Larissa: sabes debes ser un poco más suave y cariñosa con ella – dijo de pronto al terminarse su trago – recuerda que lo que paso con ese animal fue fuerte.
Yulia: lo sé – dijo apretando los puños – si no fuera por ese malnaci**** la hubiera tenido entre mis brazos anoche – dijo con mucho coraje.
Larissa: no seas tan básica hija!!!! – dijo un poco molesta – debes saber que en toda relación debes poner de tu parte y sobretodo comunicarte con tu pareja.
Yulia: mamá por Dios es mi mujer – dijo exasperada – la tratare como quiera…
Larissa: no sé con qué piensas si con el cerebro o con tu pene? – Dijo molesta – un matrimonio se construye con comprensión…
Yulia: me case solo para tener hijos – gruño por el comentario de su madre – solo por eso, para darles los nietos que quieran – dijo muy molesta – así que si, solo pienso con el pene – dijo algo exasperada al decir eso Larissa se carcajeo de manera sarcástica.
Larissa: solo te diré que si quieres usar tu cosita dentro de ella es mejor que pienses con el cerebro – dijo apuntándole la cabeza – porque de lo contrario llegaras a los 40 siendo virgen – al decir aquello salió del despacho.
Yulia: no seré virgen a ningunos 40 – bufeo – y tampoco es una cosita – dijo bajando la mirada y viendo su entrepierna – 22 cm no son nada despreciables – al decirse aquello comenzó a reír – vaya pronto lo usare, sé que lograremos en poco tiempo hacer prospera la hacienda y Lena estará en mis brazos mucho antes de lo que ella misma espera.

Narrador: por su parte la pelirroja se encontraba ayudando a preparar la cena, le gustaba sentirse útil y como no entendía mucho sobre agricultura solo sabía de caballos prefirió ayudar en la cocina, Sonia quien no tenía permiso de deambular por la gran casona solo podía estar en la cocina, así que mientras la nueva Sra. Volkova ayudaba a preparar los alimentos la veía con algo de rencor, solo de recordar el momento que la escucho gritar y gemir en la noche la sangre le hirvió de la rabia y salió de allí, la pelirroja la vio algo extrañada pero no dijo nada y siguió con los preparativos de la cena, Yulia le había contado a su padre y abuelo el trato que hizo con la pelirroja.

Yulia: auch!!!! – dijo al recibir un coscorrón muy fuerte por parte de su abuelo.
Andrei: así que debo esperar 2 años para ver a mi primer bisnieto – dijo molesto – espero no morir antes de tiempo.
Oleg: papá tiene razón eres una tonta – dijo cruzándose de brazos.
Yulia: qué querían que la obligara anoche? – Dijo molesta – ese infeliz trato de abusar de ella, si la tocaba mínimo o me golpeaba o comenzaba a gritar como loca – dijo molesta – si la hubieran visto anoche parecía un conejito asustado al salir del baño…
Andrei: no digo que debías lanzártele y hacerlo de una vez…
Yulia: parecía que eso querías? – dijo molesta.
Oleg: las cosas no funcionan así Yulia – dijo suspirando – debes saber cómo tratarla y ella misma sedería, sin necesidad de esperar 2 años o sacar la hacienda adelante.
Yulia: cómo así? – pregunto viéndolo.
Oleg: debes ser más cariñosa y preocupada por ella…
Andrei: demostrarle que te importa…
Oleg: elogiarla siempre por todo lo que haga…
Andrei: ser muy atenta y servicial – dijo riendo.
Yulia: ya basta me marean – dijo levantándose ya que su padre y abuelo casi que hablaban al mismo tiempo.
Oleg: ves a esto me refiero – dijo serio – solo explotas y comienzas a gritar por todo molesta.
Andrei: debes ser más amable – la pelinegra cruzo los brazos y soltó un bufido para ceñir el ceño – deja de actuar como una niña – dijo serio – si sigues así no veré nacer a mi primer bisnieto.
Oleg: papá tiene razón – dijo viendo a su hija – si realmente quieres llevar un buen matrimonio debes poner de tu parte.
Yulia: haré lo que pueda – dijo saliendo del despacho.
Andrei: contigo fue más fácil – dijo suspirando.
Oleg: yo realmente la quería – dijo tomando una foto de Larissa que tenía en su escritorio – es por eso que me empeñe en conquistarla, en cambio Yulia…
Andrei: solo la ve como un complemento en su cama – dijo entendiendo las palabras de su hijo.
Oleg: hay que tratar de ayudarlas…
Larissa: no será muy difícil – dijo al terminar de entrar.
Andrei: lo crees? – pregunto con algo de recelo.
Larissa: si quieren acallar las habladurías deberán parecer un verdadero matrimonio – dijo suspirando – y entre beso y beso las cosas pasaran sin problema – dijo viendo a su esposo a los ojos con un brillo muy especial.
Oleg: así te paso conmigo? – pregunto sonriendo.
Larissa: si la verdad me conquistaste con tus besos – dijo sin perder su hermosa sonrisa idéntica a la de su hija.
Oleg: y a mí me mato tu sonrisa – dijo acercándose a ella para abrazarla.
Andrei: ya me voy se pusieron muy dulces para mi gusto – al decir eso salió, pero la verdad ninguno de los 2 lo noto ya que comenzaron a besarse.

Narrador: la morena salió y se sentó en la entrada de la casona y comenzó a ver el gran pasto verde, sonrió al imaginar los ojos color jade con ese toque de gris de Lena eran realmente hermoso, suspiro al recodar el trato que hicieron esa misma mañana el de no tocarla hasta levantar aquella hacienda, ella no sabía nada de caballos que haría para ayudar a que salga de la crisis en la que Boris la llevo, al recordarlo su sangre hirvió al recordar la atrocidad que estuvo a punto de cometer con su esposa, sabía que debía sacarlo de las tierras de Lena o si no lo mataría con sus propias manos, la morena comenzó a recordar las pocas veces que se vieron en la primaria y luego en la secundaria, sintió una presencia cerca que la saco de sus pensamientos.

Yulia: qué haces allí viéndome Sonia – dijo algo molesta.
Sonia: solo salí a buscarles unos huevos a mi mamá y tu esposa – esa última palabra la dijo con odio.
Yulia: si ya los tienes ve a llevárselos – dijo sin voltearse a verla.
Sonia: por qué te casaste con ella? – Dijo de repente – yo te pude haber dado todos los hijos que querías – dijo muy dolida.
Yulia: solo yo decido con quien estar – dijo levantándose y viéndola con el entrecejo arrugado se notaba muy molesta – tu solo buscabas dinero – dijo seria – Elena no buscaba nada solo acepto y punto.
Sonia: pero tú no la amas y ella solo ama a ese chico Alexei siempre fue así…
Yulia: ya cállate!!!!! – grito muy irritada.
Sonia: solo digo lo que todos dicen – dijo entrando a la casona.
Yulia: ella es mía solo mía – dijo golpeando la pared con su puño.
Lena: Yulia que ocurre? – pregunto al ver como golpeo la pared.
Yulia: no pasa nada – dijo molesta.
Lena: no es cierto algo te altero – dijo acercándose.
Yulia: que fueron realmente Alexei y tú? – pregunto apretando los dientes.
Lena: no te mentiré – dijo sentándose en las escaleras de la entrada la morena la imito y se sentó también – cuando tenía como 12 años me pidió que fuera su novia – dijo seria.
Yulia: cuanto tiempo duraron? – pregunto aguantándose las ganas de gritar.
Lena: solo una semana - dijo sonriendo, la morena la vio sorprendida – cuando Nina se enteró se lo dijo a mi mamá ella se lo tomo bien pero su esposo no – dijo muy seria – así que amenazo a Igor con botarlo de la hacienda si su hijo seguía rondándome.
Yulia: y siguió? – pregunto sin entender mucho.
Lena: si solo éramos niños – dijo sonriendo de nuevo – ni siquiera llegamos a besarnos o algo.
Yulia: en serio? – pregunto sonriendo un poco.
Lena: mi primer beso fuiste tú – dijo sonriendo.
Yulia: me alegro – dijo casi en susurro.
Lena: bueno ya aclarado esto – dijo levantándose – vamos a cenar – dijo tendiéndole la mano, la morena se la tomo y la acerco a ella y la beso lentamente, Sonia que había salido a llamarlas las vio besándose y se molestó mucho entrando de nuevo a la casa, las chicas se separaron – por qué lo hiciste? – pregunto un poco agitada.
Yulia: vi a una de las empleadas – dijo sonriendo – recuerda somos un matrimonio consumado – ambas sonrieron y se metieron para ir a comer.

Narrador: la cena paso sin novedades como era sábado se fueron todos a dormir temprano para salir a misa, allí Lena hablaría con su madre sobre lo de mudarse al centro a la casa de los Volkov, allí estaría mejor y en calma por su presión ya que gracias a los problemas cotidianos de la hacienda siempre se sentía mal, las chicas durmieron juntas pero más tranquilas solo después del “beso de las buenas noches” que se prolongó un poco, cayeron rendidas en los brazos de Morfeo la morena tenia abrazada por la cintura a la pelirroja, Lena se sentía protegida entre sueños por ese abrazo protector que le brindaba su esposa, la mañana llego y la pelirroja sonrió al sentirse segura en los brazos de la morena, Lena trato de salir del abrazo protector para irse a bañar y salir temprano a misa necesitaba hablar con su madre.

Yulia: no!!! – Dijo en tono infantil y adormilada – no te levantes aún es muy temprano – dijo atrayéndola más a su cuerpo.
Lena: debo alistarme para ir a misa – dijo sonriendo por esa demostración infantil de su esposa.
Yulia: mamá no va tan temprano!!! – se quejó y la abrazo con más fuerza de la cintura.
Lena: pero mientras nos arreglamos y desayunamos se hará la hora – dijo divertida por esa escena de malcriadez de la morena.
Yulia: siempre comemos después de misa en un restaurante que está cerca así que podemos levantarnos un poco más tarde – dijo sin soltarla un poquito.
Lena: Yulia es en serio – dijo riendo – me quiero ir a bañar.
Yulia: solo te dejo con una condición – dijo abriendo los ojos y mirar aquellos ojos color jades con ese toque gris.
Lena: cuál condición? – dijo levantando una ceja.
Yulia: dame un beso – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja negó con la cabeza pero sonrió y lentamente fue acercándose hasta que fundieron sus labios en un beso, luego la pelirroja se levantó y fue a bañarse mientras la morena buscaba su ropa, odiaba ir a misa ya que siempre veía como todos se le quedaban viendo y susurraban sobre ella, por eso desde hace casi 2 años no iba a ninguna misa ni la quedaban durante el festival, por lo contrario Lena siempre iba junto a su madre ya que ni Boris ni mucho menos Nina iban, luego de que ambas se bañaran y vistieran fueron directo a la iglesia junto a los Volkov, Larissa abrazo a su hija y nuera agradeciéndole a la pelirroja por llevar a la morena con ellos, pero Lena no entendió a qué se refería porque ella no le dijo nada a Yulia esta solo se bañó, se vistió y bajo para ir, al llegar los cuchicheos empezaron la pelinegra tomo la mano de su esposa baja la mirada y habladurías de la gente, Lena se sintió incomoda le hizo recordar esa época en la que su madre recién se había casado con Boris, todo la hora de la misa se la paso escuchando: “que desvergonzada no espero que el cadáver de su esposa se enfriara para meter a otro en su cama”, “pobre niña su padre muerto y que su madre tenga otro hombre en su casa”, “Sergey debe estarse revolcando en su tumba al ver como pervierten a su inocente hija” y muchas cosas similares a esas, pero para ese momento Lena solo trataba de no llorar por comentarios tan hirientes hacia su madre, quien nunca bajo su cabeza por esas habladurías ya que solo lo hizo por salvar la herencia de su hija, o eso pensaba ya que a pesar de ayudar en la hacienda nunca entendió como criar caballos, es por eso que cuando Boris le propuso casarse para así ayudarla lo hizo solo por su hija, la pelirroja tomo fuerte la mano de Yulia ya que con solo escuchar: “pobre Elena primero su madre la arrastra en su locura de casarse al morir su esposo y luego se casa con el fenómeno de Volkova”.

Lena: ignóralos – le dijo en susurro – solo son viejas metiches que no tienen nada mejor que hacer.
Yulia: creo que mejor me voy – dijo al sentarse junto a Lena, sus padres y abuelo.
Lena: si lo haces seguirán hablando y abran conseguido que te vayas – dijo algo seria – no les des el gusto de verte huir.
Yulia: no soy una cobarde – dijo apretando los dientes.
Lena: bueno demuéstralo – dijo al verla a los ojos – si te vas les darás el gusto, al quedarte les demuestras que eres más fuerte que ellos.

Narrador: la morena asintió y decidió quedarse durante toda la misa, Inessa sonrió al ver a su hija junto a su esposa y familia política se sentó delante de ellos, era la primera vez que Boris la acompañaba y lo hizo porque no había quien la llevara, y luego de una pequeña discusión decidió llevarla pero al ver a Lena ya Yulia tomándola de la mano se molestó, ya que sabía que su verdadero triunfo ante Sergey era el de hacer suya a su hija, pero no lo logro gracias a su esposa quien le lanzo una mirada asesina y logro asustarlo, pero se puso más nervioso al ver las miradas de Oleg, Andrei y Larissa que parecía querer desaparecerlo de la faz de la tierra, se sentó junto a Inessa y estuvo toda la misa sudando frío al sentir esas 4 miradas asesinas a sus espaldas, al terminar la misa Larissa los invito a desayunar pero Boris se zafo diciendo que debía comprar unas cosas, Oleg le dijo que no había problema que podía irse y este no lo pensó 2 veces para irse casi corriendo, llegaron al restaurante donde siempre desayunaban y luego de ordenar la pelirroja tomo la palabra.

Lena: mamá a pesar de que me case – dijo al tomar la mano de Yulia, la cual se sorprendió ya que su madre sabía que ese matrimonio era arreglado, eso la desconcertó por completo no era necesaria la muestra de afecto – quiero seguir trabajando en la hacienda.
Inessa: hija pero tu lugar está donde esté tu esposa, allí es donde debes estar – dijo un poco molesta ya que las habladurías de la gente serían muchas si no vivían juntas.
Lena: es que no pienso alejarme de Yulia – dijo un poco nerviosa.
Yulia: pensamos ir a vivir a la hacienda Katin – dijo soltándolo de golpe, la pelirroja le apretó muy fuerte la mano no como señal de apoyo sino de molestia – lo siento Lena hay que decir las cosas de una vez y sin rodeos – dijo un poco molesta.
Inessa: pero una pareja de recién casados deben…
Larissa: estar solas para conocerse mejor – dijo haciendo entender que solo se trataba de sexo.
Inessa: si es así – dijo un poco sonrojada por las palabras de su consuegra.
Lena: lo sé es solo qué…
Yulia: hemos pensado que lo mejor sería que se muda acá al centro de la ciudad – dijo nuevamente sin medir sus palabras.
Inessa: entiendo – dijo viendo a la mesa – la hacienda es tuya le diré a Boris que debemos mudarnos – dijo algo apenada ya que no había pensado que saldría de aquel lugar que una vez intento levantar su esposo Sergey.
Lena: mamá no se trata de eso – dijo viendo con una mirada asesina a su esposa quien solo la ignoro y siguió comiendo.
Oleg: lo que la “sutil” de mi hija quiso decir – dijo dándole un zape en la cabeza a la morena quien se quejó y sobo su cabeza – es que aquí tenemos una casa y está cerca del hospital, fue la que compramos cuando “la bocona de mi hija iba a nacer” y queremos que la usen – dijo sonriendo, la morena vio de manera muy fea a su padre por esas palabras que dijo de ella y siguió comiendo.
Inessa: cómo????? – dijo incrédula.
Lena: lo hable con mis suegros – dijo sonriendo – mamá hay momentos en que pierdes la conciencia, te mareas o te da taquicardia – dijo tomando su mano – me sentiré más tranquila al saber que estar cerca del hospital para que te curen si te poner mal.
Inessa: hija no quiero causar molestias – dijo acariciándole la mejilla.
Larissa: no es ninguna molestia – dijo sonriendo – ahora que somos familias debemos apoyarnos unos a los otros – dijo sonriéndole a su consuegra.
Oleg: además todos estaremos más tranquilos ya que si algo llegase a ocurrir te atenderían a tiempo.
Andrei: esa casa tiene 2 cuidadores – dijo sonriendo – así que tendrán quien los ayude.
Inessa: pero para Boris será muy difícil el ir y venir todos los días, por su trabajo en la hacienda.
Yulia: el no trabajara en la hacienda – dijo muy seria y tratando de contener la rabia por ese comentario.
Andrei: así es – dijo apresurándose a hablar – en el mercado tenemos varios galpones donde vendemos nuestras hortalizas, huevos, leche, carne y pollo – dijo sonriendo – él puede ayudarnos en mantener en orden los 3 locales.
Inessa: muchas gracias – dijo sonriendo – esto sé que le gustara.
Andrei: dile que vaya a verme mañana así le explico los detalles de lo que quería ponerlo hacer – dijo sonriendo.
Inessa: bien le diré – dijo sonriendo.
Larissa: si quieres vamos para que veas donde vivirán – dijo ella asintió pagaron la cuenta y salieron del lugar.

Narrador: durante todo el recorrido hasta la casa Lena no hablaba con Yulia, quien estaba molesta porque su esposa la estaba ignorando y eso no le gustaba nada, Lena seguía molesta por la forma con la que trato a su mamá ya que parecía que le estorbaba, al llegar Inessa quedo encantada Oleg le dijo que le mandaría un camión de mudanzas para que llevaran sus cosas, esta acepto y junto con Lena fueron a empacar sus cosas para que se mudaran ese mismo día de ser posible, ya que como la casa estaba amueblada solo se llevaría ciertas cosas de valor sentimental para ella, le había asignado a ella y Boris una habitación cerca de las principales eso le alegro ya que era más grande de la que tenía en la hacienda, ya que Inessa desde la muerte de Sergey no volvió a ocupar la habitación principal no solo por respeto sino por amor, Boris siempre quiso entrar en esa habitación pero la llave de la misma Inessa la tenía escondida, a él le hubiera gustado ocupar ese lugar pero ella no quiso que el recuerdo de Sergey se perdiera, es por eso que a pesar de las insistencias de Boris el lugar nunca más fue usado luego de la muerte de Sergey Katin, al Boris llegar y encontrar cerca de las 4:00 de la tarde a un grupo de hombres sacando ciertas cosas se molestó, pero cuando vio a Oleg y Andrei en la sala se trató de calmar y actuar con calma.

Boris: Inessa amor qué pasa aquí? – pregunto tratando de no gritar.
Inessa: nos mudaremos – dijo sonriendo al bajar por las escaleras junto a Elena – Lena y Yulia vendrán a vivir aquí – dijo muy feliz – es su herencia y por ser mayor de edad puede ya asumir el control de ella.
Boris: nos estás corriendo Elena? – pregunto apretando los puños.
Lena: yo…
Yulia: no los estamos corriendo – dijo bajando las escaleras – es solo que mi mujer y yo queremos independizarnos – dijo abrazando a Lena por la cintura y besándole la mejilla – verdad amor? – pregunto sonriendo.
Lena: si solo eso – dijo un poco nerviosa y asustada.
Inessa: nos mudaremos al centro Boris – dijo sonriendo.
Oleg: si a nuestra casa – dijo un poco serio – Inessa estará más cómoda además que el hospital está cerca – dijo muy serio.
Andrei: es lo mejor para ella y como usted es su esposo es obvio que debe ir también – dijo viéndolo a los ojos allí Boris pudo sentir la mira de asco por parte de Andrei Volkov.
Boris: por su puesto – dijo sonriendo, se sintió un poco feliz ya que sabía que la casa de los Volkov en el centro de la ciudad era enorme, pero al saber que la pelirroja viviría en la hacienda sola con Yulia le molestaba – espero que no te moleste que llegue un poco tarde todos los días Elena – dijo lanzándole un mirada significativa.
Yulia: no será necesario que regrese a está hacienda Boris – dijo lanzándole una mirada de odio que le helo la sangre.
Andrei: Yulia tiene razón tenemos varios negocios en el centro – dijo sonriéndole – allí trabajara para terminar de pagar sus deudas de juego – dijo casi en susurro para que solo Boris lo oyera.
Boris: ok si necesitan ayuda allí lo haré – dijo un poco nervioso, ya que a pesar de que Oleg pago una de sus deudas las más grandes por el matrimonio de Elena y Yulia, hacia casi una semana adquirió otra y necesitaba dinero urgentemente para que no le hicieran nada.

Narrador: luego apareció Larissa indicándoles que ya era hora de comer todos se sentaron a la mesa, pero las miradas asesinas de Yulia hacia Boris las mantuvo durante toda la comida y esto solo ocurría cuando le hablaba a Lena, eso le hacía hervir la sangre tenía unas ganas de partirle cada uno de sus huesos, con solo mirarlo podía recordar nuevamente la escena que se encontró en aquel cobertizo, de cómo manoseaba, mordía y trataba de penetrar a su esposa eso jamás se lo perdonaría a ese infeliz, solo por respeto a Inessa no lo mataba a golpes allí mismo es por eso que cada vez que podía le daba pequeños besos a la pelirroja, Lena estaba roja pero entendía el por qué la morena lo hacía a pesar de todo se sentía protegida por Yulia, justo a las 6:00 pm Inessa y Boris fueron trasladados a la casa de los Volkov mientras Lena decidió quedarse en su hacienda, Yulia le dijo a sus padres que igual se quedaría con su esposa y mujer.

Yulia: y en dónde dormiremos? – pregunto al subir nuevamente al segundo piso.
Lena: creo que en mi habitación – dijo no muy segura.
Yulia: de quién es está? – pregunto al ver una puerta a la derecha a la cual no había entrado.
Lena: es la de Nina – dijo sin mucho interés.
Yulia: ah ok – dijo siguiéndola por el pasillo ya que la puerta de enfrente es la que ocupaba Inessa y Boris – y aquella dijo señalando la última puerta que tenían en frente.
Lena: esa es la habitación principal de la casa – dijo casi en susurro.
Yulia: entonces esa es la que ocuparemos – dijo caminando hasta ella, pero solo logro dar 3 pasos cuando la mano de Lena la detuvo.
Lena: esa era la habitación de mis padres – dijo muy seria.
Yulia: y qué tiene – dijo sin entender – tu papá murió y tu madre ya no vive aquí.
Lena: esa habitación nunca jamás la ocupara nadie!!!! – dijo muy molesta.
Yulia: tranquila – dijo viéndola con recelo.
Lena: mi habitación es está – dijo molesta, abrió la puerta y ambas entraron.
Yulia: vaya el cuarto parece de niña pequeña – dijo riéndose pero en ese momento recibió una almohada en la cara – pero que te pasa? – Dijo algo molesta – solo era una broma.
Lena: no es por lo de mi habitación además me gusta como se ve – dijo molesta.
Yulia: pero entonces por qué me lanzaste la almohada? – pregunto molesta.
Lena: por todo lo que le dijiste a mi mamá!!!! – grito molesta antes no pudo decirle nada pero al estar solas no lo dudo un minuto en dejar salir su molestia.
Yulia: que quería que hiciera si tú parecías no querer decirle que nos mudaríamos aquí – dijo muy seria.
Lena: la atacaste Yulia!!!! La hiciste sentir que como una intrusa en su casa…
Yulia: eso no es cierto? – dijo molestándose.
Lena: claro que sí!!!! – Dijo muy molesta – esta es su casa y tu pretendías que le dijera que se fuera.
Yulia: se iría a la casa de mis padres allí estará más cómoda no es como si la estuviera tirando a la calle!!!! – dijo muy molesta.
Lena: a un lugar que no conoce y no le pertenece – dijo apretando los puños – un lugar dónde en cualquier momento la pueden sacar, en cambio este hacienda le pertenece.
Yulia: pero este lugar es tuyo!!! – Grito enfureciéndose – este lugar te lo dejo tu padre y ahora por ser mi esposa es mío también!!!! – dijo mirándola a los ojos centellantes de iría.
Lena: este lugar mi padre lo construyo para hacer un hogar – dijo comenzando a llorar de rabia – lo hizo para tener a la familia que no tuvo por perder a sus padres en un accidente y quedarse solo en el mundo – las lágrimas le salieron sin poder controlarlas – esto lo hizo para mí mamá y para mí – dijo dejándose caer en el suelo ya que no pudo continuar hablando ya que su llanto no lo podía controlar.
Yulia: lo siento – dijo hincándose junto a ella – es solo que me molesto como ese tipo te miro – la abrazo Lena puso su rostro en su pecho y se dejó consolar – es que no entiendo cómo tu mamá no se daba cuenta de lo que ese tipo ha querido hacerte, lo siento sé que ella es lo único que te queda pero ahora me tienes a mí, te prometo que seré tu familia y los bebes que tendremos en unos años.
Lena: yo…
Yulia: no digas nada – la abrazo más fuerte – todo irá bien lo prometo.

Narrador: la morena la levanto del suelo y le comenzó a limpiar las lágrimas con sus dedos, “no me gusta verte llorar” le dijo en un tono suave mientras la veía a los ojos, lentamente se fue acercando más a la pelirroja como si una fuerza magnética la atrajera a sus labios y la beso, Lena no respondió de inmediato el beso por la sorpresa de ese acercamiento, pero al sentir como la lengua de Yulia rosaba su labio inferior se dejó llevar por ella y le devolvió el beso, ninguna de las 2 había tenido un acercamiento similar con nadie en sus 18 y 19 años respectivamente solo entre ellas, Lena fue novia de Alexei a los 12 años y esa relación no duro mucho y Yulia nunca tuvo novia ya que ninguna chica la quería cerca por su condición, es por eso que se sentía también al besarla sin poder evitarlo sus manos bajaron a su cintura y subían lentamente acariciándole la silueta a la pelirroja hasta llegar muy cerca de sus senos, la pelirroja comenzó a meter su lengua dentro de la boca de Yulia y casi se paralizo la morena al sentirla dentro saboreando su boca e invitando a su lengua a jugar con ella, profundizo el beso y la pego a la pared sin saber que más hacer dejo que sus instintos la dominaran.

Yulia: te deseo tanto Lena – dijo con la voz entrecortada.
Lena: shhh no digas nada – dijo con la voz muy agitada, no quería pensar solo quería sentir.

Narrador: la pelinegra bajo su mano por los jeans de la pelirroja hasta colocarla en su muslo y lo apretó con suavidad, Lena se separó de los labios de la morena y gimió un poco la morena estaba confundida al no sentir aquellos labios cálidos que le fueron apartados de repente, por lo que se abalanzo de nuevo para sentirlos y reclamarlos como suyos, la pelirroja se dejó llevar por aquellas ansias su cuerpo comenzaba a encenderse podía sentir el fuego recorrerle las venas, incendiando su interior no tenía miedo por primera vez no estaba asustada por lo que podría ocurrir, ambas lo sabían estaban excitadas Lena levanto su pierna y la coloco en la cadera de la morena, quien no perdió el tiempo para acariciarle la pierna y llegar hasta su trasero y darle un pequeño apretón, ambas gimieron por aquel toque Yulia no pudo más y se acercó más a Lena quien pudo sentir lo que escondía debajo de sus pantalones, el miembro de la morena se comenzó a levantar y esta comenzó a frotarse con ella estimulándola un poco, ambas estaban perdiendo el control y se estaban dejando llevar por el deseo, la morena de un movimiento levanto su pequeña blusa y la arrojó al suelo se maravilló al verla solo en brassier, sus grandes senos estaban escondidos tras aquella pieza ambas se miraron y volvieron a besarse, la pelirroja metió sus manos por la camisa de la morena y le sintió la espalda desnuda, las subió un poco más y toco el elástico del brassier de la pelinegra, el deseo que las invadía comenzó a crecer quemándoles la piel es por eso que Lena no aguanto más y comenzó a desabrochar los botones de aquella camisa, Yulia siguió frotándose contra la entrepierna de la pelirroja haciéndola gemir, pero justo cuando Lena le quito la camisa a Yulia sin entender cómo ni en qué lo estaba haciendo en ese la puerta de la habitación se abrió de golpe.

Larissa: chicas se me quedo mi…lo siento – dijo cerrando la puerta al ver como estaban las chicas quienes se separaron de golpe al escuchar a Larissa entrar y salir.
Lena: lo siento – dijo y corrió al baño y se encerró pero pudo ver perfectamente la erección de la morena.
Yulia: diablos!!!! – grito y luego maldijo a su madre es susurro miró a su entrepierna – lo siento estuvimos a punto pero gracias a mi madre no se pudo, lo siento tanto!!! – dijo suspirando al ver el gran tamaño que tenía su erección.
Larissa: que inoportuna fui – dijo recostada en la pared.
Yulia: no tienes idea – dijo al salir y entrar a una habitación que supuso era el baño de visitas.
Larissa: lo siento – dijo por debajito.

Narrador: la pelirroja estaba sentada contra la puerta del baño, respiraba agitadamente realmente estaba excitada eso lo sabía y más al sentir la humedad que salía de entre sus piernas, era primera vez que le pasaba algo así y se asustó esa no era ella no lo era, se sentía como una cualquiera y muy avergonzada realmente estuvo a punto de entregarse a Yulia, estaba confundida siempre odio ese tipo de acercamientos primero por las veces que Boris había intentado forzarla, luego las veces que vio sin querer a su hermanastra entregarse a Alexei en las caballerizas o cerca de los establos, su idea sobre el sexo siempre fue sucia y no quería jamás corromper su cuerpo con ello se hubiera metido a un convento de haber podido, pero se había dejado llevar por las caricias, los besos y aquel rose con Yulia su sangre la volvió a sentir hervir, corrió hasta la regadera y la abrió dejando caer el agua sobre su cuerpo que aun llevaba su ropa, el agua estaba helada y era lo que necesitaba para enfriar su cuerpo no podía permitirse otra vez algo así, “esto que siento es sucio este deseo por ella no es normal” se dijo para comenzar a llorar, por su parte Yulia no lo había resistido más había bajado sus pantalones junto a su bóxer y comenzaba a tocarse, se sintió el miembro muy caliente y duro de solo pensar cómo se había frotado con ella, los pequeños gemidos que dio al sentirla la excitaron más y comenzó a sobarse con mayor fuerza, pensaba en Lena recordó la noche de bodas cuando la desnudo para cambiarla omitió de su mente los hematomas, la mordida y la sangre en su cuerpo que le ocasiono el ataques de ese hombre, solo se concentró en su desnudez y se masturbo con más fuerza y rapidez pensando en el cuerpo de Lena, sin darse cuenta estaba llegando lanzo un pequeño gritico y sintió su cuerpo liberarse, su mano se llenó de semen al igual que una parte del piso la morena suspiro y sonrió por ello, era primera vez que se masturbaba de esa forma y eso le gusto su corazón latía muy rápido, espero a calmarse antes de limpiarse y limpiar el suelo luego salió y vio a su madre sonrojada al igual que ella.

Larissa: solo regrese por mi bolso lo había dejado en la cocina – dijo mostrándolo – además de decirles que las esperamos mañana para almorzar y cenar – dijo sin verla a los ojos estaba muy avergonzada.
Yulia: gracias por venir y notificarnos – dijo un poco molesta – le diré a Lena.
Larissa: bueno ya me voy – dijo al acercase a las escaleras para irse – y realmente lo siento – dijo muy apenada para comenzar a bajar e irse.
Yulia: no más que yo – dijo suspirando – no más que yo.

Narrador: la morena fue a su habitación y vio a la pelirroja salir con una pijama larga y holgada, le vio el cabello mojado y por dentro se sintió feliz en saber que se bañó para bajarse la excitación, la vio entrar a la cama y arroparse hasta el cuello tuvo ganas de reírse por esa actitud pero no lo hizo.

Lena: ya puedes usar el baño – dijo sin verla a los ojos, la morena la vio sonrojarse al verle la entrepierna.
Yulia: gracias voy a bañarme – dijo tomando de su maleta su toalla y su pijama.

Narrador: pasaron cerca de 15 minutos cuando salió solo con un short corto y una franelita de tirantes, sonrió al ver que la pelirroja le daba la espalda era obvio que no quería hablar de lo que acababa de pasar entre ellas, se notaba que a pesar de la posición la veía dormida pero sabía que fingía, suspiro y se metió entre las sabanas quiso abrazarla pero no lo hizo para no sobresaltarla o asustarla, así que solo apago la lamparita de noche y se acostó de espaldas a ella, por su parte la pelirroja estaba casi que temblando al sentirla meterse en la cama, pensó que la abrazaría y terminaría lo que empezó hace algunos minutos atrás, pero se alivió al ver que no quiso tocarla y comenzó a relajarse pero el sueño no le llegaba, para ambas era muy difícil dormir y solo se quedaron dándose la espalda pero con los ojos abiertos tenían más de 3 horas acostadas sin poder dormirse, en un movimiento Lena sintió como Yulia la abrazaba por la cintura y la pegaba a su cuerpo, no pudo evitar ponerse nerviosa y comenzar a temblar.

Yulia: shhh no tengas miedo – le dijo en susurro – no haré nada que no quieras, solo déjame abrazarte y dormir así – le dijo dándole un beso en cuello – me acostumbre a dormir así.
Lena: pero solo hemos dormido juntas 2 veces – dijo en susurro.
Yulia: lo sé – dijo sonriendo – es que siempre me acostumbro rápido a lo bueno – al decir eso ambas chicas rieron.
Lena: lo siento – dijo de repente – no sé qué paso hace rato.
Yulia: mi madre nos interrumpió – dijo con recelo – pero sé que no era el momento, así que no te preocupes.
Lena: gracias por ser paciente – dijo cerrando los ojos.
Yulia: en estos 2 días me he dado cuenta que tú lo vales – le beso el cuello otra vez – así que esperare el tiempo que necesites.

Narrador: la pelirroja sonrió y trato de dormir al igual que la morena que se sentía feliz durmiendo así, abrazada a la cintura de la pelirroja y teniéndola muy cerca de su cuerpo se sentía en paz, una parte de ella sabía que ese era su lugar.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:26 am

Capítulo V: El matrimonio es difícil o lo es más la cría de caballos??


Narrador: la mañana llego y la primera en despertar fue Yulia quien sonrió al sentir a Lena entre sus brazos, a pesar de solo haber dormido con ella 3 veces se sentía feliz pero pensó que era solo por despertar al lado de una mujer, recordó nuevamente lo que pasó la noche anterior antes de que la inoportuna de su mamá llegara, estaba segura que Lena se iba a entregar a ella que si no fuera por esa interrupción la hubiera hecho suya, “que cerca estuve de tenerte” se decía en su mente viéndola dormir, el recuerdo de aquellos toqueteos por el cuerpo blanquecino de su esposa comenzaron a excitarla, la pelirroja despertó al sentir algo duro en su trasero no quiso voltear ya que escucho un pequeño gemido de la morena, al escucharla solo pudo recordar lo que estuvo a punto de hacer la noche anterior, no pudo evitar humedecerse su cuerpo reaccionaba por su solo y más con aquello durito en su trasero, la morena al darse cuenta se separó de ella al darse cuenta lo excitada que estaba, sin pensarlo 2 veces se levantó y se metió al baño no era la primera vez que le pasaba al despertar, el excitarse pero sintió unos deseos locos de poner a Lena boca arriba y penetrarla de golpe, ante ese pensamiento se lavó la cara con agua fría pero decidió mejor masturbarse, era la mejor manera de librar presión y no sentir molestias más adelante, por su parte Lena cuando sintió a la morena levantarse sintió varias emociones diferentes, la primera fue alivio después fue un poco de vergüenza luego un poco de molestia, pero la emoción que la invadió al final fue deseo y tristeza al sentir aquel espacio vacío en su cama.

Lena: Dios que me pasa? – se dijo al limpiarse una lágrimas que salieron de sus ojos verde-grises – por qué me molesta que se fuera al baño – en ese momento escucho un jadeo y se sonrojo – se está masturbando – se dijo en voz baja, por impulso apretó sus piernas sintiendo un poco de placer con esa acción, sabía lo que significaba estaba excitada.

Narrador: la pelirroja bajo su mano lentamente quiso llevarla a su entrepierna pero en eso la puerta del baño se abrió, así que cerró los ojos y se trató de hacer la dormida la morena saco algo de ropa de su maleta y se volvió a meter al baño, Lena se levantó a toda prisa y se fue a la cocina.

Lena: hola María – dijo sonriendo al ver a la mujer que se ocupaba de las labores del hogar, Inessa la contrato hace algunos años cuando su salud se vio comprometida, luego la mujer no abandono la propiedad y desde ese tiempo vive con ella.
María: cómo amaneció la Sra.? – dijo sonriendo.
Lena: bien se está bañando – dijo sonriendo.
María: me refería a usted – dijo riendo.
Lena: lo siento – dijo sonrojándose – es que aún no me acostumbro – dijo bajando la mirada.
María: solo llevan 3 días de casada – dijo sonriendo – se acostumbrara rápido.
Lena: eso espero – dijo sin verla a la cara.
María: niña Lena – dijo levantándole la cara – qué paso? Le hizo daño? – pregunto preocupada por la actitud de la pelirroja.
Lena: no es solo que no es fácil – dijo suspirando.
María: el matrimonio no es fácil mi niña – dijo sonriendo – pero lo más importante para que un matrimonio funcione es que usted y su esposa tengan una buena comunicación – dijo sonriendo.
Lena: comunicación? – Pregunto extrañada – mi mamá y Boris casi no hablan no creo que…
María: su madre solo tiene miedo de estar sola mi niña – dijo sonriéndole – ya que el gran amor de su vida fue su padre – dijo muy segura – no dudo que su madre quiera al Sr. Boris pero la verdad no lo ama.
Lena: cómo lo sabes? – pregunto desconcertada.
María: llevan algunos años juntos – dijo sonriendo – la verdad solo es costumbre lo que se tienen siguen juntos solo por no estar solos.
Lena: pero Boris…
María: el sí ama a su madre – dijo segura – pero su madre no lo ama ella solo a amado un hombre y ese amor es para siempre, tal vez el miedo de quedarse sola la retiene aun con el pero no es amor – dijo viéndola a los ojos.
Lena: no lo sabía – dijo bajando la mirada.
María: todos lo saben – dijo un poco seria – siguen solo por estar y evitar así la soledad, eso no es y nunca fue amor por lo menos de su madre, ella solo se casó para que alguien la ayudara con este lugar – dijo suspirando – pero eso hombre solo ha destrozado este lugar.
Lena: lo sé es por eso que yo levantare este lugar y será la hacienda prospera que mi padre siempre quiso.
María: solo espero que tu esposa ayude de igual manera y no como ese hombre – dijo con algo de rencor en sus palabras.
Lena: ya no estará con nosotros María – dijo abrazándola.
María: me alegro mucho niña – dijo sonriendo, María al igual que Igor habían logrado evitar que Boris abusara de Elena, en muchas ocasiones estuvieron tentados de decirle a Inessa lo que ocurría pero no lo hacían debido a su problema de presión, eso le ocasionaría un gran disgusto y posiblemente podría matarla, era algo de lo que nadie quería que ocurriera por eso no decían nada, pero estaban muy pendiente de no dejarla sola en ningún momento para evitar que eso pasara.
Lena: bueno iré a arreglar las cosas para comenzar a revisar a los caballos – la pelirroja estaba por salir cuando Maria la tomo del brazo – qué ocurre? – pregunto al verse detenida por la mujer de casi 50 años.
María: niña recuerda que le dije que lo más importante en el matrimonio es la comunicación – la pelirroja asintió levantando una ceja – pero hay muchas cosas más – dijo sonriendo, Lena estaba desconcertada – otras de las cosas es atender a su esposa – dijo sonriendo.
Lena: atenderla? – pregunto sin entender.
María: si debe hacer ciertas cosas por ella – dijo sonriendo – una de esas cosas es la comida.
Lena: mi madre nunca le preparo nada a Boris – dijo confundida.
María: pero si a su padre – dijo sonriendo – todas las mañanas se levantaba antes de que saliera el sol para hacerle el desayuno, luego mientras el salía a trabajar junto a los caballos arreglaba las cosas en la casa y luego le preparaba el almuerzo y se lo llevaba, comían juntos en las caballerizas lo ayudaba un poco luego que comían y volvía a prepararle la cena…
Lena: pero yo no puedo hacer eso – dijo quejándose – Yulia no sabe nada de crianza de caballos – dijo cruzándose de brazos – debería ser ella quien me atendiera de esa manera.
Yulia: si quieres eso haré – dijo sarcásticamente al llegar a la cocina.
Lena: Yulia!!! – Dijo sorprendida al verla allí, la morena vestía un jean un poco holgado, una camisa a cuadros rojas con azul, unas botas negras y su sombrero negro en las manos – yo no quise decir…
Yulia: sé que no conozco lo que se debe de los caballos pero en mi vida he cocinado y no comenzare ahora – dijo cruzándose de brazos – eres mi esposa y ese es tu deber – dijo con voz firme.
Lena: yo no seré tu…
María: niñas basta – dijo sonriendo, la pelirroja se calló y se cruzó de brazos – solo deben ponerse de acuerdo – dijo divertida al ver la expresión de ambas parecían que estaban a punto de hacer un berrinche – parecen niñas pequeñas en vez de 2 mujeres casada.
Yulia: pero como ella pretende que me quede aquí haciendo de ama de casa – dijo lanzando un bufido – que pretendes que me embarace y tenga a los niños? – pregunto fastidiada.
Lena: si pudieras créeme que eso harías – dijo molesta, peor al ver la expresión de regaño de su nana se calló.
María: saben si quieren que este matrimonio les dure más de 6 meses deben tratar de ceder la una con la otra – dijo muy seria – así que comenzaran ahora mismo, vamos a la cocina ambas me ayudaran con el desayuno – dijo tomándolas a ambas por los brazos.

Narrador: las chicas trataron de protestar pero no la nana María igual las arrastro a la cocina, la verdad ninguna de las 2 había cocinado antes en su vida y no querían que la otra se diera cuenta, Yulia siempre tuvo quien hiciera las cosas por ella y Lena se la pasaba trabajando con los caballos por lo que nunca entraba a la cocina sino era a comer, María les dijo que debían hacer el desayuno que consistía en: 2 omelet, pan a la francesa, tocino, jugo de naranja y café y fue un desastre, Yulia casi se quema al preparar el omelet Lena quemo unos cuantos panes y chamuscó el tocino, mientras Yulia casi se corta un dedo al cortar las naranjas, María solo negaba con la cabeza al ver el desastre que ocasionaron y lo desordenada que quedo su cocina con ese intento de desayuno, unos panes quemados, el tocino chamuscado, los 2 omelet parecían baba de caracol (Autor: no pregunten como Yulia consiguió hacerlo pero así quedo, ni yo como escritora puedo creer que hiciera tal desastre e.e), el jugo de naranja no quedo tan mal pero el café parecía que dejaron a Colombia sin su reservas de café por lo fuerte que estaba, María boto todo incluyendo el jugo donde noto algo de omelet en el “esto es incomible” así que luego de pedirles que limpiaran el desastre en el que dejaron la cocina, ellas lavaron todos los utensilios empleados en su desastre culinario, botar los desperdicios de las cascaras de huevos, naranja lavar la cafetera, María les fue explicando paso por paso como hacer cada cosa, así que luego de que el desayuno estuvo listo se sentaron a comer Yulia seguía pensativa en todo lo que hizo, quería recordarlo bien ya que estaba segura que le tocaría a ella preparar el desayuno, fue un presentimiento al escuchar a María decirle que ese omelet le quedo muy bien, por si parte Lena estaba sorprendida de lo difícil que era cocinar solo esperaba que su nana no le dijera que cocinaría a diario.

María: bueno niñas vieron que si pueden – dijo sonriendo al sentarse con ellas a desayunar.
Lena: si es cierto – dijo al comer su tostada.
Yulia: ahora sé cómo hacer un omelet – dijo riendo.
María: bueno niña Yulia creo que te encargaras del desayuno – la morena suspiro ya que era lo que pensaba – y mi niña Lena harás la cena.
Lena: pero nana siempre llego cansada de mis labores diarias – dijo quejándose como una niña.
María: y agradece que no te digo que hagas el almuerzo – dijo riendo, eso hizo reír a Yulia ganándose una mirada asesina de Lena – es el deber de una buena esposa el saber cocinar – dijo muy seria – y es algo que ambas deberán aprender hacer, al igual que lavar la ropa de la otra ya que dudo que quieran que les vea su ropa interior – Yulia se sonrojo ya que tenía razón no le gustaba que nadie le manipulara sus bóxer.
Yulia: ok lo haré – dijo un poco sonrojada.
María: deberías aprender de la niña Yulia – dijo sonriéndole a Lena, la pelirroja solo vio de reojo a la pelinegra que sonreía ampliamente.

Narrador: al terminar de desayunar notaron que ya eran las 9:00 am eso era tardísimo, así que Lena tomo a Yulia de la mano y la arrastro a las caballerizas para comenzar con su labor de criar caballos, Lena sonrió al ver a sus trabajadores eran solo 5 que ya habían comenzado con la rutina, ella se acercó a ellos quienes la vieron y dejaron de hacer lo que hacían pero veían con curiosidad a la morena.

Lena: buenos días chicos – dijo sonriendo.
Todos: buenos días Lena – dijeron al mismo tiempo.
Lena: gracias por comenzar temprano pero nos entretuvimos un poco…
Chico: ya me imagino cómo – dijo susurrando esto lo escucho Igor y le dio un codazo.
Lena: no Iván no fue por eso – dijo seria – la nana nos entretuvo – dijo en tono muy seco, el chico se sonrojo y bajo la cabeza – ya que están todos les presento formalmente a mi esposa Yulia Volkova – dijo tomándola de la cintura, eso le pareció cómico a la morena pero no dijo nada.
Yulia: hola – dijo levantándoles la mano en modo de saludo.
Lena: Yulia comenzara a trabajar con nosotros así que ténganle paciencia – dijo muy seria – bueno sigan con lo que hacían mientras le explico a Yulia el manejo.

Narrador: los chicos volvieron a sus actividades mientras la morena veía lo que hacían, 3 bajaban de una camioneta vieja y maltratada el heno para los caballos, otro entraba a un establo y a quien reconoció como Igor ensillaba un caballo, la pelirroja la llevo al establo y Yulia pudo ver que tenían 5 caballos en sus respectivos puestos, Lena comenzó a explicarle que esas 5 yeguas estaban embarazadas y debían cuidarlas bien, le indico cuál era su dieta y los cuidados que tenían con ellas durante su embarazo, le dijo que ese establo a pesar de parecer uno común tenía un generador que solo encendían cuando hacía mucho frío, con eso se prendía la calefacción para mantener a los caballos calientes en las noches, al salir por otra de las puertas vio una cerca y allí vio pastando a 7 caballos más y 5 potrillos de solo 7 meses, la pelirroja le dijo que esa pequeña plantación los ayudaba a mantener los caballos en forma, no eran muchas hectáreas pero era lo suficientemente grande para tener como máximo 30 caballos, la morena pudo ver como un chico de nombre Ruslan domaba un caballo pero el chico cayó y rodo en el piso para no que el caballo no lo pisara.

Yulia: es muy bravío ese caballo – dijo viendo aquel caballo blanco.
Lena: ni tanto – dijo al ver como entre Igor y Ruslan volvían a enlazarlo para volver a intentar domarlo.
Yulia: como que ni tanto? – pregunto sorprendida.
Lena: es que soltó las riendas antes de que el caballo se elevara y por eso se cayó – dijo al ver al caballo enlazado de nuevo.
Ruslan: es que me lastime la mano hace rato con una pila de heno – se excusó el chico – por eso no pude agarrarme bien de las riendas.
Igor: debiste decirme así le hubiera dicho a Román o Sasha para que me ayudaran – dijo serio – ellos fueron al pueblo a comprar las vitaminas…

Narrador: Igor al decir aquello sintió como alguien se montaba en el caballo era Lena, la pelinegra no vio en que momento su esposa se había alejado y corrido para subirse en ese hermoso corcel, solo la vio allí se preocupó al ver como los hombres soltaron las sogas que tenían al caballo detenido, este comenzó a correr velozmente y levantando las patas traseras lanzando patadas al aire, la pelirroja estaba bien sujeta a las riendas y soporto aquellas sacudidas perfectamente, la morena contuvo la respiración al ver como el corcel blanco se paraba en sus 2 patas traseras, pensó que allí la tiraría al piso “LENA” grito asustada al ver aquel movimiento, pero la pelirroja seguía sostenida con fuerza de aquellas riendas la lucha de dominio se extendió por casi 20 minutos, los cuales fueron eternos para la morena que al ver a su esposa descender de aquel bello animal corrió hasta ella, la pelirroja sonreía y acariciaba el lomo del caballo en señal de respeto por la ardua batalla, ambos respiraban agitados por lo extenuante de aquella lucha de dominio en el cual venció la pelirroja.

Igor: muy bien hecho Lena!!!! – dijo sonriendo y aplaudiendo, esto fue repetido por Ruslan emocionado.
Ruslan: ni si quiera con mi mano buena hubiera logrado resistir en ese caballo tanto tiempo!!!! – dijo riendo y saltando.
Lena: necesitas practicar más – dijo riendo pero con la voz algo agitada, en eso sintió unos brazos que la rodearon por la cintura – pero qué demonios!!! – dijo por aquel abrazo.
Yulia: estás loca – le dijo en susurro en su oído – pensé que caerías cuando el caballo se levantó en sus 2 patas – la pelirroja se sorprendió por aquel arrebato de la pelinegra.
Lena: estoy bien – dijo en susurro igual.
Yulia: eres increíble – dijo al separarla de su cuerpo y la beso sin previo aviso.

Narrador: la pelirroja se sorprendió pero acepto aquel beso, sabía que no podía negarse debido a Igor y Ruslan que sonreían con esa demostración de afecto por parte de ambas, la morena se apretó mucho al cuerpo de su esposa y profundizo aquel beso, el cual la pelirroja respondió con la misma intensidad al separarse las chicas se sonrieron sonrojadas.

Igor: vamos a llevar al chico nuevo al establo – dijo sonriendo.
Ruslan: si les daremos privacidad – dijo sonriendo de manera picara, mientras tomaba las riendas del caballo y lo llevaba rumbo al establo.
Yulia: lo siento – dijo en voz baja y algo agitada la morena.
Lena: está bien – dijo igual de agitada – creo que es momento de revisar a las yeguas embarazadas.
Yulia: ok vamos – dijo separándose lentamente de ella.

Narrador: ambas caminaron hasta el establo para revisar a las yeguas, la pelirroja le indico que hacer y como revisar a las yeguas, le dijo que dentro de 3 meses deberían comenzar a entrenar al caballo que correría en la carrera anual de la cosecha del pueblo, además de que en ese tiempo elegirían al yoqui que correría.

Lena: la hacienda que gane podrá vender a buen precio al caballo ganador, además que nos ayudara a vender por lo menos 10 caballos incluyendo a los potrillos – dijo sonriendo al revisar el estado de una yegua color café.
Yulia: me parece bien – dijo sonriendo – la verdad tengo años de no ir al festival – dijo un poco seria.
Lena: yo solo he ido a las carreras el año pasado quedamos en segundo lugar – dijo saliendo y cerrando la puerta para irse a revisar a otra yegua – si no fuera porque Román que se distrajo hubiéramos ganado.
Yulia: ya veo – dijo entrando junto a la pelirroja para revisar la siguiente yegua.
Lena: este año espero que Ruslan compita es el más dedicado – dijo revisando a la yegua – lástima que no trabajaba para mí para ese tiempo, solo tiene 17 años y su padre lo trajo para ayudarnos cuando no pudo seguir trabajando aquí.
Yulia: su padre le era muy leal a tu padre no? – dijo viendo a la pelirroja a los ojos.
Lena: si al igual que Igor y Sasha – dijo al ver la dentadura de la yegua – hay que cambiar su dieta – dijo suspirando – y llamar al veterinario creo que está perdiendo calcio.
Yulia: eso lo sabes solo con verle los dientes? – dijo sorprendida.
Lena: luego de revisarlos por años es fácil saberlo – dijo sonriendo.

Narrador: cerca de la 1:00 pm la nana se apareció junto a una niña como de 9 años con 2 cesta de comidas, todos se sentaron en una mesa grande que había en el establo y se dispusieron a comer strogonoff y sopa de remolacha ya que hacia algo de frio, el establo tenía una agradable temperatura por lo que comieron tranquilamente, Lena se había comunicado con Román y Sasha y les dijo que trajeran al veterinario para revisar a la yegua, esto llegaron y se pusieron a comer mientras Lena junto con Yulia y el veterinario, este confirmo lo que la pelirroja había dicho la yegua estaba perdiendo el calcio, les dio la receta del medicamento que debían darle y un suplemento alimenticio en su comida para ayudar a que se desarrolle el potrillo, luego de que Lena le pagara al veterinario este ayudo a chequear a las otras 4 yeguas y todo estaba bien, siguieron con el trabajo del día los hombres mientras Lena terminaba de enseñarle el resto del terreno a Yulia.

Yulia: este lugar es hermoso – dijo sonriendo al ver un lago.
Lena: si de aquí obtenemos el agua para la hacienda – dijo sonriendo – era el lugar favorito de papá.
Yulia: no has pensado sembrar algo aquí? – dijo al revisar la tierra – es fértil aquí crecería cualquier cosa que se plantara.
Lena: una vez lo pensé – dijo sentándose al lado de un árbol que tenía las raíces sobresalidas del suelo – pero con todo el trabajo que hay en la hacienda no tendría tiempo de dedicarme a sembrar, además no hay mucho terrero ya que a 100 metros esta la cerca que divide la hacienda Volkov de esta – dijo recostándose en el árbol.
Yulia: podría hablar con papá – dijo sentándose al lado de la pelirroja – esa parte del terreno no se utiliza podría darnos 2 hectáreas y sería suficiente.
Lena: no me parece buena idea – dijo con recelo – ya he abusado mucho de la amabilidad de tu padre, primero con la deuda de Boris y luego con algunos proveedores.
Yulia: soy la heredera de la hacienda Volkov – dijo seria – él no me lo negaría.
Lena: no lo sé Yulia – dijo suspirando – este lugar mi padre lo usaba para pensar, no se me hace justo usarlo como medio de enriquecimiento – dijo seria.
Yulia: cómo quieras – dijo seria.

Narrador: pasaron cerca de 1 hora allí sin hablar y solo admirando el paisaje cada una enfrascada en sus pensamientos, Lena sabía que Yulia solo quería ayudarla a que la hacienda prosperara, pero sus intenciones eran solo para llevarla a la cama y embarazarla ese era el trato, es por eso que una gran parte deseaba que la hacienda no prosperara por lo menos hasta dentro de 2 años, otra gran parte se sentía culpable por pensar así ya que ese lugar era el legado que le dejo su padre, pero otra aunque una mínima parte de su ser deseaba darle esa familia que la morena quería, no lo admitiría pero lo que pasó la noche anterior le había gustado y eso era lo que le molestaba, si no hubiera sido por la mamá de la morena se hubiera entregado a ella y no sabía que pesaba más en su cabeza, si era la rabia por haberse dejado llevar o la interrupción de Larissa?, por su parte la morena solo pensaba en qué hacer para levantar ese lugar, el solo hecho de recordar como estuvo a punto de poseer a su esposa la noche anterior la excitaba mucho, necesitaba tenerla, quería sentirla, acariciarla, recorrer todo su cuerpo no solo con su boca sino con su lengua, una corriente de excitación la comenzó a recorrer en ese instante y las ganas de tumbar a Lena en la hierba, para hacerle el amor la asaltaron de repente por un segundo estuvo a punto de brincarle encima pero no lo hizo, sintió como su miembro se iba levantando y se obligó a calmarse, recordó su trato con Lena y solo la haría suya cuando levantaran la hacienda o en 2 años, pero se sentía tan frustrada en ese momento se suponía que al casarse tendría relaciones con su mujer, de reojo vio a la pelirroja y bajo su vista a sus senos a pesar de esa camisa algo holgada podía verlos, se excito de nuevo y eso la hizo molestar mucho consigo misma, cuándo fue la última vez que se sintió así? Solo pensando en sexo? Eso le ocurrió durante todos sus 15 años, tanto era su desesperación que fue a un burdel en el centro y para su mala suerte su madre compraba con unas amigas cuando la vio entrar, eso la indigno tanto que Larissa entro y la saco por una oreja regañándola por hacer eso, nunca volvió a un lugar así y no por falta de ganas sino por las palabras de su madre: “ellas solo quieren dinero y nada más, el sexo no lo es todo en la vida para tomárselo tan a la ligera, además que pasara cuando encuentres a la mujer de tu vida que pasara esa noche especial? Ya no lo será ya que no esperaste por ella, por dedicarte a tener acostones vacíos y sin sentido” eso le había hecho pensar que su madre tenía razón, pero ahora estaba casada con alguien a quien solo deseaba en su cama pero que no amaba y por supuesto que tampoco la amaba a ella, luego de un momento analizo que su madre era la causante de sentirse frustrada sexualmente hablando, solo suspiro y siguió viendo el paisaje ambas sin decir nada se levantaron para irse, pero se golpearon y perdieron el equilibrio cayendo Yulia sobre Lena ambas solo se miraron a los ojos.

Lena: creo que es hora de irnos – dijo nerviosa por esa cercanía pero sin dejarla a los ojos.
Yulia: si creo que es algo tarde – dijo sin siquiera moverse.
Lena: si es tarde – dijo ruborizada.
Yulia: si es tarde – repitió y por la ley de la atracción sus bocas fueron acercándose hasta que se unieron en un beso lento.

Narrador: pasaron 5 minutos besándose de esa manera lenta y sin prisas, solo dedicándose a tocar sus labios y en alguna ocasión jugar con sus lenguas, no les faltaba el aire ya que el beso era suave no lo intensificaron solo estaban sintiéndose, hasta que así como empezó se separaron la pelirroja estaba muy sonrojada al igual que la morena, pero el desconcierto fue grande al ver que estaban muy cerca de la orilla del lago, pero lo que más le extraño era que Lena estaba sobre Yulia, en qué momento habían cambiado de posiciones? En qué momento habían llegado hasta la orilla del rio? Eran como 3 metros de donde cayeron y donde estaban, solo se vieron a los ojos y luego de darse un pequeño piquito sin saber por qué solo se levantaron, no dijeron nada y montaron sus caballos y se dirigieron a la hacienda en silencio eso sin duda había sido extraño, al llegar Ruslan y Román las vieron y rieron por debajito eso desconcertó a Lena pero no les dijo nada, Yulia llevo a ambos caballos a las caballerizas y les comenzó a quitarle la silla a Argos cuando escucho con claridad a los 2 chicos.

Román: ahora sí que Lena estará de muy buen humor – dijo riendo.
Ruslan: por qué lo dices? – dijo sonriendo.
Román: por qué más ya tiene quien le dé en la cama su buena dote de carne – dijo riendo.
Ruslan: te pasaste – dijo riendo.
Román: y es mentira – dijo sin dejar de reír – o qué crees que hicieron por allí, las viste como estaban ambas con algo de barro en el pelo y sus ropas, es obvio que estuvieron haciéndolo en algún lugar al aire libre.
Ruslan: no me parece que hables así de Lena – dijo un poco molesto.
Román: yo no tengo la culpa que se lanzaran las 2 un polvo por allí – lo dijo de manera chistosa lo que le causo gracia al chico.
Ruslan: tienes razón – dijo riendo por el tono que empleo su amigo y la mueca graciosa que hizo después.
Román: pero eso de revolcarse en la hierba es digno de una…

Narrador: no término de hablar cuando cayó al suelo con un intenso dolor en la quijada, al mirar a su atacante se sorprendió al ver a una morena con los puños apretados y una mirada asesina, la pelinegra se había contenido unos minutos pero exploto al imaginar el término que usaría, el chico se contuvo ya que sabía que su gran boca era responsable de ese golpe.

Yulia: vuelve a hablar así de mi mujer y te partiré todos los huesos – dijo en un tono tan atemorizante que el chico sintió escalofríos.
Román: lo siento no volverá a ocurrir – dijo casi balbuceando y algo nervioso.
Yulia: más te vale – dijo dándose la vuelta para terminar de quitarle a Argos el resto del equipo de montar, al terminar salió muy enojada los chicos se miraron.
Ruslan: da mucho miedo esa Yulia Volkova – dijo nervioso.
Román: además que golpea fuerte – dijo sobándose la quijada.

Narrador: ya en la casa la pelirroja se quitaba la ropa para bañarse por la dura faena que tuvieron, pero al ver su ropa y mirarse al espejo y ver su cabello se sonrojo y mucho al verlos llenos de lodo y algunas hierbas, en ese momento entendió las risas de Román y Ruslan al verlas llegar, no debía ser una genio para saber que pensaron que estuvieron teniendo sexo al aire libre, al pensar en eso una corriente cálida le calentó el vientre al imaginarse tumbada en la hierba, con Yulia sobre ella besándole cada rincón de su cuerpo para luego sentirla dentro sintió humedecerse en sus bragas, se las quito y se metió rápidamente debajo de la ducha sintiendo el agua fría recorrerle la piel, calmándole esa sensación de ardor en su piel y entrepierna “no puede ser” se dijo al saber que estaba excitada de nuevo, paso un rato bajo la regadera luego salió y se vistió, vio a la morena sentada en una silla viendo por el ventanal de su habitación.

Lena: el baño es todo tuyo – dijo para sacar de sus pensamientos a la morena, que casi salto en la silla al escuchar a la pelirroja.
Yulia: gracias – dijo levantándose y tomando la ropa que dejo sobre la cama, de reojo vio a la pelirroja que llevaba unos pants cortos y una franela blanca, eso la hizo excitarse ya que la ropa a pesar de no ser ceñida se le veía espectacular.
Lena: ayudare a María con la cena – al decir eso salió rápido de la habitación debido a que sintió la mirada cargada de deseo de la morena sobre ella.
Yulia: bien – dijo suspirando al verse sola en aquella habitación, entro al baño y al dejar la ropa sobre el lavado se quitó la ropa quedándose solo en bóxer, al recoger los jean del suelo se sorprendió al ver la braga de la pelirroja en el suelo – pero qué – dijo levantándola sonrió al ver los dibujitos de corazoncitos – es muy niña aún – dijo a la nada, pero por un impulso las olio eso hizo que su miembro se fuera levantando – que rico olor - dijo sonriendo.

Narrador: la morena se quitó su bóxer y metió la ropa en el cesto de ropa sucia, luego de meterse bajo la regadera comenzó a tocarse para unos minutos después soltar un gritico al sentir como su semen salía de su cuerpo, eso la hizo suspirar y termino de bañarse se vistió y salió de la habitación para ir a cenar, sonrió al ver a Lena colocando la mesa le gustó mucho esa visión el de su esposa arreglándolo todo para cenar, la pelirroja le sonrió pero levanto una de sus cejas ese gesto le pareció muy lindo a Yulia, “no piensas ayudarme” le dijo con ironía la morena solo asintió y ayudo a poner el resto de las cosas, cenaron en calma y luego fueron a dormir la pelinegra abrazo a la pelirroja por la espalda y quedaron dormidas, pasaron unos días y Lena veía como Ruslan y Román no la miraban a los ojos, eso le daba gracia ya que sabía que por lo hablador que eran Román la molestaría con lo de Yulia pero no fue así, por su parte la morena a pesar de entender lo que debía hacer con los caballos no lo hacía muy bien y siempre era regañada por Igor o por Lena, eso la molestaba mucho ya que ella solo sabía de tierra y cosechas, además que esos acercamientos entre ellas fue disminuyendo debido a Lena quien parecía no quererlos, eso la tenía algo frustrada ya que quería tocarla y sentirla como aquellas 2 veces, la interrumpida por su madre y la que tuvieron en el lugar especial de la pelirroja, Larissa estaba feliz por su hija pero su esposo y abuelo sabían que la morena estaba frustrada sexualmente hablando, las chicas ya tenían 2 semanas de casadas y esa mañana la pelinegra preparo el desayuno, era una suerte que la pelinegra si aprendiera a cocinar porque si era por Lena era un total desastre en la cocina, ni con la ayuda de María lograba hacer una cena decente lo cual era una tortura para el estómago de la morena, quien se comía aquellas cenas o insípidas, saladas o quemadas, María le había dicho son gajes del matrimonio el comer esas comidas, la morena suspiraba y se las comía con todo el dolor de su estómago, luego del desayuno fueron a trabajar y Lena vio a los chicos (Román y Ruslan) y los saludo.

Lena: buenos días chicos – dijo sonriendo, mientras la morena entraba a las caballerizas.
Los chicos: buenos días Lena – dijo al mismo tiempo sin mirarla.
Lena: les pasa algo? – pregunto frunciendo el ceño, ambos negaron con la cabeza – díganme que pasa? – dijo muy seria.
Román: lo que pasa es que… - el chico le conto el incidente con Yulia (Autor: este chico siempre se mete en líos por no mantener la boca cerrada e.e) – y eso paso lo siento mucho Lena – dijo muy apenado.
Lena: tranquilo no hay problema – dijo sonrojada al escuchar como Yulia la defendió – pero te agradecería Román que pienses antes de hablar – dijo suspirando – un día te meterás en problemas por hablar de más.
Ruslan: y ya lo hizo porque ese derechazo que le dio Yulia fue muy fuerte – dijo burlándose del chico.
Lena: ella fue la que te rompió la boca? – pregunto asombrada.
Ruslan: si esa chica tiene la mano dura – dijo tocándose la quijada.
Lena: entiendo – dijo disimulando su alegría al saber que la morena la había defendido.

Narrador: luego entro a las caballerizas y sonrió al ver a Yulia sacando las vitaminas de los caballos de un estante, tomo el cuadernito de apuntes de las dosis y comenzó a prepararlas bajo la mirada atenta de Igor, al terminar fue a verificar la cantidad de agua y comida de los caballos.

Igor: al fin estas entendiendo Volkova – dijo sonriendo al supervisar el trabajo de la morena.
Yulia: gracias – dijo al terminar de verificar las caballerizas.
Sasha: ese Igor un dolor de trasero – dijo tomándose su café.
Lena: cómo dices? – pregunto extrañada.
Sasha: es que solo vive detrás de Yulia para decirle que todo lo hace mal – dijo sonriendo – se ve que le ha tomado algo de cariño.
Lena: eso parece – dijo viendo a la morena ayudada por Igor a darle sus vitaminas a las yeguas embarazadas.
Sasha: si ya la trata como a una más de los chicos – al decir esto sonrió al ver como la pelirroja sonreía – es una gran chica – dijo colocándole la mano en el hombro – tu padre estaría feliz de saber que esa chica es tu esposa.
Lena: eso crees? – pregunto al verlo a los ojos.
Sasha: absolutamente – dijo sonriendo – esa chica es la ideal para ti Lena.

Narrador: ellos ya no hablaron más y se pusieron hacer sus actividades diarias, Lena estuvo viendo casi todo el día a la morena trabajar, la verdad es que ya casi no cometía errores con respecto a su faena diaria, eso solo le daba a entender que quería hacer las cosas bien y eso le gustaba y mucho, la morena le sonrió al darse cuenta que la miraba esta le devolvió una tímida sonrisa, la pelirroja estaba aprendiendo a llevar ese matrimonio no solo por los concejos de María sino también de su madre, Lena visitaba a su madre varias veces justo a las 2:00 pm esa era la hora de mayor concurrencia en el mercado, así no se encontraba a Boris pero claro la morena la acompañaba la dejaba con su madre y salía a comprar algunas cosas, les había dicho a los empleados que la llamaran si por casualidad Boris llegaba de improviso, a pesar de todo no quería por nada del mundo dejar a su esposa cerca de ese animal, Inessa trataba de aconsejar a su hija de cómo llevar su matrimonio.

Román: Lena recuerda que en unos días iremos a buscar un nuevo semental a sendero cerca de las montañas – dijo entrando al traes más comida para los caballos.
Lena: si lo sé debemos ir antes que comiencen las lluvias – dijo seria.
Ruslan: llevaras a Yulia? – pregunto dejando una caja con herraduras en la mesa.
Lena: no lo sé – dijo suspirando – no creo que esté lista aún…
Yulia: lista para qué? – pregunto al acercarse.
Lena: es que dentro de 1 semana debemos ir cerca de las montañas para buscar un nuevo semental – dijo viéndola a los ojos – hay 2 yeguas listas para aparearse y esos caballos son los más rápidos de estos alrededores.
Yulia: me parece bien – dijo sonriendo – será interesante verlo.
Lena: no estoy segura de que vayas – dijo de manera rápida, al ver la cara de la morena sabía que había metido la pata.
Román: es que las condiciones no son las mejores – dijo tratando de ayudar a la pelirroja.
Ruslan: es verdad – dijo también para ayudar – debemos montar por lo menos durante 2 días y el camino es muy accidentado, además que el río debe estar crecido y será muy duro llegar hasta allá.
Lena: creo que lo mejor es que te quedes y ayudes a Sasha a terminar la caballeriza que ocupara el caballo y…
Yulia: crees que no puedo ayudarlos – dijo un poco irritada – después que he estado trabajando a la par de ustedes…
Lena: Yulia no se trata de eso – dijo tratando de calmarla y siguiendo los consejos de su madre “si una de las 2 esta alterada es mejor que la otra se calme y hable de manera suave para que la discusión no sea peor de lo que debe”, los chicos al ver la cara de molestia la morena simplemente huyeron por la derecha en silencio – es solo que atrapar uno de esos caballos no es nada fácil…
Yulia: si no es fácil deben tener quien los ayude – dijo seria.
Lena: escucha – dijo tomándola de las manos y viéndola a los ojos – te aseguro que si las lluvias no hicieran crecer más el rio te llevaría para que vieras otra parte de lo que hacemos, es solo que no quiero arriesgarte…
Yulia: has lo que quieras – dijo soltándose y saliendo molesta de allí.
Lena: Yulia – dijo suspirando.

Narrador: la morena tomo a Argos y se fue rumbo al lugar que Lena le mostro alguna vez, ese lugar la hacía sentir en paz y fue a tratar de calmarse ya que se sentía como una inútil, tal cual como se sentía cuando comenzó a ayudar en la hacienda, era cierto que ella no sabía mucho de caballos pero se esforzaba y al Lena decirle que la quería segura allí le dio mucho coraje, si era verdad que tenía ambos sexos pero ella se sentía como el hombre de la relación, pero Lena de alguna manera la castraba con respecto a esa manera de ser, eso la molestaba y mucho al bajarse de Argos camino un poco hasta detrás de unos árboles, adentrándose un poco en el bosque sonrió al ver un pequeño cultivo allí, todas las noches se escabullía hasta allí sin que Lena se diera cuenta y había podido sembrar, unos árboles de manzano que con ayuda de su padre trasplantaron allí claro todo de madrugada, al igual que zanahorias así pensaba que ayudaba a Lena para tener comida para los caballos, pero al ver aquello solo se sentó y observo su pequeño sembradío quería mostrárselo a Lena, pero para qué si la veía como un estorbo o eso pensaba.

Lena: estoy ya preocupada – dijo viendo a María – se ha demorado mucho – dijo al ver que eran las 9:00 pm.
María: lo más seguro es que esta con sus padres niña – dijo al terminar de lavar los platos.
Lena: su mamá llamo hace media hora para invitarnos a comer mañana – dijo levantándose y viendo por la ventana – es obvio que no está con ellos.
María: debes tener paciencia – dijo de manera calmada – ella solo busco calmarse y por eso se fue – dijo sentándose en una silla – es mejor esperar cuando se le baje el coraje volverá.
Lena: no debí decirle que no podía venir con nosotros – dijo arrepentida.
María: le heriste su orgullo – dijo un poco seria – pero es mejor así.
Lena: si – dijo sin perder despegar su vista de la ventana – Yulia – dijo al verla llegar y salió corriendo a su encuentro – dónde estabas? – pregunto molesta al verla bajar del caballo.
Yulia: solo quería estar sola – dijo muy secamente.
Lena: tienes idea de lo preocupada que estaba – dijo muy molesta y más por las palabras tan secas de la morena – tienes una mald**** idea de lo preocupada que estaba.
Yulia: lo siento – se limitó a decir metiendo a Argos a la caballeriza, la pelirroja no dijo nada más y se devolvió a la casa.

Narrador: allí Lena lo entendió llevar un matrimonio es más difícil y complicado que criar caballos, pero la verdad si se había preocupado y hasta le dolió la indiferencia de Yulia así que solo subió a su habitación a esperarla, su madre le había dicho que luego de una discusión la mejor manera de hacer las paces era en la cama, pero aún era pronto para llegar a eso entonces que hacer? Como podía contentarla? No lo sabía pero algo debía ocurrírsele antes que la pelinegra subiera a acostarse, no sabía que hacer la verdad y cuando la vio entrar se sintió algo inútil y sin una respuesta, las chicas solo se vieron y como por impulso la pelirroja se levantó de la cama y corrió hasta la morena, simplemente al tenerla cerca la beso casi desesperada la morena la tomo de la cintura y la pego a la pared, acariciándole las caderas mientras Lena por puro instinto coloco sus piernas alrededor de la cintura de la morena, ambas estaban comenzando a excitarse Yulia no perdió tiempo y comenzó a restregarle su miembro en la entrepierna, ambas gemían por ese contacto tan delicioso por lo que Lena se apretaba al bulto de la morena, el beso se volvió intenso y cada vez más desesperado dejándolas deseosas de más de mucho más…..
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:34 am

Capítulo VI: un acercamiento muy personal, tuve miedo de perderte.

Narrador: las chicas seguían besándose de manera desesperada, Lena por un momento se asustó al sentir las manos de la morena tocándole lo senos, por un instante recordó el ataque violento que sufrió a manos de Boris y comenzó a temblar, unas lágrimas salieron de sus ojos por tales acciones la morena se detuvo abrazándola con fuerza.

Yulia: shhh tranquila – le dijo con la voz muy agitada.
Lena: lo siento – dijo con un hilo de voz y casi sollozando.
Yulia: no tienes por qué disculparte – dijo colocando su frente sobre la de la pelirroja – sé que tienes miedo – le dijo en susurro – pero yo no voy a lastimarte – al decirle eso la llevo a la cama y la recostó – es mejor que duermas.
Lena: Yulia – dijo atrayéndola hasta ella y abrazándola con fuerza – es cierto que tengo miedo pero contigo sé que estoy a salvo – dijo separándose un poco de ella y le tomo la mano – es por eso que quiero seguir – dijo así que le coloco la mano en su seno – no quiero sentir más miedo y menos así ti – al decir eso la beso.

Narrador: la pelirroja sabía que la morena no la lastimaría a pesar de los pocos días que llevaban de casadas, Yulia nunca intento tocarla de manera irrespetuosa todo siempre bajo su consentimiento, los besos que le daba no eran agresivos sino suaves aunque a veces eran desesperados no dejaban de ser delicados, no quería seguir pensando en lo que casi le hacia su padrastro el día de su boda, la morena era diferente a él ella no usaba la fuerza para obtener algo que tanto ante la ley como por los ojos de Dios era suyo, ella acepto entregarse a ella antes de casarse sabía que en algún momento le cumpliría, así que no lo quería posponer más su cuerpo se lo pedía sus hormonas le gritaban “déjate llevar”, es por eso que ya no lo quería evitar realmente la deseaba necesitaba sentirla por completo, se entregaba a ella a partir de eso beso que la pelinegra acepto algo sorprendida pero deseosa.

Yulia: estas…segura? – pregunto por última vez con la poca cordura que le quedaba.
Lena: completamente – dijo viéndola a los ojos.

Narrador: la morena no necesito escuchar nada más se acercó a su boca y la beso con tanta delicadeza como si se tratara de una muñeca de porcelana, ambas estaban ahora sentadas en la cama y las manos de la morena se dirigieron a los botones de aquella camisa, fue desabrochando lentamente cada botón por botón sin despegar sus labios de su boca, Lena al sentir como el fresco de la noche la golpeaba en su pecho semidesnudo se estremeció por el cambio de temperatura.

Yulia: estás bien? – dijo sonriendo al separarse de sus labios al sentirla temblar.
Lena: solo me dio frio – al decir eso ambas sonrieron.
Yulia: eres tan hermosa – dijo al ver sus pechos solo cubiertos por el brassier.
Lena: Yulia!!! – le dijo avergonzada por la manera como le veía los senos, esa mirada no era de lujuria era de admiración sin duda ella la respetaba y eso le gustaba mucho.
Yulia: es la verdad – dijo besándola nuevamente con la misma delicadeza.

Narrador: la pelirroja llevo sus manos a su camisa y comenzó a desabrocharle los botones, una vez terminado la labor le quito la camisa y se separó de su boca, sonrió al ver aquel brassier negro en donde se escondían unos senos pequeños y sonrió aún más al verle ese abdomen plano, “te gusta lo que ves” le pregunto con un tono más ronco “si me gusta mucho” dijo casi en susurro, las chicas volvieron a besarse y ambas camisas cayeron casi al mismo tiempo al suelo, la morena la fue recostándola en la cama se vieron a los ojos las manos de ambas llegaron a los jeans de la otra, no dijeron nada y simplemente desabrocharon ambos botones y bajaron las cremalleras al mismo tiempo, la morena se colocó sobre la pelirroja y con mucho cuidado le empezó a besar el cuello, Lena llevo sus manos a su espalda y la acaricio de manera lenta sintiendo aquel cuerpo, pero sintió algo extraño al pasar sus manos así que levanto levemente su cabeza y vio marcas en aquella piel morena, la pelinegra se estremeció al sentir como las manos de la pelirroja le recorrían aquellas heridas y se separó de ella, ambas se miraron a los ojos mostrándose no solo deseo sino también dolor, uno que ambas reconocían perfectamente la pelinegra se sentó de nuevo y solo la miraba esperando que ella le preguntara, la pelirroja solo se levantó de la cama y se dio la vuelta mostrándole la espalda, Yulia se levantó y le paso sus dedos por aquellas heridas ya cicatrizadas y la abrazo con fuerza.

Yulia: nunca dejare que vuelva a lastimarte – le dijo en susurro al oído.
Lena: ni yo dejare que vuelvan a herirte de ninguna manera – le dijo al voltearse.
Yulia: curare todas tus heridas – dijo acariciándole la mejilla.
Lena: y yo las tuyas - dijo viendo a los ojos.

Narrador: ambas volvieron a besarse y fueron recostándose en la cama, el beso no solo era apasionado sino también dulce, ambas querían demostrarle a la otra que podían confiar en que no se lastimarían, que estarían allí la una para la otra la pelirroja le comenzó a quitar el brassier a la morena, acariciándole la espalda con ternura como queriendo borrar aquellas marcar que la lastimaron alguna vez, Yulia sintió en su pecho una calidez que no supo reconocer que era, el beso iba subiendo de intensidad lentamente sus lenguas hicieron acto de presencia, comenzando a rosarse y moverse al mismo compás que lo dictaba el deseo que crecía en ellas, la morena descendió aquel cuello blanco y le paso la lengua para luego besarlo Lena la apretó más hacia ella, la sangre les comenzaba arder el deseo seguía creciendo con cada rose con cada caricia, justo cuando la morena bajar sus labios por el cuello, por el naciente de aquellos senos salpicados de algunas pecas…

TOCK…TOCK…TOCK…

María: niña Lena niña Yulia – se escuchó la voz preocupada, las chicas se separaron algo agitadas viéndose a los ojos – niñas por favor es urgente – dijo aún más preocupada al no obtener respuesta de las chicas.
Lena: qué pasa María? – escucho la mujer a través de puerta, la pelirroja trato de sonar lo más normal posible pero fue inútil la voz agitada se mantuvo.
María: Igor ha venido parece que una de las yeguas entro en labor de parto – dijo negando con la cabeza al saber que las había interrumpido.
Lena: en seguida voy – dijo viendo a la morena con pesar.
Yulia: creí que faltaba casi 3 semanas para que nacieran los potrillos – dijo con la voz agitada.
Lena: es por eso que debo ir – dijo acariciándole la mejilla.
Yulia: lo entiendo – dijo colocando su frente contra la frente de ella – creo que nunca será el momento correcto – dijo casi en susurros.
Lena: verás que si encontraremos el momento – dijo besándole los labios.

Narrador: ambas chicas se levantaron y se colocaron sus camisas y salieron rumbo a la caballeriza, vieron al pobre animal acostada sobre mucho heno y con algunas mantas alrededor mientras Igor y Sasha se veían preocupados.

Lena: cuánto tiempo lleva así? – dijo al acercarse a ellos.
Igor: cerca de 10 minutos – dijo rascándose la cabeza.
Lena: entiendo – dijo al levantarse y salir de allí, busco en un estante una caja de la cual extrajo un guante largo, la pelinegra abrió enormemente los ojos.
Yulia: que piensas hacer? – dijo al verla regresar con la yegua.
Lena: verificar como viene el potrillo – dijo de manera relajada y tranquila.
Yulia: O.O

Narrador: la morena se quedó fría al ver como la pelirroja metía su mano por aquella cavidad de la yegua, la cual era sostenida fuertemente por Igor y Sasha para que no fuera ni a levantarse o patear a la pelirroja, la pelirroja metió su mano por completo…

Román: esta es la parte que odio ver – dijo el chico detrás de la morena.
Yulia: es primera vez que veo algo así – dijo muy seria y eso era verdad, ella solo se encargaba de la parte de la siembra y de la ganadería su padre así que nunca llego a ver nada así antes.
Román: Lena siempre es quien se encarga de ayudar a parir a las yeguas…
Ruslan: si es algo innato en ella – dijo el chico acercándose a ellos – Lena el veterinario viene en camino – al decir aquello la pelirroja saco su mano y suspiro.
Lena: el potrillo viene con las patas al frente – dijo preocupada – habrá que moverlo pero eso costara un poco – dijo al quitarse el guante.
Yulia: y cómo lo harán? – pregunto intranquila.
Lena: cuando llegue el veterinario la sedara y podremos intentarlo – dijo viendo a la yegua – sino podemos el veterinario se la llevara para aplicarle una cesaría y sacarle al potrillo antes de que se ahogue o lastime a su madre – dijo devolviéndole la mirada a Yulia.

Narrador: luego de unos 30 minutos llego el veterinario y entre él, Lena, Igor y Sasha se dieron a la tarea de voltear al potrillo lo cual consiguieron, eso fue un alivio para la pelirroja no solo porque de esa manera la cría no se asfixia sino que lo costoso que sería aquella cesaría la dejaría en cifras rojas, solo faltaban 6 meses para la carrera que se hace todos los años en el festival de la cosecha, y no tenían mucho dinero para gastar en algo así solo esperaba que Ruslan pueda ganar la carrera, para vender a los 5 pura sangre que tenían casi listos para su venta, luego de que le pagaran al veterinario y se relajaran un poco sabían que debían mantener bien vigilada a la yegua, es por eso que harían un sorteo para ver los horarios para cuidarla las 24 horas, serían 4 turnos de 6 horas: a las 6:00 am, 12 m, 6:00 pm y 12 pm los que participarían en aquella labor serian Lena, Igor, Sasha y Ruslan, la morena estaba verdaderamente molesta porque no la incluían y mucho más porque la pelirroja le tocó el turno de las 12 pm, salió como alma que lleva el diablo fuera del establo seguida por la pelirroja quien la tomo del brazo.

Yulia: si Román y yo los ayudáramos a cuidar a la yegua serian solo turnos de 4 horas – dijo molesta.
Lena: ni tu ni Román saben qué hacer en caso de que las cosas se compliquen – dijo en un tono suave.
Yulia: puedo aprender – dijo cruzándose de brazos.
Lena: sé que puedes – dijo sin perder la serenidad.
Yulia: entonces porque me dejas por fuera de esto!!! – dijo levantando la voz – tal pareciera que no quieres tenerme cerca.
Lena: Yulia – dijo suspirando – la verdad esperaba que te quedaras al frente de la hacienda mientras vigilamos a la yegua – dijo acariciándole la mejilla – confió en que lo hagas por mí.
Yulia: pero es que Lena a este paso llegaremos vírgenes a los 30 – dijo casi en susurro apretando los puños.
Lena: eso no pasara – dijo sonriendo al saber que su molestia no era por quedarse de lado, sino que estaba frustrada por las 2 veces que habían sido interrumpidas.
Yulia: quizás eso no deba pasar – dijo al darle la espalda.
Lena: no seas tonta – dijo abrazándola por la espalda – es solo que las cosas se están dando de esta manera, solo hay que tener paciencia y verás cómo pasara de manera natural.
Yulia: eso espero – dijo volteándose y abrazándola fuertemente a su cuerpo.
Lena: verás que si – le dijo y luego la beso.

Narrador: las chicas se despidieron ya que el turno de la pelirroja comenzaba en ese momento, los otros 4 hombres fueron a dormir Sasha seria quien la remplazara en el turno de las 6:00 am, Igor a las 12:00 m y Ruslan a las 6:00 pm, por su parte la morena al cabo de 30 minutos regreso a las caballerizas llevándole a la pelirroja unas frazadas gruesas y un almohada, al igual que un termo con café y un emparedado.

Lena: gracias Yulia – dijo sonriendo al servirse una taza de café.
Yulia: es que pensé que no estarías muy cómoda – dijo al colocarle la frazada en los hombros – no vi nada donde pudieras sentarte a descansar aquí dentro.
Lena: sabes que no dormiré…
Yulia: lo sé pero quise asegurarme de que estarías cómoda – al decir eso le sonrió dulcemente.
Lena: gracias – dijo dejando la taza en el suelo y atrayéndola hacia ella para besarla.

Narrador: estuvieron besándose un rato y la pelirroja le dijo que lo mejor era que se fuera ya a dormir, que debía revisar junto a Román la cerca norte que estaba por caerse además de terminar de construir el puesto del nuevo caballo que traerían en unos días, esta solo suspiro y asintió se volvieron a besar y Yulia salió de allí rumbo a la casa.

Lena: quien lo diría – se dijo la pelirroja en voz baja – la niña de hielo no es tan fría como aparenta.

Narrador: ese apodo se lo había colocado a la morena en el colegio a pesar de ser menor por 1 año sabía cómo le decían, todos molestaban a Yulia llamándola fenómeno o ser malformado o mutante u otras cosas similares, eso la hizo convertirse en una persona malhumorada y hasta hostil con todos sus compañeros y maestros, ya que estos de igual manera la molestaban la pelirroja recordó 1 vez que iba hacia el baño y escucho claramente:

“Profesor: ya le dije Volkova que no puede usar ninguno de estos baños – dijo con tono de burla.
Yulia: y dónde se supone que debo ir entonces? – dijo apretando sus puños con rabia.
Profesor: no es mi problema – dijo riendo.
Yulia: le diré al director sobre esto – dijo indignada y cuando estaba por irse vio como el maestro la tomo por el brazo y la azoto contra la pared.
Profesor: no dirás nada – dijo alterado lastimándole el brazo, lo supo ya que escucho a Yulia quejarse – si llegas hablar te irá muy mal – al decir aquello la manoseo y luego la soltó.
Yulia: esto no se quedara así – dijo dejando escapar unas lágrimas de rabia.
Profesor: será tu palabra contra la mía fenómeno – al decir eso la empujo y se alejó”

Narrador: la pelirroja había reprimido aquel recuerdo ya que cuando se dio la vuelta para reportar lo que vio en la dirección, Nina la esperaba junto a 2 chicas quienes la golpearon solo porque ella le dijo a su madre que quería que su nana se quedará, y cómo María la había puesto en su sitio el día anterior por hablar mal de Inessa la chica pidió a su padre que la despidiera, este a su vez hizo lo mismo con Inessa pero ella dijo que solo Lena podía decidir y como se negó, esa fue la represalia que tomo la chica 2 profesores llegaron y las 3 chicas dijeron que la pelirroja comenzó la pelea, en la cual salió lastimada ella y como las 2 chicas eran de familia de dinero y Nina su hermana la suspendieron, luego Boris no la dejo terminar la secundaria Lena estaba en el 3 año y uno más, es por eso que no pudo acusar aquel hombre de que la maltratara o manoseara, al recordar eso se sintió muy mal su esposa realmente había pasado una adolescencia dura, al igual que la primaria muchos niños se burlaban de ella pero la pelirroja no se metía debido a que su familia no tenía dinero, y no podría perder la oportunidad de estudiar pero gracias a Nina perdió la beca, es por eso que se dedicó de lleno a su hacienda no necesitaba un título para dirigirla, pero hasta que no fuera mayor de edad Boris era quien mandaba hasta el punto de dejarla casi en la banca rota, sino fuera por ese trato con los Volkov el legado de su padre se perdería, todo por lo que el trabajo toda su vida lo perdería y eso era algo que no permitiría.

Lena: no perderé este lugar – dijo viendo a la nada – y tal vez en unos años padre habrán niños corriendo y brincando por todo el lugar – hasta ese momento no lo había pensado inconscientemente sonrió – hijos de Yulia y míos – sonrió enormemente – serán sin dudas niños muy lindos, ojala salgan con sus ojos azules – de repente escucho la risa de alguien al voltear vio a Igor parado en la puerta.
Igor: ya hasta piensas en niños Lena – dijo riendo.
Lena: estoy casada es lo más normal – dijo entrecerrando los ojos – o no? – dijo un poco seria.
Igor: solo cuando hay amor de por medio – dijo sentándose junto a ella.
Lena: yo…
Igor: lo siento no debí decir eso – dijo apenado.
Lena: tal vez – dijo suspirando – pero en un matrimonio arreglado lo más importante es el respeto, Yulia me respeta.
Igor: me alegra oír eso – dijo sonriendo.
Lena: deberías ir a dormir – dijo volviendo a beber de su taza de café – quiero que ayudes a Yulia un poco antes de que sea tu turno de vigilar a Moon – dijo viendo a la yegua.
Igor: tranquila que si ayudare a tu esposa – ambos sonrieron.

Narrador: pasaron un rato más hablando y luego el hombre se retiró la pelirroja se dedicó a observar a la yegua, unas cuantas veces la reviso y se aseguró de que el potrillo no se hubiera vuelto a poner en mala posición, por su parte la morena dormía no tan plácidamente abrazando la almohada de la pelirroja, desde que se habían casado el dormir abrazada a ella le provocaba un mejor descanso, no sabía porque solo sabía que así era y al dormir sin ella le había costado quedarse dormida, al día siguiente se despertó antes de la 6:00 am así que se ducho, arreglo y fue a la cocina, María ya se encontraba preparándolo todo para hacer el desayuno.

Maria: buenos días niña Yulia, cómo durmió? – pregunto al verla entrar a la cocina.
Yulia: buenos días – dijo sonriendo – la verdad no dormí mucho, estaba preocupada por Lena en la caballeriza.
María: ese lugar es tibio – dijo sonriendo – dudo que la niña pasara frio.
Yulia: bueno ya no a de tardar en venir – dijo viendo el reloj en forma de gato en la pared – voy a prepararle el desayuno.

Narrador: al decir eso se acercó a la nevara para sacar los ingredientes para hacerles unos hot cake, sería rápido para que la pelirroja comiera y luego se fuera dormir por algunas horas, María la veía preparar aquel desayuno y sonrió al ver la concentrada en lo que estaba haciendo, luego de verter la mezcla en una sartén puso el café y saco una jarra de leche luego volvió a la sartén, le dio la vuelta al hot cake y espero a que estuviera listo y eso lo hizo varias veces, cuando el café estuvo listo lo ligo con la leche así el mismo tendría un sabor más suave, para que Lena pudiera tomárselo y dormir sin ningún problema cuando todo estuvo listo desayuno junto a María, eran ya las 6:15 am y la pelirroja no había aparecido así que Yulia fue a buscarla al terminar de desayunar, cuando la vio dando indicaciones a los hombres que ya estaban allí negó con la cabeza.

Yulia: se supone que deberías estar en casa en este momento – le dijo a su espalda mientras cruzaba sus brazos.
Lena: es que – dijo girándose y viéndola apenada – solo quería dejar unas cuantas cosas antes de…
Yulia: Sra. Volkova me hace el favor y se va a dormir – dijo muy seria.
Lena: pero…
Yulia: nada de peros – dijo sonriendo – ve a comer y luego duerme unas horas – al decir eso la abrazo por la cintura y la atrajo a su cuerpo – luego que descanses como mínimo 6 horas, vienes y nos ordenas lo que quieras.
Lena: estás muy condescendiente hoy – dijo colocando sus brazos por su cuello.
Yulia: es solo que quiero que descanses – dijo dándole un dulce beso en los labios que presenciaron los 3 hombres (Román, Ruslan e Iván ya que Sasha se encontraba cuidando a la yegua), las chicas escucharon expresiones como “eso” “no coman delante de los pobres” “cof, cof váyanse a un cuarto cof, cof” las chicas al oír aquello se soltaron – son unos envidiosos – dijo seria.
Román: mejor vamos a reparar la cerca – dijo jalando a la morena con hacia él.
Yulia: ok vamos desesperado – dijo soltándose y abrazo a Lena nuevamente de la cintura – recuerda duerme hasta el mediodía y luego vienes.
Lena: lo haré – dijo dándole un beso de piquito.

Narrador: las burlas volvieron a escucharse pero cesaron en cuanto las vieron serias, así que la morena se fue con Román para arreglar la cerca y Lena a la casa a descansar, se sorprendió cuando María le dijo que Yulia le había dejado el desayuno, así que sonrió y comenzó a desayunar la pelirroja le contó que todo iba bien con la yegua, que como aun le faltaba algunas semanas para parir el calmante que le receto el veterinario la ayudara a evitar que el potrillo salga antes de tiempo, luego de desayunar se fue para dormir un poco porque la verdad estaba muy cansada, al llegar sonrió al ver pijama esperándola en la cama negó con la cabeza y fue al baño, al ver que la morena incluso le había dejado preparado el baño con la tina caliente y llena de burbujas sintió como una calidez se formaba en su pecho, se desvistió y sonrió al sentir el agua tibia así que se relajó dentro y suspiro, “es la mujer perfecta” se dijo suspirando “eso o solo quiere ganar puntos para llevarme a la cama”, estuvo allí un rato luego se sacó el jabón se secó para salir y colocarse su pijama y luego acostarse, “ese aroma” se dijo antes de darse cuenta que venía del lado de la morena, así que tomo su almohada y la abrazo “su aroma es muy rico” fueron sus últimos pensamientos antes de caer rendida, por su parte la morena y Román trabajaban en la cerca, la morena sostenía unos troncos de madera casi de su tamaño mientras el chico lo golpeaba por arriba con un martillo, la forma del tronco era como una estaca grande al cerciorarse que estaba bien fijo, caminaron 3 metros para colocar el siguiente y así hasta completar casi 27 metros, ambos se sentaron a descansar ya que sudaban por el esfuerzo.

Román: por fin nos acompañaras la próxima semana? – le pregunto al beber un poco de agua.
Yulia: no lo he hablado con Lena – dijo bebiendo ella también agua – pero si iré le guste o no – dijo muy convencida.
Román: solo espero que puedas llevarnos el ritmo – dijo serio – esas montañas son peligrosas.
Yulia: verás que si – dijo levantando una ceja, esto hizo sonreír al chico sin duda la esposa de Lena era ruda.

Narrador: luego de tomarse un descanso de 10 minutos comenzaron a colocar el alambre de púas, ambos usaban guantes gruesos y enrollaban el alambra a las estacas y luego jalaban con fuerza para que esta se mantuviera tensa, así lo hicieron hasta completar los 27 metros que debían arreglar, luego de un rato volvieron a la hacienda eran cerca de las 12:20 cuando llegaron y vieron una cesta en la mesa de la caballeriza.

Román: genial moría de hambre – dijo acechando dentro de aquella cesta.
Yulia: yo igual – dijo acercándose a ver que había.
Lena: espero que les guste – dijo la pelirroja entrando detrás de ellos – ya iba a pedirle a Ruslan que les avisara que ya la comida estaba lista cuando los vi entrar.
Román: la verdad nos costó un poco más de lo que pensamos – dijo sacando un envase plástico – el suelo estaba como roca – dijo sacando otro y dándoselo a Yulia – costo clavar la cerca.
Yulia: Lena quiero ir con ustedes a buscar el nuevo caballo – dijo de repente y seria, la pelirroja arqueo una ceja y antes de que hablara la morena prosiguió – quiero ir no seré una carga haré lo que me digas pero por favor déjame ir.
Román: buscare agua – al decir eso salió con todo y envase ya que sabía que una discusión se avecinaba.
Lena: Yulia el terreno está muy accidentado por las resientes lluvias – dijo tomándola de la mano – Sasha fue a ver como estaba el camino y será un poco peligroso y yo…
Yulia: entonces tu tampoco irás – dijo muy seria – si es riesgoso no te dejare ir…
Lena: pero que dices – dijo sonriendo.
Yulia: lo que oíste – dijo muy seria – si el terreno es peligroso no iras a menos que yo te acompañe…
Lena: eres muy terca – dijo sonriendo.
Yulia: pero tú no te quedas atrás – dijo riendo.
Lena: está bien cabezotas – dijo viéndola a los ojos – pero eso si Yulia harás todo lo que te diga, no quiero preocuparme más de la cuenta por ti.
Yulia: haré lo que me digas – dijo abrazándola de la cintura y atrayéndola más a su cuerpo – gracias – le susurro en el oído, eso hizo estremecer a la pelirroja.
Lena: ahora come – dijo separándose – falta ver lo del nuevo establo para el nuevo caballo.
Yulia: si patrona – dijo con un tono que usan mucho de los agricultores al hablar con su padre, ese lenguaje de campo.
Lena: payasa – dijo sonriendo.

Narrador: mientras la pelinegra comía la pelirroja verificaba unas cuentas, debían comenzar a pagar a sus proveedores por eso estaba verificando las cuentas, la morena se sentía feliz iría a ese viaje era una manera de acercarse más a su esposa, le demostraría que podía ya que muchas veces se sentía como una inútil pero así Lena vería que ella si podía, al terminar fueron a ver lo del nuevo establo para el semental que atraparían en unos días, tanto Lena como Román comenzaron a trabajar en arreglar el lugar y alargar un poco más la caballeriza, pasaron justamente 4 días y ya era el momento del nacimiento de los potrillos, Lena estaba terminando su turno cuando la morena se presentó con una cesta con comida.

Yulia: extrañaba desayunar contigo – dijo entrando al lugar donde estaba la pelirroja.
Lena: yo igual lo extrañaba – dijo quitándose la frazada que la arropaba – ven – dijo haciéndole un lugar sobre el heno.
Yulia: bien – dijo entrando con todo y cesta – es cálido – dijo al sentarse junto a la pelirroja quien la arropo con la frazada – ahora se siente más cálido.

Narrador: al decirle eso casi por atracción magnética se comenzaron a besar, era un beso dulce y suave que las hacía sentir muy bien y más cerca la una de la otra, durante esos días su relación había avanzado bastante haciéndolas sentir más cercanas, las chicas estaban dejándose llevar por aquel beso ya que la pelirroja metió su mano derecha entre la camisa de la morena, peor antes de que Yulia reaccionara e hiciera algo unos ruidos las hicieron separar, los relinches de la yegua las hizo levantarse.

Yulia: qué pasa? – pregunto levantándose al igual que la pelirroja.
Lena: llego el momento – dijo sonriendo.
Yulia: el momento para qué? – dijo confundida.
Lena: para el nacimiento del potrillo – al decir eso un líquido algo espeso salió de la yegua, la pelinegra veía muy asombrada como en cuestión de segundos el animal se levantó y algo salió de allí.
Yulia: dios!!! – dijo al ver al pequeño equino.
Lena: es hermoso – dijo sonriendo – ahora levántate pequeño – y así lo hizo trastabillo un poco pero logro mantenerse en pie.
Yulia: es asombroso – dijo sonriendo.

Narrador: ese mismo día nacieron los otros 4 potrillos eso les quito un peso de encima, ya que se irían en 2 días y al haber nacido la preocupación de que algo saliera mal se disipo, los que irían a la final fueron Román, Igor, Lena y Yulia ya que Sasha necesitaría ayuda y Ruslan lo ayudaría, todos se fueron muy temprano esa mañana en sus caballos solo Román iba en la camioneta que dejarían junto al rio, allí llevaba el trasporte para caballos al llegar al río eran cerca de las 6:00 de la tarde, así que montaron su campamento en la mañana cruzarían y buscarían a la manada, que lo más seguro es que estuvieran cerca pastando al terminar de arreglar todo comieron frente a la fogata, así algo de frío es por eso que Yulia se quitó su chaqueta y se la coloco a la pelirroja que tiritaba de frio.

Lena: mejor busco una frazada – dijo al ver a la morena solo con su camisa manga larga de cuadros azules.
Yulia: estoy bien – dijo sonriendo – me gusta el frio.
Igor: bueno lo mejor es dormir para pasar el rio – dijo terminando su taza de café.
Román: si yo estoy agotado – dijo levantándose y metiéndose a su tienda.
Igor: que descansen chicas – dijo entrando a la suya.
Lena: es mejor irnos a dormir – la morena asintió y ambas se metieron en la tienda.
Yulia: ven – dijo estirando su mano, la pelirroja la tomo y se metió con ella en el saco de dormir con todo y ropa – te daré calor con mi cuerpo – al decirle eso la estrecho más a su cuerpo.
Lena: oye espera – dijo un poco agitada al sentir el bulto de su pantalón muy pegado a su trasero – pueden oírnos – dijo muy nerviosa.
Yulia: solo quiero estar así contigo – le dijo susurrándole en el oído y besándole el cuello – solo quiero tenerte así.

Narrador: la pelirroja se estremeció al sentir un pequeño movimiento de la pelinegra, pero Yulia se quedó quieta por lo que Lena se giró y sin decirle nada comenzaron a besarse, solo eso un beso largo y dulce la pelirroja se pegó a ella y ambas pudieron sentirse un poco pero no llegaron a más, al rato quedaron dormidas abrazadas disfrutando de esa cercanía y sobretodo de esos acercamientos inocentes que eran muy comunes ya, al amanecer las chicas despertaron casi al mismo tiempo así que se besaron un rato y luego salieron de la tienda, ellas prepararon el desayuno de los 4 pero Igor se levantó al oler el café a Román lo despertaron cuando todo estaba listo, al terminar era momento de cruzar el río.

Igor: creo que la mejor ruta es está – dijo señalando una pequeña laguna – no es profunda – dijo al meter un vara que no se hundió mucho, solo unos centímetros.
Lena: si pero se ve más crecido el río – dijo al verlo.
Román: es mejor apurarnos y tal vez regresemos antes del mediodía.
Yulia: dejaremos todo aquí – pregunto viéndolos.
Lena: si acamparemos esta noche también y nos iremos por la mañana ya que si nos vamos hoy llegaremos en la madrugada.
Yulia: ok vamos – dijo montándose sobre Argos, todos rieron por su entusiasmo pero montaron igualmente sus caballos.

Narrador: cruzaron la pequeña laguna que había crecido un poco desde que verificaron su profundidad, cuando todos cruzaron comenzaron a buscar a la manada de caballos y los encontraron pastando cerca del río, todos se vieron y comenzaron a preparar sus lazos Lena sonrió al ver un magnifico caballo marrón claro con pintas blancas, “ese es el que quiero” al decir aquellos todos sonrieron sus crías seria magnificas, es por eso que fueron tras el pero el caballo era muy rápido para ellos, los lazos no llegaban ni cerca de él después de 3 horas estaban frustrados.

Lena: demonios es muy rápido – dijo molesta.
Román: creo que lo mejor es elegir otro – dijo al ver al cielo – está por llover.
Igor: creo que lo mejor es llevarnos al blanco – dijo viéndolo.
Lena: no queda de otra – dijo algo molesta por no poder atrapar al que quería, pero ese corcel blanco se veía también muy sano y su descendencia seria extraordinaria también.

Narrador: la morena solo veía aquel caballo marrón con pintas blancas que su esposa deseaba atrapar, mientras a los otros le tomo menos de 30 minutos enlazar al caballo blanco no era muy rápido pero con la yegua que lo pensaban juntar darían magníficos potrillos, cuando estaban por irse luego de amansarlo un poco (montarlo y bajar sus niveles de agresividad con el contacto humano) no vieron a Yulia por ningún lado y eso les preocupo, así que amarraron al caballo a un árbol para buscarla debido a las gotas que comenzaban a caer sobre ellos, el río podía crecer en cualquier momento y todas sus cosas las dejaron en el campamento, no podían pasar la noche a la intemperie además que las inundaciones por la crecida sería muy peligroso quedarse allí, el corazón a Lena le palpitaba muy rápido no sabía porque pero ese terreno era muy accidentado y si se perdió, eso la asusto y mucho justo cuando iba a gritar su nombre la vieron y los 3 se quedaron como piedra, en ese mismo momento comenzó a llover más fuerte la morena había logrado enlazar al caballo en ese instante.

Yulia: te tengo – dijo al sostener con firmeza la cuerda pero el caballo no se dejaba y se levantó en 2 patas.
Lena: YULIAAAAAA!!!! – grito asustada al ver como la morena caía y era arrastrada por el caballo, no pudo reaccionar y solo se quedó allí viendo como la pelinegra seguía aferrada a la soga, tanto Román como Igor corrieron para ayudarla – no Yulia – dijo en susurro sintiendo que su corazón se paraba para luego reaccionar y correr hasta ella.
Román: la tengo – dijo al sostener a la morena quien no soltaba la soga.
Igor: ya lo tengo Yulia suéltalo – en ese momento llego la pelirroja hasta ellos casi que con el corazón en la boca de lo preocupada que estaba, todos estaban empapados en ese momento al Román ver a la pelirroja le entrego a Yulia y ayudo a Igor a mantener al caballo sujetado que seguía tratando de soltarse.
Lena: Yulia háblame por favor – dijo llorando.
Yulia: auch me duele – dijo apretando los dientes, en ese momento la pelirroja recordó como al tirarla al suelo y arrastrarla fue pisada por este y se puso muy pálida.
Lena: en qué demonios pensabas!!! – dijo molesta pero sin dejar de llorar.
Yulia: ese era el caballo que querías – dijo tratando de sonreír.
Lena: eres una tonta – dijo llorando mientras la lluvia los cubría a todos.
Román: debemos irnos – les dijo un poco agitado ya que lograron contener la furia del animal.
Lena: puedes levantarte? – le pregunto aun llorando.
Yulia: creo que si – al decir eso se trató de poner en pie, le dolía la costilla pero aguantándose el dolor se levantó, su ropa estaba llena de lodo y algo rota.

Narrador: Lena la ayudo a montarse al caballo vio como aguantaba las ganas de gritar del dolor, decidieron llevarse a ambos caballos y así lo hicieron Igor llevaba al blanco y Román al otro amarrados a la silla de sus monturas, al llegar al río vieron que había crecido casi el doble.

Igor: hay que apurarnos – dijo al ver la laguna – si la laguna se une al río se desbordara y será imposible cruzar.
Román: yo iré primero – dijo al comenzar a cruzar el agua le llegaba casi a sus pies – diablos la corriente esta algo fuerte – al escuchar eso la pelirroja se preocupó y vio a la morena que apenas podía sujetarse de Argos.
Lena: Yul estás bien? – le pregunto al verla pálida.
Yulia: si – dijo conteniendo un gemido de dolor.
Lena: no podrá cruzar así – dijo viendo a Igor.
Yulia: si podré – dijo testarudamente.
Román: tengan cuidado al cruzar!!!! – Les grito del otro lado – la corriente es muy fuerte, al escuchar eso la pelirroja desmonto y de un salto se montó sobre Argos.
Yulia: qué haces? – dijo al sentir como el caballo se tambaleaba un poco por la rápida manera de montarse de la pelirroja.
Lena: te ayudare a cruzar – dijo quitándole las riendas y amarrando su caballo a la silla de montar.
Yulia: yo…
Lena: estás lastimada!!!! – grito molesta – así que cállate y crucemos de una vez!!! – estaba muy irritada y la pelinegra se quedó callada.

Narrador: al decir aquello comenzó a llevar a Argos hasta la laguna, la verdad la corriente si estaba fuerte y la pelirroja tuvo que aferrarse a las riendas, además de tranquilizar al equino para que no se asustara y las tumbara, al terminar de cruzar fue el turno de Igor llegaron cerca del campamento Román ayudo a Lena a bajar a Yulia que se quejó.

Igor: creo que tiene una costilla rota – dijo al revisarla dentro de la tienda.
Lena: DIABLOS!!!! – grito molesta.
Román: lo mejor es quitarle las ropas mojadas – dijo al verla tiritar de frio.
Lena: SALGAN!!! – Volvió a rugir, ellos no dijeron nada y salieron a cambiarse también – eres una inconsciente!!!! – le dijo al desabotonarle la camisa.
Yulia: pero tú lo querías – dijo temblando por el frio.
Lena: no debiste – dijo empezando a sollozar – no sabes el miedo que sentía al ver cuando te piso y arrastraba por el prado – lo último le salió con un hilo de voz.
Yulia: lo siento auch – dijo al sentarse y abrazarla – estás helada – dijo temblando.
Lena: tú igual – al decir eso la abrazo con cuidado de no lastimarla – deja y termino de quitarte esta ropa mojada – dijo para seguir desabotonándole los botones de la camisa.
Yulia: creo que exageras solo para verme desnuda – dijo sonriendo.
Lena: eres una tonta Yulia Volkova – dijo sonriendo un poco ya que estaba un poco más calmada.
Yulia: pero soy su tonta Sra. Katina – ambas rieron.

Narrador: la pelirroja le quito la camisa y el brassier quedando maravillada con su cuerpo, pero al escuchar toser a la morena se agacho para quitarle las botas y luego el pantalón dejándola solo en bóxer, al verla así trago saliva era primera vez que la veía así y la verdad comenzaba a excitarse, así que busco en un bolso una camisa y se la puso con cuidado.

Yulia: mis bóxer están mojados también – dijo sonriendo de manera picara.
Lena: puedes resfriarte – dijo mordiéndose el labio inferior – creo que debo quitártelo también.
Yulia: si también lo creo – dijo riendo.

Narrador: la pelirroja se acercó a ella y metió las manos por debajo de su camisa, ambas estaban nerviosas pero cuando la morena sintió las manos de Lena en sus caderas se estremeció, ambas sonrieron y lentamente el bóxer fue bajando siendo guiado por las manos de la pelirroja, cuando llego a las rodillas lo soltó y estos cayeron al suelo la pelirroja quería mirar, pero no lo hizo la morena le sonrió sin dejarla de ver a los ojos.

Yulia: es tu turno – dijo sonriendo.
Lena: yo…
Yulia: te resfriaras – dijo viéndola con una mirada intensa.
Lena: bien – dijo comenzando a desabrocharse los botones.

Narrador: la morena se sentó en aquella bolsa de dormir y solo la miraba expectante, sonrió al ver como caía aquella blusa al suelo dejándola solo en brassier, después cayó este al suelo dejando a la morena sin aliento al ver aquellas montañas desnudas frente a ella, la pelirroja estaba roja como un tomate pero siguió quitándose sus prendas, los jeans cayeron al suelo dejándola solo en bragas, luego busco otra camisa y se la coloco, le cubría hasta medio muslo y lentamente comenzó a bajarse las bragas mojadas, la morena se cruzó de piernas al sentir como aquello crecía entre sus piernas.

Igor: les traje café – dijo entrando y se sonrojo al verlas así – lo siento – dijo dejando caer el termo y salió rápido, ambas se vieron muy sonrojadas.
Lena: ok quieres café? – dijo muy roja recogiendo el termo y ambos vasos térmicos del suelo.
Yulia: si, si quiero – dijo muy excitada por aquel pequeño show.

Narrador: las chicas estaban muy nerviosas y solo se sentaron a tomarse el café, cerca de las 6:00 pm dejo de llover y Lena salió a prepararle algo de comer se había colocado unos jeans para que no la vieran casi desnuda, pero al ver a Igor ambos se sonrojaron y bajaron la mirada por suerte ya la comida estaba lista y entro con ella para darle de comer a su esposa, las chicas comieron en silencio y justo a las 8:00 pm se iban a dormir ya que debían madrugar para volver a la hacienda.

Yulia: dormirás así? – le pregunto la morena viendo sus jeans.
Lena: si – dijo nerviosa – es que lo más seguro es que hará frio debido a la lluvia y…
Yulia: quiero que duermas sin ellos – dijo de manera firme.
Lena: pero yo…
Yulia: sin peros – dijo seria, la pelirroja suspiro y se los quito.
Lena: feliz? – pregunto arqueando una ceja y cruzada de brazos.
Yulia: mucho – dijo la morena al abrir la bolsa de dormir – ven que te dará frio.

Narrador: la pelirroja no dijo nada y se metió junto a Yulia en el saco de dormir, luego la morena con mucho cuidado y tratando de no gemir del dolor las arropo con una frazada gruesa, pasaron cerca de 30 minutos sin hablar solo se miraban a los ojos sin si quiera rosarse así que la morena decidió romper el silencio.

Yulia: cuando comenzó a acosarte Boris? – pregunto de la nada.
Lena: qué son esas marcas en tu espalda? – contraataco ya que no quería responder.
Yulia: tú también tienes algunas – dijo acariciándole el rostro – qué paso contigo? – dijo casi en susurro.
Lena: creo que lo mejor es dormir – dijo tratando de voltearse pero la pelinegra no la dejo.
Yulia: por favor – dijo besándole los labios – solo dímelo – la pelirroja suspiro.
Lena: su acoso comenzó cuando cumplí los 15 años – dijo viéndola a los ojos – justo ese mismo día.
Yulia: ese mald**** - dijo apretando los dientes.
Lena: antes solo me decía que era una carga para mi mamá – dijo muy dolida – que el verme solo le recordaba a mi padre y muchas cosas más – dijo dejando escapar unas lágrimas – es por eso que durante mucho tiempo no dije nada con respecto al mal manejo que él tenía con la hacienda, pero luego al cumplir 12 años comenzó a golpearme.



………………………………………………FLASHBACK 6 AÑOS ANTES…………………………………..


Narrador: las constantes agresiones psicológicas que sufría Lena por parte de Boris la tenían muy deprimida, siempre era lo mismo:

Boris: eres idéntica a tu padre no ves cómo se pone tú madre cada vez que te ve!!! – le dijo molesto – ojala desaparecieras – dijo empujándola para irse tras Inessa.
Lena: mamá!!! – dijo llorando pero se fue a su habitación encerrándose en ella.

Narrador: es día justo era un aniversario más de la muerte de Sergey, Inessa estaba un poco emocional siempre durante esas fechas ya que 1 semana antes era el aniversario de su primera cita, el día anterior su primer beso y dentro de 2 semanas sería cuando se hicieron novios, el solo hecho de ver a su hija le recordaba mucho al hombre que todavía amaba a pesar de los 5 años que habían pasado de su muerte, por supuesto que Boris solo estaba histérico porque a pesar del tiempo no había logrado enamorar a Inessa, ella siempre lo esquivaba y a pesar de compartir la cama no tenían relaciones ya que ella no se dejaba tocar por él, su frustración era grande y más al ver en esa pequeña el rostro del hombre que aún seguía odiando, esa misma tarde Inessa fue al cementerio busco a su hija y no la encontró así que se fue, necesitaba estar un poco más cerca del amor de su vida y eso molesto enormemente a Boris, que a pesar de todo no se lo demostró a ella pero al ver a Lena entrar a las caballerizas, decidió desquitar su coraje con ella ya que en ese momento la imagen de Sergey Katin vino a su mente, la vio dándole de comer a la madre de Shadow que estaba embarazada de ella, al no poder sostener muy bien el bote con la comida especial para ella se le cayó, eso le dio una excusa para poder desquitarse.

Boris: ERES UNA INUTIL O QUE TE PASA!!!! – grito asustándola – SABES LO QUE CUESTA ESE ALIMENTO? Y TU LO TIRAS AL PISO ASI NADA MAS!!!! – dijo tomándola del brazo con fuerza.
Lena: lo siento se me resbalo de las manos – dijo quejándose del dolor por aquel agarre.
Boris: ESO NO REMEDIARA ESTO!!! – Grito señalando la melaza esparcida por el piso – ERES SOLO UNA MOLESTIA Y UN ESTORBO!!!! – al decir eso la tiro al suelo de un empujón.
Lena: lo siento, lo siento – repetía una y otra vez llorando, en ese momento Boris tomo uno de los fuetes con los que usaba con los caballos.
Boris: SOLO APRENDERAS DE UNA FORMA!!! – al decir eso comenzó a golpearla en las piernas con el fuete, los gritos y llantos de la pelirroja se escuchaban en toda la caballeriza asustando a los caballos que comenzaron a relinchar alterados – SI SIGUES GRITANDO TE IRA PEOR!!! – al decirle eso le dio la vuelta y comenzó a golpearla salvajemente por la espalda, las camisa se le lleno de sangre y se rasgó por los golpes que recibía, la pelirroja dejo de llorar ya que perdió las fuerzas y estaba desmayándose – DEBERIA MATARTE COMO A LA PUT**** QUE MATE HACE AÑOS!!!! – grito refiriéndose a Andrea la mejor amiga de Inessa.

Narrador: el fuete estaba lleno de sangre y la rabia aun no lo abandonaba y siguió con los golpes, sentía que de esa manera se desquitaba de aquel hombre de Sergey Katin por robarle a la mujer que amaba, Igor que pasaba cerca de allí junto a Sasha escucharon los relinches de los caballos y entraron, al ver a Boris golpeando a Lena la ira los invadió a ambos y corrieron hasta ellos.

Igor: SUELTALA MALD**** BASTARDO!!!!! – grito al tirarlo al piso de un solo golpe en la cara, Boris reacciono y se levantó y le devolvió el golpe, ambos hombres comenzaron a golpearse mientras Sasha revisaba a Lena.
Sasha: niña Elena responda por favor!!!! – dijo al voltearla y verla desmayada, Igor al escuchar eso le dio una patada en la cara y otra en el estómago sacándole el aire, así fue esta donde estaban Sasha y Lena.
Igor: Lenita responde mi niña!!!!! – le decía desesperado al ver que ella no despertaba.
Sasha: hay que llevarla a la casa – al decir eso la tomaron con cuidado en sus brazos y la llevaron allá.

Narrador: Boris al recuperar el aire salió corriendo de allí al estar consciente de lo que hizo, sabía que ellos le dirían a Inessa lo que había hecho y que sus días estaban contados, así que tomo todo el dinero que pudo y se fue luego volvería por su hija, mientras María al ver las condiciones en la que estaba Lena se asustó mucho, el esposo de María Dimitri había sido médico pero ya estaba retirado él comenzó a curar a la niña, los golpes en su espalda eran los más graves por eso la acostó boca abajo y comenzó a limpiarle las heridas, se las desinfecto y le coloco unas gasas para que no se le infectaran, le dijo a maría que le colocara la camisa al revés (la abertura de los botones hacia la espalda) era necesario que las heridas respiraran, luego la dejo junto a la pelirroja y le pidió a Sasha que comprara unos analgésicos que fuera a la farmacia del hospital y pidiera antibiótico, como sabía que no se lo venderían así como así sin récipe le dio una nota para que se la diera al farmaceuta, como eran amigos sabía que este no se negaría a vendérsela y más al decirle que era para él, debido a una vieja lesión por caerse de un caballo eso debería bastar hasta que hablaran con Inessa, Igor le conto todo a Dimitri de lo que había pasado y este se molestó mucho igual.

Dimitri: hay que esperar que Inessa llegue solo ella deberá decidir qué hacer!!!! – dijo muy molesto.
Igor: espero que lo denuncie – dijo apretando los puños en ese momento quería salir a buscarlo y matarlo a golpes.

Narrador: pero las cosas no pasaron como todos hubieran querido ya que Inessa colapso en el cementerio, su presión subió mucho y la internaron de emergencia Sasha se enteró cuando compraba los medicamentos, les dijeron que su condición era delicada debido a su problema de presión provocándole un conato de infarto, ellos sabían que decirle lo sucedido con su hija podría afectarle más es por eso que decidieron callar, ya que si Inessa moría su tutor legal seria Boris ya que estaban casados y eso sería peor para la pelirroja, Lena despertó en la noche llorando por el dolor que sentía en su espalda.

María: ya mi niña tranquila – le dijo acariciándole sus rizos ya que no la quiso abrazar porque eso la iba a lastimar.
Lena: me duele mucho – dijo llorando – mamá se molestara mucho conmigo – dijo sollozando.
María: por qué mi niña? – dijo dejando escapar unas lágrimas ya que adoraba a esa niña como a una nieta.
Lena: alimentaba a luna cuando se me cayó el balde con el alimento especial – dijo llorando – todo ese alimento se perdió por mi culpa por eso Boris me pego, eso cuesta mucho y mi mamá no tiene para reponerlo – decía entre sollozos y llanto.
María: no te preocupes por eso mi niña – dijo tratando de no llorar por las lágrimas que derramaba su niña, además de la rabia que sentía por saber que por esa tontería ese hombre la golpeo tan salvajemente.

Narrador: Boris al enterarse lo de Inessa corrió al hospital a verla, pero su sorpresa fue mayor al saber que ella no sabía nada de lo que hizo, así que ese incidente quedo olvidado para todos ya que sabían que podía matar a Inessa de un disgusto, Lena al enterarse lo de su mamá lloro mucho y Boris sin que nadie se diera cuenta le dijo que era por su culpa, por tirar la comida de la yegua y que era mejor que no hablara sobre eso con su mamá para no alterarla.


………………………………………..FIN DEL FLASHBACK……………………………………………


Lena: es por eso que tengo esas cicatrices – dijo con lágrimas en los ojos – mi madre nunca se enteró y el tiempo en que estuvo en el hospital fue tiempo suficiente para que cicatrizaran, después de eso nunca use traje de baño para que ella no se diera cuenta de ellas.
Yulia: mald**** infeliz – dijo llena de rabia y limpiándole las lágrimas que caían por sus mejillas.
Lena: luego de eso dejo de molestarme, además que no estaba sola en ningún lado me la pasaba con Igor, Sasha o María y él no se me acercaba.
Yulia: hasta que cumpliste los 15 años – dijo apretando los dientes.
Lena: si – dijo bajando la mirada.
Yulia: lo siento tanto – dijo viéndola – debiste pasar muchos malos ratos por su culpa.
Lena: y no solo por él – dijo con un nudo en la garganta – su hija es igual de mala que él, por su culpa no pude volver a la escuela ella comenzó el rumor de que a los 16 años había sido mujer de Alexei, además que con sus amigas logro que me expulsaran por una pelea que yo ni comencé en dónde ellas me golpearon, pero por ser las hijas del nuevo alcalde me corrieron a mí.
Yulia: si recuerdo eso – dijo con amargura.
Lena: yo vi lo que el profesor de ruso te hizo ese día – dijo bajando la mirada.
Yulia: cómo? – pregunto sorprendida.
Lena: si los vi cerca de los baños – dijo viéndola a los ojos – te juro que en ese momento iba a buscar al director pero ellas me detuvieron y armaron lo de la pelea.
Yulia: entiendo – dijo sorprendida por eso – ese profesor es el responsable de las mías – dijo con amargura.


……………………………………………………FLASHBACK 4 AÑOS ANTES………………………………………………


Narrador: la morena acaba de cumplir 15 años y había decidido pintarse sus cabellos rubios por negro, además de cortárselo muy corto quería cambiar un poco para dejar un poco la depresión por el rechazo de todas las chicas de su clase, muchos quedaron sorprendidos por ese cambio de look pero el más impactado fue un chico de nombre Nicolay, era el hijo del profesor de ruso que al saber el interés de su hijo por la morena lo saco de la secundaria, mandándolo a vivir con su hermana en San Petersburgo un año después su hijo se confesó gay, eso lo hizo molestar y la tomo contra Yulia ya que su confusión se debía a ella por tener ambos sexos, trato de darle los exámenes más difíciles y reprobarla en su clase pero la chica no llego a reprobar ninguno, después de eso al verla en los descanso entrar al baño de mujer la comenzó a molestar por ello.

Profesor: no debes entrar a esos baños – dijo molesto.
Yulia: por qué no? – pregunto confundida ya que nunca ningún profesor o el mismo directo le llego a decir nada, solo debía asegurarse que estuvieran solos y cerrar con seguro.
Profesor: no eres una chica – dijo molesto.
Yulia: pero el director me dijo que si podía – dijo comenzando a molestarse – solo debo ver que estén solos y cerrar con seguro.
Profesor: no me responda – dijo dándole una cachetada – la veo después de clase Volkova – al decir eso se fue.

Narrador: la morena estaba muy molesta y estuvo a punto de acusarlo pero no lo hizo, su orgullo no la dejo y más que ella sabía que podría arreglar aquel asusto sola sin la ayuda de nadie, al terminarse las clases fue hasta la oficina de este hombre y al entrar la cacheteo de nuevo.

Profesor: si se atreve a decir a alguien de esto – dijo molesto – le diré al director que trato de violar a una chica en el baño.
Yulia: pero eso es mentira – dijo molesta tomando su mejilla.
Chica: yo no estaría tan segura – al escuchar esa voz la morena sintió escalofríos ya sabía quién era, la hija del nuevo alcalde y quien siempre la odio por su condición – les diré a todos que trataste de abusar de mí y que el profesor Romanov solo me defendió – al decir eso lo beso.
Yulia: pero eso no es verdad – dijo muy pero muy molesta.
Chica: es tu palabra contra la nuestra fenómeno – dijo sonriendo ampliamente.
Profesor: ya lo sabe Volkova espero que allá entendido – al decir aquello la morena solo se giró para irse pero sintió un dolor punzante en la espalda – dije que si entendió – la morena le vio el fuete en las manos y supo que con eso la había golpeado.
Yulia: entendí – dijo apretando los dientes para no quejarse del dolor.

Narrador: así que después de aquel día casi siempre una vez al mes este hombre o la chica para bajar su estrés la golpeaban con aquel fuete, la chica salió embarazada de su profesor 5 meses después y para que nada se supiera culparon a otro alumno, con quien ella tuvo que acostarse para poder ocultar al verdadero padre, pero la frustración del hombre al no tener a su amante hacia que la siguiera golpeando, una tarde Larissa abrazo a su hija por sacar una nota perfecta en matemáticas pero al escucharla quejarse se preocupó.

Larissa: que te paso hija? – pregunto muy preocupada.
Yulia: no es nada – dijo tratando de aguantar las lágrimas que estaban por salirle debido al dolor.
Larissa: te paso algo en la espalda? – pregunto tratando de revisarla.
Yulia: no es nada – repitió alejándose de su madre – es solo que al tratar de meter a una vaca para que la ordeñaran me empujo y me golpe con la cerca de metal – dijo apresuradamente.
Larissa: y qué hacías allí? – Pregunto molesta – sabes que tú padre prefiere que estés pendiente de la siembra y no del ganado.
Yulia: lo sé pero Max tuvo que ir al baño – dijo bajando la mirada – le había caído mal la comida y era la última que faltaba para meter, no le digas a papá es que no quiero que Max se vea perjudicado.
Larissa: bien no le diré nada – dijo viendo a su hija a los ojos – mejor vete a descansar para que no sientas dolor cuando tu padre te abrace por esta nota – dijo tratando de sonreír.
Yulia: bien mamá – dijo besándola en la mejilla y subiendo a su habitación.

Narrador: Larissa sabía que su hija le ocultaba algo desde hace un tiempo se mostraba muy distante, ya ni iba a la laguna con ellos y eso lo tenía preocupada no quería pensar que estaba en drogas, pero nunca se imaginó que pasaba realmente ya que pensaba que la secundaria era un lugar seguro para su hija, al salir de vacaciones la morena pudo descansar de aquel acoso de su profesor pero al empezar las clases todo siguió, el hombre consiguió a otra chica dispuesta a decir que la morena la había tratado de violar en los baños, luego de la expulsión de Lena Larissa buscaba a su hija y un chico le dijo que la había visto entrar a la oficina del profesor de ruso, el director estaba por allí y como ella no sabía dónde estaba la oficina la acompaño al escuchar unos golpes y un grito entraron, y vieron como el hombre azotaba a la morena mientras una chica le hacía sexo oral.

Director: QUE DEMONIOS OCURRE AQUÍ???? – grito molesto al ver tan grotesca escena.
Larissa: YULIAAAAAA!!!!! – grito al ver a su hija solo con una camiseta puesta y en bóxer, la camiseta estaba roja y manchada de sangre en la espalda.
Profesor: puedo explicarlo – dijo muy nervioso, la chica al verse descubierta solo grito.
Chica: ESTE SADICO NOS OBLIGABA HACERLE ESO – dijo comenzando a llorar, el hombre la vio con incredulidad – DIJO QUE ACUSARIA A YULIA DE TRATAR DE ABUSAR DE MI Y DIRIA QUE YO ME ROBE VARIAS PRUEBAS DE SU ESCRITORIO – dijo tapándose la cara y llorando muy fuerte.
Director: MALD**** DEPRAVADO!!!!! – grito molesto, no tardó mucho en que todo la secundara se enteró de lo que supuestamente paso, la chica le dijo a Yulia que el profesor la tenía amenazada y que no podría ir a la universidad sino hacia todo lo que le dijera.

Narrador: eso no le importo a la pelinegra y solo le explico a sus padres lo que paso, Oleg estaba furioso así que con toda su influencia mando a meter precio al hombre, que cuando se enteraron que había usado a 2 alumnas como objetos sexuales le dieron una bienvenida inigualable, a la semana lo habían asesinado luego de cortarle el miembro y dejárselo en la boca, la morena se recuperó un poco de sus lesiones pero no volvió a la secundaria como ese era su último año lo termino presentando pruebas extraordinarias, luego se metió en la universidad y para estudiar agronomía.


…………………………………………………FIN FLASHBACK…………………………………………………….


Yulia: y eso paso – dijo suspirando.
Lena: lo siento – dijo viéndola a los ojos.
Yulia: creo que ambas tenemos heridas profundas – dijo casi en susurro.
Lena: creo que debemos comenzar a sanarnos – dijo acercándose a su rostro – juntas si estás de acuerdo – dijo muy cerca de sus labios.
Yulia: si quiero hacerlo – al decirle eso se besaron la morena se fue acercando más al cuerpo de la pelirroja mientras se iban explorando sus bocas, ambas se estremecieron cuando su miembro estuvo junto a la vagina de la pelirroja – quiero sentirte – dijo en sus labios para volver a besarla.
Lena: Yulia – dijo suspirando.
Yulia: tranquila todo está bien – dijo acercándose más uniendo sus sexos ambas gimieron al sentir aquel rose.
Lena: nos oirán – dijo nerviosa.
Yulia: solo quiero tenerte así – dijo al sentir su calidez en su miembro.

Narrador: las chicas solo se quedaron en esa poción ambas estando de lado, y sus sexos solo rozándose sin hacer ningún movimiento y disfrutando de sus bocas, el beso era muy delicado y dulce sin apresurarse y solo para sentir a la otra, el beso duro unos largos minutos que a pesar de que ambas estaban excitadas no aumentaron la intensidad, solo se dedicaron a ser delicadas la una con la otra sus corazones latían aprisa y tal vez al mismo ritmo, luego de muchos minutos sin separarse Yulia sintió una punzada en su costado debido al tiempo que tenían en esa posición, la morena trataba de aguantar el dolor que comenzaba sentir en sus costillas para solo sentirla así a su esposa, la pelirroja sintió a la morena temblar además de que el beso no se sentía igual, le pareció que Yulia no lo disfrutaba como hacía unos minutos antes y al abrir sus ojos la vio con un gesto de dolor, comprendió que la posición no era la mejor para sus costillas lastimada así que se separó.

Lena: te…duele? – pregunto agitada pero preocupada a la vez.
Yulia: un…poco – dijo reconociendo su dolor, pero volvió a besarla.
Lena: es…momento…de…parar – dijo al separarse nuevamente de sus labios.
Yulia: no…quiero – dijo intentando besarla, pero la pelirroja se levantó un poco y la recostó sobre aquel saco para dormir – Lena!!! – dijo quejándose no solo por el dolor sino porque no la dejo seguir con el beso.
Lena: debes…descansar – dijo al acostarse de costado y pasarle la pierna sobre su pierna y miembro, la morena se excito por eso – descansa – dijo besándole la mejilla y colocando su mano sobre su pecho.
Yulia: no…quiero…dormir – dijo acariciándole la pierna desnuda con su mano izquierda llegando hasta su trasero y volviéndola a bajar hasta su rodilla.
Lena: Yul mmm – dijo lanzando un débil gemido – ya tendremos tiempo – dijo un poco roja.
Yulia: es solo que quiero tocarte un poco más – dijo al apretarle un glúteo con un poco de fuerza.
Lena: por favor – dijo casi en susurro – estás lastimada además los chicos pueden oírnos, recuerda que las tiendas están cerca.
Yulia: pero – dijo a modo de queja pero sabía que era verdad, además ese día había logrado mucho acercarse a ella – está bien – dijo resignada – pero al volver me dejaras tocarte un poco más verdad? – dijo en tono infantil, cosa que le causó mucha gracias ya que desde que se había comprometido siempre la vio muy seria.
Lena: lo prometo – dijo besándole la mejilla.
Yulia: conste – dijo sonriendo giro su cabeza un poco y se dieron un beso para luego quedarse dormidas.

Narrador: las chicas durmieron en esa posición algo había comenzado a crecer en ellas, lo sabían un sentimiento cálido no sabían en que momento la pelinegra había sentido un impulso de lazar aquel caballo que quería la pelirroja, sabía que eso la haría feliz y por eso se empeñó en conseguirlo sin importar lo que tuviera que hacer, el terror que sintió Lena al ver como ese animal la golpeaba y arrastraba por unos metros fue real, no era lo mismo que hubiera sentido si hubieran sido Román o Igor era miedo por ella, por perderla a ella desde hace unos días sabía que le importaba mucho y lo comprobó al verla allí aferrada a esa soga, “tenía tanto miedo de perderte” dijo algo adormilada la pelirroja “no vas a perderme jamás” contesto la morena casi dormida, la pelirroja se aferró más al cuerpo de la pelinegra y se quedó profundamente dormida, esa noche hizo mucho frio pero ninguna lo sintió ya que el calor que emanaba del cuerpo de la otra las mantuvo calentitas hasta la mañana siguiente.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:40 am

Capítulo VII: abstinencia obligatoria, la llegada de un invitado no grato a la hacienda Katin.


Narrador: la mañana llego y la pelirroja se despertó y se sobresaltó un poco al sentir la pierna que tenía sobre el miembro de la morena húmeda, estaban en la misma posición en la que quedaron dormidas la noche anterior, estuvo a punto de separarse ya que era más que obvio que Yulia había tenido un sueño húmedo, pero la verdad es que sentir que después de lo cerca que estuvieron la noche anterior y sentir esa humedad se sentía bien, además ella se había excitado mucho cuando sintió aquel miembro tocando su vagina, a pesar de que no hubo un movimiento por parte de ninguna pero ese rose le había gustado, no quiso moverse ni un centímetro le gustaba estar así sintiéndola debajo de su pierna, además que la mano de la morena estaba aferrada a su trasero sonrió alegremente por esa cercanía, la morena comenzó a despertar abrió enormemente sus ojos al sentirse húmeda, iba a levantarse cuando se percató de que la pierna de Lena seguía sobre su pene, rezaba porque la pelirroja no despertara en ese momento debía limpiarse y limpiarla rápido, pero cuando se movió la vio sonriéndole y se sonrojo enormemente.

Yulia: lo siento Lena es que… - no siguió hablando ya que sintió un dedo de la pelirroja sobre sus labios.
Lena: primero se dice buenos días – dijo sonriendo – luego se saluda de nuevo así – dijo dándole un beso en los labios – entendiste? – dijo muy sonriente, ella solo asintió.
Yulia: buenos días – le dijo para luego besarla lentamente – y siento esto – dijo un sonrojada.
Lena: está bien – dijo sonriendo – supongo que es natural que eso pase – ese comentario las hizo sonrojar a las 2 – iré por tu desayuno – al decir eso se quitó la frazada y salió de saco de dormir, se sonrojó al ver por primera vez en su vida un pene y justo arriba de él la vagina de la morena, ambas estaban rojas en ese momento pero más la morena que se cubrió enseguida.
Yulia: lo siento – dijo casi balbuceando, eso hizo que la pelirroja viera a los ojos a la morena y aunque estaba muy nerviosa no pudo evitar decir.
Lena: debo acostumbrarme a mirarte – dijo muy sonrojada.
Yulia: en serio no te da asco o repulsión? – dijo un poco recelosa.
Lena: la verdad no – dijo volviéndose a acostar a su lado – la verdad al principio si me dio algo de cosa – al ver la expresión de disgusto de la morena hablo rápido – pero no por tus 2 sexos – dijo sonrojándose – sino que al estar acosada todo el tiempo por Boris el pensar que alguien me pusiera la mano encima, solo para satisfacer sus deseos me daba asco – dijo sin dejar de mirarla a los ojos – y los primeros días entre las 2 tu comenzabas a tocarme de manera que me daba repulsión pero ahora no siento nada de eso – se puso muy roja – ahora deseo que me toques – la morena sonrió.
Yulia: no te negare que al principio pensé que el que fueras mi esposa me daba todo el derecho sobre tu cuerpo – dijo de manera muy sincera – luego al ver como ese bastardo trataba de abusar de ti – dijo molesta – me hizo enfurecer, al principio pensé porque me quitaría algo que era mío – la pelirroja arqueo la ceja – pero ahora sé que si algo pasa entre nosotras será porque estés preparada y segura de ello.
Lena: lo estoy – dijo viéndola a los ojos – sé que solo llevamos un par de meses casadas y que dije que estarías juntas solo al levantar la hacienda…
Yulia: he de confesar que todo mi trabajo lo he hecho solo para levantar rápido la hacienda – dijo algo apenada.
Lena: me imagine algo así – dijo sonriendo.
Yulia: pero ahora quiero hacerlo no solo por tenerte en mi cama y que me des muchos hijos – ambas se sonrojaron – ahora solo quiero ayudarte porque así lo deseo.

Narrador: se quedaron calladas tratando de procesar lo que acababan de decirse, la pelirroja recordó otro de los tantos concejos que le dio su madre hace unos días…


……………………………………………….FLASHBACK 2 SEMANAS ATRÁS……………………………………………….


Narrador: la pelirroja había ido a ver a su madre sabía que Boris estaba trabajando o eso pensaba, al llegar la abrazo ya que tenía varios días sin verse y se extrañaban mucho a pesar de eso Inessa sabía que su hija necesitaba intimidad con su esposa, y con ella en casa sería muy difícil es por eso que a pesar de no estar muy de acuerdo se quedó en la casa de los Volkov en el centro de Toliatti, después de que ambas fueran a la cocina y se prepararan un poco de té ya que Inessa no quería abusar de la ayuda que las 2 chicas que trabajaban allí le daban, se sentaron en el patio trasero en una de las mesas que habían allí para conversar a gusto.

Lena: está casa es inmensa – dijo asombrada al ver el jardín.
Inessa: la verdad si – dijo sonriendo – Boris y yo solo acopamos las habitaciones que están en la parte sur, las centrales son las de tus suegros Larissa nos dijo que podíamos tomar las que estaban junto a la de ellos pero no me pareció apropiado.
Lena: entiendo – dijo bebiendo de su té.
Inessa: y cómo van las cosas con Yulia? – pregunto sonriendo.
Lena: bien – dijo suspirando.
Inessa: qué pasa cariño? – Le pregunto al tomarle la mano – ese suspiro me indica que no están muy bien.
Lena: la verdad es que no sé muy bien que debo hacer – dijo viendo a su madre que la miro confundida – es que esto del matrimonio es complicado, nunca sé que decir o hacer no es fácil – dijo suspirando.
Inessa: claro que no lo es – dijo sonriendo.
Lena: no me ayudas en nada madre – dijo frunciendo el ceño.
Inessa: hija es que el matrimonio no es fácil – dijo sin perder la sonrisa – muchas veces por el carácter de ambas personas terminan peleando por todo, otras por no escucharse – le volvió a tomar la mano mientras la pelirroja prestaba mucha atención – por lo menos con tu padre al principio fue difícil.
Lena: en serio? – dijo asombrada.
Inessa: si – dijo sonriendo – cuando nos casamos el apenas comenzaba con la hacienda, el dinero era un poco escaso – se le notaba en los ojos aún amor por Sergey de solo escucharla hablar lo sabía, su madre aún lo amaba con la misma fuerza e intensidad que sentía cuando estaba vivo – pero lográbamos pagar las cuentas eso si yo trataba por todos los medios de economizar cuando hacia compras, incluso mi ropa la compraba en tiendas de segunda mano y eso molestaba a tu padre.
Lena: pro qué? – dijo desconcertada por eso.
Inessa: porque él me decía “me case contigo para dártelo todo y así tenga que dejar todas mis fuerzas y sangre en la hacienda lo haré”, luego me compraba algunos vestidos en algunas de las tiendas más caras de la ciudad.
Lena: hacía eso? – pregunto muy sonriente.
Inessa: si a la final yo los devolvía ya que no les quitaba el precio, eso lo hacía enfurecer diciéndome “los compre para que fueras feliz y cumplir mi promesa” yo solo le sonreía, para luego decirle “que soy feliz con tenerte a mi lado y esa promesa la cumples a diario al amarme como lo haces” – sus mejillas se sonrojaron – en unas de esas reconciliaciones naciste tu – ambas sonrieron.
Lena: y cómo dejaron de discutir? – Dijo sonriendo – porque desde que tengo uso de memoria nunca vi nada como eso…
Inessa: lo sé – dijo sonriendo – pero arreglamos todas esas “discusiones” conversando – la pelirroja la veía con un gran signo de interrogación en su cara – hablábamos de las cosas que nos molestaban y la solucionábamos antes de que pasaran a mayores, además de ser siempre honestos en todo de esa manera evitábamos malos entendidos que terminarían…
Lena: en discusiones – dijo sonriendo.
Inessa: así es hija – dijo sonriendo – esa es la clave para que el matrimonio funcione – le tomo la mano – y otra cosa es nunca irse molestos a la cama – dijo guiñándole un ojo lo que hizo que la pelirroja se sonrojara, Inessa miro en todas direcciones y se acercó a ella y le dijo – y ya lograron consumar su matrimonio? – dijo casi en susurro, la pelirroja enrojeció mucho más.
Lena: mamá!!! – dijo avergonzada por esa pregunta.
Inessa: pero qué tiene – dijo sonriendo.
Lena: no, aun no – dijo en tono muy bajo.
Inessa: pero han intimado un poco? – la pelirroja sintió sus mejillas arder al igual que su pecho.
Lena: si – dijo tímidamente – el día que nos mudamos estuvimos a punto de hacerlo pero su mamá llego y no pudimos.
Inessa: entiendo – dijo suspirando – sabes sé que la manera como se dieron las cosas entre las 2 no fue la mejor – dijo viendo a su hija a los ojos – pero debes hacer un esfuerzo ella es tu esposa y…
Lena: lo intento pero es que me da miedo – dijo bajando la mirada.
Inessa: no sé cómo será la condición de Yulia pero al tener un pene debe ser como cualquier hombre – la pelirroja bajo la mirada – y si no cumples como mujer ante ella podría buscarse quien le de lo que tú no le das – la pelirroja levanto su mirada de golpe.
Lena: creo que eso debería hacer – dijo apretado sus puños en evidente muestra de coraje.
Inessa: Lena hija – dijo tomándole las manos y apretándole los puños empuñados que tenía – si eso llegara a pasar tu serias la más culpable.
Lena: no quiero ser una cornuda – dijo mientras sus ojos se humedecían.
Inessa: que eso no pase solo está en tus manos – dijo acariciándole la mejilla – y eso no pasara solo si logras comunicarte con ella, ser sincera y entregarte a tu esposa.

Narrador: la pelirroja se quedó pensando por un momento todo lo que su madre le había dicho, el solo pensar que la morena le fuera infiel le molesto pero si lo hacía sería su culpa por no darle lo que ella necesitaba, es por eso que debía dejar sus miedos atrás y arriesgarse la morena le había demostrado que la respetaba, no era lo que pensaba que la tomaría a la fuerza exigiendo sus derechos como su esposa, ella le tenía paciencia con respecto a su negativa de ser su mujer es por eso que debía intentarlo, le había tomado confianza hasta ya conversaban de cualquier cosa como buenas amigas.

Lena: tienes razón – dijo viendo a su madre – si quiero que esto funcione debo ser la esposa que Yulia quiere…
Inessa: no solo que Yulia quiere hija – le dijo sonriendo – debes ser la esposa que quieres ser – ambas sonrieron.



………………………………………………….FIN FLASHBACK…………………………………………….

Narrador: casi sin poder controlarse se fueron acercando y se dieron un beso, fue dulce y delicado sus corazones comenzaron a acelerarse rápidamente, la morena la atrajo y volvieron a sentirse de la misma manera que la noche anterior, sus sexos solo rosándose haciéndoles hervir la sangre como si fuera lava ardiendo, el beso les comenzaba a quemar la necesidad de sentirse aumento para ambas excitándolas, sin darse cuenta la morena ya estaba sobre ella se miraron por unos segundos, volviendo a besarse Lena paso sus brazos a su espalda y la atrajo más hacia ella.

Yulia: auchh!!! – dijo quejándose ya que el abrazo de la pelirroja le había apretado un poco las costillas.
Lena: lo siento – dijo jadeando un poco ya que el miembro de la pelinegra estaba justo en su sexo.
Yulia: está bien – dijo aguantando el dolor.
Lena: te lastimaste – dijo acariciándole la mejilla – es mejor que dejemos esto para después – dijo sonriéndole.
Yulia: no quiero – dijo moviéndose un poco – quiero sentirte mía – dijo con la voz ronca.
Lena: yo también quiero ser tuya…
Voz: chicas el desayuno está listo – se escuchó la voz de Igor fuera de la tienda y la morena suspiro.
Yulia: odio estás interrupciones – dijo bajándose de encima de la pelirroja y arropándose hasta la cabeza con la frazada.
Lena: ya voy Igor – dijo en tono alto y sonrió – Yul – dijo quitándole la frazada de la cabeza y le sonrió con dulzura – verás que al llegar a casa nadie nos interrumpirá – dijo dándole un beso – ahora iré por tu desayuno para irnos – se levantó y estaba por salir.
Yulia: no vas a salir así verdad? – dijo con una ceja levantada y cruzada de brazos, la pelirroja la miro desconcertada, pero al sentir el frio en sus piernas lo entendió.
Lena: ups!!! – dijo muy roja así que tomo sus pantalones y con la vista trataba de encontrar algo.
Yulia: aquí están – dijo la morena entregándole las bragas, ambas estaban rojas pero la pelirroja las tomo y se las coloco con un poco de pena frente a la pelinegra, que solo sonreía por ello.
Lena: ahora si iré por tu comida – al decir eso salió de la tienda ya vestida y la morena sonrió.
Yulia: solo unas horas más – se dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja entro luego de 5 minutos con su desayuno la ayudo a sentarse para que comiera, en ese momento el dolor se le hizo presente pero lo aguanto tratando de disimular la punzada que sentía en sus costados, al terminar de comer Lena la ayudo a vestirse que ya estaban Román e Igor recogiendo todo para irse, las chicas se sonrojaron cuando Lena le ayudo a Yulia a ponerse sus bóxer, luego los pantalones y por ultimo sus botas al terminar la ayudo a salir de la tienda pasando una mano por su cintura y ayudándola a caminar, Román la ayudo llevando a Yulia a la camioneta ya que no podía montar, sonrió menormente al ver a ese caballo con el cual peleo para atraparlo para la pelirroja, unos minutos después Lena metió su mochila a la parte trasera de la camioneta.

Igor: bueno ya todo está listo – dijo metiendo las tiendas desarmadas en el maletero de la camioneta – lo mejor es que Yulia y tú se vayan en la camioneta y Román y yo llevaremos a los caballos.
Lena: bien – dijo subiendo a la camioneta – los veo en unas horas para comer algo – al decir eso los hombres ataron a los caballos uno a uno a las sillas de montar.
Román: te recomiendo sigas por el río unas millas y en la desviación vayas a la izquierda – dijo mostrándole en el mapa – llegaras a la carretera que no está tan accidentado como el camino rural.
Lena: pero dónde nos encontraremos para comer? – pregunto viendo el mapa.
Román: justo aquí – señalando un pequeño punto – allí hay un restaurante pequeño podremos comer y descansar un poco antes de llegar a la hacienda casi a las 4 ó 5 de la tarde más o menos.
Igor: vamos Román – dijo el hombre ya montado en su caballo.

Narrador: el chico corrió hasta su caballo y subió en el para luego marcharse junto a Igor y el resto de los caballos, la pelirroja se acercó a la morena y le dio un leve beso para luego sonreírle, así arranco la camioneta y se fueron siguiendo la ruta que Román les había indicado las chicas comenzaron a platicar durante todo el viaje, ambas deseaban conocerse mejor ya que estaban decididas a que su matrimonio funcionara, así que durante más de 4 horas las chicas se contaron muchas cosas de sus vidas, algunas anécdotas cómicas, otras un poco dolorosas, por lo menos Lena supo de todos los rechazos que sufrió la morena tratando de encontrar esposa, por su parte Yulia enfurecía con lo que la pelirroja le decía de los ataques de Boris y cómo María o Igor lograron impedir que el la lastimara, pero en fin en 4 horas lograron conocerse un poco más y acentuar las bases de su matrimonio, la morena se quedó dormida antes de que la pelirroja llegara a la desviación para ir al restaurante, por un instante la vio dormir y se veía tan serena se parecía tanto a una niña estando así, con sus ojitos cerrados y respirando tan pausadamente que parecía que nada podía perturbarla.

Lena: es tan hermosa – dijo casi en susurro y se sonrojo al escucharse decir eso – Dios que me está pasando contigo Yulia? – se preguntó mentalmente – eres tan adorable y linda cuando quieres, pero es de entenderse has pasado por tantos rechazos solo por… - sus mejillas se pusieron muy rojas, sintió caliente sus orejas y sonrió nerviosa – pero eso no tiene nada de malo.
Yulia: llegamos – dijo con voz adormilada, asustando a la pelirroja que dio un brinquito en su asiento.
Lena: me asustaste Yul – dijo apretando el volante tratando que sus nervios se fueran.
Yulia: lo siento – dijo perezosamente – es que como vi que te detuviste – dijo acomodándose con algo de trabajo ya que la punzada en su costado la comenzaba a molestar un poco.
Lena: estás bien – dijo al verla cerrar los ojos con fuerza y tapándose la cara con ambas manos.
Yulia: es solo que la posición en la que dormí no era muy cómoda – dijo abriendo los ojos y respirando profundamente.
Lena: bueno si ya llegamos – dijo al bajarse y ayudar a la morena a salir de la camioneta – sostente fuerte de mí, será más fácil ayudarte a entrar al restaurante.
Yulia: bien vamos – dijo al pasar su brazo por el cuello de la pelirroja mientras esta la sostenía por la cadera.
Lena: o prefieres comer en la camioneta? – dijo antes de comenzar a caminar – estás más comoda…
Yulia: y lejos de ti – dijo bajando la mirada.
Lena: oye – dijo atrayéndola más a su cuerpo – solo dije eso para que no te lastimaras – dijo tratando de colocarse enfrente de ella cosa que consiguió – además yo no te dejaría comiendo sola por quien me tomas? – dijo un poco indignada.
Yulia: lo siento – dijo apenada.
Lena: bueno ahora que sabes que es lo que realmente quiero hacer – dijo sonriendo – qué prefieres comer dentro o fuera?
Yulia: mejor adentro se ve que volverá a llover – dijo viendo el cielo, la pelirroja se quedó de piedra viendo los ojos de la morena más claros incluso que el azul del cielo, se sonrojo un poco pero logro tomar a la morena de la cintura de nuevo y evito que le viera la cara.
Lena: los chicos no deben de tardar en venir – dijo ayudándola a entrar.

Narrador: al entrar algunas personas que se encontraban comiendo las vieron pasar, se miraron extrañados pero no dijeron nada una de ellas reconoció a la pelirroja y sonrió, cuando iba a acercarse reparo en la morena y frunció el ceño sabía quién era y que tenía en medio de las piernas, tomo de un solo trago más de media botella de cerveza y se les quedo mirando muy intensamente, en ese momento lo recordó Elena Katina se había casado con Yulia Volkova hacia unos meses atrás, las chicas ordenaron y Lena le pidió también algo para los chicos sabía que ellos llegarían con hambre y la comida demoraría un poco en estar lista, las chicas seguían conversando y riendo un poco la pelirroja se levantó.

Lena: iré a avisar a tus padres lo que paso así ellos…
Yulia: por favor no los llames – dijo nerviosa – asustaras a mi madre y luego me gritara por lo que hice.
Lena: Yul ellos deben de saber – dijo sonriendo.
Yulia: pero mi mamá – no continuo hablando porque un dedo de la pelirroja se lo impidió.
Lena: tranquila que nada malo pasara – dijo sonriendo al levantarse.
Yulia: no conoces a mi madre – dijo suspirando.

Narrador: la pelirroja pidió hablar prestado el teléfono y llamo a los Volkov para decirles lo del accidente de Yulia, Larissa grito al enterarse pero la pelirroja le dijo que pronto llegarían para que el médico la viera, Oleg le dijo que lo mejor es que la llevara al hospital en cuanto llegaran que ellos esperarían allí, al terminar la llamada y regresar con la morena esta bufo ya que sabía que su madre se había alterado, hasta donde estaba ella se logró escuchar el grito de su madre cuando Lena le dijo lo que paso, justo en eso los chicos llegaron un poco cansados por el trayecto algo accidentado debido a lo mojado del terreno, la comida llego unos instantes después que ellos se sentaran, él hombre que había observado a las chicas estuvo a punto de acercarse cuando vio a Román e Igor llegar, es por eso que decidió no acercarse aún mínimo aquellos 2 lo correrían a patadas sin duda, solo siguió observándolas y se quedó de piedra al ver como Lena le daba de comer a la morena, que se veía feliz por eso.

Hombre: vaya Katina que mansa te ves ahora – dijo tomándose otra cerveza de golpe – lastima me hubiera gustado ser yo quien te domara.

Narrador: al poco tiempo terminaron de comer y siguieron platicando antes de irse, cuando estaban por salir el hombre no lo aguanto más y se levantó y camino hasta ellos, Igor había pagado la cuenta y estaban levantándose cuando.

Hombre: si son los perdedores de la carrera anual – dijo en tono burlón.
Lena: quien lo diría el tramposo más grande de todo Toliatti está justo aquí – dijo con una mirada retadora.
Hombre: se nota el resentimiento en la voz – dijo sonriendo – eso es lo malo de los malos perdedores…
Román: malos perdedores mald**** tramposo!!! – Dijo molesto – me golpeaste con el fuete antes de llegar a la meta por eso ganaste – dijo apretando los puños.
Hombre: no tengo la culpa que te distrajeras – dijo riendo.
Yulia: creo que lo mejor es irnos – dijo tratando de calmarlos.
Hombre: vaya así que eran cierto los rumores – dijo viendo las manos de ambas para mirar sus alianzas matrimoniales – te casaste con la heredera de la hacienda Volkov – dijo viendo a la morena de manera recelosa – si me hubieras aceptado Katina tendrías a un verdadero hombre y no a un… - no termino de hablar cuando la mano de la pelirroja lo había golpeado en la mejilla.
Lena: a mi esposa no te atrevas a insultar Damián – dijo muy molesta – porque estoy muy segura que es más hombre de lo que tú nunca podrás ser!!!! – dijo lanzándole una mirada asesina.
Damián: que mano dura eres – dijo sobándose la mejilla – pero así me gustan arisca ya que en la cama explotan mucho más y tú… - no termino de hablar cuando cayó al suelo derribado de un golpe de la morena que se quejó de dolor y se agarró de los costados.
Yulia: más respeto con MI ESPOSA!!!! – grito tanto por el dolor como por la molestia.
Damián: **** mocosa – dijo al verse la mano llena de sangre – me rompiste la nariz!!! – dijo molesto.
Lena: Yul estás bien – dijo al tomarla de la cintura.
Yulia: si – dijo haciendo una mueca de dolor.
Lena: es mejor irnos – dijo sacándola con cuidado, bajo la vista de todos los que hasta hace un momento comían tranquilamente.
Damián: esto no se quedara así – dijo levantándose del suelo.
Román: este año quedaras de último en la carrera – dijo saliendo.
Damián: eso lo veremos – dijo tomando unas servilletas de una mesa y limpiándose de la nariz algo de sangre – es una lástima que está casada.

Narrador: las chicas llegaron al auto y no dijeron nada al poco rato Lena arranco para llevar a Yulia al hospital, ya que debían pasar por el centro antes de tomar la salida para llegar a su hacienda, la pelirroja se dio cuenta que Yulia estaba muy molesta por lo que decidió romper el silencio.

Lena: Damián también es criador de caballos – dijo sin mirarla y concentrándose en la vía – él y Boris habían apostado uno de los potrillos que habían nacido el año pasado a ver quién ganaba, como oíste justo a 20 metros antes de la meta golpeo a Román haciendo que casi cayera del caballo y por eso llegamos de segundo lugar, a pesar de que fue trampa gano creo que fue porque es amigo del alcalde, pero en fin tuvimos que darle uno de los potrillos y yo sin poder hacer nada – al decir eso se detuvo a un lado de la carretera – gracias por defenderme…
Yulia: eres mi esposa – dijo viéndola a los ojos – y siempre voy a defenderte.

Narrador: no dijeron nada más y comenzaron a besarse de manera suave, luego de unos minutos Lena volvió a encender la camioneta para seguir hacia el hospital, cerca de las 4:00 pm llegaron al centro de Toliatti durante el resto del camino estuvieron riendo, al llegar los esperaban los Volkov que corrieron la camioneta apenas Lena aparco, Oleg ayudo a salir a Yulia y la sentaron en una silla de ruedas, cuando iba a protestar por ello la cara de poco amigos de su madre la hicieron callar, luego de que Lena les dijera lo que ocurrió exactamente a la pelinegra le estaban sacando unas radiografías, era para asegurarse de cómo estaban sus costillas por la caída.

Lena: si no hubiera querido ese caballo ella no…
Larissa: no te culpes – dijo sonriéndole – además ella fue quien decidió hacerlo.
Lena: pero no dejo de sentirme culpable – dijo suspirando – sentí tanto miedo al verla caer y ser arrastrada – dijo con los ojos llorosos, Larissa solo la abrazo y sonrió.
Larissa: todo estará bien – dijo en susurro – solo espero que muy pronto ambas me den la noticia que seré abuela – dijo feliz.
Lena: eso quiero – dijo casi con un hilo de voz, eso fue suficiente para Larissa no se había equivocado, la pelirroja había comenzado a querer a su hija esas lágrimas de dolor por el miedo que sintió, el que confesara que quería darle nietos pronto eso fue suficiente para ella.
Oleg: aquí les traje un poco de té – dijo sonriendo al verlas así abrazadas su esposa y nuera.
Larissa: si Lenita vamos tómatelo para que te calmes – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja y Larissa tomaron su té mientras esperaban al médico, pasaron casi 45 minutos antes que el médico de la familia Volkov apareciera junto a ellos, les indico que los siguiera a su consultorio para hablar con ellos con calma, ya que muchos curiosos se enteraron de que Yulia Volkova estaba en el hospital y estaban tratando de averiguar el chisme, es por eso que lo mejor era la privacidad del consultorio del galeno, al entrar vieron a Yulia sentada en la silla de ruedas con cara de pocos amigos.

Iván: les dije que entraran para hablar de la condición de Yulia – dijo un poco serio.
Lena/Larissa: es grave? – preguntaron al mismo tiempo ambas estaban nerviosas.
Yulia: no lo es – gruño la morena.
Oleg: Yulia por favor más respeto – dijo regañándola por esa respuesta.
Iván: no te preocupes Oleg – dijo sonriendo – la verdad es que cualquiera en su situación estaría igual de molesta que Yulia – dijo en tono burlón.
Yulia: ya no me moleste – dijo refunfuñando, la pelirroja se acercó a Yulia y la beso eso logro calmarla, Larissa sonrió por ver esa manera dulce de su nuera para tratar a su hija.
Oleg: bueno Iván dinos como está Yulia? – pregunto más sereno, el galeno vio a las recién casadas divertido y solo sonrió.
Iván: tiene 2 costillas con una fisura – dijo serio mostrándoles las radiografías – aquí lo pueden ver – dijo señalándoles unas líneas en la costilla – le pusimos un vendaje que le ayuda a mantenerlas fijas y así ellas solas podrán soldar solas – dijo sonriendo – es por eso que le estoy mandando reposo por 1 mes esperando que sus costillas terminen de soldar satisfactoriamente.
Larissa: ya oíste verdad? – dijo levantando la ceja sabiendo que su hija era tan terca y es capaz que saliera a montar apenas llegara a su casa.
Yulia: si ya oí – dijo volviéndose a molestar.
Lena: pero porque te molestas Yul – dijo hincándose frente a ella – es por tu bien – dijo acariciándole la mejilla.
Yulia: es que el reposo es absoluto – dijo un poco seria.
Lena: reposo absoluto? – pregunto extrañada.
Iván: así es – dijo riendo – el mal humor de tu esposa es solo porque no podrá realizar ninguna actividad física por un mes – dijo sonriendo, la pelirroja lo vio algo confundida no entendía por qué la risa burlona del médico.
Oleg: ya entiendo – dijo conteniendo la risa.
Yulia: no le veo la gracia – dijo molesta, Lena seguía sin entender.
Iván: la actividad física también aplica al sexo – al decir eso la pelirroja se sonrojo furiosamente – no podrán tener relaciones sexuales por un mes – sentencio el doctor sonriendo.

Narrador: la pelirroja ahora si lo había entendido y a pesar de lo apenada que estaba, vio a la morena quien solo repetía muchos maldiciones en susurros y apretando los puños, no pudo evitar sonreír ante eso estaba igual decepcionada ya que se sentía lista para estar con su esposa, lo había comprobado la noche anterior pero lo importante era la salud de la morena y que se recuperara de manera rápida, mientras el médico anotaba los analgésicos que tomaría y anotaba como administrarlo, la pelirroja volvió a hincarse frente a su esposa y le sonrió.

Lena: tenemos toda la vida para estar juntas – dijo en susurro la morena volteo a verla y sonrió – solo hay que tener un poco de paciencia.
Yulia: por ti esperare el tiempo que sea necesario – dijo acariciándole la mejilla.

Narrador: ella solo sonrieron y no dejaron de mirarse a los ojos, Larissa las veía y se sentía feliz ya que sabía que no solo era la pelirroja la que comenzaba a sentir algo, al ver los ojos de su hija lo supo su pequeña comenzaba a enamorarse de la mujer con quien se había casado, eso la hizo sonreír enormemente y más al imaginarse a pequeños niños correr por todas partes, eso la emociono mucho al ver que el amor estaba comenzando a crecer entre las chicas, al salir del hospital todos fueron a la hacienda Katin para instalar a Yulia y ver si necesitaban ayuda, Oleg le había dicho a Yulia que vigilaría el pequeño sembradío que estaba por la laguna que no se preocupara, la morena quería darle una sorpresa a Lena y por eso mantendría el secreto, ellos hablaban tranquilamente riéndose por el camino, cuando llegaron la pelirroja sintió un escalofrió recorrerle el cuerpo y no supo por qué.

Yulia: estás bien – dijo al sentir como se tensaba.
Lena: solo sentí un escalofrió – dijo sonriendo.

Narrador: la morena sonrió y luego bajaron, Lena ayudo a Yulia sosteniéndola de la cintura al entra vio unas maletas en la sala y eso las extraño, pero su expresión cambio de sorpresa a molestia cuando los vio allí sentados tomando café, Igor se levantó del sofá al igual que las otras 2 personas, una tenía la mirada llena de vergüenza pero la otra solo la veía de manera altiva con prepotencia.

Lena: que hacen aquí? – pregunto conteniendo su enojo.
Yulia: cálmate Len – le dijo en susurro al notar la manera dura con la cual hablo.
Igor: Lena yo…
Alexei: padre no déjame a mí – dijo apenado – Lena yo…
Nina: vinimos a quedarnos – soltó de golpe viéndola de manera desafiante.
Lena: eso decidiste? – pregunto molesta.
Nina: no tenemos a dónde ir – dijo molestándose por el tono con el cual le hablo, eso era un insulto para ella que la pelirroja la mirara como si fuera un chicle en su zapato, solo ella podía mirar a Lena así no al revés.
Lena: cuando decidiste fugarte con él – dijo señalando al chico – pasaste a ser su responsabilidad – dijo seria – además tu padre ya no vive aquí.
Nina: peor…
Lena: ya dije es mejor que…
Yulia: Len – dijo abrazándola fuerte – eres mejor que ella no te portes como una desalmada – le dijo al oído – déjalos que se queden hasta que consigan a donde irse.
Lena: pero Yul – dijo quejándose en voz baja – él le dijo a todo que…
Yulia: lo sé – dijo un poco seria – pero ahora eres mía y eso es lo único que importa.
Larissa: creo que mejor iré a preparar algo para que coman – dijo halando a Oleg y desapareciendo de la sala.
Yulia: esto solo lo diré una vez – dijo Yulia muy seria al separarse de la pelirroja lentamente – solo podrán quedarse hasta que consigan a donde mudarse – dijo viendo de manera recelosa a los 2 invitados no deseados – tendrán solo 2 meses para conseguir a donde irse.
Lena: si quieres puedes ayudar en la hacienda Alexei – dijo seria – pero tu lugar como jinete la perdiste – dijo muy seria – y en cuanto a ti – dijo viendo a Nina – espero que sepas que las cosas cambiaron no quiero saber que tratas mal a María u otra persona que trabaje aquí, te lo advierto si lo haces en ese mismo momento sales de aquí.

Narrador: la chica la miro con rabia pero no dijo nada, solo asintió muy molesta así que tomo sus maletas y subió a su antigua habitación seguida por Alexei, Yulia le dio un abrazo fuerte y le beso la frente Igor solo suspiro y salió de la sala dejándolas solas, al sentir que solo quedo con Lena la beso dulcemente y solo le repitió “todo estará bien ya lo verás, solo serán 2 meses y luego seremos solo tú y yo”, la pelirroja sonrió “y comenzaremos a buscar a nuestros niños” eso las hizo reír a ambas, volvieron a besarse ya que estaban ellas…..
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:43 am

Capítulo VIII: el enemigo lo tienes en casa, mis sentimientos por ella


Narrador: la pelirroja ayudo a subir a la morena hasta la habitación, ninguna hablaba por diferentes motivos así que entraron en silencio y al recostarse la pelinegra en la cama Lena comenzó a buscarle ropa, Lena estaba molesta por tener que recibir a Nina en su casa esa chica le hizo mucho daño, cómo era posible que Yulia le dijera que los dejara quedar? Será que nada de lo que le conto lo entendió realmente?, por culpa de ella la suspendieron de la secundaria? Fue por ella que no logro terminar la secundaria?, muchas de las veces que Boris llegaba a acosarla era porque Nina decía que la había a solas con Alexei, eso molestaba a su padrastro quien la buscaba y trataba de tocarla para luego abofetearla, todo eso se lo había contado a la morena pero parecía que no le importaba, al salir del closet salió con una camisa abierta un poco larga para que su esposa se cambiara, por su parte Yulia no había hablado debido a que advirtió el peligro en los ojos de Lena, sabía por alguna extraña razón que estaba molesta no solo con ella sino con los nuevos invitados no deseados en su casa, pero ella igual estaba molesta con Nina por llamarla fenómeno pero ya era innato en ella no responder con agresión ante ninguna mujer, su madre muy bien le había enseñado desde que era un pequeña de 5 años “a las niñas nunca se les pega”, luego en su adolescencia le había dicho “no importa de qué tamaño sea el insulto, no hay que rebajarse al nivel de los inferiores de mente, así que mientras peor te hablen o traten trátalos mucho mejor, así sentirán vergüenza de ellos mismo y tu demostraras lo que realmente vales” una actitud masoquista sin duda, pero ese credo inculcado por su madre lo llevaba siempre consigo, salvo en situaciones que eran de defender a otros o mejor dicho defender a Lena, porque ella nunca antes había defendido a nadie solo se mostraba fría y distante ante todos, pero la pelirroja ella… no quiso seguir pensando y más al verla frente a ella.

Lena: hay que quitarte esa ropa para que estés más cómoda – dijo en tono seco y distante, eso le molesto a la morena quien frunció el ceño pero prefirió no decir nada, la pelirroja puso la camisa en la cama al lado de la morena – levántate para cambiarte…
Yulia: yo puedo…
Lena: no puedes y lo sabes – dijo muy seria – vamos que aun debo ayudar a tu madre con la comida y traerte tus medicinas – dijo viéndola a los ojos y noto ese fuego en su mirada, por una extraña razón eso la excito se mordió el labio inferior inconscientemente y se levantó.
Yulia: Lena yo…
Lena: no digas nada!!! – dijo con fiereza, se arrodillo frente a la morena y le desabrocho el cinturón, comenzó a quitar los 4 botones que tenía el jean – siéntate – dijo sin perder esa seriedad en su rostro y fiereza en su voz, la morena se sentó mientras la pelirroja le quitaba las botas y medias – levántate!!! – ordeno molesta, así que así lo hizo sintió las manos de la pelirroja bajarle el jean y se sentó sin esperar a que Lena se lo ordenara, esa actitud la estaba volviendo loca de deseo solo quería tomarla por los brazos y partirle la boca con un beso salvaje, pero se contuvo de hacerlo ya casi cuando sentía que recuperaba su fuerza de voluntad, sus pantalones salieron por sus piernas y se estremeció al sentir como el frio le rosaba la piel – levántate!!! – dijo la pelirroja de manera demandante.
Yulia: hace frio – dijo casi en susurro al levantarse.
Lena: pronto no lo tendrás – le dijo eso al estar a su misma altura.

Narrador: sin decir nada la pelirroja la beso con fuerza atrayéndola por el cuello con una necesidad casi animal, el beso era fuerte y demandante no como aquellos besos tiernos y delicados, ese beso solo significaba una cosa y era la necesidad de proclamar suyos esos labios, ese cuerpo, esos zafiros azules que eran sus ojos, lentamente la fue recostando en la cama ya que las piernas de ambas no podrían sostenerlas por más tiempo, Lena se colocó a sobre la morena con sus piernas a cada lado de su cadera, amas sintieron como la excitación y el deseo las invadía…

Nina: Lena que la comida ya está lista – dijo entrando sin tocar, las chicas se separaron casi instantáneamente – lo siento yo no sabía…
Lena: por qué demonios no tocas!!!!! – grito molesta, mientras la morena también estaba muy molesta por la interrupción sufrida de nuevo…
Nina: si quieres puedo tocar – dijo con tono malicioso al ver la bóxer de la morena que estaba muy abultado en ese momento.
Lena: pero que mierd**** vez????!!!!! – grito enfurecida al ver la mirada de lujuria que le lanzo a la morena al verle la entrepierna, así que se colocó sobre la morena que estaba muy roja – SAL DE UNA MALD**** VEZ DE AQUÍ!!!!! – quito muy molesta.
Nina: bien pero no te molestes – dijo riendo en tono de burla y salió.
Lena: esa put**** barata!!!! – dijo apretando la mandíbula con ganas claras de matar a su hermanastra.
Yulia: tranquila – dijo colocando sus manos en su cintura, tratando de calmarla pero igualmente estaba muy molesta.
Lena: la quiero fuera de aquí!!! – dijo apretando los puños y viendo a Yulia.
Yulia: shhh – dijo al besarla sabía que estaba molesta y tenía toda la razón de querer correrla pero su credo familiar volvió a su cabeza y al separarse solo le dijo – eres mejor persona que ella y echándola a la calle te comportarías como ella – le acaricio la mejilla – desde que estoy viviendo contigo he visto lo dulce y gran persona que eres – le dio un leve beso en los labios – no dejes que ella te quite eso de aquí – dijo colocándole la mano en el corazón.
Lena: es que yo no puedo lidiar con ella no ahora – dijo acostándose en el pecho de la morena que la abrazo.
Yulia: si puedes porque eres muy fuerte – dijo acariciándole la espalda – además me tienes a mí para ayudarte.

Narrador: un silencio las invadió por algunos minutos la morena trato de probar suerte y la separo un poco de sí misma, la vio a los ojos y la beso Lena no demoro mucho en corresponderle, ambas estaban nuevamente en la misma posición que cuando Nina las consiguió, la pelirroja comenzó a desabotonar la camisa de la morena…

Larissa: chicas la cena – dijo al enterar sin tocar – O.O lo siento – dijo saliendo apresuradamente.
Yulia: es que nadie sabe lo que es tocar la puerta!!!! – bramo muerta de la rabia.
Lena: creo que no – dijo en tono bajo y siguió abriéndole la camisa al terminar – levántate para ponerte esta camisa limpia – dijo al tomar la camisa que minutos antes había dejado sobre la cama.

Narrador: la pelirroja sonrió al ver aquella baja que mantenía apretada el costado de la pelinegra, la debe usar todo el tiempo hasta que las fisuras que tuvo en las costillas soldaran completamente, es por eso que debía tratar de mantenerla en reposo absoluto como les indico el galenos, Larissa le dijo que solo le diera 1 día y ya su hija comenzaría a trabajar en las faenas de la hacienda, así que debía tratar de mantenerla en la cama de alguna manera.

Larissa: chicas no deberían hacer eso – dijo detrás de la puerta que estaba cerrada – recuerden lo de reposo absoluto…
Yulia: mamá por favor!!! – grito molesta – no soy una niña pequeña así…
Lena: shhh – dijo callándola para luego darle un beso en los labios – te iré a buscar la cena – dijo al terminar de colocarle la camisa, la morena la vio con incredulidad.
Yulia: en qué momento me pusiste la camisa? – pregunto confundida.
Lena: justo antes de que le gritaras a tu madre – dijo sonriendo – ya vengo – dijo bajándose de sus piernas y la beso antes de salir de la habitación.
Yulia: estoy **** – dijo dejándose caer pesadamente en la cama – ya perdí la cuenta de las veces que nos han interrumpido – dijo cerrando sus ojos con fuerza y suspirando pesadamente – pero si he logrado sentirla – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja entro a la cocina y vio a su suegra terminando de servirle la cena a su hija, la coloco en una bandeja junto a un jugo de tomate que era su favorito y sirvió otro plato de comida para la pelirroja, quien comenzó a sacar los cubiertos y servilletas de un estante para ayudarla.

Larissa: sabes que no deben de…
Lena: lo sé – dijo suspirando – creo que nos dejamos llevar – dijo apenada.
Larissa: eso ya lo vi – dijo sonriendo.

Narrador: no cruzaron más palabras y la pelirrojo subió a llevarle la comida a su esposa, mientras Larissa y Oleg comían junto a María en el comedor, ellos entendieron que lo mejor era que las chicas convivieran más y esa lesión de su hija las ayudaría, ni Nina ni Alexei fueron a cenar ya que mientras la chica iba a darle el recado de Larissa a Lena lo dejo arreglando sus cosas en su antigua habitación, ambos decidieron no bajar a comer o mejor dicho Alexei prefirió que no lo hicieran y la chica no le quedo de otra que no bajar, pero en su mente la imagen de Lena sobre la morena devorándose los labios y luego ver su entrepierna la excito, así que sin decir nada comenzó a besar a Alexei de manera desesperada, el chico se prendió y comenzó a responderle con el mismo ímpetu y casi en menos de 1 minutos ya estaban completamente desnudos, la chica sobre el moviéndose frenéticamente mientras este la sostenía de las caderas, los gemidos de ambos se escuchaban fuertemente al igual que el golpeteo de la cama contra la pared, la morena escucho aquello y sonrió de manera cansada.

Yulia: todos tienen sexo menos yo – dijo colocándose la almohada en la cabeza para no seguir oyendo nada, la puerta se abrió y la pelirroja dejo la bandeja a un lado de la cama.
Lena: esos depravados – dijo molesta, la morena se quitó la almohada de la cabeza.
Yulia: si son unos depravados – dijo apretando sus puños.
Lena: tranquila – dijo besándola – solo será un mes de abstinencia.
Yulia: un mes muy largo si siguen con su escandalo – al decir eso escucharon un grito – no es justo – dijo tirándose de nuevo en la cama boca arriba.
Lena: vamos siéntate para que comas – dijo sonriendo al escuchar esas palabras llenas de frustración de su esposa.

Narrador: las chicas comenzaron a comer y no volvieron a escuchar más ruidos provenientes de aquella habitación, ya que sus habitantes estaban exhaustos por la faena que acababan de tener, Alexei abrazaba a Nina por la cintura mientras esta le daba la espalda quien sonreía luego de aquel orgasmo, ella no quería regresar a Toliatti pero por lo ocurrido en Perm no le quedo de otra.


…………………………………………………FLASHBACK MESES ANTES………………………………………………….

Narrador: luego de que dejara la nota en donde decía que no se quedaría para casarse con Yulia Volkova, ya estaban en el tren que los llevaría a Perm donde Alexei tenía un amigo que le daría trabajo en una fábrica de zapatos, ambos estaban abrazados y sonriendo pero al llegar a su destino la chica de solo 16 años palideció al verse en una vecindad, vio a su novio con ojos de incredulidad y este solo le dijo “es lo único que puedo pagar hasta que cobre mi primer cheque”, la chica no dijo nada ya que se imaginó que los primeros días sería duro o por lo menos hasta que el chico cobrara, se acomodaron dentro de aquella habitación que no era muy grande casi del mismo tamaño que su cuarto, solo un poco más grade que tenía una cocina que estaba conectada con la sala y una habitación, el baño estaba al fondo y era muy pequeño acomodaron sus cosas y salieron a conocer un poco el lugar, tuvo que conformarse con comer en McDonald ya que el dinero Alexei debía ahorrarlo, esa noche fue muy larga para ella pero más lo fue el día siguiente cuando se quedó completamente sola, así que solo se acostó a mirar la TV todo el día cerca de las 2 de la tarde esta hambrienta y se preparó un sándwich y volvió a acostarse, cerca de las 7:00pm llego el chico muerto de hambre pero su sorpresa fue enorme y desagradable al ver que su mujer no le preparo nada de comer.

Alexei: que estuviste haciendo todo el día? – pregunto un poco molesto.
Nina: nada – dijo viéndolo a los ojos – tengo hambre amor prepararías algo de comer – el chico la miro con incredulidad.
Alexei: deberías ser tú quien me tuviera la comida lista – dijo lo más calmado que pudo ya que no quería discutir con la chica.
Nina: y que se supone que te haría de comer – dijo sentándose en la cama – nunca en mi vida he cocinado para eso estaba María – dijo molesta.
Alexei: Nina tendrás que aprender…
Nina: eso sí que no – dijo molestándose mucho – por ti deje la comodidad de mi casa, por ti deje a mi padre solo para que no me casara con esa Volkova!!!! – Rugió furiosa – tú mismo dijiste que si esa mujer llegaba a tocarme la matarías.
Alexei: lo sé pero…
Nina: pero nada!!! – Grito molesta – esto es tu culpa así que ocúpate de mantenerme feliz o regresare a mi casa y aceptare casarme con Yulia Volkova, por lo menos con ella tendría comodidades!!!

Narrador: el chico la miro incrédulo pero no le quedo de otra que ir a preparar algo de comer, era verdad él fue quien le propuso escaparse para que ella no se casara con Yulia Volkova, ella dejo todo por él es por eso que debía mantenerla feliz y recompensarla por todo lo que ella había renunciado por él, así que debía esforzarse por mantenerla feliz la amaba tanto que estaba dispuesto hacer todo por ella, ya lo había hecho al mentirle a mucha gente diciéndole que Lena Katina había sido su mujer, que la había dejado porque no era buena cama eso le dolió tener que decirlo pero lo hizo por ella por Nina, traiciono a su amiga y jefa solo por complacer a su mujer se sentía como basura pero por ella haría lo que fuera.

Nina: gracias amor moría de hambre – dijo dándole un beso.
Alexei: no hay de que amor – dijo sonriendo idiotizado por ella.
Nina: amor que puedo hacer me aburro todo el día – dijo haciendo una mueca, el chico pensó en decirle que lo ayudara arreglando el lugar pero prefirió callar y le tomo la mano.
Alexei: a la vuelta de la esquina hay un complejo cultural – dijo sonriendo – podrías ir a ver si alguna actividad te agrada.
Nina: en serio? – pregunto sonriendo la chica.
Alexei: claro que si amor – dijo besándola – me dijeron en el trabajo que las actividades son gratuitas.
Nina: iré mañana mismo – dijo sonriendo.

Narrador: lo peor que pudo haber hecho fue eso, el dejarla ir a ese lugar ya que ese mismo lugar se convirtió en su maldición, desde que comenzó a ir a ese lugar comenzó a cambiar le habían dicho que se había juntado con una chica de mala reputación, al tener un mes viviendo allí comenzó a verla con vestidos nuevos y caros, no sabía de donde sacaba el dinero para comprarse esas cosas y eso lo aterraba.

Nina: amor hice un curso de bisutería – dijo abrazándolo – las cosas que he hecho las he vendido – dijo besándola.
Alexei: es que dicen que…
Nina: no les creas a las habladurías de la gente – dijo quitándole la camisa – son unos envidiosos solo porque te amo y tú puedes tenerme.

Narrador: hicieron el amor de manera desesperada esa noche, por unos días estuvo calmado y no presto atención a los chismes de la gente de esa vecindad, pero un día se sintió mal en el trabajo y se fue temprano quiso buscar a Nina en el centro cultural, al llegar la vio bajándose de un auto muy lujoso el tipo con quien iba la beso y le entrego un sobre, allí lo supo su mujer se había convertido en una prostituta sintió su corazón romperse, quiso confrontarla pero sería peor la humillación y el dolor por lo que ella estaba haciendo, así que se detuvo en un parque luego de salir corriendo de allí ahora todo comenzaba a tener sentido, la ropa cara, los accesorios, zapatillas, prendas, el celular caro, la comida abundante en el refrigerador, las sabanas de seda, él no había hecho preguntas de ningún tipo al ver las cosas nuevas y caras en su hogar, incluso sonrió enormemente al ver el TV grande que compro la chica y las cajas de cerveza para que viera sus deportes, todo eso estaba mal y lo sabía pero no se detuvo a preguntar solo a disfrutar de las comodidades que su mujer le daba, ingenuamente pensaba que le iba bien vendiendo bisutería pero en su interior sabía que eso era mentira, se quiso engañar para no sentir dolor pero la devastación que sentía era peor, su mujer la niña hermosa de la que se había enamorado esa niña inocente no era más que una put****, no supo qué hora era ni cuánto tiempo paso allí sentado en ese parque, el frio le helaba los huesos pero el dolor y decepción eran más inclementes que el clima, casi por inercia se levantó y llego a la vecindad donde vivía eran cerca de la 1:00 am cuando entro, la vio allí acostada esperando en el sofá de la sala al verla no pudo evitar derramar lágrimas amargas, sabía que esa mujer allí no era su niña ya no lo era solo tenía frente a él a una mujer de la mala vida, cayó de rodillas y comenzó a llorar eso fue suficiente para que ella despertara.

Nina: amor qué paso? – pregunto preocupada al acercarse a él – por qué llegaste tan tarde? – dijo un poco molesta.
Alexei: déjame – dijo alejándose de ella y tapándose la cara con las manos.
Nina: pero qué te pasa? – pregunto molesta.
Alexei: lo sé todo – dijo viéndola con rabia.
Nina: qué sabes? – pregunto nerviosa.
Alexei: te vi bajando de ese mald**** auto – dijo levantándose del piso con lágrimas en los ojos, la chica palideció y comenzó a llorar – eres una… - se contuvo y golpeo la pared.
Nina: tu no entiendes – dijo desconsolada – el dinero que traes no es suficiente…
Alexei: entonces es mi culpa que te prostituyas!!!! – grito muy molesto.
Nina: SIIII!!!!!! – grito ella molesta – me vine aquí por ti – dijo llorando – lo deje todo por ti, prometiste dármelo todo si venia pero no fue así, solo me diste miseria y el pasar trabajo – el chico la miro incrédula.
Alexei: ahora yo soy el culpable? – dijo atónito por todo lo que la chica dijo.
Nina: de haberme quedado me hubiera casado con Yulia Volkova y mi vida sería más fácil, no pasaría tanto trabajo y me daría todo y yo solo me hubiera tenido que entregar a ella – dijo llorando – pero no lo hice confiando en que contigo estaría mejor solo porque te amo – no pudo seguir hablado y solo repetía continuamente – solo porque te amo.

Narrador: el chico quedo paralizado era verdad él fue quien le dijo que se fugaran, él le prometió darle todo y no le cumplió no pudo evitar comenzar a llorar, se arrodillo delante de ella y la abrazo sintiéndose la peor basura del mundo, por sus promesas ella lo siguió por su falta de palabra ella se convirtió en una mujer que vende su cuerpo por dinero, solo él era el responsable de lo que estaba pasando por no poder cumplirle, su trabajo en la fábrica aunque era mucho no pagaba lo suficiente para darle la vida que estaba acostumbrada, porque a pesar de que el dinero escaseaba en la Hacienda Katin ella lo tenía todo, ropas caras, un auto el cual tuvieron que vender para tener más dinero y pasar un mes más, ella lo perdió todo y ahora perdía su dignidad humillándose por un par de monedas.

Alexei: lo siento amor perdóname – dijo llorando – yo debía darte el mundo y solo te di el pasar trabajo y ahora el hacer eso – dijo sintiendo como se le quebraba el alma.
Nina: no me dejes amor – decía llorando – no me dejes.
Alexei: nunca amor – dijo aferrándola con fuerza a su cuerpo – nunca te dejare.

Narrador: esa madrugada sello sus destinos y sus vidas, Nina siguió prostituyéndose por dinero y Alexei solo fingía no importarle, aunque por dentro se estuviera muriendo y sintiera un poco de asco al acostarse con ella, las cosas parecían volver a la normalidad hasta que un día la chica llego con varios moretones en el cuerpo, su último cliente un detective fue muy rudo con ella ya que era su manera de mantener relaciones, eso hizo explotar al chico y lo busco sin importarle que fuera policía, le iba a reclamar pero prefirió esperar un poco lo siguió ese día por todos lados, había anochecido y salía de un bar muy ebrio y justo cuando el hombre disponía a montarse en su auto, lo golpeo por la espalda y se lo llevo a un callejón en dónde lo golpeo de manera salvaje dejándolo inconsciente le quito la billetera y la llave del auto, el cual condujo hasta una zona muy peligrosa se bajó y del carro dejando las 4 puertas abiertas, en menos de 5 minutos fue desvalijado e incendiado llevándose las partes importantes para vender, luego lanzo la billetera dentro del auto incendiado y se llevó el dinero que este tenía, pasaron cerca de 2 días y la noticia del asalto al detective se vio en la prensa para su sorpresa era el hermano menor del comisionado de policía, eso los asusto y más al salir en la noticia que una gran suma de euros le fueron robadas al policía, eso correspondía a evidencias sobre el cierre de un prostíbulo clandestino, era mentira esa noticia ya que el dinero de aquel cierre de aquel lugar lo habían robado los mismos policías, y para librarse de una investigación por corrupción policial dijeron que el llevaba la evidencia cuando fue asaltado, así que los chicos huyeron para evitar verse envueltos.


……………………………………………FIN DEL FLASHBACK…………………………………………………….


Narrador: el chico observaba a la chica que tenía abrazada por la cintura, ella tenía razón el mejor lugar para esconderse era allí nadie los buscaría, cuando renuncio dijo que había conseguido un mejor trabajo en San Petersburgo, es por eso que no tuvo problema la chica nunca dijo de dónde venían así que se les hizo fácil desaparecer, se sentía culpable de no ser por él nada de eso hubiera pasado su chica no hubiera tenido que vender su cuerpo, pero ya lo echo hecho estaba no podía hacer nada más sino cuidar de ella ahora como se debe, quería reunir el dinero necesario para comprar una pequeña casa o apartamento en el centro de la ciudad, recuperar sus vidas y tener la familia que siempre quiso con ella así que le beso el hombro y la atrajo más a su cuerpo, abrazándola con fuerza para que se sintiera protegida en sus brazos.

Alexei: prometo esta vez darte todo lo que necesites y hacerte feliz – dijo antes de sucumbir al sueño.

Narrador: al terminar de comer y la pelirroja bajo los platos a la cocina, Larissa se encontraba allí tomando café con Oleg y María conversando de cosas sin importancia y hasta riendo, ese cuadro le gusto a Lena pero no pudo evitar sentir que algo faltaba y era su madre, Inessa le hacía mucha falta escucharla reír o escuchar las miles de anécdotas de su padre cuando comenzaron a levantar ese lugar juntos, pero lo mejor era mantenerla lejos ya que Boris sin duda se les aparecería allí, prefería mantenerlo lejos así como a Nina y Alexei pero por los momentos esos 2 seguirían allí gracias a Yulia, entro saludando a todos y comenzó a lavar los platos.

Larissa: cómo dejaste a mi hija? – pregunto con doble sentido y eso lo capto rápidamente la pelirroja quien se sonrojo al escuchar esas palabras.
Lena: bien – dijo casi en susurro – voy a subirle su medicina en estos momentos – dijo tomando un frasco de la mesón de la cocina.
Oleg: bueno si es así creo que lo mejor es irnos – dijo levantándose y sonriendo – cuida bien a mi pequeña – dijo sonriendo.
Lena: si lo haré – dijo besándole la mejilla a modo de despedida.
Larissa: por favor has que guarde reposo – dijo besándole la mejilla – así que nada de lo que vi hace un rato – le dijo en susurro.
Lena: lo prometo – dijo muy roja por la vergüenza de recordar como su suegra las encontró.
Larissa: no te avergüences – dijo sonriendo – pero el asunto de mis nietos pueden empezar a trabajar en ello en un mes – dijo muy feliz.
Lena: así será – dijo sonriendo pero seguía muy roja.
María: yo los acompaño niña – dijo levantándose – llévale el medicamento a la niña Yulia, yo me ocupo de terminar todo aquí – dijo sonriendo.
Lena: gracias nana – dijo sonriendo – hasta luego Larissa Oleg – dijo tomando las pastillas y un vaso con agua, salió de la cocina y subió a dárselas a la morena.
Larissa: creo que antes del mes tendremos la noticia de que seremos abuelos – dijo sonriendo.
Oleg: cómo? – pregunto sorprendido.
Larissa: lo que oíste – dijo sonriendo – creo que muy pronto esta casa se verá llena de muchos niños.
María: eso espero Sra. Larissa – dijo feliz.
Larissa: ya verán que es así – dijo sonriendo.

Narrador: los Volkov se fueron a su casa mientras María terminaba de arreglar la cocina para irse a dormir, Lena llego y vio a la morena acostada viendo al techo con los brazos cruzados, no se percató de la presencia de la pelirroja “un mes, 4 semanas, 30 días 720 horas para tenerte Lena” dijo suspirando, la pelirroja no pudo evitar sonreír así que se acercó con mucho cuidado de no hacer ruido, coloco el vaso con agua con mucho cuidado de que no sonara en la mesita de noche y el frasco de pastillas.

Lena: 720 horas no son muchas – dijo de repente asustando a la morena.
Yulia: auch!!! – Se quejó al levantarse de manera rápida – no sabía que estabas aquí – dijo aguantando el dolor en su costado izquierdo.
Lena: por Dios Yulia no te levantas así de rápido – dijo acercándose a ella y pasando su mano por el costado de ella tratando de sobarle un poco, pensaba que de esa manera el dolor disminuiría un poco.
Yulia: es que me sorprendiste – dijo respirando lentamente esperando que el dolor disminuyera.
Lena: lo siento – dijo muy apenada – pero me fue inevitable no decirte eso – dijo sonriendo un poco.
Yulia: sé que de aquí hasta que no me cure no pasara nada entre nosotras – dijo bajando la mirada.
Lena: en eso tienes razón – dijo levantándole el rostro para que la mirara – pero eso no quiere decir que no volveré a hacer esto – dijo dándole un leve beso en los labios.
Yulia: espero que no – dijo profundizando el beso un poco, pasarían cerca de 5 minutos en que las chicas solo se besaban, cuando la falta de aire las hizo separarse casi a regaña dientes.
Lena: mejor…tomate…esto – dijo con la voz agitada y tomando el frasco de pastillas y sacando una – ten – le dijo al darle las pastillas.
Yulia: gracias – dijo la morena igual de agitada.
Lena: iré a cambiarme – dijo levantándose y tomando su pijama del closet camino hasta el baño.
Yulia: Len – dijo en voz baja pero la pelirroja se detuvo – puedes cambiarte aquí – dijo con sus ojos anhelantes de verla sin ropa.
Lena: eso no te haría bien – dijo sonriendo – ni mucho menos a mí – al decir eso entro en el baño cerrando la puerta.
Yulia: definitivo me han castrado – dijo dejándose caer en la cama pesadamente – no es justo de que sirve estar casada si no la puedo ver…
Lena: ten paciencia – dijo saliendo del baño con una pijama larga, la morena bufo y se colocó la almohada en la cabeza – no tienes remedio Volkova – dijo entrando a la cama.
Yulia: es que no es justo – dijo con voz aniñada.
Lena: Dios – dijo quitándole la almohada de la cabeza – quien diría que Yulia Volkova se comportaría como una niña – dijo riendo.
Yulia: solo cuando no obtengo lo que quiero – dijo acariciándole la mejilla.
Lena: solo será un mes – dijo sonriéndole – ten paciencia – dijo recostándose en pecho con mucho cuidado de no lastimarla.
Yulia: tendré paciencia – dijo comenzándole a acariciar sus risos.

Narrador: la pelirroja no dijo nada solo se dejó acariciar para luego ambas quedarse dormidas, el día había sido un poco largo y agotador para ellas por lo que no demoraron tanto en dormir, la noche fue algo fría pero el calor que se propinaban estando abrazadas les impidió sentir el ambiente frio de la noche, el alba comenzaba a despertar al igual que la pelirroja que sonrió enormemente al sentir el brazo de Yulia en su cintura, su mejilla en su cabeza y su otra mano sosteniendo la que ella tenía en su pecho junto a su cabeza, entre sus brazos se sentía tan protegida y a gusto decidió quedarse unos minutos más rodeada de esa paz que solo Yulia le brindaba, las cosas empezaban a cambiar para ambas y lo sabía ya no eran 2 par de extrañas que estaban casadas, parecían 2 amigas ahora sonrió al pensar que tal vez en un tiempo tal vez podrían ser una pareja de verdad, tal vez no era por sexo en esos momento (aunque no tenían relaciones por el momento) podía hasta jurar que la morena no solo la veía como una posible compañera sexual o amante, tal vez comenzaba a verla como una amada esposa no sabía por qué ese pensamiento le vino a la mente, pero la verdad le gustaba la idea de que la pelinegra se enamorara de ella, sería fácil para ella enamorase de Yulia ya que comenzaba a conocerla y no era el ogro que todos pensaban, fue quedándose nuevamente dormida pero sintió como le acariciaban la cintura y el brazo.

Yulia: Len despierta – comenzó a susurrarle – vamos dormilona debes levantarte – la pelirroja sonrió y quiso jugar un poquito.
Lena: mmm no quiero – dijo abrazándola pero teniendo cuidado de no lastimarla – 5 minutos más – dijo con una fingida voz adormila que la pelinegra no supo interpretar como fingida.
Yulia: vamos levántate – dijo besándole la cabeza – son ya la 5:30 am Len debes levantarte perezosa.
Lena: mmm no Yul – dijo aferrándose más a su cuerpo pero sin lastimarla – anda solo 5 minutos más – dijo con voz de súplica pero intentando no reír.
Yulia: está bien – dijo sonriendo – mejor para mi te tendré un poco más – dijo abrazándola y besándole la cabeza de nuevo.

Narrador: Lena sonrió al sentirla como la abrazaba tan protectoramente y se dejó envolver por sus brazos, Yulia se sentía tan bien al abrazarla que no quería dejarla ir nunca ese pensamiento la hizo estremecer, había algo en esa chica la pelirroja la hacía sentir tan bien sin importar nada más que el estar así con ella, abrazándola, sintiéndola tan suya a pesar de no poseerla en cuerpo la sentía en su alma, no sabía cómo o cuando Lena se le había clavado allí y parecía que nunca saldría de allí, y para su sorpresa no quería que saliera de allí esos pocos meses juntas le llenaban de paz, es por eso que no dejaría que nada le hiciera daño mantendría a Boris muy lejos de ella, al igual que mantendría a Alexei muy lejos de ella y a su hermanastra porque sabía que solo les causaría problemas, los dejo quedarse ya que sabía que de no hacerlo Igor podría marcharse, además que la culpa por cerrarles las puertas no dejaría en paz a su pelirroja, a pesar de conocerla por poco tiempo sabía que su alma es noble y justa por lo que se sentiría mal por dejarlos en la calle, pero no permitiría que nadie le hiciera daño ni Boris Nina nadie la lastimaría, ya que estaba ella para cuidarla y protegerla de todos y todo ella era suya y por eso la cuidaría para siempre, la pelirroja se levanto un poco y la vio a los ojos sacándola de sus pensamientos, sonrió no podía evitarlo al igual que la pelirroja se sentían tan bien al sonreírse y más al estar juntas.

Yulia: buenos días – dijo sonriendo y luego le dio un beso – está vez lo hice bien? – pregunto sin perder la sonrisa, esa sonrisa que sin saberlo derretía a la pelirroja que tenia al frente.
Lena: buenos días – le devolvió el beso y sonrió – si está vez lo hiciste bien – ambas se perdieron la mirada de la otra solo viéndose y sonriéndose sin decir nada más por unos minutos.
Yulia: no quiero que te vayas – rompió el silencio y le acaricio la mejilla.
Lena: debo hacerlo Yul – dijo al darle otro beso – pero vendré a verte.
Yulia: lo prometes? – dijo con voz chiqueada sabía eso le causaba gracia a su esposa y por eso lo hizo, su respuesta la complació al verla sonreír.
Lena: lo prometo – dijo besándola – iré por tu desayuno.

Narrador: se levanto con pesar al dejar los brazos de Yulia y fue a bañarse, la pelinegra se levanto y al ver la puerta cerrada con el pestillo bufeo y se fue otra vez a la cama, pasaron 10 minutos cuando la pelirroja salió ya vestida le sonrió a la morena la beso y fue por su desayuno, al dejárselo y desayunar juntas volvió a besarla y salió para comenzar con su jornada diaria, Yulia solo suspiro y encendió la TV para distraerse un poco no era muy amante de ella pero qué más podía hacer, luego de 10 minutos se metió a bañar y se vistió con cuidado de no lastimar sus costillas, luego siguió viendo la TV con cara de fastidio por no encontrar que ver, por su parte la pelirroja al llegar a los establos se molesto mucho.

Lena: donde está Alexei? – pregunto al no verlo allí.
Román: no lo he visto – dijo tomándose una taza de café.
Ruslan: yo vengo de la cocina y allí no estaba – dijo al tomar unas riendas.
Sasha: yo llegue hace mucho y la verdad no ha venido por acá – dijo tomando una silla.
Igor: lo siento Lena yo…
Lena: no es tu culpa – dijo suspirando – mejor comencemos hay que domar a esos 2 caballos – dijo viendo a los 2 nuevos equinos que estaban a fuera en el pequeño corral donde serían domados.

Narrador: paso cerca de hora y media cuando Alexei se presento, no sabía a quien era peor ver si a su padre o Lena porque lo más seguro era que lo reprenderían por la llegada tarde, así que trato de buscar a Sasha el no se molestaría con él pero la suerte no estaba de su lado, allí junto al hombre estaba la pelirroja sonriendo al ver como Román se bajaba de un caballo blanco, el chico suspiro y camino hasta ellos.

Alexei: buenos días – dijo de manera tímida.
Lena: serán tardes – dijo al verlo con una mirada de reproche.
Alexei: Lena yo lo siento de verdad – dijo rascándose la nuca – es que me quede dormido y recién me acabo de levantar y no he tenido tiempo ni de desayunar…
Lena: ahórratelo – dijo callándolo de una vez – espero que no se vuelva a repetir de lo contrario te quedas sin trabajo – dijo seria.
Alexei: lo prometo no volverá a ocurrir Lena yo lo juro…
Lena: no me jures nada – dijo alejándose – Román estás listo para domar a Warrion? – pregunto sonriendo para calmarse.
Román: Warrion? – pregunto riendo.
Lena: idea de Yulia – dijo sonriendo.
Román: déjame beber agua y domare a ese guerrero salvaje – ambos rieron y el chico se alejó con Lena hablando muy divertidos.
Alexei: y ahora deja que alguien más nombre a los caballos? – dijo casi en susurro.
Sasha: ese alguien es su esposa – dijo sonriendo – además ese caballo lo enlazo la misma Yulia, se lastimo las costillas al hacerlo el caballo la pateo, arrastro y aun así no lo soltó creo que por eso se ganó el derecho de nombrarlo.
Alexei: si su esposa – dijo en susurro – y dime que me tocara hacer.
Igor: tu trabajo será – el chico al escuchar la voz de su padre cerró los ojos fuertemente – ten – le dijo con voz enérgica, así que el chico se giró y se sorprendió cuando su padre le entrego una pala muy grande.
Alexei: por qué me das esto papá? – pregunto un tanto molesto.
Igor: tu trabajo será limpiar los establos – dijo viéndolo molesto.
Alexei: pero…
Igor: pero nada – dijo molesto – aun llegas tarde y piensas que tendrás el trabajo de Ruslan – dijo viéndolo molesto, Sasha solo observaba sin decir nada sabía que su amigo estaba muy molesto, lo mejor era quedarse callado – ese chico se ganó su puesto a base de esfuerzos, tú te fuiste como si fueras un ladrón llevándote a la hija de Boris, así que compórtate como un hombre y haz lo que debes hacer.

Narrador: el chico no dijo nada y se fue a las caballerizas con la gran pala, Sasha tampoco dijo nada y siguió con su trabajo arreglando las riendas y sillas de montar, Lena no quería darle ese trabajo pero Igor le insistió así que ella solo lo acepto mientras los demás seguían con sus trabajos, eran cerca de las 12 del mediodía cuando la morena no aguanto más el estar acostada y decidió salir de la habitación, Lena iba a verla cada 2 horas pero eso no le bastaba a la pelinegra la vería así sea solo para quedarse sentada en las caballerizas, prefería eso al encierro de esa habitación por eso al llegar a la sala se sorprendió al ver a Nina dormir en el sofá, la Nana María le había dicho justo cuando estaba con Lena que la chica se había levantado casi a las 10:00 am, eso fue justo cuando les fue a avisar que el almuerzo estaría listo a la 1:00 pm, la vio extrañada pero cuando ya estaba por irse la chica abrió sus ojos y la miro intensamente, Yulia se sintió muy incómoda y trato de irse cuando sintió que la tomaron del brazo.

Nina: no te vayas – dijo sonriéndole de manera significativa.
Yulia: no fue mi intención despertarte – le dijo un poco incomoda.
Nina: no me despertaste – dijo sin perder la sonrisa – solo dormitaba pero al sentirte solo abrí mis ojos, sabes tienes unos hermosos ojos azules – eso fue suficiente para la morena.
Yulia: podrías soltarme? – dijo levantando la ceja izquierda y de manera muy seria.
Nina: podría pero la pregunta sería, quería soltarte? – dijo con un tono bajo.
Voz: cof, cof, cof interrumpo – se escuchó aquella voz con tono de reproche, la morena se asustó al igual que la chica quien la soltó de inmediato.
Yulia: mamá – dijo sonriéndole de manera nerviosa – pensé que te había olvidado de mí también – dijo haciendo un puchero.
Larissa: claro que no – dijo acercándose y abrazándola – y donde esta tú esposa – dijo haciendo énfasis en “tú esposa” y vio como Nina arrugaba la cara.
Yulia: trabajando – dijo suspirando – iba a verla porque me canse del encierro.
Larissa: sabes que debes descansar – dijo suspirando – pero se me olvida que cuando estas enferma o te sientes mal solo buscas atención…
Nina: yo puedo darte la atención que necesites – dijo de manera coqueta, tanto Yulia como Larissa levantaros la ceja izquierda y la miraron con molestia – claro mientras Lena trabaja y la deja solita.
Yulia: no necesito a nadie más que a Lena – dijo fulminándola con la mirada.
Nina: solo estaba jugando – dijo riendo y saliendo de la sala.
Larissa/Yulia: no me gusta esa chica – dijeron al mismo tiempo al verla irse.
Larissa: lo mejor sería que la sacan de aquí – dijo un poco seria.
Lena: sacar a quién? – dijo entrando a la sala.
Larissa: Lena hija cómo estás? – pregunto sonriendo.
Lena: bien Larissa – dijo sonriendo y se abrazaron – y tú que haces fuera de la habitación? – dijo viendo a la morena quien estaba inmóvil al ver a su madre y esposa juntas.
Yulia: estaba aburrida – dijo suspirando y haciendo un puchero.
Lena: si te dieron reposo era para que descansaras – dijo de manera seria.
Yulia: pero es que no quería estar solita – dijo haciendo un puchero, la pelirroja no pudo evitar sonreír y la abrazo.
Lena: por eso me vine antes – le dijo en susurro – para no déjate mucho rato solita.
Larissa: bueno Yul ve a lavarte mientras Lena y yo ayudamos a Maria para que termine el almuerzo – dijo sonriéndole, la morena la vio con un poco de enfado – anda ve y si te portas bien tendrás ración doble de postre – la morena sonrió.
Yulia: ya vengo – dijo sonriendo mientras salía de la sala para lavarse las manos, pensando en cuál sería su postre.
Larissa: debes sacar a esa chica de esta casa – le dijo apenas vio a Yulia salir de la sala.
Lena: cómo? – dijo confundida por la manera tan brusca como su suegra le hablo.
Larissa: cuando llegue estaba coqueteándole a mi hija – la pelirroja al escuchar eso sintió que la sangre se le subía al rostro – y no dejo de hacerlo estando yo aquí.
Lena: esa zorra – dijo en susurro apretando sus puños con mucha fuerza.
Larissa: las chicas como ella son fáciles de descubrir – dijo muy seria – por eso lo mejor es que la saques de aquí – dijo de manera muy apresurada sabiendo que su hija llegaría en cualquier momento – si la dejas tendrás al enemigo durmiendo bajo el mismo techo.
Lena: Yulia les dio 2 meses para irse – dijo de manera seca y brusca.
Larissa: confió en la honestidad de mi hija pero recuerda la carne es débil…
Lena: y más si hay una zorra cerca – dijo sintiendo como la bilis se le subía a la garganta.
Yulia: bien mis hermosas mujer vamos a ayudar a la nana – dijo al aparecerse con una cara de felicidad – Len estás bien? – pregunto al verla muy molesta.

Narrador: Larissa le lanzo una mirada casi de advertencia y complicidad a su nuera, la pelirroja estuvo a punto de gritar pero al ver a su suegra entendió y solo sonrió abrazando a la morena.

Lena: no estoy molesta – dijo besándole la mejilla – solo un poco cansada de ver como Igor peleaba todo el día con Alexei – le dio un dulce beso en los labios – creo que no te salude como debía al llegar.
Yulia: no así que hazlo como se debe – dijo sonriendo.
Lena: hola Yul – dijo besándola dulcemente, en ese momento Nina las veía desde las escaleras con una cara de molestia y se devolvió a su habitación.
Yulia: hola Len – dijo al separarse por unos segundos y volvieron a besarse, Larissa no pudo evitar sonreír ante aquella demostración de afecto de las chicas.
Lena: vamos a ayudar a María – dijo sonriendo al tomarle la mano a Yulia.

Narrador: las 3 se dirigieron a la cocina entre risas y uno que otro beso robado por Yulia a Lena, Nina estaba en su habitación estaba muy molesta y todo era porque notaba que la morena no la veía con deseo, eso la irrito enormemente ya que cada vez que un hombre la veía podía verle en la mirada la lujuria que les despertaba, amaba a Alexei pero el sentirse deseada por otros hombres le gustaba, además que al ver el tamaño del bulto de la morena se le antojo y por eso había tenido sexo salvaje con su novio, se había excitado y más al ver la manera como estaba la pelirroja sobre ella, por un momento se odio por haberse ido con Alexei y no casarse con la pelinegra, de haberlo hecho lo más seguro es que disfrutaría de ese pedazo de carne que tenía entre sus piernas, no se preocuparía por el dinero y sería respetada por todo Toliatti por ser la Sra. Volkova, pero no se había fugado con el chico que amaba pero le dio miseria y la única manera que tuvo de conseguir dinero fue vendiendo su cuerpo, pero no negaba que disfrutaba el sexo con esos hombres.

Nina: bueno tal vez pueda divertirme aquí – dijo acomodándose el cabello y el busto – y de paso pongo en su sitio a la estúpida de Lena – sonrió mordiéndose el labio – porque dudo que sea lo suficiente mujer para Yulia.

Narrador: la chica sonrió de manera maliciosa, tal vez debería buscar a su padre para que la ayude, ella se quedaría con Yulia o le sacaría una buena suma de dinero y su padre obtendría lo que siempre quiso, satisfacer su apetito sexual por Lena sonrió al pensar en ello pero mucho más al pensar en tener a la morena entre sus piernas, por su parte en la cocina mientras cocinaban la pelirroja veía a Yulia sentada solo comiendo algo de gelatina roja, Larissa se la dio para que se quedara tranquila en la silla mientras ellas terminaban de prepararlo todo, las chicas se lanzaban miradas furtivas y se sonreían con complicidad al hacerlo, pero las palabras de Larissa la golpearon en el momento que vio a la morena llevar más gelatina a su boca.

Mente de Lena: se ve tan linda – se decía al ver a la morena comer – parece una niña pequeña, solo un mes y seré suya completamente suya – las mejillas se le sonrojaron – además de que tal vez quede embarazada de una vez – al pensar en eso sonrió enormemente – pero que me está pasando? no logro dejar de pensar en ella a cada momento y menos desde que compartimos esos momentos tan íntimos – el rubor le cubrió las mejillas de nuevo.

Narrador: la morena la miro y su corazón se detuvo al verla sonreír o era que no lo sentía latir ya que todo desapareció en ese momento de vista, solo eran ellas y casi como una atracción magnética o una soga invisible que la halaba hasta ella, se acercó sin poder resistirse o controlarse solo la beso sintiendo sus labios sabor a cereza por la gelatina, le parecieron más deliciosos y solo intensifico el beso explorando su boca con su lengua, la morena estaba extasiada por aquel arranque de la pelirroja así que la tomo de la cintura y abrió sus piernas, colocando a la pelirroja entre ellas mientras se dejaba llevar por ese beso que la llevo al cielo, tanto la nana María como Larissa se quedaron impresionadas al verlas besarse de esa manera, pero no solo ella en ese momento Nina había ido a buscar un vaso con agua, pero solo era una excusa para seguirle coqueteando a la pelinegra pero al ver ese beso se quedó de piedra, Alexei había entrada solo para preguntar cuanto faltaba para el almuerzo ya que no había desayunado, además que la nana cocinaba para todos los que trabajaban en la hacienda siempre lo había hecho así desde que Sergey vivía, Alexei no podía creer que Lena actuara de esa manera pero no dijo nada pero le pareció extraña la mirada con la que Nina las veía, podría jurar que era envidia y tal vez algo de celos pero negó con la cabeza, eso no podría ser verdad solo se lo estaba imaginando así que las volvió a ver besarse, la pelirroja sentía que se derretiría en aquel momento y se fueron separando por la necesidad de oxígeno, se vieron y volvieron a sonreírse ese beso había sido muy distinto y ambas los notaron.

Mente de Lena: eres tan hermosa – se dijo sonriéndole de una manera muy dulce – te amo.

Narrador: la pelirroja sentía como su corazón latía muy rápido no era por la excitación de su cuerpo por ese beso, sino por el pensamiento que tuvo en ese momento “te amo” era lo único que tanto su corazón como su mente gritaban en ese momento, sonrió y la volvió a besar para luego abrazarla “me enamore de mi esposa” se dijo para sí sonriendo enormemente, pero al ver a Nina en la puerta de la cocina se aferró con mayor fuerza a Yulia, “no me la quitara es mía solo mía” se dijo una y otras vez, no permitiría que se la quitara y menos ahora que se había dado cuenta que la amaba, no le importaba cómo, cuándo o en qué momento ocurrió solo sabía que la amaba y no la perdería por nada del mundo, le lanzo una mirada retadora su hermanastra y le beso el cuello a la morena, Yulia era suya y no permitiría que nadie se la quitara Nina entendía la mirada retadora y acepto el reto…..
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:45 am

Capítulo IX: confabulaciones, acuerdos perversos, manipulaciones servidas


Narrador: el almuerzo transcurrió sin mucho rollo, solo algunas sonrisas y miradas coquetas por parte de Nina a Yulia pero esta solo rodaba los ojos con fastidio, le tomaba la mano a Lena y se la besaba para seguir comiendo todo esto ocurría enfrente del mismo Alexei, que seguía negando la realidad y era que su mujer coqueteaba abiertamente con Yulia, pero este solo veía a la morena con cara de pocos amigos culpándola por las insinuaciones de su mujer, por su parte Lena y Larissa se habían dado cuenta de esas miraditas pero no dijeron nada, detallaron los movimientos de Yulia y notaron que ella ignoraba completamente a la chica, por eso prefirieron seguir sin decir nada para no perturbarle la comida a la pelinegra, quien sonrió enormemente al ver la doble porción de pudin de chocolate que la pelirroja le sirvió, sus ojos brillaron al ver aquella delicia enfrente suyo.

Yulia: se ve delicioso – dijo con la boca aguada al ver aquello.
Lena: me alegro que te guste – dijo sonriendo – lo hice especialmente para ti.
Yulia: en serio? – dijo sonriéndole muy feliz.
Larissa: si ayer le comente a Lena que te fascina este postre y ella misma me dijo que te lo prepararía hoy…
Lena: solo con la condición de que te quedaras tranquila en la habitación – vio a su hermanastra – pero prefiero que vengas conmigo a la cabelleriza para que veas como Román doma a Warrion.
Yulia: enserio? – pregunto sorprendida por la propuesta de Lena, la pelirroja asintió – genial no estaré solita después de todo.

Narrador: Nina no dijo nada ya que vio la cara de Alexei en la que se notaba su molestia, prefirió quedarse callada ya que lo que pensaba decirle a la morena era que más delicioso sería que tomara el postre de sus senos, eso le provocó una oleada de placer y vio de manera significativa a Alexei el chico supo interpretar su mirada, se disculpó y se levantó de su asiento al igual que Nina luego de unos minutos se escucharon leves gemidos, la pelirroja apretó su puño y vio a Larissa que solo pudo negar con la cabeza y la mirada de frustración de la morena, Lena podía jurar que lo que pensaba Yulia era “no es justo porque ellos si pueden hacerlo y yo no”, por un instante le causo gracia y por otro estaba molesta ya que esos 2 usaban su casa como HOTEL, la morena termino su postre y despidieron a Larissa que solo fue a visitarlas luego de que se fuera, la pelinegra tomo su medicamento y salieron a las caballerizas pasarían cerca de 2 horas cuando vieron a Alexei regresar, a penas Igor lo vio lo tomo del brazo y lo metió dentro de la oficina que estaba a unos metros del establo.

Igor: SE PUEDE SABER QUIEN COÑ**** TE CREES QUE ERES??? EL MALD**** DUEÑO DE ESTA HACIANDA???? – grito muy ofuscado.
Alexei: yo…
Igor: TU UN CARAJ**** NIÑO ESTUPIDO!!!! – grito dándole una cachetada eso no se lo espera el chico de su padre, nunca lo había golpeado en su vida – AUN DESPUES DE LA BAJEZA QUE LE HICISTE A LENA TE DIO TRABAJO Y ASÍ LE PAGAS??? – los gritos se escuchaban fuera de aquella oficina todos se alejaron para no tener que oír los gritos de Igor – PARECES UN MOCOSO Y NO UN HOMBRE MALD**** SEA!!!!
Alexei: lo siento – dijo muy apenado y rojo no solo de la vergüenza sino del coraje – es solo que no puedo resistirme a ella es una droga que me nubla los sentidos y me deja completamente indefenso ante ella – dijo dejando escapar unas lágrimas.
Igor: puedes debes ir a rehabilitación y conseguir curarte porque de lo contrario yo mismo te despediré – dijo caminando hasta la puerta – y te aconsejo pedirle disculpas a Lena no solo por esta llegada tarde sino por la canallada y bajeza que dijiste sobre ella – al decir eso salió y azoto la puerta con fuerza.
Alexei: lo siento – dijo apretando los puños y sintiéndose la peor basura del planeta, su padre tenía razón pero no pudo evitar decir aquello de Lena cuando Nina se lo pidió, fue después de tenerla en su cama la primera vez luego de quitarle su inocencia y convertirla en su mujer, luego de probarla por primera vez se convirtió en su droga, temblaba si no la tenía junto a él o sentía que enloquecería por no tenerla en su cama – pero a la final no supe cuidarla – se dijo y volvió a llorar de enojo y frustración por saber que no había sido solo suya, que varios hombres tocaron su cuerpo y ella se entregó a ellos por el no saber cuidarla y darle todo lo que se merecía, pero esta vez se lo daría debía trabajar duro y ganar el suficiente dinero para comprarle su casa, una digan de su reina es por eso que debía ayudar a Ruslan y Román a ganar ambas carreras, al hacerlo los caballos que la pelirroja poseía podrían venderlos a buen precio y la paga sería buena, habían en la hacienda un total de 32 caballos: 5 hembras que utilizaban solo para la cría de potrillos, 5 sementales, ahora 5 potrillos, 5 caballos jóvenes que estaban entrenando para las carreras y los otros 10 que serían los que venderían y los 2 de Lena y Yulia, por ellos se harían una pequeña fortuna pero solo si lograban ganar las 2 carreras, pero lo malo es que el no correría ya que a los jinetes la pelirroja les pagaba bien sin mencionar el dinero del premio, pero en fin ya vería como convencía a Ruslan o Román para que lo dejaran correr – debo ser yo quien corra.

Narrador: la morena no se le despegaba por nada del mundo a Lena, sabía que no podía hacer esfuerzo alguno o de lo contrario la mandaría a la casa, eso era algo que no quería ya que la manera tan insinuante con la que le hablaba Nina la incomodaba y mucho, su crianza fue chapada a la antigua y más por su madre y abuela materna ellas le enseñaron a ser frontal, sabía que su padre y abuelo jamás les llegaron a ser infieles a sus parejas, pero claro estaba el hecho de que ellos gozaban de una vida sexual plena a diferencia de ella, pero al pensar en alguien más que no fuera Lena le incomodaba mucho más y un pequeño hueco se le formaba en el pecho, su madre una vez le contó que una criada se le metió por ojos a su padre y casi logra conseguir llevárselo a la cama, pero él al final no lo hizo y llorando le pidió perdón a su esposa por lo que estuvo a punto de hacer, ella lo perdono confiando en su palabra de que no la había engañado, siempre le dijeron que desde hace más de 7 generaciones de los Volkov nunca hubo ningún divorcio y de hacerlo la repudiarían, esas palabras quedaron grabadas a fuego en su mente y por eso sabía que su vida estaba atada a la de Lena hasta que la muerte las separara, es por eso que las insinuaciones de Nina la ponían nerviosas sabía que no caería pero podía equivocarse y prefirió no arriesgarse, no entendía que significaba eso pero cuando estaba a punto de pensarlo y tratar de descifrarlo sintió la calidez de sus labios en su boca, eso le gustaba así que respondió el beso con la misma intensidad que la pelirroja se lo daba.

Lena: te quedaste pensativa mucho rato – dijo al separarse de sus labios.
Yulia: eh? – pregunto confundida y muy atontada.
Lena: que te quedaste muy pensativa mucho rato – dijo sonriendo y dándole un beso de piquito a la morena – me puedes decir que tanto pensabas? – pregunto divertida.
Yulia: la verdad ya no recuerdo – dijo sonrojada y pasándose la mano por la nuca – es que ese beso me dejo en blanco – ambas rieron y volvieron a besarse.

Narrador: la pelirroja se sentía feliz al escucharla decir eso, que su beso le hizo dejar su mente en blanco, tras la conversación con su suegra en el que le dijo que prácticamente tenia al enemigo en casa la hacía sentir insegura, además esas miradas que le lanzaba Nina a Yulia no le habían gustado nada y eso la hacía sentirse mal, ya que ella veía a la chica de cuerpo esbelto, usando siempre escotes muy insinuantes y esa manera de coquetear la asustaban, en cambio ella siempre usando ropa holgada que parecía de hombre, siempre con camisas largas, botas y un sombrero de vaquero negro (era el de su padre), se sentía un poco disminuida por su hermanastra que desde que se había mudado se vestía como una señorita, mientras ella solo lo hacía como una campesina, el miedo la invadía lentamente sentía que podía perder a la morena en cualquier momento, esa inseguridad se le fue notando mientras se besaba con la morena quien se separó lentamente, ese beso le había gustado con solo rozarlos pero la intensidad y hasta un titubeo inseguro, necesitaba saber que le había pasado por eso a regañadientes se separó y la miro a los ojos.

Alexei: deberían hacer eso en su habitación – dijo un poco molesto al ver a la pelinegra.
Lena: esta es MI hacienda y Yulia es MI esposa!!! – Dijo molesta – y un simple empleado no me dirá que debo hacer – dijo en tono muy frio.
Alexei: lo siento patrona – dijo bajando la cabeza – no fue mi intención incomodarla junto a su esposa – dijo de manera sarcástica.
Yulia: el sarcasmo está de más – dijo muy seria – recuerda que es por mí que tú y tú mujer siguen aquí – el chico se molestó pero se mordió la lengua ya que era verdad lo que decía.
Alexei: lo lamento patrona – dijo apretando la mandíbula – me retiro – dijo saliendo del lugar.
Lena: una cosa más – dijo muy seria por lo que el chico se detuvo sin voltearse – les recomiendo bajar las voz mientras estén en mi casa – dijo irritada – sabes a lo que hablo?
Alexei: lo entiendo patrona – al decir aquello salió para continuar con su labor de limpiar los establos.
Yulia: estás bien? – pregunto la morena abrazándola.
Lena: si – dijo suspirando – no puedo creer que él fuera mi mejor amigo – dijo con pesadez.
Yulia: abuso de tu confianza – dijo acariciándole los risos – invento cosas de ti – le beso la frente – pero ahora estoy yo para cuidarte y escucharte.
Lena: me alegra oír eso – al decirle eso volvieron a besarse, era inevitable para las 2 hacer eso sus labios le parecían tan dulces y suaves que tenían embriagada a Yulia, para Lena era tocar el cielo al probar sus labios se había enamorado de ella y no dejaría que nadie se la quitara.

Narrador: Nina había ido a buscar a su padre para tratar de acercarse a él, sabía que estaba molesto por lo que había hecho primero al escaparse con un don nadie como le decía a Alexei, para luego dejarlo a su suerte al despreciar a Yulia Volkova, describió que trabajaba en un bar ya que había renunciado a seguir trabajando en el mercado, así que lo vio haciendo el inventario del licores de manera distraída mientras ella se acercaba con temor a él, lo miro unos minutos tratando de calmar sus nervios ya que no sabía cómo reaccionaría al verla, sabía que no sería fácil que la perdonara por haberse ido de la manera que lo hizo, dejándolo en el aire con las deudas de juego y la propuesta de Oleg Volkov, sabía que su padre estaba contra la pared debido a esto pero ella no quería sacrificarse, a la final el sacrificio lo hizo Lena quedándose definitivamente con la hacienda, el lugar que le había comprado el hombre que más odiaba Boris a sus padres bueno no todo el terreno pero si una parte, ella sabía un poco el porqué de odio de su padre hacia Sergey Katin y de cómo iba destruyendo ese lugar, sabía que lo que más quería era destruir el fruto de ese hombre y la verdad no le importaba, en más de una oportunidad vio como su padre acosaba a la pelirroja y solo se iba, con tal él por su silencio le daba vestidos y todo lo que ella quisiera así que le importaba muy poco lo que le hiciera a su hermanastra, pero en estos momentos los nervios le atacaban al pensar en qué le diría a su padre o como reaccionaria al tenerla enfrente.

Nina: me puede dar un trago? – pregunto de manera tímida, Boris al escucharla levanto su mirada y vio a su pequeña delante de él.
Boris: qué haces aquí? – sonó muy duro al decirle así.
Nina: vine a verte – dijo con un tono lloroso en su voz.
Boris: ya me viste puedes irte – dijo volviendo a revisar su inventario.
Nina: papá yo lo siento – dijo comenzando a llorar – sé que te defraude pero es que como querías sacrificarme casándome con ese fenómeno – dijo llorando – tu solo pensaste en tus deudas y yo qué??? – Dijo alterándose – yo sería la que tendría que estar atada a ella por el resto de mi vida…
Boris: podías divorciarte cuando quisieras…
Nina: nunca un Volkov se ha divorciado – dijo molesta.
Boris: hubiéramos hecho algo para que si te divorciaras…
Nina: pero mientras tanto ella me hubiera tocado – dijo llorando – además de obligarme a ser suya.
Boris: hija – dijo saliendo de detrás de la barra – no llores – dijo abrazándola – sabes que odio verte llorar.
Nina: amo a Alexei papá solo quería estar con él – dijo sollozando en los brazos de su padre – y tú me quería arrojar a los brazos de esa cosa de Volkova.
Boris: lo siento pero era lo único que podía hacer para no terminar en la cárcel – dijo abrazándola con fuerza.
Nina: y mi felicidad no importaba – dijo llorando casi desesperadamente – realmente lo siento en dejarte solo pero no podía renunciar a Alexei.
Boris: ya lo echo hecho esta – dijo besándole su cabello castaño – solo que perdimos una gran oportunidad.

Narrador: ambos estuvieron callados un rato, la castaña sonreía en su interior al ver como aun podía dominar a su padre, le parecía tan ingenuo ante todos era la peor alimaña del mundo muy vivaz y capaz de embaucar al mejor estafador, pero ante ella era más inocente de un niño de 2 años era fácil de manipular y manejar a su antojo, la verdad que si hubiera sabido las dimensiones del miembro de la morena las cosas fueran diferentes, Alexei sería su amante y Yulia su esposa podía satisfacerse con ambos y tener su vida de lujo, pero antes de irse solo estuvo con Alexei así que no sabía nada sobre los placer del cuerpo, todo lo aprendió con aquellos hombres que le pagaron por tenerla entre sus brazos, tocarle el cuerpo de una manera que ni el mismo Alexei llego a tocarla, su libido estaba aumentado y se había convertido en una adicta al sexo y su hombre a pesar de amarlo con el alma no lograba saciarla por completo, al haber entrado y ver a Lena sobre aquel paquete que le pertenecía a la morena se le antojo, esa primera noche no escucho gemidos o jadeos nada que le indicara que tan intensa era en la cama, solo en el almuerzo se enteró de su accidente y su abstinencia obligatoria para curarse, eso la hizo feliz ya que si lograba llevarla a la cama podría conseguir algo de dinero y molestar a la pelirroja, debía vengarse de la manera tan prepotente en la cual Lena la trato, al dársela de la ama y dueña de la hacienda por lo que le quitaría a Yulia para vengarse de ella.

Nina: aun podríamos sacar provecho – dijo mostrándose un poco más calmada de su falso llanto.
Boris: qué quieres decir? – pregunto separándose y viendo los ojos color miel de su hija, la chica le conto a su padre que habían llegado ayer y le relato que la misma Yulia los dejo quedarse en la hacienda.
Nina: en 2 meses pueden pasar muchas cosas – dijo sonriéndole con algo de timidez fingida, era una zorra barata y no era necesario que su padre lo supiera – y más si Volkova está bajo reposo absoluto…
Boris: a dónde quieres llegar con esto? – pregunto confundido.
Nina: los Volkov nunca se han divorciado pero un desliz provocaría un escándalo así que para que nadie se entere lo taparían con dinero – dijo viendo a su padre a los ojos – no tendría que pasar mi vida atada a ese fenómeno pero por una vez que pasara tendríamos mucho dinero.
Boris: y si un hijo viniera en camino sería mejor – soltó de golpe el hombre.
Nina: eso sí que no – dijo seria la chica – no atare mi vida a un mocoso por conseguir dinero…
Boris: no necesariamente estarías atada a él – dijo sonriendo – piensa en lo humillante que sería para santa Elena tener que cuidar el hijo de otra mujer – dijo picando a su hija al saber el odio que siente por la pelirroja, él nunca llego a entender ese rabia que sentía su hija pero no le importaba – al no poder divorciarse el niño iría con ellos eso si por una buena suma, ella lo tendría que criar viendo en ese pequeño el engaño de su esposa, sería la comidilla de todo Toliatti ya que pensarían que no era lo suficientemente buena por lo cual la engañaron – su padre siguió diciéndole varias cosas de cómo la gente vería a la pelirroja como una cornuda, además que ella por segunda vez tendría lo que fue de ella antes, primero Alexei y ahora Yulia la chica lo pensó un poco y luego le sonrió a su padre.
Nina: tienes razón – dijo sonriendo – la humillación pública sería mejor.

Narrador: padre e hija siguieron hablando como lograr que Nina se llevara a la cama a la morena y quedara embarazada de ella, debían conseguirlo justo cuando el reposo absoluto culminara ya que la cantidad de semen que produciría podría embarazarla, la chica no estaba muy a gusto con la idea además que converse a Alexei de ayudarla sería difícil, pero no imposible ya que si la había dejado seguir acostándose con otros hombres por dinero esto sería algo parecido, solo debía volver a envolverlo y listo pero eso lo discutirían más adelante lo primero era comenzar a provocar a Yulia. En la hacienda Volkov se encontraba una Larissa algo inquieta ese almuerzo le dejo un poco ansiosa.

Oleg: amor que tienes? – pregunto al verla con trago de vodka en las manos, eso era un indicio de que las cosas estaban algo tensas ya que no acostumbraba a tomar.
Larissa: vengo de ver a las chicas – dijo tomando otro trago.
Oleg: si lo sé – dijo sirviéndose un trago para acompañarla, se sentó a su lado y solo la mira esperando que ella hablara.
Larissa: esa hermanastra de Lena no me gusta!!! – soltó de repente con enfado, el solo levanto una ceja esperando más información – durante todo el almuerzo no hizo más que lanzarle miraditas coquetas a Yulia delante de Lena y de marido – dijo bebiendo de nuevo – a pesar de que Yulia solo la ignoraba se ve que esa chica va tras de Yul.
Oleg: estas segura? – pregunto algo inquieto.
Larissa: por supuesto que estoy segura!!! – Dijo un poco molesta – esa chica solo quiere meterse por los ojos a Yulia…
Oleg: pero esa chica es bien rara – dijo serio – primero la rechaza por medio de una nota, se pierde de Toliatti y ahora regresa interesada que descaro – dijo al tomarse su copa de vodka de un golpe, Andrei que estaba entrando a la sala los había escuchado y solo suspiro.
Andrei: es obvio lo que busca – dijo serio viendo a su hijo y a Larissa quienes lo vieron sin comprender nada – dinero – dijo el anciano Volkov muchos dicen que sabe más el zorro por viejo que por zorro.
Larissa/Oleg: dinero? – preguntaron a la vez.
Andrei: todos saben que los Volkov en más de 7 generaciones no se han divorciados – dijo sirviéndose ahora el un poco de whisky – recuerdo que un tío lejano mío se le ocurrió serle infiel a su esposa y para que nadie se enterara de lo que había hecho pago mucho dinero, hasta la mujercita esa con la que estuvo le dio un hijo por lo que se lo quitaron y él junto a su esposa lo criaron – dijo al beberse la copa.
Oleg: en serio? – pregunto sorprendido.
Andrei: así es – dijo serio – Yulia una vez busco en ese aparato que usan mucho los jóvenes ahora – dijo con un tono de fastidio por las computadoras – me dijo que busco el apellido Volkov y muchos antepasados estaban allí plasmados, cuando me leyó la historia de un tal Iván Volkov y escuchar el relato supe que era cierto ya que esa historia me la conto mi padre, es por ello que al saber que el credo de no divorcio o lo perderán todo está muy presente.
Larissa: esa muchachita!!!! – dijo entre dientes al terminarse el contenido de su copa.
Oleg: hablare con Yulia – dijo muy serio.
Andrei: creo que es lo mejor – dijo serio también – si esa chica la trata de sonsacar es capaz que logre estar en su cama, eso sería el fin de su matrimonio porque no creo que Lena le soporte una infidelidad.

Narrador: los 3 adultos siguieron conversando sobre el tema y Larissa les contaba el tipo de miradas que la castaña le mandaba a su hija, de cómo la pelirroja se contuvo para no correrlos en ese momento de su casa pero no lo hizo por Yulia, así duraron un muy buen rato hasta que llegó la hora de cenar, por su parte en la hacienda Katin tanto Lena como Yulia estaban sonriéndose al terminar la jornada de trabajo, los caballos parecían están en excelente forma y la manera de correr por parte de Ruslan y Román era casi perfecta, tenían asegurado el primer lugar en ambas carreras eso era seguro, llegaron a comer todos incluyendo Alexei que estaba un poco molesto debido a que los chicos no quisieron ceder su lugar, pero su exasperación llego al límite al saber que Nina no estaba en la propiedad.

Alexei: María has visto a Nina? – pregunto un poco molesto, la mujer le lanzo una mirada de advertencia, el chico capto la mirada – lo siento es que fue a buscarla a la habitación y no la vi – dijo hablando apenado.
María: sabes que ella nunca me dice nada – dijo sacando los platos para servir la cena.
Alexei: pero a dónde pudo haber ido? – dijo entre preocupado y molesto.
María: me vas a disculpar Alexei – dijo seria – pero esa chica nunca ha dado explicaciones dudo que te las de a ti – al decir eso salió con los platos para servir la mesa, Lena y Yulia invitaron a todos a comer en la mesa para agradecerles por la gran jornada que tuvieron.
Alexei: dónde fuiste Nina? – dijo en susurro, su mente comenzó a imaginarse un centenar de cosas y si volvía a prostituirse? Era posible, ya que solo tenían 2 meses para conseguir a donde irse pero aun no ganaba su primer cheque, por un momento pensó en irse con su familia pero tenía 2 hermanos menores y su tía con 3 niños viviendo con su padre, era una casa pequeña que solo constaba de 4 habitaciones, 1 donde dormía su padre, otra que compartía su tía con su prima y las otras 2 la compartían los otros 4 chicos, sería injusto para ellos meterlos en una misma habitación o que su padre compartiera la habitación con sus hermanos, además con lo molesto que estaba con él no accedería a hacer eso, por eso debía buscar el comprar una casa pero aun no tenía dinero, tal vez Nina lo sabía y estaba comenzando a buscarse cliente sintió como su estómago se revolvía – no amor no puedes volver hacer eso – se dijo en susurro – no te dejare sacrificarte otra vez.

Narrador: todos estaban riendo y disfrutando de la cena con las anécdotas del día, todos menos Alexei que se veía preocupado Lena lo noto pero no dijo nada sabía que su preocupación era por Nina, pero él sello su propio destino al estar con ella esa chica siempre fue así, entraba y salía sin notificarle a nadie y cuando Boris no la encontraba armaba un escándalo, diciendo que cómo era posible que no nadie supiera de su hija siendo la señorita de la casa, muchas veces arremetía contra Lena por no estar pendiente de ella siendo mayor pero solo lo hacía por molestarla, Inessa suspiraba y le pedía a su hija estar más pendiente solo porque Nina era menos que ella, pero a la final la chica solo se perdía para que culparan a su hermanastra y la regañaran, pero en fin esa mezquindad por parte de la chica castaña fue creciendo con los años, tanto así que solo al principio se encapricho con Alexei solo porque era el novio de Lena, pero al tenerlo solo lo usaba para que hiciera cosas por ella y no meterse en problemas, luego comenzó el rumor de que la pelirroja era una fácil eso le molesto pero ignoro los comentarios, además de las proposiciones de sus compañeros de ir a las áreas alejadas para pasarla bien un rato, hasta llegaron a ofrecerle dinero se contuvo de llorar en más de una oportunidad de la rabia por esos comentarios, peor lo peor vino cuando la misma Nina le dijo que Alexei había comenzado el rumor, al confrontarlo y este le dijo que si fue él su dolor fue mayor y solo lo dejo de tratar, luego la corrieron de la secundaria y después cumplió la mayoría de edad, el chico se fue con su hermanastra y ella se casó con Yulia vio a la morena de reojo y no pudo evitar sentirse afortunada, si bien la morena no la amaba la respetaba y trataba de cuidarla y protegerla, lo hizo desde el mismo día de su boda cuando la salvo de ser violada por parte de su padrastro, luego la trato con mucha delicadeza al curarla a pesar de lo que había visto la trato como una muñeca de porcelana, luego al aceptar el acuerdo de no tener relaciones hasta levantar la hacienda o que pasaran 2 años, pero las cosas habían cambiado sin saber en qué momento se le coloco en el corazón, estando dispuesta hacer suya dejando de lado el acuerdo, la mano de la morena apretando la suya con algo de suavidad la trajo de vuelta a la realidad, le sonrió y beso su mano justo en ese momento una voz los dejo a todos en silencio.

Nina: desde cuando los peones comen en la mesa de los patrones? – pregunto con algo de molestia al ver aquellos 4 allí sentados.
Lena: desde que la hacienda paso a mis manos!!! – dijo molestándose por el comentario tan mezquino de la chica.
Nina: claro cuando el gato no esta los ratones hacen fiesta – dijo en susurro pero con la intención que todos oyeran como paso.
Yulia: ese tipo de comentarios pueden acortar tu estancia en esta casa – dijo de manera muy seria – Lena es la dueña de esta hacienda y solo ella decide que se hace – la miro a los ojos color miel con una mirada muy fría, la castaña sintió como su piel se erizaba al ver esos ojos azules oscuros – y si haber vamos tu “marido” – dijo esto último con ironía – también es un peón, eso en que te convierte? – pregunto al verla, Alexei estaba indagando los otros estaban casi riéndose al escuchar a la morena.
Nina: bien como sea – dijo molesta, dio media vuelta para irse pero antes de salir del comedor se giró y le lanzo una mirada significativa a Lena – mi padre te manda saludos está ansioso de verte otra vez – al decir eso se marchó de allí, Lena sintió como la sangre se le helaba sabía que ese comentario mal sano solo significaba una cosa, Boris no descansaría hasta obtener lo que no pudo el día de su boda, la morena la vio palidecer.
Yulia: será mejor que controles a tu mujer o puedes darte por despedido y desalojado – al decir eso se hinco frente a la pelirroja y le beso la frente.

Narrador: Alexei no necesito escuchar nada más solo se levantó de su silla y fue de tras de su mujer, pero antes de salir solo escucho por parte de la morena “no quiero ruidos de ningún tipo en mi casa” el capto claramente la a que se refería, así que salió a buscar a Nina y tratar de clamarla ya que si seguía así se quedarían en la calle.

Igor: creo que lo mejor es irnos – dijo al terminarse su taza de café, por suerte esa escenita paso justo cuando terminaron de cenar.
Sasha: la verdad si ya es tarde – dijo levantándose – muchas gracias “patronas” – dijo sonriendo.
Lena: vuelve a llamarme así y te quedaras sin trabajo – dijo sonriendo.
Sasha: muy bien Lenita que descansen – dijo riendo de buena manera.
Ruslan: buenas chicas gracias por todo y María como siempre te quedo riquísimo todo – dijo al besar a la mujer en la frente.
Román: ignoren a esa pesada – dijo suspirando – buen nos veremos mañana.
Yulia: no se preocupen y lamento lo ocurrido – dijo un poco apenada, ya que esos 4 hombres se habían ganado su aprecio y le pareció una falta de respeto la situación.
Lena: realmente lo siento – dijo muy apenada – hablare con ella para que esto no vuelva a ocurrir.
Igor: déjalo así – dijo suspirando – Alexei es quien debe hacerlo.

Narrador: tras decir esas palabras los hombres salieron y María comenzó a llevarse las cosas a la cocina, les dijo a las chicas que ella se encargaría de todo que no se preocuparan la morena llevo a la pelirroja a la habitación, la recostó con cuidado en la cama y se acostó sobre su pecho mientras le acariciaba el brazo, Lena seguía un poco tensa sabía que esas palabras de la chica le habían afectado, así que prefirió no hablar por unos minutos dándole tiempo de que se calmara, pasarían unos 30 minutos cuando la morena pensó que la pelirroja dormía hasta que sintió la mano de Lena acariciándole la espalda.

Yulia: no tienes que preocuparte por ese mald**** infeliz – dijo en tono bajo pero mostrando su molestia – no dejare que vuelva a tratar de lastimarte.
Lena: lo sé – dijo suspirando – pero es que no puedo evitar sentir miedo – dijo tratando de no llorar.
Yulia: no sé qué más hacer para que olvides ese momento – dijo alzando su rostro y viendo ese brillo que denotaban las lágrimas contenidas en su mirada verde-grisácea – ojala pudiera hacerte olvidar aquel momento, quisiera que no lo recordaras nunca más.
Lena: yo también quisiera olvidarme de los últimos 3 años – dijo dejando escapar una lágrima rebelde de sus ojos, la morena la limpio rápidamente y le beso los labios.
Yulia: a partir de ahora te ayudare a crear momentos felices – dijo muy suavemente en sus labios – para borrar aquellos de tus recuerdo – al decir aquello la beso de manera tan dulce y tierna que la pelirroja se dejó llevar, dejando salir el resto de las lágrimas que estaban en sus ojos, Yulia al sentirlas comenzó a secarlas con sus labios para luego volver a su boca ese dulce beso se ligó con lo salado de sus lágrimas, provocándole tantas cosas a Yulia en su interior se sentía desarmada pero inmensamente feliz de tenerla en esa forma, sabía que Lena era suya y solo quería protegerla y cuidarla siempre.

Narrador: el beso fue subiendo de intensidad levemente pero nada paso solo un simple abrazo y quedaron rendidas, por su parte Alexei le tenía tapada la boca a Nina mientras la hacía suya como tantas veces lo había hecho, la chica al principio se había molestado por no poder gritar y gemir como le gustaba, pero al sentir la manera dura como Alexei la penetraba acepto recordando a uno de sus tantos amantes, a ese hombre le gustaba aparentar que violaba mujeres y se sentía casi igual por lo rudo que su “marido” le hacía, luego de que ambos cayeran rendidos y satisfechos la chica lo abrazo, ese era el momento perfecto para conseguir lo que quería y ella lo sabía muy bien.

Nina: hable con mi papá – dijo jadeando – me perdono por haberme ido así.
Alexei: me alegro amor – dijo al abrazarse a su cuerpo desnudo.
Nina: sabes los Volkov lo tienen viviendo a él y a Inessa en su casa del centro – el chico solo la escuchaba mientras recuperaba el aliento, la castaña ya estaba recuperada debido a que en varias oportunidades pasaba más de 5 horas con varios hombres, así que tenía bastante resistencia – les cobran alquiler y todo eso, es por eso que mi papá tuvo que conseguir trabajo en un bar para poder pagarles ya que no puede venir hasta aquí.
Alexei: entiendo – dijo suspirando.
Nina: Yulia no los quería aquí por eso es que viven allá – dijo suspirando mientras le acariciaba el pecho – sabes estuve averiguando el alquiler de algunos lugares y son muy caros – dijo suspirando – con lo que ganas aquí no nos alcanzara para para alquilar nada en 2 meses – el chico se tensó ya sabía lo que vendría.
Alexei: amor no por favor otra vez no – dijo suplicándole mientras la abrazaba con más fuerza.
Nina: no veo otra manera amor – dijo comenzando a sollozar o eso pensaba el chico, ya que la cara de la castaña estaba normal.
Alexei: buscare otro trabajo de ser necesario – dijo desesperado – no puedes volver hacer aquello.
Nina: pero no logras recaudar ese dinero a tiempo, terminaremos en la calle – dijo llorando un poco más fuerte.
Alexei: no debimos regresar a Toliatti – dijo con mucho pesar – solo te arrastro con mis errores y la que más sufre eres tú – dijo dejando escapar unas lágrimas amargas – no quiero que lo hagas eso me mata…
Nina: puede que exista una manera – dijo tratando de calmar su falso llanto, levanto su mirar color miel mostrando sus ojos rojos y envuelta en lágrimas falsas, lo vio tratando de demostrar vergüenza y dolor – si seduzco a Volkova podríamos salir de esta situación.
Alexei: O.O cómo? – Pregunto con incredulidad – seducir a Yulia Volkova? Hablas en serio? – pregunto completamente atónito.
Nina: amor piénsalo – dijo limpiándose sus lágrimas falsas – solo sería una vez, nos tomarías unas fotos o algún video de ese momento – dijo viendo la cara de molestia que surgía en su marido, sabía que debía apurarse en soltarle el plan de lo contrario no lo permitiría y sería difícil convencerlo después – le dirías que enviaras esas imágenes algún diario escrito o subirla por internet, su familia es tachada de las más santa de todo Toliatti es obvio que no permitiría que nada dañara su imagen, luego le sacaremos dinero y nos iremos muy lejos de aquí a Moscú, San Petersburgo o incluso fuero del país, tendríamos lo que siempre quisimos una casa con una cerca blanca y muchos niños corriendo por todas partes – la chica pensó “solo si compramos una guardería porque ni loca tendré un mocoso que me amargue mi vida” así que lo beso intensamente tratando de dejarlo sin voluntad como siempre, esa fue la manera como lo convenció antes y siempre que quería.
Alexei: amor no lo sé – dijo muy perturbado sus pensamientos comenzaban a volver a su mente – no te quiero junto a ella – calló al sentir de nuevo los labios de su mujer sobre los suyos dejándolo casi sin voluntad – ella te quería a ti y no podría soportar que te tocara – la boca de la castaña lo volvió a silenciar.
Nina: solo pienso en nosotros amor – dijo acariciándole el pecho mientras le mordía el labio inferior – en nuestro futuro – su mano ajo un poco más – en nuestra felicidad – dijo al acariciarle su miembro el chico gimió al sentir como lo tocaba con tanta suavidad – que me dices? – pregunto besándolo.
Alexei: si – dijo casi en susurro – lo que tú digas amor – la giro y se metió entre sus piernas – necesito tenerte de nuevo.

Narrador: una nueva sesión de sexo descontrolado y salvaje se dio lugar en aquella habitación, Nina sabía fácilmente como manejar a los hombres y Alexei le resultaba mucho más fácil, su reto seria Yulia pero con la ayuda de su marido sería muy sencillo lograrlo pero lo que más le gustaba de todo era el de humillar a Lena, demostrando que ella era más mujer que ella en ese momento la idea de darle un hijo a Yulia le agrado, el primogénito de Volkova seria por fuera del matrimonio al pensar en eso se movió con mayor fuerza, arrastrándola a ella y Alexei en un orgasmo mayor al anterior y mucho más intenso, al caer ambos rendidos en la cama ella sonrió de satisfacción al saberse ya ganadora, “Lena no me llega ni por los talones” se dijo antes de quedarse dormida. La pelirroja despertó esa madrugada sin saber por qué? Pero tuvo su respuesta al no sentir a Yulia abrazándola, escucho unos jadeos y todo su cuerpo se tensó Alexei la oiría al día siguiente, cuando se levantó para buscar a Yulia vio la luz del baño prendida y la puerta entre abierta, iba a devolverse pero al percatarse que los jadeos y gemidos venían de allí se paralizo por unos segundos, Yulia la estaba engañando en su propio baño? Sintió un fuerte golpe en el estómago al pensar en eso, quien sería la mald**** zorra pensó solo en una Nina su peor enemiga bajo su techo, las manos le temblaban de la rabia así que se encamino lentamente ya les enseñaría a esas 2 a no jugaban, al asomarse quedo de piedra al verla Yulia se acariciaba su miembro mientras tenía los ojos cerrados, se asombró con su dimensión la primera vez que lo vio y sintió no estaba de esa manera, completamente parado y grueso una oleada de calor la invadió en su parte baja, sintió como se iba humedeciendo al ver como Yulia seguía masturbándose, los leves gemidos que deba la morena la hicieron excitar mucho por un momento pensó en ir con ella, tanta tensión sexual entre ambas debía terminar todo aquello y ese momento parecía el mejor para ello, pero cuando estaba decidiendo si ir o no escucho un leve gritito ahogado por parte de la pelinegra, pudo ver como de su pene salía un líquido blanquecino y espeso que cayo dentro del retrete, vio las mejillas sonrojas de la morena y como respiraba fuertemente sus ojos seguían cerrados, pero antes de que pudiera salir corriendo a su cama para no ser vista vio como la otra mano de la morena sostenía algo, se llevó aquella mano a la nariz y aspiro más fuerte allí se dio cuenta era su braga, la misma que había lanzado a la cesta de ropa sucia al bañarse hace unas horas no pudo evitar sonrojarse violentamente, pero se asustó al escuchar “Lena” pensó que la había descubierto pero al verla la vio aun con los ojos cerrados, reacciono rápidamente corriendo a su cama se acostó y arropo dándole la espalda a la puerta del baño, pudo escuchar como jalaron la cadena del retrete y agua del grifo corría por el lavamanos, entendió que Yulia se estaba lavando al pensar en lo que acababa de ver tuvo que morderse el labio para no gemir, se había masturbado oliendo sus bragas y pensando en ella, eso la hizo sentirse feliz la deseaba y solo pensaba en ella para sentir placer, se recreó nuevamente con esas imágenes que la estaban excitando por lo que se mordió el labio para no gemir, sintió los brazos de la morena abrazándola eso la hizo tensarse un poco, no supo en qué momento se metió a la cama solo le alegro que la abrazara, casi a los segundos se giró con los ojos cerrados aparentando dormir y se abrazó fuertemente a ella, Yulia solo sonrió por ello y la atrajo más cerca fue justo cuando sintió como la pelirroja levanto su pierna y la coloco sobre su cadera, logrando sentir su vagina pegada a su bóxer no lo podía creer se quedó paralizada al sentir aquello, mientras la pelirroja sonreía en su interior por su pequeña travesura se sonrojo al sentir como la morena se pegaba más a ella, quiso mover su cadera pero sabía que si lo hacía terminarían mandando al diablo el reposo absoluto, en ese momento supo que no solo Yulia seria quien pasara esa abstinencia obligatoria sino ella también, ya lo sabía seria de ella solo podía entregarse a Yulia ser su mujer para toda la vida.

Yulia: te necesito Len – dijo en susurro antes de caer rendida.
Lena: yo también te necesito Yul – se dijo en un tono casi imperceptible, le acaricio la espalda a la morena para luego besarle la mejilla y quedarse dormida.

Narrador: la mañana llego y Alexei voló de su cama al ver que solo faltaban 5 min para las 6:00 am, justo a las 6:30 am comenzaba la jornada allí les demostraría a todos que no era un vago, sonrió al ver el cuerpo desnudo de su mujer entre las sabanas era simplemente hermosa, pero al recordar el trato que había aceptado antes de volver a tenerla se le helo la sangre, sabía que era su única salida ya que no contaban con casi nada de dinero, por eso habían regresado a Toliatti para escapar de ese policía corrupto y conseguir algo de dinero, no pensó que volvería a permitir que su mujer se prostituyera pero a pesar de que no le gustaba la idea, si solo se acostaba 1 vez con Volkova sería suficiente para que no lo hiciera de nuevo, es por eso que prefirió aceptar o de lo contrario luego sería verla trabajar en algún burdel de mala muerte, se metió a bañar y lo hizo muy deprisa se vistió y le beso la frente a Nina antes de salir, sonrió al ver que eran solo las 6:15 am le daba tiempo de desayunar, al entrar a la cocina vio como Lena le servía la comida a Yulia y se daban un beso de piquito, eso le hizo revolverle el estómago por un momento se arrepintió de ayudar a Nina, ya le había hecho daño a Lena solo por cumplir un capricho de su mujer, se veía que realmente quería a Yulia pero que podía hacer su deber como hombre era ayudar a Nina, se lo debía lo sentía por Elena pero su vida y su mundo solo eran para su niña de ojos color miel, solo por ella y sus futuros hijos la ayudaría luego se irían y no volvería a pensar en Elena Katina ni Yulia Volkova nunca más.

Yulia: vaya parece que ya entendiste el horario – dijo la morena con tono severo al percatarse del chico viéndolas muy fijamente.
Alexei: hago lo que puedo patrona – dijo al sentarse en las sillas junto al mesón de la cocina.
María: comerás pan tostado y huevos? – pregunto al servirle a la pelirroja y colocarle el plato en su puesto junto a Yulia.
Alexei: si por favor María – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja no dijo nada y solo se dedicó a comer su desayuno, Alexei se tomó su taza de café y luego comenzó a desayunar, por su parte Boris acababa de llegar a la casa de los Volkov había trabajado toda la noche y solo quería llegar a dormir, sonrió al ver a Inessa aun dormida le parecía la mujer más hermosa del mundo, una parte de él se sentía como un canalla al lastimar a su hija pero era también hija del hombre que odiaba, es por eso que no se detendría hasta arruinarle la vida como su padre se lo hizo a él, recordó el día de la boda de la pelirroja no podía negar que con ese traje blanco se veía hermosa, tan pura e inocente y el seria quien corrompiera su cuerpo quien lo poseyera por primera vez, pero llego Yulia Volkova y lo arruino todo sonrió al recordar el acuerdo al que llego con su hija, una vez que lograra llevar a la cama a Yulia haría lo imposible por lleva a Elena con él, allí la ataría y violaría las veces que quisiera eso era lo que más deseaba, lo haría hasta embarazarla y luego les sacaría dinero a los Volkov por no revelar que su nuera era una put**** al acostarse con él, pero lo mejor sería que llevaría su semilla en su interior un hijo de él la destrozaría, su venganza estaría completa contra Sergey Katin el violarle y embarazar a su pequeña pelirroja, a Inessa le diría que Lena desde siempre intento seducirlo y que él era hombre, le lloraría arrepentido y ella lo perdonaría ya que desde hace 11 años según Inessa él no estuvo con ninguna mujer, siempre se mostró como el esposo fiel y devoto aquel que espero y espero para tenerla en sus brazos, ya que desde que se casaron no dejo tocarse por él sabía que el recuerdo de Sergey no se lo permitía, es por eso que destrozaría todo recuerdo puro de su ser y ese era su hija su adorada Elena, sonrió al pensar en eso luego se metió en la cama y la abrazo por la cintura le beso el hombro quedando dormido.

Lena: muchas gracias Nana estuvo delicioso – dijo sonriendo al tomar su plato y el de Yulia y comenzar a lavarlos.
Yulia: realmente delicioso – dijo sonriendo – aunque prefiero tus hot cakes Len – dijo en tono muy dulce.
Lena: te los preparare mañana – dijo sonriendo al secar sus manos justo después de terminar de lavar – sabes iré a ver a mi mamá en unos minutos, le llevare algo de dinero y…
Yulia: puedo ir – dijo esperanzada de salir y ver más gente, era primera vez que se sentía así pero luego de su reposo solo quería estar con Lena para que engañarse, se dijo mentalmente.
Lena: lo siento pero no – dijo seria, la morena hizo un puchero – escucha el viaje será accidentado y lo sabes, eso te lastimaría por eso prefiero que te quedes.
Yulia: pero…
Lena: nada de peros – dijo sonriéndole y besándola – te traeré lo que quieras si te portas bien – Alexei no soporto tanta cursilería y se fue dejando su plato a medio terminar en el mesón – que idiota – dijo en susurro.
Yulia: lo sé – dijo al atraerla hacia ella – pero no quiero quedarme solita.
Maria: y yo que soy un mueble – dijo fingiendo molestia y salió de la cocina, las chicas rieron por aquella manera tan sutil de dejarlas solas.
Lena: puedes caminar por la hacienda – dijo colocando sus brazos en su cuello – me demorare máximo 2 horas – dijo besándola – así que dime que quieres que te traiga? – pregunto sonriéndole.
Yulia: mmm bueno yo quiero algo dulce – dijo besándola – pero no creo que puedas desprenderte los labios.

Narrador: siguieron bromeando un rato más y la pelirroja se fue prometiéndole unos dulces, la pelinegra se sentía algo nerviosa sabiéndose sola con Nina en la casa así que tenía 2 opciones, 1 pasarse las 2 horas con Maria en la cocina o ir con los chicos a verlos montar a caballo y ella no poder hacerlo, mientras lo pensaba sintió unas manos en sus hombros eso la asusto y se giró viendo a Nina allí, le sonrió de manera lasciva.

Yulia: qué crees que haces? – dijo molesta pero nerviosa a la vez.
Nina: nada solo quería relajarte un poco – dijo sin perder esa sonrisa lasciva de su rostro, Alexei la había despertado para decirle que Lena estaría fuera 2 horas, que el entretendría a Maria así que podía ir arando el camino con Yulia.
Yulia: no necesito que me relajen – al decir eso se levantó muy rápido lastimándose un poco las costillas por el brusco movimiento – auch!!! – dijo mostrando una cara de dolor al instante.
Nina: creo que me equivoque de área – dijo al pasarle las manos por los laterales a la morena, la pelinegra le quito las manos de manera rápida pero sintió como se le erizaba la piel por ese leve contacto.
Yulia: no me toques – dijo muy seria.
Nina: necesitas que alguien te alivie – dijo en tono seductor – sé que el reposo absoluto incluye nada de sexo y conociendo a la santurrona de Lena lo cumple a cabalidad – dijo bajando su vista a la entrepierna de la morena – eso debe estarte matando solo tienes 19 años y las hormonas las debes tener muy alborotadas – dijo al morderse el labio inferior – yo podría ayudarte a liberar esa presión – al decir aquello se le acerco, la morena estaba nerviosa era cierto desde que le ordenaron el reposo la necesidad de hacer suya a Lena creció, necesitaba aliviar la presión en sus testículos.
Yulia: yo…
Nina: déjame ayudarte – al decir eso se acercó un poco más.
Yulia: yo – dijo al ver como la mano de la castaña descendía hacia su entrepierna, apretó sus manos al cerrar sus ojos por el inminente contacto la imagen de Lena sonriéndole le vino a la mente – NO!!!! – dijo al tomarle la mano y empujársela – SI QUIERES SERGUIR VIVIENDO AQUÍ ALEJATE DE MI!!!! – bramo con furia al decir esas palabras.
Nina: no creo que Lena te dé más placer del que yo podría darte en la cama!!! – dijo muy indignada y molesta.
Yulia: créeme cuando te digo que nadie supera a Lena en la cama!!! – al decir eso salió de la cocina hacia las caballerizas, su mente la había salvado de cometer un gravísimo error no podría traicionar así a su esposa, lo que le dijo a Nina era verdad nadie la superaba en la cama ya que la paz que sentía al tenerla entre sus brazos, sabía que no la sentiría con nadie más sin importar que no tuvieran contacto sexual, pero toda su piel solo gritaba Lena por cada poro – nunca la engañare nunca – se dijo al llegar junto a Argos lo tomo y lo ensillo cabalgando bajo la mirada de Alexei y Sasha.
Nina: MALD**** SEA!!!! – grito molesta – ESA MALD**** NO PUEDE SER MEJOR QUE YO EN LA CAMA, TE LO DEMOSTRARE CUANDO TE TENGA EN MI CAMA!!!! – grito golpeando su cama, ya que tras el rechazo corrió hasta allí.

Narrador: el juego de seducción había comenzado, la pregunta queda será Nina capaz de lograr lo que planeo con su padre???? O Yulia no sucumbiría ante ella y sus “encantos”??? El recuerdo de Lena la alejaría y se mantendría fiel a sus costumbres??? Realmente el credo de los Volkov se mantendría con ellas el de no divorciarse o alguna infidelidad en puerta???? Esas preguntas pasaban por su cabeza, pero lo que sabía es que solo deseaba estar con Lena y nunca hacerle daño y esa era su verdad, la protegería de todos y todo incluyéndola a ella misma…..
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:48 am

Capítulo X: Un largo mes, la duda, te extrañe


Narrador: la morena estuvo cabalgando un rato sintiendo un poco de dolor en sus costados, pero necesitaba calmarse ese encuentro con Nina la pusieron en un estado que ni ella entendía, por un momento se sintió excitada por la castaña pero al recordar a Lena se maldijo por excitarse, se sintió frustrada de nuevo pero la rabia que sentía era mayor no solo con Nina sino con ella, sus creencias y educación casi los había mandado al diablo pero sus masturbaciones no eran suficiente, luego pensó en la pelirroja en el daño que le ocasionaría si hubiera sucumbido ante la castaña, se notaba que lo único que quería Nina era fastidiar a Lena y si ella llegara a caer en sus redes lo lograría, recordó aquellas palabras que le dijo una vez en el cementerio “estoy segura que tu papi siempre las cuidara y si no puede lo haré yo”, vaya manera de cuidarla pensó engañándola con su hermanastra, se quedó pensativa en aquel lago viendo sus aguas cristalinas y hermoso prado.

Lena: cómo que se fue en Argos? – pregunto molesta a Sasha, desde que había llegado la busco por toda la casa, pudo sentir la mirada de furia de Nina al entrar pero la ignoro y siguió en su búsqueda, al encontrar a Sasha este le dijo que había ido a montar.
Sasha: solo la vi cuando estaba sobre el – dijo un poco asustado al verla molesta.
Lena: por qué dejaste que se fuera? – dijo pasando sus manos por su cara en clara señal de molestia, Alexei escucho la conversación o mejor dicho las preguntas molestas de la pelirroja.
Sasha: cómo la iba a detener? – Pregunto serio – cuando la iba a llamar ya iba muy lejos.
Lena: lo siento – dijo suspirando – es que aún no está recuperada y eso le va a ocasionar daño.
Sasha: lo más seguro es que quiso tomar un poco de aire – dijo sonriendo – la pobre tiene horas encerrada, lo más seguro es que estaba cansada de ver las paredes de su habitación.

Narrador: la pelirroja quedo un poco más tranquila pero se sentía un poco intranquila sin saber por qué?, Alexei corrió a la casa pero al ver lo molesta que estaba su mujer prefirió no preguntar, ahora su miedo era real los echarían de allí estarían en la calle, salió y espero que la morena llegara solo esperaba lograr hacer algo para que no los corrieran, cerca de las 4 de la tarde la pelinegra llegaba al verla corrió hasta ella antes que lo hiciera la pelirroja.

Alexei: patrona podemos hablar? – pregunto un poco nervioso.
Yulia: habla – dijo al bajarse del caballo.
Alexei: solo quería darle las gracias por permitirnos quedar – dijo mostrándose de manera patética – es que mi papá no puede tenernos y el padre de Nina no quiere ni verme – dijo bajando la mirada al suelo – aunque aceptaran que ella fuera a vivir con ellos ella no lo permitiría – alzo la mirada y la morena pudo ver que estaba a punto de llorar – ella la ha pasado muy mal desde que nos fuimos siempre viviendo en un cuarto sumamente pequeños… - el chico comenzó a narrarle una historia de amor y dolor en donde menciono una habitación minúscula, el pasar hambre, incluso que el techo goteaba al llover, muchos insectos rastreros y roedores, la verdad invento la peor vecindad de todas, solo quería inspirarle lastima – es por eso que quería agradecerle por dejar que nos quedáramos aquí.
Yulia: solo tienen menos de 2 meses – dijo muy seria – pero si fuera antes sería mejor – dijo al dejarlo solo, el chico la maldijo por debajito pero esperaba que con eso les diera tiempo de cumplir con el plan de su mujer o de lo contrario estarían en la calle.
Alexei: te arrepentirás de humillarnos Volkova – dijo apretando sus puños con fuerza, antes no quería que hicieran nada pero ahora lo necesitaba para vengarse por esas palabras.

Narrador: la morena reflexiono un poco y gracias a lo que Alexei le comento logro entender, esa chica solo quería sacarle dinero eso la hizo volver a molestarse consigo misma, casi cae por una sanguijuela trepadora pero no se lo permitiría tenía a su esposa que sería su mujer, no necesitaba a nadie más lo había decidido en ese momento no permitir que la zorra que estaba en su casa la separara de su Lena, sonrió al pensar en ella como suya pero sus pensamientos se evaporaron al sentir como la golpeaban en el pecho.

Lena: se puede saber dónde estabas? – pregunto molesta, la morena se sorprendió al ver aquellos ojos tan cálidos un tanto fríos por la rabia.
Yulia: es que yo…
Lena: te fuiste montando a Argos!!!! – dijo volviéndola a golpear pero ahora en su brazo – en qué demonios estabas pesando??? – Preguntó elevando un poco la voz – sabes el daño que… - pero fue silenciada con un beso apasionado por parte de la morena, al principio se trató de resistir para seguir regañándola pero la verdad al sentir sus suaves labios perdió la batalla y se dejó llevar.

Narrador: el beso fue subiendo de tono ya que solo pensaban en tenerse así de cerca, la morena lentamente se sentó en el sofá atrayendo a la pelirroja hacia ella y se la sentó en las piernas, Lena estaba completamente entregada al beso olvidándose del mundo no fue hasta que unos gruñidos la devolvieron a la tierra, abrió los ojos y quedo atónita al ver la cara de la morena al besarla, tenía los ojos cerrados y las mejillas sonrojadas su respiración era tan leve que le hizo latir fuertemente el corazón, cuando iba a volver a cerrar los ojos y dedicarse a complacer a su boca ese gruñido se escuchó de nuevo, se separó de la morena que parecía aturdida al abrir los ojos y realmente lo estaba al no sentir la dulzura de Lena en sus labios.

Yulia: no…pares – dijo con la voz entrecortada al intentar besarla de nuevo.
Lena: tienes…hambre? – pregunto sonriendo.
Yulia: si…pero…de…ti – dijo apoderándose de nuevo de su boca.
Lena: espera…mmm…Yul – dijo al intentar separarse de la morena – espera.
Yulia: no…quiero – dijo intentando besarla otra vez.
Lena: espera – dijo al alejarla con su mano, la pelinegra le lanzo una mirada de molestia haciendo un puchero – tienes hambre? – le volvió a preguntar dulcemente.
Yulia: ya te dije qué solo tengo hambre de ti – pero en ese momento aquel gruñido se volvió a escuchar dejando completamente roja a la morena.
Lena: creo que no todo tu cuerpo tiene hambre de mi – dijo riendo al tocarle el estómago – creo que lo mejor es que comas algo antes – dijo sonriendo.
Yulia: tienes razón – dijo sonriendo.
Lena: y no creas que con ese beso olvidare que saliste a cabalgar – dijo levantando una ceja y llevándola de la mano a la cocina.

Narrador: Alexei bajaba de la habitación en donde Nina ya estaba más calmada, ella le contó exactamente qué le dijo Yulia pero eso si medio sollozando haciéndose la victima por tener que acostarse con Yulia, lo único diferente a la realidad que le dijo fue que le había acariciado su miembro sobre el pantalón, que luego escucharon a María llegar y la morena la había empujado y salido como alma que lleva el diablo, el chico se contuvo de no salir a matar a Yulia por haber aceptado la caricia de su mujer, además de haberla empujado hasta hacerla caer ganas no le faltaron para romperle los huesos, Nina por dentro moría de la rabia por aquellas palabras “créeme cuando te digo que nadie supera a Lena en la cama!!!” esas palabras la hacían rabiar, nadie era mejor que ella en la cama se dijo mentalmente ya que conocía muchas posturas sexuales, además de saber cómo complacer el pene de un hombre era obvio que ese fenómeno de Volkova nunca había disfrutado de los placeres de la carne, solo el haberse acostado con Lena no debía ser suficiente al pensar en eso su rabia creció, pero termino tratando de calmarse ya que se debía mostrar avergonzada por aquello y no molesta, agradecía que su hombre fuera tan sumiso claro al haberle mostrado tanto en la cama por sus aventuras lo manejaba con el dedo meñique, quería hacer lo mismo con su hermanastra para demostrar que ella era mejor en todo, aún recuerda esa mirada de desafío que le había lanzado el día anterior, eso no lo permitiría ella ganaría y le demostraría a todos que era más mujer que Elena Katina.

Lena: me dirás por qué saliste a montar aun sabiendo que no puedes? – le pregunto luego de servirle la comida.
Yulia: es que yo – se quedó callada unos segundos, considero decirle lo que paso con Nina pero las cosas que le dijo Alexei la hicieron pensar un poco más.
Lena: y bien? – pregunto levantando una ceja.
Yulia: es que a pesar de que llevo solo 2 días aquí me asfixia no poder salir – dijo viéndola a los ojos, era cierto eso pero no era la verdad por la que huyo prácticamente de la casa.
Lena: pero ayer saliste conmigo al…
Yulia: establo – dijo suspirando – Lena estoy acostumbrada a recorrer los campos de mi familia, pasar el día entre maizales, hortalizas, frutas por eso el estar solo viendo caballos…
Lena: te aburre – dijo suspirando.
Yulia: no me lo tomes a mal – dijo tomándole la mano – soy una chica de campo necesito de vez en cuando cabalgar y dejar que la naturaleza me llene…
Lena: me lo hubieras dicho – dijo al sobarle la mejilla – lo hubieras hecho y yo misma te llevo en la camioneta, haríamos un picnic…
Yulia: lo dices en serio? – pregunto sonriendo.
Lena: si – dijo dándole un leve beso en los labios – solo dame hasta la semana que viene y nos tomaremos una tarde y comeremos en medio del campo, cerca de la laguna – al escuchar eso la morena se puso nerviosa, abrazo a la pelirroja para que no se le notara y le beso el cuello.
Yulia: pero yo elijo el lugar – dijo acariciándole la pierna mientras le besaba el cuello.
Lena: me parece bien – dijo suspirando por aquellas caricias.
Voz: ups lo siento – dijo una voz casi burlona, las chicas se separaron ambas rodaron los ojos al ver a la inoportuna.
Lena: que quieres? – pregunto molesta al ver a su hermanastra.
Nina: solo venia por un vaso con agua – dijo viendo a Yulia – es q tengo mucho calor – la morena entendió esa indirecta y no le gusto, frunció el ceño y la vio con evidente molestia.
Lena: qué esperas para buscar tu agua? – pregunto molesta.
Nina: tranquila hermanita ya voy – dijo sonriéndole de manera cínica, la pelirroja volteo la cara en evidente señal de desagrado y la castaña le lanzo un beso volado a la pelinegra.
Yulia: ven amor vamos a nuestra habitación – al decir eso coloco el plato en el lavaplatos y se llevó a la pelirroja de la cocina, la actitud de la castaña le molestaba.
Nina: podrás correr pero tarde o temprano terminaras en mis brazos – dijo sonriendo.

Narrador: la morena se sentía molesta al igual que la pelirroja pero trataron de no demostrárselo a la otra, ya que eso sería darle el gusto a Nina y no lo permitiría sabía que esa chica tramaba algo e involucraba a su esposa, al entrar en la habitación la morena la tomo de la cintura y la abrazo con fuerzas, las alarmas de Lena comenzaron a encenderse algo no estaba bien y era obvio que el nombre de hermanastra tenían algo que ver.

Yulia: en mi familia nunca ha existido el divorcio y hasta donde se ninguna infidelidad – dijo sin soltarla del abrazo – mi abuelo me conto de un tío que le fue infiel a su mujer y lo sacaron de la familia.
Lena: por qué me dices esto? – pregunto aferrándose más al cuerpo de la morena.
Yulia: porque quiero estar contigo y solo contigo – le beso su cabellera rojiza – mi mamá piensa que no se esto, pero ella y mi padre se casaron de la misma manera que nosotras – dijo separándose y viéndola a los ojos – un matrimonio sin amor solo por conveniencia, pero a la final se enamoraron y se aman como nadie – le acaricio la mejilla a la pelirroja se acercó muy cerca a sus labios – y quiero eso que ellos tienen.
Lena: y qué es eso? – dijo rozándole los labios.
Yulia: enamorarme perdidamente de ti y tenemos muchos hijos – lo dijo en susurro haciéndola estremecer por su parte la morena sentía como su corazón quería salírsele del pecho por lo rápido que latía, no sabía por qué pero se sentía casi de gelatina al tener a Lena así de cerca.
Lena: es lo que yo también quiero – dijo desapareciendo aquellos milímetros de distancia que las separaba.

Narrador: el beso fue tierno y lleno de muchas emociones por parte de ambas, esa declaración de Yulia sobre solo ser feliz con ella, enamorarse y tener muchos hijos le encanto era su mismo deseo o parte de su deseo, porque ella ya estaba perdidamente enamorada de ella y solo deseaba que su esposa también la amara, lentamente fueron cayendo a la cama sin saber en qué momento habían caminado de la puerta a ella, la pelirroja se recostó atrayendo a la morena sobre su cuerpo, una sesión de besos se acercaba y así estuvieron unos cuantos minutos eso creyeron, porque cuando sus labios se separaron estaban rojos he hinchados y sus respiraciones estaban agitadas, por primera vez Yulia no sintió el impulso de quitarle los pantalones a Lena ni los suyos, para hacerla suya en ese momento solo le acaricio los labios y sonrió esa visión le pareció tan hermosa, Lena por su parte tampoco se sentía excitada solo llena de un sentimiento que tenía poco que había descubierto, era amor era todo lo que podía sentir por su esposa solo esperaba lograr que ella sintiera lo mismo, sin que ninguna dijera nada volvieron a comenzar esa sesión de besos, en donde la lujuria no había sido invitada, en donde la pasión quería colocarse pero no la dejaban entrar, los únicos invitados eran el amor, la felicidad y sobre todo el respeto quienes disfrutaban de una sesión limpia y pura, donde solo los sentimientos más inocentes y puros estaban siendo testigos del nacimiento de una historia, del encuentro de 2 corazones que comenzaban a latir a la par y donde 2 almas comenzaban el proceso de fundirse en 1 sola……

Nina: papá cómo estás? – pregunto al entrar a aquel bar.
Boris: muy bien pequeña – dijo sonriendo al hacer que una mujer se levantara de su regazo.
Nina: ten cuidado o tu querida esposa podría enterarse que es la mujer más cornuda de todo Toliatti o tal vez toda Rusia – dijo riendo.
Boris: nada de eso pasara – dijo encendiendo un cigarrillo – por eso las busco de baja clase, así mi adorada Inessa no se enterara de nada.
Nina: si es tu “adorada” por qué la engañas? – dijo al tomar la cajetilla de cigarrillos de la mesa, tomo uno y lo encendió, Boris trato de pensar en una respuesta no quería que su hija se enterara que nunca había tocado a Inessa.
Boris: a veces es bueno cambiar de cuerpos hijas – dijo sonriendo – siempre estar con el mismo aburre sin importar si lo amas o no.

Narrador: la castaña se quedó pensativa en esas palabras de su padre, ella sabía que era cierto amaba a Alexei pero no podía solo conformarse con él, por eso llego a prostituirse y no por dinero era solo por probar otras pieles, sentir otros miembros y nuevas posiciones que era lo que esos hombres le hacían, pero ya estaba curada de la vergüenza de sus primeros días de promiscuidad, solo le dio otra calada a su cigarrillo para luego lanzar aquel humo lleno de nicotina de sus labios, padre e hija comenzaron a idear la mejor manera de envolver a la morena en sus redes y sacarles dinero a los Volkov.

Alexei: vamos Román déjame – dijo insistiéndole al chico – es que necesito el dinero.
Román: el año pasado la cag**** - dijo muy serio – este año quiero demostrar que soy el mejor jinete de competencia ecuestre – dijo suspirando, la hacienda de Lena manejaba 2 tipos de caballos los de carrera y exhibición ecuestre, siendo Román quien los entrenaba ya que el alguna vez participo en aquellas competencias, pero al no tener un patrocinador no pudo seguir compitiendo.
Alexei: por favor Román es que dentro de menos de 2 meses Nina y yo tendremos que mudarnos y no tengo nada de dinero…
Román: lo siento – dijo tomando unas riendas – pero le falle el año pasado a Lena y no lo haré este – dijo saliendo de la caballeriza.
Alexei: demonios – dijo golpeando la pared – tampoco Ruslan quiere darme su lugar – el dinero que recibiría por su trabajo seria poco, con eso no le alcanzaría para vivir en un lugar decente, recordó la historia que le conto a la morena cuando la vio llegar y ese lugar imaginario vino a su mente – terminare viviendo en un agujero lleno de cucarachas y ratas si no consigo más dinero.

Narrador: el chico quedo demasiado molesto mientras terminaba de limpiar el lugar, apilaba más bloques de heno que eran parte de su trabajo de cuidador del establo, por Sasha se enteró que fue su propio padre quien le dijo a Lena que le diera ese trabajo, eso lo hizo enfurecer como su padre podía humillarlo tanto y de esa manera, negó con la cabeza y nuevamente recordó lo que hacía unas horas había hablado con la morena, la humillación de nuevo lo lleno de ira y rabia que mejor manera de vengarse de Yulia Volkova, haciéndola perder la familia que había comprado por ser un fenómeno de la naturaleza, ya no se trataba de conseguir donde vivir se trataba de darle “su lugar” a aquella cosa que Dios no debió permitir que naciera, no era más que una vil “cosa” que no debería existir pero que él se encargaría de que perdiera todo.

Lena: ya es un poco tarde – dijo acariciándole la cabellera negra a su esposa que se encontraba recostada en su pecho.
Yulia: peor no estoy cansada – dijo un poco adormilada y más por las caricias que la pelirroja le estaba dando.
Lena: pero yo si – dijo sonriendo.
Yulia: bien – dijo levantándose y dándole un beso en los labios – vamos a dormir – las chicas apagaron la TV y se abrazaron para dormir.
Lena: buenas noches – dijo sonriendo y besándole los labios a su esposa.
Yulia: buenas noches – dijo imitando la acción de la pelirroja.

Narrador: pasaron alrededor de 2 horas cuando la morena se levantó y salió de la habitación, camino hasta la cocina allí se colocó sus botas y una gabardina para luego salir de la casa sin hacer ruido, se encamino hasta la caballeriza y tomo algunas indumentarias para montar, una silla, las riendas y luego de unos minutos arreglo a Argos y salió a cabalgar un rato, eran cerca de las 2 de la mañana cuando regreso a su casa, vio su reloj y supo que estuvo fuera solo 2 horas solo esperaba que la pelirroja no se hubiera dado cuenta de su salida nocturna, al llegar a su habitación tenía las botas en sus manos al igual que la gabardina, cuando se cercioro que la pelirroja seguía dormida coloco las botas en su lugar y la gabardina la metió con mucho cuidado en el closet, suspiro al ver que todo había salido bien aquel encuentro nocturno le había ayudado mucho a aliviar su ansiedad, luego se metió nuevamente en el lecho con su esposa y la abrazo de la cintura, le beso levemente el cuello y se dejó llevar por el sueño sintiendo el calor del cuerpo de Lena.

Yulia: solo espero que no sospeches nada – se dijo mentalmente antes de quedarse dormida.

Narrador: los días fueron pasando y los intentos de Alexei de convencer a Ruslan y Román que lo dejaran competir eran inútiles, los chicos solo le decían que no por lo que se molestaba y terminaba descargando su frustración en Nina, quien ya no aguantaba más los desprecios de la morena para con ella simplemente la evitaba y amenazaba con correrla de su casa si seguía en ese plan, la castaña vivía de mal humor encerrada en su habitación o en aquel bar con su padre quien no entendía como Yulia se le resistía, así que solo pensó que era por la pelirroja debía ser buena en la cama pero eso no lo pudo corroborar, sus deseos por ella fueron volviendo a aparecer y solo quera saciarse con ella, Inessa veía casi a diario a su hija y nuera ya que la morena hacia casi un berrinche cuando su esposa estaba por salir, así que tenía que llevársela con ella para que dejara de arrodillarse y aferrarse a sus caderas, cosa que no le molestaba pero se hacia la dura para no reírse de esa manera de actuar de su esposa, nunca pensó ver a Yulia Volkova actuar de esa manera tan infantil pero le encantaba, a los Volkov los visitaban los fines de semana y terminaban comiendo con ellos, solo le quedaba una semana a la morena de reposo y estaba que no se aguantaba las ganas, en los noches se masturbaba para liberar tenciones mientras la pelirroja solo sonreía desde su cama, las salidas nocturnas de la morena las hacía casi que inter diarias para que la pelirroja no sospechara nada.

Lena: Yul – dijo despertando y bostezando al levantarse, pensó que la morena estaba en el baño, pero la luz estaba apagada entro y no la vio, un ruido en el exterior de su habitación la hizo acercarse y abrir la puerta un poco, veía a Nina llegando con las pijamas revueltas y llenas con un poco de lodo, se extrañó al no ver a Alexei junto a ella pero otro ruido proveniente fuera de la casa le llamo la atención, al cerrar su puerta con cuidado se asomó a la venta y vio a Yulia cerrando las caballerizas, tenía una gabardina lo suponía por lo largo y sus botas se notaba su pijama ya que esa noche estaba despejada y los rayos de la luna alumbraban perfectamente, sin pensarlo corrió a su cama y se recostó tratando de hacerse la dormida un pequeño dolor le invadió el pecho, qué significaba eso? Ella no estaba ciega claramente su hermanastra llegaba en un estado lamentable, estaba llena de barro que solo podía indicar una cosa se había revolcado con alguien, ese dolor se le fue incrementando en su pecho tenía unas enormes ganas de llorar pero se contuvo, más al sentir como la morena se recostaba junto a ella y la abrazaba de la cintura besándole el cuello, para luego quedarse dormida casi de inmediato quería gritarle pero no pudo, tenía miedo de decirle o si quiera preguntarle donde estaba ya que su respuesta le dolería más, ya sea porque le mintiera o porque le dijera una verdad que no quería oír. La mañana llego y la pelirroja no logro dormir nada en toda la noche pensando en lo que había pasado con la morena, mientras la contemplaba dormida a su lado no podía realmente pensar que la engañara, pero el verla llegar entrada la madrugada después que lo hizo Nina la pusieron muy mal, sintió como unos labios se apoderaban de su boca sacándola de sus pensamientos, sin pensarlo correspondió aquel beso en el cual se entregaba en cuerpo y alma, sin decirle nada se posó sobre la morena y comenzó a mover sus caderas sobre su miembro cubierto por el pantalón del pijama.

Yulia: mmm Lena – dijo suspirando al sentir aquella fricción en su miembro.
Lena: shhh – dijo mordiéndole levemente el labio inferior – no digas nada y solo sintamos, no quiero hacer nada más que esto.

Narrador: la pelinegra no dijo nada más, así que le tomo las caderas y la ayudo en ese movimiento de solo frotarse sobre aquel pijama, ambas se veían a los ojos mientras aquella fricción la realizaban el deseo estaba en sus ojos, la pelirroja sentía un intenso placer más intenso que aquella vez en la tienda cuando se lastimo las costillas, sus respiraciones se agitaron y casi a los 5 minutos de haber comenzado ambas suspiraron y lanzaron un pequeño gritico ahogado, la pelirroja sintió su pijama húmeda por el pequeño orgasmo que sintió, pero se impresiono al sentir su lo mojado que estaba el pijama de la morena que parecía anestesiada, pero con una sonrisa de satisfacción enorme aquel primer acercamiento le había hecho llegar al cielo, la pelirroja sonreía y sin previo aviso la morena la hizo quedar debajo de ella.

Yulia: necesito volver a sentirte Len – dijo con un poco de dificultad.
Lena: recuerda tus costillas – dijo al besarle los labios.
Yulia: lo haré con cuidado – dijo sonriéndole en clara señal de buscar aprobación de su esposa, Lena se mordió el labio realmente quería volver a sentirla, necesitaba sentirla y solo asintió con la cabeza la morena sonrió y la beso en los labios, se levantó un poco y se quitó el pantalón del pijama la pelirroja pudo ver como se limpiaba el pene, noto aquel liquido blanco espeso por todo la mata de vello de la pelinegra – Dios que desastre – dijo tratando de limpiarse sin conseguirlo muy bien ya que el semen que había salido de su miembro era abundante – espérame un momento – dijo al levantarse y correr al baño.
Lena: Yul – dijo riendo.
Yulia: ya voy espera – dijo al demorarse solo 2 minutos y volver con un bóxer nuevo – lo siento es que tuve q lavarme.
Lena: está bien – dijo sonriendo al recibirla sobre su cuerpo.
Yulia: abre un poco tus piernas – dijo y la pelirroja de inmediato cumplió su deseo, antes de colocarse en medio vio como la morena volvía a sacarlo y lo puso sobre su delgada pijama – si así es mejor – dijo suspirando al apretarse en ella.

Narrador: la pelirroja suspiro ante aquel miembro que se apretaba a su vagina, soltó un gemido al sentir el movimiento lento de cadera que Yulia comenzaba a emplear, la pelinegra casi por inercia sin entender porque se quitó la parte de arriba del pijama dejando ver su piel morena, por puro acto reflejo la pelirroja comenzó a succionar sus pezones la morena las cubrió con la sábana blanca, debido a que comenzó a sentir un poco de frio la pelirroja solo succionaba mientras la morena seguía moviéndose y soltando gemidos.

Yulia: oh dios Len – decía sin perder el ritmo, la pelirroja dejándose llevar se quitó la parte de arriba de su pijama – eres perfecta – dijo sin dejar de moverse, se acercó y la beso en los labios.
Lena: ahhh Yul – decía la sentir que placer crecer cada vez más.

Narrador: los movimientos de cadera fueron aumentando haciéndose más rápidos, la pelirroja aferro sus brazos a la espalda de la morena y levanto sus piernas sobre sus caderas, la puerta de la habitación se abrió levemente y una cabellera castaña se asomó, la sangre le hirvió al verlas allí moviéndose de manera frenética mientras jadeaban y gemían, por su mente paso correr y tomar a Yulia de los hombros y arrojarla lejos de Lena, sus ojos color miel se tornaban casi amarillos de la rabia el solo ver a la pelirroja debajo de la pelinegra le hizo sentir mucho coraje, por lo que salió de allí cerrando de golpe la puerta pero las chicas estaban tan concentradas en lo que hacían y sentían que ni cuenta se dieron de ese asotón de puerta, luego de casi 7 minutos ambas gimieron con fuerzas y la pelirroja pudo sentir como su pijama se mojaba con más líquido caliente, la pelinegra cayó sobre ella jadeando casi sin fuerzas sintió un leve dolor en su costado pero el orgasmo le lleno de más placer, estuvieron recostadas un rato abrazadas sintiendo como sus respiraciones se iban calmando.

Yulia: qué manera de darme los buenos días – dijo sonriendo al besarle los labios.
Lena: si es la mejor manera de despertar – dijo con un brillo en su mirada que la morena pudo notar, ese brillo le gusto hacia que su mirada fuera más clara y le hizo acelerar nuevamente el corazón dejándola casi sin aire.
Yulia: eres hermosa – dijo al besarla muy lentamente, no sabía que era que acababa de sentir pero le gustaba, esa mirada la lleno de tanta paz.

Narrador: siguieron besándose por un buen rato sintiéndose sus cuerpos semi desnudos, sus senos apretados contra los senos de la otra las hacían sentir también, a comparación con la castaña que tenía un gran arranque de furia por lo que vio, sabía que no podía destrozar el cuarto pero era lo que quería hacer, al recordar como paso por aquella habitación y escucho un leve gemido tuvo curiosidad, no pensó que lo que vería le afectaría tanto pero lo hizo la rabia que le provoco esa escena, así que ya tenían relaciones ya Yulia Volkova y Elena Katina follaban a esa altura, de sus ojos caían lágrimas sin saber la causa pero la rabia era evidente apretó los puños y golpeo el colchón de la cama, para luego caer en ella llorando sin entender por qué pero la rabia era muy evidente, solo se quedó allí abrazando la almohada sin dejar de llorar.

Lena: es mejor que nos bañemos – dijo al sentirse un poco pegostosa.
Yulia: tienes razón – dijo levantándose y viendo aquellas montañas solo se bajó un poco y paso su lengua sobre ellas.
Lena: Yul mmm – dijo comenzando a gemir por aquella acción – es…es…espe…espera – dijo aturdida por aquella sensación.
Yulia: tu…probaste…los…míos – dijo al succionar con fuerza haciendo que el pezón cambiara de rosado a rojo – quiero…probar…los…tuyos – dijo para cambiar al otro, la pelirroja sintió como el pene de la morena volvía a ponerse duro.
Pensamiento de Lena: me desea – se decía una y otra vez – ella no lograra alejarte de mí – se decía con la poca cordura que le quedaba.

Narrador: las 2 estaban tan absortas en aquellas sensaciones que sus manos comenzaron a moverse solas, bajando hasta las caderas de la pelirroja y comenzaron a bajar aquel pijama corto junto a sus bragas, el deseo las estaba llevando de la mano hasta un punto de no retorno, aquel shorsito corto lo fue descendiendo por lentamente mojándolas levemente eso las encendió, al sacarlo con sus pies la morena se posiciono sobre la pelirroja que sintió aquel pene en la entrada de su vagina, ambas se vieron a los ojos con sus respiraciones agitadas se perdieron en sus miradas unos segundos, la pelirroja asintió al sentir que aquella mirada azul cielo pedía permiso para adentrarse en ella, la morena estaba que gritaba de júbilo al fin había llegado el momento su momento lentamente se iba introduciendo cuando….

TOCK, TOCK, TOCK

Yulia: no!!!! – Dijo con frustración al dejarse caer sobre la pelirroja con su pene sobre su vientre – esto debe ser una mala broma – dijo escondiendo su cara en el cuello de la pelirroja.
Lena: QUIEN ES??? – grito un poco molesta ella también se sentía frustrada la – esto es absurdo – dijo aferrándose a la espalda de la morena.
María: niña Lena los padres de la niña Yulia están aquí – dijo un poco nerviosa debido aquel grito de molestia que pego la pelirroja.
Yulia: diles que bajamos en 15 minutos!!! – Dijo pero fue más un gruñido que otra cosa – los matare y así nadie impedirá que…
Lena: shhh – dijo al hacerla callar con un beso – vamos a bañarnos – así que ambas se pararon de la cama pero se ruborizaron al ver sus cuerpos completamente desnudos, se tomaron de la mano y entraron juntas por primera vez al baño.

Narrador: María les comunico lo que la morena les dijo y estaba sonrojada, los Volkov entendieron que era lo que hacían su hija y nuera ruborizándose de igual manera, las chicas se bañaron juntas tratando de dejarse llevar por el deseo que aun las invadía a pesar del agua fría, al terminar se secaron, vistieron y bajaron a ver a los Volkov que los esperaban tomándose una taza de café, Oleg noto la mirada asesina que les lanzo su hija y entendió que las interrumpieron, la razón de la visita es que Andrei había salido a vender unas cabezas de ganado y necesitaban que Yulia los ayudara, ella solo miro a su padre con ganas de tomar un machete y picarlo en pedacitos, este se puso un poco nervioso y más al ver la mirada fría que les arrojo su nuera, era obvio que habían interrumpido y enormemente ya que las chicas se mostraban irritadas, casi con mala gana la morena subió a su habitación y tomo un bolso y metió 2 mudas de ropa, la pelirroja estaba sentada en la cama y suspiro al ver las sabanas aun distendidas y las pijamas de ambas tiradas entre el suelo y la cama.

Yulia: serán pocos días preciosa – dijo hincándose frente a ella.
Lena: si pero cuando llegues estaremos con los preparativos de las 2 carreras y…
Yulia: shhh – dijo al colocarle un dedo en los labios – cuando llegue no tendré más reposo – dijo besándola dulcemente – así que terminaremos con lo que empezamos está mañana, así sea que nos tengamos que fugar a una cueva – ambas sonrieron.
Lena: te extrañare – dijo al abrazarla por el cuello.
Yulia: yo también te extrañare mucho – dijo correspondiendo el abrazo.

Narrador: las chicas bajaron y la pelirroja se despidió de Yulia con un gran beso, Larissa se quedaría en la hacienda Katin ya que no deseaba estar sola y la pelirroja se sentía más segura con ella allí, la acomodo en una de las recamaras de huéspedes ya que esa hacienda contaba solo con 7 habitaciones, la principal que estaba cerrada y nunca seria usada, la que usaba su madre y Boris, la que era de Lena pero al mudarse Nina le quitaron por ser la habitación más bonita (claro fue la que su padre hizo solo para su princesita pero por envidia y celos Boris entrego a su hija), la que compartían Lena y Yulia ahora y 3 más que estaban desocupadas, los días pasaron y la pelirroja se sentía incompleta al igual la morena que estaba junto a su padre en un camión inmenso donde transportaban el ganados, la verdad eran 5 camiones donde llevaban 100 cabezas de ganado para su venta, Lena tuvo el suficiente valor de contarle a su suegra lo que había pasado aquella mañana cuando las interrumpieron, además de lo que vio la noche anterior.

Larissa: si ella se hubiera acostado con esa chica – dijo de manera despectiva al referirse a Nina – hubiera demorado más en eyacular – la pelirroja estaba muy roja, pero la verdad se sentía más cómoda hablando con su suegra que con su madre sobre sexo – además que no se hubiera corrido varias veces – dijo al beber una taza de café – cuando un hombre se tarda en ponerse duro o eyacular es sinónimo claro de que estuvo recientemente con alguien.
Lena: pero yo la vi llegar como a las 2:00 am – dijo suspirando.
Larissa: cariño – dijo sonriéndole – para que mi hija llegara a correrse varias veces debe tener tiempo sin mantener relaciones, si te hubiera engañado simplemente se hubiera corrido una vez, te diré un secreto – dijo bajando la voz y acercándose al oído de su nuera – los Volkov pueden durar mucho tiempo sin correrse, pero si son primerizos o vírgenes como quieras llamarles sufren de eyaculación precoz – dijo para luego separarse de la pelirroja riendo – mi suegra me conto que Don Andrei la primera semana se corría antes de tiempo y ella debía fingir los orgasmos – la pelirroja estaba muy roja al igual que sorprendía – a mí me paso lo mismo con Oleg los primeros días, no me extraña que mi hija sea igual.

Narrador: ambas seguían conversando en la sala ya que Nina se encontraba con su padre, Larissa le fue explicando unas cosas incluso le dijo que había una página web que le podría interesar, ambas fueron al mini despacho que allí había y comenzaron a buscar la página la pelirroja se sorprendió al ver que eran de posiciones sexuales, Larissa sonría por la cara de su nuera le explico que para ella fue peor ya que su suegra le explico verbalmente algunas de esas posiciones, así que pasaron la tarde visualizando aquellas imágenes para que cuando llegara el momento se entregara a Yulia, por su parte Nina estaba muy irritada desde que vio aquella escena que aun la perseguía en las noches, trataba que entre los brazos de Alexei pudiera olvidar aquellas imágenes de Lena y Yulia teniendo sexo, quería exorcizar los gemidos de ambas de su cabeza haciendo que los suyos propios lo alejaran, muchas veces en esa semana buscaba a Alexei en las caballerizas y lo llevaba un poco apartado para entregarse a él, pero no lograba llenarla en ningún momento necesitaba cada vez más sexo, así que termino ofreciendo sus servicios en aquel bar en las tardes su padre al principio estaba reacio, pero la castaña logro convencerlo como siempre además que ganaba algo extra, ya que su hija les cobraba a aquellos hombres por usar su cuerpo, pero la verdad ya no sentía nada al dejarse penetrar por ellos sus orgasmos los fingía, siempre aquellos hombres se iban con una gran sonrisa al sentir que habían arrancados fuertes orgasmos a esa ninfa, pero la verdad es que ninguno solo Alexei la hacía sentir un poco de placer pero era menos que antes, sabía que la única manera de volver a sentir aquella adrenalina y deseo era llevando a la morena a la cama, pero no la tenía cerca debido aquel viaje que la chica hizo con su padre, pero la necesitaba para poder disfrutar de nuevo del sexo ya que al tenerla y humillar a la pelirroja sería feliz de nuevo. Era viernes en la noche y la pelirroja estaba agotada por aquella jornada de trabajo, se había bañado con agua tibia y bebido un té estaba quedándose dormida cuando sin previo aviso la puerta se abrió despacio, una figura entro y cerró la puerta para caminar hasta la cama sonrió al ver a la pelirroja completamente dormida, así que se despojó toda la ropa quedando solo en ropa interior y se metió lentamente a la cama para no despertarla, logro escuchar de los labios de Lena un “Yulia” así que la abrazo haciendo que despertara asustada.

Lena: AHHH…. – su grito fue ahogado con una mano que le cubrió la boca.
Voz: shhh no te haré daño – dijo besándole la frente – no grites Len – dijo al soltarla.
Lena: Yulia!!!! – dijo al abrazarla.
Yulia: auch!!! – dijo al tallarse su brazo – por qué me pellizcaste? – dijo haciendo un puchero.
Lena: por asustarme – dijo empujándola, luego la volvió a abrazar – te extrañe tanto – dijo besándole el cuello.
Yulia: yo también te extrañe mucho – dijo al besarla en los labios.
Lena: ya comiste? – pregunto al separarse de ella.
Yulia: la verdad no – dijo viéndola a los ojos.
Lena: te preparare algo – dijo al besarla y salir de la cama – mientras me esperar date un baño – al decir aquello salió de habitación encontrándose a su suegra.
Larissa: vamos a prepararles algo de comer – dijo sonriendo.

Narrador: tanto suegra como nuera les prepararon algo de comer y subieron en 2 charolas la comida, al llegar a su habitación la pelirroja vio como la morena dormitaba un poco así que la despertó y logro devorarse aquel emparedado, luego ambas se acostaron y la pelinegra se recostó en el pecho de la pelirroja mientras esta le acariciaba el cabello negro, haciéndola dormir al instante ella solo pudo aferrarse a su cuerpo un poco antes de quedarse dormida, la mañana llego y las chicas seguían en la misma posición de la noche anterior, la primera que despertó fue la morena que sonrió al sentir la calidez del cuerpo de su esposa junto a su cuerpo, esa sensación de paz que sentía la volvió a invadir era allí donde quería estar en sus brazos sobre su pecho.

Yulia: te ves tan hermosa Len – dijo en susurro mientras detallaba su rostro – eres preciosa – dijo para darle un leve beso en los labios – hoy será un día muy especial yo lo sé – dijo en un tono muy bajo de voz, en ese instante sintió sus labios apoderarse de los suyos duraron 5 minutos explorando sus bocas.
Lena: realmente estás aquí – dijo sonriendo al separarse por la falta de aire.
Yulia: no sabes cuánto te extrañe – dijo volviendo a besarla y subiéndose sobre ella, el beso lo intensifico cuando comenzó a rosarse con ella.
Lena: Yul espera mmm – dijo tratando de tenerla.
Yulia: Len te necesito – dijo al comenzarle a besar el cuello.
Lena: Yul tus padres están aquí – dijo al comenzar a mover de igual manera su cadera casi sin poder evitarlo, ya que su cuerpo se movió solo.
Yulia: que importa – dijo al bajar sus manos hasta tomar la camisa del pijama y sacarla – Dios son prefectos – dijo antes de comenzar a besar sus senos.
Lena: recuerda…lo…que…paso…antes…de…que…te…fueras – dijo tratando de aferrarse a ese poquitico de cordura que tenía.
Yulia: Dios – dijo al dejar sus senos y colocar su cabeza sobre ellos – sin duda moriré de una combustión espontánea – dijo suspirando.
Lena: creo que seremos las 2 – dijo muy agitada, en eso la puerta se escuchó.
Yulia: bajamos en unos minutos!!! – Dijo en voz alta – creo que tenemos una maldición llamada Oleg y Larissa Volkov – dijo al darle un suave beso en los labios.
Lena: tonta – dijo al separarse – vamos a bañarnos.

Narrador: la morena se sorprendió cuando la pelirroja la arrastro junto a ella al baño, ya parecía que la timidez de su esposa había desaparecido en esa semana, ese le alegro pero nada pasaba mientras se bañaban hasta que…

Yulia: hoy te llevare a un lugar donde nadie nos pueda interrumpir – dijo al acercarla a su cuerpo y rozarla con su miembro que comenzaba a crecer.
Lena: estas muy ansiosa – dijo al colocar sus brazos en su cuello
Yulia: no tienes idea – dijo sonriendo al apretarse un poco más a Lena, está solo sonrió.
Lena: déjame ayudarte un poco – al decir aquello la morena sintió como la mano pecosa de su esposa comenzaba a acariciarle su miembro.
Yulia: mmm Lena – dijo al separarse de ella y abrir sus piernas.
Lena: déjame aliviarte un poco – al decirle aquello le mordió suavemente un pezón.

Narrador: las caricias de la pelirroja iban desde la case a la punta mientras su boca se deleitaba con sus senos, sin darse cuenta sintió como la otra mano de la pelirroja le acariciaba sus labios vaginales, eso hizo gemir muy fuerte a la morena que se sentía en el cielo su pelirroja la estaba consintiendo en sus 2 sexos, transportándola a un mundo nuevo de sensaciones que le encantaban, mantuvo sus ojos cerrados rindiéndose al placer que le propinaban aquellas manos, la pelirroja comenzó a mover ambas manos rápidamente para incrementar las sensaciones, primero subía y bajaba por aquel miembro que ya estaba completamente duro y pudo ver por un momento cuando cambio su boca de seno, como había crecido dejándola casi boca abierta por aquel tamaño sintió como su mano derecha se llenaba líquido al introducir un dedo en aquella cavidad.

Yulia: Dios ohhh no asiiiiii sigue!!! – decía llena de placer dio un gemido más fuerte al sentir como la pelirroja le succionaba su pezón – Dios Len ahhh asiiiiii Len ahhh – grito al sentir el orgasmo en ambos sexos.

Narrador: la pelirroja sonrió al ver la cantidad de semen que salía de aquel pene enorme, recordó el video que vio con su suegra en donde indicaban la cantidad normal de semen que eyaculaba un hombre que no había mantenido relaciones sexuales, cuando era activo sexualmente y cuando acababa de tener relaciones, lo abundante de aquel liquido blanco le decía que no había estado con nadie más, pero lo que más le prendió fue el sentir como su vagina le apretaba su dedo, la morena sonrió recostándose en los azulejos de la ducha ya que se sentía desfallecer en ese momento, estaba completamente anestesiada solo sintió los brazos de la pelirroja abrazándola.

Yulia: ahora te toca a ti – dijo al besarla luego de que su respiración se calmara.
Lena: no es necesario – dijo sonriendo.
Yulia: si claro que lo es – dijo al acorralarla contra la pared……

Narrador: lo que ninguna de las 2 noto fue aquella figura femenina viéndolas a través del cristal de la ducha……
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 7:56 am

Capítulo XI: la fiesta de la cosecha trajo muchas sorpresas

Narrador: aquella figura solo observaba la imagen un poco distorsionada de aquellos 2 cuerpos abrazados, al notar como el cuerpo más oscuro se arrodillaba y escucho aquel gemido no pudo seguir allí observando, salió como alma que lleva el diablo por la habitación miro la ropa de la morena en el suelo, “se revolcaron a penas llego” se dijo antes de salir de la habitación “esta me la pagaras Elena y lo harás con lágrimas de sangre”, al decir eso se encerró en su habitación a llorar pensaba seguir intentando seducir a la morena, pensaba que Lena estaba en la cocina con su suegra nunca imagino verlas en la ducha revolcándose, como era posible que Yulia solo reaccionara con Elena y no con ella eso debía ser una mala broma, pero ya se encargaría de llevar a Yulia a la cama su orgullo de mujer estaba herido, por lo que no se quedaría así ya no se trataba de sacarle dinero a los Volkov se trataba de recuperar su orgullo, por su parte las chicas salían del baño envueltas en sus respectivos albornos, la morena traía abrazada por la espalda a la pelirroja quien la sujetaba sobre sus brazos.

Yulia: gracias por esto – dijo besándole el cuello mientras subía sus manos de su cintura a sus senos.
Lena: gracias a ti – dijo al dejarse caer en sus brazos sintiendo tan bien esas caricias.
Yulia: esta noche será mejor – le dijo en susurro provocándole un estremecimiento total.
Lena: de eso no me cabe la menor duda – dijo al girarse y cuando estaba a punto de besarla.

TOCK, TOCK, TOCK

Yulia: juro que mandare a electrificar esa puerta así nadie volverá a tocarla jamás – dijo frustrada colocando su frente sobre la de la pelirroja.
Lena: si???!!! – Grito sonriendo y dándole un beso en la nariz a la morena – la verdad me quitaste las palabras de la boca – dijo sonriendo.
María: el desayuno está listo niña, los Sres. Volkov los esperan.
Lena: ya bajamos nana – dijo abrazando a la morena.
Yulia: yo realmente planeaba quitarte esta bata – dijo al desanudar el albornos.
Lena: mmm suena muy tentador – dijo besándola – pero debemos bajar, así que iré a cambiarme al baño.
Yulia: no!!!! - dijo abrazándola con fuerza – prometo ser niña buena pero no te cambies allá – le hizo un lindo puchero por lo que la pelirroja sonrió y la beso en los labios.
Lena: bien diablilla pero cuidado con tus manos – dijo al sentir como una había bajado a su trasero y lo acariciaba lentamente.
Yulia: está bien – dijo sonriendo y regresando su mano a la cintura de su esposa.

Narrador: las chicas se cambiaron entre risas y uno que otro beso, la morena estuvo a punto de lanzársele encima a la pelirroja cuando la vio quitarse el albornos, se quedó sin aliento cuando la vio cubrir su sexo depilado con aquella braga rosa y sus senos con un brassier a juego, la morena solo la veía como boba mientras cubría su piel con aquellas ropas que ya odiaba por cubrirle esa hermosa piel, “no piensas vestirte?” le dijo sonriendo la morena solo negó aun embobada por lo que la pelirroja le saco la ropa y le abrió el albornos, “entonces tendré que vestirte” le dijo al dejar caer aquella prenda que le cubría el cuerpo, la pelirroja la vistió entre miradas coquetas y llenas de deseo, estuvieron a punto de no salir y entregarse al deseo pero sus suegros y el abuelo las esperaban, ambas al llegar a la mesa junto a los Volkov se veían muy feliz y sonrientes, todos desayunaron entre risas mientras Oleg y Yulia contaban de su viaje junto al abuelo Andrei que también paso la noche allí, cerca de las 10:00 am se retiraron ya que la pelirroja debía empezar los preparativos para las 2 carreras.

Oleg: bueno Lena te veremos en la carrera – dijo al abrazarla – y lamento haberme llevado a mi pequeña estos días, espero que repongan el tiempo separadas – le dijo en susurro la pelirroja se sonrojo.
Lena: eso haremos – dijo al separarse sonrojada.
Yulia: deja de avergonzar a mi esposa – dijo viendo a su padre con sus ojos entre cerrados y abrazando a Lena.
Oleg: yo solo me despedía de ella – dijo a modo inocente – auch!!!! – dijo quejándose por el pellizco que le dio su esposa.
Larissa: deja de meterte con las chicas – dijo abrazando a la pelirroja – nos veremos en la tarde para la carrera.

Narrador: al despedirse de Andrei este solo le sonrió a su nieta y asintió, esto le pareció extraño a la pelirroja pero no dijo nada al cerrar la puerta sintió unos brazos rodearle la cintura y unos labios en su cuello, se quedaron en silencio sintiendo esa sensación de paz que sentían la una con la otra, Lena estaba en una nube ya que aquel contacto la llenaba por completo haciéndola sentir feliz, por su parte Yulia sentía que ese era el lugar al cual pertenecía y del cual no quería separarse jamás, paso mucho rato por lo que tuvieron que separarse y darse un beso lleno de mucho deseo…

Lena: espera – dijo alejándola un poco pero no el suficiente ya que le hablaba con sus labios muy cerca – debo empezar con los preparativos.
Yulia: lo sé pero – dijo besándola – necesito – beso – de – beso – ti – dijo fundiéndose en esos labios rosa que tanto la enloquecían.
Lena: yo igual – dijo al separarse – pero ya tendremos tiempo esta noche – dijo sonrojada, la morena sonrió y la abrazo con más fuerza.
Yulia: tienes razón – coloco su cabeza en su frente – estaré muy ansiosa – dijo viéndola a los ojos – te necesito tanto Len.

Narrador: las chicas siguieron besándose hasta que Maria las interrumpió “esta mujer disfruta hacer esto” se dijo comenzando a frustrarse, pero sabía que su esposa debía prepararse junto a los demás para las carreras, además ella tenía que hacer algo muy importante junto a su abuelo y ya era un poco tarde, las chicas se despidieron con un beso y la morena salió en busca de Andrei para comenzar a trabajar en “aquello”, la pelirroja la vio montarse en una camioneta todo terreno ya sabía que era de la morena, ya que Larissa la trajo desde que se quedó con ella mientras vendían el ganado, los preparativos estaban comenzando entre Ruslan y Sasha buscaban las sillas y riendas, Igor y Alexei acicalaban a los caballos mientras Román había ido a concretar la inscripción de ambos equinos, se había llevado los certificados de salud de los caballos igual que los de él y Ruslan, ese era el primer paso luego irían y el veterinario contratado por el Alcalde los revisaría, solo por rutina al igual que un médico a los yoquis Lena revisaba el camión en donde llevarían a los caballos, cuando sintió la mirada significativa de Nina viéndola desde la terraza de la hacienda, eso la desconcertó pero decidió ignorarla y seguir con su trabajo.

Alexei: ya todo está listo – dijo al acercarse a la pelirroja.
Lena: bien – dijo abriendo la puerta de aquel camión – traigan a Flash y Black – dijo muy seria.
Alexei: algún día serás capaz de perdonarme – dijo de manera tímida.
Lena: luego de que tú me perdones por decir lo pequeño que lo tienes y no se compara con el de Yulia – al decir eso se alejó el chico golpeo el transporte de los caballos.
Alexei: esa idiota de Volkova otra vez – dijo muy molesto – dudo que sea más grande – dijo viéndose la entrepierna – pero ya verán las 2 me la pagaran.

Narrador: se fue junto a su padre y un poco molesto le dijo que podían meter los caballos al remolque, mientras ellos 2 los acomodaban Sasha y Ruslan metieron las sillas y riendas en la parte trasera de la camioneta, junto al equipamiento de él y Román (casco, fuete, ropa especial de montura, botas, guantes y otras cosas más), pasaron cerca de 35 minutos cuando salieron rumbo al hipódromo que estaba un poco apartado del centro de la ciudad, Román había llamado a Lena diciéndole que los había inscrito pero iría a comer ya que no había desayunado por los nervios del momento, paso cerca de 1 hora cuando llegaron los esperaba el dueño del hipódromo y los llevo a su lugar, la caballeriza era la número 7 allí colocaron a los caballos para su revisión (ese número sería el que ambos yoquis usarían en cada carrera), por su parte la morena se encontraba con su abuelo algo preocupada.

Andrei: pero tranquilízate – dijo riendo.
Yulia: pero es que…
Andrei: pero nada – dijo al darle unos golpecitos en la espalda – todo saldrá como debe salir así que deja de preocuparte.
Yulia: todo debe quedar perfecto – dijo al ver aquella mujer que solo sonrió.
Mujer: todo quedara como usted lo pidió – dijo sonriéndole de manera tranquila – déjelo todo en nuestras manos.
Yulia: confiare en ustedes – dijo un poco desconfiada.
Andrei: vamos que aún faltan unas cosas y la carrera comenzara en poco tiempo.

Narrador: abuelo y nieta salieron a terminar de hacer sus cosas mientras Lena se desesperaba porque Román no llegaba, su hermana una chica de 21 años le entrego la carpeta con la planilla de inscripción ya que sabía que demoraría comiendo, ya que donde iban a comer había mucha gente por eso la chica de nombre Olga se ofreció a entregarle la carpeta a Lena, el veterinario revisaba a los 2 caballos asegurándose que todo estuviera bien, le firmo en la inscripción en dónde indicaba caballos sanos a Ruslan el médico del evento lo estaba revisando, por eso era la impaciencia de la pelirroja ya que todo estaba casi listo y le faltaba un jinete, el médico firmo en el nombre de Ruslan que estaba sano y les indico que solo les daba 1 hora para que el otro yoqui apareciera, de lo contrario debían tener otro o abandonar la carrera de saltos.

Lena: dónde se abra metido? – dijo muy nerviosa.
Olga: Srta. Lena yo lo deje allí en la fusta de Doña Amelia – dijo preocupada – su pedido estaba por salir es raro que no haya llegado.
Sasha: lo iré a buscar – dijo también preocupado ya que el chico le había jurado por la memoria de su abuela que estaría allí a tiempo y concentrado, “no volveré a meter la pata, esto lo necesita Lena y ella nos ha ayudado mucho por eso no la defraudare otra vez” el chico le sonó tan sincero, que sabía que algo no estaba bien por lo que comenzó a preocuparse también.
Yulia: Lena – dijo la pelinegra llegando con su familia.
Lena: Yul – dijo al abrazarla.
Yulia: que pasa Len? – pregunto preocupada al ver la cara de preocupación de todos.
Igor: es Román – dijo suspirando – no aparece y falta poco para que comience la competencia de saltos.
Sasha: iré a buscarlo a la fusta – al decir aquello se iba a alejar cuando lo vio – Román!!! – grito al ver al chico, todos voltearon y sus caras se pusieron pálidas.
Olga: hermano!!!! – grito al correr hasta él.

Narrador: el chico llego tambaleándose con la camisa llena de sangre al igual que su rostro, cuando todos se acercaron vieron su ojo hinchado y oscuro, su labio lo tenía roto al igual que su cabeza ya que le salía algo de sangre en eso Ruslan corrió a buscar al médico.

Lena: pero que te paso? – pregunto al hincarse junto al chico que recostaron en el suelo, ya que no podía mantenerse en pie.
Román: al salir de la fusta – dijo con dificultad – la Sra. Irina me pidió que le llevara un pedido a su esposo a la zapatería, como me quedaba de camino acepte pero al salir de allí solo logre dar 5 pasos cuando 4 tipos me sujetaron – dijo apretando los puños – trate de zafarme pero me golpearon, me quitaron la cartera y siguieron golpeándome.
Igor: lograste verlos? – dijo molesto.
Román: no llevaban pasa montañas – dijo aguantando el dolor.
Lena: tranquilo el medico te revisara y estarás bien – dijo apretando los puños de impotencia, no por perder la carrera sino ver a un amigo allí tirado por culpa de unos ladrones.

Narrador: cuando el doctor llego junto a una camilla lo llevaron a la enfermería del hipódromo, todos se veían algo nerviosos y ansiosos por lo que había pasado, la pelinegra tenia abrazada a Lena que solo se sentía cada vez más molesta por su parte Alexei se veía tranquilo, sonreía mentalmente por aquello esos 4 tipos amigos de Boris hicieron un buen trabajo, solo les pagaron con 4 prostitutas y un poco de alcohol para que hicieran aquello, al principio se preocupó al ver el estado en que llego Román pero eso valía la pena, aun recordaba su conversación con su “suegro” el día anterior.


…………………………………………..FLASCHBACK…………………………………………………………


Nina: tranquilo papi – le dijo sonriendo a su progenitor – la idea es que Alex compita y pierda – dijo muy resuelta.
Alexei: así no lograra vender nada…
Boris: perfecto – dijo sonriendo – tengo a las personas perfectas para el trabajito.

Narrador: Alexei solo veía como su mujer y su padre reían con lo que harían, esto solo era para aparentar ya que trataría de no perder el dinero le vendría bien, solo le diría a su “suegro” que los demás eran muy malos y por eso gano.

………………………………………………………FIN FLASHBACK……………………………………………………….


Narrador: el chico solo veía a todos como estaban de preocupados pero no le importaba, solo deseaba ganar para poder mudarse luego que su mujer sedujera a la esposa de su jefa, la rabia que comenzó a tomarles a ambas por sus comentarios de superioridad no lo dejaban ver sus errores, solo pensaba en ganar y regodearse frente a ellas para demostrarles lo que realmente valía, pero luego de escuchar al médico realmente se preocupó a partes de los hematomas externos, le mandaron hacer unas radiografías por los golpes que sufrió en la cabeza además el chico había vomitado durante la revisión, eso era normal hasta cierto punto pero lo que no le gusto al doctor fue que algo de sangre iba incluida en aquel vómito, por lo que no podría competir por obvias razones.

Oleg: llame a una ambulancia para que lo lleven al hospital – dijo un poco preocupado por el chico – que digan que lo mande yo así que no se preocupen por los gastos…
Lena: eso es mi responsabilidad – dijo de repente interrumpiéndolo – si yo hubiera venido a inscribir nada de esto hubiera pasado…
Yulia: Lena nada de esto es tu culpa – dijo al abrazarla – solo fue un asalto.
Andrei: mandaremos a la policía con él para que haga la denuncia y atrapen a esos ladrones, Alexei al escuchar eso se asustó si daban con los hombres sabrían que el participo en eso y estaría perdido.
Oleg: lo importante es hacerle esos exámenes Lena – dijo viendo a su nuera que estaba evidentemente afectada por lo que estaba pasando – y los gastos los cubro yo.

Narrador: a pesar de las protestas de la pelirroja Oleg tuvo la última palabra así que estaba un poco molesta, pero por los mimos y besos de la morena la pusieron un poco de buen humor pero no del todo, ya que tenían una preocupación de por medio: ¿Cómo harían con la competencia de saltos?, la verdad necesitaba ganar ambas para vender sus caballos y sacar la hacienda a flote, además de pagarles una buena comisión a todos por la paciencia que tuvieron cuando no podía pagarles, todos siempre muy fieles a su padre y ella por lo que debía compensárselos de alguna forma.

Don German: Lena lamento lo ocurrido con Román – dijo visiblemente preocupado – es por ello que hable con los demás criadores y aceptaron que se hiciera primero la carrera de velocidad.
Lena: en serio? – pregunto algo sorprendida.
Don German: por su puesto esto es algo que afecta a todos – dijo muy serio – lo mismo le pudo pasar a cualquiera de los jinetes, así tendrás tiempo de conseguir un remplazo o hasta el mismo Ruslan puede competir.
Lena: muchas gracias Don German – dijo sonriendo.
Don German: no tienes por qué agradecerme – dijo sonriendo – tanto tu padre como los Volkov son personas que he apreciado toda mi vida – al decir esto se alejó, ahora llegaba el momento de decidir qué hacer.
Alexei: Lena yo podría…
Oleg: hija por qué no compites – dijo de repente interrumpiendo al chico – Lena realmente Yulia es muy buen jinete.
Andrei: estuvo en un equipo antes…
Larissa: y gano varias competencias no solo aquí – dijo sonriendo al ver como su hija se ponía roja – y también en San Petersburgo.
Yulia: mamá hace años que no compito y…
Lena: había olvidado que solías competir – dijo al ver a la morena con sus ojos brillantes.
Yulia: no querrás que yo compita? – pregunto algo nerviosa.
Lena: si quiero – dijo al abrazarla – lo harías por mí? – le dijo en susurro a sus oídos.
Yulia: Lena yo – dijo en su oído – no me quiero hacerlo – dijo temblando un poco.
Lena: ven – dijo tomándola de la mano y sacándola de allí.
Alexei: yo puedo competir – dijo de repente.
Igor: eso solo lo decidirán ellas – dijo al alejarse de él al igual que todos.
Alexei: mald**** Volkova!!! – dijo molesto al apretar sus puños.

Narrador: las chicas se alejaron del bullicio del lugar y se metieron en un establo desocupado, la pelirroja vio solo por un segundo a la morena quien la abrazo con fuerzas, Lena estaba muy desconcertada por aquello pero volvió a sentir el temblor de Yulia en sus brazos, así que solo la abrazo y le comenzó a acariciar la espalda de manera circular para tratar de calmarla un poco.

Lena: me contaras que te hicieron? – pregunto de repente sorprendiendo a la morena por esa pregunta.
Yulia: por qué piensas que me hicieron algo? – pregunto un poco turbada.
Lena: no es normal en ti ponerte así – dijo al besarle el cuello – durante este tiempo he logrado conocerte y esta no eres tú.
Yulia: paso cuando tenía 12 años – dijo sin soltar el abrazo de su esposa – entrenábamos para una competencia, todos sabían muy bien sobre mi anatomía y comenzaron a dejarme en mi loker dibujos obscenos – al decir eso se notaba la rabia en sus palabras – luego hasta conseguí juguetes sexuales, trate de ignorar todo aquello ya que me gustaba competir – dijo al aferrarse más fuerte a su mujer – luego un día me dejaron una carta en donde una de las chicas del equipo me citaba después de las prácticas, escribió que le gustaba y quería hablarme a solas para que no la molestaras – los ojos se le aguaron al recordar ese momento – luego al llegar ella me dijo que antes quería que saltara el obstáculo más alto – al decir eso comenzó a sollozar.
Lena: shhh cálmate Yul – dijo al abrazarla con fuerza mientras la morena se aferraba fuertemente a ella – ya no pueden lastimarte yo estoy aquí.
Yulia: así que monte y cuando fui a saltar se escuchó fuerte pito que asusto al caballo, por lo que me caí en un charco que estaba antes de del obstáculo al caer me llene por completo de aquello – su voz se quebró – no era un charco de agua y lodo sino de orines – la pelirroja la abrazo con fuerzas y dejo escapar varias lágrimas – al levantarme me di cuenta que no solo allí había eso sino penes y vaginas de goma, luego los escuche “fenómeno antinatural lárgate del equipo nadie te quiere” lo repetían a gritos los 5, luego vi a la chica que me escribió la nota riéndose y repitiendo esas palabras como si de un mantra se tratara – dijo ya llorando – por eso nunca más quise competir.
Lena: Yul – dijo llorando – esos niños estúpido – dijo abrazándola con fuerzas, estuvieron sollozando un rato – lo siento tanto – dijo besándole la frente.
Yulia: nunca le dije a nadie sobre ese día – dijo al separarse de ella y verla a los ojos – solo le dije a mis padres que ya no quería competir nunca más.
Lena: lo entiendo – dijo al besarle los labios – pero a veces lo mejor para dejar los recuerdos dolorosos es mejor enfrentarlos.
Yulia: lo sé – dijo al abrazarla – además uno de esos chicos competirá.
Lena: no te obligare hacer algo que no quieres – dijo al volverla a besar – lo mejor es abandonar.
Yulia: pero necesitas ganar…
Lena: es cierto – dijo sonriendo – pero no voy a traerte más angustias por eso.
Yulia: gracias – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja fue con Yulia para abandonar la competencia de saltos, ambas iban tomadas de las manos al llegar con el comité del evento, la morena los vio allí estaban aquellos 2 Nicolay Petrov e Ivana Ivanova los que idearon esa broma cruel, la rabia la invadió lanzándoles a ambos una mirada de hielo, la pelirroja sintió como le apretaba la mano y la vio al ver lo que veía fijamente lo entendió, ellos habían sido los que la lastimaron de aquella manera hacia 7 años por lo que les mando una mirada de hielo igual, al llegar Don German dueño del hipódromo y organizador les pregunto.

Don German: Lena que decidiste entonces? Ya tienes un remplazo para Román o abandonaras la competencia? – pregunto llamando la atención de la pelirroja y morena, Yulia noto las planillas con los nombres de los 12 participantes y vio el nombre de ambos en ella.
Lena: venimos para aban…
Yulia: a inscribirme como el remplazo de Román – dijo muy seria, la pelirroja la vio asombrada.
Lena: Yul? – dijo asombrada.
Yulia: siempre que uno se cae debe levantarse y superar luego el miedo a caer de nuevo – dijo casi en susurro viendo aquellos 2 la pelirroja lo entendió y le sonrió.
Don German: es bueno que compitas de nuevo – dijo al darle la mano – eras la mejor del equipo del club.
Yulia: ahora solo competiré por mi esposa – al decir aquello esos 2 chicos la escucharon y la miraron con asco.

Narrador: salieron de allí para comunicarles a todos lo que decidió, la revisaron todo estaba en orden Alexei estaba muy molesto por aquello así que solo se fue de allí, la carrera de velocidad constaba de 3 carreras: la primera competirían los 12 criadores inscritos al terminarla solo los 9 primeros pasaban a la segunda ronda, descansarían un periodo de 15 minutos para correr y los 6 primeros irían a la ronda final, luego descansarían 30 minutos para la ronda final donde solo habrían 3 puestos en el podio, la competencia de saltos seria en 1 hora y media así que debían estar preparados.

Lena: Ruslan trata de cuidarte del número 3…
Ruslan: lo sé suele pegarse mucho para empujar y adelantar – dijo sonriendo.
Igor: esté chico está preparado Lena – dijo sonriendo – así que calma lo hará bien.
Lena: solo espero verte en el podio – dijo apuntándolo en forma amenazante para después rieran los 3.
Ruslan: confía en mi estoy listo – dijo sonriendo.

Narrador: y así se dio el inicio de la carrera con los 12 jinetes saliendo de la línea de partida, eran solo 40 metros de pista en la que los caballos iban muy pegados unos de los otros, no se vio claramente cuando el número 3 empujo un poco al número 8 llegando así de primero mientras que el otro llego de segundo, Ruslan llego en el quinto lugar todos los presentes gritaban y aplaudían emocionados, a pesar de no ser carreras oficiales las apuestas estaban a la orden del día, por lo que la morena aposto una gran suma a Ruslan sin comentarle nada a su esposa la misma acción la hicieron Oleg y Andrei, las apuestas eran a que el corredor llegaría al podía en los primeros 9 luego 6 y por último en los primeros 3, así que solo se relajaban desde el palco destinados para los dueños de los yeguas, Lena estaba tomada de la mano de la pelinegra que hacía unos minutos había llegado con su equipo de equitación, en la segunda vuelta Ruslan logro llegar de tercero detrás del número 3 ya que el número 8 logro esquivar aquel juego sucio que ya conocía, el chico logro ver como esquivaba así que estaría atento para la última carrera, los nervios estaban a flor de piel cuando solo faltaban 5 minutos para que diera inicio la carrera.

Yulia: todo saldrá bien – dijo al abrazarla.
Lena: eso espero – dijo suspirando – necesitamos que logre llegar por lo menos de tercero.
Yulia: te apuesto lo que quieras que llegara de primero – dijo muy confiada.
Lena: si apuesto estaría dudando de Ruslan – dijo al verla a los ojos que se mostraban un azul muy pícaro en sus pupilas.
Yulia: no sería que dudaras de él – dijo sonriendo – solo sería tratar de ganar en una situación complicada.
Lena: no lo haré – dijo riéndose de la manera tan chistosa como se expresó su esposa.
Yulia: cobarde – dijo riendo de igual manera.
Lena: y según tu que apostaríamos? – dijo curiosa.
Yulia: si apostaras seria que la que gane tiene derecho a ponerle el nombre a nuestro primer hijo – dijo casi en susurro besándole la punta de la nariz.
Lena: suena bien – dijo sonriendo, en eso la pelirroja vio llegar al fin a su madre acompañada de su esposo – mamá!!! – dijo feliz al verla.
Inessa: hija lamento que llegáramos a esta hora – dijo al abrazarla – es que Boris trabajo hasta tarde y lo quise dejar descasar un poco.
Lena: está bien mamá – dijo al abrazarla.
Yulia: gusto en verla Inessa – dijo al besarle la mejilla luego de que Lena soltara a su madre.
Inessa: lo mismo digo Yulia – dijo sonriendo – me entere que tu competirías por Román.
Yulia: si lo que paso fue qué – le comenzó a relatar lo acontecido mientras veía como Boris se puso nervioso al escuchar que Román denuncio lo del robo y la golpiza – y eso paso, es por eso que decidí ayudar a mi mujer en esto – eso lo dijo viendo a Boris mientras le lanzaba una mirada asesina.
Voz: los competidores por favor dirigirse a sus puestos de partida.
Lena: ya va a comenzar – dijo tratando de atraer la atención de su esposa quien se notaba que quería saltarle a Boris encima.
Boris: y no piensas saludarme Lenita? – pregunto no dándole mucha importancia a la mirada asesina de la morena que realmente lo tenía nervioso.
Lena: lo siento hola – dijo sin acercársele ya que la morena la tomo de la cintura y la aferro a su cuerpo.
Boris: nadie te la quitara Yulia – dijo riéndose.
Yulia: nunca se sabe dónde aparecerá un hijo de put**** tratándose de propasar con la mujer de alguien – eso lo dijo con mucha seriedad – lamento la expresión Inessa pero es la verdad – dijo al ver la cara que puso su suegra – hay muchos infelices por allí.

Narrador: no se volvió a pronunciar nada más debido a que la carrera estaba por empezar, la morena tomo la mano de su mujer con fuerza al sentarse dejando a Inessa en la silla de al lado y a Boris del otro extremo de ella, este quiso hacer algún movimiento para tocar a la pelirroja pero sintió la mirada llena de furia de los Volkov quienes estaba detrás de él, por lo que prefirió no hacer nada allí maldecía a todo el mundo en su mente, pero se concentró en la carrera había apostado una gran suma de dinero al jinete número 3, conocía la manera sucia con la que corría así que era una apuesta segura, al apostar se rio a carcajadas cuando la apuesta a favor de Ruslan estaba 7 a 1, sabía que el chico no llegaría entre los 6 primeros pero se asombró al saber que llego de tercero.

Alexei: esa mald**** de Volkova!!! – dijo al estar preparando a Black para la competencia.
Nina: tranquilo amor – dijo al abrazarlo – ella no ganara si quiera – dijo besándolo – lleva años sin competir si mal no escuche a Inessa cuando veníamos.
Alexei: pero debería a ver sido yo – dijo al abrazarla con fuerza – así con el dinero del premio te compraría muchos vestidos.
Nina: tranquilo amor – dijo al besarlo – me compraras todo lo que quiera cuando le saquemos el dinero a Volkova – comenzaron a besarse mientras Alexei llevaba a la castaña fuera del alcance de los caballos y se desabrochaba el pantalón, al hacerlo se sacó su miembro ya erecto y le levanto el vestido haciéndole un lado la braga, ambos gimieron con fuerza cuando él la penetro de manera violenta, los celos lo habían invadido al pensar que Yulia Volkova tocaría aquel cuerpo que era solo suyo, cuando los gemidos se hicieron más altos…
Igor: PERO QUE DEMONIOS HACEN????? – Grito evidentemente molesto – ES QUE NO TIENEN VERGÜENZA???? – ambos chicos ya se habían separado mientras Alexei en un intento muy nervioso volvió a meter su pene en su pantalón.
Alexei: papá esto yo...
Igor: TU NADA!!! – Grito irritado – ESO FUE LO QUE TE ENSEÑAMOS TU DIFUNTA MADRE Y YO??? A DAR ESTE TIPO DE ESPECTACULOS???
Alexei: lo siento yo…
Igor: MEJOR LARGATE DE MI VISTA!!!! – el chico no lo dudó ni un momento tomo la mano de Nina y desaparecieron del lugar – en que fallamos Anya en qué? – se preguntó sintiéndose muy mal, ese ya no era su hijo esa mocosa lo había cambiado hasta el punto de olvidar las buenas costumbres, sin duda esa niña de casi 17 años había matado a su hijo aquel chico decente y bueno, dejando a un indecente en su lugar un ser tan repulsivo como ella.

Narrador: la carrera había comenzado y los 3 primeros lugares los tomaron el número 8 de primero, el número 3 de segundo y Ruslan que iba de tercero, la carrera se veía reñida cuando solo faltaban 10 metros para llegar el número 3 trataba de pasar dándole con el fuete en la pierna al número 8, este grito de dolor pero devolvió el golpe Ruslan al darse cuenta como ambos jinetes bajaban un poco la velocidad para golpearse con los fuetes aprovecho metiendo a Flash por el lado de adentro, ambos jinetes solo vieron cuando el chicos los adelanto y trataron de imponer velocidad, pero fue imposible ya que la diferencia era 1 cuerpo y medio los que los separaban a los 2 de Ruslan, fue evidente el resultado cuando el chico cruzo la meta dejando a los demás atrás, el podio donde se encontraban los Volkov, Lena, Yulia e Inessa gritaban en felicidad, el único molesto era Boris ya que perdió una gran cantidad de dinero al perder la carrera, además de ver a Lena y Yulia besándose de manera alegre por haber ganado lo puso de peor humor y solo salió de allí.

Lena: no lo puedo creer lo logro!!! – dijo feliz al abrazarse de la morena.
Yulia: te dije que ganaría!!! – dijo levantándola y dándole algunas vueltas en el aire.
Lena: si lo hiciste!!! – grito riendo al abrazarse de su cuello.
Yulia: yo gane – dijo al atraerla a su cuerpo – yo seré quien escoja el primer nombre.
Lena: pero yo no aposte – dijo sonriéndole.
Yulia: lo hiciste – dijo sonriéndole – tus ojos sellaron el trato – la pelirroja enrojeció para luego sonreír.
Lena: si eso te hace feliz – dijo al abrazarla y decirle al oído – te dejare ponerle el nombre a nuestro primer hijo – al decirle eso luego se besaron.

Narrador: Larissa e Inessa sin querer habían oído y se sentían feliz por ellas, ya se comenzaban a imaginar a ese pequeño correr por todos lados con aquellos genes mezclados, sin duda seria el niño más lindo de todo el mundo sin mencionar que el más amado, la morena tuvo que salir ya que la llamaban para alistarse y comenzar la competencia de saltos, Lena la acompaño y ayudo a vestir podía notar lo nerviosa que estaba pero se acercó y la beso dulcemente, “lo harás bien” fueron sus palabras luego de terminar con el beso, la pelirroja la acompaño a la caballeriza para que se llevara a Black en el camino se encontraron con Ruslan, la pelirroja lo abrazo por haberle cumplido y ganar Lena se sintió mal por dudar de él, pero eso no tenía que saberlo la morena le dio la mano y luego lo abrazo el chico le deseo suerte en su competencia, las chicas se acercaron al lugar donde serían los saltos, la pista era grande y hermosa la pelinegra sonrió inconscientemente al verla era tal cual la recordaba, sintió unos brazos abrazarla por la espalda y un mejilla sobre su hombro.

Lena: está pista es más hermosa que la del año pasado – dijo dándole un beso en la mejilla – verás que lo harás bien.
Yulia: espero no defraudarte – dijo girando un poco su cabeza.
Lena: nunca lo harás – dijo sellando esas palabras con un beso.
Voz: vaya, vaya, vaya si el fenómeno consiguió esposa – dijo la voz de una chica en tono burlón.
Yulia: lárgate Ivana – dijo sin molestarse en voltear, estaba muy molesta.
Nicolay: a mi esposa la respetas fenómeno – dijo muy molesto al llegar junto a la rubia.
Lena: y ustedes respetan a la mía – dijo al girarse pero tomando la mano de la morena.
Ivana: si es la pobretona de Katina – dijo tomando del brazo a su esposo – sin duda una familia de fenómenos, solo así pudiste conseguir mujer comprándola? – pregunto viendo de manera despectiva a la pelirroja.
Yulia: tal vez – dijo de manera irónica – ya que no me interesan las golfas como tú – dijo riendo.
Nicolay: mald**** basura!!!! – dijo indignado.
Lena: lo dice un pobre imbécil que solo ridiculizo a una niña!!! – dijo llena de ira al saber que ellos 2 habían lastimado a su esposa – no son más que unos infelices despreciables lo eran de niños y lo son más ahora.
Ivana: mald**** pobretona – al decir aquello levanto su mano pero fue detenida por la morena.
Yulia: ni se te ocurra siquiera tocarla – dijo lanzándole una mira tan fría como un iceberg – a ella la respetan.
Don German: qué ocurre aquí? – dijo llegando ya que le habían dicho del enfrentamiento entre la morena y esos 2.
Yulia: nada – dijo seria.
Don German: Sres. Petrov si siguen causando problemas no volverán a competir nunca más en la feria – dijo muy serio – todos los años es lo mismo, para al final llegar al último en la competencia, así que mejor retírense.

Narrador: esos 2 solo se retiraron ya que todos los años desde que competían hacían lo mismo intentar intimidad a los demás competidores, ya que pensaban que sacándolos de su concentración sería más fácil ganar, pero a la final nunca llegaban a la última ronda de la competencia, Don German les pidió disculpas por las molestias igual como lo hizo con 2 competidores antes que ellas, se retiró y las dejo para que la morena comenzara a concentrarse, la llamada fue hecha para que los competidores salieran a recorrer la pista de obstáculos, la pelirroja le dio un leve beso a la morena para desearle suerte además de decirle que se quedaría cerca de la pista para verla ganar, la morena la abrazo con fuerzas “si gano le pondrás el nombre a nuestro segundo hijo”, la pelirroja le sonrió “si pierdes sabré que lo hiciste adrede para ganarme”, la morena la beso “no porque quiero que lo hagas tú” al decirle eso se montó en el aquel caballo más negro que la noche, la competencia era sencilla se dividía solo en 3 rondas: la primera saltar una serie de obstáculos (6 en total) de manera elegante, las puntuaciones eran del 1 al 10 los 9 primeros pasaban a la segunda fase que consistía en saltar 12 obstáculos, luego los 6 primeros puestos pasaban a la tercera y última ronda, saltarían los 15 obstáculos los últimos 3 serían sobre un pequeño riachuelo que se encontraba casi al final de la pista eran seguidos, solo un buen jinete lograría pasarlos pero el mejor lo haría con gracia y elegancia, por supuesto que además irían contra reloj, debían tratar de hacer la competencia en el menor tiempo posible.

Nicolay: nunca lograras ganar Volkova – dijo sonriendo al pasar al lado de ella y alejarse.
Yulia: eso lo veremos – dijo de manera tranquila para seguir verificando la pista de saltos.

Narrador: luego de 10 minutos de inspección la competencia comenzaba la morena solo veía desde su caballo a los demás saltar, los 6 primeros competidores lo hicieron bien solo que alguno golpeo alguna barandilla al saltar o caer o incluso tumbarla, llegó el turno de la morena que al acercarse a la salida vio una pelirroja cabellera sonriéndole, eso le lleno de paz y se animó a concentrarse pero sobre todo a ganar, con el disparo dado por uno de los jueces la morena salió galopando al primer obstáculo, el cual paso sin problema manteniendo su postura, sonrió al ver que si podía así que se apresuró y logro saltarlas sin problema dejando a más de uno impresionado por su velocidad, le tomo solo 2 minutos terminar el recorrido completo, la puntuación fue casi perfecta así que paso a la segunda ronda Nicolay quedo por fuera, al verla le lanzo una mirada de odio y a las caballerizas molesto les dieron un descanso de 15 minutos y comenzaron la segunda ronda, los N° 1,2,5 y 6 fueron primeros y esta vez sus saltos fueron perfectos siendo que el 1 hizo un tiempo de dos minutos y medios siendo el mejor record de ese año, los demás lo hicieron en tiempo de 3 a 4 minutos, la morena al ser su turno volvió a ver a su mujer, ella realmente le daba la fuerzas para hacerlo.

Yulia: bien Black es nuestro turno – dijo acariciándole el costado al caballo – demuéstrales de que estás hecho – al decir aquello salió para hacer su recorrido.

Narrador: la morena ejecuto perfectamente los saltos logrando obtener un 9.5 de promedio y un tiempo de dos minutos cuarenta y cinco segundos, la pelirroja al ver que su esposa estaba de segundo en la lista de clasificación solo corrió hasta ella y la abrazo con fuerzas.

Lena: sabías que lo harías muy bien – dijo al darle un dulce beso en los labios.
Yulia: la verdad es que solo pensé en ti – dijo abrazándola con fuerzas – y le dije a Black que debía hacerlo bien – ambas sonrieron y se dieron un beso de piquito ya que la morena debía descansar un poco.

Narrador: la pelirroja fue a buscarle un poco de agua para que saciara su sed, el calor que comenzaba hacer estragos en todos los 6 competidores que pasaron a la última ronda, la morena estaba solo viendo la pista desde lejos e intentando visualizar de qué manera debía tomar los últimos obstáculos, eso debían ir a velocidad pero no estaba segura que Black mantuviera el balance, es por eso que sonrió al descubrir cómo hacerlo.

Nina: el que se ríe de sus picardías se acuerda – dijo en tono sensual muy cerca del oído de la morena.
Yulia: pero qué demonios!!! – dijo al alejarse ya que la castaña trato de tomarla por la cintura.
Nina: tranquila Yulia – dijo sonriendo – no te comeré por lo menos no aun – al decirle eso la morena sintió como su miembro vibro un poco con esas palabras y se ruborizo, pero como debido al calor ya tenía sus mejillas rojas no fue visto por la castaña.
Yulia: qué demonios quieres?? – pregunto irritada pero más molesta consigo misma al sentir aquello a pesar de que fue algo leve lo sintió, se sintió mal por esa mínima flaqueza de su cuerpo.
Nina: solo desearte suerte – dijo al acercársele un poco – y decirte que si ganas esta noche podría darte tu premio sin que nadie más lo sepa – ese tono sensual la hizo estremecerse pero no de excitación sino de rabia.
Yulia: escúchame muy bien mocosa – dijo apretando los dientes y puños de la rabia – no me interesa nada que venga de ti – la miro con algo de asco y repugnancia – mi única mujer es Lena y ninguna golfa barata podría si quiera calentarme un poco – al decir aquello levanto la mirada y vio a Ivana que estaba muy cerca de ambas – Lena es mucho más mujer que tú – esas palabras fue dirigida a ambas, la rubia solo se fue de allí molesta y la castaña.
Nina: esa jamás será más mujer que yo – dijo muy cabreada – esa mald**** jamás podrá ser más mujer que yo…
Yulia: vuelve a insultarla delante de mí y dormirás en la calle desde este mismo momento – al decirle eso de manera muy amenazante la chica cerro la boca.
Nina: eres una…
Yulia: sigue con los insultos y veremos dónde terminaras en una semana – dijo muy seria – sino en un burdel vendiendo tu cuerpo por comida será en un albergue para indigentes – la chica dejo escapar unas lágrimas y se fue de allí a toda prisa.

Narrador: la morena se sintió un poco mal por esas palabras tan rudas, pero la verdad se las merecía solo necesitaba que dejara de acosarla por poder hacer su vida como Dios manda con su esposa, la que de esa noche no pasaba en convertirse en su mujer en ese momento entendió que esa pequeña muestra de excitación, solo fue porque pensó que era Lena ya que las demás palabras de la chica no surtieron efecto, al ver a la pelirroja acercarse con su botella de agua solo la abrazo y beso de manera desesperada, Lena trato de seguir el beso y lo consiguió dejándolas a ambas sin aliento y la respiración muy agitada.

Lena: por qué fue eso? – pregunto un poco atontada por la intensidad del beso.
Yulia: no te gusto? – pregunto al abrazarla.
Lena: me fascino – dijo sonriendo mientras se aferraba con fuerza a su cuerpo.
Yulia: solo son los nervios por la última ronda y por tenerte está noche – lo dijo en tono bajo la sintió temblar.
Lena: yo también estoy ansiosa – le dijo al besarle el cuello – no sabes cómo deseo ser tuya.
Yulia: es necesario ir a la premiación? – pregunto al separarse y verla a los ojos.
Lena: la verdad si – dijo sonriéndole pícaramente – pero no es necesario quedarnos hasta que finalice el festival – ambos sonrieron y se besaron.

Narrador: el momento de la verdad llego la última ronda todos salieron de acuerdo a un nuevo sorteo, la pelinegra quedo de última y eso la puso más nerviosa ya que debía ver los tiempos y puntuación generándole más presión, Ivana siendo la tercera era la líder con un puntaje de 9.2 y un tiempo de tres minutos cincuenta, muchos perdieron el balance en los 3 últimos obstáculos, por eso cuando llegaron su turno ya tenía una idea de que hacer al ver los errores de los demás, le sonrió a la pelirroja antes de salir en galope para todos fue una sorpresa ver lo rápido que salió, Lena sonrió enormemente al entender lo que quería hacer su sonrisa era de satisfacción al verla llegar al obstáculo número 10 llevando solo 2 minutos era posible que ganara, eso la lleno de mucha alegría justo al legar a los 3 últimos obstáculos con agua solo bajo un poco el ritmo y salto los 3 seguidos con una gracia formidable, imprimió velocidad para llegar a la meta y tratar de recuperar algunos segundos, al llegar sonó un timbre que detuvo el tiempo la pelirroja corrió emocionada hasta ella, cuando Yulia saltó del caballo ya los brazos de Lena la rodeaban por el cuello, ambas se besaron ya que el tiempo había sido de 3 minutos exactos.

Voz del comentarista: la puntuación para Yulia Volkova son: 9.6, 9.7, 9.5 y 10 para una puntuación promedio de 9.7 – los aplausos se hicieron escuchar mientras las chicas gritaban de felicidad.
Lena: lo hiciste lo hiciste lo hiciste!!!!! – grito emocionada mientras la morena la giraba en el aire.
Yulia: solo por ti lo hice – dijo al abrazarla con fuerza.
Lena: eres la mejor Yul – al decirle aquello le comenzó a llenar de besos la cara.
Yulia: y ahora le pondrás el nombre a nuestro segundo hijo – dijo al besarla con desesperación.

Narrador: las chicas fueron interrumpidas por la familia de Yulia que llegaron a felicitarla, Don German le dijo a Lena que el sería el primero en comprarle a Flash y a 2 caballos más, al escuchar eso se abrazaron y varias personas se acercaron para tratar de conseguir algún caballo de la hacienda Katin, las cosas se veían muy bien en cuanto a los negocios la morena se ducho y cambio mientras Lena la esperaba, ella si vio a Nina cerca de la morena y pero no logro escuchar lo que hablaban, pero sabía que su esposa la mando al diablo cuando la chica se fue corriendo de allí llorando, por lo que quiso estar segura de que no volviera a acercársele y más si su esposa se estaba bañando.

Yulia: lista – dijo saliendo del baño vestida con un jean negro un tanto pegado pero holgado de la entrepierna, una camisa que llevaba abierta hasta la mitad de color negro y una franela corta debajo de esta de color blanco, unas botas de montar y su sombrero negro.
Lena: tendré que vigilarte mucho – dijo al abrazarla – o alguna golfa podría robarte – dijo besándole los labios.
Yulia: eso no pasara – dijo al abrazarla – ya que no me despegare de ti ni un momento.

Narrador: todos fueron directo al centro para disfrutar del festival, las chicas nunca tenían años que no se paseaban por aquel lugar, debido a las idioteces que se decían de ella de Lena que era una cualquiera y por de la morena decían muchas cosas más, por lo que ellas dejaron de ir y se quedaban en sus respectivas habitaciones, pero ese año el ir juntas les dio coraje para ignorar a los idiotas y disfrutar de las atracciones, toda la familia estaba contenta ya que sabían que gracias a esa carreras la hacienda comenzaría a salir a flote, las chicas prácticamente corrían por todas partes subiéndose en cada atracción, o en los juegos de azar en los que por su buena puntería Yulia le gano varios premios a la pelirroja, la familia ceno junta en una especie de picnic y se la estaban pasando muy bien, lo mejor es que Boris no estaba con ellos ya que se disculpó con su esposa pero debía trabajar, “gracias a este festival irán muchos ebrios a terminar de embriagarse” le dijo eso como despedida y se fue, la verdad es que solo lo hizo para no romperle la cara a Yulia y abusar de Lena frente a todos, ya que su rabia era mucha y eso era lo que tenía ganas de hacer para bajar su ira.

Don German: Buenas noches – dijo sobre una tarima – es momento de entregar los premios a los ganadores de las competencias ecuestres – dijo sonriendo.
Yulia: nos iremos en cuanto me deben el premio – dijo sonriéndole pícaramente.
Lena: por su puesto – dijo ansiosa de irse en ese momento.

Narrador: entregaron los premios al tercer y segundo lugar de ambas competencias, luego dejaron de ultimo a los 2 primeros lugares les entregaron un listón azul un pequeño trofeo y un cheque, además que la pelirroja recibió otro cheque por las apuestas que hizo con los otros criadores por las carreras, eso sorprendió a la morena por lo que la pelirroja solo le guiño un ojo, luego sin que nadie se diera cuenta se escaparon.

Lena: a dónde vamos?? – pregunto sonriendo al ver que no entro por la entrada principal de la hacienda.
Yulia: siempre nos interrumpen sí que te llevare lejos – dijo besándole la mano – donde nadie nos encuentren – ambas sonrieron.

Narrador: la pelirroja solo veía como la camioneta avanzaba por su propiedad y se estacionaba cerca del lago, la morena salió disparada de la camioneta y le abrió la puerta ayudándola a bajar.

Yulia: ahora debo ponerte esto – dijo al mostrarle un antifaz.
Lena: Yul no veo nada por ser de noche – dijo riendo – no es necesario eso.
Yulia: si lo será – dijo al colocárselo, la tomo de la mano y encendió una linterna – ya verás.

Narrador: la morena trato de no caminar cerca de los pequeños sembradíos, la pelirroja solo llevaba una sonrisa enorme en sus labios dejándose guiar por la morena, al llegar la morena la puso de frente al lago y se colocó detrás de ella.

Yulia: espero que te guste – al decirle eso en susurro en su oído le quito el antifaz.
Lena: Yulia!!! – dijo emocionada al ver todo aquello….
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:00 am

Capítulo XII: eres mía!!!! Nuestra Luna de miel



Narrador: la pelirroja no podía creer lo que estaba ante sus ojos, un toldo enorme cubría una cama con pequeñas cortinas de seda blancas por todo su alrededor, 4 fogatas estaban alrededor del toldo para brindarles calor en esa noche fría pero despejada, una mesa bien decorada con sus cubiertos, copas y una botella de champan enfriándose, un camino de pétalos señalándoles en camino de donde estaban paradas hasta la mesa y luego la cama, detallo la cama y vio como los pétalos rojos adornaban la cama con forma de corazón, no pudo reprimir las lágrimas de felicidad que salían de sus ojos.

Yulia: un poco cursi lo sé – dijo besándole el cuello – pero es lo único que provocas en mí.
Lena: Yulia es maravilloso todo esto – dijo al girarse y besarla intensamente.
Yulia: será nuestra primera vez – dijo limpiándole las lágrimas con sus besos – debe ser muy especial este momento.
Lena: gracias por esto – dijo al abrazarla.
Yulia: no gracias por aceptarme – dijo al besarla.
Lena: no tienes que agradecerme – dijo perdiéndose en sus ojos azules – la afortunada soy yo de que aceptaras casarte conmigo…
Yulia: shhh eso ya no tiene importancia – dijo al abrazarla – ahora nuestra vida es esta para siempre – la beso dulcemente – vamos a cenar.

Narrador: la pelirroja solo le asintió y se acercó junto a la morena a la mesa que las esperaba, la pelinegra saco de una cava unos envases plásticos los cuales estaban calientes debido a que la cava era térmica, sirvió sus platos y a pesar del nerviosismo de lo que pasaría después la cena fue agradable, comentaron lo acontecido en las carreras y en la feria ambas se sentían tan bien que cuando llego el postre solo se miraban a los ojos, el mousse de chocolate y fresas estaba servido así que cuando comenzaron a comerlo, la pelirroja sonrió enormemente logrando llamar la atención de la morena.

Yulia: qué ocurre? – pregunto un poco divertida ya que esa sonrisa de la pelirroja la hechizaba.
Lena: solo que pareces una niña al comer – dijo divertida.
Yulia: solo que adoro este postre – dijo sonriendo.
Lena: si al igual que tu rostro – al decir eso se acercó a ella – estás manchada de chocolate, déjame ayudarte – al decirle aquello poso sus labios por la comisura de sus labios y en un acto atrevido le paso la lengua para limpiar el chocolate – ya estás limpia – la morena estaba casi paralizada por eso pero al ver como la pelirroja se alejaba se embarro los labios de chocolate.
Yulia: creo que aun te falto – dijo sonriendo, la pelirroja solo negó con su cabeza y se acercó a ella.

Narrador: la pelirrojo comenzó a limpiar sus labios con su lengua excitándolas a ambas, al terminar se fundieron en un beso intenso eso fue suficiente para ambas era el momento de dejarse llevar, la morena se levantó con cuidado atrayendo a la pelirroja hacia su cuerpo poco a poco la fue encaminando hasta la cama, al estar allí se vieron por un momento y casi sin apartar sus vistas comenzaron a desabotonar cada botón de la camisa de la otra, ambas sonrieron al verse libres sin camisas y solo en camisetas volvieron a besarse mientras sentían sus pieles con las yemas de sus dedos, a pesar de que no era la primera vez que se sentían de esa manera el nerviosismo de ambas era evidente.

Yulia: eres tan hermosa – dijo al besarle el cuello, mientras la pelirroja gemía de manera suave.
Lena: te deseo tanto Yul – dijo al besarle el hombro.

Narrador: la morena busco la boca de su esposa de manera desesperada, al encontrarla intensificando el beso cuando sus lenguas se entrelazaron jugando en sus bocas, saboreándose y conociendo cada centímetro sacándose varios suspiros y jadeos, las manos de la morena llegaron a las caderas de la pelirroja para comenzar a buscar el botón, lo desabrocho y le bajo el cierre de manera rápida para luego acariciarle el abdomen, logrando hacerla estremecer luego con cuidado la sentó en la cama y se pudo de rodillas ante ella, ambas se miraban con extremada ternura y un poco de deseo la morena le fue quitando las botas con cuidado, la pelirroja de no pudo esperar más y llevo sus manos al pantalón de la morena, desabrochando los 4 botones que tenía al abrirlos noto el bulto escondido tras los bóxer negros que llevaba, ambas sonrieron ante aquel momento ambas se sentían nerviosas pero deseosas de seguir, ninguna se atrevía a dar el primer paso solo para no presionar a la otra, Yulia en un momento se quitó sus botas estando allí de pie ante esta acción la pelirroja tomo su camiseta y se la quitó, dejando al descubierto sus senos ya que no llevaba brassier eso termino de enloquecer a la pelinegra, que de un simple movimiento saco su camiseta de su cuerpo para luego arrancarle el jean a su esposa, ambas sonreían mientras la morena se montaba en la cama.

Yulia: no puedo creer que ya te tenga así – dijo acomodándose sobre ella.
Lena: ni yo – dijo sonriendo – soñé mucho con este momento, el tenerte entre mis brazos siendo completamente tuya – ambas se sonrieron.
Yulia: prometo ser cuidadosa – dijo al recostarse sobre ella y comenzar a besarla.

Narrador: los besos viajaban desde sus labios a su quijada y cuello, las manos de Lena se clavaron en su espalda acariciándola de manera circular y atrayéndola más a su cuerpo, sintió su erección en su vientre por lo que las manos de la pelirroja bajaron y se metieron en su pantalón y bóxer, apretando sus glúteos y atrayéndolas más eso termino de enloquecer a la pelinegra, por lo que dirigió su boca a los pezones erectos de su mujer comenzándolos a besar y succionar, los gemidos de Lena subían poco a poco perdiéndose en esa noche estrellada que las cubría con su manto, Yulia succionaba y pasaba su lengua por aquel pezón mientras con su mano apretaba el otro, Lena estaba completamente extasiada por aquellas caricias que la llenaban por completo de placer, comenzó a susurrar el nombre de la morena cuando esta cambio de pezón haciéndola perder la noción de todo, paso unos minutos besándolos, succionándolos y lamiéndoles enloqueciendo a la pelirroja, Lena no fue consiente cuando Yulia se quitó el jean quedando solo en bóxer, ambas estaban muy agitadas y la morena sentía que explotaría en ese momento ya que su miembro estaba muy duro, sus besos comenzaron a recorrer el vientre de su mujer lentamente escucho un fuerte gemido al adentrar su lengua en el ombligo de la pelirroja, Lena sentía un cosquilleo en la parte baja de su vientre sentía que ardía de deseo al sentir como la lengua de la morena se pasaba por la parte de arriba de sus bragas, luego sintió un escalofríos al sentir como estas comenzaban a descender de su cuerpo dejándola completamente expuesta.

Yulia: te necesito ya Len – dijo con la voz entrecortada – no puedo más.
Lena: yo tampoco aguanto – dijo con un hilo de voz, la morena sonrió maravillada al ver lo mojado que estaba su sexo.
Yulia: eres perfecta Len sumamente perfecta – dijo al pasar su lengua por aquel pedacito de cielo de su esposa.

Narrador: el gemido de la pelirroja la excito mucho más de lo que estaba ella no lo creía posible pero fue así, sentía como su pene palpitaba de la ansiedad de entrar en aquella cavidad que palpitaba de igual manera, la morena se entretuvo pasando su lengua por aquellos labios hinchados que se abrían y cerraban por el deseo, sonrió al ver aquel botoncito en medio así que al besarlo y succionarlo un poco se escuchó aquel gemido que le erizo la piel, la pelirroja se arqueo un poco al sentir aquello una nueva sensación que la hizo estremecer por completo, la morena ya le había practicado sexo oral en el baño aquella mañana pero esta sensación fue más intensa, como acto inconsciente llevo sus manos al cabellos de la morena y la apretó más a su sexo, la morena intensifico sus lengüetazos además de abrirle más los labios con sus dedos, Lena sentía que explotaría y así lo hizo aquel orgasmo que la invadió la hizo gritar su nombre “YULIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA” mientras se arqueaba por completo, la morena aprovecho y succiono todo la humedad que sala de sus piernas mientras Lena descansaba en la almohada, pero aquellos lengüetazos la estremecían volviéndola a excitar mientras la morena salía de sus piernas, y se posaba sobre ella para comenzarle a devorar la boca del deseo que sentía, la pelirroja sintió aquello duro sobre su vagina y sin darle más largas bajo sus manos a los elásticos del bóxer, comenzando a bajarlo hasta los muslos Yulia al sentir un poco el aire frio en su trasero desnudo fue consciente de lo que su esposa acababa de hacer, sin decirle nada se levantó un poco y termino de sacar aquella prenda negra por sus piernas, la pelirroja se mordió el labio inferior al ver aquel miembro erecto y duro frente a ella.

Yulia: estás lista? – pregunto un tanto agitada.
Lena: si – al decir aquello abrió sus piernas y la pelinegra se acomodó entre ellas.
Yulia: lo haré muy despacio – dijo al besarle los labios mientras la pelirroja asintió.

Narrador: Lena sintió un leve dolor al sentir como Yulia entraba lentamente en ella, ambas soltaron un gemido entre dolor y placer que sentían.

Yulia: estás bien? – dijo suspirando al detenerse.
Lena: si – dijo suspirando – pero más despacio – dijo viéndola a los ojos.
Yulia: lo prometo – dijo al besarla y seguir entrando, cada centímetro iba entrando lentamente cuando la morena sintió que algo se interponía se detuvo – estás bien? – volvió a preguntar, Lena solo asintió.

Narrador: la morena fue saliendo lentamente y luego entro de la misma forma sin hundirse por completo en ella, eso las hizo gemir a ambas sabía que lo que estaba por venir seria doloroso y prefirió excitar a su mujer, ya la comenzaba a sentir como tal su mujer la sensación de entrar y salir las enloquecía a ambas.

Yulia: Lena mírame – dijo con un tono muy ronco y profundo.
Lena: Yul – dijo suspirando al abrir sus ojos.
Yulia: quiero que me mires Len – al decir eso dio una sola embestida hasta lograr llegar al final – ahhhh – gimió al sentirse dentro por completo, sintió como un líquido caliente le mojaba el miembro.
Lena: ahhhhhy!!! – grito al sentirse atravesada.
Yulia: shhh tranquila – dijo jadeando al quedarse quieta sin moverse – ya pasara – dijo para dejarla acostumbrarse a su tamaño.
Lena: duele!!! – gimió de dolor con algunas lágrimas en sus ojos.
Yulia: lo peor ya paso – dijo besándole las mejillas limpiando de esta manera sus lágrimas – solo relájate – dijo llenándole de besos el rostro.

Narrador: la sensación para Yulia era indescriptible el sentir como la apretaba aquella cavidad, sentía que se estaba ajustando a ella a su única y verdadera dueña, eso solo confirmaba lo que ya sabía Lena era completamente suya y de nadie más, los besos de Yulia la hacían olvidar un poco el dolor que sentía entre sus piernas, eso solo le indicaba que ya no era una niña y se había convertido en mujer en su mujer, a pesar de aquel dolor que poco a poco iba desapareciendo la satisfacción que sentía al ser suya, además la morena también era suya ya que ambas estaban dejando su virginidad en ese lugar, los besos la comenzaban a distraer de aquel dolor y poco a poco sentía placentero el miembro de su mujer en su vagina.

Yulia: eres tan hermosa – dijo en susurro en su oído y comenzó a besarlo, eso la comenzó a excitar sintiendo el cosquilleo bajo su vientre, la morena sintió como la pelirroja movía ligeramente sus caderas hasta ella – lo haré despacito – al decirle eso al oído comenzó a salir de manera lenta y cuando estuvo casi fuera de ella, dio una pequeña embestida metiéndose centímetro a centímetro dentro de aquella cavidad húmeda.
Lena: si así de lento – dijo al apretarle su espalda con sus brazos.
Yulia: eres exquisita Len – le dijo lanzando un pequeño gemido al sentir como aquella cavidad la apretaba provocándole placer.
Lena: mmm Yul – dijo al clavarle las uñas a su espalda – más ahhh más – mientras juntaba sus caderas con fuerza al sentir como la morena la penetraba.
Yulia: más rápido – dijo dando un gruñido de satisfacción al escuchar esas palabras.

Narrador: las embestidas se hacían más rápidas al igual que la fuerza de las mismas, Yulia a pesar de estar completamente entregada a moverse con mayor fuerza y rapidez trataba de no pasarse, acababan de perder la virginidad juntas por eso su intención era hacerla disfrutar como lo estaba haciendo ella, de repente ambas sentían como sus músculos comenzaban a tensarse sabían que estaban llegando al clímax, por lo que los movimientos de caderas se hicieron más rápidos para ambas los gemidos y jadeos hicieron desaparecer los sonidos típicos del lago, sus respiraciones estaban muy agitadas pero comenzaban a sentir como sus sudorosos cuerpos se fundían en uno, el grito por parte de ambas al sentir el orgasmos llegando ambas al mismo tiempo.

Lena: YULIAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!!! TE AMOOOOOOOOOOOO – grito al sentir como la morena la llenaba de aquel liquido blanco y espeso en su interior.
Yulia: LENAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!!!!! – grito al sentir como sus paredes vaginales la apretaban dándole a conocer el mayor placer que jamás experimento en su vida.

Narrador: la morena sentía como aquella cavidad la apretaba ayudándola a sacar toda su esencia, la pelirroja se sentía casi anestesiada al sentir las ultimas embestidas de la morena que se desplomo sobre ella, ambas respiraban con dificultad por la falta de aire sentían que sus pulmones habían colapsado, la morena no se quería mover de su lugar no solo por lo cansada que quedo sino que no quería separarse de ella, se sentía también estar dentro de ella que solo coloco su cabeza en su hombro respirado de manera rápida, sintió como su miembro se ponía flácido pero se negaba a salir de ella, ambas estuvieron recuperando el aliento sin moverse de esa posición, solo en ese momento ambas cayeron en cuenta en ese grito que dio la pelirroja.

Mente de Lena: por Dios le grite que la amaba – se dijo mentalmente sin poder creérselo – ahora ella lo sabe – se dijo sintiendo un poco de angustia – ella no me amaba – se dijo para dejar escapar una lágrima – solo soy su esposa no el amor de su vida – ese pensamiento la deprimió pero sonrió al sentir como la morena le acariciaba un brazo – ya me encargare yo de lograr que me ame – se dijo para recobrar la alegría que le invadió al entregarse a la mujer que amaba que no era otra más que su esposa.

Mente de Yulia: Dios me ama – se dijo al sonreír mientras le acariciaba el brazo – es toda mía y de nadie más solo mía – se dijo al cerrar los ojos por el cansancio que comenzaba a invadirla – mi esposa me ama – se decía constantemente antes de quedarse dormida.

Narrador: la pelirroja sonreía al sentir como su piel comenzaba a calentarse por aquel rose, que poco a poco fue cesando y al detenerse ya subo lo agotada que estaba la morena, trato de bajarla de su cuerpo, pero las manos de la morena se aferraron a su cadera como si su vida de pendiera de ello, por un momento la pelirroja pensó que estaba despierta pero al mover su cabeza quedando en una posición muy incómoda la vio profundamente dormida.

Lena: Yul – dijo en voz baja – debemos meternos bajos los cobertores – le dijo al acariciarle la espalda – te enfermaras amor – dijo besándole la frente.
Yulia: mmm – se quejó en sueños mientras que su pierna izquierda se movió un poco la metió bajo el cobertor – Len – dijo en su susurro muy leve mientras su pierna comenzó a levantar el edredón hasta cobijar parte de sus piernas, la mano de la morena bajo y subió lentamente el cobertor y las cubrió, la pelirroja sonría divertida al ver aquello.
Lena: supongo que no te bajaras de encima de mí? – dijo sonriendo divertida.
Yulia: no – dijo al estrecharse más a la cintura de la pelirroja.

Narrador: la pelirroja solo sonrió encantada por tenerla así de cerca, así que cerró los ojos y dejo que morfeo se la llevara al país de los sueños, que era el mismo lugar donde estaba su esposa en estos momentos.



………………………………………….……..SUEÑO DE YULIA……………………………………………..


Narrador: la morena se encontraba muy sonriente esperando en un restaurante, esperaba a Lena que le comento de una gran noticia se levantó al verla llegar, la pelirroja tenía esa maravillosa sonrisa de oreja a oreja al tenerla cerca la abrazo con fuerza, luego de que la cena pasara entre risas y uno que otro beso discreto para no llamar la atención, la pelirroja decidió hablar.

Lena: ten – dijo tendiéndole un sobre a su esposa.
Yulia: qué esto? – pregunto curiosa.
Lena: si no lo abres no lo sabrás – dijo divertida, la morena no entendía porque le temblaban la mano, se sorprendió mucho al ver que tenía el logo del hospital – vamos ábrelo – le dijo muy sonriente, los ojos de Yulia se miraron incrédulos al leer el contenido de aquel papel.
Yulia: O.O ten…tendremos…un…bebe? – dijo incrédula por aquella hoja en sus manos, solo sintió a la pelirroja asentir feliz – tendremos un bebe!!!! – grito al abrazarla con fuerzas.
Lena: si amor tendremos un bebe – dijo sonriendo al sentirse entre los brazos de la mujer que ama – te amo tanto Yul – dijo sollozando felizmente.
Yulia: Lena yo – dijo sin saber que decir, en eso sintió como una fuerza la empujaba del cuerpo de la pelirroja.
Lena: no me amas!!!! – se escuchó aquel grito que le helo el corazón – nunca los has hecho!!!! – grito sin contener su amargura – tantos años entregándome a ti y solo me ves como un objeto sexual y maquinita de hacer bebes!!!! – grito exasperada.
Yulia: Lena cálmate – le dijo nerviosa, en eso se aparecieron delante de ella 7 niños idénticos que la miraban con reproche.
Niños: ya no cabemos en ese cuarto – dijeron todos a coro – no podemos tener otro hermanito – dijeron señalando el vientre de Lena que iba inflándose en ese momento.
Yulia: pero qué demonios!!! – dijo aterrada al verle el vientre a su esposa.
Lena: que creías que pasaría si solo me usas para tener sexo!!!!! – dijo molesta – y ya no puedo ser solo tu desahogo – al decir eso la vio con una maleta en las manos – hasta nunca Yulia Volkova consíguete otra máquina para hacer bebes y una muñeca sexual – al decir eso la vio montarse en un convertible rojo con un hombre a su lado, la vio completamente plana sin abdomen y se dio cuenta que algo se movía en sus brazos, allí se percató del bebe.
Yulia: un bebe – dijo asombrada.
Bebe: dame de comer!!!! – grito histérico al verlo era la viva imagen de los otros 7 niños, que la veían con reproche.
Niños: ahora quien nos dará de comer?, limpiara nuestro cuarto?, por tu culpa se fue!!!! – gritaron los 7 más él bebe en sus brazos.
Yulia: Lena vuelve LENAAAAAAAAAAA!!!!!!! – grito a todo pulmón ya que los gritos de los niños reclamándole no la dejaban oír nada.


……………………………………………….FIN SUEÑO DE YULIA…………………………………………..


Narrador: la morena se despertó sobresaltada mientras unas gotas de sudor le recorrían la frente, se dio cuenta que ahora estaba con la espalda pegada en la cama sintiendo la respiración de pelirroja en su pecho, en algún momento desde que se quedaron dormida lograron separarse hasta llegar a esa posición, su respiración estaba acelerada se abrazó más al cuerpo desnudo de Lena, al tenerla así tan pegada a su cuerpo el recuerdo del dueño la devastó haciéndola sentir miedo.

Mente de Yulia: serías capaz de dejarme? Tu misma lo dijiste me amas, no podrías dejar a quien amas o sí? – en ese momento comenzó a cuestionarse a sí misma – qué siento por ti Lena? – se dijo y sintió como su corazón comenzaba a acelerarse – eres la chica más dulce y linda que he conocido – al decirse eso inconscientemente acariciaba su brazo – te preocupas por mí, no te importo aquella parte extra de mi cuerpo la primera vez que la viste, haz cuidado de mi desde mi accidente con aquel caballo hace un mes – dijo dándole un beso en su cabeza – siento que ya no puedo vivir sin ti – ese pensamiento la asusto un poco – será que esto que siento por ti es amor….

Narrador: fue sacada de sus pensamientos al sentir como unos tibios labios rozaban los suyos, al enfocar su vista en esos ojos verde-grisáceos que la veían con un brillo especial, su corazón se detuvo por unos segundos dejándola sin aliento para luego sentir como este se aceleraba, hasta golpear furioso en su pecho sin decir nada la beso entregándole todo en ese beso, Lena sintió aquel beso diferente y su corazón comenzó a latir con la misma fuerza que el de Yulia, ninguna dijo nada pero sabía que ya nada sería igual ahora realmente eran un matrimonio, sus vidas estaban unida a la otra y lo sabían el beso comenzó a tornarse más desesperado y demandante por parte de ambas, la morena sintió a Lena temblar en sus brazos y se separó un poco de ella, estaba realmente atontada por aquel beso y sus ojos brillaban de una manera muy especial eso hizo estremecer a la morena.

Yulia: tienes frio? – pregunto en tono bajo.
Lena: un poco – dijo y ambas ver las 4 fogatas que estaban alrededor de la carpa.
Yulia: ok espera un momento – al decir eso se levantó saliendo de aquel lecho.
Lena: qué haces? – dijo al sentarse y cubrirse los senos con el cobertor.
Yulia: tienes frio – dijo volteándose completamente desnuda frente a ella – así que pondré más leña – al decir eso se apresuró a colocar 4 leños en cada una de las fogatas que estaban alrededor de ellas, sonrió al ver que el fuego se avivaba.
Lena: estás loca ven aquí – dijo un poco preocupada al verla que temblaba por el frio.
Yulia: listo – dijo sonriendo al meterse a la cama y arroparse.
Lena: Dios estás helada – dijo al abrazarla – te daré calor – le dijo al oído.
Yulia: hay algo que se me enfrió más – dijo con un tono malicioso.
Lena: si y qué es? – pregunto arqueando una ceja.
Yulia: esto – dijo y en un rápido movimiento la subió sobre ella y la pelirroja pudo sentir esa parte que la acababa de convertir en mujer un poco fría – me ayudas a que se caliente? – le pregunto en un tono ronco.
Lena: por supuesto que si – le dijo acercándose a su boca y besándola.

Narrador: la pelirroja se recostó sobre el cuerpo de la morena mientras se devoraban la boca por un beso intenso, el deseo se fue apoderando de sus cuerpos incrementando el calor entre ambas, la sangre comenzaba a correrles como lava incandescente provocando que el miembro de la pelinegra se endureciera de manera rápida, Lena al sentirlo apretarse en su vientre bajo solo pudo abrir sus piernas y colocarlas a cada lado de la cintura de la morena, Yulia por instinto y ya conociendo el camino llevo su cabeza hasta ella, la pelirroja termino el trabajo al bajar su cadera y terminando de meterlo en su interior un poco húmedo.

Lena: ay!! – se quejó un poco.
Yulia: estás bien – pregunto al verla a los ojos.
Lena: es que tienes razón está frio – ambas sonrieron por ese comentario.
Yulia: pero pronto se calentara – dijo al acariciarle el rostro – Dios eres perfecta Len – dijo delineando sus labios con la yema de su mano de manera delicada.
Lena: no lo soy – dijo un poco roja por ese comentario.
Yulia: si lo eres – al decir eso la atrajo hacia sus labios y los comenzó a besar con delicadeza.

Narrador: aquel beso era dulce y suave solo movían sus labios dejándose llevar por esa suavidad y calidez de sus bocas, lentamente aquel beso pausado fue adquiriendo intensidad al unirse sus lenguas en un juego de exploración, luego se entrelazaron entre si excitándolas más logrando desbordar la pasión que sentían, ambas comenzaron a mover lentamente las caderas generándoles mucho placer, la morena paso sus brazos a la espalda de la pelirroja y la atraía con más fuerzas a ella, Lena comenzó a moverse más rápido de adelante hacia atrás brindándoles a ambas mucho placer, sus gemidos eran ahogados en sus bocas que no se separaban ni por un poco, la falta de aire les indicaba que era momento de separarse pero ninguna deseaba hacerlo, pero a la final tuvieron que hacerlo sus respiraciones estaban muy agitadas pero no dejaban de moverse, Yulia fue bajando sus manos a la cadera de Lena y la ayudaba con el vaivén de ir de adelante hacia atrás, los gemidos volvieron a hacerse escuchar con más fuerza de un movimiento la morena les dio la vuelta dejando a la pelirroja por debajo de ella, ambas se unieron sus manos y entrelazando sus dedos ambas se vieron a los ojos mientras sonreían.

Yulia: te…deseo…tanto…Len – le dijo al acomodarse sobre ella sin dejar de mirarla a los ojos.
Lena: yo…también…te…deseo – al decir aquello las lentas embestidas comenzaron.

Narrador: las chicas solo se dedican a volver amarse de manera lenta y pausada, la morena solo hacia embestidas lentas pero profundas necesitaba hacerla disfrutar, no podía permitirse perderla no ahora que había descubierto junto a Lena esa manera tan placentera, la pelirroja por puro instinto subió sus piernas a la cadera de la morena enredándose en ella, eso provoco que la sintiera más profundo haciéndolas gemir más fuerte, los movimientos se iban acelerando haciéndolas estremecerse llevándolas nuevamente al clímax, ambas gritaron al unísono al llegar al orgasmo sintiendo como aquella descarga eléctrica les recorría por completo el cuerpo, hasta que cayeron agotadas nuevamente en la cama cubiertas levemente de una capa de sudor, la pelirroja sentía como la última gota de la esencia de la morena le llenaba su cavidad y sonrió de satisfacción por ello.

Yulia: Dios…eso…eso…fue…maravilloso – dijo jadeante sobre el pecho de su mujer, por si ahora era su mujer para el resto de su vida.
Lena: si…que…lo…fue – dijo sonriendo mientras le acariciaba la espalda.
Yulia: eres…maravillosa…Len…maravillosa – dijo acariciándole el uno de sus pezones, eso la hizo estremecer y la morena lo noto.
Lena: aun…quieres…más? – pregunto entre asombrada y feliz.
Yulia: debemos…ponernos…al…día – dijo levantando su rostro y viéndola de manera picara.
Lena: supongo…que…tienes…razón – dijo sonriendo, para luego volver a fundirse en un beso apasionado y demandante.

Narrador: a pesar de que esa noche y madrugada lo hicieron varias veces era solo el deseo y el amor que las embargaba, el solo hecho de tenerse por fin luego de tantas veces que otros se lo impidieron las hizo sentir en el cielo, ambas al terminar de hacerlo por tercera vez cayeron exhaustas pero satisfechas, no reparón en pensar que estuvieron haciéndolo sin protección alguna ya que solo les importaba estar juntas, la madrugada termino de irse y con ella trayendo el alba que las fue despertando con unos rayos de sol cálidos, ambas despertaron y se sonrieron de manera cómplice al estar allí en medio de aquel paisaje hermoso, el rio, algunos árboles una que otro pájaro sobrevolando el lugar, eso las maravillo pero el mejor espectáculo era deleitarse con la mirada de la otra, Yulia sintió su corazón acelerado allí lo supo en ese mismo momento al verla despertar junto a ella, completamente desnuda luego de haberse entregado a ella esa noche la amaba, el sueño en el que la dejaba la había angustiado por miedo a perderla miedo a que se alejara de ella, no permitiría que eso pasara la amaría de ahora en adelante cada día de su vida, la acompañaría en aquel viaje para ser feliz y cumpliría su promesa de protegerla hasta con su vida, ya que ella era su vida lo único que le importaba en esos momentos ya que cuando llegaran sus hijos viviría para ellos y ella, la mujer que amaba su esposa.

Lena: buenos días – le dijo besándola sacándola de sus pensamientos reveladores.
Yulia: buenos días – dijo al responderle aquel beso pero de manera más apasionada.
Lena: ehm – dijo completamente atontada al ser liberada de aquel beso.
Yulia: ven quiero mostrarte algo – dijo sonriendo al levantarse y colocarse de manera rápida sus bóxer negros y su camiseta – vamos Len arriba – dijo sonriendo.
Lena: ok – dijo al sacudir su cabeza y lograr volver a la tierra, así que busco sus bragas y se las coloco ante la atenta mirada de la morena que le sonrió con malicia, además de ver como su nuevo mejor amigo crecía un poco entre sus piernas, se levantó tomando la camisa que tenía la morena la noche anterior y se la coloco tapando sus senos un poco – lista – dijo sonriendo.
Yulia: bien vamos – la tomo de la mano y la encamino hasta aquel pequeño sembradío que la morena había hecho – qué te parece? – pregunto sonriendo.
Lena: es hermoso – dijo sonriendo.
Yulia: espero no te moleste – dijo abrazándola por la espalda – es que quería tener un pedacito de mí aquí – ambas sonrieron.
Lena: si quieres puedes tomar más terreno – dijo girándose y viéndola a los ojos mientras colocaba sus brazos por su cuello – esta hacienda también es tuya – dijo sonriendo.
Yulia: gracias – dijo al besarla – pero todo lo que está allí sembrada será para los caballos – dijo al unir sus frentes – los gastos en comida los reducirás un poco.
Lena: eres increíble Yulia – dijo al darle un suave beso en la nariz.
Yulia: increíble eres tu – dijo al levantarla del suelo mientras pegaba su espalda a uno de los árboles de manzano que estaban allí.
Lena: lo de recuperar el tiempo era cierto no – dijo sonriendo al sentir su erección pegarse peligrosamente a su vagina.
Yulia: mmm oh si – dijo al apretarse más a ella – hay mucho tiempo que recuperar.

Narrador: las chicas llegaron cerca del mediodía a la casa con unas sonrisas de oreja a oreja, Nina al verlas así de esa manera sabía que estuvieron toda la noche revolcándose, eso la enfureció solo quería vénganse de ellas quitar esas sonrisas de sus rostros, la mirada de odio que le lanzo a Yulia desde la ventana de su habitación la sintieron ambas chicas, pero decidieron ignorarla ya que esa noche-madrugada-mañana habían llegado a la gloria en los brazos de la otra, las chicas tomaron una larga ducha antes de bajar a comer algo y dedicarse a atender las múltiples llamadas para comprarles caballos, pasaría cerca de una semana cuando la totalidad de los caballos que tenían para la venta fueron vendidos, eso les dejo mucho dinero por lo que les pagaron de manera generosa a cada uno de sus trabajadores, pero el mejor gesto se les vio reflejado cuando Yulia al día siguiente de pagarles le dio un cheque a Román.

Román: y esto? – dijo confundido al ver ese cheque.
Yulia: es el premio de la competencia de salto – dijo sonriendo.
Román: pero tú la ganaste, no puedo aceptarlo – dijo devolviéndole el cheque.
Yulia: eso es lo que hubieras conseguido al competir – el chico aqueo la ceja al escucharla – escucha – dijo suspirando – es cierto que yo gane pero la verdad mis tiempos fueron más altos que los que hubieras obtenido tú.
Román: no te entiendo – dijo confundido.
Yulia: mientras entrenabas te media el tiempo.
Román: O.O
Yulia: es por eso que aposte una gran suma de dinero a Ruslan y a ti – dijo sonriendo – así que esto te corresponde – dijo volviendo a extenderle el cheque.
Román: no sé qué decir – dijo sorprendido.
Yulia: solo que lo aceptas y que está vez si competirás el próximo año – dijo al estirar su mano.
Román: claro que si Yulia – dijo estrechándole la mano – competiré el próximo año.
Lena: solo que esta vez no iras a inscribirnos – dijo sonriendo al llegar junto a ellos.
Román: o mejor aprendo karate – dijo haciendo movimientos cómicos con sus brazos y piernas.
Yulia: me parece bien – dijo riendo, todos comenzaron a reír.
Román: Lena me das permiso para depositar esto en el banco? – pregunto sonriendo.
Lena: claro, además no hay mucho trabajo ahora que no tenemos casi caballos.
Román: gracias – dijo sonriendo – regreso pronto.

Narrador: el chico se fue con su cheque llevándose la camioneta para ir al pueblo y al banco, ese dinero le había caído de maravilla ya que debía arreglar unas cosas en su casa y podía utilizar ese dinero para ello, mientras le compraba un regalo de agradecimiento a su hermana por cuidarlo luego de la golpiza que le dieron, la pelirroja le sonreía ampliamente a la morena que solo la veía algo confundida.

Lena: sabes ese dinero lo hubieras podido gasta en tu esposa – dijo en tono divertido.
Yulia: y que tenía en mente mi esposa – dijo al atraerla a ella.
Lena: no lo sé – dijo al llevar sus brazos a su cuello – tal vez una pijama sexi – dijo casi en susurro – una ropa interior de encaje diminuta – dijo al apretarse a la morena que no perdió oportunidad para frotarse un poco con ella.
Yulia: mejor para pagar nuestra luna de miel – dijo dándole un leve beso en los labios.
Lena: nuestra luna de miel? – pregunto sorprendida.
Yulia: había apostado a favor de la hacienda Katin para la carrera de velocidad y la competencia de saltos – dijo sonriendo – así que nos iremos a San Petersburgo por una semana – dijo al mostrarle unos pasajes aéreos de su bolsillo trasero.
Lena: lo dices en serio? – Pregunto muy emocionada – siempre quise conocer San Petersburgo – dijo sonriendo al tomar los boletos de avión.
Yulia: lo sé me lo dijo tu mamá – dijo al volver a abrazarla – nos vamos mañana por lo que debemos ir a empacar – dijo al besarla.

Narrador: las chicas arreglaron su equipaje para salir muy temprano a la mañana siguiente, la pelirroja dejo a Igor a cargo de la hacienda en su ausencia además le advirtió a Nina que si molestaba a María terminaría en la calle, la chica estaba furiosa y no solo por la advertencia sino que las chicas se irían de Luna de miel, eso la puso más neurótica por lo que solo se iba al bar donde trabajaba su padre y bebía para luego llevarse a alguien a la cama, Alexei tuvo que hacerse cargo de la hacienda debido a que su padre se enfermó, las chicas paseaban por todas los lugares interesantes de San Petersburgo tomadas de las manos, se tomaron varias fotos, comían en varios restaurantes acogedores y terminaban en la cama.

Lena: qué haces? – decía riéndose al sentir a la morena tomar algo de la mesita de noche.
Yulia: solo algo de protección – dijo al sacar un sobrecito de un empaque de condones.
Lena: para que lo usas? – Pregunto extrañada – desde que comenzamos no los has usado.
Yulia: si pero deberíamos….
Lena: escúchame – dijo al quitarle el sobrecito de las manos – llevamos varios días sin protegernos, además quieres tener hijos – la morena asintió – entonces dejémoslo en manos de Dios – dijo sonriendo.
Yulia: tienes razón – dijo tomando de nuevo el sobrecito y lo arrojo lejos de la cama – entonces comenzamos? – dijo sonriendo.
Lena: me parece bien – dijo tomándola del cuello de la camisa y halándola así ella.

Narrador: la pelirroja levanto la camisa de la morena y se la quitó sin ni siquiera desabotonársela, la necesidad de sentirla de nuevo era mayor que su prudencia ya que de un movimiento la tumbo a la cama, besándole el pecho de manera desesperada y hambrienta pasando su lengua por sus pequeños pezones, luego succiono lentamente cada seno arrancándole gemidos por el movimiento de su boca, la morena sintió como su excitación rebaso su límite por lo dura que se puso, necesitaba entrar en ella con tanta desesperación que solo giro con ella mientras se posicionaba sobre ella, la morena había pagado el servicio al cuarto por lo que estaba medio vestida, solo con la camisa larga ya que no llevaba nada mientras la pelirroja la esperaba en la cama completamente desnuda, así que al acomodarse entre sus piernas solo llevo sus labios a su cuello y lo besaba con desesperación.

Lena: estás…muy…ansiosa – dijo muy agitada.
Yulia: no…tienes…idea – dijo al bajar su mano y acariciarle uno de sus senos – te…deseo…tanto – dijo con voz ronca mientras movía sus caderas y se adentraba en ella con algo de fuerza.
Lena/Yulia: ahhh – gimieron a la vez.
Lena: me…matas – dijo al levantas sus piernas sobre la cadera de la morena.
Yulia: estás…tan…estrecha – dijo casi gruñendo en su cuello.

Narrador: los movimientos de cadera comenzaron de manera lenta mientras las chicas entrelazaban sus dedos, apretándoles mientras el vaivén de sus caderas aumentaba llenándolas por completo de un intenso placer, las sesiones de sexo que compartían cada vez eran más intensas y seguidas, desde que llegaron a San Petersburgo mientras estuvieran en la habitación se amaban en completa libertad, sin importarles la cantidad de veces que lo hacían ya sus manos y bocas conocían cada rincón de sus pieles, solo tenían la necesidad de estar juntas sin importarles nada más, los paseos que daban eran algo cortos ya que una sola mirada podía avivar la llama de la pasión, para correr al HOTEL y entregarse sin reservas sin inhibición alguna solo dejándose llevar por el deseo y la pasión que sentían la una por la otra.

Lena: más…más – gritaba la pelirroja al sentir que llegaba a la cima del placer.
Yulia: más…que? – pregunto mientras le mordía el lóbulo de la oreja para luego succionarlo lentamente.
Lena: más…rápido…más…duro – dijo casi sin aliento, por lo que la morena la tomo de la cadera para moverse con más rapidez.

Narrador: el cabecero de la cama comenzaba a golpear con la pared de la fuerza de aquellas embestidas, la morena pensó que podía lastimarla pero al sentir como las piernas de la pelirroja la apretaban con fuerza siguió con el mismo ritmo, Lena arañaba la espalda de la morena en un intento por intensificar el deseo que sentía, eso prendió más a la morena por lo que siguió con la misma intensidad, pequeñas perlas de sudor comenzaban a recorrer tanto sus cuellos, frentes, pechos, espalda y piernas añadiendo aquel olor característico de la pasión desmedida se hizo presente, la morena estaba extasiada al sentir la humedad que comenzaba a mojarle su miembro, era la clara señal de que estaba llegando a aquel punto sin retorno además de sentirse más dura, sentía que estallaría en cualquier momento la liberación de ambas estaba cerca, unas embestidas más y la explosión llego recorriéndoles todo el cuerpo en un enorme orgasmo.

Yulia: SIIIIIIIII AHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!! – grito sin dejar de moverse.
Lena: AHHHHHHHHHH YULIAAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!!! – grito al sentir como estaba siendo llenada nuevamente con aquel liquido tibio.
Yulia: AHHHHHHHHHH LENAAAAAAAHHHHHHH!!!!!! – dijo al caer agotada sobre aquel cuerpo que tanto amaba.
Lena: te…amo – dijo casi sin voz por aquel momento de entrega completa.
Yulia: yo…también – dijo antes de quedarse dormida por el cansancio.

Narrador: el corazón de Elena comenzó a latir mucho más rápido por aquellas palabras, realmente Yulia le había dicho “yo también”? eso la lleno de júbilo necesitaba tanto oírlo, tal vez no fueron las mismas palabras pero era lógico que se refería a amor.

Lena: Yul – dijo una vez que logro recobrar el aliento.
Yulia: te quiero Len – dijo entre sueños.
Lena: poco a poco lograre que me ames tanto como yo te amo – dijo al tomar con cuidado la sabana luego de que la morena se moviera entre sueños y se acostara a su lado, la pelirroja las arropo y se pegó al cuerpo de la morena de manera posesiva – te amo Yul descansa – dijo al besarle con mucho cuidado los labios para no despertarla, para luego recostarse en su pecho y sucumbir al cansancio.
Yulia: tú también descansa amor – dijo luego de unos minutos al sentir que la pelirroja ya se había quedado dormida – yo velare tus sueños – al decir eso paso su mano por la cintura abrazándola de manera protectora.

Narrador: la morena ya lo sabía la amaba pero tenía miedo de decírselo pensaba que era muy pronto, su relación íntima apenas estaba comenzando temía que solo fuera por la emoción del momento que la pelirroja le dijera esas palabras, solo quería asegurarse de que eran ciertas antes de desnudarle su corazón, habían muchas heridas aun latentes en su corazón para permitirse una nueva, había escuchado a muchos chicos y chicas decir que se amaban en la secundaria para luego verlos separados y con otras personas repitiendo las mismas palabras, solo quería asegurase de que esos “te amo” fueron verdaderos y para siempre, la amaba realmente la amaba…
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:02 am

Capítulo XIII: cambios inesperados o esperados?


Narrador: las chicas ya tenían 2 semanas de haber vuelto de su luna de miel y tomo parecía marchar bien, los nuevos potrillos estaban comenzando a recibir el adiestramiento necesario para el próximo año, Yulia se la pasaba en las mañanas pendiente de su sembradío y estaba próxima a cosechar sus frutos, Lena sin que la viera iba a escondidas a verla trabajar le gustaba verla y eso la hacía estar tranquila, ya que en una oportunidad Nina dijo que se veía con Yulia a escondidas, eso puso celosa a la pelirroja que comenzó a seguir a Yulia pero al verla solo trabajar toda la mañana dejo de lado sus celos, ya que las tardes y noches se la pasaban juntas así que no tenia de que preocuparse, ya les quedaban solo 2 semanas a sus “invitados” no deseados en su casa y eso la alegraba, pero con lo que no conto fue con lo que pasaría esa tarde con la visita de su madre.

Lena: hola mamá – dijo abrazándola al verla.
Inessa: hola hija – dijo sonriendo al verla tan feliz.
Lena: quieres algo de tomar? – pregunto sonriendo.
Inessa: estás muy risueña!!! – Dijo sonriendo – eso quiere decir que las cosas con Yulia van muy bien – le dijo en tono pícaro.
Lena: van de maravilla mamá – dijo con un brillo en su mirada una que su madre conocía bien.
Inessa: te has enamorado de ella – dijo emocionada.
Lena: si mamá me enamore de mi esposa casi sin darme cuenta – dijo abrazándose de su madre.
Inessa: hija eso es maravilloso!!!! – dijo al abrazarla con fuerza y sonriendo compartiendo la felicidad de su hija, pero lo que ninguna de las 2 sabía es que Nina estaba escuchándolas a escondidas desde la escalera, al escuchar que Lena se había enamora de Yulia una furia casi irracional creció en ella, por lo que se fue de allí sin ser vista o escuchada para beber en el bar lo necesitaba.
Lena: además estamos pensando en tener un hijo – dijo sonriendo enormemente al decirlo, por suerte Nina ya se había marchado de allí cuando dijo aquellas palabras.
Inessa: están seguras? – pregunto viéndola un poco seria – hija aún son muy jóvenes deberían esperar un poco.
Lena: mamá sé que somos jóvenes – dijo tomándola de las manos – Yulia tiene 19 y yo 18 pero es algo que ambas deseamos – dijo sonriendo – en el vuelo hacia San Petersburgo una mujer viajaba con un bebe de 6 meses, ella nos pidió sostenérselo mientras usaba el baño y sentí algo aquí – dijo tocándose el corazón – siento que para que Yulia y yo seamos completamente felices necesitamos alegría de tener un bebe.
Inessa: hija…
Lena: sé que tenemos la vida por delante pero algo me dice que…
Inessa: un angelito quiere que seas su mamá – dijo sonriendo, la pelirroja se le quedo mirando a su madre sin entender – fue lo que yo sentí justo al casarme con tu padre – dijo sonriendo – algo me decía que debía ser madre y no me arrepiento de esa decisión – dijo tocándole la mejilla.
Lena: es lo que siento – dijo sonriendo.
Inessa: bueno amor esa decisión es de ambas y si ya la tomaron solo falta esperar – dijo sonriendo.
Lena: te imaginas mamá un bebe mío y de Yulia – dijo sonriendo enormemente.
Inessa: sin duda será muy hermoso – ambas siguieron platicando un rato hasta que Yulia llego, ya que había ido a comprar unas semillas al centro.
Yulia: suegra que maravillosa sorpresa – dijo dándole un beso en la mejilla al acercarse a ella.
Inessa: la sorpresa me la he llevado yo al saber que ya quieren formar familia – dijo sonriendo, la morena se sonrojo.
Yulia: bueno si – dijo algo nerviosa – Len quiere que seamos ya una familia un poco más grande – dijo sonriendo al tomar la mano de la pelirroja – y yo estoy dispuesta a dársela.
Inessa: eso es maravilloso – dijo sonriendo – ya me harán abuela.
Yulia: bueno estamos aún en el proceso – dijo mirando a Lena de manera picara.

Narrador: las 3 estuvieron platicando un rato hasta que Ruslan irrumpió de manera precipitada en la casa, al verlas a las chicas solo dijo.

Ruslan: Argos pateo a Alexei!!!! – dijo azorado y agitado por la carrera.
Lena/Yulia/Inessa: COMO????? – gritaron las 3 mientras se ponían de pie.
Ruslan: iba a sacarlo de la caballeriza de Shadow para que pastara afuera, pero parece que se molestó y lo pateo – dijo de manera muy rápida – Román e Igor lo están llevando al hospital.
Yulia: que esperamos vamos – dijo mientras todos salieron de prisa rumbo al hospital.

Narrador: durante el camino al hospital las chicas iban explicándole a Inessa que Argos era muy protector con Shadow, muchas veces se ponía agresivo si no eran Lena o Yulia quien lo sacaban a pastar, que no entendían porque Alexei lo había hecho ya que ellas les pidieron a todos mantenerse alejados de ambos caballos, pero la verdad de lo que paso se debió a lo que ocurrió el mismo día que las chicas se fueron a San Petersburgo.



…………………………………………….FLASHBACK 2 SEMANAS ANTES………………………………………


Narrador: Nina había llegado al bar junto a Alexei por la llamada un poco alterada de Boris, al llegar lo vieron caminando de un lugar a otro muy nervioso.

Nina: qué tienes papá cuál es la urgencia? – pregunto un poco molesta, ya que el viaje de Elena y Yulia le había molestado sobre manera.
Boris: soy hombre muerto – dijo de manera seca y nerviosa.
Alexei: cómo? – dijo sin comprender, pero evidentemente que algo malo hizo su “suegro” ya que el miedo era palpable.
Boris: tome dinero de la caja registradora – dijo nervioso – aposte contra la mald**** hacienda Katin y Vladimir vendrá esta noche por el dinero del mes – dijo asustado – al ver el faltante me matara – Vladimir Petrov era conocido casi como un mafioso y ese bar solo era la fachada de su venta de drogas y red de prostitución clandestina.
Nina: papá!!! – la chica corrió hasta su padre y lo abrazo.
Alexei: cuanto debe – dijo muy serio.
Boris: 150.000 rublos – dijo llevando sus manos a la cara mientras se alejaba de su hija – soy hombre muerto nadie vive después de robarle a Vladimir.
Nina: esto no puede estar pasando – dijo comenzando a llorar – eres lo único que me queda – dijo al aferrarse con fuerza a su padre.
Alexei: yo tengo ese dinero – dijo serio – es lo que me dieron de pago por la venta de los caballos y el dinero que nos quedaba de mi anterior trabajo – dijo viendo a Nina – era lo destinado a nuestra casa – el silencio los invadió por unos minutos.
Boris: gracias muchacho – dijo aliviado.

Narrador: Alexei fue al banco para sacar todo el dinero de su cuenta para evitar que mataran a Boris, esto lo vio como una forma de ganarse el aprecio del hombre ya que por ser padre de su mujer debían llevarse bien, pero era lógico de saber que su “suegro” lo veía como el obstáculo que le impidió tener la fortuna Volkov, pero al entregarle el dinero sabía que quedarían en la calle en unos días los 3 lo sabían, luego de que Boris le diera el dinero completo a Vladimir les ayudo a idear la manera de que no abandonaran la hacienda, aún faltaba que Yulia cayera en las redes de su hija y poder sacarles dinero, es por eso que al contarles lo agresivo que estaba Argos idearon la manera que el caballo lo pateara sin lastimarlo mucho.


………………………………………………………FIN DE FLASHBACK………………………………………


Narrador: Román e Igor esperaban fuera de emergencias a que el médico terminara de revisar a Alexei, ese médico era uno de los amigos de Boris es por ello que ya sabía que debía decir sobre la “condición” del chico, las chicas llegaron y los vieron sentado esperando.

Lena: qué ha dicho el médico? – pregunto a penas los vio.
Igor: aun lo revisan – dijo muy preocupado.
Yulia: demonios!!!! – dijo molesta – que hacia sacando a Argos? Se le advirtió que no lo sacara por lo agresivo y protector que esta por Shadow – dijo comenzando a caminar de un lado a otro.
Román: yo tampoco lo entiendo – dijo negando con la cabeza – el solo dijo que iría a limpiar la caballeriza de Warrion – dijo serio – no entiendo por qué fue a la de Shadow y Argos, justo a esta hora es que ustedes los sacan a pastar.
Igor: eso ya nos lo explicara ese tonto!!!! – dijo muy molesto – yo lo siento mucho yo…
Lena: no tienes por qué pedir disculpas – dijo sonriéndole de manera amable.
Yulia: claro que no – dijo colocándole la mano en el hombro – solo esperemos que tu hijo este bien.
Igor: gracias a las 2 – dijo de manera sincera.

Narrador: pasaba el tiempo y nadie salía para darles información sobre la condición del chico, al pasar casi 30 minutos que tenían allí Nina apareció con su padre, al verlos la morena tomo a Lena entre sus brazos y la abrazo con fuerzas lanzándole una mirada asesina a Boris, quien solo las miro de manera burlona pero lanzándole miradas lascivas a la pelirroja, Yulia tenía unas ganas enormes de partirle la cara a ese bastardo malnacid**** pero se contuvo, justo en ese momento el médico salió acercándose a ellos.

Médico: familiares de Alexei Jakov – dijo de esa manera tan peculiar de mostrase muy serio para transmitir miedo.
Igor: yo soy su padre – dijo al acercarse, Nina no perdió el tiempo y corrió hasta ellos.
Nina: yo soy su mujer – dijo limpiándose unas lágrimas de sus ojos.
Médico: el joven presento un golpe muy fuerte en el tórax – dijo muy serio – esto no es tan grave – dijo al ver la cara de asombro de las otras personas que llegaban a su alrededor.
Nina: pero está bien – dijo comenzando a llorar de nuevo mientras su padre llegaba hasta ella y la abrazaba.
Médico: por unos minutos nos preocupamos ya que se desmayó – dijo sin perder el semblante serio – allí fue cuando localizamos un contusión en su cabeza, se le hicieron las placas correspondientes y no se encontró nada, por ahora estará bajo observación para vigilar su estado.
Nina: puedo verlo? – pregunto con un hilo de voz.
Médico: si en algunos minutos lo llevaran a una habitación – dijo y poco más relajado – lo que recomendare será absoluto reposo.
Igor: muchas gracias doctor – dijo al apretarle la mano.
Médico: no tiene de que es mi trabajo – al decir eso se alejó.
Boris: todo está bien hija – dijo abrazándola.
Nina: por qué nos pasa esto? – dijo sin perder el hilo de voz – primero nos estafan con la compra de la casa y ahora esto – dijo para echarse a llorar con fuerza, tanto Lena como Yulia escucharon perfectamente aquel comentario.

Narrador: luego de 30 minutos más Nina puedo ir a ver a su novio a la habitación, en eso Inessa se acercó a las chicas haciéndoles señas para que la siguieran al cafetín, unas vez allí pidieron unos café y la mirada de su madre alerto a la pelirroja.

Lena: qué ocurre mamá? – dijo al verla de manera un poco seria.
Inessa: la razón por la que fui a verlas era por qué – dijo suspirando – quiero pedirles que les den más tiempo a Nina y Alexei en la hacienda – dijo con un poco de pesar, Lena le había contado sobre las insinuaciones de su hermanastra a su esposa.
Lena: pero mamá – dijo comenzando a molestarse – ella no pierde oportunidad de metérsele por los ojos a Yulia – dijo apretando el los puños.
Inessa: hija lo que pasa es que hace 4 días los estafaron – dijo muy apenada.
Yulia: cómo que los estafaron? – pregunto seria.
Inessa: ellos fueron a ver una casa en venta a unos minutos de la hacienda – dijo viendo a su hija – sabes por donde está la facultad de agronomía – las 2 chicas asistieron ya que allí fue donde Yulia se graduó hace casi un año – resulta que les gusto y cuando le dieron el cheque el hombre les dio la llave y bueno al entrar encontraron a 6 personas que habían comprado igual – dijo suspirando.
Yulia: ellos fueron uno de los afectados por esa venta? – dijo sorprendida.
Inessa: así es – dijo con pesar.
Yulia: mi papá me comento – dijo viendo la cara de la pelirroja – eso ya está en manos de las autoridades pero hasta que no encuentren al sujeto no podrán recuperar nada.
Inessa: es por eso que les pido que no los dejen en la calle y menos ahora – dijo tomándole las manos a su hija.
Yulia: Argos es mi caballo – dijo en voz alta.
Lena: todo lo mío es tuyo y lo tuyo es mío – dijo suspirando – la responsabilidad de lo que paso es de ambas.
Yulia: lo sé pero…
Lena: lo menos que podemos hacer es dejarlos quedarse – dijo apretando los dientes – hasta que atrapen a ese estafador o reúnan lo suficiente para poder irse.
Inessa: hija yo…
Lena: que se queden – al decir eso se levantó y salió del cafetín.
Inessa: yo no quería que…
Yulia: lo sé – dijo suspirando – pero lo que esa chica está tratando de hacer no es nada digno – fue lo que dijo para seguir bebiendo su café, sabía que Lena estaba molesta por lo que debía esperar que se calmara, pero la verdad es que era responsabilidad de ambas lo que ocurrió con Argos y debían asumirla, aunque eso ameritara tener que seguir soportando a la castaña en su casa.

Narrador: Inessa y Yulia permanecieron un rato más en la cafetería esperando que la pelirroja volviera, cuando Lena apareció la morena solo dijo que se encargaría de la cuenta del hospital Lena seguía molesta, por su parte Nina estaba con Alexei en la habitación ambos muy sonrientes.

Nina: estoy segura que se lo creyeron – dijo al besarlo.
Alexei: estás segura? – pregunto dudando un poco.
Nina: si además Inessa nos está ayudando sin saberlo – dijo en tono triunfante.
Alexei: no entiendo…
Nina: amor – dijo dándole un beso – papá le dijo que nos estafaron junto a esas personas de la casa a cerca de la facultad aquella – el chico siguió sin entender – cómo la policía no sabía cuántas personas fueron estafadas fui y dije que nosotros también habíamos “comprado” la casa, al ver tu estado de cuenta que sacaste prácticamente la misma suma que varios pagaron no lo pusieron en duda, así que nos incluyeron en el expediente.
Alexei: así que solo no estoy “golpeado” por el caballo de ellas sino que también nos “estafaron” – dijo sonriendo.
Nina: así es bebe eso solo quiere decir que no tenemos donde ir – dijo feliz – obvio que con mi padre no podremos…
Alexei: no podrán echarnos – dijo besando a su mujer.
Nina: no lo harán y podemos seguir con nuestros planes de sacarle dinero a los Volkov – dijo guiñándole un ojo.

Narrador: ambos siguieron platicando de sus planes a largo plazo, ya que se habían dado cuenta que desde la fiesta de la cosecha las chicas estaban más pegadas que antes, las indirectas de Nina sobre “varios encuentros” con Yulia la pelirroja no las tomaba enserio, además de saber que su hermanastra le confesaba a su madre que amaba a la morena, eso la hizo con ganas de quitársela y romperle su mundo de fantasías lo único que quería era separarlas, Inessa por su parte seria la que les dijera a Nina y Alexei que podía seguir en la hacienda, las chicas se fueron a casa ya que la pelirroja con todo lo que había pasado se sentía enferma del estómago, el comentario de Inessa con respecto a eso solo fue “la tensión le pega en el estómago es un milagro que no haya vomitado por esto”, pero al llegar a la casa eso paso la pelirroja solo corrió y devolvió todo el contenido de este, mientras la morena le sostenía el cabello.

Yulia: te sientes mejor? – pregunto al darle un vaso con agua para que se enjuagara la boca.
Lena: un poco – dijo suspirando – estoy mareada – dijo sosteniéndose del lavamanos, la morena la tomo por la cintura al escucharla.
Yulia: deberíamos llamar a un médico – dijo seria.
Lena: el mareo es por haber devuelto el desayuno – dijo suspirando – y el haber vomitado por la rabia que siento – dijo al ver a la morena por el espejo que tenían enfrente.
Yulia: si Argos no hubiera pateado a Alexei…
Lena: igual se quedarían por lo de la estafa – dijo suspirando – mi madre hubiera intercedido por ellos – dijo cerrando los ojos.
Yulia: lo mejor es que descanses – dijo llevándola a la cama, la pelirroja se quedó dormida casi al instante de poner su cabeza en la almohada – yo nunca me fijare en otra mujer que no seas tú – dijo al besarle la mejilla – descansa mi amor.

Narrador: ambas se quedaron dormidas pero la pelirroja despertó quejándose por el calor, así que se peleó con Yulia por dejar la ventana cerrada se metió a bañar molesta, la pelinegra no entendió como llegaron a pelearse solo por la ventana así que solo pensó que seguía pensando en Alexei y Nina, por lo que al verla salir ya bañada solo la abrazo y la hizo recostarse a su lado.

Lena: lo siento pero es que – no pudo seguir hablando ya que comenzó a sollozar.
Yulia: shhh tranquila – dijo abrazándola fuertemente – la próxima vez me fijare en la ventana para que estés cómoda – dijo en tono burlón tratando de aligerar un poco el ambiente.
Lena: es que esto me molesta – dijo ocultando su cara en el cuello de la morena.
Yulia: lo sé pero no te preocupes no dejare que ella te molesta más – dijo besándole la mejilla.
Lena: parezco una tonta – dijo con un hilo de voz aun oculta en el cuello de la morena.
Yulia: no eres una tonta – dijo acariciándole la espalda – solo que han pasado muchas cosas en un solo día – dijo besándole la sien.

Narrador: las chicas no siguieron hablado solo se quedaron así abrazadas dándose ánimos por la nueva situación, las chicas cayeron en un profundo sueño……


…………………………………..SUEÑO COMPARTIDO DE LENA Y YULIA…………………………………..


Narrador: las chicas estaban sentadas justo bajo aquel árbol que estaba muy cerca del lago, solo contemplaban el horizonte cuando oyeron unas risas y se giraron viendo a 2 personas jugar a las atrapadas, las chicas sonrieron al ver a Sergey Katin perseguir a un niño de unos 5 años con cabello rizado rubio.

Sergey: ya me canse!!! – dijo tomando aire.
Niño: gane, gane no pudiste alcanzarme!!!! – al gritar eso salió corriendo al río tomando una caña de pescar.
Sergey: es incansable – dijo sentándose junto a las chicas.
Yulia: la verdad si – dijo sonriendo.
Lena: desde hace unos días se te hace difícil alcanzarlo – dijo en tono burlón a su padre – eres más viejo – dijo en susurro y las chicas comenzaron a reír.
Sergey: no es que su momento llego – dijo viendo al chico lanzar el sedal al agua y se sentó de manera calmada.
Lena: qué quieres decir? – pregunto extrañada.
Yulia: cómo que llego su momento? – dijo sin entender.
Sergey: es momento de que parta con su nueva familia – dijo con melancolía en su voz.
Lena: te lo quitaran? – pregunto con los ojos aguados.
Yulia: no es justo – dijo viendo hacia donde estaba el chico.
Sergey: eso ya me lo habían advertido – dijo sonriéndole a las chicas – solo podía estar con él hasta que el momento de su partida llegara, no lo iba a poder ver crecer y este era mi recompensa cuidarlo hasta que fue momento de que él…
Niño: lo atrape, lo atrape!!!!! – grito al tener en su caña un enorme pez.
Yulia: wow que grande!!! – dijo levantándose y corriendo hacia el pequeño.
Lena: lo echare de menos – dijo abrazándose a su padre.
Sergey: no deberías – dijo besándole la frente – sé que será feliz y amado a donde ira y yo lo cuidare y protegeré aunque sea de lejos.
Lena: te quedaras solo – dijo al ver como Yulia alzaba al pequeño en el aire y lo hacía tipo avioncito mientras ambos reían.
Sergey: no por mucho – dijo sonriendo.
Lena: te mandaran otro niño? – pregunto al verlo a los ojos.
Sergey: será niña…
Lena: la cuidaras hasta que sea el momento de que vaya con su familia? – pregunto sonriendo.
Sergey: así es – dijo besándole la frente – volveré a cambiar pañales como lo hice con Vitya – dijo sonriendo al ver como la morena lo traía en hombros, mientras el pequeño traía el pescado aun en la caña de pescar.
Vitya: viste Lenita es enorme mi pez – dijo al estar ya en el suelo mientras le mostraba orgulloso aquel pez a la pelirroja.
Lena: si Vitya es enorme!!! – dijo al abrazarlo.
Yulia: bueno vamos a asarlo para la cena – dijo sonriendo.
Vitya: conseguiré más leña – dijo al dejar el pez en la hielera y salió corriendo para buscar madera.
Yulia: lo extrañare – dijo suspirando.
Sergey: pronto verás a una pelirrojita correr por allí – dijo sonriendo, las chicas voltearon a verlo pero todo se pudo nebuloso y oscuro.

……………………………………….FIN DEL SUEÑO COMPARTIDO DE LENA Y YULIA………………………….

Narrador: la mañana llego y las chicas despertaron un poco desconcertadas por aquel sueño, pero no fueron capaces de mencionárselo a la otra ya que el sueño iba perdiendo claridad en sus mentes, así que en silencio entraron a la ducha en donde solo se acariciaron un poco y se dieron unos cuantos besos antes de bajar a desayunar, ese día traerían del hospital a Alexei ya que todo parecía normal, por primera vez en mucho tiempo tuvieron un desayuno tranquilo ya que Nina no estaba en la mesa con ellas, luego fueron hacer sus actividades normales la morena al sembradío cerca del río, al ver aquel árbol un sentimiento cálido se apodero de su corazón al recordar al pequeño al levantarlo y girar con él a lo alto, “Vitya” fue lo que salió de sus labios sin entender el porqué de ello esa imagen la lleno de emoción y sonrió, siguió con su trabajo de regar y sacar la mala hierba de la tierra mientras araba otro poco, por su parte la pelirroja revisaba unas cuentas cuando escucho a Román decirle a Ruslan si irían a pescar el fin de semana, la visión de aquel pequeño rubio con un enorme pez le vino a la mente al igual que su risa de satisfacción y orgullo, su corazón palpito un poco aprisa y recordó aquellas palabras “viste Lenita es enorme mi pez” solo pudo sonreír por ello, así se pasaron hasta la hora de la comida con la visita de Larissa y Oleg como era de costumbre los días jueves, el abuelo Andrei había salido a Kazán para cobrar unas cabezas de ganado junto a varios trabajadores.

Larissa: esto se ve delicioso – dijo sonriéndole a María ya que todos estaban sentados para almorzar.
María: espero que les guste – dijo sonriendo – es la comida favorita de la niña Lena – al decir eso la pelirroja sonrió al ver la sopa de champiñones y pimientos, carne guisada, arroz dorado y ensalada rusa.
Lena: gracias María necesitaba esto – dijo sonriendo.
Oleg: y cuando el chico saldrá del hospital – dijo al comenzar a comer.
Yulia: está tarde – dijo haciendo una mueca – ya me había acostumbrado a la paz y tranquilidad.
Larissa: me lo imagino – dijo seria – solo espero que esa chica no siga insinuándosete – dijo viendo como la pelirroja hacia una mueca de desagrado.
Lena: nana a la sopa le falta sal – dijo en un tono irritado al dejar la sopa de lado.
Yulia: Len pero está perfecta – dijo extrañada ya que la sopa estaba muy sabrosa.
Lena: la siento desabrida – dijo molesta – acaso piensas que miento pruébala!!!! – dijo muy molesta.
María: deja y te la cambio mi niña…
Lena: no quiero ya perdí el apetito – al decir eso lanzo la servilleta a la mesa, se levantó y salió corriendo a su habitación ya que todos oyeron el portazo, la cara de todos era un poema nunca habían visto a la pelirroja comportarse así.
Yulia: desde ayer esta así – dijo suspirando.
Oleg: estará en sus días – dijo despreocupado – al tener el periodo son muy hormonales – dijo de lo más tranquilo – auch!!! – grito por el pellizco que le dio su mujer en el brazo.
Larissa: cállate – dijo molesta – siempre que estamos de mal humor es por la regla – dijo viéndolo con recelo.
Oleg: claro que es así – dijo con una sonrisa maliciosa – y estabas de peor humor al estar embarazada – dijo de manera resuelta – te quejabas de la comida, de supuestas olas de calor en verano, llorabas sin razón luego de que discutías – decía divertido.
Larissa: eso es normal – dijo lanzándole miradas asesinas a su esposo – además te gustaba hacerme rabiar…

Narrador: la morena ya no escuchaba a sus padres pelear ni siquiera veía la cara divertida de María, todo a su alrededor desapareció solo podía ver la escalera que llegaba al segundo piso, esas palabras de su padre le comenzaban a sonar como ecos en su cabeza “estará en sus días” “al estar en su periodo son más hormonales”, pero las palabras que comenzaban a taladrarle la cabeza fueron: “y estabas de peor humor al estar embarazada”, ella sabía el mal genio de la pelirroja al tener su periodo ya llevaban más de 6 meses de casadas, pero ese comportamiento era algo más y lo sabía además que con solo olerla ya quería poseerla, desde que lo hicieron por primera vez se convirtió en una adicta de su cuerpo de su piel, el tenerla ahora y poderle hacer el amor la hacía desearla más era algo que no entendía bien, algo le llamo la atención y fueron las palabras que su madre acababa de decir: “qué me dices de ti los 3 primeros meses de embarazo no podías quitarme las manos de encima”, escucho las risas de María y su madre y la protesta de su padre “era por el embarazo el doctor dijo que era normal” se defendió de aquel ataque “pero igual no podías dejar de tocarme parecías un pulpo pero el sexo era fenomenal”, eso la hizo palidecer y comenzar a sudar casi sin poder concentrarse solo dijo:

Yulia: iré a ver a Lena – al decir eso corrió hacia las escaleras.
Larissa: creo que fue mucha información para ella – dijo soltando una sonora carcajada junto a María.
Oleg: va es lo más normal del mundo – dijo mientras seguía comiendo – esto esta delicioso.

Narrador: el corazón de Yulia palpitaba muy rápido sería posible esto, esto sería un cambio muy inesperado para ellas o seria esperado, antes durante y después de la luna de miel no habían usado protección, Lena no tomaba la píldora y ella no usa condones querían un hijo eso era lo que ambas deseaban, en eso recordó el sueño las palabras de Sergey fueron muy claras:
“Sergey: es momento de que parta con su nueva familia – dijo con melancolía en su voz.
Lena: te lo quitaran? – pregunto con los ojos aguados.
Yulia: no es justo – dijo viendo hacia donde estaba el chico.
Sergey: eso ya me lo habían advertido – dijo sonriéndole a las chicas – solo podía estar con él hasta que el momento de su partida llegara, no lo iba a poder ver crecer y este era mi recompensa cuidarlo hasta que fue momento de que él…”

Narrador: que eran esas palabras inconclusas hasta que el naciera, al pensar eso su corazón se desboco totalmente era posible que ese sueño fuera real, que ese sería su futuro hijo unas lágrimas de emoción salieron de sus ojos color cielo, el pequeño tenia algunos risos y su cabello era amarillo parecido al de ella, al esforzarse por recordar sus facciones sus ojos verde-grisáceos aparecieron ante ella, no pudo más y abrió la puerta pudo escuchar los sollozos de la pelirroja y un característico olor agrio en la habitación, solo se acercó al baño de allí venia el olor había vuelto a vomitar así que se acercó con cautela, al estar cerca se acomodó detrás de ella abrazándola por la espalda la pelirroja se giró abrazándose a ella llorando.

Lena: no sé qué tengo – decía casi inaudiblemente – me duele la cabeza, el estómago lo tengo revuelto y creo que perdí el gusto – dijo sin separar su cabeza del pecho de la morena.
Yulia: entonces lo mejor sería que vieras al médico – dijo besándole la sien, eso la lleno de emoción sería posible?.
Lena: es culpa de Nina y Alexei – dijo con rabia – si no fuera por ellos estaría bien.
Yulia: no pienses en ellos – dijo acariciándole la espalda.
Lena: es que Nina ella…
Yulia: nada de lo que haga nos separara – dijo muy convencida y seria, eso le dio seguridad a la pelirroja – yo solo deseo a una mujer y esa es mi mujer y dada la casualidad eres tú – dijo sonriendo, eso hizo reír a la pelirroja.
Lena: si soy tu mujer – dijo casi en susurro.
Yulia: si mi hermosa y preciosa mujer – al decir eso la pelirroja levanto su rostro y los labios de la morena rozaron con sus labios, el beso fue inminente al igual que fue inevitable que las ropas salieran de sus cuerpos – ahora le haré el amor a mi mujer – dijo al apoderarse de sus labios con desesperación.

Narrador: a pesar de las ansias de la morena por hacerla suya pudo más la ternura y el amor que el deseo y la pasión, los besos se volvieron dulces y delicados recorriendo completamente la piel de la pelirroja, al comenzar a besar los senos de la Lena pudo sentir que se estremecía casi con violencia.

Lena: me duelen un poco – dijo jadeante.

Narrador: la morena solo le sonrió y solo los lamio y beso por un rato, fue bajando lentamente por su vientre y paso su lengua por su ombligo haciéndola gemir con más fuerza, la morena volvió a subir y hasta sus labios y los beso por largo tiempo, la pelirroja abrió un poco sus piernas mientras la morena se posicionaba en medio de ellas, con un movimiento delicado se abrió camino entre aquella cavidad húmeda que esperaba ansiosa a aquel inquilino, las chicas se veían a los ojos mientras unían sus manos y entrelazaban sus dedos como era su costumbre, luego ambas comenzaron a moverse de manera lenta sin dejar de mirarse.

Lena: más…rápido – dijo al soltar varios gemidos.
Yulia: no…así…es…mejor – dijo sin dejar de moverse con la misma lentitud, la pelirroja solo subió sus piernas sintiendo como se adentraba más en su cavidad.
Lena: por…favor – dijo casi desesperada.
Yulia: tenemos…todo…el…tiempo…del…mundo – dijo al bajar su boca a su cuello.

Narrador: las embestidas eran delicadas y suaves eso comenzaba a enloquecer a la pelirroja, que solo pedía “más rápido” pero la morena solo la quería sentir por más tiempo, amaba estar así dentro de ella ya que aún su cavidad estaba estrecha y eso le gustaba, si fuera por la morena nunca saldría de allí viviría solo para ella y por ella, llevaban como 20 minutos entre jadeos y gemidos a la misma velocidad, pero al estar cerca de llegar al tan esperado orgasmo la morena comenzó a moverse de manera frenética, sentía sus pieles mojadas del sudor y sus fluidos que se escapaban mojando sus muslos, la pelirroja soltaba gemidos más fuertes mientras la cama pegaba su cabecero a la pared con fuerza, la liberación llego en una explosión de energía que les recorrió todo el cuerpo, comenzando desde sus sexos y expandiéndose por su espina hasta los dedo del pie.

Yulia: LENAAAAAAAHHHHHHHHH!!!!!!! – grito al sentir como aquella cavidad la succionaba dejándola completamente seca.
Lena: YULIAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!!!! – grito arqueando su espalda al sentirse llena.
Yulia: DIOS!!! – Grito al dejarse caer una vez que sus espasmos cesaron – eres…maravillosa – dijo sumamente agotada.
Lena: cada…día…es…mejor – dijo tratando de conseguir un poco de oxígeno.
Yulia: eres…increíble – dijo al levantar su cara de su cuello y quitándole unos cabellos rojizos pegados a su frente sudada.
Lena: lo…eres…tú – dijo acariciándole la mejilla.
Yulia: mañana iremos al médico – dijo sonriéndole mientras le pasaba las yemas de los dedos por los labios.
Lena: no es necesario es solo el estrés – dijo sin dejar de mirarla a los ojos.
Yulia: si es estrés te mandara algo para ello – dijo besándole los labios.
Lena: otras? – pregunto divertida.
Yulia: tú me debes algo – dijo al sentir que volvía a empalmarse dentro de ella – un hijo y te hare cumplirme – al decir eso se lanzó a su boca sin dejarla hablar.

Narrador: estuvieron amándose por un buen rato para caer rendidas en los brazos de Morfeo, la morena 2 horas después bajo para llevarle algo de comer a la pelirroja que sabía que despertaría con hambre, siempre era así luego de una sesión intensa en la cama y ese día no fue la excepción, la verdad ambas quedaron muy agotadas pero satisfechas con el pasar de los días se empezaban a conocer mejor en la cama, pero la idea de que la pelirroja este embarazada la llenaba de alegría, un hijo de ambas solo podía sonreír con la idea y si resulta que no lo estaba esa posibilidad no le gusto.

Yulia: bueno seguiremos intentándolo – dijo de manera maliciosa al entrar a la habitación con una bandeja con comida.

Narrador: las chicas comieron tranquilamente luego que la pelirroja despertara, por suerte no sintió la comida muy buena y se la devoro completa, justamente la misma comida que la nana María había preparado para el almuerzo, luego se quedaron dormidas ni siquiera se dieron por enteradas cuando Alexei llego a la casa con su mujer y “suegro”, Boris esa misma tarde se acercó a la habitación de las chicas y logro escuchar unos gemidos y jadeos, estuvo un rato escuchándolas mientras se excitaba al escuchar el grito de la pelirroja lo hizo salir corriendo al baño, sin duda esa masturbación fue la más grande y placentera que alguna vez allá tenido en la vida, nuevamente el deseo por la pelirroja comenzaba a crecer en él ya no le importaba si no era virgen, ahora solo quería tenerla y tomarla de manera violenta como siempre lo había pensado, además que quería hacerles pagar a los Volkov la humillación de tratarlo como un vil vendedor de verduras, eso se lo cobraría y caro ya idearía la manera pero sobretodo pronto se metería entre las peinas de Elena sonreía con malicia al pensar en ello volviendo a excitarse…..Un nuevo día llego y las chicas fueron temprano al médico la morena ya había llamado al doctor Iván para hacer una cita, este las recibió y Lena estaba nerviosa pero Yulia ansiosa por lo que le dirían.

Iván: bueno explíquenme cual es el problema? – dijo sonriendo al verlas nerviosas.
Yulia: lo que pasa es que – la morena comienza a explicarle los cambios de la pelirroja y sus nauseas llegando a vomitar, este solo las veía y ya entendía a donde quería llegar la morena – y eso es todo – dijo tomando la mano de la pelirroja.
Iván: bien haremos unas pruebas para ver qué es lo que pasa – dijo sonriendo.

Narrador: el médico le tomo una muestra de sangre y reviso su presión al igual que tomo su temperatura, luego de una serie de pruebas y unas preguntas un poco intimas les dijo que en una hora volvieran, así que fueron a desayunar a la cafetería mientras esperaban la morena solo la tomo de la mano y le sonreía, para tranquilizarla por su parte la pelirroja se sentía un poco incomoda pero trataba de estar calmada, la hora paso un poco lenta para ellas y ya se encontraban nuevamente sentadas frente al galeno, este solo les tendió un sobre.

Iván: lo mejor es que lo lean a solas – dijo levantándose – les vendré a traer la receta de cómo trataremos esto.
Lena: es grave? – pregunto nerviosa.
Iván: bueno – dijo viendo a la morena con una expresión cómplice – será un tratamiento largo no te mentiré pero si lo sigues al pie de la letra no habrá problema – la pelirroja se abrazó a Yulia – todo está bien ya verás, bueno las dejo solas – el galeno salió y las dejo un poco nerviosa.
Yulia: creo que debemos ver que tienes – le dijo dulcemente al tomar el sobre de las mano de la pelirroja.
Lena: no pensé que fuera grave – dijo asustada.
Yulia: escuchaste a Iván – dijo besándole la frente – solo debes seguir el tratamiento y estarás bien – le beso los labios, luego abrió el sobre y unas lágrimas salieron de sus ojos sin poder evitarlo.
Lena: Yulia!! – dijo asustada al ver sus lágrimas – pero que tengo? – pregunto sin obtener respuesta por lo que tomo aquel papel para averiguarlo – O.O – quedo paralizada al ver el resultado.
Yulia: es…estás…embarazada – dijo sonriendo con los ojos brillándole de la felicidad.
Lena: em…em…embarazada – dijo casi en susurro, lo que sintió fueron los brazos de Yulia levantándola y girándola mientras reía y derramaba unas lágrimas.
Yulia: si embarazada – dijo sonriendo enormemente – me darás mi hijo Len me darás un bebe!!!! – gritaba feliz.
Lena: Yul!!! – dijo con los ojos llenos de lágrimas y una gran sonrisa que le llegaba de oreja a oreja – TENDREMOS UN BEBE!!!!!!! – grito envuelta en júbilo por aquella noticia.
Yulia: Lena eres maravillosa!!!! – decía al ponerla en el suelo y besarla con devoción por todo el rostro – esto es maravilloso un hijo!!!! – dijo fundiéndose en un beso que las lleno a ambas a entregarse por completo en él, la falta de ambas oxigeno las hizo separase pero solo se sonreían.
Lena: te…amo – dijo acariciándole la mejilla con dulzura.
Yulia: yo…también…te…amo – dijo dándole un leve beso en los labios.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:04 am

Capítulo XIV: felicidad por una nueva vida, oscuras intenciones


Narrador: la pelirroja parecía de piedra en ese momento las palabras de Yulia fueron realmente “yo…también…te…amo”, su corazón bombeaba rápido a pesar de lo inmóvil que estaba, la morena solo la veía sonriendo y con un brillo especial en la mirada que seguía clavada a esos ojos verde-grisáceos.

Lena: qué dijiste? – dijo luego de unos minutos que parecieron siglos.
Yulia: yo también te amo – dijo sin perder su sonrisa – te amo Lena te amo tanto – dijo al comenzar acariciar su rostro, mientras unas lágrimas salían de sus ojos.
Lena: lo dices en serio? – dijo viéndola entre emocionada, nerviosa, incrédula y sorprendía todo en una misma mirada.
Yulia: si es en serio – dijo al darle un leve beso en los labios mientras le limpiaba las lágrimas de sus mejillas con sus dedos pulgares.
Lena: Yulia!!! – Dijo conmovida – yo… - pero no pudo seguir hablando ya que el doctor apareció de nuevo.
Iván: aquí les traigo el récipe – dijo sonriendo, estuvo platicando con ellas de cómo debía alimentarse ahora la pelirroja, sus cuidados pero sobre todo de los posibles riesgos por lo que podía pasar, lo que más las alarmo es saber que las primeras 12 semanas eran cruciales ya que podía surgir un aborto espontaneo, eso las asusto por lo que la morena abrazo a la pelirroja mientras seguían escuchando al doctor – bueno chicas eso es todo – dijo sonriendo.
Yulia: muchas gracias Iván – dijo sonriéndole y dándole la mano.
Iván: las espero aquí dentro de 1 mes para el chequeo de rutina y el primer ecosonograma del bebe – dijo sin perder la sonrisa.
Lena: si aquí estaremos sin falta – dijo emocionada.
Yulia: espero que esto quede entre nosotros – dijo viendo con un poco de seriedad.
Lena: Yulia!!! – dijo a modo de reproche.
Iván: es idéntica a su padre – dijo sonriendo – si y no te preocupes que la confidencialidad doctor-paciente es parecida a la que tendrás con el sacerdote.
Yulia: eso no es del todo cierto – dijo con frialdad.
Iván: si pero yo no era tu medico antes – dijo con seriedad – así que tranquila que no diré nada.
Lena: ya nos debemos ir – dijo tomando a la morena del brazo – muchas gracias por todo.
Iván: no te preocupes – dijo sonriendo – así que a comer sano para que crezca sano y sin problemas.

Narrador: las chicas salieron pero antes Yulia se disculpó por esos comentarios, pero la verdad aún estaba resentida con los médicos por todo lo que paso en su infancia y adolescencia, ambas caminaron tomadas de las manos era la primera vez que hacían eso, por lo general solo caminaban juntas y ya pero desde su luna de miel eso cambio, al llegar a la camioneta de la morena no dijeron nada ni cuando la pelinegra se puso en marcha, ambas iban muy pensativas pero más que nada sorprendidas y un poco shockeadas por la noticia, al pasar por una farmacia Yulia se detuvo y saco de chaqueta el récipe.

Lena: qué hacemos aquí? – pregunto algo sorprendida.
Yulia: comprare esto – dijo mostrándole aquel papel que le entrego el médico – ya vengo.

Narrador: la pelirroja no dijo nada solo asintió, por su parte la morena entro y le entrego otro papel al farmaceuta de turno, en esta hoja solo decía “entrégale las medicinas y no digas nada a nadie sobre que le vendiste, nos arreglaremos después Iván” el chico conocía esa firma, era del médico que lo ayudo a practicarle un aborto a una niña de 14 años que el embarazo, es por eso que el chico reviso el récipe y le entrego todo en una bolsa de papel negra, la morena pago y el chico solo le dijo “eso le durara un mes la próxima vez que venga solo deberá pagarlo, estoy aquí solo los días jueves de 9 al 12”, la pelinegra asintió y salió agradeciéndole al chico la discreción ya sabían que la próxima semana verían a una obstetra, ya que Iván era solo médico general pero este conseguiría a alguien de confianza o a alguien que le debiera un favor, al entrar a la camioneta entregándole la bolsa a la pelirroja quien la tomo y comenzó a leer las etiquetas de estas, al llegar a casa solo subieron a su habitación y se encerraron ya que debían hablar.

Yulia: te buscare algo de comer – dijo al intentar salir pero la mano de la pelirroja la detuvo antes – qué pasa… - no término de hablar ya que los labios de Lena atraparon los suyos de una manera desesperada – es… (Beso) espe… (Beso)…espera – dijo al lograr separarse de sus labios – qué ocurre? – pregunto un poco desconcertada ya que nunca espero ese asalto a sus labios.
Lena: me amas? – pregunto nerviosa, la morena sonrió y pego su frente a la frente de su mujer mientras le sostenía las mejillas con ambas manos.
Yulia: si te amo – dijo riendo – y me darás un bebe – dijo casi en susurro.
Lena: desde cuando me amas? – pregunto sonriendo.
Yulia: la verdad no lo sé – dijo de manera sincera – pero comencé a darme cuenta luego de la primera vez que hicimos el amor – la pelirroja no podía creerlo pero sonrió mucho más grande – solo después que lo dijeras cuando llegaste yo…
Lena: si me oíste? – pregunto riendo.
Yulia: por supuesto que lo hice – al confesar aquello volvieron a besarse mientras sonreían, ambas estaban felices por aquella confesión por parte de la morena, el beso volvió a ser apasionado cuando la morena se separó levemente de ella – iré por tu desayuno – la volvió a besar y salió rumbo a la cocina.

Narrador: al bajar vi en la sala a Nina y Alexei descansando como si fueran los dueños, la morena los vio con reprobación pero fue a la cocina por el desayuno de la pelirroja, Alexei la vio con descaro y se recostó en el mueblo subiendo su pierna a la mesa del café, Nina sonrió y se recostó sobre su pecho mientras le acariciaba el vientre, ambos parecían darse la gran vida allí sin hacer nada por suerte ellos no la vieron subir con la bandeja al segundo piso, las chicas comieron juntas en la habitación dándose uno que otro beso, la pelirroja había tomado sus pastillas de ácido fólico, calcio y un suplemento multivitamínicos que ayudarían al bebe, estuvieron platicando un rato de las cosas que habían pasado durante sus casi 7 meses de matrimonio, luego se recostaron en la cama mientras la morena esta recostada del pecho de la pelirroja acariciándole el vientre.

Yulia: cuando daremos la noticia? – pregunto de manera relajada.
Lena: no lo sé – dijo besándole la cabeza a la morena.
Yulia: quieres esperar los 3 primeros meses antes de decirles? – pregunto levantándose un poco y viendo a los ojos.
Lena: creo q es lo mejor – dijo al encogerse de hombros.
Yulia: me parece bien – dijo dándole un beso en los labios – pero me gustaría decírselo a mis padres, abuelo y suegra – la pelirroja se tensó – solo a ellos 4 – se apresuró a decir.
Lena: no quiero que…
Yulia: lo sé – dijo besándola – antes no tenías quien cuidara de ti pero ahora estoy yo – dijo besándola – no dejare que te lastime de nuevo.

Narrador: el beso tomo intensidad y ambas se dejaron llevar por esa misma fuerza magnética que las invadía siempre que se besaban, casi de inmediato las camisas de ambas cayeron a los lados de la cama, entre caricias y besos los pantalones se les unieron hasta que quedaron solo en ropa interior, el calor las inundo al sentir sus pieles casi desnudas por lo que no fue para ninguna una sorpresa al sentirse libres de sus últimas prendas, los besos de la morena bajaron de la boca de la pelirroja mientras la pasaba la lengua por la mejilla y el mentón, luego llego a su cuello en donde se quedó un buen rato besando y lamiendo, pudo sentir como el pulso de Lena se aceleró repentinamente por la excitación de aquellos besos, la pelirroja acariciaba la espalda morena de manera suave y otras veces arañándole levemente, eso prendía aún más a la pelinegra que dejo aquel cuello blanquecino salpicado de unas pequitas, paso sus besos por la clavícula hasta llegar al hueco entre sus senos el beso y lamio provocando gemidos por parte de Lena.

Yulia: te…deseo…tanto – dijo al besándole el seno derecho.
Lena: oh…Yul – dijo al llevar unas de sus manos a los cabellos negros de su mujer.

Narrador: eso le basto a Yulia para seguir bajando sin saber a donde era atraída su boca, fue besando y lamiendo el vientre de la pelirroja se detuvo en su ombligo y lo beso, sonrió al ver su vientre “te amo” dijo para besar el vientre y siguió bajando sin entender porque, al abrir sus ojos lo vio el centro de la pelirroja que solo jadeaba apretando la sabana con sus manos, la morena lo entendió al ver bien que hacía su labios cubrían los de la pelirroja, por lo que saco un poco su lengua y delineo aquella cueva húmeda mientras Lena solo apretaba sus ojos, Yulia aunque algo indecisa solo pudo lamer aquellos pliegues al sentir el líquido que salía de allí, se hundió más empezando a succionar el grito que lanzo la pelirroja la asusto pero al ver sus gestos de placer succiono un poco más, aquel manjar de los dioses la hizo enloquecer por lo que no lo dudo y trato de beber toda aquella humedad, Lena solo gemía y jadeaba apretando las sabanas y gritando el nombre de la morena, el tiempo para ellas se había paralizado solo existían ellas y nada más en un frenesí desbocado, la pelirroja movía sus caderas para sentir mucho más aquella lengua que la penetraba enloqueciéndola, Yulia estaba completamente enviciada con su sabor por lo que no podía despegarse de allí, el grito que pego Lena en el momento de arquearse la hizo comprender que había llegado, justo allí sintió mucho más liquido saliendo por lo que se lo bebió todo gracias a su succión, la pelirroja había caído a la cama suspirando mientras seguía en el cielo al que la enviaba la pelinegra, cuando los espasmos terminaron y su respiración volvió a la normalidad sintió a la morena sobre ella, abrió los ojos y la vio sonriéndole eso la hizo sonreír por lo que se acercó a ella uniendo sus labios, la morena le correspondió el beso sintiendo como el fuego volvía a encenderse por lo que se dedicaron hacer el amor lentamente. Del otro lado de la puerta se veía a una castaña apretar los puños de sus manos mientras seguía escuchando los gemidos de su hermanastra, la ira crecía en su interior hasta el punto de querer entrar y separarlas, las odiaba, las odiaba tanto pero a la que más odiaba irónicamente no era a Lena era a Yulia, por haberla rechazado.

Nina: necesito desahogarme con alguien – dijo al sentir como su sexo le reclamaba atención, Alexei no podía darle placer como ella quería así que se fue a buscar quien la ayudara con sus ansias.

Narrador: las chicas quedaron completamente agotadas y sudorosas por lo que fueron a bañarse, al salir se recostaron mientras se abrazaban el silencio era confortante para ambas pero la morena no pudo seguir más tiempo callada.

Yulia: desde hace cuánto me amas? – pregunto mientras acariciaba su vientre.
Lena: no lo sé bien – dijo de manera sincera – pero cuando tuviste el accidente me asuste tanto que allí lo fui comprendiendo – dijo acariciándole la mejilla.
Yulia: me alegra escuchar eso – dijo al besarla lentamente.

Narrador: el resto del día lo pasaron en la cama entre sesiones de besos, platicas, caricias y haciendo el amor, el día siguiente llego con las chicas más animadas ese día era el almuerzo en casa de los Volkov, Lena le pidió a Inessa que se uniera con ellos por suerte Boris había salido de Toliatti para comprar quien sabe que, eso les daba la tranquilidad de que él no se enterara del embarazo ya que una parte de ellas se los gritaba, por lo que prefirieron seguir manteniendo el secreto por un tiempo solo hasta que la pelirroja tengo los 3 meses, las chicas convencieron a la Nana María que fuera con ellas así que al llegar fueron recibidas con un cálido abrazo.

Larissa: bienvenidas – dijo sonriendo.
Oleg: quieren un trago? – pregunto levantando una botella de vino tinto.
Yulia: estamos bien gracias – dijo sonriendo.
Andrei: y tu Lena es bueno para hacer estómago – dijo sonriendo.
Lena: la verdad es que estoy bien gracias – dijo sonriendo de manera nerviosa, pero por suerte nadie lo noto. A los poco minutos llego Inessa y todos fueron a comer justo al finalizar y a punto de comer el postre la morena se levantó.
Yulia: hay algo que Lena y yo queremos decirles – dijo de manera muy seria – Decidimos agrandar la familia – eso las hizo sonreír a las 2, Inessa que ya su hija le había comentado de sus ganas de ser madre sonrió de manera cómplice.
Oleg: eso es maravilloso!!! – dijo levantándose.
Andrei: menos mal que ya se decidieron – dijo en tono pícaro – espero que pronto nos digan que están en la dulce espera – dijo sonriendo.
Larissa: deben ir a control con Iván – dijo sonriendo – para asegurase que no hay problema y saber tus días fértiles, así que Yulia deberás controlarte…
Lena: eso no será necesario – dijo un poco roja al ponerse de pie.
Todos: por qué? – preguntaron extrañados al unísono, las chicas se vieron y sonrieron.
Lena/Yulia: es que tendremos un bebe.
Yulia: Lena está embarazada – dijo al abrazar a la pelirroja.

Narrador: el silencio reino solo por unos segundos mientras los 5 adultos asimilaban lo que la morena acababa de decir, luego vinieron lluvia de besos y abrazos a ambas chicas que solo reían por aquella demostración de afecto, estuvieron recibiendo felicitaciones por un rato para luego seguir con el postre.

Larissa: pero cuando se enteraron? – pregunto con una gran sonrisa en sus labios.
Lena: ayer – dijo comiéndose su pudin de chocolate.
Yulia: si luego que mencionaran en el almuerzo hace 2 días los cambios de humor comencé a sospecharlo – dijo sonriendo.
Lena: por qué no me dijiste? – pregunto sorprendida.
Yulia: es que no quería que te desilusionaras – dijo besándole la mejilla – por eso quería estar completamente segura.
Inessa: y cuánto tiempo tienes? – dijo tomándole la mano a su hija.
Lena: por los cálculos que hizo Iván es probable que 3 semanas – dijera sonriendo.
Andrei: justo en la fiesta de la cosecha – al decir eso las chicas se sonrojaron – siempre llegan nuevos bebes ese día…
Larissa: Andrei no molestes a las chicas – dijo en tono amenazante, el hombre se calló y Larissa sonrió ya que Lena le confeso que justo ese día lo habían hecho por primera vez.
Yulia: pero solo quería pedirles no comentar con nadie – dijo seria.
Oleg: por qué? – parecía sorprendido.
Lena: es que Iván nos dijo que los 3 primeros meses son los más delicados y…
Yulia: preferimos que solo los 5 lo sepan – dijo sonriendo.
Inessa: eso quiere decir que ni Boris puede saberlo? – pregunto extrañada.
Yulia: él es el padre de Nina – dijo seria – ella solo molesta a Lena y prefiero que esté tranquila hasta que ellos se vayan.
Inessa: si quieren podrían ir a vivir con nosotros – dijo viendo a Larissa – no les importaría que vinieran a su casa.
Yulia: Inessa necesitas descansar y cuidarte – dijo al hincarse frente a su suegra – con el accidente de Alexei te causaran molestias y…
Larissa: es cierto lo mejor es que ellos se queden en la hacienda Katin por lo menos hasta que el chico se recupere – dijo un poco molesta pero era la verdad.
Oleg: si le alquilamos algún lugar la gente comenzaría a murmurar cosas – dijo al beber su café – siempre que hacemos algo para ayudar nos atacan y nos inventan amantes.
Andrei: es verdad por los momentos lo mejor sería que ellos siguieran allí – dijo serio – no creo que se queden mucho más tiempo del que le tome a ese chico recuperarse.

Narrador: ellos siguieron platicando del nuevo integrante de ambas familias, todos se sentían felices pero mucho más las chicas que se mostraban más cariñosas y eso no pasó desapercibido por nadie, Larissa le sonreía cómplice a su nuera cada vez que Yulia le besaba la mejilla o tomaba su mano, todo esto eran manías inconscientes que la morena estaba haciendo pero que alegraba a las 2, en el bar donde trabajaba un hombre pelirrojo de gran tamaño salía de la habitación que Nina usaba, este le había dejado dinero en la mesita de noche mientras salía con una sonrisa de satisfacción, mientras la chica seguía acostada en la cama suspirando.

Nina: no puedo creer que no llegara – dijo viendo al techo – esto de fingir los orgasmos es molesto – tomó el dinero y lo conto – por lo menos paga bien – lo devolvió a la mesa y se levantó desnuda – que el puedes ver a ella – dijo a la nada al verse en un espejo – tengo buen cuerpo, mis senos tienen las medidas exactas – dijo al tocárselos – tengo mucha experiencia en complacer a los hombres – sonrió – pero tú no lo eres – se puso algo nerviosa – tienes una anatomía diferente.

Narrador: la chica siguió viéndose al espejo tratando de compararse con la pelirroja, pero la verdad es que no la había visto desnuda por lo que no sabía que había debajo de esa ropa, luego de 15 minutos observándose se metió a bañar al estar vestida bajo al bar, su padre acababa de llegar y le sonrió al verlo.

Boris: cómo estás hija? – pregunto sonriendo.
Nina: bien – dijo sin muchas ganas – ten – dijo entregándole una suma – ese pelirrojo deja buena propina.
Boris: no deberías hacer eso hija – dijo al tomar el dinero y guardarlo en su bolsillo – eso no me gusta para ti…
Nina: Alexei no puede complacerme – dijo seria – ese mald**** caballo si lo golpeo un poco por eso no podemos estar juntos.
Boris: lo sé pero igual…
Nina: papá necesito drenar la energía acumulada – dijo muy resuelta – además que la estúpida de Volkova no sede un poco.
Boris: sigue sin responderte? – pregunto extrañado – si eres hermosa, cómo puede no quererte? – pregunto molesto.
Nina: creo que la estúpida de Elena la tiene embrujada con el sexo – dijo irritada – desde que llegamos a la casa parecían distante ahora parecen conejos – dijo golpeando la mesa – cómo la puede preferir a ella? – pregunto enfadada.
Boris: es una idiota hija – dijo al abrazarla pero Boris pensó: “debe ser muy buena en la cama para que Volkova no quiera nada con Nina, con un demonio quiero probarla necesito partirla en 2 al meterme entre sus piernas, se nota que esa estúpida la disfruta todas las noches” el hombre sonrió con malicia – tranquila hija encontraremos la manera de hacerla caer, así sea drogándola.
Nina: si quiero quitarle la cara de felicidad a la estúpida de Elena cuando la vea entre mis brazos, cuando vea que le quite a su esposa y a la mujer que ama…
Boris: así que la ama? – pregunto sonriendo.
Nina: si escuche cuando al llegar al orgasmo se lo dijo – esas palabras las soltó con evidente molestia.
Boris: bueno creo que lograremos destruir ese amor además de sacarle dinero a los Volkov – dijo besándole la cabellera castaña a su hija, “ya lograre cumplir mi venganza al destruir ese amor como ese mald**** hizo con el mío e Inessa, verás Sergey tu hija nunca será feliz mientras viva” se dijo sonriendo con una mirada siniestra.

Narrador: padre e hija siguieron abrazados mientras trataban de trazar un plan para separar a las chicas, por suerte Inessa les aseguro que no le diría nada a Boris sobre su embarazo sabía que lo recomendable era esperar, ella misma lo hizo cuando se enteró incluso no se lo dijo a Sergey por un mes completo, la mujer sonrió al recordar ese momento:


…………………………………………..FLASHBACK 18 AÑOS Y MEDIO ANTES………………………………………


Narrador: Inessa se acababa de enterar que estaba embarazada estaba tan feliz, Sergey estaba comprando en Ekaterimburgo comida para los caballos, debido a la escases que había por la helada quería decírselo a penas lo viera pero sonrió al ver el calendario, finalizaba el mes de enero y solo faltaban 10 días para su cumpleaños.

Inessa: será el regalo perfecto – dijo sonriendo emocionada, llevo sus manos a su vientre – tú serás sin duda su mejor regalo.

Narrador: como Sergey no contaba con familia Inessa le preparo una pequeña fiesta con sus amigos y trabajadores, Igor, Sasha, Max (el padre de Román), Ruslan (el padre de Ruslan obviamente), Dimitri (el esposo de María), María y sus padres, a pesar de que ella no se casó con un gran hacendado su padre apreciaba a Sergey por levantar esa hacienda, a pesar de que aún no ganaba gran dinero era suficiente para mantener a su hija y eso le bastaba, así que las 3 mujeres cocinaron y prepararon todo para ese día el 5 de febrero, la madre de Inessa la veía feliz y ya comenzaba a sospechar el por qué eso la emociono también, pero no dijo nada ya que se imaginó lo que su hija diría en unas horas.

Sergey: Dios huele delicioso – dijo tomando a Inessa por la cintura y levantándola.
Inessa: Sergey!!!! – dijo sonriendo.
Sergey: me consientes mucho – dijo besándole la mejilla.
Inessa: solo se cumple 1 vez al año así qué mereces que te consientan – dijo dándole un leve beso en los labios.
Sergey: bien – dijo risueño – solo espero que esta noche sea muy especial – dijo en susurro en el oído de su esposa.
Inessa: no tienes idea – dijo en tono pícaro.
Sergey: bien terminaremos pronto – dijo besándola y saliendo de la cocina.
María: estos jóvenes – dijo sonriendo.
Mamá de Inessa: solo espero ser abuela pronto si siguen como conejos – dijo riendo.
Inessa: MAMÁ!!!!!!!! – dijo muy roja de la pena.
María: la verdad ya muero por ver niños corriendo por esta hacienda, los hijos de Igor y Max no son suficientes – las 3 rieron y siguieron con el trabajo de cocinar.

Narrador: Igor ya tenía a Alexei su primogénito solo tenía 9 meses y Max ya contaba con Román de 2 años, Sasha tenía 2 hijas de 3 y 4 años pero su exmujer se las llevo cuando se separaron y Ruslan una niña de 1 año, así que no habían muchas sonrisas de niños y siendo varios adultos ya era hora de ver más pequeñines, al terminar las labores los hombres fueron a bañarse y vestirse para celebrar el cumpleaños de Sergey, Andrei Volkov le mando 1 caja del mejor whisky que se pudiera comprar con una tarjeta que decía: “tus sueños han dado frutos ahora termina de cumplir tus metas”, eso lo alegro mucho que su antiguo patrón se acordara de esa fecha así que comieron y bebieron sin excederse, bailaron un poco y a la hora de entregar los regalos Inessa estaba nerviosa.

Sergey: gracias suegros!!!! – dijo sonriendo al ver las botas.
Padre de Inessa: no tienes que agradecer nada – dijo abrazándolo y dándole unos golpecitos en la espalda – espero que te duren.
Igor: ten Sergey – dijo entregándole una caja.
Sergey: harán que me vuelva alcohólico – dijo al sacar la botella de vodka de su envase.
Sasha: espero que le des utilidad… - y así siguieron los regalos llegando, una correa de cuero, un sombrero negro por parte de Sasha, unos jeans y varias cosas más.
Inessa: espero que este regalo te guste – dijo entregándole una cajita pequeña.
Sergey: viniendo de ti me encantara – dijo sonriendo enormemente, su corazón latía aprisa sin saber porque Inessa estaba igual, al terminar de desenvolverlo vio una cajita de color marrón las manos le temblaban y sudaban, su respiración se cortó al ver un tejido blanco lo saco de la caja con extremado cuidado, unas lágrimas cayeron de sus ojos al extender el tejido blanco – zapatitos – dijo con un hilo de voz, vio a su mujer que sonreía enormemente con lágrimas en los ojos – zapatitos de bebe…
Inessa: si tendremos un bebe – dijo con un hilo de voz.
Sergey: un…bebe…un…bebe TENDREMOS UN BEBE!!!! – grito sonriendo al abrazarla y levantarla en el aire.

Narrador: todos estaban felices con la noticia, Igor veía con algo de nostalgia pero igual estaba feliz por su amigo, al fin tendría la familia completa la que el destino le quito cuando solo era un niño, ellos 5 eran amigos de toda la vida más que eso hermanos sabía que sus hijos serian igual de inseparables, así que solo se unió al jubilo felicitando a los próximos nuevos padres…


……………………………………………..FIN FLASHBACK………………………………………….


Narrador: ese recuerdo la hizo sentir a Sergey allí con ella abrazándola al saber la noticia que sería abuelo, justo a la misma edad que ellas 19 y 18 años sin duda su hija y nuera estaban más que felices con la idea de ser madres, pero lo que más le agrado fue ver que el acercamiento entre ellas era más que palpable, su hijita estaba enamorada completamente enamorada de su esposa eso la hizo sentir feliz, su pequeña alcanzaría la felicidad así como lo hizo ella por casi 8 años al lado de Sergey Katin, las chicas se despidieron y volvieron a su casa junto a la nana ya que Inessa fue llevada a la ciudad por Andrei, las chicas se sorprendieron al ver a Alexei solo en calzoncillos en la sala y en camiseta, eso sin duda hizo explotar a la morena.

Yulia: QUE DEMONIOS HACES EN MI CASA ASI?????!!!!!! – rugió molesta.
Alexei: es que yo…
Yulia: ES QUE NADA!!!! – bramo furiosa – UNA COSA ES QUE TE DEJEMOS QUEDAR AQUÍ Y OTRA COSA MUY DISTINTA ES QUE TE CREAS EL DUEÑO DE NUESTRA CASA, LARGATE DE AQUÍ ANTES DE QUE TE CORRA A PATADAS DE MI CASA!!!!! – la morena era contenida por la pelirroja que la tenía sujetada por la cintura.
Lena: Alexei lárgate!!! – dijo molesta al ver que el chico estaba casi petrificado por los gritos de la morena, este al escuchar a la pelirroja tomo sus muletas y se fue lo más rápido que pudo.
María: deja y te ayudo – dijo la mujer al ver lo mucho que le costaba caminar con esas muletas – eres un inconsciente – dijo al subir las escaleras.
Alexei: es que tenía hambre y por eso baje – dijo un poco asustado – Nina no está y me dolió mucho al tratar de ponerme el pantalón – dijo realmente apenado – pensé que se tardarían más por eso baje así.
María: trate de hablar con las chicas pero más tarde que se nota que están muy molestas – dijo al salir de aquella habitación.
Alexei: mald**** Volkova – dijo apretando los puños – esta me las pagaras – dijo dejando salir unas lágrimas de frustración – me las pagaras mald**** me las pagaras.

Narrador: por su parte Lena había logrado llevar a Yulia a su habitación, la pelinegra solo caminaba de un lado a otro maldiciendo por debajito y lanzando acusaciones sobre Alexei, eso era el colmo llegar a su casa y conseguir a un “invitado” no deseado y en calzoncillos, eso era el colmo y la falta de respeto más grande a sus caras era un descaro igual que su mujer, la pelirroja solo la veía dar vueltas algo le decía que era mejor quedarse así calladita, ella también estaba molesta pero alguna debía ser la serena de lo contrario terminarían botando a esos 2 de su casa.

Lena: ven – dijo en el momento que vio a Yulia detenerse mientras extendía su mano.
Yulia: Elena – dijo tomándosela y besándola – lo siento – dijo hincándose y abrazándola por la cintura para poner su cabeza en su regazo – debes estar tranquila y yo alterándote – dijo suspirando.
Lena: no tienes que disculparte – dijo mientras le acariciaba el cabello – tienes razones de sobra para molestarte, pero debemos llevar la fiesta en paz por lo menos por un tiempo hasta que se recupere…
Yulia: lo sé – dijo suspirando y cerrando sus ojos – es que el solo ver cómo nos faltaba el respeto…
Lena: bueno véngate – dijo riendo, la morena levanto de inmediato la cabeza y la vio frunciendo el ceño – si véngate – dijo al darle un beso en la frente – que te vea en calzoncillos en su habitación – dijo riendo.
Yulia: no soy tan infantil – dijo un poco ofendida pero la pelirroja vio aquella mirada traviesa.
Lena: ve – dijo levantándola y de manera rápido le desabrocho el pantalón, le bajo el cierre y bajándolo hasta sus rodillas – te sentirás mejor al hacerlo.
Yulia: prefiero hacer otra cosa – dijo al comenzar a besarla de manera desesperada.

Narrador: las caricias no se hicieron esperar ni mucho menos la ropa volando en toda dirección, comenzando otra faena de amor entre ellas la morena no entendía como el solo ver a la pelirroja podía desearla tanto, por su parte Lena estaba completamente entregada a su esposa de una manera que jamás pensó, siempre vio el sexo entre marido y mujer (o en este caso entre ellas al casarse) como solo algo que ocurría en las noches, pero no era así la necesitaba de manera desesperada el sentirla mientras se tocaban o besaban, los ruidos que salían de esa habitación era fáciles de descifrar y así lo hizo Alexei, este salía para buscar algo de comer con una bata azul oscura puesta ya que no pudo ponerse un short, al pasar cerca de la habitación de las chicas escuchó los gemidos y jadeos de ambas, lo que más le sorprendió era que lograba escuchar el golpeteo del cabecero de la cama a la pared, luego el golpeteo se sintió más fuerte y escucho perfectamente el grito de Lena, eso lo hizo ponerse rojo por haberlas escuchado nunca pensó que su examiga gritara de esa manera.

Alexei: esa mald**** de Volkova!!! – dijo alejándose de allí.

Narrador: las chicas estaban respirando agitadamente mientras se recuperaban, sus cuerpos cubiertos de sudor mezclado con sus fluidos corporales, ambas suspiraban mientras la morena se acomodaba al lado de la pelirroja y la atraía más a ella por la cintura, ambas se veían muy sonrientes por lo que acababan de hacer sin duda esa era la expresión más grande de amor entre ellas, la morena acariciaba suavemente el vientre de la pelirroja mientras esta caía en un repentino sueño, durante un tiempo estuvieron así hasta que Lena se movió quedando sobre su espalda, Yulia la desarropo hasta el vientre y coloco su cabeza sobre este.

Yulia: hola bebe – dijo sonriendo, se sentía tonta al hablarle aun ese pequeño o pequeña no podía oírla y mucho menos entenderla pero quería hablarle – soy tu mamá o mami – acariciaba lentamente el vientre como si fuera la cabecita de un pequeño – sé que sonara extraño que tengas 2 mamás pero es la verdad, tú mamá Lena y yo estamos tan felices de tenerte aquí – dijo dejando su mano quieta en el vientre – te juro que desde este mismo momento haré todo por hacerlos felices no solo a ti sino a tu mami, ella es la mujer más hermosa del mundo ojala te parezcas mucho a ella – beso con delicadeza el vientre – la amo tanto como te amo a ti, ya espero vernos corriendo por el río jugando a las atrapadas o pescando, estoy tan ansiosa de tenerte entre mis brazos y poderte decir frente a frente lo mucho que te amo.

Narrador: la morena seguía con su monologo siendo testigo solo el vientre de la pelirroja o eso creía, ya que Lena estaba despierta y estaba tan conmovida por lo que escuchaba que solo quería abrazarla, pero sabía que Yulia necesitaba tanto hablarle al bebe y comenzar a crear ese vínculo entre ambos, pero todas esas palabras tan dulces y hermosas solo le hacían sentir como su corazón se agrandaba más por ella, para todos la morena era un ser frio y amargada pero no era así toda esa coraza que cubría a Yulia era solo para protegerse, ya que sabía que debajo de todo ese exterior duro y furioso solo estaba una pequeña que fue lastimada, con recordar lo que la morena le conto de su infancia y adolescencia le enojaba, todos fueron muy crueles con ella solo por ser diferente, pero eso no la hacía mala persona todo lo contrario la habían fortalecido y hecho más fuerte, paso un rato pensando todo aquello y se dio cuenta que la morena ya no decía nada, sonrió al pensarla dormida bajo su mano a su vientre y la coloco sobre la de la morena.

Lena: sabes bebe serás él bebe más amado del mundo – dijo en susurro sonriendo – no solo porque tus abuelos y bisabuelo te aman – beso la cabellera negra de Yulia – sino porque tendrás a una maravillosa madre cuidándote, ella no dejara que nada te pase nos hará muy felices a ambos…
Yulia: porque piensas que será niño? – dijo levantando su cabeza y viéndola a los ojos.
Lena: pensé que dormías – dijo sonriendo, levanto la mano que tenía sobre su vientre y la beso – no lo sé – dijo con los ojos brillantes – pero así lo siento.
Yulia: me alegro – dijo besándola – y claro que los protege de todos.

Narrador: ambas se quedaron viendo y la morena bajo su cabeza nuevamente al vientre de la pelirroja, en ese momento estaban en su pequeña burbuja en donde solo ellos 3 estaban Lena, Yulia y su bebe, aquel diminuto ser con apariencia de un frijol con un peso menor a una onza y menos de media pulgada de tamaño, la familia que tanto ambas querían estaba allí en esa cama solo descansando y felices por estar juntos……..Inessa estaba muy emocionada por la llegada de su primer nieto, por lo que le pidió a Andrei que la llevara al cementerio quería compartir esa noticia con el hombre que aunque no estuviera presente era el dueño de su corazón.

Andrei: aquí te espero Inessa – dijo al bajarse del auto.
Inessa: no es necesario – dijo algo apenada – puedo devolverme sola…
Andrei: nada de eso – dijo sonriendo – además aprovechare de visitar a Anastasia – dijo sonriendo – también le contare sobre la llegada del nieto – ambos sonrieron.
Inessa: muchas gracias – dijo sonriendo.

Narrador: ambos se separaron para ir al lugar de descanso de sus amores fallecidos, Inessa sonrió al ver que la tumba estaba bien cuidada sabía que su hija lo había hecho, pagar por mantener la tumba de su padre limpia y con flores frescas todas las semanas, Inessa se acercó y se sentó a un lado de esta mientras acariciaba la inscripción de la lápida: “aquí yace Sergey Katin amado y devoto esposo padre ejemplar 1976-2002”, eso le lleno los ojos de lágrimas pero se contuvo el sollozo.

Inessa: hola amor – dijo sonriendo de manera triste – sé que no vengo mucho pero es que el saberte aquí me mata lentamente, a pesar de estos 11 años de ausencia te amo igual que la primera vez – un nudo se le atoro en la garganta – pero hoy no vine a hablarte sobre lo mucho que te extraño, esto ya lo debes saber porque sé que nos cuidas desde donde estés pero quería decírtelo – dijo sonriendo – seremos abuelos – dijo riendo – sí, ya serás un abuelito a tus 37 años, Lena nos dio la noticia hoy se le nota tan feliz se ve que de verdad Yulia la ama tanto como Lena la ama a ella, y la prueba de ello es la criaturita que crece en su vientre a cada segundo que pasa, estoy segura que ella misma vendrá a darte la noticia aunque por lo que veo aquí – dijo al ver una rosa blanca que parecía recién puesta en la tumba – ya lo hizo, solo te pido que ahora veles también por ese pequeño ser que va a nacer en menos de 9 meses – Inessa siguió platicándole a su esposo sobre muchas cosas, incluso lo mal que se sentía por traicionarlo y casarse con Boris no lo amaba y era injusto, pero que a pesar de todo trataría de hacerlo feliz, pasaría cerca de 1 hora cuando Inessa recordó a Andrei – bueno amor ya es hora de irme – dijo al levantarse – te amaré por siempre Sergey – al decir eso se fue.

Narrador: una imagen un poco transparente se vio parada justo sobre aquella tumba se notaba preocupada, “Yo también te amaré por siempre Inessa y siempre los cuidare a todos, cuida a Vitya por mí en vida que yo los protegeré de espíritu” la imagen fue desapareciendo hasta que no se volvió a ver, Inessa volteo y sonrió no sabía porque pero al sentir una leve brisa en sus labios solo pensó en el amor de su vida, sabía que Sergey nunca las dejaría solas y menos a esa pequeña criaturita que estaba recién formándose en el vientre de su hija.

Andrei: cómo te sientes? – pregunto al abrirle la puerta.
Inessa: la verdad – dijo sonriendo – feliz.
Andrei: vamos te dejare en casa ya es un poco tarde – al decir eso se pusieron en marcha, platicaron un poco sobre la llegada del bebe ya que sabían que no podrían decirle a nadie más hasta la novena o doceava semana, pero eso no les quitaba la felicidad.

Narrador: Inessa se despidió y entro a la casa se sentía agradecida de que Boris no estaba allí, sabía que con lo feliz que estaba sería capaz de decirle era una bendición que trabajara de noche, así que con su buen humor solo se fue a acostar ya que dentro de poco ayudaría a su hija a comprar las cosas de su primer nieto, Nina llego un poco tomada a la hacienda y fue a la cocina por algo de agua, se quedó helada al ver como Lena y Yulia estaban solo con sus albornoz preparándose un bocadillo nocturno, solo se quedó allí viéndolas dejar de lado la comida y comenzar a besarse, estuvo a punto de gritar pero vio que las chicas se desanudaban las amarras de las mismas quedando desnudas, la chica abrió enormemente sus ojos al ver el tamaño de los senos de la pelirroja sin duda eran muchos más grandes que los suyos, vio su cara de placer mientras la morena comenzaba a succionarlos con evidente deleite, estaba completamente paralizada al verlas de esa manera no podía moverse ni un solo milímetro, por suerte para ella estaba completamente cubierta por la puerta y como estaba oscuro no la podía ver, algo en ese momento la hizo excitarse y fue al ver como Lena acariciaba los senos pequeños de la morena, la esa era demasiado erótica y sensual para no excitarse pero casi gimió al ver como la pelirroja era penetrada, los movimientos acompasados de las 2 era perfecto era un ritmo lento y suave pero firme, sentía que iba a explotar por lo que llevo su mano a su entrepierna para ayudarla a liberar la tensión que sentía, el movimiento de su mano llevaba casi el mismo ritmo que las embestidas de la morena, pasarían unos minutos con el mismo ritmo y al escuchar a la pelirroja decir “me vengo Yul”, la chica comenzó a acelerar el ritmo al igual que las embestidas de la morena se hacían más rápidas, no sabe como pero llego al orgasmo al mismo tiempo que ellas por suerte el grito que pegaron Lena y Yulia oculto el suyo, no lo podía creer se había corrido viéndolas haciendo el amor y lo peor era que ese orgasmo fue el mejor que hubiera tenido, al ver como la morena salía de ella pudo ver su tamaño era realmente más grande que el de Alexei, pero algo la enfureció y fue al ver como un líquido blanco salía de la vagina de la pelirroja, allí noto que no usaban preservativos pero recordó ver a su hermanastra tomar unas pastillas en la mañana, eso la hizo respirar un poco más calmada ya que el que Lena saliera embarazada destruiría sus planes, al verlas limpiarse con unas servilletas se alejó para que no la descubrieran ya estaba respuesta de momento tan placentero que experimento.

Nina: quiero eso dentro de mí – dijo mordiéndose el labio inferior mientras subía a habitación – y esos 34C no serán un problema a la hora de quitarte a tu mujer – dijo sonriendo de manera lasciva un nuevo deseo la invadía – necesito sexo – se dijo al entrar a la habitación y ver a su marido en la cama dormido – tu deberás bastarme.

Narrador: la mañana llego trayendo una calidez perfecta ayudándolas a despertar, estaban abrazadas completamente desnudas debajo de aquel edredón grueso, la morena le beso un seno a la pelirroja pero le dolieron un poco.

Yulia: qué ocurre? – pregunto al sentirla alejarse un poco.
Lena: es que me duelen – dijo extrañada.
Yulia: en serio? – dijo al verlos, a pesar del poco tiempo que tenia de verlos noto un leve cambio, la aureola del pezón estaba un poco más oscura y se veían ligeramente más grandes – se ven diferentes – dijo extrañada.
Lena: en serio? – dijo levantándose y caminando hasta el baño eran verdad sus pezones estaban un poco más oscuros, la morena tomo su laptop y comenzó a teclear la pelirroja salió y la vio buscar algo en aquella computadora – que buscas? – pregunto curiosa.
Yulia: mi mamá me dijo que buscara en esta página que indica que esperar los primeros meses de embarazo – dijo mientras esperaba que la página abriera al verla comenzó a leer en voz alta: “los cambios en tu cuerpo durante el primer mes son internos y pueden pasar desapercibidos, los notas más por cómo te sientes que como te ves. Cambios en tus senos pueden aumentar de tamaño, estar más sensibles o doler un poco, tus pezones se agrandan y oscurecen…
Lena: ok entonces es normal – dijo aliviada.
Yulia: según lo que dice aquí si es normal – dijo sonriendo – aunque es una lástima – dijo suspirando.
Lena: lastima por qué? – pregunto sin entender.
Yulia: no podré succionarlos si los tienes sensibles – ambas sonrieron.

Narrador: ambas se fueron a bañar entre risas recordando lo sucedido, la verdad es que ambas estaban fascinadas por los cambios que verían en la pelirroja y no solo eran en un crecimiento en sus pechos o barriga, eran tantos pero eso solo significaba que su pequeño bebe estaba creciendo y haciéndose notar delante de ellas, eso las llenaba de emoción pero sobretodo que ambas lo compartirían paso a paso y semana a semana.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:06 am

Capítulo XV: los primeros meses de embarazo, gritos de furia


Narrador: todo parecía normal ya estaban en su segunda consulta obstetra allí les explicaban lo que debían esperar en esas 5 y 8 semanas de gestación del bebe, las chicas estaban muy atentas y preguntaban al no entender algo pero estaban fascinadas con lo que escuchaban.

Obstetra: bueno Elena solo te practicaremos unos estudios que son solo de rutina para asegurarnos que todo va bien – al decir aquello le midieron la presión arterial, una prueba de orina, la pesaron y le midieron el útero – solo hay que esperar los resultados de la prueba de orina, pero por los momentos les diré que su bebe ya mide una pulgada aproximadamente – mostrándoselos en el ultrasonido – pesa un poco menos de una onza, aquí se puede notar como la cabecita se comienza a separar del resto del cuerpo, ya le crecieron los bracitos, manos y dedos, al igual que las piernas y pies, a esta altura del embarazo su sistema nervioso y el cerebro comienzan a formarse con rapidez, al igual que el sistema respiratorio y digestivo, el oído interno, no podemos apreciarlo muy bien – dijo al mover el aparatito un poco – pero sus ojos ya son visibles en su rostro, al igual que comienza a formarse sus fosas nasales y el cordón umbilical ya está completamente formado – las chicas solo escuchaban y veían embelesadas las imágenes, unas cuantas lágrimas salían de sus rostros pero eran por la emoción y felicidad, la doctora les dejo ver un rato más al bebe sin decirles nada para luego sacar las primeras ecografías del pequeño embrión – aquí tienen las primeras imágenes de su bebe – dándoles unas fotos instantáneas.
Lena: nuestro bebe – dijo muy emocionada.
Yulia: nuestro bebe – dijo besándole los labios a la pelirroja.
Obstetra: Lena ten – dijo entregándole unas servilletas – quítate el gel y les platicare un poco de los cambios que irán notando en tu cuerpo – la pelirroja con ayuda de Yulia limpiaron su vientre, luego se bajó la camiseta y la camisa y se levantó de la camilla, ambas caminaron y se sentaron en las sillas que estaban allí justo enfrente de la obstetra.
Lena: serán muchos cambios? – pregunto un poco nerviosa.
Obstetra: no la verdad no – dijo sonriendo, esta Dra., era la esposa de Iván quien mejor que ella para guardar el secreto y las chicas se sentían cómodas con ella – en estos momentos tu vientre empieza a redondearse pero tranquila es muy sutil – dijo sonriente al ver la cara de asombro de la pelirroja, ya que no pensaba que estuviera subiendo tan rápido de peso – pasa desapercibido por los demás, los síntomas más comunes hasta finalizar el primer trimestre es la frecuencia a orinar, no debes preocuparte ya que tus riñones están trabajando para para eliminar desechos…
Yulia: eso no le afectara en los riñones por eso de trabajar de más? – pregunto preocupada mientras tomaba la mano de la pelirroja.
Obstetra: es algo muy normal – dijo muy tranquila – además podrías sufrir de indigestión o acidez – la pelirroja hizo una mueca de desagrado ya que el día anterior había durado casi todo el día con acidez – por eso solo tomate este medicamento – dijo escribiendo un récipe el nombre del medicamento y sus indicaciones – te ayudara y no le ocasionara daño al bebe, tus senos irán aumentando de tamaño – la mirada de diablilla que le lanzo la morena a la pelirroja fue significativa ya que ella si comenzó a notar ese crecimiento.
Lena: si lo sé – dijo un poco sonrojada – además que me han comenzado a doler un poco – dijo lanzándole una mirada reprobatoria a la morena por esa manera de mirarla.
Obstetra: es normal la molestia – dijo tratando de no reírse de las miradas que las chicas se lanzaban la una a la otra – comenzaras incluso a tener fatiga es por eso que te recomiendo hacer una siesta a mitad de la tarde – las chicas asintieron – los antojos y repulsión a la comida se harán más frecuentes, las náuseas matutinas al igual que tu estado de ánimo variara un poco.
Yulia: un poco? – dijo sorprendida – será que no la ha visto, parece bipolar – ganándose un apretón un tanto fuerte en su mano por parte de la pelirroja – un segundo está tranquila, luego se enoja por cualquier cosa y allí comienza el drama…
Lena: no es necesario que digas esas cosas – dijo entre dientes mientras la pellizcaba en el brazo.
Yulia: auch!!! – Dijo tallándose el brazo – ve lo que digo – dijo haciendo un puchero.
Lena: solo dices cosas desagradables – dijo sacándole la lengua – cómo no eres tu quien tiene esas nauseas en las mañanas.
Obstetra: chicas cálmense – dijo sonriendo – Lena para lidiar con las náuseas intenta comer en cantidades menores y con mayor frecuencia, en lugar de las típicas 3 comidas diarias distribuye tus comidas en 6 comidas pequeñas.
Yulia: pensé que como está embarazada debía comer más – dijo confundida – ya que debería comer por 2.
Obstetra: ese es uno de los mayores mitos del embarazo – dijo sonriendo – lejos de doblar la cantidad de alimentos es cuando más deben cuidar lo que come y vigilar su nutrición – dijo entregándoles unas hojas – allí aparecen todo lo sano y alto en vitaminas que debe comer la dieta que les estoy entregando la iremos graduando a medida que avance el embarazo, otra de las cosas que debes hacer Lena es tomar mucha agua – dijo volviendo a sonreír – el tomar agua los mantendrá bien hidratados ayudándote con el estreñimiento que es muy común también, favorece la elasticidad y liberar grasa de la piel además de evitar infecciones urinarias, por eso te recomiendo como mínimo tomar 8 vasos de agua al día.

Narrador: las chicas siguieron escuchando un poco más de lo que les decía la obstetra, luego salieron y fueron a la misma farmacia donde fueron la primera vez y como aquella vez la pelirroja espero en el auto, la morena vio al mismo chico y este sin decirle nada le entrego una bolsa de papel marrón engrapada, le tendió la factura a Yulia y esta solo pago el monto y salió despidiéndose con la mano del chico, allí estaban las cosas que necesitarían ya que la obstetra llamo y le dijo al chico que colocara el antiácido, las chicas llegaron a la hacienda Katin con una gran sonrisa en sus rostros, se aseguraron que nadie estuviera por la cocina solo María para mostrarle la primera foto del bebe.

María: no lo puedo creer!!!! – dijo emocionada al verla.
Yulia: eres la primera persona que la ve – dijo sonriendo – como dijiste que no podías acompañarnos a la cena en casa de mis padres…
Lena: si por eso quisimos que la vieras primero – dijo abrazándola.
María: muchas gracias – dijo sonriendo muy feliz por esa muestra de cariño – y todo bien? – pregunto curiosa.
Lena: si solo debo seguir la dieta y repartir las 3 comidas en 6 pequeñas comidas – dijo suspirando.
María: pensé que comerías más por llevar un pequeño dentro – dijo confundida.
Yulia: eso es un mito – dijo sirviéndose café – según la doctora – dijo encogiéndose de brazos – yo pensaba lo mismo.
Lena: pero no es así – dijo sirviéndose un vaso con jugo de mora – además de que debo seguir esta dieta y comer estas vegetales y frutas…
Maria: para ver – dijo tomando las hojas que la pelirroja saco de su cartera – ok me encargare de comprar y cocinar esto – dijo sonriendo.
Yulia: solo que para mí por favor – dijo casi implorando – nada de sopa de verduras.
Lena: lo siento eso te hará bien – dijo sonriendo.
Yulia: pero Lenita yo odio la sopa de verduras…
Lena: no cederé – dijo seria – a mí tampoco me gusta pero si yo la tomo tu igual – dijo al dejar el vaso en el lavaplatos.
Yulia: no es justo – dijo en voz baja – ella es la embarazada – dijo casi en susurro.
Lena: gracias a quién? – Dijo con recelo – yo no solo soy la responsable de esto – y salió de la cocina molesta.
Yulia: las hormonas – dijo suspirando – iré a verla ya debe estar en la etapa sentimental – al decir eso salió de la cocina.
María: me parece estar viendo de nuevo a Inessa y Sergey – dijo sonriendo – mejor guardo esto – dijo doblando las hojas y metiendo en medio de ellas la foto del feto, tomo un sobre y las metió allí – se los daré cuando vengan a desayunar.

Narrador: la morena llego a su habitación y allí la vio abrazando su almohada y sollozando, a pesar de dolerle el verla así sintió una enorme ternura al ver a su esposa actuar como una niña pequeña, solo se acercó y la abrazo por detrás la pelirroja trato de zafarse de aquel abrazo pero la morena la sujetaba con fuerza, Lena dejo de lucha y se dejó abrazar mientras Yulia besaba su cuello y parte de su mejilla.

Lena: lo siento – dijo con un hilo de voz – me comporto como una niña berrinchuda.
Yulia: a mí me encanta que lo hagas – dijo besándole nuevamente el cuello – es normal son tus hormonas, eso solo quiere decir que nuestro bebe está aquí – dijo colocando su mano en el vientre de la pelirroja.
Lena: es solo que siento que no puedo controlar mis emociones y eso me molesta y luego comienzo a llorar – dijo aguantando las lágrimas que querían seguir saliendo.
Yulia: eso no me molesta – dijo apretándose más al cuerpo de la pelirroja – siempre estaré aquí para hacerte sentir mejor, haré lo que me digas para calmar esas emociones descontroladas.
Lena: hasta comer sopa de verduras? – pregunto en un tono de niña pequeña que derritió a Yulia.
Yulia: si hasta comer sopa de verduras – dijo con todo el dolor de su alma y más de su estómago.
Lena: gracias – dijo la pelirroja dándose la vuelta para besarla.

Narrador: las chicas estuvieron un rato más en la cama, la cita médica había sido a las 6:00 am y solo demoraron 30 minutos así que justo a las 7:30 am bajaron a desayunar por suerte tanto Nina como Alexei bajaban a desayunar mucho más tarde, por lo que ellas lo hicieron en paz y tranquilidad ya que Sasha, Román, Igor y Ruslan ya habían desayunado a las 7:00 am, solo estaban ellas con la nana María conversando un poco sobre algunas cosas, luego del desayuno Lena fue a supervisar el parte del entrenamiento de algunos caballos, los que ya tenían 1 año serían los que entrenarían para el próximo año, por su parte la morena fue a cosechar las legumbres que había sembrado antes de su accidente, todo parecía estar listo por lo que Oleg le mando solo 4 trabajadores para que la ayudaran, la mayoría de esas legumbres serian para los caballos y otras para el consumo de ellas, solo era una manera de ahorrar un poco de dinero ya que tuvieron que pagar el hospital y tratamiento de Alexei, es por eso que querían ahorrar un poco y de esta manera lo lograrían, cerca de las 12:00 las chicas se reunieron en la caballeriza.

Yulia: debes ver esto – dijo sonriendo tomando de la mano a la pelirroja.
Lena: ver qué? – pregunto sonriendo.
Yulia: ya verás – dijo arrastrándola fuera de las caballerizas, la pelirroja se quedó con los ojos muy abiertos al ver aquello – fue lo que coseche esta mañana.
Lena: Yulia esto es increíble – dijo al ver varios guacales (recipientes de manera donde se meten las legumbres) de zanahoria, manzana, maíz, tomate, repollos y otras más.
Yulia: si ya mañana araremos la tierra para el lunes sembrar de nuevo – dijo sonriendo.
Lena: y harás todo tú sola? – Dijo algo seria – si quieres Ruslan y Román te pueden ayudar, no hay mucho que hacer por acá por los momentos.
Yulia: vamos a preguntarles – dijo abrazándola – pero no será necesario mi papá me presto a 4 trabajadores de la hacienda para ayudarme un poco.

Narrador: junto a Román y Ruslan llevaron a la casa las legumbres y en un congelador un poco grande, metieron las manzanas y zanahorias eso las ayudaría a economizar y poder comprar las vitaminas y otras cosas necesarias para el cuidado de los caballos, además que Shadow estaba próxima a parir por lo que Igor se ofreció a vigilarla, ya que ese trabajo debía ser de Alexei pero como paso su accidente no podía, a las 6:00 pm las chicas fueron a ver a la familia Volkov Inessa iría también, la nana les había entregado la foto del bebe y se quedó haciendo unos pendientes, la familia al ver la foto se emociona y Larissa les entrego un regalo al abrirlo amas sonrieron enormemente.

Lena: su primer álbum – dijo sonriendo al ver aquella portada de una cigüeña que cargaba una bolsa y del lado derecho un espacio donde podía colocarse una foto.
Yulia: gracias mamá es muy bonito – dijo al acariciar la cubierta.
Inessa: bueno que esperas para colocar la foro hija – dijo sonriendo, la pelirroja abrió el álbum y se sorprendió al ver que había una hoja al lado de donde se colocaba la foto con datos.
Larissa: allí le colocan el peso y tamaño para que sepan cómo va creciendo con el pasar de los meses.
Lena: es increíble – dijo colocando el eco en la segunda página que correspondía al segundo mes.
Yulia: Iván le entrego a su esposa el eco vaginal solo debemos pedirle una copia y la pondremos en la primera página – dijo sonriendo.
Lena: Larissa te molestaría tenerlo aquí – dijo al terminar de colocar los datos que le pedía la hoja.
Larissa: pero…
Yulia: es por si acaso lo ven accidentalmente – dijo un poco seria, recordando la vez que vio a Nina en su habitación hace 2 días.
Larissa: claro no hay problema – dijo tomándolo.
Oleg: esto amerita celebrar – dijo al entrar junto a unas de las chicas del servicio con una charola y un batido de fresa – cómo Lena no puede beber celebraremos con un batido – todos rieron y brindaron por el próximo Volkov-Katin.

Narrador: la morena no podía estar más feliz por lo que estaba pasando en su vida, casada con una mujer maravillosa y pronto serian madres en el mes de abril del próximo año, ahora solo debía preocuparse por preparar la fiesta de cumpleaños de su mujer, ella el 4 de octubre cumpliría ya los 19 y ella en febrero los 20, que más podía pedirle a la vida si su mayor sueño lo estaba viviendo sin pensarlo la abrazo y beso, mientras su familia solo aplaudía al verlas así de felices al igual de ellos por su felicidad, en aquel bar padre como hija estaban bebiendo un poco mientras Nina esperaba aquel pelirrojo, que se convirtió en su amante de turno solo con él lograba calmar un poco sus deseos, una chica rubia se acerca a ellos.

Chica: buenas noches – dijo de manera tímida – vengo por el empleo de bar tender – dijo viendo a Boris.
Boris: y tienes experiencia – dijo desconfiado ya que la chica se veía muy joven.
Chica: trabaje en Jo´ es – dijo entregándole una hoja – puede llamar y preguntar.
Nina: tienes 18 años – dijo tomando ella la hoja y revisándola – papá creo que es lo que estabas buscando – dijo al detallar a la chica, de cabello rubio más debajo de los hombros, ojos verdes claros y una sonrisa inocente.
Boris: tú lo crees? – dijo bebiendo de su vaso de whisky.
Nina: tendrás este lugar lleno en poco tiempo – dijo sonriendo – Irina eres una chica muy linda – dijo detallando la forma de su cuerpo.
Irina: gracias – dijo un poco apenada.
Boris: si mi hija te aprobó no veo porque yo no – dijo en tono indiferente.
Irina: muchas gracias de verdad necesito el trabajo – dijo sonriendo.
Nina: y eso por qué? – pregunto intrigada.
Irina: es que tengo un bebe de 3 meses – dijo algo apenada.
Nina: pero si no lo aparentas!!! – dijo sorprendida ya que la chica estaba en forma y sus curvas no denotaban nada de peso por ningún embarazo.
Irina: es que…
Boris: bueno la verdad no nos importa – dijo al terminarse su vaso – puedes comenzar ya – dijo al ver a unas personas que se acercaban a la barra – comienza a servirles – al decir aquello salió de la vista de las chicas.
Nina: no le hagas caso es un cascarrabias – dijo sonriendo – ven y te enseño donde están las cosas.

Narrador: Nina comenzó a indicarle donde estaban las cervezas y las diferentes botellas de licores, dependiendo de sus años y etiquetas mientras ambas atendían a los hombres que llegaban al lugar, la castaña también le explico cómo utilizar la caja registradora aunque una persona se encargaba de eso, justo a las 11:00 pm llego aquel pelirrojo al lugar luego de unos tragos y el que ambos coquetearan un poco fueron a aquella habitación en el segundo piso, la chica los vio subir y solo sonrió a Nina con picardía esta le devolvió el gesto, la chica siguió sirviendo tragos pero una lágrima salió de sus ojos al recordar a su bebe pero sobre todo a la madre de su pequeña, “lo hago por ella Anya solo por Natasha espero que lo entiendas” se dijo antes de servir otro trago.

Lena: tengo calor – dijo quejándose al quitarse el edredón de una patada.
Yulia: eh que pasa? – dijo adormilada al sentir su cuerpo desnudo frio.
Lena: que tengo calor – dijo de manera aniñada.
Yulia: Len hace frio – dijo arropándola y la abrazo.
Lena: pero es que…
Yulia: pero es que nada – dijo besándole el cuello – te resfriaras si duermes completamente desnuda – dijo besándole los labios.

Narrador: la morena comenzó a acariciarle la cadera de manera lenta y pausada, ella sabía el efecto que eso le ocasionaba a la pelirroja y cuando la vio bostezar sonrió por ello, así la adormecía haciéndola dormir luego de unos minutos la abrazo de manera protectora, para luego seguirla en su sueño. Ya había pasado casi un mes más ya serían los tan esperados 3 meses pero antes una pequeña celebración se dio lugar en la hacienda Katin, el cumpleaños número 19 de la pelirroja se celebraba solo algunos amigos, entre ellos los hermanos y primos de Alexei, de Román su hermana y prometido junto a sus 2 hermanos mayores, Ruslan y su padre y hermanos, algunos sobrinos de María, los Volkov, Inessa, Boris, Nina, Igor, Sasha y Alexei.

Boris: y cuando nos darán la grata noticia de un primogénito? – pregunto en tono malicioso ya que Lena, Yulia, Inessa, Nina y los padres de Yulia estaban sentados platicando.
Inessa: bueno la verdad…
Lena: queremos más tiempo para nosotras – dijo besándole la mejilla a Yulia y cortando a su madre.
Yulia: si, queremos disfrutar más antes de que los niños lleguen – dijo besándole la frente a la pelirroja – tenemos toda la vida para llenar esta hacienda de bebes – todos rieron con el comentario, bueno Nina y Boris lo hicieron por compromiso nada más Inessa estaba algo callada pero entendió que Lena aun no quería que nadie se enterara del bebe.
Nina: entonces la luna de miel sigue – dijo viendo a Yulia de manera significativa.
Yulia: si la luna de miel sigue – dijo al besar a la pelirroja.

Narrador: la fiesta continuó sin problema alguno, Boris solo observaba a las chicas de manera discreta y le molestaba en ver que Yulia no dejaba sola a Lena por nada, hasta vio que la morena no bebía casi licor su idea de drogarla la veía muy lejana, la castaña se acercó a él y le dio otra copa de whisky mientras observaban a las chicas.

Nina: cómo haremos? – Dijo en voz baja asegurándose de que nadie la oyera – no bebe casi será difícil.
Boris: difícil si – dijo bebiendo un poco – imposible no, solo hay que esperar que se separen un poco y listo.
Nina: parecen pegadas – dijo apretando los dientes con rabia.
Boris: tranquila ya verás que lo lograras – dijo sonriendo.

Narrador: el resto de la noche paso con calma, pero lo que molesto a padre e hija fue cuando la morena rechazo su quinto vaso de vodka “ya veo destellos blancos mejor no le sigo” dijo al dejar el vaso de lado, luego se dedicó a tomar una soda o jugo sin despegarse de la pelirroja incluso la acompañaba al baño, entrando con ella y saliendo un poco roja ambas luego de 15 minutos encerradas, al momento de picar el pastal Yulia la mantenía abrazada por la cintura mientras le cantaban, al apagar las velas y todos se acercaron a felicitarla pero la morena no se despegaba de su abrazo, eso ocasiono la risa de unos y un malestar y rabia a otros claro esos otros eran Boris, Nina y Alexei, pero la fiesta termino sin problemas. Habían pasado unos días y la hora de la tercera consulta de las chicas.

Obstetra: bueno chicas veamos que esperar de su bebe en estas 9 semanas a 12 – dijo sonriendo al igual que las chicas – primero te haremos los mismos exámenes de la última vez – al decir aquello le entrego un vaso plástico a la pelirroja para recoger su orina, Lena entro al baño y recolecto la orina al salir se lo entro a la doctora – perfecto – dijo al colocarlo en la mesa colocando solo el número del expediente sin nombre, esa era la manera de manejar con discreción las pruebas – ok ahora revisemos tu presión – al decir eso la pelirroja se sienta en la camilla – y cuéntame cómo te has sentido.
Lena: la verdad es que bien – dijo sonriendo – solo de vez en cuando que me da un poco de acidez – decía mientras la doctora le media la presión – nada de mareos y las náuseas solo son matutinas.
Obstetra: bebes como mínimo 8 vasos de agua al día? – pregunto al anotar en el expediente de las 9 a 12 semanas que tenía el expediente.
Yulia: le cuesta un poco pero entre la nana y yo la obligamos – dijo sonriendo.
Obstetra: me parece bien – dijo sonriendo – el tomar agua los hidratara a los 2 y te ayudara para la elasticidad mientras va creciéndote la pancita Lena – dijo sonriendo.
Lena: lo sé solo que por lo general no bebía casi agua – dijo muy sincera.
Obstetra: tranquila al pasar las semanas verás que beberás sin problemas la cantidad de agua necesaria – dijo sonriendo – ahora vamos a pesarte para ver si la dieta ha funcionado – dijo sonriendo, la pelirroja camino a la báscula luego de ver el peso lo anoto en su expediente – bien solo has subido 1libra.
Yulia: es muy poco – dijo algo alarmada.
Obstetra: no es perfecto – dijo sonriendo – durante el primer trimestre pude subir entre 2 y 4 libras todo esto es por las náuseas matutinas y la repulsión de los alimentos, pero después de este primer trimestre recobra su ritmo causando que aumente 1 libra por semana, ahora mediremos el útero para ver que tonto ha crecido él bebe – Lena se recostó en la camilla mientras se subía la camisa y camiseta.
Lena: esta parte me da frio – dijo sonriendo.
Obstetra: si el gel es frio – dijo sonriendo al colocar el gel en su vientre, la morena se acercó y tomo la mano de la pelirroja, bajo un poco la luz y prendió la máquina que se mostraba oscura hasta que aquel instrumento lo paso por el vientre de la pelirroja – bien midamos aquí – dijo al apuntar con un lápiz a la máquina para luego esta mostrar unos numeritos la doctora apretó un botón congelando la imagen – bien al día de hoy su bebe mide 3 pulgadas – al decir esto las chicas sonrieron y de acuerdo al peso ganado de Lena y el tiempo de embarazo él bebe pesa 1.5 onzas.
Yulia: wow – dijo sonriendo.
Lena: esas medidas están bien? – pregunto la pelirroja emocionada.
Obstetra: si es lo normal – dijo al dejar la imagen centrada en él bebe – como pueden ver la cabecita ya se sostiene por el cuello y mide casi lo mismo que el resto del cuerpo, los deditos siguen creciendo y hasta unas uñas blandas comienzan a aparecer, a pesar de ser tan pequeño ya puede moverse debido al crecimiento de sus huesos…
Yulia: entonces ya podremos sentir sus movimientos? – pregunto muy emocionada.
Obstetra: no los movimientos son leves por lo que Lena aun no los puede sentir – ambas se vieron y se dieron un pequeño beso – sus intestinos están aún en formación, a pesar de que los dientes le saldrán unos meses luego de nacer, las semillitas que formaran sus dientes ya están en sus encías – ambas chicas sonrieron al escuchar eso – y sus genitales externos ya están presentes…
Lena: eso quiere decir que podremos saber su sexo? – pregunto emocionada.
Obstetra: es posible – dijo sonriendo – veamos si podemos detallar algo – las chicas se apretaron las manos esperando, veían como las imágenes en el monitor cambian de lugar viendo al bebe con más detenimiento – vaya!!! – dijo sorprendida.
Lena/Yulia: qué pasa? – preguntaron al mismo tiempo.
Obstetra: no es nada del otro mundo – dijo sonriendo – solo que es un poco tímido o tímida no deja verse – dijo sonriendo – además es preferible esperar un mes más, muchas veces por el cordón umbilical suele haber error al verlo.
Lena: un mes más – dijo al ver a Yulia, la cual le sonrió y beso – pero es posible que salga como Yulia? – pregunto curiosa.
Obstetra: es posible – dijo al tomar unas fotos más para imprimir – por eso debemos verificar bien si se le ven ambos sexos o solo uno – las chicas asintieron – luego de terminar de ver al bebe otro rato y escuchar los latidos de su corazón que se escuchaban muy acelerados, haciéndolas lagrimear un poco más Lena se limpió el gel de su vientre y se sentó junto a Yulia delante de la obstetra.
Lena: muchas gracias doctora – dijo sonriendo al recibir las nuevas fotos de su bebe.
Obstetra: bueno lo que sentirás en estas semanas es un poco más de lo mismo – dijo al escribir algunos datos en el expediente de la pelirroja – la única diferencia es que se te notaran un poco más las venas en tus senos, abdomen y piernas debido al aumento del flujo sanguíneo y eso es de lo más natural.

Narrador: las chicas siguieron platicando un poco más con la obstetra sobre la alimentación, por su parte Nina a las 1:00 pm ya estaba en el bar como ya era de costumbre a nadie le parecía raro verla allí, ella le había dicho a Alexei que solo ayudaba a su padre a mantener el lugar listo para la noche, justo allí se encontró con Irina ya se habían hecho amigas pero aun la chica rubia no le había contado mucho sobre su vida, solo sabía de su hija de nombre Natasha y que ya tenía 8 meses, que en las noches la dejaba bajo el cuidado de una vecina que adoraba a la niña, pero nada más nunca hablaba de su familia ni del padre de la pequeña por lo que su curiosidad rebaso sus niveles ese día.

Nina: Irina por qué nunca me pláticas sobre tus padres o el padre de Natasha? – pregunto curiosa al terminar de acomodar unas botellas de vodka en la barra.
Irina: no es cierto – dijo algo nerviosa sin mirarlo.
Nina: es la verdad solo me hablas del día a día de Natasha, nunca sobre tus padres…
Irina: es que no me llevo con mis padres es todo – dijo un poco seria – mi vida solo es mi hija y nadie más.
Nina: lo siento no quise ser entrometida – dijo avergonzada.
Irina: no es tu culpa – dijo suspirando y saliendo de la barra para sentarse en una mesa apartada, ya que habían personas cerca de ellas.
Nina: qué pasa? – dijo al sentarse junto a su amiga.
Irina: mi vida no ha sido nada fácil – dijo suspirando.
Nina: quieres contarme – dijo sujetándole la mano por encima de la mesa.
Irina: la verdad – dijo viéndola a los ojos – todo es muy complicado y…
Nina: puedes confiar en mi – dijo de manera tranquilizadora, Irina vio sus ojos color miel que le transmitieron seguridad, le tomo unos minutos decidirse a confiar en ella la verdad necesitaba decirle a alguien lo que pasaba, se sentía agobiada y la chica castaña le daba confianza.
Irina: lo primero que debes saber de mi es que soy lesbiana – dijo viéndola a los ojos, los ojos color miel se abrieron un poco pero por alguna extraña razón no le soltó la mano solo se la apretó, eso le dio más seguridad para seguir hablando – a mis padres y hermano se los confesé cuando cumplí 16, todo porque me había enamorado perdidamente de una chica su nombre era Andrea, era la chica perfecta ella también me amaba era mi novia por eso decidimos decir la verdad, teníamos solo 8 meses juntas su tía se lo tomo bien era huérfana ya que sus padres murieron cuando tenía 5 años, al decírselos a mis padres me corrieron de la casa dijeron que ya no era su hija, que había muerto para ellos y mi hermano dijo lo mismo así que me fui a vivir con Andrea y su tía Alexandra – los ojos de la chica brillaban al hablar de su amor – un año después mi hermano me busco pidiéndome perdón, me dijo que mis padres querían hablarme y pedirme perdón cuando fui con ellos hasta lloraron – dijo apretando sus dientes – pero lo que no sabía que todo era un plan para separarme de Andrea – eso último lo dijo con una gran amargura.
Nina: qué paso? – dijo al volver a apretar su mano dándole confianza.
Irina: todo fue un plan macabro que hicieron – unas lágrimas cayeron de sus ojos verdes, Nina no sabía por qué esas lágrimas le dolieron también, pero le dolían – mi hermano frecuento la casa de Andrea según para verme pero un día que la encontró sola él – dijo comenzando a llorar.
Nina: shhh cálmate – dijo abrazándola, ese abrazo fue solo un impulso pero solo quería consolarla y aliviar un poco el dolor que sentía su alma.
Irina: el mald**** hijo de put**** la violo, la violo – dijo llorando y aferrándose al cuerpo de Nina como si fuera un salvavidas – solo lo hizo para hacerle daño y obligarla a alejarse de mí, le dijo mientras la violaba que nadie le creería que diría que ella lo sedujo, así me alejaría de ella pero con lo que no conto ese malnacido era que Alexandra y yo había ido de compras y llegamos justo en ese momento y escuchamos lo que le dijo, entre ella y yo lo quitamos de encima pero ya era tarde la había violado…

Narrador: la voz de Irina ya no se le escuchaba ya que el llanto volvió a invadir su garganta, Nina solo la abrazaba con fuerza sin dejarla de abrazar y sollozando junto a ella, duraron abrazadas un rato más y luego la rubia siguió con su relato…

Irina: denuncie a mi propio hermano por violarla – dijo con rabia – pero a los 2 meses de que aquello ocurriera le informaron a Andrea que estaba embarazada, eso sirvió para condenar a mi hermano ya que por ella ser menor de edad y al confirmar el embarazo fue fácil meterlo preso por violar a una menor, pero las cosas con mis padres fueron de mal en peor y trataron de pedir la custodia, alegando que nuestra relación era un pecado y no querían que su nieto viviera junto a 2 lesbianas, cuando Andrea cumplió los 7 meses ellos se presentaron y hubo una fuerte discusión, allí nos enteramos que mis padres planearon su violación y muchas cosas más, Andrea se puso mal y la presión se le disparo obligándola a romper fuente en ese momento – el llanto volvió a presentarse – todo se fue a la mierd**** y al llegar al hospital la metieron a cirugía de una vez, le practicaron una cesaría de emergencia la cual ella no la soporto y murió desangrada – dijo volviendo a llorar fuertemente, Nina al escuchar eso sintió que su corazón también se partía junto al de Irina, como pudo ella pasar por eso fue horrible – Andrea y yo nos habíamos casado – dijo tratando de contener el llanto – cuando me corrieron me emancipe y su tía le dio permiso para que nos casáramos, es por eso que al ella morir Natasha quedo bajo mi tutela – dijo dejando escapar un sollozo – luego Alexandra y yo nos mudamos aquí para alejarnos de mis padres, pero mi abogado les advirtió que si nos buscaban los enjuiciarían por conspirar en un delito de violación, además por la muerte de Andrea…

Narrador: la chica no pudo seguir hablando y volvió a soltar el llanto, Nina la abrazo con más fuerza sin duda esa historia le afecto un poco apreciaba a Irina, la consideraba su mejor amiga y no era justo lo que le toco vivir perdiendo al amor de su vida, además de criar a la hija de ella sola pero sobretodo sabiendo que fue el fruto de una violación, aquel acto atroz que realizo su propio hermano algo dentro de su cuerpo le hizo pensar en Lena, algo así le quería hacer su padre su estómago se revolvió pero los cálidos brazos de su amiga la calmaron en no vomitar en ese momento, tal vez su conciencia comenzaba a florecer o salir a la luz pero logro entender el daño que le podían ocasionar a la pelirroja, una parte de ella se sentía culpable por apoyar a su padre al querer hacerle lo mismo a Lena, las chicas siguieron abrazadas y siguieron platicando un poco entrelazando más sus lazos de amistad, los días pasaban y Alexei notaba algo raro en la pelirroja notaba sus curvas más pronunciadas a pesar de su ropa holgada, justo un sábado en donde Boris acompaño a Inessa a comer a casa de la pelirroja, solo para molestarla pero al ver a los Volkov se quedó callado y alejado de Lena, el chico pregunto.

Alexei: Lena estás embarazada? – pregunto curioso.
Boris: embarazada? – pregunto frunciendo el ceño.
Nina: quien está embarazada? – pregunto entrando a la sala, Lena vio algo nerviosa a Yulia la morena solo tomo su mano y la apretó.
Yulia: así es – dijo sonriendo enormemente – Lena tiene casi 4 meses de embarazo – al decir aquello la abrazo, la cara tanto de padre como de hija se desencajo totalmente se quedaron completamente estáticos, Inessa se sentía feliz al saber que ya todos lo sabían abrazo a su hija al igual que a la morena, los Volkov mostraban caras de evidente orgullo y satisfacción con la noticia, Nina no dijo nada solo salió de allí con lágrimas en los ojos de rabia y hasta odio por la morena y la pelirroja, al llegar a su habitación se tiro en la cama y empezó a gritar tapándose con la almohada, no sabía que tenía o por qué sentía tanta rabia hasta hace unos días pensaba decirle a su padre que ya no seguiría con su plan, pero con esto la rabia volvió a crecer no podía evitarlo sentir odio por las 2.
Nina: mald**** seas Yulia Volkova – gritaba con furia – tu eres una put**** y zorra mald**** seas Elena, como las odio a ambas las odio – gritaba con todo lo que sus pulmones le daban tapándose la boca con la almohada.

Narrador: nadie vi salir a Nina y Boris seguía viendo a las chicas desconcertado, pero un recuerdo llego a su memoria y fue las tantas veces que le hizo el amor a la madre de Nina cuando estaba embarazada, esa sensación le recorrió el cuerpo excitándolo se movía algo incómodo en su silla, espero que se le bajara un poco la calentura y fue al baño para saciar su impulso sexual, sabía que después de esa corrida debía buscar una prostituta y eso haría en la noche, Nina al calmarse un poco se fue a la casa de Irina solo ella y la pequeña Natasha podrían calmarla, al verla solo la abrazo y entre sollozos le dijo del embarazo de Lena.

Irina: pero por qué te molesta tanto? – dijo sin entender al verla a la cara.
Nina: es que… - si le decía lo que su padre y ella trataban de hacer la alejaría de ella, es por eso que – amo a Yulia Volkova – dijo al abrazarla – fui una tonta al no aceptar su propuesta de matrimonio y sé que ellas no se aman, pero un hijo lo empeora todo – dijo llorando de rabia, pero no por amar a Yulia no entendía la causa de su ira pero estaba allí ahogándola por completo.
Irina: lo siento – dijo abrazándola fuerte – pero ya son una familia y ese pequeño ser las ayudara a unirse a si no se amen, verás que con el tiempo tus sentimientos estarán en calma y volverás con Alexei que te ama, solo déjala ir….

Narrador: muchas palabras de consuelo salieron de los labios de Irina quería ayudar a su amiga, ella ya sospechaba que Nina no quería a Alexei por las muchas veces que la vio con aquel pelirrojo, ahora sabía que todos esos hombres eran sustitutos por amar a Yulia Volkova solo esperaba que su amiga lo superara, para ser feliz ya sea con Alexei o el pelirrojo ya que la mujer de su hermanastra estaba prohibida, Nina le conto de la anatomía de Yulia eso le pareció interesante y ahora entendía que su amiga no era lesbiana, además del porque Yulia Volkova había embarazado a Elena Katina hasta pensó que solo era un capricho de la castaña.

Lena: me preocupa la reacción de Nina – dijo abrazándose al cuerpo desnudo de la morena.
Yulia: a qué te refieres? – pregunto al recuperar el aliento luego de hacer el amor.
Lena: al enterarse de mi embarazo salió corriendo y nunca volvió – dijo levantando su cabeza y viendo a la morena.
Yulia: no importa como reacciono – dijo abrazándola fuerte – yo te protegeré de todos hermosa – dijo acercándola para besarla – nada les pasara – dijo al pasarle la mano por el vientre.

Narrador: eso era algo que a Lena le fascinaba que la acariciara el vientre, pero al verla a los ojos volvió a ver el fuego en su mirada sonrió y volvió a besarla, ambas se deseaban Yulia no podía evitarlo el solo sentir la suavidad de su piel y sobretodo lo suave de su vientre la encendían, la obstetra les dijo las posiciones cómodas para hacer el amor durante el embarazo, es por eso que la morena levanto el cuerpo de Lena y la subió sobre su cuerpo sin despegarse de sus labios, las carias que le propinaba en la espalda mientras las manos de la pelirroja estaban sobre la cama, impidiendo que su vientre se apretara con el de la morena ya que a pesar de que su estómago no había crecido mucho, debían ser cuidadosas en no colocar peso sobre aquel vientre blanco, el beso fue subiendo de intensidad y antes de que la morena perdiera por completo la razón, se movió quedando ambas de costado por lo que la pelirroja levanto su pierna izquierda mientras Yulia solo llevo su miembro dentro.

Lena: ahhh siiiii Yulllllll!!!!!! – dijo al sentirla dentro de nuevo, solo hace 5 minutos habían terminado de hacer el amor y su vagina se sentía abandonada pero ya no, debido aquel pene dentro.
Yulia: ahhhh Len!!! – dijo al moverse con cuidado mientras le acariciaba la pierna que la pelirroja monto sobre su cadera.
Lena: sigue…sigue – decía totalmente excitada.
Yulia: mmm Len mmm – decía moviendo su cadera al mismo ritmo que la pelirroja.

Narrador: sus movimientos acompasados las hicieron vibrar y acercarlas cada vez más al clímax, Yulia de un movimiento se sentó colocando a la pelirroja sobre su regazo mientras se movían al mismo ritmo, las piernas de Lena se aferraron a la cadera de la morena mientras el movimiento era lento pero firme, los brazos de Yulia la sostenían de la espalda al igual que los brazos de Lena se aferraban a su cuello, sus lenguas jugaban dentro de sus bocas reprimiendo alguno que otro jadeo o gemido, pero justo al momento de llegar al orgasmo sus bocas se separaron.

Lena: YULIAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!!! – grito al sentir como aquel liquido blanquecino que conocía la invadía calentando su interior como lo había hecho hace casi 4 meses, su espalda se arqueo un poco y su cabeza se pegó al cuello de la morena.
Yulia: AHHHHHHHH LENAAAAAAAAAHHHHHHHH!!!!!! – grito al sentir como aquellas paredes la apretaban con fuerza, más de esencia entraba en su casa aquel lugar que era solo de ella no tuvo necesidad de moverse, ya que aquello le succionaba ayudándola a sacar todo de su ser.

Narrador: ambas cayeron a la cama abrazadas pero satisfechas, Lena sobre el cuerpo de la morena iba a bajarse pero la pelinegra no se lo permitió, necesitaba sentirse así dentro de ella sintiendo que era su dueña porque Yulia ya le pertenecía en cuerpo y alma, el cansancio las venció se quedaron dormidas así con sus cuerpos húmedos, sus respiraciones agitadas que se iban calmando al mismo tiempo, aferradas una a la otra no solo por sus brazos sino también por sus sexos, así despertaron acurrucadas la una a la otra como solían hacerlo todas las mañanas, desde el mismo día que consumaron su matrimonio. Ese mismo día fueron a la consulta para ver a su bebe que ya tenía 4 meses de vida.

Obstetra: ya estás en el segundo trimestre – dijo sonriendo al tenerlas en frente, le aplico los exámenes de rigor – lo bueno es que en esta etapa ya los malestares de náuseas y fatiga quedan atrás.
Lena: si la verdad el despertarme sin nauseas es maravilloso – dijo sonriendo.
Yulia: ya pasamos la etapa riesgosa verdad? – pregunto un poco nerviosa.
Lena: riesgo? – pregunto nerviosa.
Obstetra: tranquilas – dijo sonriendo – el riesgo de pérdidas en esta etapa disminuye solo suceden entre 1-5% de los embarazos, pero solo en caso de que las embarazadas no sigan las indicaciones y no se controlen como es debido, así que estén tranquilas pero es hora de revisar a ese bebe – dijo sonriendo, las 3 se levantaron y la pelirroja se recostó con ayuda de la morena, su vientre ya se veía un poco más crecidito – bueno según esto ya el pequeño pesa 5 onzas – dijo al anotarlo en la historia de la pelirroja – y su tamaño es de 6 pulgadas – dijo al seguir anotando, las chicas sonreían muy grande.
Lena: ha crecido bastante…
Yulia: si el doble en solo 1 mes – dijo sonriendo.
Obstetra: si es lo más natural, se desarrolla perfectamente – dijo al seguir verificando la pantalla – ya sus movimientos serán más fuertes pero aun no podrás sentirlo, en esta etapa ya puede oír todo a su alrededor ya que su oído externo ha formado, si fuera niña ya sus ovarios estarían formados al igual que su útero…
Lena: eso quiere decir que…
Obstetra: aun no lo sé – dijo moviendo aquel aparato sobre su vientre – sigue muy acurrucado para mostrar algo, creo que sigue empeñado o empeñada en no dejarse ver.
Yulia: pero no muestra nada? – dijo observado la imagen con detenimiento.
Obstetra: no además el cordón umbilical no deja ver bien – dijo sin verlas ya que estaba muy pendiente de la imagen – pero si fuera varón es en el quinto mes donde sus testículos bajarían…
Lena: pero si es igual a Yulia…
Obstetra: eso se verá en el próximo mes – dijo tomando unas fotos más – en esta etapa ya sus comienzan a crecer sus cejas y pestañas además que…
Yulia: no lo puedo creer – dijo con sus ojos bien abiertos.
Lena: está? – dijo con lágrimas en sus ojos.
Obstetra: iba a decir que ya puede chuparse el dedo pero creo que lo quiso demostrar solito – dijo sonriendo y tomo otra foto, tanto Lena como Yulia estaban atónitas con aquella imagen que ni le prestaron atención al resto de que decía la Dra. – ya su cuerpo empieza a crecer más que su cabeza, los músculos faciales se desarrollan en estos momentos, la piel del bebe es protegida por una capa grasosa que lo cubrirá hasta su nacimiento y un vello fino y suave en todo su cuerpo – pero las chicas seguían absortas en aquella imagen que las lleno de ternura total.

Narrador: la consulta termino y Lena dentro de la camioneta no dejaba de ver aquella personita que amaba con toda su alma con su dedito en su boca, Yulia la volteo a ver por un instante y no pudo sentirse más feliz y dichosa que en ese momento, ya era una realidad en poco tiempo su bebe estaría entre sus brazos, un ser diminuto que amaría con la misma locura con la que amaba a su mujer, a su hermosa mujer la chica más maravillosa del mundo que le había dado el regalo más grande del mundo, un hijo que las uniría por el resto de sus vidas una parte de ella se sentía al fin en paz, pero la otra parte estaba preparada para atacar y defender a su familia como una leona furiosa de ser necesario….
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:12 am

Capítulo XVI: navidades en calma, 2 meses de planeación, intentos fallidos.


Narrador: como ya era casi costumbre en esa misma fecha Lena y Yulia se encontraban en el consultorio, ese mismo día lo sabrían que sería su bebe niño o niña muy dentro la morena rezaba por una hermosa pelirrojita, pero por su parte la pelirroja solo anhelaba un pequeño rubio tal vez con cabello rizado, como aquel sueño que tuvo antes de enterarse de su embarazo, la pelirroja estaba recostada mirando la pantalla con una pelinegra sujetándole la mano sin dejar de ver el monitor.

Obstetra: bueno mientras logro buscar una buena toma solo les diré que a esta altura su bebe ya pesa 1 libra y ya su tamaño es de 10 pulgadas, su oído ya es capaz de escuchar tus latidos del corazón lo cual lo calmara y adormilara al igual que sonidos externos, su retina ya es capaz de detectar la luz, como pueden ver por acá – dijo mostrándoles una imagen – ya es capaz de hacer muecas debido al desarrollo de los músculos de la cara.
Lena: mira como aprieta sus ojitos!!! – dijo emocionada.
Yulia: parece que ahora sonríe!!! – dijo al ver aquella mueca.
Obstetra: en estos momentos estoy grabando el ecosonograma así que dejare un poco más el aparato aquí para que lo vean mejor – dijo sonriendo – sus uñas crecen hasta la punta de los dedos, las orejas llegan a su posición final – las chicas las vieron y sonrieron al ver que su bebe estaba completamente formado – ya establece su ciclo de sueño: duerme y se despierta por lapsos marcados de tiempo, desarrolla su reflejo de succión como ven ahora se chupo su dedito – dijo riendo, las chicas solo veían embelesadas como su bebe les mostraba sus pequeñas habilidades, Lena dejo escapar un par de lágrimas y la morena estaba a punto de llorar también – sus huesos comienzan a endurecerse salvo su cabecita que se mantendrá blanda para facilitar su paso por el canal de parto, su piel comienza a desarrollar capas que lo protegerán y ayudaran a mantener la temperatura después del nacimiento.
Lena: Dios todo esto es tan irreal aun – dijo apretando la mano de Yulia – nunca espere que esto fuera así…
Yulia: ni yo pero es nuestro bebe – al decir eso le dio un leve beso en los labios – gracias por este maravilloso regalo Len – dijo emocionada, la Dra., solo las veía y sonreía muy pocas parejas jóvenes actuaban de esa manera en sus consultas, pero se notaba lo feliz que estaban ambas.
Obstetras: listas para saber? – dijo sonriendo, ambas asistieron – Yulia que te gustaría que fuera? – le pregunto mientras buscaba la tan esperada imagen, Lena la miro y sonrió mientras la pelirroja veía a los ojos a la pelirroja.
Yulia: una hermosa pelirrojita me encantaría – dijo sonriéndole a su esposa.
Lena: pensé que querías…
Yulia: un niño – dijo sonriendo – pero una pelirrojita sería mejor, ya que sería igual de hermosa que su madre – al decir aquello la beso.
Lena: en cambio yo prefiero a un pequeño rubiecito como tú – ambas sonrieron.
Obstetra: bueno ya lo sabremos ya que se ve perfectamente – al decir eso las chicas vieron el monitor y las lágrimas de ambas salieron de sus rostros – sin duda ganaste Lena es un niño – dijo sonriendo, roto un poco la imagen – si solo un niño no veo nada más que su pene.
Lena: tendremos un hijo un varón – dijo sonriendo.
Yulia: luego tendremos a la niña – dijo besándola.
Obstetra: deberán comenzar a pensar en un nombre – dijo mientras verificaba de que solo fueran los genitales masculinos los que se vieran.
Lena/Yulia: Vitya – dijeron al mismo tiempo al ver la imagen, ambas se vieron y sonrieron.
Obstetra: vaya eso fue rápido – dijo sonriendo.

Narrador: al terminar de grabar Lena se limpió su abdomen como era de costumbre, se sentaron en las sillas de enfrente mientras les entregaba el CD con la grabación y varias fotos, luego les indico como su cuerpo reaccionaria en esa etapa.

Obstetra: bueno Lena todo se ve bien seguirás experimentando más de lo mismo, las venas de tus senos son cada vez más visibles además de su crecimiento preparándose para poder amamantar, tendrás un incremento en la frecuencia para orinar todo esto debido al crecimiento del bebe, ya que su peso ejercerá presión en tu vejiga obligándote a ir más al baño y con urgencia – las chicas sonrieron por eso, ya que lo habían comenzado a observar ya que la ropa de Lena es mucho más holgada en estos momentos por el crecimiento de su vientre – tu útero ya ha alcanzado el nivel de tu ombligo, puedes llegar a sentir presión en el área abdominal mientras tus ligamentos se estiran para albergar a tú bebe que crece, calambres en las piernas esto es nuevo pero normal, verás cómo tu ombligo comienza a salir el dolor de espalda que es inevitable – la pelirroja hizo una mueca de disgusto pero luego sonrió ya que sabía que todo eso era por su bebe – ya como pudieron haber notado una pequeña línea negra en forma vertical que corre desde el ombligo hasta tu pubis, eso se debe al aumento de la melanina causado por las hormonas del embarazo, es natural y nada de lo que se deban preocupar.
Yulia: eso era algo que iba a preguntar pero ya – dijo sonriendo.
Obstetra: eso normal es posible que llegues a experimentar sangrado nasal o en las encías y es completamente normal, como también dolores de cabeza pero una pastilla de acetaminofén y listo, los mareos pueden presentarse nuevamente, la acides o indigestión, aumento en el apetito por lo que esta nueva dieta te servirá a no sobrepasarte con la comida – dijo dándoles la nueva dieta – se te comenzaran a hinchar las piernas, pies o manos, la inestabilidad emocional además de dificultad para concentrarse.
Yulia: eso ya lo habíamos notado – dijo besándole la mejilla a la pelirroja – al igual que su lindo estado bipolar.
Lena: oye!! – dijo golpeándole el brazo.
Obstetra: bueno eso es lo más natural – dijo sonriendo – aquí tienes el récipe de los medicamentos, coloque el acetaminofén por lo del dolor de cabeza y unas nuevas vitaminas, los resultados de la amniocentesis y la prueba de exploración triple salieron normales – dijo entregándoles los resultados de esas 2 pruebas que se realizó hace 2 días – bueno como ya saben si notan algo diferente u otro malestar persistente que no tenga nada que ver con lo que les dije, solo llámenme sin importar la hora.
Yulia: muchas gracias Dra. – dijo dándole la mano.
Lena: gracias – dijo sonriendo.
Obstetra: ya como saben la posible fecha de parto seria entre el 25 de abril debemos estar pendientes.
Yulia: solo 4 meses – dijo feliz.
Lena: si solo 4 meses y lo tendremos en nuestros brazos.

Narrador: las chicas se despidieron y la secretarias la vio salir ya no importaba si todos lo sabían, de todas maneras en unas semanas todos verían el cambio de Lena y su inevitable vientre crecido, solo faltaban 9 días para navidad su primera navidad juntas y en un mes más seria su primer aniversario, las chicas caminaban felices por las calles de Toliatti habían decidido comenzar a comprar las primeras cositas para él bebe, que ya sabían que eran varón por lo que entraron a la primera tienda de bebes que vieron, eran las 9:00 am ya que sus citas ahora eran a las 8:00 am por lo que no pudieron resistirse en entrar a las tiendas, la pelirroja se enamoró de una cuna de madera con sus respectivos cajones de un lado, la ropita fue lo que más le gusto a la morena comprando varios modelitos azul cielo, ya sean monitos o trajecitos de pijama completos, diminutos zapatitos, escarpines y mediecitas, al igual que gorritos de muchos tamaños y formas, las chicas compraron unas cosas y prometieron llevar las medidas de la habitación para mandar hacer el closet, cortinas, alfombra y todo lo demás, para saber la medida de la cuna, luego se fueron con unas cuantas bolsas con ropita, biberones, chupones y muchas cosas más, la gente al verlas salir de allí comenzaron a especular sobre la llegada de un nuevo Volkov, pero al ver a la pelirroja con esa camisa de maternidad que aunque le quedaba holgada era de maternidad, por todo el pueblo se empezó a correr el rumor del embarazo de Elena Katina de Volkova, al llegar a la hacienda guardaron todos y Lena junto a María comenzaban a preparar el almuerzo, ya que todos se reunirían para ver las imágenes del bebe en familia (los Volkov, Inessa, Boris, Nina y Alexei estos últimos incluidos sin ganas de que estuvieran), por su parte Yulia junto a los chicos verificaban que las caballerizas tuvieran la temperatura ideal, además que Shadow ya había tenido a su potrillo y Argos los protegía de manera muy celosa, siendo solo Yulia la que se podía acercar para alimentarlos a los 3.

Yulia: bien aquí tienen – dijo al colocar el alimento en su lugar y el agua – eres muy sobreprotector – dijo viendo a Argos – espero poder proteger de la misma forma a nuestro hijo – al decir aquello sonrió – solo en 4 meses lo tendremos entre nosotros.
Sasha: hablando sola? – pregunto sonriendo de la parte de afuera del corral de la familia de Argos.
Yulia: solo aquí hablando con mi amigo – dijo al acariciarle el lomo a Argos para comenzar a salir – además la emoción de saber que es niño me tiene así – dijo sonriendo.
Sasha: cuando yo me entere que tendría 2 niñas fue indescriptible esa sensación – dijo sonriendo – no hay nada mejor que eso.

Narrador: Alexei ya estaba un poco más establecido y caminaba de manera ágil con las muletas, había salido para hablar con su padre pero no lo encontró así que pudo escuchar a Yulia y Sasha conversando, escondido detrás de una pila de heno que lo cubría perfectamente.

Sasha: de verdad te felicito por la noticia de que es niño – dijo estrechando su mano.
Yulia: si y creo que el segundo hijo de Argos y Sasha será suyo – dijo feliz.
Sasha: y cómo están las cosas entre ustedes 2? – Pregunto curioso – disculpa mi indiscreción es solo que a Lena la veo como otra hija más, desde que perdió a Sergey tanto Igor como yo la hemos cuidado de…
Yulia: lo sé – dijo apretando los puños – pero ahora estoy yo para cuidarla – dijo muy seria – te mentiría si te dijera que todo es perfecto y más ahora con su carácter bipolar-embarazada – dijo riendo lo que provocó que Sasha riera también – pero no hay nada que no se solucione hablando y mucho menos poniendo de nuestra parte, al principio todo este matrimonio era por conveniencia pero ahora es verdadero – Sasha notaba que hablaba de manera muy sincera – y luchare por hacerla feliz a ella y nuestro hijo, y más adelante por los otros bebes que tendremos.
Sasha: claro siendo tu hija única – dijo sonriendo – pero a pesar de todo y que Nina se crio con Lena nunca se la llevaron…
Yulia: realmente no entiendo porque la odia tanto – dijo viendo a Sasha.
Sasha: Nina es muy ambiciosa lo ha sido desde niña, cuando llego aquí solo tenía 5 años a pesar de que Inessa había dispuesto una habitación para ella quiso la de Lena – Alexei estaba allí escuchando el sí sabía de aquella historia, él tenía 9 años cuando vio aquella escena – comenzó a llorar cuando le dijeron que era la de Lena tanto que armo un gran escándalo, solo gritaba “me quiero ir a mi casa con mi abuelito y mi mami” lo decía una y otra vez, así que Lena al verla suspiro y le dijo puedes quedarte con ella.
Yulia: que gran corazón – dijo sonriendo.
Sasha: todos pensamos lo mismo pero Nina la vio de mala manera, quedando delante de todos como una caprichosa y malcriada – dijo serio – así que solo lloraba y pataleaba cuando quería algo mientras Lena solo leía, pintaba o jugaba con los caballos, pero lo que más le molesto es cuando la madre de Sasha la tuvo Lena se quedó con la yegua recién nacida, ya que su madre murió al tenerla por los malos cuidados que le dio Boris, Lena sabía que esa yegua era lo último que le quedaba de su padre, Lena ya tenía 14 años así que Nina d e12 se empeñó en quedarse con ella, pero Inessa se negó y hasta se peleó en aquella oportunidad con Boris.


……………………………………………FLASHBACK 4 AÑOS ANTES……………………………………………………….


Boris: pero Inessa en esta hacienda hay muchos caballos que importa si este es de Nina o no – dijo molesto.
Inessa: eso es lo único que queda de Sergey en esta hacienda – dijo muy seria – ya que te encargaste de vender los sementales que el compro solo para comprarle vestidos y zapatos a tu hija…
Boris: no seas injusta a tu hija también se le compraron las cosas que ella quería…
Inessa: eran los uniformes y útiles escolares porque nada más – dijo muy seria – sé que Lena no es tu hija pero ella tiene los mismos, no mejor dicho tiene más derechos por ser la heredera de Sergey, la hacienda es de ella y tu hija se empeña en tratarla como si fuera un sirvienta – dijo apretando los puños – primero le dejo su habitación la cual Sergey diseño solo para ella, luego su bicicleta que daño al estrellarse con el árbol del jardín, sus libros de colorear y pinturas que le dejo secar por no cerrar bien…
Boris: solo es una niña por Dios!!! – grito molesto.
Inessa: YA NO LO ES!!!! – Grito por primera vez desde que se habían casado – ya estoy harta de esto – dijo viéndolo a los ojos con rabia, Boris sintió miedo pensando que lo dejaría – o hablas con tu hija o se irán de aquí…
Boris: no puedes hablar en serio? – Dijo molesto – yo soy tu esposo…
Inessa: y Elena es mi hija!!! – dijo viéndolo desafiante a los ojos – y no permitiré que la sigan pisoteando en su propia casa, tu hija solo es una niña malcriada y caprichosa que terminara muy mal si no cambia – dijo al acercarse a la puerta de su habitación – o se comporta o se me largan de la casa de MI hija – al decir aquello salió dejando a un muy histérico Boris.
Boris: MALD**** SEA!!!!! – grito dándole una patada a la cama – ESA MALD**** MOCOSA TENIA QUE SER HIJA TUYA MALD**** SERGEY KATIN!!!! – gritaba molesto – PERO A INESSA NO LA PIERDO Y MENOS POR TU MALD****HIJA!!! – dijo molesto.

Narrador: salió de su habitación y fue a buscar a Nina, al ver a su hija con el uniforme de Elena a punto de cortarlo la detuvo.

Boris: Nina que crees que hacer? – dijo molesto pero divertido al ver hasta donde llegaba su hija.
Nina: solo pensaba recortarlo un poco – dijo de manera maliciosa.
Boris: si lo haces nos echaran de aquí – dijo muy serio.
Nina: nos iremos con mi abuelito entonces – dijo al ver a su padre.
Boris: solo te irías tú y yo tendría que vivir en las calles – dijo sentándose junto a su hija.
Nina: de qué hablas? – dijo dejando la tijera a un lado y el uniforme de la pelirroja.
Boris: Inessa me dijo que si seguías molestando a su hija nos correría – dijo serio.
Nina: pero es tu esposa, no puede correrte!!!! – dijo molesta.
Boris: pero su hija es la dueña…
Nina: eso quiere decir que es la idiota esa la que nos correría? – pregunto exaltada, Boris sonrió en sus adentros pero mostro una cara de melancolía.
Boris: si – dijo abrazando a su hija – al morir tu madre le prometí que te cuidaría y te daría una madre digna, Inessa lo es te ama mucho pero su hija es la dueña y ella tampoco tiene a donde ir, es por eso que nos correría solo por tener donde vivir…
Nina: esa mald**** pelirroja!!! – dijo empezando a llorar.
Boris: por eso te pido trata de cambiar…
Nina: yo no cambiare – dijo molesta.
Boris: entonces se amable delante de Inessa – la chica vio a su padre y sonrió.
Nina: está bien papi – dijo abrazándola – frente a mamá Inessa seré dulce y tierna, pero igual me vengare de esa cara de sapo por esto – dijo sonriendo de manera maliciosa.
Boris: solo te pido ser una niña dulce y buena delante de Inessa – dijo besándole la frente.
Nina: así lo haré papi – le dijo mientras lo abrazaba.

Narrador: y así lo hizo delante de Inessa se mostraba como una dulce paloma, pero cuando no la veía molestaba a Lena mientras Boris la había amenazado con pegarle si le decía algo a su madre, el fuetazo que recibió en la espalda la hizo callar ya que los golpes que le daba eran fuertes, pero gracias a Igor, Sasha y María no eran constantes….


…………………………………………….FIN DEL FLASH BACK………………………………………………………….

Narrador: muchas de esas cosas no la supieron sino hasta después pero era lo que había pasado, la morena se notaba muy molesta.

Yulia: por suerte no me case con esa arpía – dijo molesta.
Sasha: tuviste mucha suerte que se fuera con Alexei – dijo serio.
Yulia: si salí ganando – dijo muy sonriente – me quede con la chica buena y dulce – dijo sonriendo – en cambio él se quedó con la novia del pueblo – ambos rieron de manera burlona.

Narrador: mientras las ganas de matar a Yulia crecían en Alexei, como podía prácticamente llamar a su mujer put**** eso lo enfureció y mucho, por lo que decidió entrar a la casa ahora más que nunca quería borrar la cara de felicidad de la morena, pero su coraje era mayor porque Nina no llego a dormir solo lo llamo hace unas horas diciéndole que estaba con Irina, pero al irla a buscar la vio entrar a un HOTEL con un pelirrojo más alto que él, eso solo significaba que ella había vuelto a vender su cuerpo por dinero, pero se negaba a verla como una cualquiera además que por el golpe que Argos le dio no le podía cumplir como hombre, es por eso que se calmó y trato de no destrozar la habitación por ese recuerdo de su mujer, a las pocas horas los Volkov junto a Inessa y Boris llegaron almorzaron de lo más tranquilos, y justo cuando tomaban el té en la sala la morena se levantó del sofá junto a Lena.

Yulia: bien creo que es hora de ver esto – dijo mostrando un CD.
Larissa: y eso que es? – pregunto intrigada.
Yulia: la primera película del bebe aquí creciendo – dijo acariciándole el vientre a la pelirroja.
Oleg: ya saben qué es? – pregunto sonriendo.
Lena: si y lo descubrirán al ver esto – dijo señalando el CD – ya que la imagen habla por sí sola.
Inessa: que emoción!!! – dijo feliz, en eso entro Nina y se disculpó por la demora.
Nina: lo siento de verdad pero Irina iba a llevar a su hija al pediatra y quise acompañarla – dijo al sentarse junto a Alexei y darle un beso en los labios, este le sonrió tratando de no recordar la imagen de ella entrando en ese HOTEL con aquel pelirrojo.
Boris: llegaste a tiempo para ver al bebe de las chicas – dijo de manera inocente, Nina sintió una puntada en el estómago pero sonrió.
Nina: me parece bien – dijo sin perder la sonrisa.
Abuelo: qué esperas Yulia quiero ver si tendré bisnieto o bisnieta – dijo apresurando a la morena.

Narrador: la morena solo sonrió y metió aquel CD en el DVD, las primeras imágenes del bebe hicieron a todos sonreír menos a Boris y Alexei, para Nina fue muy fuerte ver la imagen esa era la criatura que crecía dentro de la pelirroja, al verlo pensó en Natasha la pequeña de Irina y sonrió al ver la imagen, volteo a ver a las chicas y las vio besándose eso la molesto pero giro su rostro para seguir contemplando las imágenes del bebe, la mirada de todos estaban clavadas en la pantalla las mujeres estaban sonriendo y se emocionaron al ver las muecas que él bebe hacía, Nina sonreía igual y cuando la imagen fue bajando allí lo vieron 2 pequeños testículos y el pene ya formado.

Oleg: es varón, es varón!!!! – Grito emocionado – un nuevo Volkov!!! – dijo lleno de orgullo.
Larissa: Inessa tendremos un nieto – dijo tomando las manos de su consuegra emocionada.
Inessa: un niño – dijo sonriendo.
Abuelo: un bisnieto el heredero de los Volkov – dijo igual de orgulloso que su hijo, Nina sonrió aquella imagen le dio ternura y no dejaba de sonreír.
Oleg: ahora solo falta elegir un nombre digno de un Volkov.
Lena/Yulia: Vitya Volkov Katin – dijeron a la vez, Inessa al verlos sonrió enormemente.
Inessa: chicas – dijo emocionada y abrazando a las 2 – cómo lo supieron? – pregunto muy emocionada.
Lena: saber qué? – pregunto extrañada.
Inessa: Sergey siempre soñó con llamar así a su hijo – dijo sonriendo.
Lena: no lo sabía – dijo sonriendo y llevando sus manos a su vientre.
Yulia: pero la verdad yo quisiera que se llamara Vitya Sergey Volkov Katin – dijo abrazando a Lena – en memoria de su abuelo, así el nombre de Sergey Katin permanecerá vivo – dijo lanzándole una mirada de triunfo a Boris.
Inessa: sería maravilloso – dijo sonriendo.
Oleg: entonces el próximo llevara mi nombre – dijo algo celoso.
Larissa: no tienes remedio – dijo negando con la cabeza.

Narrador: Boris estaba que maldecía frente a todos pero se contuvo, solo pensaba en desaparecer a ese bebe de la faz de la tierra, pero ya encontraría la manera ya que no podía quedar nada de Sergey Katin a su alrededor, solo pensaba en la manera de eliminar todos los genes del hombre que más a odiado en el mundo, es por eso que para lograrlo debería deshacerse de su hija también ya que ella podía traer al mundo su descendencia, y era algo que debía eliminar por completo un accidente en donde ambos murieran, ese pensamiento lo hizo sonreír Inessa lo sonriendo y ella igual sonrió pensando que su esposo estaba igual que ella, lástima que no sabía los planes que imaginaba aquel hombre que conllevarían a la muerte de su hija y nieto.

Nina: te lo juro Irina fue increíble ver ese video y ver al niño moverse y hacer caritas!!! – dijo emocionada a su amiga al día siguiente.
Irina: sé muy bien de que hablas – dijo al comenzar a sacarle los gases a Natasha que había terminado su biberón.
Nina: claro – dijo sonriendo al ver a la pequeña – viste lo mismo con Natasha, pero al verlo chuparse el dedito fue sumamente tierno – dijo con alegría, a Irina le agrado verla emocionada por él bebe de Lena, eso solo le daba a entender que la rabia que sentía por ella por enamorarse de su esposa descendía.

Narrador: estuvieron platicando un poco antes de que decidieran irse y comprar las cosas que Irina necesitaba, la rubia metió a la rubiecita en el coche y siguieron caminando por el centro comercial, al llegar frente a una tienda de bebes Nina se quedó mirando un osito teddy y sonrió.

Irina: por qué no se lo compras de regalo? – dijo sonriendo.
Nina: no sé si lo acepte – dijo temiendo el rechazo de la pelirroja pero no sabía el porqué de ello.
Irina: una madre nunca rechazaría un regalo de corazón – al escuchar eso sintió algo cálido en su corazón y sonrió.
Nina: tienes razón vamos – las chicas entraron y Nina compro el oso.

Narrador: la fiesta de navidad llego y lo pasaron en la hacienda Volkov todos sonreían y más a la hora de la cena, Lena estaba extrañada con la actitud atenta y hasta cordial de Nina llego a pensar que había madurado, Yulia no estaba muy convencida pero empezó a creer que ya la castaña había desistido pero seguía alerta, lo que si le extraño era que Boris cada vez que la veía que se terminaba su trago le ofrecía otro, todos lo notaron y la misma Inessa se molestó.

Boris: no pasa nada – dijo sonriendo – es solo que han trabajado tan duro y es bueno relajarse – dijo abrazando a su esposa.
Yulia: si tiene razón Boris – dijo algo desconfiada al tomarse el trago – pero ya comenzó a ver destellos blancos por lo que es todo lo que beberé – dijo dejando el trago de vodka en la mesa.
Oleg: Yulia sabe beber Inessa – dijo bebiéndose el mismo el trago que su hija dejo – lo bueno de los Volkov es que sabemos cuándo parar – al decir eso dejo el vaso vacío en la mesa.
Larissa: es verdad – dijo suspirando – desde que estoy con Oleg nunca lo he visto pasado de copas ni a él ni a su padre – Andrei solo sonreía al beber su trago – hasta pueden durar días bebiendo y nada pasa.
Lena: es bueno saberlo – dijo besando la mejilla de su esposa.
Yulia: si soy muy sana – dijo besando la frente de su esposa.
Nina: es bueno ver que alguien sabe cuándo dejar de beber – dijo entrando a la sala luego de dejar a Alexei en una de las habitaciones de huéspedes – espero que lo disculpen pero es que no sé qué le pasa – dijo un poco molesta por la actitud de su novio.
Boris: es joven es normal que se pase de copas – dijo extrañado por la actitud de su hija, ya hace días la había visto de manera extraña pero no dijo nada más.
Larissa: que les parece si repartimos los obsequios – dijo al ver que ya pasaban de las 12.

Narrador: todos asintieron para dejar el mal rato de Alexei borracho hablando de más con aquella voz pastosa y sin coherencia de lo que decía, los regalos iban y venían Larissa le regalo a Oleg un nuevo sombrero de cuero que le fascinó, él le regalo un vestido fino y a su padre la caja de puros que le gustaba y a su vez él les dio regalo a su hijo y nuera unos reloj idénticos, Boris le dio a su esposa un collar de oro y está igualmente le dio un reloj, Nina le regalo a su padre una correa y botas de cuero, las chicas les regalaron a los Volkov un retrato familiar que les fascino y colgarían en la sala, en esa pintura estaban Lena y Yulia y un espacio que sería llenado con la imagen de su hijo apenas naciera, a Inessa le dieron un réplica del cuadro solo con la imagen de Lena, Yulia y ella eso molesto a Boris pero explicaron que solo era la familia eso lo dijo Yulia y este callo muy molesto, Yulia le regalo a Lena unos vestidos de maternidad muy lindos en color pastel y un dije en forma de corazón, con una foto de ellas en una de las mitades y la otra estaba reservada para él bebe, además de un dije igual pero de plata para su bebe eso emociono a todos, por su parte la pelirroja le entrego la escritura de la hacienda Katin en donde aparecían ambas como dueñas, eso sorprendió a todos…

Yulia: Lena esto es demasiado – dijo devolviéndole los papeles.
Lena: has trabajo mucho desde que nos casamos – dijo sonriendo – es justo que este a tu nombre no solo por ser mi esposa y madre de nuestro bebe – dijo acariciándole la mejilla – así una parte de mi padre la compartirás y no solo por genes sino por el trabajo de su vida – la morena la beso y eso irrito a Boris ya que si Lena fallecía con su bebe la hacienda pasaría en su totalidad a los Volkov, y nada le quedaría a Inessa y mucho menos a él.
Nina: yo quería darles esto – dijo nerviosa al acercarse a ellas, las chicas la miraron sorprendidas pero tomaron el regalo.
Lena: gracias – dijo sonriendo de manera sincera al igual que Yulia, eso le acelero el corazón y solo sonrió de manera tímida.
Nina: de nada – dijo al verlas abrir el regalo y la sonrisa de las 2 fue enorme al sacar el contenido del regalo, era un oso de peluche con mirada tierna y varios conjunto de bebe color azul celeste, eran ropitas que las chicas no habían visto pero sin duda le quedaría hermosas a su bebe.
Lena: son muy lindos!!! – dijo emocionada y abrazo a Nina de manera sorpresiva para todos, ese abrazo la hizo sentir feliz y a gusto sintió calidez que poco a poco se volvió frio al verla separarse – de verdad gracias.

Narrador: todos estuvieron un rato más festejando antes de irse a dormir, Nina se sentía feliz por primera vez en mucho tiempo se sintió en paz y en calma, por suerte su padre no vio lo que le dio de regalo a la pelirroja ya que se había quedado dormido en el sofá, pero Irina tenía razón una madre nunca rechazaría un regalo de corazón y eso es lo que representaban esas ropitas y el oso, un regalo de corazón de su parte hacia ese pequeño ser que estaba creciendo cada día más. Los días pasaron y la fiesta de fin de año llego Boris vigilaba la manera de beber de Yulia, pero nunca la llego a ver alegre o pasada de copas siempre dejaba de tomar al comenzar a sentirse mal, además de no dejar sola a la pelirroja parecían siamesas y sus ganas de hacerla suya era avivado por el alcohol, Nina se mantenía a distancia y sin hacer comentarios hirientes ni insinuaciones a la morena, Boris solo pensó que su hija trataba de acercarse a ellas ya que fue lo que ella le dijo para que su padre la dejara en paz, Alexei solo bebía recordando aquel pelirrojo que sabía le estaba quitando a su mujer, ya que ella no quería tener relaciones con él y salía mucho por lo que solo bebía.

10 9 8 7 6 5 4 3 2 1 FELIZ AÑO!!!!!!!

Narrador: fueron los gritos que todos dieron al llegar un nuevo año los abrazos no se hicieron esperar y los buenos deseos, Lena y Yulia desaparecieron unos minutos.

Yulia: feliz año mi amor – dijo sonriendo.
Lena: feliz año – ambas sonrieron y llevaron sus manos al vientre de la pelirroja y al unísono dijeron feliz año Vitya.
Yulia: el primero de muchos años nuevos juntas y lo celebramos con nuestro bebe – dijo viéndola de manera intensa a los ojos.
Lena: si el primero de muchos – ambas sonrieron y se besaron de una manera dulce.

Narrador: estaban en la habitación que era de la morena en casa de sus padres abrazadas llegaron a la cama y se recostaron, sin dejar de verse a los ojos esa sensación de plenitud que compartían desde hace unos meses las invadió, se abrazaron y se quedaron dormidas sintiéndose en paz con ellas mismas, Boris estaba molesto al despertar en la sala de los Volkov le dolía la cabeza, así que fue buscando a Inessa y lentamente abrió habitación por habitación buscándola, al abrir otra vio a su hija y Alexei desnudos en la cama este negó con la cabeza y salió, luego salió al abrir otras 2 estaban vacías así que fue a la habitación de enfrente y las vio allí recostada y abrazadas, la pelirroja dormía sobre el pecho de la morena y esta la abrazaba de manera protectora de la cintura, ambas muy arropadas solo observo por un rato antes de salir y seguir buscando a su esposa, pero esa sensación de excitación al ver a la pelirroja iba creciendo con el pasar de los días, la necesidad era enfermiza y solo quería poseerla cuando le hubiera gustado tomarla allí en ese momento, pero sabía que no podría por eso al encontrar a Inessa se metió en la cama y trato de conciliar el sueño.

Mente de Boris: que bien se debe sentir clavársela estando embarazada, como se lo hice a mi difunta esposa en innumerables veces así ella no quisiera, lo mejor que le pudo pasar fue morir luego de que Nina naciera, pero en tu parte Elena no me importa si mueres tu pero esa cosa que crece en tu vientre debe morir, nada de lo hecho por Sergey Katin puede seguir en pie todo lo destruiré incluso a tu bastardo, es una lástima que tu mujer no beba.

Narrador: los días siguieron pasando y el primer de aniversario de ambas llego, pero no sin antes que su cita con la obstetra llegara y allí estaban como era de costumbre, los esperados 6 meses de gestación habían llegado y solo faltaba ver como estaba todo, la panza de la pelirroja estaba más crecida casi del tamaño que un balón de baloncesto, ahora se le veía con ropa de maternidad haciéndola ver mucho más tierna, es por eso que la morena no deja de abrazarla y mimarla sin mencionar lo redonda que se han vuelto sus mejillas.

Obstetra: bueno chicas es hora de ver como se encuentra el pequeño Vitya – dijo sonriendo al echar el gel en la pancita dela pelirroja, la maquina comenzaba a mostrar las imágenes del pequeño que parecía dormido – por el tamaño y peso de tu útero les digo que este jovencito pesa ya 2 libras y medias y mide casi 13 pulgadas, ya deberías comenzar a sentir como se mueve y comienza a dar pataditas – dijo sonriendo al tomar una foto de aquellas imágenes.
Lena: desde hace 2 días he llegado a sentir un poco su movimiento poro son muy leves…
Yulia: yo trate de tocarle la pancita mientras se movía y no pude sentir nada – dijo de modo triste.
Obstetra: pero ya en esta etapa lo comenzaras a sentir más activo y esos movimientos los podrán sentir ambas – dijo al escuchar los latidos del corazón del bebe – sus latidos se escuchan perfectos, ahora les diré como ira evolucionando en este mes: su cerebro empieza la recta final además de desarrollarse con mayor rapidez, puede abrir y cerrar los ojos como en este momento – las chicas sonrieron y se escuchó por parte de la morena un gran ohhh muy tierno – sus pulmones están desarrollados, su sentido del tacto al igual que sus cuerdas vocales, el sentido del gusto se desarrolla, con la aparición de las pupilas gustativas.

Narrador: así estuvieron un rato más observando las imágenes, luego la pelirroja se limpió el exceso de gel de su vientre y se acomodó la camisa de maternidad, la morena la ayudo a levantarse y caminaron hasta sentarse enfrente de la doctora.

Obstetra: lo que viene a continuación con tu cuerpo es más de lo mismo – dijo sonriendo – dolor de espalda, calambres en las piernas, aumento de apetito, hinchazón en las piernas, pies o manos, dolor de cabeza, mareos, dificultad para concentrarse, inestabilidad emocional, acidez – dijo enumerando con sus dedos – lo único diferente que sentirás son lo que se llaman contracciones de Braxton Hicks, que son contracciones de tú útero y se dan en forma irregular generalmente sin dolor o con dolor leve, estas desaparecen al cambiar de posición o actividad, las puedes llegar a sentir en la parte frontal de la pancita, que se pone tensa o dura es algo muy común y son frecuentes confundidas con las de parto, pero una vez que te acostumbras a ellas podrás distinguirlas.
Lena: que podría hacer para dormir mejor – dijo un poco cansada – me cuesta dormir ya que me siento incomoda o asfixiada – dijo suspirando.
Obstetra: intenta dormir sobre tu costado, puedes colocar una almohada debajo de la panza para que te brinde apoyo, además de otra almohada entre tus rodillas eso te permitirá tener la columna recta y aliviara el peso sobre tu costado.
Yulia: hay otra cosa Lena suele perder el equilibrio – dijo seria.
Obstetra: eso es debido a que por el crecimiento del vientre el centro de gravedad se altera – las chicas la vieron extrañada – eso significa que tu cuerpo no te balancea igual y eres más propensa a caerte – dijo viendo a la pelirroja – para minimizar el riesgo utiliza zapatos bajos y que te brinden soporte, sostente siempre del pasamanos de las escaleras al bajar – dijo entregándoles un récipe.
Yulia: gracias – dijo tomándolo y guardándolo.
Obstetra: necesito que vengas la próxima semana para hacerte un examen y poder descartar la diabetes gestacional – al ver el signo de interrogación en la cara de las chicas continuo – es solo para verificar la cantidad de insulina que estas produciendo y descartar cualquier problema.

Narrador: las chicas sonrieron y luego de una semana estaban allí mientras la obstetra preparaba todo, solo debía tomarse una bebida muy dulce que la empalago pero la tolero sin problemas, esperaron 1 hora y le tomaron una muestra de sangre para medir los niveles del azúcar presente, esperaron 1 hora más para que les dieran los resultados los cuales mostraron los niveles en estado normal, por lo que se evidenciaba que la pelirroja producía la cantidad suficiente de insulina en su cuerpo para procesar la glucosa, luego se marcharon para la fiesta de aniversario de las chicas, gran parte de los socios de Oleg estaban allí al igual que el Alcalde y su familia, otros hacendados importantes las 5 familias de las chicas que rechazaron a Yulia hace muchos meses, no podían creer verlas así abrazadas y sonriendo mientras platicaban sobre él bebe Volkov, unas se alegraban de haber rechazado la propuesta de matrimonio de la morena mientras otras lo lamentaban, de solo ver a la pelirroja sabían que se amaban además la devoción con la que Yulia la cuidaba, eso solo demostraba que se amaban.

Oleg: hoy es un día muy especial – dijo al tocar con una cucharilla su copa llamando la atención de todos los presentes – hace un año mi hija unió su vida a una chiquilla muy especial – decía lleno de orgullo – la vida no le fue fácil ya que perdió a su padre muy joven pero aun así no se dejó vencer, logro solo hace poco levantar esa hacienda fruto del arduo trabajo de su padre un gran hombre, pero ahora ya no la veo como una chiquilla valiente y emprendedora ahora la veo como mi nuera – dijo sonriendo – y la madre de mi primer nieto Vitya Sergey Volkov Katin como mi hija anuncio – levanto su copa – este solo es el primer año del resto de sus vidas que sé que serán muchos más, por Lena y Yulia.
Todos: por Lena y Yulia – dijeron levantando sus copas.
Yulia: no soy buena en oratoria pero hay algo que quiero decir – dijo tomando las manos de la pelirroja y besándolas – hemos pasado muchas cosas un tanto malas y otras buenas y hermosas, nunca pensé que encontraría a la persona que me llenara de paz y felicidad – sus ojos brillaban mientras hablaba al igual que los ojos verde-grisáceos de la pelirroja – solo 1 año un maravilloso año juntas, le doy gracias a la vida por ponerte en mi camino ya que gracias a eso llevas en tu vientre el fruto de nuestro amor, no solo por él sino por las 2 viviré eternamente agradecida con Dios por haberte encontrado – al decir eso sus palabras estaban tan llenas de emoción que a más de uno las lágrimas se les salieron – te amo y lo hare para siempre Elena Katina eres mi vida – al decir eso las chicas se besaron y muchos aplaudieron emocionados.

Narrador: Nina al escuchar esas palabras sentía su corazón latir muy fuerte y más al verlas besarse, Irina que fue invitada por la castaña la veía y entendía su sufrimiento y más al ver a Alexei lejos de ella, se notaba que estaban ya muy alejados eso le dolía ya que la chica de ojos color miel era su única amiga, el verla sufrir por amor no le gustaba pero era muy palpable que Yulia Volkova solo ama a Elena Katina, eso era algo que nadie podía cambiar ni siquiera su mejor amiga.

Lena: 365 días a tu lado, 12 maravillosos meses unos más fáciles y llevaderos que otros viviendo momentos incomparables, nuestra primera vez en muchos aspectos – con esas palabras dio por cerrado los rumores de su supuesta entrega a Alexei – pero hemos aprendido poco a poco a conocernos y a enamorarnos con el pasar de los días, lo único que sé es que la mejor decisión que he tomado fue el haber aceptado pasar el resto de mi vida a tu lado – la pelirroja dejo escapar unas cuantas lágrimas que la morena limpio tiernamente con sus pulgares – y Vitya es la prueba más absoluta de mi amor y entrega a ti te amo más cada día que pasa, y sé que te amo más que ayer y menos que mañana.

Narrador: nuevos aplausos se escucharon y nuevamente otro beso se dieron delante de todos, Nina aparto la mirada de las chicas y tomo fuertemente la mano de Irina buscando consuelo, el cual encontró cuando la chica la abrazo Alexei vio aquello y eso le pareció extraño, pero más extraño fue el verla limpiarse las lágrimas que caían por sus hermosos ojos color miel, un fuerte golpe lo dio en el corazón al comprenderlo.

Mente de Alexei: ella ama – decía una y otra vez – ella ama, cómo puede ser tan estúpido y ciego al no ver que Nina se enamoró de Yulia Volkova – se decía muy molesto viendo a ambas chicas – pero esta me la pagaras Volkova te lo juro!!!!!!!

Narrador: Boris se había acercado a su hija y le dio la bebida para la morena pero esta estaba muy indecisa, es por eso que Alexei al notarlo se la quito de las manos y se acercó a las chicas que rían junto a Ruslan y Román.

Alexei: chicas muchas felicidades – dijo al llegar junto a ellas solo utilizando un bastón ya que podía caminar mejor y las muletas le estorbaban.
Lena: muchas gracias – dijo muy sonriente.
Yulia: si gracias – dijo al abrazar un poco a Lena al ver a Boris un poco cerca.
Alexei: quiero proponer un brindis – dijo sonriente al entregarle el vaso a la morena – ten y brindemos por su felicidad.
Yulia: aún tengo esta – dijo sonriendo.
Alexei: ok por la felicidad de ambas – dijo levantando su vaso mientras estaba molesto por dentro al perder la oportunidad.

Narrador: los brindis siguieron y justo cuando Boris vio que la morena dejaba el vaso propuso otro brindis por la feliz pareja, pero su sorpresa fue que la morena se negó a seguir bebiendo ya que estaba comenzando a marearse, por lo que Lena y ella se retiraron a la antigua habitación de la morena para descansar, Nina veía todo y agradecía mentalmente que no la pudieran drogar el estar cerca de Irina la ayudaba mucho a cambiar un poco, de eso se dio cuenta Boris pero sabía que debía hacer algo para destruir la relación de las chicas, y por lo visto su hija se estaba acobardando es por eso que solo les quedaba el cumpleaños de la morena para drogarla, pero debía alejar a su hija de esa “mala influencia” que Irina le estaba dando, pero no podía despedirla ya que Vladimir le había tomado cariño por ser madre soltera y no dejaría en la calle solo por un capricho suyo.

Lena: te sientes mejor – dijo al recostarse junto a la morena luego de que ambas se bañaran y se colocaran sus pijamas.
Yulia: si – dijo al abrazarla – lo siento creo que me pase un poquito – dijo cerrando los ojos.
Lena: 6 vasos de vodka con jugo de naranja no son tantos – dijo sonriendo – mi padre era capaz de tomarse 2 botellas y estar como si nada.
Yulia: sí que era duro – dijo sonriendo – mi padre es igual, pero prefiero no beber casi y más si estas así – dijo sobándole el vientre con su otra mano, ya que la pelirroja se encontraba de costado con una almohada bajo su vientre y otra entre las piernas – debo estar con mis 5 sentidos alertas por si algo se presenta con ustedes.
Lena: amor solo faltan 3 meses y dudo que Vitya quiera salir ya – dijo sonriendo sabes que él no……… O.O
Yulia: O.O

Narrador: ambas se quedaron viéndose por unos instantes.

Yulia: se movió? – pregunto un poco nerviosa – se movió!!! – dijo esta vez emocionada.
Lena: si – dijo sonriendo enormemente cuando sintió de nuevo aquel movimiento – lo hizo de nuevo!!!! – las chicas se dieron un beso.
Yulia: campeón eres lo máximo – dijo a la altura del vientre de la pelirroja, levantó un poco su pijama y le beso el vientre – te amo mi pequeño gracias por este maravilloso regalos que nos diste hoy – al decir eso vio a la pelirroja a los ojos y ambas sonrieron.
Lena: que mejor manera de terminar nuestro aniversario – dijo muy feliz.
Yulia: yo conozco otra manera mucho más placentera – al decir eso sin esperar mucho subió hasta sus labios y la beso con mucha pasión.
Lena: creo que es la mejor manera de culminar nuestro aniversario.

Narrador: al decir eso las chicas solo se besaron de manera desesperada y sus pijamas volaban por sobre sus cabezas y cayendo sobre la cama o en el piso, el vientre de la pelirroja no fue impedimento para que hicieran el amor esa noche, ambas sabían perfectamente que el pequeño Vitya estaba allí despierto ya que al besarse, estando ambas de lado podían sentir al pequeño moverse de manera lenta por lo que solo se dejaron llevar de manera delicada, el hacer el amor en su aniversario fue mucho más que especial al saber que su pequeño estaba allí con ellas, sabiendo que gracias a ese amor que fue creciendo entre ellas crecía de igual manera un pequeño que les iluminaria sus vidas.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:16 am

Capítulo XVII: El cumpleaños de Yulia


Narrador: Nina hablaba con Irina muy animada mientras Boris las observaba a distancia, veía como “su yerno” bebía alejado de ellas ahora entendía lo que pasaba, el idiota de Alexei alejaba a su hija arrojándola a aquella chica siendo él el único responsable de que el plan no se diera, pero debía hacer algo y pronto ya que uno de los trabajadores del bar le conto la historia de la chica, sabía que estos meses eran los propicios para hacer lo que debía y solo lo lograría si su hija colaborara, así que cuando vio a Irina irse a lo que supuso que era el baño tomo a Nina del brazo y la saco al jardín de los Volkov.

Nina: papá qué pasa? – pregunto extrañada por la manera que su padre la saco de la fiesta.
Boris: es lo que quiero saber – dijo molesto – hija – le tomo las mejillas y se obligó a calmarse – qué ocurre hoy no te vi coquetearle a Volkova, hay algo qué deba saber? – pregunto mostrando una expresión triste, la chica solo lo miraba a los ojos castaños y suspiro.
Nina: no ocurre nada papá – dijo lo más segura posible – es solo una estrategia – dijo sonriendo.
Boris: estrategia? – pregunto algo confuso.
Nina: papá si seguía insistiendo con Yulia nos terminarían corriendo de la hacienda Katin – dijo tratando de calmar sus nervios y su padre no notara la mentira que le iba diciendo – si seguía mostrándome tan lasciva con ella no lograría que bebiera nada de lo que le ofreciera.
Boris: entonces? – pregunto frunciendo el ceño.
Nina: solo hay que esperar que tengan la guardia baja – al decir eso le dio la sonrisa más maliciosa que pudo a su padre – y luego la llevare a la cama a Yulia Volkova.
Boris: pensé que te habías arrepentido – al decir eso la abrazo.
Nina: nunca padre – dijo abrazándolo igual – destruiré ese relación y Lena llorara lágrimas de sangre por humillarnos desde hace años – cerro los ojos con fuerza “Dios ayúdame no quiero hacerlo, no quiero” se dijo así misma “Mamá ayúdame que debo hacer”.
Boris: bien volvamos a la fiesta o si no tu “novio” nos dejara sin nada que beber – ambos entraron y vieron a Alexei dormido en uno de los sofás.

Narrador: el chico solo quería olvidar aquel pensamiento de su mujer enamorada de la morena, luego de que las chicas se fueran a acostar quedo muy mal pensando que ella tenía todo lo que él hubiera querido para sí mismo, una mujer devota que se mostrara enamorada como lo podía ver en Lena y tal vez un hijo, pero las dudas lo invadían la posibilidad de que los hijos que tuviera con Nina fueran suyos eran muy pocas, él sabía que seguía con sus andanzas con aquel pelirrojo y quien sabe con cuantos más, sabía que si ella le decía que estaba embarazada dudaría que fuera suyo, y no soportaría ver un niño pelirrojo en sus vidas eso lo destrozaría mucho más de lo que ya estaba, así que decidió beber tratar de olvidar que en realidad su esposa era un golfa, solo le quedaba vengarse de la morena por las humillaciones que le causo desde que llegaron a vivir a la hacienda Katin, sabía que esa actitud recelosa de Lena era por culpa de Yulia ya que su amiga jamás llego a ser así de déspota con él, ni cuando termino con ella por irse con Irina ni siquiera le reclamo por el comentario de su virginidad, todo era culpa de Yulia Volkova y la haría pagar por ello quitándole lo que más amaba, luego al terminar se iría con Nina muy lejos de Toliatti la encerraría en su nuevo hogar, no la dejaría buscar un nuevo amante hacia la tuviera que amarrar a la cama con esposas, con ese pensamiento en su mente se quedó dormido de la borrachera.

Inessa: no entiendo que le pasa a tu hijo – le dijo a Igor que estaba por ir por Alexei y llevárselo.
Igor: el amor no correspondido – dijo suspirando – eso es lo que le pasa.
Inessa: pero Nina…
Igor: desde hace días no están bien – dijo negando con la cabeza – los he escuchado discutir.
Inessa: es normal ella aún es una niña – dijo viendo como la chica se acercaba a su novio y trataba de despertarlo de manera dulce – eso lo debía él saber al irse con ella.
Igor: lo dices solo porque es la hija de tu marido – dijo un poco dolido.
Inessa: no, es la verdad – dijo muy serena – lo que hizo Alexei es un delito y lo sabes ella acababa de cumplir los 16 años cuando se fugaron, le lleva 4 años es lógico saber que tendrían problemas y más por lo caprichosa y malcriada que es Nina.
Igor: estoy seguro que ella fue quien le dijo que se fugaran – dijo molesto.
Inessa: aunque así hubiera sido él debió rehusarse – dijo de manera sincera – todo lo que está pasando solo es su culpa por pensar con su pene y no con la cabeza.
Igor: Inessa!!! – dijo asombrado por sus palabras.
Inessa: es la verdad y lo sabes – dijo viendo como Nina le acariciaba la mejilla y le daba pequeños golpecitos al chico y nada que despertaba – solo espero que ella no se embarace antes que solucionen sus problemas, porque si lo hace esa relación terminara muy rápido.

Narrador: el hombre razono las palabras de Inessa y era verdad su hijo se dejó convencer por esa chiquilla, pero el adulto era él esas cosas de fugaz solo las podía decir una niña pero él se fue con ella, cometiendo un delito y bastante debía agradecerle a Boris y a la misma Nina que no fuera denunciado, además que seguía manteniendo relaciones con ella siendo aún menos de edad, el hombre no dijo más y fue a ayudar a Nina a llevarse a su hijo a la hacienda Irina los acompaño, ya que la misma Nina le pidió permiso a Inessa para dejarla dormir en la hacienda, solo le dijo: “no quiero molestar a Elena que debe estar dormida, pero es un poco tarde para que Irina se regrese sola al centro podría quedarse con nosotros”, eso extraño a Inessa ya que la chica siempre hacia su voluntad pero le dijo que sí, se notaba como gracias a esa chica su hijastra iba madurando y eso le gusto.

Boris: Larissa me dijo que nos prepararon una habitación por si acaso quieres descansar – dijo abrazándola por la espalda y hablándole con mucha ternura.
Inessa: si estoy cansada – dijo sonriendo.
Boris: buscare a Nina y le diré que puede quedarse también…
Inessa: no es necesario – dijo al detenerlo – Igor se fue con ella Alexei y su amiga Irina a la hacienda hace un rato.
Boris: Irina? – pregunto algo molesto.
Inessa: esa chica me cae bien – dijo sonriéndole de manera dulce – es una buena influencia, tanto así que la misma Nina me pidió permiso para que se quedara en la hacienda, eso demuestra que está madurando.
Boris: pasan mucho tiempo juntas – dijo algo molesto.
Inessa: todas las amigas de Nina se graduaron y fueron a la universidad lejos de Toliatti, es justo que tenga una amiga con quien salir y pasar el rato y más cuando Alexei no puede salir casi.

Narrador: Boris no dijo nada pero igual Irina no le caía nada bien, sabía que era lesbiana y no quería que la chica confundiera a su hija, ya era suficiente con tener que saber que se acuesta con otros hombres por dinero, como también para que se la vengan a confundir prefería seguir viéndola de prostituta que con una mujer, pero era la primera vez en mucho tiempo que escuchaba a su esposa hablando bien de su pequeña, por eso vería después la manera de separar a su hija de esa chica.

Lena: cómo te sientes? – le pregunto a la morena al día siguiente trayéndole el desayuno a la cama.
Yulia: me duele un poco la cabeza – dijo sentándose, tomo la camisa de su pijama y se la puso.
Lena: pronto se te quitara – dijo colocándole la bandeja en las piernas – ahora como antes que se enfrié – dijo sentándose junto a ella.
Yulia: recuerda tus pastillas – dijo al ver como la pelirroja comía del tazón de frutas que había traído.
Lena: gracias amor lo olvide – dijo suspirando.
Yulia: eso solo te pasa cuando no estamos en casa – dijo sonriendo.

Narrador: las chicas terminaron de desayunar para luego bañarse y regresar a la hacienda, Igor necesitaba hacer algo para distraer a su hijo ya que lo notaba alterado, por eso sin decirle nada a Lena quiso probar a su hijo en algo que tarde o temprano le tocaría hacer, solo esperaba que la pelirroja y la morena no se molestaran por hacer eso.

Igor: hijo necesito hablar contigo de algo importante – dijo al entrar a las caballerizas y verlo tratar de limpiar los establos.
Alexei: dime papá – dijo al dejar la pala en su lugar.
Igor: sabes así como estas es mejor que no sigas trabajando aquí – dijo serio.
Alexei: pero por qué? – Pregunto molesto – no he descuidado mis labores desde que el médico me dio permiso para trabajar, de qué se supone que viviremos Nina y yo necesito el dinero para poder comprarnos una casa…
Igor: cálmate – dijo interrumpiendo a su hijo – lo que te vengo a proponer es que me ayudes con el manejo de las ventas de las últimos 5 caballos – dijo sonriendo – ahora que Lena está embarazada no puede estar pendiente de eso, mientras que Yulia está terminando de recoger las ultimas cosechas del año allá en el lago, por lo que todo está recayendo sobre mí el cuidado de la hacienda y de las 3 yeguas embarazadas, el pagar las cuentas a los proveedores y muchas cosas más es por eso que necesito de tu ayuda.
Alexei: Lena lo sabe? – Pregunto dudoso – ella no confía en mí.
Igor: ella hoy me dijo que puedo contratar a alguien que me ayude así que no habrá problema.

Narrador: el chico no podía estar más feliz de no levantar desechos de caballo e Igor solo quería ayudarlo a levantar su ego, los días iban pasando la morena se molestó un poco al saber que Alexei estaría a cargo de la venta de los 5 caballos, pero ella no podía hacer nada en esos momentos así que no dijo nada, la primera venta llego y con ello una gran oportunidad para el chico que por error al escribir en el contrato de compra y venta, coloco mal la cifra quedando casi un 10% por encima luego al darse cuenta saco otra con el monto correcto, pero por lo apurado que estaba llevo una de cada una con él a la hacienda de un productor de café, este vio el contrato con el incremento pero no dijo nada pensando que la cuota había subido, sabía que esos incrementos llegarían y por las festividades y un viaje de negocios se atrasó, así que firmo y le dio el cheque a Alexei al firmar la copia del contrato firmo la que correspondía al monto correcto, el chico se dio cuenta pero se quedó callado.

Hacendado: cuando puedo mandar a buscar a mi caballo? – pregunto al entregarle la copia al chico.
Alexei: cuando usted quiera – dijo sonriendo un poco nervioso.
Hacendado: mañana mandare a mi gente a buscarlo.
Alexei: perfecto – dijo estrechando la mano del comprador y se fue – no lo puedo creer confundí los contratos y no se dio cuenta – dijo sonriendo – creo que esto será muy beneficioso para mí.

Narrador: al decirse eso fue al banco y deposito solo una parte del dinero lo que correspondía a la compra real, el resto lo metió a su cuenta sabía que nadie se daría cuenta de lo que hizo sonrió de manera maliciosa y se fue, los días seguían pasando y por la venta de los caballos Alexei saco una buena cantidad de rubros, las chicas no sospechaban nada por lo que a pesar de que la morena no estaba de acuerdo, acepto que se encargara de la parte administrativa mientras nacía su hijo y terminaba de arreglar el terreno para su próxima siembra ella se ocuparía de todo, la pelirroja estaba de acuerdo con eso ya que tampoco le agradaba darle tanta libertad a Alexei, pero lo hacía por Igor y hasta por Nina que se veía más amable con ambas, los días pasaban y las chicas ya habían comprado todo para el cuarto de Vitya la pelirroja pidió que todo lo llevaran 1 día antes del cumpleaños de Yulia, quería darle una sorpresa al tener todo ensamblado para ese día, el 20 de febrero sería el momento más importante de sus vidas ya que ese mismo día irían a la consulta de los 7 meses de la pelirroja, luego Lena descansaría tranquila por 2 meses y la llegada de su primer hijo.

Lena: feliz cumpleaños amor – dijo a la morena que apenas abría sus ojos.
Yulia: gracias amor – dijo algo soñolienta.
Lena: creo que si terminas de despertar te daré tu regalo – dijo de manera coqueta, la morena sonrió al ver el cuerpo de su mujer sin ninguna prenda y su vientre más crecidito.
Yulia: no sé si pueda esperar – dijo acariciándole el vientre.
Lena: bueno empezare – al decir eso se acostó al lado de la morena y comenzó a besarla de manera hambrienta – toma tu regalo.

Narrador: el beso subió de intensidad y las caricias recorrieron cada centímetro de sus cuerpos, la morena no podía resistirse a ese cuerpo que la llamaba a reclamar lo que era suyo y no era otro que el de Lena, solo un roce con la yema de los dedos de su pelirroja la encendían más que una explosión nuclear, sus cuerpos rozándose sintiéndose amándose por completo sin reservas, el vientre de Lena no fue impedimento una vez que le dio la espalda a la morena, quien con mucho cuidado se fue metiendo lo más que pudo dentro de su mujer, ambas gimieron al sentirse una vez más empezando así los movimientos acompasados, que cada una conocía a la perfección un ritmo que solo ellas conocían las embestidas eran firmes y lentas, prolongando un poco más lo que estaba por venir las chicas apretaban sus manos mientras se dejaban llevar por el deseo, tenían varios minutos así amándose entregándose con cada fibra de su ser hasta que el momento cumbre llego, el orgasmo les llego al mismo tiempo sus gritos ahogados se contuvieron en esa habitación, ambas quedaron muy satisfechas y felices por ese momento tan íntimo y sublime que acababan de tener.

Yulia: gracias – dijo agitada besando el hombro pecoso de su esposa.
Lena: gracias a ti – dijo sonriendo y girando su cuerpo para encontrarse con esos ojos azul cielo – te amo – dijo dándole un leve beso en los labios.
Yulia: yo también te amo – dijo devolviéndole el beso.

Narrador: estuvieron besándose un rato más antes de que se levantaran, la sorpresa de la morena fue ver a sus padres y abuelo en el comedor junto a Inessa, tuvo suerte de que sus “inquilinos” no bajaran temprano a desayunar por lo que la comida fue agradable, luego fueron a la clínica a realizar el chequeo de Lena de sus 7 meses, mientras a la hacienda Katin llegaba un gran camión y tanto Inessa como Larissa comenzaban a organizar, todo tal y como Lena les pidió.

Obstetra: buenos días chicas – dijo sonriendo al verlas entrar al consultorio.
Yulia/Lena: buenos días – dijeron al unísono.
Obstetra: chicas deben saber que uno de cada ocho nacimientos se da de forma prematura – las chicas la vieron con sus ojos muy abiertos – antes de las 37 semanas, por eso vigilare muy de cerca estos últimos 2 meses además de las pruebas de rutina haré otras.
Yulia: qué pruebas? – pregunto tomando la mano de la pelirroja que la apretó al sentir el agarre.
Obstetra: revisare para determinar la posibilidad de preclamsia presión sanguínea alta y presencia de proteínas en la orina, tomare unos tubos más de sangre para ver la cantidad de hierro para descartar anemia, si la tienes con un complemento de hierro bastara bueno vamos a comenzar que hoy tardaremos un poco más de lo normal.

Narrador: al decir eso comenzó primero midiéndole la presión arterial, luego le dio un frasco con tapa para la prueba de orina, luego le saco la sangre para las diferentes pruebas y descartar la anemia, mando las muestras al laboratorio y pidió que se dieran prisa con ellas, luego la peso, tomo las medidas del útero por medio del monitor fetal Doppler, al igual que el ritmo cardiaco del bebe, su posición.

Obstetra: les diré que para estas 28 semanas el pequeño Vitya ya pesa 3 libras y medias y mide ya 16 pulgadas, para esta etapa ya él bebe está completamente formado y solo están madurando sus órganos y funciones.
Yulia: Dios ha crecido tanto ya – dijo sonriendo al ver las imágenes que iban apareciendo en el monitor.
Obstetra: como han podido notar ya se mueve más y con mayor frecuencia.
Lena: si la verdad se mueve mucho – dijo sonriendo – tal vez 15 veces por hora o algo así – dijo sin perder la sonrisa.
Obstetra: bueno en estos momentos se le comienza a caer el lanugo ese vello fino que lo cubre, la coloración de sus ojos ya está definida solo que se podrá saber luego del parto, ya responde al sonido es por ello que es bueno hablarle y si es posible leerle o ponerle música relajante eso ayudara a estimularlo, ya que luego de nacer al colocarle la misma música lo ayudara a calmarse.
Yulia: Len desde hace unos días lo viene haciendo – dijo besándole la frente.
Obstetra: ya sus manitos comienzan a adquirir destreza, varios estudios muestran que en este mes comienzan a jugar estirando y encogiendo sus dedos o agarra el cordón umbilical, Vitya a partir de esta semana ira ganando alrededor de 0.5 libras por semana.
Lena: wow eso quiere decir que me sentiré más pesada – dijo suspirando.
Obstetra: la verdad si además que puedes llegar a sentir dificultad al respirar conforme va aumentando tu útero, dolor en la espalda, calambres en las piernas – le iba enumerando las incomodidades que podía sufrir, las chicas ya estaban sentadas delante del escritorio de la doctora – hinchazón en las manos y pies, dificultad al dormir, las contracciones Braxton Hicks, además de nervios y ansiedad por el parto.
Yulia: vaya los síntomas crecen – dijo abrazando a la pelirroja.
Obstetra: son cosas inevitables, otra chicas que pasa muy seguido con los padres primerizos a pesar que él bebe puede moverse 10 veces por hora, no quiero que se alarmen si se mueve de vez en cuando recuerden que él también duerme y tiene momentos de menor actividad, si la falta de movimiento es prolongada y persistente pueden llamarme y mucho más si hay síntomas como sangrados, contracciones, muestras de líquido amniótico, dolores fuertes o inusuales, de esto deben estar muy pendientes ya como les dije que 1 de cada 8 nacimientos puede ser prematuro.
Lena: pero todo marcha bien – dijo algo nerviosa.
Obstetra: pero estar pendiente no está de más – dijo sonriendo.
Yulia: ok estaremos pendientes – dijo algo seria.

TOCK, TOCK, TOCK

Obstetra: adelante – dijo al escribirles las recetas de los medicamentos y suplementos que correspondían a ese mes.
Enfermera: aquí están los resultados de la Sra. Volkova – dijo entregándole un sobre.
Obstetra: perfecto gracias – dijo al tomarlos, la enfermera vio de reojo a las chicas y salió – bueno según esto estas en perfecto estado, los niveles de hierro se ven un poco bajos pero dentro de lo normal, por lo que te pondré solo el suplemento de hierro para prevenir más adelante una anemia, solo deberás tomar esto en las mañanas – dijo escribiendo en el récipe otro medicamento y las indicaciones, luego dentro de la historia coloco los resultados y anoto en la hoja referente a los 7 meses, todo lo referente al desarrollo de Vitya y el nuevo suplemento de hierro de Lena y su dosis – bueno chicas eso sería todo ya en 2 meses tendrán a su pequeño en los brazos – las chicas sonrieron.
Lena/Yulia: muchas gracias – dijeron felices, la morena tomo el récipe.
Obstetra: ya saben a partir de ahora estaré pendiente así que cualquier cosa inusual no duden en llamarme – dijo entregándoles su número de teléfono.
Yulia: ok doctora muchas gracias – dijo tomándolo.

Narrador: las chicas salieron felices de la consulta la pelirroja le pidió a Yulia ir a comprar algunas cosas para Vitya, por lo que fueron muy sonrientes tomo marchaba muy bien y las chicas solo compraban ropita felices, mientras que en aquel bar que parecía el punto de encuentro de Boris y Alexei, estaban planeando que hacer ya que esa misma noche debían lograr su cometido.

Alexei: cómo lo haremos? – pregunto molesto.
Boris: eso ya lo veremos allá, solo debes conseguir que Nina lo haga – dijo serio.
Alexei: no sé qué le pasa? Últimamente ha estado muy amable y no ha tratado de acercarse a Volkova – dijo apretando los puños.
Boris: es por eso que debes hacer algo – dijo viéndolo muy serio – ella dijo que era una estrategia, pero no le creo es por eso que debes hacer algo de lo contrario a ella también la sedaremos y montaremos la escena, pero de que hoy no pasa de que Nina y Volkova estén en la cama y destruya ese matrimonio – dijo sonriendo, Alexei sonrió también ya no le importaba de qué manera consiguiera hacerlo, pero su “suegro” tenía razón debían hacer algo y pronto.

Narrador: las chicas llegaron y todos las esperaban en la sala, las chicas contaron todo lo que le dijo la obstetra y mostraron las nuevas imágenes del bebe, Nina estaba sentada junto a todos y se notaba muy serena cuando Lena le entrego las imágenes solo le sonrió, se maravilló al ver aquellas imágenes que luego fueron incluidas en el álbum del bebe, con cada dato de su peso y tamaño todos sonrieron al ver de nueva cuenta las fotos, justo cuando Inessa las tomo la pelirroja sonrió y tomo las manos de la pelinegra.

Lena: te tengo un regalo más – dijo sonriendo.
Yulia: así – dijo sonriendo – no creo que supere el de esta mañana – dijo con una mirada picara que ruborizo a la pelirroja e hizo sonreír a los demás, Nina solo bajo la mirada pero también sonrió un poco forzada.
Lena: ven y lo verás – dijo al levantarse y halar a la morena para ponerla de pie.
Yulia: que agresiva – dijo riendo al estar de pie.
Lena: pero necesitaras usar algo – al decir aquello, Oleg se colocó detrás de su hija y le puso un antifaz.
Yulia: ok entiendo – dijo un poco seria.
Lena: vamos – al decir aquello Oleg levantó a Yulia.
Yulia: es necesario esto? – dijo algo incomoda.
Lena: no solo que me parece más divertido así – todos rieron y la morena suspiro.

Narrador: la verdad es que la pelirroja quería que se desorientara y lo consiguió ya que Oleg la bajo y subió varias veces por las escaleras y no sabía ya si estaba arriba o abajo ya que Lena se dedicó a distraerla, al estar en la puerta de una habitación abrieron la puerta y Oleg bajo a su hija y colocándola en el centro de aquella habitación, la pelirroja se puso detrás de la pelinegra y la abrazo por la espalda, Yulia pudo sentir un patadita del vientre de Lena y sonrió.

Yulia: está pateando cada día más fuerte – dijo sonriendo.
Lena: si y me manda cada rato al baño – dijo besándole el cuello.
Yulia: te espero – dijo riendo más fuerte.
Lena: ok ya vengo – dijo y corrió fuera de aquella habitación, la morena trato de hacer trampa.
Larissa: ni lo pienses Volkova – dijo seria.
Yulia: no iba hacer nada – dijo sonriendo al hacerse la inocente, la pelirroja llego y volvió a posarse detrás de su mujer.
Lena: ahora cierra los ojos mientras te quito esto – dijo al besarle el cuello.
Yulia: ok ya los cerré – dijo expectante y emocionada por su regalo, la pelirroja quito el antifaz.
Lena: bien abre esos hermosos ojos color cielo – dijo en su oído, cosa que la hizo estremecer.

Narrador: la morena abrió lentamente sus ojos y se acostumbró a la luz un poco ya que tenía varios minutos vendada, pero al enfocar todo a su alrededor se quedó impresionada al ver que estaba en la habitación de Vitya, todos los muebles estaban allí, las cortinas, la silla mecedora, la alfombra, las lámparas y sobretodo la cuna de madera llevando encima un lindo móvil, que fue encendido por Inessa y sonó una melodía de cuna, al prender la lámpara vio como las imágenes de estrellas iluminaban el techo, unos cuantos osos de peluche sobre la mecedora y dentro de la cuna, se acercó al armario y sonrió al ver la ropita colgada, abrió los cajones y vio los calcetincitos ordenados, junto a varias camisitas ligeras y gorritos, varios escarpines y zapatitos, se acercó a la cuna y vio las sabanitas puesta junto a una pequeña almohada y los lados de la cuna acolchados, volteo a ver a la pelirroja que solo sonreía y no pudo evitar correr y abrazarla.

Yulia: pero cómo? – pregunto muy emocionada.
Lena: deje a nuestros padres arreglándolo – dijo al besarla – solo quería tener todo listo para ti.
Yulia: eres maravillosa Len te amo – al decir eso la beso, todos sonreían y a pesar de la opresión que sentía en el pecho Nina lo hacía también, algo sospechaba que le estaba pasando pero prefirió seguir negándoselo así que salió de aquella habitación con un dolor en el pecho, unas cuantas lágrimas salieron de su rostro Alexei subía y la vio su rabia creció ahora sabía que debía hacer, era arriesgado pero debía terminar con todo esa misma noche.
Lena: yo también te amo – dijo sonriendo enormemente los ojos de ambas brillaban.
Yulia: en solo 2 meses – se agacho y acaricio el vientre de su mujer, le levanto un poco la camisa y beso el vientre – en poco tiempo tu verás la maravilla de cuarto que entre tu mami y abuelos prepararon para ti – volvió a besarle el vientre – ojala nacieras hoy mismo para verlo es hermoso – en eso una patadita dio el pequeño – creo que me entendió estoy segura que ya quiere salir – dijo viendo a la pelirroja.
Lena: que no sea impaciente solo faltan 2 meses más – dijo sonriendo.
Yulia: ya oírte a mami así que se paciente campeón – volvió a besarle el vientre y se levantó cubriendo nuevamente s vientre.
Larissa: bueno hay que irse a preparar dentro de un rato comenzaremos la celebración de tus 20 años amor – dijo abrazando a la morena.

Narrador: y así lo hicieron cerraron la habitación y todos salieron para prepararse para la fiesta, las chicas durmieron un rato bueno realmente fue Lena ya que Yulia solo la veía dormir mientras le acariciaba el cabello, solo la veía dormir parecía un hermoso ángel allí en su cama y era suya solo suya, le detallo el rostro tan perfecto en cada línea de expresión como si su rostro hubiera sido esculpido, sonrió al verla abrir esos hermosos ojos verde-grisáceos que tanto amaba, ambas se sonrieron y lentamente se fueron besando solo sintiendo sus labios sin profundizar, solo disfrutando de la calidez de labios mostrando en aquel beso un amor limpio y puro, estuvieron así por unos minutos rozándose sintiéndose de una manera dulce e inocente, las chicas se separaron y volvieron a sonreírse.

Yulia: descansaste? – pregunto sonriendo.
Lena: si – dijo feliz – tus mimos me ayudaron mucho – volvieron a besarse.
Yulia: bueno es hora de que arreglarnos – dijo sonriendo – quiero que mi familia te vea hermosa y más a nuestro campeón – ese sentía tan orgullosa de decir eso.
Lena: y vendrán muchos – pregunto al levantarse y tomar su albornoz en las manos.
Yulia: no serán pocos – dijo sonriendo – la mayoría están fuera del país, pero vendrán todos cuando nazca Vitya por lo que solo serán 3 tíos y sus familia, algunos compañeros que tuve en la universidad que papá los invita todos los años, a pesar que no me la llevaba con ellos.
Lena: bueno de mí familia solo vendrán mamá y mis abuelos – dijo suspirando.
Yulia: tranquila estaré siempre a tu lado – al decirle eso le beso la mejilla y ambas entraron al baño.
Lena: solo espero que no se ponga tan pesado hoy – dijo abrazando a la morena por el cuello – cuando están mis abuelos se pone insoportable Boris.
Yulia: claro tus abuelos amaban a tu padre – dijo sonriendo y sobándole la espalda – es lógico que lo molesten diciendo que es un bueno para nada sin oficio ni beneficio.
Lena: si pero luego mi mamá es quien debe soportarlos a ambos lados y eso le hace daño – dijo suspirando.
Yulia: tranquila mi mamá estará al pendiente de ella para que eso no pase – ambas se besaron de manera tierna.

Narrador: la morena comenzó a desnudarse de manera tranquila y luego ayudo a la pelirroja, las chicas se ducharon entre caricias y besos para luego vestirse con ropa cómoda, Lena llevaba un lindo vestido azul celeste de talla embarazada y unas zapatillas sin tacón, por su parte la morena se vistió con unos vaqueros negros, camisa blanca y un chaleco negro, con sus botas sin tacón y su sombrero negro, las chicas bajaron tomadas de las manos y saludaron a los pocos invitados, luego de 1 hora justo a las 19:30 pm la hacienda Katin estaba llena de personas, entre los “amigos” de Yulia que solo fueron a ver si era cierto lo del embarazo de la pelirroja, las 3 familias y eran sobrinos de Don Andrei Volkov y uno que otro socio y amigo de Oleg, la gente solo veía el vientre de Lena algunos la hicieron sentir incomoda pero solo tomo la mano de Yulia y se calmaba, los abuelos de la pelirroja llegaron y se notaban tan feliz de ver lo linda que se veía su nieta, las chicas les comentaron como estaban las cosas con el embarazo, en eso llego Boris e Inessa ambos fueron a saludar pero al castaño ver a sus suegros se alejó, no quería discutir por con ellos y poner mal a su esposa cuando vio a Alexei se le acerco.

Boris: Nina me dijo que no lo haría – dijo algo molesto.
Alexei: creo que se cómo conseguirlo – dijo sonriendo.
Boris: cómo? – pregunto incrédulo ya que sabía que cuando su hija decidía algo era imposible hacerla cambiar de idea.
Alexei: solo le daremos un pequeñito trago de lo mismo que le daremos a Yulia – dijo sonriendo – pero antes debo lograr que pelee con Elena.
Boris: cómo lo conseguirás? – pregunto con el ceño fruncido.
Alexei: esperemos luego de la cena – dijo sonriendo – luego de eso destruiremos este matrimonio y tendremos mucho dinero.

Narrador: Boris no confiaba mucho en ese chico es por eso que preparo la bebida de la morena de una vez, le hecho aquel polvito blanco al vodka y le coloco hielo “tal vez un poquito más para estar seguros”, al decir eso echo un poquito más y llevo el vaso a la cocina escondiéndolo bien para luego buscarlo, por su parte Alexei bailaba con Nina diciéndole lo linda pareja que hacían las chicas, además de inventar algunas cosas sobre la manera tan “déspota” como era tratado luego de asumir casi la administración de la hacienda, eso desconcertó a la chica y más cuando sabía que Lena por causa de las hormonas estaba muy emotiva, pero no dijo nada y solo observaba a las chicas de lejos que cuando se besaban sentía un dolor en el pecho, pero debía calmarse y olvidar aquel sentimiento que iba creciendo dentro de ella, la hora de la cena llego y hubieron varios brindis ya fuera por parte de Oleg o Andrei sobre la morena, justo al terminar Alexei desaparece y Boris le dijo a su hija que el chico subió muy molesto a su habitación, este solo le dijo que Lena lo había reprendido por la manera como estaba bebiendo y este se fue, la chica suspiro y fue en busca de su novio pero antes de llegar a su habitación escucho ruidos en el cuarto del bebe, al entrar vio como Alexei arrojaba la ropita y peluches al piso.

Nina: pero qué te pasa? – dijo molesta.
Alexei: qué ya estoy harto de todo lo que tiene que ver con ellas – dijo al tirar la mecedora al piso.
Nina: pero has perdido el juicio? – dijo tratando de evitar que tumbara la cuna al piso.
Alexei: ya sé que te gusta!!!! – grito molesto.
Nina: pero de que estás hablando – dijo nerviosa.
Alexei: de ella, la amas es por eso que estás cambiando…
Nina: yo solo te amo a ti – dijo abrazándolo.
Alexei: demuéstramelo – dijo abrazándola.
Nina: haré lo que quieras pero sácate esa idea de que amo a alguien más que no seas tú – esas palabras sonaron tan vacías para la chica pero debía calmarlo.
Alexei: destrocemos este lugar y vámonos – le dijo al oído – demuéstrame que realmente me amas – la chica dudo al separarse de él pero vio ese mirada de dolor y le partió el corazón.
Nina: no podemos él bebe no tiene la culpa – dijo recogiendo unas cuantas muditas de ropa del suelo.
Alexei: pero que haces??? – dijo molesto.
Nina: qué parece que hago – dijo viéndolo molesta.
Voz: PERO QUE DEMONIOS HACES????!!!!! – se escuchó el grito de la chica.
Nina: O.O Le…Lena – dijo asustada y nerviosa.
Lena: pensé que habías cambiado que de verdad querías ser parte de nuestras vidas – dijo molesta y con evidente cara de decepción – pero solo querías destruir el que sería el santuario de nuestro bebe!!!!
Alexei: Lena cálmate – dijo un poco nervioso – Nina ella no…
Lena: tú te callas y no la defiendas!!!! – grito molesta – eres una **** escoria perr**** barata!!!! – grito realmente enfadada, solo quería lastimarla y sabía muy bien cómo hacerlo – quiero que recojan sus cosas y se me largan en este momento de mi propiedad, le debí hacer caso a Yulia y no permitirles la entrada desde un principio…
Nina: haces todo lo que ella te dice…
Lena: es mi mujer y la madre de mi hijo y sobre todo la mujer que amo, a la que no pudiste seducir y sabes por qué? – la pelirroja estaba furiosa, en eso la morena entro ya que subió a buscar a Lena – porque ella solo quiere una mujer de verdad en su cama, alguien que no sea una perr**** en celo que solo piensa en sexo – el enojo de ambas crecía de manera vertiginosa, la castaña sentía un fuerte dolor en su corazón – Yulia solo busca quien realmente la haga sentir y no a una zorr**** barata como tú – la mano de Nina se estrelló contra la mejilla de la pelirroja, Nina estaba furiosa.
Yulia: PERO QUE DEMONIOS MIERD**** PASA AQUÍ????!!!! – grito furiosa al ver como la chica se atrevía a tocar a su mujer.
Alexei: las cosas se salieron de control ambas están alteradas y Lena piensa que Nina…
Lena: ESA ZORR**** MIRA COMO DEJO LA HABITACION D ENUESTRO BEBE!!!!! – grito furiosa y casi le brinca encima a la castaña que ya la esperaba pero la morena la detuvo.
Yulia: LARGUENSE AMBOS DE MI CASA!!!!!! – grito furiosa y con los ojos rojo sangre, ambos se asustaron pero Nina se quedó allí.
Nina: esto no se quedará así!!!!! – Dijo molesta – Elena solo eres una mald**** lo perderás todo de eso me encargare….
Alexei: vámonos – dijo sacándola de la habitación mientras la rabia de la pelirroja crecía y un pequeño dolor sentía en su vientre pero al sentir los brazos de la morena rodearla trato de calmarse.
Yulia: Lena amor estás bien? – pregunto preocupada y sobándole la mejilla.
Lena: no sé por qué me odia tanto? Yo nunca le hice nada – dijo comenzando a llorar pero de la rabia que sentía – destrozo las cosas del bebe solo por molestarme y yo creyendo que había cambiado.
Yulia: no fuiste la única – dijo abrazándola – pero ya se ira y todo estará bien amor así que cálmate eso le hace daño a Vitya.

Narrador: las chicas se quedaron allí tratando de calmarse porque a pesar de que la morena se veía tranquila estaba furiosa, más por esa cachetada que le había dado Nina quien por su parte era consolada por su novio, este en vez de calmarla seguía envenenando su espíritu.

Alexei: vez ni si quiera dejo que le dijera que fui yo – dijo abrazándola con fuerza – lo siento amor todo fue mi culpa fui un idiota y ahora nos corrieron como si fuéramos perros sarnosos – la chica solo lloraba aquellas palabras la lastimaron profundamente y ella no tenía la culpa de nada, solo trato de calmar a Alexei y ahora ellas creían que era su culpa.
Nina: vámonos de aquí ya no quiero estar aquí – decía mientras lloraba en eso Boris entro y los vio sintió un nudo en su garganta al ver a su hija llorar así, pero sabía que debía actuar.
Boris: pero que pasa hija que tienes? – dijo y corrió a la cama y abrazo a su hija.
Alexei: lo que paso fue – el chico le conto de los supuestos insultos de Lena y Yulia para con él, luego de cómo en un ataque de rabia destruyo parte de las cosas del bebe, de cómo Nina lo detuvo cuando llegaba la pelirroja y la comenzó a acusar de todo, él le dijo que trato de explicar que había sido él pero que Lena estaba histérica que insulto a Nina de la peor manera y luego los corrió de la hacienda – y eso paso.
Boris: esa mald**** de Elena es una basura – dijo abrazando a su hija que lloraba fuertemente se sentía destruida – esto no se quedará así, no se puede quedar así.
Alexei: ellas son las culpables de todo y deben pagar – dijo molesto, muchos comentarios siguieron envenenando a Nina hasta que ella se levantó, del regazo de su padre furiosa.
Nina: ME LAS PAGARAN LAS DESTROZARE POR ESTO!!!!! – grito furiosa.
Boris: solo hay una forma – dijo dándole de beber un vaso de vodka a su hija, tanto Alexei como él se vieron a los ojos mientras la chica se tomaba todo el contenido del vaso y lo estrellaba contra el espejo de su cuarto.
Nina: ME LAS PAGARAN!!!! – dijo sumamente molesta, por lo que Alexei salió y al llegar a la sala vio a todos hiéndase, corrió a la cocina y saco el vaso de vodka de la nevera y vio a Yulia sola mientras Lena se despedía de sus abuelos.
Alexei: podemos hablar – dijo en tono tímido.
Yulia: espero que ya tengan sus cosas listas – dijo molesta.
Alexei: ten – dijo dándole el vaso de vodka – solo quería disculparme no sé qué le paso la verdad, yo solo la vi subir y fui de tras de ella cuando entro al cuarto del bebe solo entre y trate de detenerla pero no pude.
Yulia: nada de lo que digas…
Alexei: lo sé pero solo espero que no me despidan – dijo apenado – con lo poco que tengo ahorrado luego del golpe de Argos yo…
Yulia: tranquilo seguirás trabajando aquí pero se van hoy – al decir eso se alejó con el vaso en la mano.
Alexei: ya veremos quien se larga esta misma noche – dijo sonriendo.

Narrador: el chico se escondió y vio a las chicas la morena de un solo golpe se bebió el contenido de su vaso, Ruslan estaba despidiéndose cuando Yulia se llevó las manos a la cabeza se sentía algo mareada, al ver eso Alexei corrió iba feliz ya que aquella droga funciono en menos de 5 minutos.

Lena: Yul que tienes? – le pregunto al verla tambalearse.
Yulia: estoy muy mareada – dijo con la voz pastosa, Ruslan se sorprendió al escucharla hablar así.
Ruslan: cuantas te tomaste? – pregunto extrañado al sujetarla.
Yulia: solo una – dijo con aquel tono que parecía completamente borracha.
Lena: eso debió ser por la rabia – dijo tratando de sostenerla – ayúdame a llevarla a nuestra habitación.
Ruslan: claro – tomo a Yulia de la cintura mientras la pelirroja le colocaba el brazo de la su esposa alrededor del cuello del chico – vamos Volkova debes descansar.

Narrador: el chico la llevo mientras Alexei los observaba escondido, mientras Ruslan metía a la morena a la habitación y salió Lena comenzó a desvestir a la Yulia, pero esta estaba un poco ansiosa.

Lena: Yul calma – decía mientras terminaba de quitarle la camisa.
Yulia: te deseo Lena – decía mientras acariciaba un seno de la pelirroja – ven amor te haré feliz – dijo completamente borracha.
Lena: amor tomaste mucho – dijo al quitarle las botas y el pantalón – sé que estabas molesta pero no era para que bebieras tanto.
Yulia: solo fue un vasito chiquito de vodka – dijo al levantarse y abrazar a la pelirroja sin hacer mucha presión en su vientre – dame un besito amor – al decir aquello la beso de manera desesperada.
Lena: amor calma – dijo al separarse de esos labios – debo despedir a tus padres y mi madre.
Yulia: ese tipo estará allí – dijo lamiéndole el cuello – quédate – decía besándole el cuello.
Lena: los despido y vengo a toda prisa – dijo al buscar los labios de la morena, el libido de ambas estaba más que elevado.
Yulia: aquí te espero – dijo al meter su mano bajo el vestido de la pelirroja y sobarla sobre la ropa interior.
Lena: si espérame – dijo acariciándole el miembro por encima del bóxer.

Narrador: la pelirroja salió con algo de trabajo de la habitación, mientras por su parte Alexei había desvestido a Nina y solo le coloco su albornoz, al sentir que Lena bajaba por las escaleras saco a su mujer al pasillo y la llevo con la morena, que estaba acostada en la cama parecía dormir.

Yulia: Lena te amo – dijo en susurros o mejor dicho entre sueños.
Alexei: amor ve – dijo besándola – necesitamos el dinero – al decir eso la acerco y le quito el albornoz dejándolo en el suelo – hazlo rápido – los celos lo envolvían pero sabía que debían hacerlo.
Nina: no quiero – dijo algo mareada.
Alexei: debes recuerda que por tu culpa nos corrieron – al decir eso la chica solo lo miro y se acercó a la morena.
Nina: ok – dijo algo mareada.

Narrador: el chico salió y se metió a su habitación comenzando hacer sus maletas, Nina de un solo movimiento le bajo el bóxer a la morena hasta las rodillas que solo balbuceaba el nombre de Lena, la chica tomo aquel miembro y comenzó a estimularlo.

Nina: que grande – decía excitada – ahora veras lo que es una verdadera mujer.
Yulia: Lena amor – dijo abriendo los ojos su visión era nublada pero – tú no eres Lena – dijo en susurro – déjame – dijo tratando de quitarse a Nina de encima.
Nina: ya verás lo que es una mujer de verdad – al decir aquello se metió el miembro de la morena en su vagina – ahhh que rico – dijo al empezar a mover su cadera.
Yulia: no déjame Lena nooo déjame Lena – decía desesperada al tratar de quitársela de encima pero no tenía fuerza para hacerlo.
Nina: sí que bien se siente – decía la moverse con mayor rapidez.
Yulia: déjame!!!!! – grito la morena de un momento a otro, aquel grito lo escucharon en la planta baja y todos subieron corriendo.

Narrador: la pelirroja estaba más cerca ya que quería saber cómo seguía Yulia, al escuchar el grito de su mujer se apresuró a llegar a ver qué pasaba Alexei salió de su habitación al escuchar el grito, ambos se vieron en el camino pero no dijeron nada y solo corrieron a ver qué pasaba, al entrar la pelirroja quedo petrificada al ver la escena Nina sobre Yulia mientras la morena solo gritaba que la dejara, pasarían solo segundos cuando a la habitación llegaron los padres de la morena, su abuelo, Inessa y Boris, quienes se quedaron de piedra al ver la escena Alexei vio muy encabronado a Boris mientras este solo sonrió, la pelirroja reacciono al escuchar de nuevo a su esposa.

Yulia: déjame Lena ayúdame déjame!!!! – gritaba con aquella voz pastosa tratando de mover a Nina de encima.
Lena: BAJATE DE ENCIMA DE MI MUJER!!!!! – grito de manera histeria, Nina sin dejar de moverse vio a la pelirroja y le sonrió.
Nina: es…realmente…buena – dijo con la voz muy agitada – además…que…es…muy…grande – le sonrió de nuevo a la pelirroja, Lena sintió un dolor muy fuerte en el vientre pero la rabia la consumió se acercó a las chicas y tomo del cabello a Nina y la arrojo al piso.
Yulia: Lena amor ayúdame!!!! – decía una y otra vez la morena con la respiración entrecortada y con una gran erección que en ese momento decidió explotar saliendo unos cuantos chorritos de semen, Lena estaba furiosa.
Nina: pero…que…demonios…no…me…dejaste…terminar…en…paz – dijo riendo de una manera que demostraba que estaba ebria.
Lena: COMO TE ATREVEZ ERES UNA MALD**** PERR***!!!! – grito y se le fue encima a Nina sin siquiera pensar en su embarazo.

Narrador: todos miraban la escena completamente espantados Oleg corrió hacia Lena y se la quitó de encima, ya que ambas chicas comenzaron a halarse de los cabellos y arañar sus caras, mejor dicho Lena aruñaba la cara de la chica pero esta al tratar de defenderse le dio una patada al vientre de la pelirroja, Lena se quejó y Nina estuvo a punto de brincarle encima cuando Boris y Alexei la agarraron y lo evitaron, las chicas solo se insultaban Boris estaba feliz pero trato de disimular para que Inessa no sospechara de él.

Nina: ella es mía solo está contigo por ese mald**** bastardo – gritaba llena de furia – no es la primera vez que se hace suya tiene meses buscándome para darle lo que tu jamás podrás – gritaba fuera de sí.
Lena: ESO ES MENTIRA YULIA SOLO TE VE COMO UNA ASQUEROSA PUT**** BARATA!!!!! – gritaba enfurecida.
Inessa: Lena hija cálmate – dijo corriendo hacia su hija y abrazándola, ya que la pelirroja solo gritaba insultos y varias lágrimas caían de sus ojos, Yulia seguía balbuceando que la soltaran que ella solo amaba a Lena que la dejara, Larissa se acercó a ella y trato de despertarla pero no podía así que le subió el bóxer a su hija que seguía desnuda, Nina por un instante tuvo un momento de lucidez y escucho los insultos de Lena, la cabeza le dolió y todo le daba vueltas sintió que Alexei la tapaba con el albornoz y allí abrió enormemente los ojos.
Nina: Lena estás sangrando!!!! – grito al ver que de la pierna de la pelirroja estaba bañada en sangre, todos reaccionaron y en ese momento.
Lena: AHYYYYY!!!!! – comenzó a gritar y se llevó las manos al vientre.
Inessa: hija!!!! – grito y comenzó a alterarse al ver la gran cantidad de sangre que había en el suelo.
Lena: ME DUELE!!!! MI BEBE!!!! – gritaba llena de dolor Oleg estaba completamente petrificado por un minuto no sabía que pensar y al otro estaba en blanco.
Andrei: OLEG HAY QUE LLEVARLA AL MEDICO QUE ESPERAS!!!! – grito logrando que su hijo reaccionara por lo que cargo a Lena.
Oleg: ve prendiendo la camioneta – al decir eso Andrei salió corriendo – tranquila Lena todo estará bien.

Narrador: las mujer comenzaron a llorar y Nina se desmayó en brazos de su padre luego de gritar que la pelirroja estaba sangrando, Yulia estaba algo consiente pero al escuchar aquel grito de la castaña y los grito de dolor de Lena, se levantó muy desorientada y tambaleándose nadie le prestaba atención pero vio a su madre salir corriendo de la habitación, luego vio el piso lleno de sangre y logro coordinar sus pasos persiguiendo a todos, al llegar a las escaleras todos estaban por salir cuando.

Yulia: espérenme Lena quiero estar con Lena – pero se mareo y trato de sujetarse del pasamanos pero no pudo.
Lena: Yul – dijo algo anestesiada ya que estaba perdiendo mucha sangre, pero abrió los ojos enormemente – YULIAAAAAAAAA!!!!! – grito al ver a la morena rodar por las escaleras.
Oleg: OH POR DIOS NO YULIAAAAAAAA!!!!! – grito al ver como su hija yacía tirada al final de las escaleras con su cabeza ensangrentada, sintió como la pelirroja se desvanecía entre sus brazos.

Narrador: las mujer entraron y vieron la escena Yulia tirada al pie de las escaleras y a la pelirroja desmayada en los brazos de Oleg, y este estaba completamente pálido y temblando de milagro no soltó a la pelirroja al suelo.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:20 am

Capítulo XVIII: un intenso dolor golpea a la familia Volkov-Katin


Narrador: las mujeres estaban completamente atónitas por lo acontecido, María quien había escuchado los grito salió por fin de la cocina y vio todo, se alarmo pero corrió a buscar a Igor que aún no se había ido de la hacienda y este ayudo a Oleg a llevar a Lena a la camioneta, el hombre iba en shock Andrei arranco lo más rápido que pudo con Inessa acompañándolos, por su parte Larissa asustada era abrazada por María mientras Ruslan y Román con mucho cuidado trataban de inmovilizar el cuello de la morena, tomaron unos cuantos cartones y los colocaron como si fueran un collarín fijándolo con cinta adhesiva, al conseguirlo Sasha le coloco unos pantalones deportivos y una camisa de botones para no lastimarla más, Yulia no se movía y eso tenía a la pobre de Larissa muy asustada.

Ruslan: Sra. Larissa ella respira solo esta desmayada por el golpe – le dijo al levantarse y salir corriendo a buscar una escalera en el establo.
Román: ella estará bien – dijo tratando de calmar a la pobre mujer que solo lloraba viendo como su hija estaba allí inconsciente.
Sasha: cuando llegue Ruslan hay que tratar de mantener su cabeza muy firme – al decir eso el chico llego con una escalera de manera no muy alta tal vez unos centímetros más grande que la pelinegra, el chico la había cortado para que se les hiciera fácil colocarla en la camioneta la coloco en el suelo.
Ruslan: hay que subirla rápido.
Sasha: Ruslan sujétale firmemente la cabeza y no dejes que se mueva mientras Román y yo la subimos a la escalera – el chico asintió.

Narrador: los hombres tomaron a Yulia por los brazos y piernas y la subieron mientras Ruslan le mantuvo la cabeza sujeta evitando que se moviera, al tenerla sobre la escalera la amarraron con cuidado de las piernas y torso para que no se fuera a caer mientras la levantaban, al hacerlo la sacaron a toda prisa hasta la camioneta de la morena que manejaba Igor, Larissa se montó adelante mientras que los chicos metieron a la morena en el asiento trasero y Ruslan por ser el más pequeño se quedó con ella, Sasha, María y Román se montaron en la camioneta viejita de la hacienda que ya había sido preparada por Igor y salieron a toda prisa al hospital.

Oleg: es una emergencia ayuda!!!! – llego gritando con la pelirroja en brazos.
Médico: qué le paso? – dijo llegando junto a una enfermera que traía una camilla, Oleg la acostó allí.
Oleg: paso un momento muy tenso – dijo nervioso – luego comenzó a sangrar y luego se desmayó no ha recuperado la conciencia.
Médico: cuanto tiempo tiene así? – pregunto al llevarla a un cubículo en emergencia.
Inessa: cómo 20 minutos más o menos – dijo llorando.
Oleg: su obstetra es la Dra. Petrova – dijo muy nervioso.
Médico: llamen de inmediato a la Dra. Petrova díganle que es una emergencia – dijo mientras revisaba a la pelirroja.
Oleg: mi hija cayó por las escaleras al tratar de alcanzarnos mi esposa viene con ella – dijo abrazando a Inessa que parecía que se desmayaría.
Médico: manden a alguien y esperen a la hija del Sr. Volkov – dijo a otra enfermera que se acercaba – necesito que salgan mientras la examino.

Narrador: Oleg salió junto a Inessa se sentaron a esperar a Larissa con Yulia, Andrei había llamado a Iván para que estuviera pendiente del ingreso de su nieta, justo al llegar la morena la obstetra llegaba y estaba corrió a evaluar la situación de la pelirroja, Iván metió a Yulia a emergencia y comenzaban a revisarla, todos estaban esperando en la sala de espera a que les informaran la situación de las chicas y él bebe, por su parte Boris estaba brindando junto a Alexei por lo que acababa de pasar.

Boris: ojala se mueran junto a su bastardo – dijo levantando la copa y sonriendo.
Alexei: no sé qué haremos ahora – dijo al terminarse el contenido de su vaso – cuando Nina despierte ella enloquecerá eso lo sé – dijo preocupado.
Boris: nada pasara – dijo sonriendo – la droga que se tomó Volkova desaparecerá en poco tiempo así que nadie sospechara nada, en cuanto a Nina le diremos lo que planeamos que ella tomo mucho y la encontramos en la habitación con Volkova, tú te harás el dolido por su traición luego con el dinero que robaste de la venta de esos caballos, podrán comprar una casa luego les mandaras una carta a los Volkov diciéndoles que necesitan dinero o dirán lo que paso con su hija y tu mujer….
Alexei: pero estás seguro que Nina no recordará nada – dijo serio.
Boris: es lo bueno de esa droga – dijo riendo – me la recomendaron porque la usan mucho los adolescentes ahorita, les inventan a las chicas cualquier cosa y como no se acuerdan piensan que fue consensuado el sexo – dijo carcajeándose.
Alexei: solo espero que las cosas funcionen como se debe – dijo sirviéndose otro trago de vodka.

Narrador: por su parte Iván al escuchar parte de la historia de lo que le paso a Yulia recordó algo, así que le mando hacer unas pruebas toxicológicas ya que sabía que la morena no bebía y emborracharse así de rápido no era normal, por su parte le hicieron unas tomografías a Yulia para asegurarse de que no tuviera una lesión cerebral, se había fracturado el tobillo pero era todo solo debían esperar pero ella ya estaba consciente y solo preguntaba por su esposa.

Yulia: necesito estar con Lena y mi hijo – decía muy agitada al intentar levantarse.
Iván: mi esposa está con ella así que cálmate – dijo tratando de evitar que se levantara de la camilla.
Yulia: COMO DEMONIOS QUIERES QUE ME CALME YO VI LA SANGRE!!!!! – grito muy asustada – NUESTRO HIJO, NO ENTIENDO QUE MIERD**** PASO SOLO QUIERO ESTAR CON ELLOS!!!! – gritaba a todo pulmón, en eso entró Larissa al escuchar los gritos.
Larissa: CON UN DEMONIOS QUIERES CALLARTE!!!!! – grito molesta la pelinegra solo vio a su madre sorprendida por su manera de gritarle, la mujer rubia se acercó a su hija y de manera muy fría le dijo – si algo les pasa a ellos 2 serás la culpable – dijo viéndola con decepción en sus ojos.
Yulia: pero de que hablas? – dijo más asustada aún.
Larissa: te encontramos en la cama con esa cualquiera – dijo viéndola con molestia.
Yulia: pero yo…ella…yo no – dijo muy sorprendida.
Iván: Larissa aquí están los resultados toxicológicos de Yulia – dijo serio ya que una enfermera se los acababa de dar.
Larissa: cómo? Para que le hicieron una prueba toxicológica si es evidente que se emborracho y cometió una grave falta – pregunto confundida y molesta a la vez.
Iván: Ruslan me conto que en la fiesta vio a Yulia borracha de un momento a otro, pero al llegar aquí no le sentí olor a alcohol es por eso que mande a analizar su sangre – tanto cómo Yulia y su madre estaban confundidas y más Yulia por no entender nada de lo que pasaba, lo único que recordaba era la sangre en el suelo de su habitación – según esto hay rastros de una alta concentración de una droga en la sangre de Yulia.
Larissa/Yulia: QUE??? – gritaron ambas mujeres.
Iván: está droga la están usando en casos de violaciones en las preparatorias – dijo serio – hace unos meses tuve 3 casos, al mezclarlo con alcohol provoca algo parecido a la una borrachera pero es casi instantánea, las fuerzas de la persona quedan completamente agotadas, con decirles que un hombre de 1,80 con 120 kilos puede ser sometido por un niño de 10 años y que pese solo 25 kilos si consume esta droga – la cara de asombro y estupefacción de madre e hija eran evidentes – además que la memoria se ve algo afectada.
Larissa: cómo afectadas? – pregunto nerviosa.
Iván: en los casos que he visto las chicas dicen que la relación sexual fue consensual pero no es así, ya que al examinarlas se puede notar como fueron abusadas pero ella juran que no sé negaron, por eso no se ha logrado meter a nadie a la cárcel por esas violaciones debido a que cualquier cosa que les dicen lo aceptan como si fuera verdad.
Yulia: eso quiere decir que me violaron? – pregunto sintiendo como su corazón palpitaba aprisa.
Larissa: esa mald**** zorra – dijo apretando los puños – esto no se quedará así – en eso la morena se volvió a marear y las náuseas crecieron en ella por lo que comenzó a vomitar – hija!!!! – grito preocupada.
Iván: su sistema necesita sacar lo ingerido – dijo dándole una papelera a la morena quien seguía vomitando.

Narrador: por su parte la obstetra trataba de detener el sangrado además de estabilizarle la presión a la pelirroja, Anya estaba preocupada no entendía que pudo haber pasado para que Lena llegara en ese estado, en la mañana todo era normal y ahora era un completo caos donde el cuadro clínico no era muy favorable ni para la madre ni para él bebe, todos se encontraban en la habitación de Yulia ya les habían explicado a todos lo que le paso a la morena, Andrei y Oleg estaban furiosos pero no podían hacer nada un escándalo no les convenía, más ahora que las elecciones para la Alcaldía de Toliatti estaba cerca y Andrei se lanzaría a las elecciones, pero Inessa seguía algo recelosa al verla no sería fácil para ella olvidar la escena de Nina sobre la morena, Yulia seguía asustada ya que no les habían dado noticias sobre Lena si algo le llegaba a pasar estaba segura que mataría a Nina, ya que al enterarse que cuando la pelirroja peleaba con la castaña esta la golpeo en el vientre y fue allí donde todo se desencadeno, su furia crecía con cada minuto que no sabía nada de su esposa e hijo, si algo les pasaba moriría pero no antes de acabar con la perr**** de Nina.

Anya Petrov: buenas noches – dijo al ver que ya eran las 10:30 pm.
Todos: cómo está Lena y él bebe??? – preguntaron al unísono.
Anya: la situación no es nada alentadora – dijo muy seria – la presión se le disparo a Lena siendo esto lo que ocasiono la hemorragia al igual que ha perdido mucho líquido amniótico, logramos controlarla pero aún su presión es muy alta.
Yulia: eso que quiere decir?? – pregunto con un hilo de voz y temblorosa.
Anya: la pérdida de sangre y el líquido es un riesgo para él bebe – dijo viendo a la morena – esto puede ocasionar que se desprenda la placenta, lo recomendable en estos casos es hacer una cesárea pero los pulmones del bebe no están completamente formados es un riesgo por donde lo miren, porque para Lena hacerle una cesárea con la presión así de alta sería fatal.

Narrador: la morena comenzó a llorar al igual que las mujer por qué les pasaba esto a ellas, Yulia sentía que moriría en ese momento la vida de las personas más importantes en su vida estaba en riesgo, todos se quedaron completamente inmóviles Inessa se desmayó debido a su presión, la llevaron a emergencia para estabilizarla Andrei fue a acompañarla mientras Oleg y Larissa trataban de calmar a la morena, Alexei había terminado de hacer sus maletas y las de Nina la vio allí dormida se acercó y le beso la mejilla.

Alexei: perdóname por esto amor – dijo besando sus labios – Nina lo que paso está noche es solo tu culpa – al decir eso le acaricio la mejilla – fuiste a la habitación del bebe luego de verlas besándose estabas celosa de ver a Yulia besar a Lena, por eso te desquitaste con las cosas del bebe tiraste su ropita de su armario, de su cajoncitos, los peluches los aventaste al suelo al igual que la mecedora, cuando llegue evite que tumbaras la cuna te dije que si habías perdido la razón – el chico seguía acariciándole la mejilla y le hablaba suavemente – luego llego Lena y discutieron muy fuerte te dijo muchas cosas hirientes, que eras una perr**** en celo barata, una zorr**** y muchas cosas más, así que nos corrió yo fui a buscar las maletas para irnos cuando comenzaste a beber en exceso, luego te desnudaste y fuiste a la habitación de las chicas….

Narrador: el chico siguió con su relato contándole las cosas como pasaron justo cuando comenzó a violar a Yulia, sabía que de esa parte de la historia debía ser la misma que todos vieron, se sentía como un canalla al mentirle sobre la habitación del bebe pero debía hacerlo eso le dijo Boris, lo mejor es que nadie supiera que había pasado esa noche dormirían en una de las habitaciones del bar, es por eso que al terminar de decirle eso salió para llevar las maletas al auto de Boris, Nina pudo escuchar todo lo que Alexei le dijo y su mente completamente confundida creo esos falsos recuerdos, ligándolos con los verdaderos así que despertó de golpe al ver como la pelirroja sangraba.

Nina: NO ELENA!!!!! – grito completamente sudada, todas las imágenes se le vinieron a la cabeza, las reales y las inventadas por Alexei – que hice???? DIOS QUE HICE???? – grito alterada, se levantó y se colocó la ropa que vio en su cama, corrió a la habitación y allí vio la cama revuelta recordó cómo se movía sobre la morena, incluso sentía su miembro dentro luego vio el piso y vio la sangre era mucha, su estómago se le revolvió – NO LENA NO!!!! – dijo para luego salir corriendo, vio a su padre y Alexei en la sala.
Boris: los llevare al bar allí se quedaran y luego iré al hospital para averiguar que paso – dijo dejando su vaso de vodka en la mesa.
Alexei: Elena perdió mucha sangre – al decir aquello Nina corrió hasta su auto y se fue de allí – NINA!!!!!!!! – grito Alexei desde la puerta ya que cuando dijo eso sintieron a la chica correr y la persiguieron sin lograr alcanzarla – DEBEMOS IR POR ELLA!!!! – grito desesperado.
Boris: déjala – dijo muy tranquilo – debes dejar que se calme y que los recuerdos de lo que le dijiste se terminen de formar en su cabeza.
Alexei: pero viste como se fue!!!!! – Dijo muy molesto – PARECIERA QUE NO TE IMPORTARA!!! – grito furioso.
Boris: es mi hija claro que me importa!!!! – dijo molesto – pero si vamos y comienza a preguntar la confundiremos, después podría ir y decir lo que hicimos y créeme que a ninguno de los 2 nos conviene – dijo muy serio.

Narrador: Alexei lo pensó unos minutos sabía que tenía razón solo rezaba porque Nina no cometiera una locura, se sentía arrepentido y más por hacerla ver a ella como la culpable de lo que había pasado, recordó cuando comenzó a desvestirla parecía una muñeca que solo se dejaba hacer todo, le estuvo diciendo “ahora iras y lo harás con Volkova y no te bajaras hasta que termine dentro de ti”, la chica solo lo veía y asentía como si fuera un robot sin voluntad la pequeña cantidad que le dieron en aquel vaso de vodka, la convirtieron en un títere que ellos podían manipular y antes de salir le dijo que se la chupara, el chico al ver que ella solo hacia lo que decía se auto convenció que era lo correcto, las ganas de molestar a Yulia y Lena lo segaron y ahora por sus acciones ambas estaban en el hospital, él pudo ver como la morena caía por las escaleras y al principio se alegró deseo que muriera, pero al escuchar el grito de terror de Lena y verla desangrándose en brazos de Oleg el remordimiento lo ataco, pero ya no había nada que hacer solo esperaba no tener la muerte de nadie en su conciencia, tanto Boris como él se fueron rumbo al bar mientras Nina manejaba sin rumbo, no sabía que hacer estaba desesperada y la culpa la atacaba no solo por lo que le hizo a Yulia, el recordar cuando Oleg levantó a Lena de encima de ella y como ella llena de dolor y odio levanto su pierna y la golpeo en el vientre la lleno de culpa, sus ojos estaban llenos de lágrimas casi no veía la carretera por lo que casi choca con un camión cisterna, se maldijo por virar el volante y no estrellarse la culpa la golpeaba y fuerte.

Anya: deben decirme que hacer – dijo muy seria, todos la vieron no sabían que hacer o decir, en eso una enfermera entró.
Enfermera: Dra. Petrova la Sra. De Volkova su presión volvió a subir!!! – dijo haciendo que el corazón de la morena latiera con mayor rapidez ante esas palabras.
Anya: vamos!!!!! – grito y salió corriendo de la habitación.
Yulia: NO LENA NOOOOOO!!!!!!! – grito tratando de levantarse, Oleg la sostuvo y volvió a recostarla.
Oleg: Yulia por favor debes calmarte – dijo asustado.
Yulia: COMO ME PIDES QUE ME CALME SI LENA ELLA ESTA…. – no termino de gritar ya que el nudo que le llego a la garganta fue muy grande, la cabeza le daba vueltas aún no había terminado de sacar de su sistema aquella droga, pero el solo pensar que Lena se debatía entre la vida y la muerte al igual que su hijo le destrozaban el alma, solo quería estar con ellos si llegaba a pasarles algo solo pedía la muerte para ella.

Narrador: eran cerca de las 11:15 pm cuando Anya regreso con una cara casi de espanto, los vio a todos y la morena sintió que una parte de ella moría en ese instante.

Yulia: cómo esta Lena y Vitya? – pregunto desesperada.
Anya: logramos estabilizarle un poco la presión – dijo suspirando – pero esto causo otra hemorragia, no les mentiré – dijo muy seria – ambos están muy débiles los latidos del bebe están decayendo y si Lena sigue así tememos que sufra de un paro cardiaco, ya que la presión a comenzado a debilitarle el corazón también….

Narrador: Yulia quedo completamente paralizada al escuchar aquello su familia estaba muriendo, tanto Lena como Vitya estaban muriendo y ella no podía hacer nada se levantó de la cama con las pocas fuerzas que tenía, había vuelto a vomitar hace algunos minutos eliminando casi por completo aquella sustancia de su cuerpo, las lágrimas ya no salían solo sentía dolor y no por los golpes que sufrió al caer, ahora era su corazón el que experimentaba un dolor muy grande cayó de rodillas delante de Anya, ella solo la veía y tenía ganas de llorar durante esos 7 meses las llego a conocer, sabía que las chicas se amaban siendo tan jóvenes y debían pasar por aquello era injusto, sabía que las próximas palabras que mencionaría serían las más duras de digerir para la morena, pero no había mucho tiempo se hinco frente a Yulia quien tenía la cara tapada con sus manos, la chica lloraba estaba sumamente asustada y lo sabía con solo verla el miedo de la morena era palpable, así que con gran esfuerzo pronuncio aquellas palabras que no quería pronunciar, pero debía hacerlo ya que la esperanza de vida se agotaba con el pasar de los minutos.

Anya: Yulia – dijo viéndola a los ojos, esos ojos azules que mostraban mucho miedo y angustia – necesito que me digas a cuál de los 2 debemos salvar – dijo muy lentamente.

Narrador: la morena la vio y en sus ojos ya no demostraba miedo ahora sus ojos azules mostraban terror, esas palabras le rompieron por completo el corazón “Yulia necesito que me digas a cuál de los 2 debemos salvar”, esas palabras sonaban como un eco en su cabeza una y otra vez, eso no podía ser real, esas palabras no podían ser ciertas, todo era una maldit**** pesadilla que estaba teniendo, solo quería despertar entre los brazos de Lena y que le dijera que todo estaba bien, que era un mal sueño y ella y Vitya estaban bien sentir la calidez de sus brazos y labios era lo que necesitaba, cerró fuertemente sus ojos rezando implorando porque todo fuera una horrible pesadilla, rogaba despertar en su cama con el cuerpo desnudo de Lena abrazándola, pero al abrirlos y ver a Anya frente a ella comprendió que no era una pesadilla que era la put**** realidad, que su Lena estaba debatiéndose entre la vida y la muerte al igual que su hijo, pero lo peor de todo es que ella debía decidir a cuál de los 2 salvar así que solo lloro en brazos de Anya, no podía pensar no en ese momento…..

Nina: DIOS AYUDAME QUE TODO SEA UNA PUT**** PESADILLA!!!!! – grita a todo pulmón dentro de su auto golpeando el volante – NO PUEDE SER TAN MISERABLE PARA CAUSAR ESO YO NO, POR FAVOR SEÑOR DESPIERTAME DE ESTA MALD**** PESADILLA, YO NO PUDE CAUSARLE TANTO DAÑO A LENA, YO NO PUEDE HABER MATADO A SU HIJO!!!!! – gritaba desesperada, solo hacia 2 minutos que se estaciono comprendió lo grave de lo que paso, sus falsos recuerdo y los verdaderos se unieron contándole una historia de horror, ella violando prácticamente a Yulia en la cama de Lena y ella viéndola furiosa, el golpe en su vientre por su pierna la sangre saliendo de ella no ella no podía haber sido tan perr****, cómo fue capaz de hacer algo tan ruin y bajo meterse con ese pequeño ser indefenso.

Narrador: por su parte Boris y Alexei llegaban al bar Irina estaba por prender su auto cuando los vio llegar, le extraño al ver como metían varias maletas en aquel lugar “será que Nina lo abandono?” se preguntó antes de encender su auto, la chica solo los vio entrar y al rato salió Boris montándose en su camioneta y marcándose del lugar, ella hizo lo mismo ya que Antón la dejo irse porque Natasha estaba enferma y siendo este el sobrino del dueño no habría problemas, así que no quiso pensar mucho solo quería ver como seguía su pequeña de aquella gripe, manejo cerca de 15 minutos las calles estaban casi vacías ya que la gran mayoría estaba en algunos bares o en sus casas, cuando llego a su casa vio la camioneta de Nina estacionada en el puesto de visitas de su edificio, se estaciono y pudo ver movimiento se bajó y al acercarse vio a su amiga llorando y gritando dentro de su camioneta, se asustó y toco la ventanilla en ese momento la castaña abrió la puerta y salto a los brazos de su amiga.

Nina: SOY UNA BASURA UNA MALD**** PERR**** QUE NO MERECE VIVIR!!!! – grito llorando en los brazos de su amiga.
Irina: Nina pero que te pasa? – pregunto muy asustada al verla en ese estado.
Nina: SOY UNA MALD**** BASURA!!!!! – seguía gritando.

Narrador: la rubia sentía a su amiga temblar en sus brazos, recordó a Alexei y pensó que tal vez la descubrió con aquel chico pelirrojo, la chica no sabía qué hacer y más cuando escucho “DEBERIA MATARME POR LO QUE HICE, PERO ESO NO CAMBIARA QUE SOY UNA MALD**** PERR****” eso la asusto demasiado, así que cómo pudo la llevo hasta su edificio por suerte era de 4 pisos y 4 apartamentos por piso, cada apartamento estaba bien separado y como la mayoría de los propietarios eran jóvenes, se la pasaban a esa hora fuera en algún bar o discoteca, así que nadie salió al escuchar los gritos y sollozos de su amiga pero si Andrea la tía de Irina, que al ver como estaba Nina fue corriendo a prepararle un té la rubia como pudo la metió en su apartamento y la recostó en su sofá, la chica no quería soltarla sentía a Irina como su tabla de salvación como hubiera deseado que hubiera podido ir a la fiesta, si ella hubiera ido nada de eso hubiera pasado pero con la bebe enferma no podía, sabía que solo trabajaría hasta las 11:00 pm y luego iría a su casa por Natasha, la culpa volvió a invadirla haciéndola llorar más fuerte en los brazos de su única amiga.

Irina: shhh vamos Nina trata de calmarte – era lo único que se le ocurría decir ya que no sabía que podía decirle para ayudarla – vamos nena shhh tranquila estás a salvo.

Narrador: la chica seguía llorando las palabras que le decía la rubia no lograban calmarla, solo sentía miedo, temor, rabia, desesperación por todo lo que estaba pasando, porque demonios pasaba eso que demonio se le metió en el cuerpo para actuar así, pero ya no había nada que hacer solo asumir su culpa y rogar porque nada malo pasara, Nina se aferraba con fuerza a los brazos de Irina ya nada sería igual y eso lo sabía bien, Boris llego al hospital y se asustado al saber que Inessa estaba internada corrió a su habitación y vio a Andrei y María junto a ella, su mujer lloraba y tenía varios aparatos conectados a su cuerpo, una solución que goteaba algún líquido a sus venas, una enfermera tomándole la presión, a un Iván muy serio a su lado eso solo significaba que algo grave pasaba, por una parte estaba feliz pero por otra preocupado por lo que le pudiera pasar al amor de su vida.

Boris: Inessa cariño que paso? – dijo arrodillándose al lado de ella.
Inessa: todo es culpa de tu hija!!!! – grito furiosa.
Boris: lo sé y no sabes la vergüenza que siento por lo que hizo – dijo bajándole la mirada y aparentando vergüenza – ya los saque de la hacienda – fue lo que pudo decir antes de que una muy furiosa Inessa lo interrumpiera.
Inessa: SI ALGO LE LLEGA A PASAR A MI HIJA O NIETO JURO QUE MATARE A TU HIJA CON MIS PROPIAS MANOS!!!! – grito de manera histérica.
Iván: Srta., tráigame un sedante rápido – dijo al ver como las pulsaciones de Inessa subían rápidamente, la enfermera llego e Iván la inyecto todo esto mientras Inessa gritaba insultos para Nina, Inessa se quedó dormida luego de unos minutos – Dios por qué les tenía que pasar esto? – dijo viendo a la mujer que hacia el intento de despertar.
Boris: alguien me puede explicar que paso? – dijo preocupado.
Iván: a Inessa se le subió la presión – dijo serio – al saber la situación de Lena no le ayudo en nada.
Boris: por favor díganme no entiendo nada – dijo asustado.
Andrei: es tú esposa dónde demonios estabas!!! – reclamo molesto, Boris enfureció al escuchar aquel reclamo pero debía calmarse, actuar de manera inocente ya que si alguien lo vinculaba con este asunto terminaría en la cárcel.
Boris: al ver lo que paso con Yulia me quede para llevarme a Alexei y Nina de la hacienda – dijo mostrándose asustado y preocupado – sé que lo que ella hizo fue horrible pero es mi hija, los lleve al bar donde trabajo y los dejé allí por eso llegue a esta hora.
María: pobre Inessa – dijo llorando.
Andrei: la desgracia nos cayó encima gracias a tú hija!!! – dijo con mucho rencor.
Boris: no pensé que llegara tan lejos lo juro – dijo tomando la mano de Inessa – pero cómo están Lena y Yulia? – pregunto haciéndose el preocupado mientras sobaba la mejilla de su esposa.
Iván: Yulia está fuera de peligro – dijo suspirando – pero Lena y su bebe están en peligro ambos – Boris volteo de golpe y vio al médico mostro un rostro de temor y sorpresa.

Narrador: Andrei no creía mucho en aquella mirada de preocupación, pero no dijo nada ya que no quería caer en la confrontación con ese hombre, solo rezaba y le pedía a todos los santos que conocía que tanto él bebe como Lena se salvaran, Alexei estaba en aquella habitación solo y nervioso le hubiera gustado ir con Boris y saber que había pasado, una parte de él deseaba con tantas fuerzas que Volkova hubiera muerto por la caída, pero otra solo esperaba que Lena y él bebe estuvieran bien, sentía mucha culpa y más por dejarle toda la responsabilidad a Nina en sus hombros.

Alexei: lo siento tanto amor – dijo dejando escapar unas lágrimas – pero si Volkova se salva luego de esto jamás podrás acercarte a ella y serás solo mía, pero Dios no permitas que nada malo le pase a Lena ella no tiene la culpa de haberse casado con ese fenómeno, todo es culpa de Volkova por tratar de meterse en nuestras vidas – el chico se recostó en la cama y miro al techo – debemos irnos de Toliatti también, en cuanto tenga el dinero suficiente iremos a San Petersburgo como querías amor, estaremos lejos de todos y olvidaremos todo esto solo tú y yo y nuestros hijos, nunca regresaremos y nos olvidaremos de los Volkov y Katin para siempre, seremos felices amor lo prometo – se dijo esto y quedo dormido.

Narrador: Nina ya se había calmado y se tomaba el té que Andrea le preparo, la chica trataba de ordenar sus ideas y pensamientos mientras bebía aquella bebida caliente, Irina solo la veía tratando de descifrar que le había pasado para estar en ese nivel de histeria, era algo grave y lo sabía pero no la presionaría cuando su amiga sintiera que era el momento le diría que paso, estuvieron un buen rato calladas hasta que Nina dejo la taza sobre la mesita del café y se limpiaba unas lágrimas.

Nina: esta noche cometí el peor error de mi vida – dijo tratando de no llorar, pero el nudo que se le formo en la garganta no la dejaba casi hablar, Irina se sentó a su lado y le tomo la mano apretándosela con fuerza, Andrea las dejo solas ya que sabía que su sobrina la ayudaría a calmarse – no sabes cómo me arrepiento de lo que hice – decía mientras unas lágrimas caían de sus ojos color miel.
Irina: pero que hiciste? – sabía que estaba presionándola pero quería saber que pasaba para ayudarla.
Nina: bebí mucho – dijo con la mirada perdida – antes de eso las vi besarse eso me enojo, por eso por rabia destruía el cuarto del bebe – Irina la miro sorprendida.
Irina: pero creí que ya el verlas besarse no te afectaba tanto – dijo muy sorprendida.
Nina: yo también pero me afecto – dijo sollozando – Lena llego y me vio tirando la ropita al suelo, me grito y comenzamos a discutir me dijo cosas muy feas y no me contuve y le dije cosas peores, luego llego Yulia y nos corrió de la hacienda – dijo llevando sus manos a la cara, Irina le sobaba la espalda con movimientos circulares tratando que así se calmara – Alexei comenzó hacer las maletas yo seguí bebiendo, luego fue a buscar otras maletas y me desnude no sé porque solo lo hice, fui hasta la habitación de ellas y vi a Yulia dormida en ropa interior llamaba a Lena diciendo que la amaba, supongo que estaba borracha no sé – dijo sintiendo un fuerte dolor en el pecho – no sé qué me paso me excito verla así que le baje sus bóxer allí estaba su pene y yo lo tome y empecé a acariciar – Irina estaba muy sorprendida – luego me subí sobre ella y lo metí dentro de mí – las lágrimas no le permitieron seguir hablando.
Irina: shhh vamos ya todo paso estás aquí conmigo – dijo abrazándola – shhh – le decía mientras le sobaba la espalda, esa confesión la saco por completo de onda no podía creer que su amiga le dijera eso, pero es humana pensó aprovecharse de una situación así era de lo más natural y más estando ebria, pero algo le decía que lo peor estaba por venir y no se equivocó.
Nina: Lena entro y nos vio – dijo aferrándose al cuerpo de su amiga – me tomo del cabello y me lanzo al suelo, dije muchas idioteces sobre que no me dejo terminar y luego ella se me fue encima, estaba enfurecida su suegro trato de separarnos y al lograrlo no sé si por rabia porque me araño la cara – comenzó a llorar más fuerte, la chica hasta ahora se dio cuenta de las marcas de uñas en la cara de su amiga, la abrazo con fuerzas sabiendo que lo peor estaba por venir – la patee en el vientre – Irina se apartó de ella bruscamente.
Irina: qué tú qué? – dijo algo exaltada.
Nina: trataba de quitármela de encima y cunado su suegro la levanto por un movimiento involuntario la golpee en el vientre – dijo llorando – pero te juro que no fue mi intensión solo fue algo que paso – decía desesperada – tienes que creerme – dijo llorando.
Irina: oh por Dios!! – dijo y la abrazo, quería creerle de verdad quería pero todo eso era demasiado para ella.
Nina: luego la vi sangrando y se los dije – dijo llorando con mayor fuerza – luego me desmaye, al despertarme escuche a mi padre y Alexei decir que estaban en el hospital, yo no sé qué haré si algo les llegara a pasar SOY UNA BASURA UNA MALD**** MISERABLE, OJALA PUDIERA DAR MI VIDA PARA RETROCEDER EL TIEMPO Y EVITAR QUE ESO PASARA, O MEJOR EVITAR QUE MIS PADRES TUVIERAN RELACIONES Y NO NACER NUNCA, SOY UNA MALD**** PERR**** - decía llorando.

Narrador: Irina sentía un gran nudo en su garganta quería gritar pero no podía, se aferró al cuerpo de Nina con fuerza eso la hizo revivir su propia historia, recordó a su amada enojarse de tal manera con sus padres y luego aquella hemorragia la ataco, la rabia volvía a nacer en su interior el saber que la persona que tenía entre sus brazos, hizo lo mismo que sus padres la lleno de mucha rabia hacia ellos y hasta la misma Nina, una parte de ella quería gritarle y decirle lo poco mujer que era por haber hecho eso, pero otra sentía el dolor de su amiga y su arrepentimiento era sincero al igual que su dolor, lo único que pudo fue abrazarla tratando de calmarla tratando de calmarse, algo le decía que si algo malo pasaba esa noche su amiga se desmoronaría mucho más de lo que ya estaba, si algo le pasaba a ese bebe o a la madre solo serían su culpa y eso no la dejaría vivir en paz.

Yulia: quiero verla por favor quiero estar con ella – le dijo desesperada a Anya.
Anya: te dejare verla pero debes tratar de calmarte – dijo abrazándola – si ella te ve así podría subírsele la presión dificultándonos el trabajo.
Yulia: si por favor – decía limpiando sus lágrimas y respirando profundamente para calmarse.
Anya: debo decirles que el ataque que sufrió ahorita fue porque le dijimos lo que te paso – dijo viendo a la pelirroja – ella pregunto desesperada por ti – la morena dejo escapar unas lágrimas – Iván se lo dijo y eso fue lo que la altero es por eso que te pido que no le menciones eso, debemos tratar de mantenerla tranquila.
Yulia: ok lo haré – dijo siguiendo con sus respiraciones.

Narrador: los padres de la morena estaban muy nerviosos la decisión de Yulia aún no había sido tomada, Inessa tampoco pudo decidir que hacer es por eso que la internaron para tratar de mantener su presión estable, Inessa solo le dijo a Yulia que no importara cual fuera su decisión que igual cualquiera de las 2 opciones las mataría a ambas, eso lo sabía bien pero prefirió dejar que la morena decidiera ya que ella no tenía el valor, decidir quién viviría si su hija o nieto la destrozaría al igual que a la pelinegra, la morena iba llevada en silla de ruedas por Anya le había dicho a Yulia que solo disponía de 15 minutos, la cesaría debía hacerse lo antes posible de lo contrario ambos morirían, la morena al entrar a terapia intensiva y ver a la pelirroja casi llora pero se contuvo, Anya la llevo hasta la cama de Lena y la dejo allí.

Anya: tienes solo 15 minutos Yulia – dijo un poco nerviosa – para entonces deberás darme una respuesta – la morena solo asintió la obstetra salió y Yulia tomo la mano de Lena y la beso.
Yulia: hola bella durmiente – dijo tratando de no llorar – te amo Len te amo tanto me duele verte así aquí, esto no debería haber pasado amor – unas lágrimas rebeldes salieron de sus ojos azules.
Lena: Yul – dijo con un hilo de voz.
Yulia: por favor Len no te esfuerces – dijo acariciándole la mejilla y besando su mano.
Lena: estás…bien? – pregunto abriendo sus ojos y mirándola.
Yulia: si solo que – no pudo decir nada – por favor no te exaltes.
Lena: sé…lo…paso – dijo con algo de dificultad – esa…perr****
Yulia: amor por favor no hables de eso no importa – dijo levantándose con algo de dolor en su pie, la pelirroja pudo notar como unas gasas estaban pegadas en la cabeza de la morena – guardas tus fuerzas para lo que vendrá ahora…
Lena: la…cesárea – dijo suspirando – Yul…prométeme…que…nuestro…bebe…
Yulia: no – dijo negando con la cabeza – Len no, por favor no me lo pidas…
Lena: el…debe…vivir – dijo sonriendo – así…una…parte…de…mí…vivirá…
Yulia: no Len somos jóvenes podemos tener más hijos, pero sin ti no por favor no – dijo dejando escapar unas lágrimas.
Lena: pero…siempre…faltara…uno – dijo viéndola a los ojos, la morena vio llenarse de lágrimas esos ojos verde-grisáceos que tanto ama y se le partió el corazón.
Yulia: no llores Len por favor – dijo secándole unas cuantas lágrimas de sus mejillas.
Lena: júrame…que…lo…cuidaras…y…estarás…siempre…con…él – dijo sollozando un poco.
Yulia: no me pidas eso por favor – dijo dejando escapar varias lágrimas rebeldes – sin ti no podré Lena amor por favor no.
Lena: yo…siempre…los…cuidare – dijo sonriendo – dejo…mi…mayor…tesoro…en…tus…manos.
Yulia: amor no me dejes por favor Len no me dejes – decía llorando.
Lena: prométemelo…Yul – dijo sollozando – júrame…que…Vitya…vivirá – dijo viéndola a los ojos inundados de lágrimas.
Yulia: solo si me juras que lucharas para estar junto a nosotros – dijo sollozando – júrame que no te darás por vencida y pelearas, si no lo haces aunque me odies te elegiré a ti – el llanto era imposible controlar ya en este punto.
Lena: lo…juro – dijo sonriendo – peleare…por…estar…con…los…2 – dijo sonriendo.
Yulia: te amo – dijo quitándole la mascarilla de oxígeno y la beso – eres lo mejor que me ha pasado en la vida, te amo Len solo lucha por nosotros y yo cuidaré de ambos.
Lena: te…amo…Yul – dijo aceptando el beso.

Narrador: las chicas estuvieron unos minutos más hablando y repitiéndose lo mucho que se amaban, en ese momento llego Anya junto a 2 enfermeros y colocaron a Lena en una camilla para llevársela, las chicas volvieron a besarse y la morena fue llevada por Anya en la silla de ruedas hasta la sala de partos, las chicas iban tomadas de la mano y el corazón les latía más rápido al estar cada vez más cerca de su destino, al estar junto a las puertas la morena se levantó con cuidado y le sonrió a la pelirroja, los padres y abuelo de Yulia estaban allí esperando y se acercaron para darle palabras de apoyo a Lena.

Oleg: todo saldrá bien – dijo sonriendo a pesar que estaba temblando de miedo.
Larissa: Vitya será muy afortunado al tenerlas a ambas juntas – le dijo besándole la frente.
Andrei: te veremos en unas cuantas horas – dijo sonriendo.
Yulia: Vitya y yo te estaremos esperando amor – dijo besándole los labios – recuerda tu juramento – le dijo para volver a besarla.
Lena: te…amo – dijo sonriendo, en ese momento la ingresaron en la sala de partos y Anya volteo y vio a Yulia.
Anya: qué haremos Yulia – dijo muy seria.
Yulia: los quiero a los 2 – dijo muy seria – pero si las cosas se complican salva a nuestro hijo – al decir esas palabras comenzó a llorar.
Anya: haré todo lo que este en mis manos para devolverte a los 2 sanos y salvos – al decirle eso entro en la sala de partos.
Yulia: Sergey no te la lleves por favor ayúdanos a que ella esté bien – dijo llorando.
Larissa: verás que todo saldrá bien – dijo abrazando a su hija, que por primera vez desde hace mucho tiempo se abrazó a su madre y lloro de manera desconsolada.

Narrador: a la pelirroja la llevaron a una habitación blanca con varias personas, eso la asusto un poco pero sabía que debía tranquilizarse ya que eso le hacía daño a Vitya, la subieron a la camilla sonde todo se iniciaría vio una lámpara que la alumbraba directamente, luego escucho una voz conocida por ella que a pesar de usar su indumentaria médica.

Anya: bien Lena en estos momentos te anestesiaremos – dijo de manera relajada – te pondrán una mascarilla y solo deberás contar de manera regresiva del 10 al 1, cuidaremos de ambos.
Lena: prométeme…que…si…las…cosas…se…ponen…feas…ayudaras…primero…a…Vitya – dijo de manera suplicante.
Anya: te diré lo mismo que le dije a Yulia – dijo sin perder su serenidad – haremos todo lo que esté en nuestras manos para que estés con ambos, así que necesito que luches con todas tus fuerzas para quedarte con Yulia y Vitya.
Lena: lo…juro – dijo sonriendo.
Anya: bien hay que comenzar – al decir aquello se alejó y la pelirroja volvió a mirar la luz de aquella lámpara, vio como le colocaban la mascarilla.
Lena: 10…9…8…7 – justo al llegar a ese número cayó en un sueño profundo.
Anya: comencemos – dijo viendo a su equipo.

Narrador: una enfermera le entrego el bisturí “vamos Lena lucha” fue lo que se dijo mentalmente “yo luchare por ambos también”, así que comenzó hacer la incisión para realizar la cesárea, María estaba junto a Ruslan, Román, Igor y Larissa rezando en la capilla, la morena no quiso alejarse de la sala de espera por lo que su padre y abuelo estaban con ella, Yulia solo rezaba mentalmente pidiéndole a Dios no quitarle a ninguno de su familia, sabía que sin Lena no podría vivir a pesar de tener a su hijo, daría su vida con tal de que Lena y su hijo salieran bien de aquella operación.

Anya: bien allí está él bebe – dijo al separar las capas que lo protegían en el vientre de Lena – Dr. Popov prepárese para recibir a Vitya Volkov – al decir eso el hombre se acercó junto a 2 enfermeras, en eso Anya saco al pequeño de manera delicada y rápida cortaba el cordón umbilical y lo entregaba.
Enfermera: Dra. Petrov la presión se le ha disparado – dijo al ver lo alta que estaba la presión.
Anya: demonios una hemorragia, necesito 5 unidades de sangre A+ rápido – al decir eso uno de los enfermeros salió corriendo y saco de una especie de nevera las unidades de sangre – demonios Lena tienes mucho por qué vivir Vitya y Yulia te esperan resiste – al decir eso trato de controlar la hemorragia – llamen al Dr. Smirnov por si su corazón sufre daños.

Narrador: Anya siguió trabajando mientras el cardiólogo llegaba, sabía que la presión tan elevada podría debilitarle el corazón a la pelirroja es por eso que ese cardiólogo solo esperaba el poder entrar, por su parte el Dr. Popov trabaja en revisar al pequeño prematuro y asegurarse que órganos aún no estaban completos, eran cerca de las 11:45 pm cuando alguien al fin salió de la sala de partos.

Dr. Popov: Sra. Volkova – dijo al ver en ese momento a la familia reunida.
Yulia: soy yo – dijo acercándose con su silla de ruedas.
Dr. Popov: yo soy el pediatra que ha atendido a su hijo desde hace 10 minutos – dijo serio, la morena sintió como su corazón se aceleraba – el pequeño Vitya está bien – todos suspiraron aliviados – estará unos días en la incubadora sus pulmones aun no estaban completamente formados, es por eso que le inyectamos un medicamento que lo ayudara a que estos maduren con ayuda de un respirador – dijo sonriendo – su pronóstico de vida es muy alentador.
Yulia: Vitya – dijo con lágrimas de felicidad en sus ojos – seguro que está bien? – pregunto nerviosa.
Dr. Popov: completamente la estadísticas en niños sietemesinos con algún riesgo son mínimas y el pequeño se ve que es un luchador – dijo sonriendo – está muy despierto y ya revisamos completamente su corazón, riñones, hígado, y estos están formados completamente solo sus pulmones que por lo general son los que demoran más en desarrollarse están casi completos, es por eso que unos días en la incubadora será solo lo que necesite.
Larissa: podemos verlo? – pregunto emocionada abrazada de su esposo.
Dr. Popov: en estos momentos están en los cuneros – dijo sonriendo – se encuentran al final de pasillo no quiero que se alarmen al verlo, es más pequeño que los otros 5 niños que se encuentran allí pero es natural, midió 16 pulgadas y pesa solo 3 libras y media así que les pediré que no se asusten, el niño está en perfecto estado a pesar de que le colocamos un tubito en su nariz para ayudarlo a respirar, como les dije es algo muy común en niños prematuros.
Oleg: muchas gracias doctor – dijo sonriendo.
Yulia: y mi esposa? – pregunto llorando – qué sabe de Lena? – dijo con un gran nudo en su garganta.
Dr. Popov: la verdad es que no sé nada – dijo un poco serio – cuando la Dra. Petrova me lo entrego iba a comenzar a retirar la placenta.
Yulia: entiendo – dijo tratando de calmar su llanto y mirando al suelo.
Dr. Popov: deben esperar un poco más – dijo sintiéndose mal por no decirle que la presión se le disparo y que había tenido una hemorragia, no le correspondía a él decirlo – bueno estaré de guardia hoy así que si algo llega a pasar estaré cerca – al decir eso se alejó.
Larissa: Yul vamos a ver a Vitya – dijo hincándose frente a su hija.
Yulia: no quiero estar aquí para cuando salga Anya – dijo sintiendo mucho miedo.
Larissa: Vitya te necesita – dijo acariciándole la mejilla – debe saber que su otra mamá está con él, Anya sabrá que estamos allí así que vamos.

Narrador: la morena no dijo nada y se dejo arrastrar en la silla de ruedas, es cierto quería ver a su hijo pero temía ver lo que había causado, a pesar que Nina la drogo lo que paso era su culpa como rayos no se la pudo quitar de encima?, siendo ella unos centímetros más alta y más fuerte por el trabajo en el campo, no importaba que esa droga pudiera quitarle las fuerzas a un hombre más grande y fuerte que ella, debió hacer algo para impedir que ella se aprovechara de su estado solo pensaba y pensaba hasta que su silla se detuvo, la morena vio una pared de vidrio y eso la paralizo pero la mano de su padre en su hombro la hizo reaccionar, levanto la mirada y vio varias cunas con unos 5 niños en ellas 3 cubiertos con mantas rosas y 2 con mantas azules, sonrió levemente hasta que vio una incubadora en una esquina una enfermera hacia unas anotaciones, su corazón se encogió al ver lo pequeñito que se veía la chica al verlo rodo la incubadora hasta el cristal, allí Yulia lo pudo detallar piel rosadita, con un tubito en su nariz, peloncito, era tan pequeño que podía caber perfectamente en sus 2 manos juntas, el pequeño se movía ligeramente demostrando que estaba bien.

Yulia: es tan pequeñito – dijo dejando escapar unas lágrimas.
Oleg: pero viendo tu tamaño era obvio que sería diminuto – dijo riendo.
Larissa: Oleg por Dios deja de molestarla – dijo sonriendo al ver a su nieto.
Andrei: sin duda Lena y tú hicieron un trabajo maravilloso – dijo riendo.
Yulia: Lena – dijo en susurro – solo espero que ella logre verlo – al decir eso cayó sentada en la silla y comenzó a llorar, sus padres y abuelo trataron de consolarla pero no pudieron hasta que…
Voz: Yulia – la morena enseguida se levanto y vio a la persona que estaba esperando.
Yulia: Anya cómo está Lena? – dijo levantándose.
Anya: Yulia yo – dijo suspirando – luego de que sacáramos al bebe hubo una hemorragia debido a que se le subió la presión a Lena – al escuchar esto la morena sintió que se ahogaría y caería al suelo pero no lo hizo.
Yulia: cómo está? – volvió a preguntar en un tono muy pero muy angustioso.
Anya: mientras intentábamos controlar la hemorragia y presión Lena sufrió un paro cardiaco – al escuchar esto la morena apretó las manos y dientes con fuerza, en ese momento solo le vino algo a la cabeza “MATARE A ESA MALD**** PERR****” – pero por suerte tenia a un cardiólogo con nosotros – dijo aliviada – el logro reanimarla y al tener varias unidades de sangre cerca pudimos traerla de regreso – la morena sonrió al escuchar eso y sintió cómo su corazón volvía a latir con calma – pero a pesar de todo Lena ella cayó en coma – dijo bajando la cabeza, la morena al escuchar eso cayó de rodillas.
Yulia: LENAAAAAAAA NOOOOOOOOOO MALD**** SEA NOOOOOOOOO!!!!! – grito a todo pulmón.

Narrador: nadie se movió, nadie dijo nada solo escuchaban los gritos e insultos que arrojaba la morena, tanto fue su desesperación que sin darse cuenta Anya y 2 enfermeros la sujetaron, la doctora le inyecto un cálmate y cayó desmayada no sin antes pronunciar aquel nombre de la mujer que amaba.

Yulia: Lena – dijo en susurro antes de que su visión se tornara oscura y luego solo el silencio la acompaño en su sueño…..
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:23 am

Capítulo XIV: dolor, ira, ausencia total, el despertar


Narrador: la morena despertaba en una habitación que era completamente blanca, a pesar de que las persianas que estaban cerradas el olor característico de hospital llego a sus fosas nasales, sus ojos pesaban no sentía nada más que un intenso dolor en su corazón sus recuerdos estaban intactos, las palabras de Anya la mataban lentamente cada vez que las recordaba su Lena estaba en coma, el amor de su vida estaba dormida y no podía despertar no sabía que sería de su vida y la de su hijo, ese pequeño que con solo algunas horas se había quedado sin su mamá y con otra que se sentía inútil, qué hacer? Cómo criaría ella sola a su hijo sin Lena? Cuánto demoraría en despertar? Cómo le explicaría lo que paso esa noche? Del por qué su madres estaba en coma?, sabía que ya había amanecido pero no quería abrir los ojos ya que de hacerlo se tendría que enfrentar todo, el hecho de que el amor de su vida estuviera en coma y lo más seguro los cuidados especiales de su bebe, eso sería algo que no podría manejar siendo algo tosca y ese pequeño necesitaba cuidados especiales, se sentía como una completa inútil solo Lena podría ayudarla y ahora ella solo dormía, antes de intentar siquiera intentar abrir sus ojos rezo con fuerza solo pedía una cosa.

Mente de Yulia: Dios por favor no me la quites, a parte de nuestro hijo es lo más importante en mi vida, que haré sin Lena por favor devuélvemela nuestro hijo la necesita por favor has que despierte y este junto a nosotros, yo te juro que daré mi vida por ellos por hacerlos feliz hasta el último día de mi vida, solo dame la oportunidad de hacerlo devolviéndola a mis brazos por favor la amo con todo mi ser, la amo y lo haré hasta mi último aliento por favor devuélvemela haz que abra sus hermosos ojos verde-grisáceos, déjame ver esos hermosos ojos otra vez haz que despierte y yo te daré todo lo que quieras, pero por favor devuélvemela.

Narrador: y sus plegarias seguían solo deseaba que despertara para demostrarle lo mucho que la ama, para demostrarle que su mundo es ella solo quería hacerla feliz amarla y cuidarla hasta el último día de su vida, su alma, su corazón estaban destruidos y solo volverían a resucitar cuando Lena despertara, sintió a alguien en la habitación por lo que no se movió solo esperaba a intentar saber que haría ahora, por su parte Nina despertaba en aquel sofá en casa de su amiga solo logro dormir fracciones de 20 minutos toda la noche, al quedar profundamente dormida la pesadilla de sus recuerdos reales y falsos la hacían “revivir” todo otra vez, así que se despertaba exaltada y lloraba realmente vivía una pesadilla, seguía maldiciéndose por lo que le había hecho a Lena y Yulia, pero lo que le destrozaba el alma era la posibilidad de que su hermanastra perdiera al bebe, eso la convertiría en una asesina al pensar en ello salió de aquel departamento, solo dejo una nota “gracias por todo pero necesito pensar, necesito saber que haré ahora la conciencia me mata, cierro los ojos y revivo aquel mald**** momento en el que enloquecía convirtiéndome en una mald**** perra sin corazón”, solo eso escribió así que se fue en su auto sin rumbo fijo sabía que si muriera no remediaría lo que hizo, solo aliviaría su pena pero lo que los Volkov, Inessa y sobre todo Yulia esa pena que sentían no se calmaría jamás con nada ni siquiera con su muerte, es por eso que solo conducía quería despejar su mente e intentar saber que sería ahora de su vida.

Alexei: que sabes de Nina? – le pregunto a Boris al verlo llegar.
Boris: Nada – dijo sentándose en una silla cerca de la barra – pero lo más seguro es que esta con esa tal Irina – dijo un poco molesto.
Alexei: sabes que paso a la final con ellas? – pregunto curioso.
Boris: Volkova solo sufrió algunos golpes – dijo muy serio – el bastardo nació y está bien – dijo apretando los puños – y Elena ella cayó en coma – dijo esto último sonriendo.
Alexei: en coma – dijo susurrando, se sentó en una silla cerca de Boris eso realmente lo preocupo “Dios que hicimos” se dijo mentalmente y sintiendo un dolor en el pecho, su rabia era hacia Yulia por haber enamorado a su mujer pero Elena era otra cosa, fue su mejor amiga de toda la vida, lo ayudo dándole trabajo y albergue y ahora él en complicidad con Boris la habían hecho caer en coma era un malnacid**** desagradecido, cómo pudo hacer algo así? además de utilizar a su mujer a su adorada Nina drogándola también, no es más que un maldit**** miserable.
Boris: lo que el tal Iván le explico a Inessa es que tiene solo 48 horas para reaccionar – dijo sonriendo ampliamente – si no lo hace podría durar años así o tal vez no despertar nunca – esas palabras taladraron la cabeza del chico que bajo la cabeza.
Alexei: entiendo – fue lo único que dijo para luego solo quedarse pensando en lo que pasaría ahora y sobretodo como reaccionaria Nina al saberlo.

Narrador: Nina sin darse cuenta llego al cementerio de la ciudad, suspiro al ver al sitio donde llego así que camino hasta aquella lapida de la mujer que no conoció, era la lapida de su madre se sentó y quito algo de maleza y suspiro al ver aquel lugar algo descuidado, otro sentimiento de culpa se posiciono en ella al ver el estado descuidado de aquel lugar, su abuelo vivía en San Petersburgo se fue justo el mismo día que su padre se caso con Inessa, escribiéndole o llamándola muy poco y luego de su fuga no lo hizo más.

Nina: mamá lo arruine ahora si todo – dijo comenzando a llorar – nunca fue mi intensión ocasionar tanto daño, por mi culpa Lena sangro anoche y ahora no sé qué hacer si algo le paso a ella o al bebe todo fue mi culpa – al decir eso siguió llorando y se acostó sobre aquella grama junto a la lapida – soy una miserable por hacerle eso a ella, Elena nunca fue mala conmigo yo fue la estúpida que nunca supo valorarla – y así siguió diciéndole muchas cosas a su madre.

Narrador: lo que Nina no sabía es que su padre estaba en ese mismo cementerio pero regodeándose frente a una tumba, este solo se reía de lo que decía.

Boris: te gane ahora tu hija nunca despertara y ese bastardo que tuvo ojala se muera, no te preocupes que a Inessa la cuidare como la reina que se que es, solo Elena se interponía entre nosotros era algo que le recordaba a ti pero ahora nada lo hará, por lo que será solo mía te gane mald**** campesino ignorante a la final nunca pudiste conmigo – dijo riéndose.

Narrador: pateo la lapida y la tumbo se carcajeo y luego de gritarle que le había ganado se fue, caminaba por ese cementerio sintiéndose feliz y realizado pero algo llamo su atención, unos sollozos al acercarse vio a su hija llorando sobre la tumba de su madre, lo poco que le pudo entender fue “soy una mald**** perr**** por lo que hice mamá soy una escoria”, se quedo petrificado al ver la manera como lloraba su hija, por primera vez en mucho tiempo se sintió como un completo infeliz al ver que por su culpa su hija estaba así, no sabía qué hacer su hija sufría y sabía que él era el responsable así que solo se quedo allí viéndola, sintiéndose un completo inútil por no poder ayudarla en absoluto, sabía que al enterarse de la situación de Elena sería peor. Por su parte Yulia se había levantado y buscaba a Anya por todo el hospital y la encontró en los cuneros.

Yulia: Anya cómo esta Lena? – pregunto con un nudo en la garganta.
Anya: lo siento Yulia pero no ha habido cambios – dijo hincándose frente a ella – hoy la sacaran de terapia intensiva y la llevaran a una habitación.
Yulia: dime la verdad Anya que pasara ahora – dijo sintiéndose de manera pésima.
Anya: no te mentiré Yulia el coma puede durar de varios días a varias semanas, en los casos más severos de un coma puede durar más de cinco semanas, mientras que algunos han durado varios años – la pelinegra palideció al escuchar eso – después de este tiempo, algunos pacientes poco a poco salen del coma, otros progresan a un estado vegetativo, y otros mueren – Yulia sintió que se desmayaría al escuchar eso – algunos pacientes que han entrado en un estado vegetativo pueden recuperar un cierto grado de conciencia, otros permanecen en un estado vegetativo durante años o incluso décadas el período más largo registrado es 37 años.
Yulia: si llegara a recuperarse estaría bien? – preguntando sintiendo que el corazón se le partía.
Anya: el resultado para el estado de coma y vegetativo depende de la causa, localización, severidad y extensión del daño neurológico. El estado de coma profundo por sí solo no significa necesariamente una oportunidad menor de recuperación, ya que algunas personas en estado de coma profundo se han recuperado normalmente, mientras que otras personas que en apariencia se recuperan bien de un coma más leves a veces dejan de mejorar.
Yulia: si no sé recupera normalmente qué pasara con ella? – se sentía a morir al escuchar eso.
Anya: la gente puede salir de un coma con una combinación de dificultades físicas, intelectuales y psicológicas que requieren atención especial, la recuperación generalmente se produce gradualmente, los pacientes adquieren más y más habilidad para responder, algunos pacientes nunca progresan más allá de respuestas muy básicas, pero muchos recuperan la plena conciencia – dijo suspirando – pero aun es muy pronto para saber realmente que pasara con Lena, solo debemos esperar a ver como evoluciona por suerte Elena no necesita un respirador, respira normalmente y eso es bueno solo debes centrarnos en las mejoras luego nos preocuparemos de lo demás.
Yulia: y Vitya? – pregunto con lágrimas en los ojos.
Anya: la situación de Vitya no es de riesgo – dijo sonriendo – el solo tendrá por unos días una pequeña sonda en la nariz que lo ayuda a respirar, estará en una incubadora que le que controla la temperatura del aire para darle calor, las máquinas de monitoreo rastrean la respiración, la frecuencia cardíaca y el nivel de oxígeno en la sangre del bebé, además que los bebés usualmente no pueden coordinar la succión y la deglución antes de la semana 34 de gestación, un bebé prematuro puede tener una sonda de alimentación puesta a través de la nariz o la boca hasta el estómago, por eso la tiene en el estómago para ayudarlo de la mejor manera, pero no te pongas nerviosa esto es normal los bebés necesitan cuidados especiales en la sala de recién nacidos hasta cuando sean capaces de respirar sin soporte extra, alimentarse por la boca y mantener la temperatura y peso del cuerpo así que no te preocupes que Vitya estará bien.
Yulia: un peso menos – dijo viendo hacia los cuneros y viendo a su hijo en aquella caja transparente.
Anya: solo han pasado unas horas Yulia debes esperar un poco más – dijo poniéndose en pie ya que todo ese tiempo estuvo hincada frente a la morena – hay que tener fe Lena paso por un momento muy crítico, pero salió de él peleo para estar con ustedes y aun lo sigue haciendo – dijo viendo al pequeño – y Vitya también pelea por recuperarse, así que tu solo debes ser fuerte y ser el pilar de ambos, como te dije antes no te mentiré lo que viene no será fácil es por eso que debes ser fuerte por ellos.

Narrador: la morena la vio y asintió sabía que era verdad su fortaleza se las debía transmitir a su hijo y a Lena, al acercarse sonrió ya que la enfermera atrajo la incubadora hacia el lado de la morena, ella puso su mano en el vidrio y le sonrió a su hijo él seria ahora su prioridad así cuando Lena despertara no se molestaría con ella, eso la hizo entristecer un poco pero no podía dejarse caer no ahora que sus 2 amores la necesitaban.

Yulia: estarás bien campeón ya lo verás – dijo sonriendo, Anya sonrió igual.

Narrador: Irina al ver la nota de Nina se preocupo llego hasta pensar que era una carta de despedida, pero no sabía qué hacer una parte de ella quería consolarla y ayudarla pero otra se sentía decepcionada de su amiga, viejas heridas se abrieron en su corazón recordando su misma historia.

Alexandra: en qué tanto piensas – dijo al sacarla de sus pensamientos.
Irina: no sé qué hacer o cómo ayudarla – dijo suspirando – lo que hizo Nina fue horrible y puede que hasta sea fatal – dijo bajando la mirada.
Alexandra: piensas en lo que viviste con Andrea y Natasha – dijo sonriendo tristemente.
Irina: si todo eso fue muy duro – dijo tomando una foto de la mesita del café en donde estaban Andrea y ella vestidas de colegialas.
Alexandra: sabes que tu historia no es igual a la de Lena y Yulia – dijo suspirando – Nina se ve arrepentida y por lo visto le duele lo que paso, si realmente la quieres en tu vida trata de apoyarla y ayudarla en estos momentos tan difíciles por los que está pasando, ella realmente necesita a una amiga que la ayude a pasar por esto, ya que su conciencia la está matando – dijo al tomar la nota que estaba en la mesa – pero no te sientas obligada solo debes decidir si la quieres o no en la vida.

Narrador: la chica se quedo pensativa aun no sabía que haría solo necesitaba pensar, Alexandra lo entendió y salió a ver a Natasha la chica seguía viendo la foto de su difunta esposa, “tú si sabrías que hacer ayúdame para hacer lo correcto no quiero arrastrar a Natasha con una mala decisión”, la rubia siguió pensando en qué hacer allí contemplando la foto de la madre de su hija, Inessa casi sufre un paro respiratorio al saber que su hija estaba en coma pero lograron estabilizarla, cuando vio a Boris lo corrió al verlo solo pensaba en que por culpa de su hija su pequeña estaba en esa situación, solo esperaba que al volver a su casa ese hombre ya no estuviera allí.

Yulia: hola Inessa – dijo entrando a la habitación.
Inessa: que has sabido de Lena – dijo sentándose de golpe en la cama.
Yulia: dentro de unos minutos la llevaran a la su habitación – dijo llevando su silla de ruedas hasta la cama – lo siento – dijo con la mirada baja.
Inessa: no es tu culpa – dijo levantándole la cara – lo que Nina te hizo no fue tu culpa, ella te drogo para luego aprovecharte de ti, esa chica pensé que realmente estaba cambiando pero no fue así – miro a los ojos azules de Yulia en los cuales podía ver el dolor que sentía reflejando el suyo propio.
Yulia: como fui tan tonta para dejar que me hiciera eso – dijo apretando con rabia sus manos.
Inessa: supongo que la denunciaran por violación – dijo viendo a Yulia.
Yulia: es lo que más quisiera – dijo apretando los dientes – pero si lo hacemos mi abuelo podría perder las elecciones – dijo de manera fría.
Inessa: permitirás que esto se quede así!!!! – dijo muy molesta.
Yulia: Inessa escucha por favor – dijo seria – si mi abuelo no se lanza como Alcalde esta ciudad terminara de hundirse – dijo viendo a los ojos – sabes que el alcalde actual se relanzara pero se conoce los atropellos que comete contra todos – Inessa solo la veía – al parecer hay una red de prostitución en un orfanato, todos los niños huérfanos que van a ese lugar parece que los obligan a vender su cuerpo – la mujer abrió enormemente los ojos – el hermano del alcalde es el dueño de aquel lugar.
Inessa: eso quiere decir que ese hombre…
Yulia: si – dijo seria – lo sabe y lo protege, además del trafico de drogas que hay – dijo suspirando – si mi abuelo gana las elecciones acabara con toda esa red de corrupción que hay.
Inessa: lo entiendo – dijo recostándose un poco.
Yulia: cambiemos de tema – dijo viéndola – cuando te darán de alta?
Inessa: creo que en 2 días – dijo suspirando.
Yulia: Inessa te necesito en la hacienda – dijo bajando la cabeza – con Lena aquí y los cuidados que tendrá Vitya no creo la verdad poder trabajar en la hacienda.
Inessa: en serio? – dijo ilusionada.
Yulia: por supuesto – dijo sonriendo – hace unos días lo había hablado con Lena – dijo bajando la mirada – quería que la ayudaras con Vitya mientras nos acostumbrábamos a hacer las cosas.
Inessa: muchas gracias – ambas sonrieron.

Narrador: ambas siguieron conversando un poco más, Yulia le explicaba cómo estaba Vitya en la incubadora y las cosas que Anya le comento, Inessa realmente no culpaba a Yulia por lo que paso sabia que toda la culpa era de Nina, pero algo que le pidió Yulia era que solo ella se mudara sin Boris Inessa no tuvo problemas y acepto sin problemas, Nina al levantarse de la lapida de su madre donde estuvo un buen rato acurrucada y llorando vio a su padre, esta se le acerco con algo de temor ya que sabía que para esa hora ya debía saber cómo estaba Lena y su bebe.

Nina: cómo están Elena y el niño? – pregunto muy preocupada.
Boris: mejor vamos al bar y allí te cuento – dijo con cautela.
Nina: papá por favor dímelo ahora!!! – dijo desesperada.
Boris: tuvieron que hacerle una cesárea de emergencia – dijo con cautela, pero pudo ver remordimientos en los ojos color miel de su hija – el niño estará en una incubadora por unos días ya que sus pulmones no estaban completamente maduros – Nina sentía un nudo en su garganta y nauseas al escuchar aquello.
Nina: y cómo está Elena? – esas palabras le costaron mucho en salir de su garganta además que era un hilo de voz lo que pudo pronunciar.
Boris: hija Elena ella cayó en coma – dijo eso de manera muy seria, la chica al escuchar eso cayó de rodillas y se llevo las manos a la cara.
Nina: esto no puede ser cierto!!! – dijo sollozando debido a la culpa que la volvió a golpear.
Boris: hija!! – dijo hincándose y abrazándola, pero la chica al sentir los brazos de su padre se aparto de manera violenta y lo vio con ira.
Nina: nada de esto hubiera pasado si no me hubieras puesto en contra de ella!!! – grito molesta.
Boris: hija por favor cálmate – dijo preocupado.
Nina: mi abuelo tenía razón dañas todo lo que tocas!!!! – Grito molesta – primero mi madre, luego despilfarraste el dinero que mi abuelo te dio dejándonos en la ruina total, llevaste casi a la quiebra la hacienda Katin no eres más que un fracasado!!!!! – Grito con mucha rabia – y gracias a ti yo también daño todo lo que toco – dijo comenzando a llorar también.

Narrador: la chica salió corriendo mientras Boris solo se quedo allí atónito por aquellas palabras, sabía que su hija se afectaría al saber lo que había pasado pero no creyó que llegara a eso, por su parte la chica encendió su auto y acelero dejando la quemadura de sus llantas en el pavimento, ahora la culpa era mucho mayor un pequeño estaba en una incubadora y su madre en estado de coma, sus lagrimas caían por sus mejillas de manera descontrolada al igual que su llanto, no supo como llego a la casa de Irina pero allí estaba nuevamente estacionada enfrente del edificio, no salió de su camioneta solo se quedo allí con su cabeza sobre el volante mientras lloraba desconsoladamente, Irina que había salido a caminar para despejar un poco su mente vio la camioneta y suspiro, iba a subir cuando se dio cuenta de una sombra dentro por lo que se acerco a la puerta del piloto, se le partió el alma al ver a su amiga prácticamente acurrucada al volante y llorando, es por eso que dio la vuelta y subió del lado del copiloto Nina al sentir que la puerta fue abierta giro un poco su cabeza y vio a su amiga.

Nina: soy una mald**** perr**** que no merece vivir – al decir aquello se abalanzo sobre su amiga.
Irina: shhh no digas eso – dijo con voz suave y aferrándola a su cuerpo con fuerza.
Nina: si lo digo – dijo llorando – Dios debería mandarme un rayo y que me parta en 2 pero dejarme viva para sufrir aquel dolor – dijo sin lograr contener su llanto – ni ese castigo sería tan cruel como el daño que cause.
Irina: shhh vamos Nina todos comentemos errores – dijo dándole un beso en la cabellera castaña – solo debemos aprender de ellos y tratar de emendar las cosas malas que hicimos…
Nina: cómo demonios remediare esto – dijo separándose – el niño está en una incubadora…
Irina: es normal para los niños prematuros – dijo abrazándola – Natasha estuvo casi un mes mientras ganaba peso y sus pulmones terminaban de madurar, Vitya estará bien y no tendrá secuelas ya verás – dijo abrazándola.
Nina: tal vez – dijo llorando – pero Elena ella está en coma – dijo llorando fuertemente, Irina se quedo completamente paralizada al escuchar aquello.

Narrador: no sabía qué hacer o que decir, ella sabía lo que un estado de cómo podía ocasionar su esposa luego de tener a Natasha cayó en coma, pero para Andrea todo se le complico con una infección que le llego a los bronquios, lo que le ocasiono un paro respiratorio y sus órganos comenzaron a fallar con una reacción en cadena, llevándola finalmente a la muerte luego de estar cerca de 2 semanas hospitalizada, su herida volvió a abrirse al recordar aquello pero sus brazos no soltaron a Nina, simplemente no le respondieron a esa orden así que solamente la abrazo con más fuerza, la chica siguió llorando aferrada a aquella rubia que le estaba demostrando un gran apoyo, sabía que no lo merecía pero realmente se lo agradecía ya que el daño emocional que estaba viviendo la ahogaba, pero en aquellos blancos brazos se sentía protegida y hasta hallaba un poco de paz.

Irina: todo estará bien ya lo verás – dijo sin creerse esas palabras pero era lo único que podía hacer en esos momentos – Elena tiene un motivo de peso para salir de ese estado y se llama Vitya, verás que pronto reaccionara y estará junto a su bebe que será muy sano así que vamos cálmate – dijo abrazándola – todo estará bien ya lo verás.

Narrador: esa tarde pasaron a Lena a su nueva habitación Yulia la esperaba, luego de que la acomodaron las dejaron solas, la morena inmediatamente le tomo la mano y la beso para luego acariciarle la mejilla, sonrió un poco al verla pero luego se borro de sus labios aquel gesto y solo la veía de manera tierna.

Yulia: sabes te ves como Aurora si la bella durmiente – dijo sonriendo – solo esperando a que tu príncipe te de el beso que te hará despertar – paso su mano por su mejilla, sus labios por todo el contorno de su cara, la contemplaba con tanta adoración – eres sencillamente hermosa, te amo tanto Len debes despertar mi vida nos haces tanta falta – dijo besándole la mano – gracias a ti encontré mi lugar eres mi otra mitad – las lágrimas comenzaron a salir de sus ojos – que será de mi sin ti Len por favor déjame ver tus hermosos ojos, Vitya te necesita sé que más que yo pero esto duele amor por favor regresa a nosotros – la morena no pudo seguir hablando y solo la abrazo con fuerzas mientras entre llanto solo le decía que VOLVIERA CON ELLA, que la necesitabas más que el aire.

Narrador: las cosas no se veían bien tan bien como deberían luego de 2 semanas desde aquel incidente, Boris estaba más que molesto Inessa lo había alejado der manera cruel de su lado, primero no le dijo cuando le darían de alta y para su horror se entero de la peor manera de su separación, al llegar a la casa de los Volkov en el centro de Toliatti se llevo la sorpresa de que su esposa se había ido, dejándole solo una carta:

“Lo siento pero esto estaba destinado al fracaso, este matrimonio solo fue una farsa solo 2 amigos que quedaron viudos y necesitaban ayuda, tú por quedarte en la banca rota y una niña de 5 años que aunque quise mucho daño a la persona que más amo, mi hija lo es todo para mí al igual que ese pequeño que día a día mejora con el amor de su familia, yo solo quería un apoyo en la hacienda y no fuiste de mucha ayuda es por eso que lo mejor es dejar las cosas así y tratar de ser felices, ten una buena vida…….Inessa”

Narrador: eso lo enfureció así que fue a la hacienda Katin ya que sabía que allí estaría, no permitiría que ella lo dejara de esa manera era su esposa y su deber era estar con él lo quiera o no, todo lo que hizo para poder tenerla a tantas personas que quito de su camino a otras les pago para obligarla a buscar ayuda, esos 11 años en las que tuvo que conformarse con solo abrazarla o besarla en público, ya que nunca habían intimado solo porque ella no se sintiera preparada, se lo aguanto y le demostró que era el hombre perfecto tantas veces que tuvo que aguantarse, para no tomarla en sus brazos y hacerle el amor su matrimonio era su triunfo ante Sergey y eso no lo perdería, al llegar a la hacienda su rabia creció al verla allí dándole ordenes a los trabajadores, algo que nunca había hecho porque para eso estaba él.

Boris: Inessa amor – llego corriendo ante ella.
Inessa: que haces aquí? – dijo con indiferencia.
Boris: debemos hablar – dijo extrañado por esa manera de hablarle.
Inessa: lo siento Boris pero hay muchas cosas que hacer en la hacienda – dijo girándose – Igor hay que organizar la búsqueda de 2 yeguas nuevas – dijo ignorando la cara de incredulidad que su esposo tenía porque lo hubiera ignorado – Star y Sahara deberán ser liberadas ya no están actas para parir más.
Igor: sabes hay una hacienda que compra yeguas para paseos por las montañas – dijo un poco incomodo viendo a Boris tomar a Inessa por el brazo.
Inessa: te dije que no tengo tiempo – dijo soltándose de su agarre – así que mejor vete.
Boris: soy tu esposo!!! – dijo indignado.
Inessa: y te recuerdo que por TU hija mi Elena está en una cama de hospital!!!! – dijo molesta – así que mejor lárgate antes que te mande a echar de aquí – su expresión era fría, Boris nunca la había visto así y hasta sintió un poco de miedo.
Boris: lo que hizo Nina no tiene nada que ver conmigo – dijo tratando de abrazarla – Inessa por favor arreglemos esto amor.
Inessa: lo único que arreglare es el caos que ocasiono tu hija al meterse con mi yerna, el haber provocado que MI nieto fuera prematuro y el estado de coma de mi hija – al decir eso se giro y camino junto a Igor dejando a un Boris completamente atónito por esas palabras.

Narrador: los días se transformaron en semanas y Yulia vivía prácticamente en el hospital, cuidando de su esposa e hijo allí las enfermeras le enseñaron a cambiar pañales, a darle de comer al pequeño eso le gustaba le contaba historias de sus acampadas con su padre y abuelo, la hazaña de su primera vez lazando a un caballo incluso algunas partes un tanto censuradas de esa noche con Lena, la chica trataba de hablarle de Lena todo el tiempo.

Yulia: sabes ella es realmente hermosa, la pelirroja más hermosa del mundo estoy segura que cuando la tengas en frente te enamoraras de ella – decía mientras le daba el biberón al pequeño de ojos azules idénticos a los suyos – además que es sumamente tierna, cariñosa, dulce pero eso si es una valiente domadora de caballos de la región, recuerdo cuando domo aquel caballo que lanzo a Ruslan por los cielos – dijo sonriendo, a pesar de ese tapaboca el pequeño podía sentir esa sonrisa – luego tu mami corrió y brinco sobre ese enorme caballo que brincaba y brincaba para tumbarla, pero no Lena se aferro a las riendas y estuvo peleando sobre brioso caballo, te seré sincera me asuste cuando se levanto en sus 2 patas traseras y se inclino hacia atrás – dijo viéndolo fijamente a sus ojitos azul cielo que la veían fijamente – pero tu mami se mantuvo y luego de más de 20 minutos se rindió ante ella – el bebe ya había terminado su biberón hacia unos segundos y al Yulia quitarle de sus labios la chupa el pequeño hizo una mueca-sonrisa – sonreíste!!! – dijo emocionada – claro que si lo hiciste – dijo acariciándole la mejilla – esa sonrisa la heredaste de tu madre – dijo con los ojos aguados.

Narrador: la morena le comenzó a sacar los gases y lo pudo en su brazo y comenzó a arrullarlo un poco, hasta que se durmió lo metió de nuevo en la incubadora le un leve beso con su tapaboca y cerro bien aquella caja transparente, lo miro unos minutos más y luego se fue a contarle todo a Elena, Anya le comento que muchos pacientes comatosos logran escuchar en aquel estado de inconsciencia, es por eso que desde ese momento le cuenta todo a Lena para mantenerla al día, allí estuvo hablándole como siempre por su parte Nina estaba en un estado de depresión, Irina la llevaba en las tardes ante un psicólogo que trataba de ayudarla con su culpa, pero gracias a sus constantes peleas con Alexei no progresaba nada por lo que seguía hundiéndose en ese pozo profundo, recordándole una y otra vez en cada pelea que ella era la culpable del estado de cómo de Lena, por cada paso de progreso que daba estando con el retrocedía 5 pasos.

Irina: deberías venirte a vivir con nosotras – le dijo al salir de terapia.
Nina: no quiero molestar – dijo la chica sollozando.
Irina: Alexandra y Natasha te aman – dijo sonriendo – se alegraran de tenerte en casa – dijo abrazándola.
Nina: no lo sé yo – dijo aferrándose a su amiga.
Irina: solo piénsalo – dijo besándole la frente – todo estará bien.

Narrador: esos días que fueron siendo semanas se convirtieron exactamente en 6 meses, la elección la gano Andrei Volkov y comenzó a limpiar todo la alcaldía de aquellos oficiales corruptos, eso puso nervioso a Vladimir el jefe de Boris y más al ver como su empleado no trabajaba como se debía, habían perdido una gran suma de dinero por no poder lavar ese dinero de drogas y prostitución, por la mala administración del bar y que su empleado vivía borracho por la separación de su mujer, además se la pasaba con varias prostitutas a las cuales las golpeaba y hasta llegaban a desaparecer, pero la verdad nadie preguntaba por ellas Vladimir si lo sabía y lo tenía en sus manos, Oleg estaba tan preocupado por la falta de interés de Yulia por la hacienda que le contrato un administrador que ayudaba a Inessa, a quien más le afecto fue a Alexei ya que cuando conoció la identidad de ese hombre el horror lo invadió.

Oleg: Inessa te presento al Sr. Yerik Jakov el nuevo administrador – dijo sonriendo.
Inessa: mucho gusto Inessa Serkina – Oleg se sorprendió por escucharle decir su apellido de soltera.
Yerik: es un placer Sra. Serkina, Oleg me explico la situación y espero serle de ayuda – dijo estrechando su mano.
Oleg: mientras Yulia siga en el hospital creo que lo mejor es que tú te ocupes de ayudar a Inessa – le dijo al hombre que no era otro más que un buen amigo de la infancia.
Yerik: gracias por la confianza – dijo sonriendo.

Narrador: cuando Inessa lo presento a los empleados Alexei comenzó a sudar frio, ese hombre era muy parecido a aquel policía que golpeo, su temor se hizo más presente cuando Igor le pregunto de donde era ya que no lo había visto antes por el pueblo.

Yerik: viví muchos años por las minas – dijo sonriendo – de allá es toda mi familia mi hermano menor es inspector de policía en aquella zona – Alexei allí lo comprendió era familia de aquel hombre.
Inessa: me dijiste que él fue brutalmente golpeado hace algunos meses? – pregunto curiosa.
Yerik: así es – dijo muy serio – el proxeneta de una prostituta lo hizo – dijo un poco molesto, al Alexei escuchar eso se paralizo – mi hermano trabaja encubierto para atrapar a un grupo de narcotraficantes y ese proxeneta era el líder de la banda, al parecer descubrió a mi hermano cuando le iba a dar una fuerte cantidad de euros y lo golpeo de una manera salvaje – la cara de horror de todos fue evidente pero la de Alexei fue de pavor hasta se puso blanco – mi hermano se salvo de milagro pero el dinero desapareció al igual que el grupo.
Igor: y no lograron localizarlos? – pregunto curioso.
Yerik: mi hermano y su equipo los buscan por todos lados – dijo sonriendo – sé que lo atrapara y lo encerrara por muchos años.

Narrador: Alexei casi vomita al saber eso, fue el mismo policía que golpeo a Nina y el solo la defendió, era lógico que inventaría una historia para justificar lo que él le hizo pero inventar que era un narcotraficante y proxeneta era demasiado, es por eso que decidió que él y Nina deberían marcharse de Toliatti para siempre, pero ahora con ese administrador no podría seguir robando como lo venía haciendo desde hace meses, vendía algunos caballos con un 20% pero falsificaba los contratos de compra y venta, depositaba el dinero exacto pero el resto lo guardaba pero no era suficiente para empezar una nueva vida con su mujer, Nina ya tenía casi los 18 años pero ella estaba tan mal que se la podría llevar fácilmente.

Irina: Alexandra le pedí a Nina que se mudara con nosotras – dijo luego de dejar a su amiga en el bar, ella ya no trabajaba allí ya que había terminado un curso de auxiliar de preescolar y trabajaba en una escuela.
Alexandra: me parece lo mejor – dijo sonriendo – ella necesita estar entre amigos para recuperarse.
Irina: si el idiota de Alexei lo empeora – dijo molesta.
Alexandra: pareciera que quisiera tenerla así – dijo viendo a la rubia que apretó los puños.
Irina: solo espero que acepte – dijo suspirando.
Alexandra: yo igual – dijo sonriendo al ver la cara de la rubia.

Narrador: por su parte Boris había vuelto a ir a humillarse frente a Inessa a la hacienda, estaba completamente ebrio y con un ramo de rosas y una caja de bombones.

Boris: vamozzz Inessaaa vueveee con…conmigoooo de unaaa buenaaaa vezzzzzz – decía entregándole las rosas, Inessa solo lo veía indignada.
Inessa: pero que te crees al venir en ese estado a la casa de mi hija!!! – dijo muy molesta.
Boris: perooo shiiii ellaaaaa shiiigueeee ennn comaaaa – dijo muy mareado.
Inessa: eres un imbécil – dijo tomando las rosas y arrojándoselas a la cara – lárgate de aquí no quiero verte!!!! – grito molesta.
Boris: noooo meee ireeeee – dijo tambaleándose – erehsssss mi esposhaaaa yyy noooo meee voyyyy – dijo tratando de tomarla por el brazo, pero por lo mareado que estaba casi se cae.
Inessa: ten la decencia de largarte y nunca más volver!!!! – dijo mirándolo con rencor – Ruslan Román saquen a este borracho de la hacienda de mi hija – le dijo a los chicos quienes sonrieron al escuchar esas palabras.
Ruslan: será un placer Sra. Inessa – dijo al acercarse junto a Román.
Román: no sabe el placer que esto me produce – al decir eso tomo a Boris por las solapas de su chaqueta – no sabes las ganas que tenia de hacer esto bastardo – al decirle eso lo empujo y lo arrojo al suelo.
Ruslan: espero que nunca más en la vida se te ocurra pisar estas tierras – dijo tomándolo de los brazos y Román por las piernas.
Boris: déjenme malditohss!!! – grito tratando de zafarse de ellos – eshhta me la pagarannn malditohss, shueltenme!!!! – gritaba a todo pulmón, Yerik al escuchar el escándalo salió junto a Oleg de los establos.
Oleg: pero que ocurre?...
Inessa: nada solo soluciono un problema que debí arreglar hace mucho – dijo divertida al ver como los chicos se lo llevaban como si fuera un saco de papas.
Yerik: ¿?
Oleg: me parece muy bien – dijo sonriendo.

Narrador: los chicos lo llevaron hasta el límite de la propiedad, Sasha al ver como los chicos se llevaban a ese hombre sonrió y se subió en la camioneta de Boris, la encendió dejándola fuera de la hacienda venia divertido escuchando los gritos e insultos de borracho, “al fin Inessa abrió los ojos Sergey al fin” dijo viendo al cielo y subiendo ambos dedos pulgares, en eso llegaron los chicos y sonrieron maliciosamente por lo que balancearon a Boris y lo arrojaron a un charco de lodo, este cayo llenándose por completo de barro.

Boris: shonn unhoss hijohss dee perr****!!! – grito intentando levantarse pero por lo mareado que estaba volvió a caer pero esta vez de frente, por lo que su boca se lleno de lodo los chicos solo se carcajeaban al verlo así.
Ruslan: es lo mínimo que te mereces bastardo – decía divertido al verlo todo lleno de barro.
Román: todo en esta vida se paga y me alegra ver como lo estás haciendo – dijo riéndose.
Sasha: vamos chicos tenernos trabajo – dijo riendo, los chicos entraron y cerraron las rejas para impedir que Boris entrara.
Boris: ehsto no she quedarraaa ashiii!!!! – grito al levantarse pero se volvió a resbalar y cayó nuevamente.

Narrador: por su parte Yulia se encontraba con Vitya en el hospital en una habitación blanca llena de rosas blancas, rosadas, amarillas, anaranjadas y varias orquídeas, la morena tenía a su pequeño de 6 meses en brazos como todos los días desde que Vitya fuera dado de alta, la morena solo se lo llevaba desde la mañana hasta las 7 de la noche, el tiempo de duración de las visitas unas veces Inessa lo iba a buscar y la morena se quedaba junto a Lena, esos 6 meses fueron duros para todos pero más para la morena que no se cuidaba mucho, había bajado unos cuantos kilos y se veía un poco demacrada por la falta de sueño, pero no había manera de moverla de esa habitación hasta estaba pensando en llevarse a Lena a la hacienda, pero la preocupación de que su estado decayera la aterraba por lo que no la saco de allí, la cama era grande por pedido de Yulia ya que cuando se quedaba se metía en la cama con Lena y la abrazaba toda la noche, ese día la morena se llevo todo lo que necesitaba para quedarse junto a Vitya en aquella habitación, ya el pequeño estaba dormido así que lo coloco justo al lado de la pelirroja que se veía más pálida de lo normal, por la falta de sol pero ante los ojos de Yulia era la mujer más hermosa del mundo.

Yulia: bueno la princesa y el príncipe están juntos y bien dormiditos – dijo sonriendo débilmente – amor ya Vitya mide lo que mediría un pequeño de 4 meses eso es muy bueno y ya pesa 5 kilos, lo estamos haciendo bien hermosa él solo quiere mejorar para cuando despiertes – le acaricio la mano y se la beso – verás a nuestro hijo muy sano amor.

Narrador: la morena seguía hablándole de su pequeño y de muchas cosas más, Anya estaba preocupada por Yulia ya que sabía que no se cuidaba, pero al decirle que las probabilidades que Lena despertaran seguían siendo bajas, la destrozo es por eso que le permitió dejar a Vitya en la clínica esa noche, ya que la morena la amenazo con llevarse a Lena a otro hospital y dejaría de dar donaciones a ese hospital, tanto Iván como Anya se desconcertaron por esta manera tan irracional de Yulia, pero a la final la dejaron hacer lo que quisiera no por perder la donación sino para que no se alterara más.

Yulia: bueno ya es hora de descansar amor – dijo acostándose al lado de Vitya que se encontraba en medio de ambas – te amo mi hermosa princesa – dijo dándole con cuidado un beso en los labios – descansa campeón – dijo besándole la cabecita al pequeño que estaba bien dormido – los amo tanto a ambos descansen.

Narrador: la morena no durmió solo se quedo observando a su hermosa esposa seguir durmiendo, a pesar que una sonda le daba los nutrientes necesarios para que Lena se alimentara, su cuerpo se veía más frágil y delgado pero no tanto como el cuerpo de Yulia quien solo desayunaba, ya que todo el tiempo se la pasaba ya sea estimulando a Vitya justo al lado de la pelirroja, o cuidando de Lena bañándola, cambiándola y explicándole las situaciones diarias de la prensa o lo que sus padres, abuelo o Inessa le contaban, su suegra iba a ver a su esposa todos los días pero solo se quedaba 2 horas en las cuales le pedía a Yulia que durmiera ya que sus ojeras demostraban lo poco que dormía, primero la obligaba a comer algo y luego a dormir Larissa estaba muy agradecida con su consuegra por ayudarla, ya que la morena no le hacía caso y solo hacia lo que Inessa le decía, pero lo que nadie sabía es que realmente todo lo que la morena le contaba a Lena ella si lo oía, pero simplemente no podía despertar por más esfuerzos que hiciera.

En algún lugar de la mente de Lena se encontraba ella recostada junto aquel árbol donde alguna vez vio a su padre, ella solo veía las aguas calmadas tenía los ojos cerrados y dejaba que el viento le golpeara el rostro, prestando mucha atención escuchaba un susurro que le contaba historias, sus labios formaron una hermosa sonrisa escuchando aquellas palabras la hacía sentir feliz.

Voz: en vez de concentrarte en escucharla deberías concentrarte en despertar – dijo aquel hombre sentándose a su lado.
Lena: lo intento pero no puedo – dijo viendo a los ojos de aquel hombre.
Voz: pensara que dejaste de luchar por ellos – dijo viendo a las aguas cristalinas.
Lena: nunca me daré por vencida – dijo seria – solo quiero estar con ellos, abrazarlos, decirles lo mucho que los amo.
Voz: no estás haciendo un buen trabajo – dijo sonriendo.
Lena: papá hago todo lo que puedo pero simplemente no se que más hacer – dijo bajando la cabeza.
Sergey: se que lo descubrirás – dijo abrazándola – pero nunca dejes de luchar para llegar a ellos – la chica sonrió – ahora te dejo para que sigas oyéndola.
Lena: y Viktoria? – pregunto al verlo levantarse.
Sergey: sabes que ella viene y va – dijo sonriendo – se que pronto volverá a estar junto a mi – dijo sin perder esa sonrisa – sigue escuchando a Yulia a lo mejor así resuelves como regresar con ella y Vitya – al decir eso solo se desvaneció en el aire.

Narrador: la pelirroja sonrió y luego cerró los ojos desde que estaba en ese estado de inconsciencia veía a su padre, quien trataba de ayudarla a despertar pero nada de lo que hiciera o dijera lograba hacerla despertar, no tenía ni idea de cuánto tiempo tenía allí pero tenía sentimientos encontrados, por una parte estaba feliz de estar con su padre, sentía mucha paz por ese lugar tan apacible en el que se sentaba todo el día al ver las aguas, tan cristalinas que el azul de cielo se reflejaban en ellas dando un pequeño paraíso, lo único que le faltaba era tener a Yulia a su lado y a su pequeño recién nacido, es por eso que se esforzaba por encontrar el regreso a casa y a los brazos de su familia, es por ello que se sentaba todos los días allí esperando que algo pasara pero solo escuchaba los murmullos de Yulia, es por eso que cerraba los ojos e imaginaba que la morena le tomaba la mano y le hablaba al oído, eso la hacía feliz el solo estar así escuchando esa dulce voz que tanto amaba, pero de repente todo eso fue interrumpido por una pequeña de unos 3 años que llego corriendo y la abrazo.

Viktoria: Lena, Lena, Lena the estañe musho – dijo esa pequeña abrazándose de la pelirroja.
Lena: Vika ya llegaste!!! – dijo feliz al verla, así que la sentó en sus piernas y la beso en las mejillas.
Viktoria: shi esh que te estlañaba musho y a mi titi – dijo sonriendo, esa sonrisa que la derretía por lo hermosa que era.
Lena: el titi también te extrañaba – dijo al abrazarla, esa pequeña la llenaba de paz y el solo estar con ella la hacía sentir feliz.
Viktoria: pelo puede que no vuelva – dijo sintiéndose triste.
Lena: pero por qué? – pregunto un poco asustada.
Viktoria: esh que me dejieron que shi mi mami no dispieta me iré y no volveré mahs – dijo con lagrimitas en los ojos – y yo shi quello volver – al decir eso comenzó a sollozar, la pelirroja observo a esa pequeña pelirroja con el cabello rizado como ella sin ninguna pequita en su rostro, un poco menos blanca que ella que cuando sonreía se le iluminaba el rostro y esos ojos azules, se volvían más grandes al reír.
Lena: verás que todo estará bien – dijo abrazándola – regresaras con el titi – dijo al besarle la frente.
Viktoria: lo pometes – dijo con aquella vocecita infantil llena de esperanzas.
Lena: lo prometo – dijo besándole la mejilla, la niña comenzó a reír y sus ojitos se volvieron más azules del mismo color que el rio y el cielo, allí la pelirroja lo entendió todo – te prometo que tu mamá y yo te estaremos esperando.
Viktoria: gacias mami yo te quelo musho – dijo abrazándola.
Lena: y yo te amo con todo mi corazón – dijo aferrándola a su cuerpo.
Viktoria: cuida a Vitya y dile que ponto nosh conosheremosh y ugaremosh toooodo el día – dijo al separarse de ella.
Lena: claro que si bebe – dijo sonriendo, la niña se levanto y corrió al ver a Sergey sonriendo, la pelirroja sonrió al ver como su padre sostuvo en sus brazos a la pequeña.
Sergey: creo que encontraste la respuesta – dijo sonriendo.
Lena: si la encontré – dijo feliz al ver a la pequeña en brazos de su padre – cuídamela por favor – dijo con unas cuantas lágrimas en sus ojos.
Sergey: la cuidara muy bien – dijo sonriendo.
Lena: lo sé – dijo sintiendo que una parte de ella se quedaba con ellos.
Viktoria: te amo mami y a mi mamá tabien – dijo sonriendo – las amo – dijo mandándole un beso volado.
Lena: y nosotras a ti bebe – dijo mandándole un beso volado lo que provoco que la pequeña volviera a sonreír, allí vio la sonrisa de Yulia en los labios de su pequeña – los amo.

Narrador: al decir aquello la pelirroja camino hasta la orilla del rio, se giro y vio a Sergey sonriéndole y a la pequeña agitando su manita en señal de adiós, la pelirroja hizo lo mismo “ahora iré con ustedes Yulia y Vitya” sonrió al rio al ver que la respuesta siempre estuvo allí, se sentaba siempre allí para contemplar la quietud de las aguas y era como estar mirando esos ojos, los ojos de la mujer que ama de su esposa de aquella chica de la cual se enamoro sin darse cuenta, por la manera de cuidarla, quien la respetaba, quien le enseñó que el amor es limpio y puro, es con ella con quien quería compartir la eternidad porque era sencillamente su otra mitad, sonrió y siguió adentrándose a las aguas que no sentía frías solo cálidas abrigándola, protegiéndola y sobretodo amándola sabía que estaba a salvo porque era Yulia quien la protegería y justo al llegar a la mitad del rio escucho un llanto “Vitya” ese llanto era más nítido y audible sonrió y se giro allí seguía su padre y Vika, luego escucho “tranquilo campeón aquí está tu biberón” “Yulia” dijo sonriendo enormemente, así se volvió a girar y las palabras se hacían cada vez más fuertes así que siguió caminando, hasta que simplemente se dejo de ver en aquel rio el cual no solo se veía azul ahora una coloración esmeralda se ligo con aquel azul.

Viktoria: eshtan juntas titi? – pregunto viendo aquel rio.
Sergey: si Vika y en algún tiempo tu caminas hasta aquel rio para verlas – dijo sonriendo.
Viktoria: pero eshtarash sholito – dijo un poco triste.
Sergey: pero mientras ese día llega tu y yo nos divertiremos mucho – dijo riendo.
Viktoria: shi ugemohs, ugemohs – dijo emocionada.
Sergey: pero sabes una cosa – la pequeña levanto una ceja – quien sabe si me toque cuidar a otro pequeño o pequeña – dijo sonriendo.
Viktoria: shiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!! – Grito feliz – mash elmanitosh – dijo abrazando a Sergey mientras iban desapareciendo.

Narrador: la morena había terminado de darle el biberón a Vitya y le cantaba una canción de cuna para que volviera a dormir, en eso sin ella saber cómo o por qué vio a la pelirroja quien en ese instante comenzaba a abrir sus ojos, Yulia quedo paralizada al ver aquello Lena logro enfocar una imagen y fueron los ojos azules de la pelinegra, de los cuales comenzaban a caer lágrimas, ambas se quedaron viendo por unos momentos fijamente sin cortar el contacto visual, los ojos de la pelirroja se llenaron de lágrimas igual.

Yulia: Len – dijo en susurro – despertaste – dijo formándose una gran sonrisa en sus labios, la pelirroja al ver aquella sonrisa pensó en aquella pequeña pelirroja.
Lena: Yul – dijo con un hilo de voz – cumplí…mi…promesa – dijo sonriendo.

Narrador: ambas sonrieron, la morena se acerco a ella y le dio un tierno beso ambas sintieron la calidez pero sobretodo el amor, un pequeño quejido se oyó y las chicas se separaron…
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:24 am

Capítulo XV: un nuevo comienzo, el pasado regresa y quiere cobrar



Narrador: la pelirroja trataba de enfocar mejor la imagen, sus parpados los sentía pesados.

Yulia: amor esto es un milagro – dijo sonriendo.
Lena: Yul – dijo en susurro comenzando a cerrar de nuevos sus ojos.
Yulia: no Lena por favor no te duermas!!! – Decía desesperada – amor no nos dejes!!! – dijo tomando su mano y sosteniendo a Vitya con su otro brazo.
Lena: no…puedo – dijo volviendo a cerrar sus ojos.
Yulia: no Lena por favor no cierres tus ojos!!!! – grito desesperada, una enfermera entro al escuchar a la morena gritar.
Enfermera: Sra. Volkova ocurre algo? – pregunto un poco asustada.
Yulia: Lena despertó pero volvió a dormirse – dijo con lágrimas en los ojos, la enfermera vio el monitor cerebral y vio algo diferente no lo pensó mucho y salió corriendo de la habitación, por su parte la morena coloco a Vitya al lado de la pelirroja – vamos amor por nuestro hijo abre los ojos por favor – decía llorando, Lena no despertaba pero se notaba como sus ojos se movían por debajo de sus parpados.
Mente de Lena: pero qué pasa??? – gritaba al verse nuevamente en frente de aquel lago.
Sergey: calma Lena – dijo colocando una mano sobre su hombre, el llanto y palabras de Yulia los escuchaba claramente, pero seguía de ese lado del lago sin poder verla.
Lena: cómo quieres que me calme si regrese aquí – dijo desesperada.

Narrador: por su parte un doctor entraba a la habitación era un neurocirujano se apellidaba Noé, era quien llevaba el caso de la pelirroja uno de los médicos más reconocidos en tratamientos para pacientes comatosos, el galeno entro y verifico el monitos mientras Yulia solo sollozaba y le pedía a Lena que despertara, al examinar el monitor verifico el nivel cerebral y habían picos un tanto elevados.

Yulia: doctor lo juro ella abrió los ojos y me hablo, pero luego ella volvió a dormirse – dijo con la mano de Lena en sus manos y besándolas.
Dr. Noé: te creo sus ondas cerebrales variaron y eso solo significa que estuvo consiente – dijo acercándose a la pelirroja y le abrió los parpados y examino su retina con una luz blanca – sus pupilas se dilatan – dijo sonriendo – esto es claro el despertar de Elena es eminente.
Yulia: pero por qué se volvió a dormir? – pregunto limpiándose las lágrimas de sus rostro.
Dr. Noé: la recuperación de la conciencia no es instantánea Yulia, durante los primeros días los pacientes están despiertos durante sólo unos minutos, y la duración del tiempo despierto aumenta gradualmente – dijo de manera tranquila – esto es a diferencia de la situación en muchas películas o novelas donde la gente que despierta de coma son inmediatamente capaces de continuar su vida normal, en realidad el paciente en coma despierta a veces en un profundo estado de confusión, sin saber cómo llegaron allí y, a veces sufre de disartria, la incapacidad de articular alguna palabra, y con muchas otras discapacidades – dijo serio.
Yulia: pero ella me hablo – dijo viéndolo.
Dr. Noé: eso es bueno no sufrirá de este trastorno pero igual debemos hacer pruebas para ver si sufrió algún daño neurológico – dijo haciendo unas anotaciones en el historial de Lena – le suministraremos algunos fármacos que la ayudaran.
Yulia: eso la hará despertar? – dijo viendo a la pelirroja que seguía moviendo sus ojos dentro de sus parpados.
Dr. Noé: ayudaran a acelerar el proceso de despertar, no es que provocaran la respuesta solo lo acelerara, estos fármacos son agonistas dopaminérgicos, como amantadine, que se administra en centros especializados y zolpidem, un hipnótico que, curiosamente, en individuos sanos induce la hipnosis, pero en personas en estado de coma ayuda al despertar.
Yulia: cuanto tiempo estará así? – preguntó un poco nerviosa.
Dr. Noé: hay que tener paciencia – dijo viendo a la morena – pero lo que haces está bien, el estar aquí, hablarle, que sienta a su hijo son cosas que la ayudaran a tratar de mantenerla despierta – dijo sonriendo – lo estás haciendo muy bien.

Narrador: la pelirroja escuchaba todo lo que se decía junto a Sergey allí en la orilla del río, la pelirroja estaba feliz ya que con lo que escucho era normal y era por eso que debía esforzarse, lo que más deseaba era estar junto a Yulia y Vitya y lo lograría de eso estaba segura, pero Sergey tenía el ceño fruncido al escuchar al galeno.

Lena: qué pasa papá? – pregunto curiosa.
Sergey: está siendo como que muy amable, no crees? – pregunto levantando una ceja.
Lena: a qué te refieres papá? – dijo divertida.
Sergey: parece que quiere seducirla – dijo cruzándose de brazos.
Lena: por Dios papá – dijo riendo – si el doctor fuera gay me preocuparía, ya que lo que tiene Yulia entre sus piernas no creo que le interese a un heterosexual – dijo carcajeándose.
Sergey: no sé Lena ese medico no me da mucha confianza – dijo viendo a su hija, la pelirroja negó con la cabeza divertida – ese hombre pasa mucho tiempo con ella creo que deberías acelerar un poco las cosas.
Lena: hay papá – dijo riendo, Sergey desapareció dejándola sola frente al rio – papá está loco – dijo riendo en eso escucho “tranquila Yulia solo debes tener un paciencia y todo estará bien, lo prometo” la pelirroja frunció el sueño – y si papá tiene razón?, eso me sonó muy cariñoso – dijo cruzándose de brazos – no lo puedo creer desde cuando soy tan celosa – comenzó a reír.

Narrador: el médico estaba por salir cuando Yulia sonrió enormemente, el doctor al verla así sonrió de igual manera sin saber por qué? “Dios que linda sonrisa” se dijo mentalmente.

Yulia: qué estarás soñando que te estás riendo – dijo acariciándole la mejilla a la pelirroja, eso fue suficiente para sacar al doctor de su transe.
Dr. Noé: eso solo demuestra que esta por despertar – dijo un poco serio al saber que esa sonrisa solo era para la pelirroja – esto es una gran mejoría, bueno me iré debo ver seguir con mis rondas.
Yulia: gracias Dr. Noé – dijo sonriéndole, derritiendo al galeno.
Dr. Noé: es mi trabajo – dijo sonriendo – vendré en la mañana para ver si hay más avances – y así salió de la habitación.
Yulia: lo escuchaste amor? – dijo sonriendo – pronto estarás junto a nosotros, así que aquí nos tendrás a Vitya y a mi esperándote – al decir eso le dio un leve beso en los labios a la pelirroja y se asombro al sentir que estos se movían ligeramente – te amo tanto Lena!!! Sé que me respondiste el beso amor lo sé.

Narrador: la única respuesta que vio Yulia fue una leve sonrisa, eso la emociono sabía que su esposa estaba muy cerca de despertar y ella estaría allí para ella, su agonía de 6 meses estaba llegando a su fin con un nuevo comienzo junto a Lena y Vitya, tenía unas ganas enormes de llamarlos a todos pero eran las 3:30 am y debía esperar, así que coloco a Vitya en una cuna que mando a pedir para su hijo, le beso la frente “viste mami está despertando, muy pronto estarás entre sus brazos” sonrió y lo arropo bien, se metió en la cama y se aferro a la cintura de la pelirroja un nuevo mañana estaba por llegar, beso los labios de Lena y por primera vez en 6 meses logro conciliar el sueño, ya que sabía que todo mejoraría por eso la abrazo con fuerzas y diciéndole cuanto la amaba, la pelirroja escuchaba desde la orilla de aquel rio sonriendo al saber que su Yulia la estaba esperando, así fue como llego la mañana con la pelinegra abrazada a la pelirroja quien seguía durmiendo pero más consciente de lo que pasaba a su alrededor.

Enfermera: Sra. Volkova – dijo moviendo con cuidado a la morena.
Yulia: qué ocurre – dijo despertando y soñolienta.
Enfermera: es que debemos llevar a su esposa para hacerle unas pruebas – dijo un poco apenada al despertar a la morena.
Yulia: pruebas? – dijo abriendo sus ojos y sonriendo al recordar que Lena le había hablado – si claro – dijo al soltarla de la cintura y levantarse – qué hora es?
Enfermera: son las 9:00 am – dijo abriendo un poco las persianas.
Yulia: Dios Vitya debe tener hambre – dijo viendo a su hijo dormido en la cuna.
Enfermera: no sé preocupe – dijo sonriendo – cuando entre para colocarle la nueva bolsa de suero a su esposa, lo vi inquieto es por eso que me tome el atrevimiento de darle su biberón – dijo sonrojada.
Yulia: muchas gracias – dijo sonriendo – y estás pruebas que le harán a mi esposa de que se tratan – dijo un poco intrigada.
Enfermera: serán unas tomografías – dijo viendo a la morena – será para asegurarnos que no hay daño cerebral, al igual que unos análisis de sangre y otras que el Dr. Noé mandara hacer una vez que vea las tomografías.
Yulia: bien – dijo un poco seria – llévenla – dijo levantándose de la cama.

Narrador: la enfermera llamo a unos enfermeros que subieron a Lena a una camilla y se la llevaron, la morena aprovecho de ver a su hijo dormido y se ducho rápidamente luego llamo a sus padres y suegra y les pidió ir al hospital, todos se alarmaron por la manera que les pidió que fueran tan desesperada, Inessa llego con el corazón en la boca pensando que algo andaba mal, al llegar se encontró con los Volkov en la entrada y eso los alarmo a todos aun más prácticamente corrieron a la habitación, cuando entraron solo vieron a Yulia en aquel cuarto de hospital con Vitya en los brazos y una enorme sonrisa.

Inessa: dónde está Lena? – pregunto preocupada.
Yulia: le están haciendo unas pruebas – dijo sonriendo – Lena me hablo en la madrugada – dijo feliz.
Todos (Oleg, Inessa, Larissa y Andrei): O.O
Yulia: me hablo y abrió sus hermosos ojos – dijo sonriendo – luego volvió a dormir, el Dr. Noé dijo que era normal que ella no despertaría como todos esperábamos, que el despertar total le tomara algún tiempo que estará despierta solo unos minutos, pero que la recuperación parece que será total – dijo sin perder su hermosa sonrisa.
Inessa: y donde está quiero verla!!! – dijo emocionada.
Yulia: le están haciendo unas pruebas de rutinas – dijo sonriendo.

Narrador: todos sonrieron y se quedaron esperando a ver los resultados y por supuesto que a Lena, por su parte Igor estaba muy decepcionado no podía creer el cambio tan radical que diera su hijo, si no lo hubiera visto con sus propios ojos no lo creería que su hijo fuera un canalla y un golpeador de mujeres, estaba viendo unas cosas que su hermana le pidió para la cena cuando los vio a Nina y Alexei saliendo de un consultorio, ella se veía afectada hasta lloraba y este solo la zarandeo gritándole “es tu culpa acéptalo y supéralo Lena sigue en estado de coma y es tú culpa”, ella solo se llevo las manos a la cara y comenzó a llorar este se molesto y solo la abofeteo y la tomo por el cuello, “cállate de una mald**** vez o te callare yo” grito alterado cuando estaba a punto de intervenir se sorprendió al ver una chica que lo empujo.

Irina: eres una mald**** hijo de put****!!!! – grito al verlo en el suelo y abrazando a Nina.
Alexei: mald**** lesbiana!!!! – grito desde el suelo, la chica lo pateo en sus partes intimas cuando pensaba lanzársele encima.
Irina: la vuelves a lastimar y te quedaras sin descendencia mald**** infeliz – su hijo solo sollozaba del dolor – vámonos Nina!!!! – le dijo a la chica que seguía llorando.
Nina: pero…
Irina: no hay peros, no dejare que te siga lastimando – al decir aquello la metió dentro un BMW plateado y se fue.
Alexei: esto no se quedara así!!! – Grito con las manos en su entrepierna – ella es mi mujer – el chico siguió allí, mientras varias personas que vieron el espectáculo lo veían de manera muy fea.

Narrador: Igor sabía que la chica era culpable de todo lo que pasaba, pero al ver que estaban saliendo de un consultorio psiquiátrico entendió que estaba afectada, pero lo que lo hizo molestarse es que su propio hijo la trato de esa manera tan brusca y animal, eso no fue lo que él le enseño siempre le dijo que “a una mujer no se le pega ni con el pétalo de una rosa”, su esposa que en paz descanse fue maltratada desde niña por su padre, es por eso que él trato por todos los medios de hacerla feliz hasta el último día de su vida, nunca le levanto la voz ni mucho menos una mano siempre que se molestaba solo salía a caminar y al llegar le traía unas flores, le pedía disculpas y volvían a su vida normal sin gritos es por eso que ella lo ama hasta el día que murió, por lo que educo a sus hijos de la misma forma al igual que a sus sobrinos por lo que la decepción que sentía era grande, Irina llego a su departamento y metió a Nina Alexandra al verla se preocupo al ver su mejilla roja y un poco de sangre en su labio.

Irina: no hay discusión sobre esto te quedaras aquí – dijo tomándola de las mejillas con sus 2 manos para que la mirara.
Nina: no quiero causarte molestias – dijo apenada con lágrimas en los ojos.
Irina: no permitiré que te vuelva a lastimar – dijo limpiándole con los pulgares las lágrimas que salían de sus ojos color miel.
Nina: él no…
Irina: no mientas!!!! – dijo molesta – si se atrevió a golpearte en la calle, no quiero imaginar lo que te hace en ese mald**** cuarto!!! – Nina noto la furia de su amiga en ese momento, se sorprendió cuando la abrazo con fuerzas.
Nina: yo no sé qué decir – dijo aferrándose a su amiga.
Irina: que te quedaras y mandaras al diablo a ese bastardo – dijo sonriendo.
Nina: si me quedare – dijo riendo y abrazándola.
Alexandra: tú habitación está lista – dijo entrando – ven para que te bañes y duermas un poco.

Narrador: la chica sonrió por primera vez desde hace muchos meses y eso le agrado, sabía que debían buscar las cosas de su amiga y eso lo haría en compañía de un amigo de su nuevo trabajo, también era gay pero con su tamaño y contextura nadie se metería con ellas, lo que más quería era que su amigo golpeara a Alexei pero no caería en la violencia, con alejar a Nina de él era más que suficiente ya que sabía que así su amiga estaría mucho mejor, las terapias comenzarían a funcionar y ella saldría de su depresión para rehacer su vida, por su parte Boris estaba nuevamente en aquella cueva donde alguna vez cometió un crimen muy grave, uno que quedo impune ya que los restos de aquella chica llamada Andrea y mejor amiga de Inessa estaban enterrados, este tenía a una pelirroja de tal vez 18 años amordazada y atada completamente desnuda en una cama.

Boris: eres tan deliciosa – dijo pasándole la lengua por la mejilla – shhh cálmate – dijo al ver como la chica sollozaba con aquella mordaza en la boca – cuando te de esto serás un linda gatita – al decirle eso la inyecto, la chica trato de gritar pero no pudo – ya verás esto te gustara – dijo apretándole uno de sus senos desnudos.

Narrador: la chica chillo pero al pasar unos minutos la chica se calmo y Boris comenzó a manosearla, luego la desato y tuvieron sexo la chica parecía estar de acuerdo pero realmente estaba drogada, al terminar Boris comenzó a beber y al emborracharse volvió a sentir el cuerpo de la chica, su sonrisa fue mayor al ver las gotas de sangre en la cama era virgen y el la había estrenado él, es por eso que siguió toda la tarde poseyendo ese cuerpo para luego amarrarla y amordazarla, disfrutaría de aquella chica varios días antes de deshacerse de ella como de otras, sentía que esa cueva era su santuario, su aren personal varios cuerpos que fueron suyos y lo serian siempre, beso la cabellera rojiza de la joven y se levanto desnudo junto a una mesa donde había más vodka y una bolsa de cocaína, preparo unas cuantas líneas y la aspiro cerró los ojos mientras sonreía, al abrir sus ojos vio a la chica y la imagen de Inessa vino a su mente bebió un poco más y regreso a la cama, se coloco sobre la chica y la penetro ese día seria especial para él por lo que siguió moviéndose, la chica seguía drogada así que no opuso resistencia……….eran cerca de las 12:00 del mediodía cuando entraba Lena en su habitación junto al Dr. Noé.

Yulia: Dr., cómo está mi esposa? – dijo dándole el bebe a su padre.
Dr. Noé: las tomografías no muestran daño cerebral – dijo sonriendo – la Sra. Volkova despertó 2 veces mientras la examinábamos – todos sonrieron – fueron cerca de 2 minutos, se notaba lucida y no vimos ningún tipo de secuelas.
Inessa: cuánto tiempo permanecerá mi hija durmiendo?? – dijo acariciándole la cabellera rojiza con mucho cariño.
Dr. Noé: los medicamentos que le comenzamos a suministrar desde la madrugada la ayudaran a acelerar el proceso – dijo sonriendo.
Oleg: eso quiere decir que muy pronto mi nuera está despierta? – pregunto sonriendo.
Dr. Noé: así es Sr. Volkov, el pronóstico de la Sra. Volkova es muy favorable.
Yulia: qué bien!!! – Dijo feliz, se acerco a la pelirroja y la beso él doctor bajo la cabeza – amor pronto estaremos juntas y felices con nuestro bebe – todos sonrieron con excepción del doctor.
Dr. Noé: yo me retiro – dijo un poco serio – cualquier novedad solo llámenme – dijo y se marcho.
Larissa: esto es un milagro – dijo sonriendo.
Andrei: me alegra tanto que Lena ya este despertando – dijo igual que feliz que todos.
Yulia: y no me pienso separar de ella – dijo acostándose junto a la pelirroja y abrazándola.
Inessa: dudo que alguien te logre sacarte de aquí – dijo riendo – durante estos 6 meses fue casi imposible sacarte de esta habitación.
Larissa: espero que ahora te alimentes mejor – dijo seria – ya Lena se está recuperando, es por eso que no puedes caer enferma.
Oleg: tu madre tiene razón Lena te necesita sana para que la ayudes con la rehabilitación y todo lo que necesite – dijo igual de serio.
Yulia: lo juro!! – dijo sonriendo – quiero estar toda la vida con Lena, hacerla feliz a ella y a Vitya – dijo besando los labios de la pelirroja – así que no se preocupen más.

Narrador: la felicidad que sentían todos en esos momentos era grande, las cosas parecían solucionarse y eso los tenían a todos felices y emocionados, estuvieron un rato más pero al parecer Lena no quería despertar en ese momento, ya que en su mente jugaba con la pequeña Vika que sabía que pronto la pelirroja se iría, es por eso que ambas aprovechaban para jugar un rato mientras se correteaban cerca de aquel rio.

Vika: no me olvidalas vedad? – pregunto con sus ojitos tristes.
Lena: nunca – dijo besándola en la cabellera roja – además estarás con nosotras en algún tiempo.
Vika: pelo Vitya él te tenda mash tempo – dijo aferrándose al cuello de la pelirroja.
Lena: si pero estaré rezando por tenerte en poco tiempo entre mis brazos – la pequeña pelirrojita sonrió y le beso la mejilla a la pelirroja.

Narrador: ambas pelirrojas siguieron jugando y divirtiéndose, la morena solo la veía y se imaginaba la vida que les esperaba juntas amándose, se la paso toda la tarde contemplándola y haciendo planes de todo lo que harían en familia y juntas, los días iban pasando y los momentos de lucidez de Lena se hacían mayores nadie quiso decir nada, preferían mantener el secreto ya que sabían que siempre que una persona despertaba del coma se hacia una gran noticia, el Dr. Noé pidió que solo Yulia estuviera en contacto de ella para no sobresaturar su mente, ya que sus recuerdos eran un poco frágiles y no quería esforzar su mente por el exceso de información, es por eso que Yulia solo le hablaba de algunas cosas pero sobre todo de Vitya y eso la emocionaba, el tema de lo que paso esa noche en el cumpleaños de Yulia ninguna lo toco por miedo, ambas estaban aterradas que aquello causara más daño del que causo.

Irina: Dima me ayudaras a buscar las cosas de Nina? – le pregunto con pena.
Dima: es la chica que me contaste que su novio golpea – dijo apretando sus puños por debajo de la mesa.
Irina: si – dijo apenada – ella lo dejó pero tiene miedo de buscar sus cosas.
Dima: claro que te acompañare – dijo serio – y si se pone estúpido el animal ese me llevare a Alek – dijo sonriendo.
Irina: harás que se haga en los pantalones – dijo riendo.
Dima: esa es la idea – dijo en tono amanerado, sabía que podía contar con el chico desde que comenzó a trabajar en esa guardería supo que el chico era gay, desde entonces se hicieron amigos y Alek no lo era pero era un bueno hombre de mente abierta, el chico al saber la situación de Nina quiso ayudarla ya que su hermana fue víctima de ese tipo de abusos, la chica logro dejar a su marido pero no antes de que este la desgraciara la vida, la golpeo de tal manera dejándola casi muerta se salvo gracias a la intervención rápida de los doctores, pero mato al bebe que ella esperaba de solo 4 semanas ocasionándole que tuvieran que extraerle el útero, quitándole la oportunidad de ser madre es por eso que Dima al saber a una chica metida en este tipo de relaciones la ayudaba a salir de ello.
Irina: te parece que vayamos en la tarde? – pregunto sonriendo.
Dima: si déjame llamar a Alek e iremos – dijo sonriendo.

Narrador: era algo que Alexei no esperaba llevaba 1 semana sin saber de su mujer, pero esperaba que las cosas se calmaran antes de buscarla, así que se la pasaba esperando el momento adecuado para hablarle y disculparse, pero es que su actitud lo tenía cansado solo lloraba en las noches y eso lo estaba enloqueciendo, pero esos días sin ella le demostraron lo canalla que había sido todo era su culpa y la de Boris, Nina solo necesitaba ayuda y ninguno de los 2 se molesto en ayudarla, pero él estaba tan presionado de que ese tal Yerik no descubriera el dinero que había robado, peor parecía que no se había dado cuenta es por eso que al relajarse se tomo el tiempo de pensar en Nina, realmente su mujer lo necesitaba y que hizo solo arruinarle más la vida, pero es que al oírla llorar y saber que lo hacía por Yulia los celos lo enloquecían, así que solo debía volver sobre sus pasos y reconquistarla y todo estaría bien ya que la amaba con locura, pero al llegar en la tarde a ese cuarto de aquel bar se sorprendió al ver a Irina en una mesa, así que se acerco a ella pero cuando vio que estaba con 2 hombres que podían ser fisicoculturistas se sintió intimidado.

Irina: Alexei – dijo levantándose y en tono seco.
Alexei: Irina hola – dijo un poco intimidado cuando los hombres se pusieron de pie, eran realmente más altos que él tal vez 1.85 m.
Irina: vinimos por las cosas de Nina – dijo seria.
Alexei: cómo? – dijo un poco exaltado.
Nina: lo que escuchaste – dijo bajando una maleta.
Alek: eso es todo? – pregunto con aquella voz profunda.
Nina: quedaron 2 maletas más – dijo un poco tímida.
Alek: iré por ellas – dijo caminando hacia las escaleras.
Alexei: un momento nadie sacara ninguna maleta!!! – dijo molestándose.
Nina: Alek por favor búscalas – dijo serena, el chico solo asintió y fue a buscarlas.
Alexei: Nina por qué haces esto? – dijo acercándose pero Dima se para en medio de ellos.
Nina: ya no podemos seguir juntos – dijo seria – necesito tiempo para salir de esto – dijo con sus ojos aguados – y tu solo lo empeoras con tus constantes gritos y reproches.
Alexei: sé que he sido un idiota – dijo bajando la cabeza – pero estaba tan presionado, sé que eso no justifica mi comportamiento pero ahora estoy tranquilo, déjame ayudarte.
Nina: Alexei solo necesito tiempo – dijo al ver a Alek bajar con sus 2 maletas – déjame sanar mis heridas y recuperarme y luego hablaremos, pero en este momento solo necesito pensar en mi y tu dolo lo empeoras.

Narrador: Dima tomo la maleta que tenia Nina mientras Irina la abrazaba y la sacaba de allí, Alek le lanzo una mirada de advertencia a Alexei y este entendió que no debía seguirlos, su corazón se rompió pero sabía que el de Nina estaba desecho por lo que le hizo, la culpa comenzó a invadirlo porque esta vez fue él quien la prostituyo para lograr un fin, ese fin fue el dinero que Oleg y Andrei les depositaban a Boris y él por no decir nada sobre lo que paso con Lena, habían firmado un contrato de silencio y violarlo los mandaría a la cárcel y a Nina a un reformatorio, ya que sus acciones podían atribuirlas a intento de homicidio y daños físicos a Lena, Boris solo quería dinero así que lo firmo sin problemas al igual que Alexei, ahora sabía que el daño que causan puede devolverse 3 veces más, el ya estaba pagando al igual que Boris ya que sabía que Inessa le pediría el divorcio, tomo su chaqueta y salió a pesar de que podía beber allí prefirió hacerlo en otro lugar, pero lo que no sabía es que su pasado lo encontraría en aquel bar al que entro, justo en una mesa céntrica 2 hombres conversaban tranquilamente.

Yerik: cuando te toca regresar de tus vacaciones hermano? – pregunto al beber de su vaso con vodka.
Vanya: aun me queda un mes – dijo sonriendo.
Yerik: ya saben algo del tipo qué te golpeo? – dijo serio.
Vanya: no – dijo molesto, realmente se sentía molesto pero gracias a eso pudo culparlo del dinero que había confiscado y que el mismo se robo, algo que sus familiares no sabían era que este comisario era corrupto – pero lo encontrare y lo haré pagar por proxeneta!!! – dijo serio – ese sujeto prostituida a una chiquilla, es una lástima que no la pude salvar ya que ese sujeto se la llevo.
Yerik: ya verás que lo encontraras y lo harás pagar por ello – dijo bebiéndose todo su vaso con vodka – iré al baño – al decir eso se levanto.
Vanya: yo pediré otro ronda – dijo sonriendo.
Yerik: bien – dijo al irse.

Narrador: el hombre se levanto para pedir una botella de vodka, pero su sorpresa fue ver aquel chico en la barra, al principio no lo reconoció pero mientras pagaba la botella su mente se aclaro, allí lo recordó fue el sujeto que lo golpeo estuvo tentado a arrestarlo pero al recordar a Nina pensó divertirse un poco, con tal estaba de vacaciones un poco de diversión y un poco de dinero extra no le caerían mal, pago su botella y se fue a sentar su hermano ya estaba en la mesa.

Yerik: demoraste – dijo sonriendo.
Vanya: solo me distraje unos minutos – dijo sonriendo.
Yerik: recuerda que eres casado – dijo esto serio – no botes todo a la basura solo por una noche.
Vanya: no lo haré – dijo serio – amo muchísimo a Kira no soy idiota, pero eso no quita el admirar la belleza de la mujer – su hermano lo vio de manera seria – mirar no es pecado mientras no toque – dijo sirviéndose más vodka y a su hermano.
Yerik: solo espero que sea realmente eso – dijo bebiendo del vaso que su hermano le daba.

Narrador: Vanya cambio el tema y hablo de sus hijos eso siempre distraía a su hermano, ambos venían de una familia muy católica y monógama pero era un mujeriego, es por eso que solo contrataba prostitutas ya que sabía que si no eran mujeres de la mala vida, su esposa se enteraría y eso sería fatal para su matrimonio realmente amaba a su mujer, pero eso no evitaba que deseara y fantaseara con otras mujeres, era así su manera de llevar las cosas pero todo cambio cuando conoció a Nina se volvió adicto a ella, le hacia un sinfín de cosas y ella lo aceptaba sin resistirse pero sabía que solo era sexo, buen sexo pero sexo al fin tal vez un último acoston antes de irse con su familia, fue buena idea haber ido a visitar a su hermano.

Alexei: que idiota fui – se dijo en susurro al beberse ese vaso con vodka – la perdí por canalla solo espero que regrese a mi – dijo al pagar su trago e ir al baño, Vanya lo vio y sonrió.
Vanya: voy al baño – dijo levantándose, Yerik vio que entro al baño de hombres y siguió bebiendo, solo esperaba que su hermano no se metiera en problemas.

Narrador: Vanya espero a que Alexei saliera del retrete, al ver que estaban solos cerro con seguro, escucho como se abría el cubículo donde estaba Alexei se lanzo hasta él y lo volvió a meter, el chico se asusto al pensar que sería asaltado pero su cara se volvió de terror al ver a su atacante, el mismo hombre que golpeo hacia más de un año.

Vanya: mira lo que me vine a encontrar – dijo al acorralarlo y asfixiarlo con su brazo en su garganta – pensaste que te escaparías de lo que me hiciste? – dijo apretando su brazo en su garganta.
Alexei: yo…aggg – dijo tratando de zafarse.
Vanya: escúchame bien – dijo serio – el dinero que me robaste lo quiero de vuelta – dijo apretándolo más.
Alexei: si…te…lo…de…de…devol…vere – dijo con dificultad.
Vanya: pero por los gastos médicos e intereses será 10 veces más – el chico abrió enormemente los ojos – si quieres que lo baje a 5 veces más tráeme a tu mujercita – dijo colocando una cara de sádico – le tengo un regalito que disfrutara más que esto – dijo apretándole los genitales con su otra mano.
Alexei: ayyyyyyyyyyy!!!!! – grito del dolor.
Vanya: lo quiero para finales de mes – al decirle eso lo soltó y le dio un golpe en el estómago que le saco el aire – para final de mes no lo olvides.

Narrador: al decirle eso se lavo las manos destrabo la puerta y salió como si nada, Alexei no sabía que le dolía más si sus genitales o su estomago eso era sin duda el pasado que llegaba para cobrárselas, pero debía proteger a Nina así que lo mejor era que estuviera con Irina y esos 2 músculos gigantes, solo debía prevenirlas pero sin que ese mald**** policía se diera cuenta no permitiría que Nina volviera a recaer, está vez debía protegerla le diría a Boris él debía ayudar a su hija también para deshacerse de ese hombre, como pudo se levanto luego de unos minutos y salió del bar solo esperaba que no lo siguieran, llego como pudo y se acostó en su cama cerró los ojos y trato de dormir un poco, esperaría a su “suegro” para que lo ayudara era viernes por lo que no trabajaría al día siguiente, un poco más de tiempo para poder asimilar todo……Por su parte ya era de día y una hermosa pelirroja despertaba de un sueño de más de 18 horas, al abrir los ojos unos hermosos ojos azules la observaban con devoción ambas sonrieron.

Yulia: hola bella durmiente – dijo sin perder esa hermosa sonrisa.
Lena: hola mi hermosa princesa – dijo casi en susurros – cuanto estuve durmiendo? – pregunto.
Yulia: solo fueron 18 horas – dijo sonriendo – ya tu sueño se está normalizando.
Lena: pero aun no puedo moverme mucho – dijo esforzándose por mover su mano y llevarla a la mejilla de la pelinegra.
Yulia: esto solo requiere tiempo – dijo sonriendo – solo han pasado 2 semanas y tu recuperación es asombrosa – dijo besándola – el traumatólogo esta estirando tus músculos, eso quiere decir que tus articulaciones podrás moverlas muy pronto con normalidad.
Lena: debería estar despierta cuando lo hacen? – pregunto un tanto soñolienta.
Yulia: si pero sería doloroso – dijo tomando la mano que tenía en su mejilla y la beso – prefiero que sea en ese momento así no sentirás dolor – le beso los labios.
Lena: quiero ver a Vitya – dijo sonriendo.
Yulia: el doctor no lo cree prudente – dijo acariciándole la mejilla.
Lena: Yulia por favor – dijo en tono suplicante – ya son casi 7 meses que nació y no lo he tenido entre mis brazos.
Yulia: ok amor – dijo besándola – sé que él quiere sentirte, estás en todo tú derecho al igual que nuestro hijo – sus ojos mostraban un amor profundo, la pelirroja sonrió – es un gran niño muy tranquilo hiciste un gran trabajo.
Lena: tráelo por favor – dijo sonriendo.
Yulia: le pediré a Inessa que lo traiga – dijo sonriendo.
Lena: dormiré un poco – dijo sonriendo – quiero estar despierta para cuando llegue.
Yulia: está bien duerme – dijo besándola.

Narrador: la pelirroja cerró los ojos pero no sin antes besar a Yulia, la morena llamo a Inessa y esta llego al hospital con Vitya en brazos el pequeño a sus casi 7 meses, su tamaño era ya la de un pequeño de 5 meses cada día crecía y aumentaba de peso, Anya decía que al año tendría el tamaño normal y peso ideal así que no estaban preocupados, sus pulmones estaban completos y sanos al igual que todos sus órganos, Inessa le entrego el niño fuera de la habitación ante la mirada atenta y renuente del Dr. Noé, eso sería un choque emocional para Lena pero era cierto no podía prohibirle el ver a su hijo, solo esperaba que no fuera una emoción intensa que impidiera el proceso de sanación, en el mejor de los caso el ver a Vitya tal vez ayude a acelerar el proceso, la morena entro con su hijo en brazos estaba dormido así que lo recostó al lado de la pelirroja y solo espero, paso cerca de 5 horas en las cuales la morena solo los veía Vitya ya había comido y tenía un pañal limpio, solo jugaba a mover sus manitos y piernas haciendo lindos ronroneos, los cuales hacían sonreír a Yulia el verlo era tan tierno y gracioso que solo le provocaba besarle las mejillas y así lo hizo, Lena comenzaba a despertar sentía una presencia cerca y era pequeña, se esforzó en despertar y así lo hizo giro lentamente su cabeza y allí estaba un pequeño con una pijamita azul de ositos, sonrió enormemente y sintió como su corazón se expandía el pequeño sintió la mirada, giro su cabecita y se le quedo viendo fijamente a los ojos a la pelirroja, Lena se perdió en ese azul idéntico al de Yulia sonrió viéndolo el pequeño se carcajeo.

Yulia: te reconoció – dijo sonriendo.
Lena: Vitya – dijo emocionada y sonriendo, el pequeño solo se carcajeaba se dio la vuelta y se acerco gateando a la pelirroja quien abrió enormemente sus ojos – ya gatea!!! – dijo sorprendida volteo a ver a Yulia.
Yulia: O.O
Lena: creo que no lo sabías – dijo volviendo a ver a su pequeño, que se sentó junto a ella y pasaba sus manitas por su rostro y cabello como reconociéndola.
Yulia: campeón eso te lo tenias guardado – dijo riendo – solo querías que mami te viera – el pequeño vio a la pelinegra y se carcajeo divertido.
Lena: eres igual que travieso que tu mamá – el bebe volteo a ver a la pelirroja y sonrió con aquella sonrisa que la derritió.
Yulia: pero igual de inteligente que mami – las risas del pequeño se escuchaban por toda la habitación – sin duda está feliz.
Lena: al igual que yo – las chicas sonrieron, la morena ayudo a Lena a ponerse de lado ya que estaba boca arriba, de esa manera pudo detallar el pequeño rostro de su hijo – eres tan hermoso – el bebe sonrió y llevo sus manos a la cara de la pelirroja.

Narrador: la felicidad no podía ser mayor para las 3 personitas en esa habitación, Lena no podía estar más feliz el convivir con su hijo le llenaba el alma, Vitya se notaba feliz al estar con su madre y que le hablara y Yulia su corazón parecía no caberle en el pecho, el pequeño siguió jugando divertido con Lena quien se movía un poco más coordinada, para sorpresa de la morena ya habían pasado 3 horas y su esposa seguía despierta, el Dr. Noé se asomo por la ventanilla de la habitación y sonrió al ver la escena, sin duda eran una familia hermosa así que se retiro contento al ver que el pequeño le daba una nueva motivación a Lena para estar despierta, el camino ya no se veía tan largo y extenuante la voluntad era la clave para la recuperación, y podía ver esa voluntad en su paciente además que su edad la ayudaba casi 20 años, así que solo esperaba verla recuperarse por completo su mejoría era notable el solo hecho de estar despierta 3 horas lo demostraba, se fue a su consultorio a revisar los últimos exámenes de la pelirroja y como lo esperaba luego de examinarlos con detenimiento.

Dr. Noé: creo que en 2 meses saldrá caminando por su propio pie – dijo sonriendo – no cabe duda que Elena de Volkova es una mujer fuerte, Yulia sin duda escogiste muy bien a tu esposa – eso último lo dijo con pesar.

Narrador: luego de 3 horas y medias la pelirroja quedo dormida al igual que Vitya, Yulia no podía estar más feliz pasar tanto tiempo con su esposa despierta y jugueteando con hijo, las cosas mejoraban sin duda ayudaría más a los necesitados como muestras de agradecimiento a Dios por devolvérsela.

Yulia: gracias Dios por devolvérmela – dijo apretando un rosario que le había entregado su madre hacia unos meses – cumpliré cada una de mis promesas, ayudare en el orfelinato no solo con dinero sino con todo lo que pueda, al igual que al hospital y a la iglesia pero sobretodo los hare feliz hasta el último día de mi vida, hasta mi último aliento los hare felices gracias por devolverme a mi Lena, por no dejar a nuestro hijo huérfano muchas gracias – dijo al ver a su familia, la morena se recostó dejando a Vitya en medio de ambas – gracias por permitirme recuperar a mi familia.

Narrador: en algún lugar de la mente de la pelirroja oía aquel agradecimiento y sonreía, con una pequeña pelirroja que dormía entre sus brazos, Lena le acariciaba su cabello lacio “ojala al despertar estuvieran con nosotros, pero sé que algún día será y serás tan amada por Yulia y Vitya de la misma manera que te amo yo” le beso la frente y siguió observando las aguas del mismo color que el cielo, sonrió al saber que su hijo había heredado el mismo cielo de su madre en su mirada, solo esperaba que si llegaba un tercer hijo o hija heredara el color de sus ojos, ya que estaba desarmada por ellos 3 como salvarse al ver el cielo en sus miradas, además que la pequeña que tenía en sus brazos poseía la misma sonrisa de Yulia, estaba perdida solo esperaba que si un tercer Volkov-Katin llegaba a sus vidas fuera su aliado contra esos 3, no pudo evitar sonreír.

Lena: sin duda los genes Volkov me desarman – dijo viendo al rio y sonriendo – pero eso no importa los amo con mi vida.

Narrador: que más se puede decir las cosas parecen ir bien para unos: Lena se recupera, Nina dejo al mayor de sus problemas y se ve que está comenzando a salir de su depresión, Inessa se divorciara su abogado ya tiene todo listo y el lunes Boris recibirá los papeles, Alexei está pagando por sus errores del pasado y presente juntos y Boris pierde lo que según el “gano”, el destino es cruel y generoso la pregunta será qué pasara ahora??? Eso solo el tiempo lo dirá, nuevos personajes se unen para arreglar o distorsionar las realidades, o simplemente llegan para hacerlo caer todo en su lugar…….
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:27 am

Capítulo XVI: la recuperación, las verdades se asoman a la vista, pánico


Narrador: era de mañana y la primera en despertar fue la pelirroja sonrió al verse junto a su esposa e hijo, vio la hora en el reloj de pared tal parecía que solo había dormido 15 horas pero no quiso despertar a la morena, solo la veía dormir al igual que a su hijo los admiro por unos minutos hasta que Vitya despertó, con un gran esfuerzo se sentó trato de no perturbar a la pelinegra y lo consiguió, los ojitos azules de su bebe no se apartaban de observar sus movimientos ambos se sonrieron al mismo tiempo, la pelirroja con otro gran esfuerzo tomo a Vitya entre sus brazos, él sentirlo así tan cerca y en sus brazos le inyectaba fuerza, calidez, ternura, amor, volteo a ver a la morena que seguía dormida y sonrió, ya que ese pequeño era la mezcla de ambas pero los rasgos Volkov destacaban más, observaba a su hijo y a Yulia tratando de identificar cada rasgo de cada uno en el otro, la morena comenzaba a despertar desde hacía mucho no dormía tan bien como en esas semanas, una dulce melodía se escuchaba era indiscutiblemente la voz de la mujer que ama, abrió los ojos y se maravillo al ver a su hijo entre sus brazos siendo este espectador de ese “concierto”, esa canción de cuna tenía a Vitya completamente embobado viendo a Lena, sin duda el efecto que causa la pelirroja en ella la heredo su hijo que se notaba feliz en los brazos de Lena, la pelirroja miro a la pelinegra que le sonrió enormemente sus miradas se quedaron conectadas, solo se veían mientras la dulce canción de cuna llegaba a su fin.

Yulia: tienes una hermosa voz – dijo sonriendo – cada día logras enamorarme más, eres sin duda la mujer más maravillosa del mundo.
Lena: solo lo dices porque me amas – dijo sonriendo.
Yulia: y te amare el resto de mi vida – ambas sonrieron y la morena se sentó solo para darle un enorme beso, alguien no estaba muy de acuerdo en perder la atención de la pelirroja.
Vitya: wuuuuuaaaaaaaa!!!!! – comenzó a llorar fuertemente.
Lena: creo que alguien esta celoso – dijo sonriendo.
Yulia: escucha campeón debes aprender a compartir – dijo riendo, el pequeño fijo sus ojos en los de su pelinegra madre y levantó una de sus pequeñas cejas.
Lena: creo que no está de acuerdo con eso de compartir – dijo riendo.
Yulia: pues deberás aprender – dijo robándole un beso a Lena, el pequeño hizo un ruido de descontento – ven aquí – dijo la morena tomándolo de los brazos de la pelirroja y comenzó a besarle las mejillas a su hijo que comenzó a reír.
Lena: son igualitos los 2 – dijo riendo.
Yulia: claro te amamos mucho – dijo sonriendo y abrazando a la pelirroja con uno de sus brazos y en el potro tenía a su hijo, la pelirroja se acurruco en Yulia y con su mano tomo la de su hijo.
Lena: y yo los amo más – dijo sonriendo.

Narrador: cualquiera que las viera notaria a una hermosa familia, de hecho alguien las veía por la ventana que daba al pasillo y sabía que estaba fuera de lugar, ambas estaban casadas y tenían un hijo y era algo en lo que no podía intervenir, deseo por un momento que Lena sufriera aquel desorden cerebral que alejara a su pareja, muchos pacientes que despiertan del coma llegan a sufrir este trastorno tanto así es su repulsión hacia su pareja, que terminan divorciándose luego de algunos meses pero no era el caso de la pelirroja, más bien parecía que estaban más cerca eso se lo quería atribuir al niño, pero era evidente que ellas se amaban Yulia estuvo viviendo en ese hospital prácticamente en esos 6 meses, solo para cuidarla, la bañaba, vestía, peinaba, le daba masajes para ayudarla con la circulación y que no se atrofiaran sus músculos, a cuantas parejas vio hacer eso? A muy pocas pero a ninguna con tanta devoción como a Yulia, eso le gusto de ella pero en ese momento lo entendió no era para él.

Dr. Noé: deberé olvidarte Yulia Volkova – dijo suspirando viéndolas por el espejo sonreír – espero que seas feliz.

Narrador: al decir eso se alejo, la vida del Dr. Noé no fue fácil cuando tenía 16 años su madre cayó en coma debido a un accidente automovilístico, estuvo dormida solo 2 meses pero ella al despertar parecía que había bloqueado toda emoción hacia ellos, luego se de 4 meses sus padres se divorciaron en donde él se quedo viviendo con este, ella se volvió a casar y los olvido eso lo hizo alejarse de las relaciones solo buscaba una noche con chicas y chicos, siendo bisexual podía estar con quien quisiera sin ataduras, pero al conocer a Yulia algo cambio en él la veía tan pendiente de Lena, que añoraba una relación así quería acercarse a ella pero la morena parecía solo vivir para la pelirroja y su hijo, decidió esperar un poco pero ese “poco” solo fueron 2 meses y allí estaba Lena ya despierta, no podía negar que era hermosa además de una luchadora por salir de aquel estado, sus progresos eran notables en solo 2 semanas ya no dormía tanto y podía permanecer despierta por 3 horas dormitar un poco y despertar de nuevo, solo que al dormir en la noche su sueño duraban solo 15 ó 16 horas pero era algo normal nada de qué alarmarse, es por eso que se alejaría de la morena y solo trataría con Lena por su tratamiento, para alejarse de ellas si seguía en contacto con Yulia la conquistaría y destruiría un matrimonio, pero no lo haría solo debía seguir tratando a Lena para que se curara y luego se alejaría, como lo haría un buen doctor que tuviera ética solo trataría al paciente y hablaría con sus familiares.

Yulia: creo que alguien tiene hambre – dijo sonriendo al ver a su hijo mover mucho sus piernitas y estirarse.
Lena: eso parece – dijo besando su mejilla.
Yulia: le preparare su biberón – dijo levantándose y buscando su pañalera, de allí saco un termo que contenía agua lleno el biberón y coloco la formula, lo agito un poco y lo metió dentro de un microondas que había allí, la pelirroja solo la veía muy sonriente al sonar el pitito la morena lo saco dejo caer unas gotitas en su mano – listo, justo como le gusta – ambas rieron.
Lena: te has vuelto una experta – dijo feliz.
Yulia: era una parte tuya – dijo al sentarse junto a la pelirroja – debía cuidarlo con mi vida – le beso la mejilla a la pelirroja que la vio con ternura – ahora te toca a ti ser una experta – le entrego el biberón y la pelirroja sonrió.
Lena: lo seré es una parte tuya – se besaron.

Narrador: la pelirroja se acurruco a Yulia mientras alimentaba a Vitya que se notaba contento, por su parte un hombre vestido de negro llego al bar y encontró a Boris revisando unos papeles de embarque.

Hombre: Boris Lavrov? – pregunto al estar frente a él.
Boris: si, que se le ofrece – dijo malhumorado.
Hombre: ha sido avisado – al decirle esto le entrego un sobre y se fue.
Boris: pero que mierd**** esto? – dijo mientras abría el sobre, se le paralizaron los sentidos al leer los documentos – ESTO NO PUEDE SER MALD**** SEA!!!!! – grito ofuscado, se llevo las manos a la cara y comenzó a gritar – NO ME DEJAS INESSA NUNCA TE DARA EL JODID**** DIVORCIO ERES MIA Y DE NADIE MAS!!!!! – tomo la mesa y la volteo dejando caer todo lo que en ella estaba, comenzó a patear la mesa mientras los papeles en donde Inessa Serkina pedía el divorcio.

Narrador: Boris seguía maldiciendo y golpeando la mesa que quedo destrozada, luego cayó de rodillas tomo los papeles y los rompió no permitiría que Inessa se apartara de su lado, había hecho mucho por tenerla había matado por ella y muchas cosas más para tenerla, por eso no permitiría que se fuera nunca de su lado así tuviera que raptarla y llevarla a aquel lugar, jamás la dejaría dejarlo se levanto y se sirvió un trago de vodka, debía verla pero primero debía calmarse para hacer lo que tenía que hacer.

Boris: nunca me dejaras Inessa, nunca – dijo golpeando con fuerza el vaso en la barra – nunca te dejare libre – dijo sirviéndose más vodka.

Narrador: por su parte Nina se encontraba con su psicólogo, este solo la escuchaba y anotaba en su libretita si era necesario, la chica solo hablaba de su infancia antes de que su padre se casara con Inessa, pero luego sin darse cuenta comenzó a explicar lo que sintió al ver a su padre casarse.

Nina: fue todo muy confuso de pronto papá me dijo que se casaría con otra mujer, que ella sería mi nueva mamá y debía quererla mucho pero lo único malo es que tenía una hija – al decir eso cerró los ojos – dijo que ella era mala y siempre golpeaba a los niños más pequeños, que solo esperaba que no me hiciera lo mismo pero que amaba a Inessa y por eso debía aceptar a esa niña.
Psicólogo: dices que tu padre te hablaba mal de su hijastra? – pregunto anotando.
Nina: si – dijo apenada.

Narrador: la chica siguió contándole muchas cosas que le dijo su padre, el hombre la veía incrédulo de todas las cosas que dijo aquel hombre a su hija, era evidente que solo quería que Nina atacara a la hija de su esposa pero no entendía por qué, pero lo que le sorprendió fue aquello de que le cortaba el cabello a otros niños, eso la hacía sonar como psicópata era claro que el tal Boris solo quería que ese conflicto aumentara con los años.

Nina: otra de las cosas que me dijo es que Elena había dicho que era más bonita que yo – dijo bajando la mirada – que por eso se hizo novia de Alexei, para demostrar que lo era esa fue la razón por la que lo conquiste.
Psicólogo: allí te sentiste superior a ella? – pregunto de manera cautelosa.
Nina: si y eso me gusto – dijo viéndolo con pena – luego de eso comencé a humillarla en cualquier lugar sin ser vista por Inessa, me aproveche de su enfermedad para que no me acusara y nunca lo hizo – dijo tapándose la cara con sus manos y comenzando a sollozar.
Psicólogo: es bueno llorar para sacar todo lo que llevas por dentro – dijo de manera suave – hemos avanzado mucho estas 2 semanas, pero aun hay algo que no me dices – dijo hincándose frente a ella – solo si dejas salir todo lo que te molesta y atormenta lograras superarlo y retomar tu vida.
Nina: lo sé pero tengo miedo – dijo sin dejar de llorar.
Psicólogo: no lo tengas solo enfrentándolo lograras superarlo – dijo de manera serena – tomate unos minutos y seguiremos con nuestra platica.

Narrador: el hombre se sentó en su silla y dejo que Nina sacara esas lágrimas frutos del miedo que sentía, el confrontarse a sí misma no era fácil es por eso que debía ayudarla a vencer ese miedo, así solo se recuperaría y retomaría su vida sin miedos o culpas solo debía sacar a flote aquello que la atormenta, sabe que está cerca solo debe seguir ayudándola a dar los pasos necesarios para enfrentar su peor miedo, Irina esperaba en la sala de espera leyendo un libro esperando a que su amiga saliera de la consulta, estaba tan concentrada que no se dio cuenta que alguien se sentó a su lado.

Alexei: Irina necesitamos hablar – dijo en tono bajo.
Irina: me asustaste – dijo llevándose la mano al corazón.
Alexei: lo siento pero esto es importante – dijo viendo para todos lados – Nina está en peligro – dijo serio.
Irina: de qué hablas? – dijo alarmada.
Alexei: nuestro pasado a llegado a cobrárselas – dijo serio.
Irina: no te entiendo nada – dijo cerrando su libro.
Alexei: Nina y yo cometimos errores cuando nos fugamos de aquí – dijo bajando la cabeza – no sé si ella te ha contado sobre eso – dijo serio.
Irina: la verdad no – dijo un poco preocupada.
Alexei: hay un hombre que vino a chantajearnos – dijo nervioso – yo le pagare lo que pide, es por eso que te pido trata de mantener a Nina oculta por un mes.
Irina: oculta? – dijo asombrada.
Alexei: si es el tiempo que tengo para entregarle el dinero – dijo suspirando – lo mejor es que ella este contigo creo que me tienen vigilado – dijo viendo a todos lados como el propio paranoico – si necesitan salir de la ciudad háganlo, yo les doy dinero pero necesito que ese hombre no la encuentre, yo le dije que ella me abandono pero necesito que la protejas por favor – dijo en tono suplicante.
Irina: ese hombre es peligroso? – pregunto asustada.
Alexei: solo quiere dinero y – cayo unos instantes y con rabia dijo – llevar a la cama a Nina – dijo apretando los puños.
Irina: no se que hicieron – dijo molesta – pero nadie volverá a lastimarla de eso me encargare yo – dijo muy molesta.
Alexei: te lo agradezco – dijo seriamente – pero luego de que pase esto la recuperare.
Irina: eso solo pasara si ella así lo quiere – dijo igual de seria que él.
Alexei: son años de estar juntos así que cuando vuelva conmigo, espero que te alejes de ella – dijo levantándose.
Irina: como te dije eso solo ella lo puede decidir – dijo viéndolo seria.
Alexei: solo cuídala – al decir eso se fue.
Irina: Dios Nina que tanto pasado llevas a cuestas? – Pregunto a la nada – solo espero que te recuperes y sigas adelante con tu vida.

Narrador: la chica volvió a su lectura ya que esa sesión con el psicólogo seria de 2 horas, sabía que su amiga se reponía pero ahora debía ver la forma de que se alejaran por un mes, si ese hombre estaba en el pueblo era lógico que en algún momento se cruzarían, como le dijo a Alexei no permitiría que nadie le hiciera daño a su amiga y por eso la protegería, recordó que en unos días habría un congreso de maestros y seria de una semana, podía pedir 3 semanas de vacaciones inventando la enfermedad de un familiar así podrían irse, si eso haría unos días tal vez a Perm u otro lugar donde puedan quedarse en una cabaña, eso también ayudaría a Nina alejarse de todos si se lo propondría al salir del consultorio, la chica retomo su lectura al tener un plan esa sería la mejor manera de que su amiga se recuperara por completo, por su parte los hermanos Jakov estaban caminando por una plaza conversando sobre sus vidas, Vanya vio algo que le resulto familiar así que decidió acercarse.

Vanya: comprare un redbull – dijo de repente a su hermano – creo que todo lo que tome anoche se me subió a la cabeza.
Yerik: ya estas envejeciendo – dijo riendo.
Vanya: na es que desde lo que me ocurrió no había tomado una gota de licor – dijo sonriendo – así que me afecto.
Yerik: allá puedes comprarlo – dijo mientras se quedaba en un kiosco para tomar varios periódicos.
Vanya: bien ya vengo – dijo alejándose.

Narrador: Alexei estaba caminando por la plaza cuando sintió que lo tomaban del brazo y lo metían a una tienda, al ver quien era solo lo siguió no quería hacer un escándalo lo llevo hasta la sección de bebidas.

Vanya: bien Alexei dime donde esta mi zorrita? – dijo apretándole el brazo.
Alexei: ya no está conmigo – dijo tratando de no gritar del dolor.
Vanya: no me mientas – dijo serio – estoy estresado y la necesito para que calme – dijo sonriendo.
Alexei: es la verdad – dijo soltándose – ella me dejo hace meses y se fue con un tipo rico, dijo que él le daría lo que yo no podía – dijo haciéndose el molesto.
Vanya: ella era mucha mujer para ti – dijo carcajeándose, el chico solo lo miro con rabia – bueno tendré que buscar quien me ayude con eso – dijo al tomar unos redbull – ya sabes tienes solo un mes – al decir eso fue a pagar y luego se fue.
Alexei: nunca te dejare llegar a ella – dijo molesto.

Narrador: el hombre llego con su hermano diciéndole que había mucha gente comprando y por eso demoro, así que se fueron para que Yerik siguiera dándole un recorrido por el pueblo. Alexei debía buscar a Boris para que le ayudara con el dinero pero al llegar al bar no lo encontró, solo vio a uno de los hombres de Vladimir contando dinero de drogas o contrabando u otra cosa ilegal, ya que ese bar también era un prostíbulo que solo usaban los hombres más adinerados del pueblo, cosa que trataba de acabar Andrei Volkov como alcalde ya había cerrado varios establecimientos de ese tipo, pero aun sabía que había otros y sabia que pronto los encontraría todos, esa tarde Andrei estaba revisando unos presupuestos para crear un centro cultural, para que los jóvenes tuvieran un lugar donde hacer deportes, pintura, escultura, música y muchas cosas que los alejarían de los vicios luego de salir de la escuela, hasta veía la posibilidad de abrir un lugar donde pudieran hacer trucos en patinetas, patines y bicicletas y sacarlos de las calles cuando un conocido entro a su despacho en el ayuntamiento del pueblo.

Antón: Andrei necesito tu ayuda – dijo entrando desesperado.
Secretaria: Sra. Alcalde disculpe le dije que estaba ocupado y el entro sin escucharme – dijo un poco apenada.
Andrei: no te preocupes Ninette puedes retirarte – dijo en tono amable.
Secretaria: permiso – dijo saliendo y cerrando la puerta.
Andrei: Antón tú dirás – dijo haciéndole señas para que se sentara.
Antón: es Kira – dijo nervioso.
Andrei: que le ocurrió? – pregunto preocupado.
Antón: ella se fugo – dijo asustado – mi hijo me dijo que se había ido con una amiga para San Petersburgo pero solo llego su amiga sin ella.
Andrei: cuéntame que fue lo que paso? – dijo sin entenderle bien a su amigo.
Antón: peleo con sus padres ya que no quisieron mandarla a estudiar a Paris como quiso – dijo preocupado – discutieron y esa noche le dijo a su amiga que se fueran en el tren, la chica llego justo cuando el tren estaba por irse y no la consiguió pensó que se le hizo tarde y espero y espero, pero Kira nunca llego allí le aviso a sus padres y al informar a la policía tuvieron que esperar 48 horas, pero ya han pasado semanas y solo confirmaron que Kira nunca abordo ningún tren.
Andrei: Dios esto no puede ser – dijo colocándose las manos en la cabeza.
Antón: que ocurre Andrei? – dijo desconcertado por cómo se comportaba su amigo.
Andrei: he leído varios expedientes de varias chicas desaparecidas – dijo levantándose y sacando un expediente con varios folders.
Antón: pero cómo es que esto no ha salido a la luz pública? – dijo escandalizado.
Andrei: se trataban de varias prostitutas – dijo mostrándoles los folders a su amigo – algunas chicas denunciaban la desaparición de las chicas, pero al ser prostitutas ningún policía realizo las investigaciones correspondientes – dijo serio – justo hace 2 días verifique esas denuncias, pero solo decían que las chicas se fueron del pueblo sin ninguna prueba de ello.
Antón: crees que haya un depredador en el pueblo? – pregunto nervioso.
Andrei: no lo sé – dijo suspirando – pero esto será una prioridad – dijo tomando el teléfono – Ninette por favor comunícate con el comisionado de policía y dile que lo necesito en el ayuntamiento.

Narrador: esa carpeta constaba de 10 denuncias por desapariciones junto a la de Kira eran 11 chicas desaparecidas en solo 2 años, si existía un predador en el área quien sabe cuántas chicas eran realmente las desaparecidas, es por eso que debían buscar un plan de acción para determinar si sus sospechas eran ciertas, solo esperaba que no y que Kira y esas chicas realmente se hubieran ido del pueblo y estuvieran bien, ya que a pesar de que la población era un poco grande no quería imaginar que alguno fuera el responsable de una acción atroz.

Andrei: te prometo que la encontraremos Antón – dijo de manera segura a su amigo.
Antón: eso espero Andrei, eso espero – dijo muy preocupado.

Narrador: por su parte Boris estaba tapando un agujero con tierra en aquella cueva abandonada, había ido allí luego de que le llegaran los papales del divorcio quiso descargar su rabia y lo hizo, siendo esto la causa de que esa chica no sobreviviera y estuviera ya completamente tapada por la tierra del lugar.

Boris: fue una lástima pequeña – dijo al dejar la pala a un lado – pude haberte disfrutado más como a las otras, pero es que el solo hecho de que mi Inessa se quiera deshacer de mi me enloqueció, pero ahora estarás bien aquí con las demás chicas de mi harem descansa en paz mi querida Kira – dijo sonriendo, al decir eso salió de esa parte de la cueva era la más profunda, tomo las cosas de la chica y las llevo a fuera llego a un bote de metal grande arrojo las cosas dentro y tomo un bote de gasolina, aventó un poco dentro y luego encendió un cerillo arrojándolo dentro, solo se quedo allí viendo como todo se consumía como muchas veces hizo – nadie te encontrara pequeña nadie – dijo sonriendo mientras las llamas consumían todo.

Narrador: Lena se encontraba realizando ejercicios para poder moverse, Yulia veía todos los ejercicios que una fisioterapeuta le aplicaba a la pelirroja, incluso la ayudaba en las partes de estiramientos en sus piernas donde Lena se quejaba por lo atrofiados que estaban, Yulia le besaba la frente o mejilla cada vez que gritaba o se quejaba por los estiramientos, al terminar la fisioterapeuta se fue dejando solas a las chicas.

Yulia: lo hiciste muy bien amor – dijo sonriendo.
Lena: eso fue agotador – dijo bostezando y cerrando un poco sus ojos.
Yulia: estas muy cansadita amor – dijo de manera suave.
Lena: si – dijo la pelirroja quedándose dormida.
Yulia: duerme amor – dijo besándole la frente – lo hiciste muy bien.

Narrador: la morena se recostó con la pelirroja estaba feliz de ver los avances que estaba teniendo, ese día había pasado más de 9 horas despierta eso la hizo sentir feliz de verla tanto tiempo con sus ojitos abiertos, solo esperaba que en un par de horas despertara para que comiera y pasara otro rato más con ella, las cosas al fin estaban saliendo como se las esperaba y le daba gracias a Dios por devolvérsela, se abrazo a la pelirroja y cerro sus ojos también Yulia ya estaba recuperando su semblante y todo era por su adorada esposa, Irina se levanto al ver salir a Nina de aquel consultorio.

Psicólogo: quiero que para la próxima sesión trates de decirme cual es la verdadera razón por la que odiabas a tu hermanastra – el hombre al decir eso sorprendió mucho a la castaña.
Nina: pero…
Psicólogo: solo entendiendo el por qué de esa rabia podrás superarlo y avanzar – dijo muy seguro.
Nina: lo haré – dijo no muy convencida.
Psicólogo: hemos avanzado – dijo sonriendo – es hora de comenzar a superar las cosas y solo lo harás al saber la razón real de ese resentimiento.

Narrador: la chica asintió y se acerco a su amiga quien la abrazo en señal de ánimo y apoyo, las chicas salieron sin decir nada hasta que llegaron al auto, Irina quería saber lo que Alexei le dijo pero prefería que su amiga se lo contara, no es que le importaran esos errores que cometió en el pasado pero quería ayudarla, solo esperaba que ella se lo dijera.

Nina: que ocurre? – pregunto cuando llegaron a un semáforo.
Irina: no se si decírtelo – dijo seria.
Nina: Irina que pasa? – dijo confundida.
Irina: Alexei vino hace algunos minutos antes que salieras de la consulta – dijo arrancando su auto ya que la luz verde se lo indicaba.
Nina: pensé que había entendido – dijo suspirando.
Irina: solo vino a pedirme que te sacara de Toliatti por un mes – dijo sin verla y muy pendiente del camino.
Nina: qué? – pregunto más confundida aun.
Irina: dice que un hombre lo está chantajeando y forma parte del pasado de ambos – dijo seria – que él le dijo que lo habías abandonado y por eso debía mantenerte lejos por un mes.
Nina: no te dijo quien era? – pregunto muy desconcertada.
Irina: no, solo dijo que ese hombre quiere dinero y acostarse contigo – dijo eso ultimo muy seria.
Nina: O.O

Narrador: las chicas no volvieron hablar hasta que llegaron al apartamento de Irina, Nina fue a su habitación para llamar a Alexei y saber que pasaba la chica entro en pánico al saber quien la buscaba, era ese policía a quien su ex había golpeado y por el que abandonaron la zona de las minas, la chica le dijo que se iría por ese tiempo para que no la encontrara eso no podía ser la realidad, su vida se estaba comenzando a arreglar y ese hombre solo aparecía para complicarlo todo, sabía que Irina necesitaba una explicación del porque debía irse y eso la aterraba su vida antes de conocerla era horrible, pero debía ser sincera con ella para retribuirle todo lo que había hecho por ella, decidida fue hasta la habitación de su amiga y toco la puerta.

Irina: pasa – dijo la chica recostada en la cama, la castaña respiro profundo y entro a la habitación de su amiga.
Nina: podemos hablar – dijo de manera tímida.
Irina: si claro – dijo sentándose – de qué quieres hablar – dijo feliz al pensar que le contaría lo que quería saber.
Nina: esto que te diré me da un poco de vergüenza – dijo bajando la cabeza.
Irina: vamos no tengas pena – dijo acercándose y levantándole la cabeza.
Nina: es que esas cosas que hice no me hacen sentir orgullosa – dijo un poco triste.
Irina: puedes contarme lo que sea – dijo sonriéndole para darle confianza.

Narrador: la chica le sonrió levemente y comenzó a contarle las cosas que hizo desde que llego a la zona minera de Toliatti, Irina estaba un poco sorprendida de todas aquellas cosas y más al enterarse que su amiga se prostituía, pero que rayos ella solo tenía 16 años y no tenía necesidad de hacer esas cosas, la chica le dijo todo pero absolutamente todo incluso lo que paso con aquel policía, luego de terminar de decirle todo a Irina se sentí un poco más aliviada pero el medio de perderla estaba presente.

Nina: no quería seguir ocultándote lo que viví al fugarme con Alexei – dijo nerviosa.
Irina: eso fue fuerte – dijo recostando su cabeza a la cabecera y cerrando sus ojos, estuvo en esa posición unos minutos que fueron eternos para la castaña, luego escucho un suspiro de su amiga y la miro – pero ya no eres esa chica – dijo abriendo sus ojos – has cambiado mucho – dijo sonriéndole – ya no eres esa chica.
Nina: lo crees? – dijo sonriendo ligeramente.
Irina: claro que lo creo – dijo acercándose a ella y abrazándola – el que sientas remordimiento por ello y que lo quieras cambiar te hace una mejor persona.
Nina: muchas gracias Irina – dijo sollozando y aferrándose a su amiga.
Irina: no tienes nada que agradecer – dijo sonriendo al abrazarla – para eso son las amigas.

Narrador: las chicas siguieron abrazadas y Nina por primera vez en años se sintió bien consigo misma.

Irina: el lunes organizare todo y nos iremos – dijo al separarse del abrazo – ese hombre no te lastimara ni tocara te lo prometo.

Narrador: la castaña sonrió y se abrazo de su amiga las cosas parecían mejor poco a poco, eso la hacía sentir que la nueva vida que el psicólogo le había dicho que tendría realmente llegaría, su amiga le estaba ayudando a alcanzar esa nueva vida que tanto deseaba alcanzar, pero la vida de otros cambiaba para peor las rosas y chocolates que le había enviado a Inessa fueron desvueltas con una nota que decía: “déjame en paz y firma el divorcio, es hora de que avancemos y hagamos nuestras vidas”, eso lo hizo molestar mucho y casi destrozar su habitación en aquel bar, todos estaban asustados al escuchar las cosas golpeándose contra la pared o sus maldiciones, nadie se atrevió a tocar su puerta para preguntar qué ocurría ni siquiera Alexei, se quedo en su cuarto sin entender el comportamiento de su suegro pero prefería esperar a ver que le pasaba.

Inessa: sé que es lo correcto pero igual me siento extraña – dijo tomándose su taza de té y viendo a Larissa.
Larissa: si nunca lo has amado no vale la pena que sigas a su lado – dijo tratando de parecer comprensiva, cuando realmente estaba feliz de que al fin alejara a Boris de su vida y sobretodo de Lena.
Inessa: lo sé pero yo lo acepte…
Larissa: lo hiciste pensando que te ayudaría a mantener a flote este lugar – dijo de manera sincera – pero no fue así, además que su hija a lastimado mucho a Lena.
Inessa: si – dijo suspirando.
Larissa: solo mantente firme – dijo dándole ánimos – lo mejor es lo que decidiste – dijo sonriendo.
Inessa: gracias – dijo sonriendo.

Narrador: las mujeres siguieron conversando pero ahora era sobre la recuperación de la pelirroja, por su parte la morena seguía viendo dormir a la pelirroja que ya llevaba cerca de 4 horas dormida, ella solo la observaba pero ahora su dicha era grande sabia que despertaría y estarían juntas, su vida estaba mejorando su vida estaba completa al estar su mujer a su lado.

Lena: que tanto piensas – dijo sonriendo al verla tan calladita.
Yulia: solo esperaba a que despertaras – dijo sonriendo.
Lena: ahora que estoy despierta que quieres hacer – dijo de manera coqueta.
Yulia: esto – dijo al posar sus labios sobre los de la pelirroja que los acepto muy gustosa.
Lena: me encanta tu idea – dijo sonriendo y volviendo a besarla.

Narrador: las chicas siguieron besándose reconectándose con esa parte de sus vidas juntas, cuando solamente eran ellas 2 y eso les gustaba sobre todo a la pelirroja que comenzó a profundizar el beso, la morena comenzaba a perder la cabeza y entregándose por completo a ese beso, sin pensarlo se subió sobre la pelirroja y comenzó a acariciar su cintura ambas se estaban excitando, así que solo se estaba dejando llevar mientras la pelirroja metía su mano bajo la camisa de la morena, Yulia sintió un escalofrió recorrerle la espalda al sentir las tibias manos de Lena en su espalda, ambas aumentaron la intensidad del beso y la pelirroja comenzaba a sentir el miembro de la morena endurecerse, la pelinegra se estaba descontrolando pero un momento de lucidez la hizo apartarse ligeramente, sus labios estaban a milímetros de la boca de la pelirroja y su frente junto a la de ella.

Yulia: es…pe…ra – dijo muy agitada.
Lena: no…pue…do – dijo al unir de nuevo sus labios, Yulia siguió besándola pero volvió a separarse.
Yulia: es…muy…pron…to – dijo acariciándole las caderas.
Lena: no…lo…es – dijo tratando de besarla, pero la morena se separo un poco más.
Yulia: shhh – dijo acariciándole la mejilla.
Lena: quie…ro…sen…tir…te – dijo tratando de besarla pero la morena no se lo permitió.
Yulia: es…pe…ra – dijo viéndola intensamente con la mirada.
Lena: no…me…de…se…as? – le pregunto frunciendo el ceño.
Yulia: mas…que…na…da – dijo con seriedad, la pelirroja noto aquella mirada de lujuria.
Lena: en…ton…ces? – pregunto haciendo un puchero.
Yulia: no…es…el...lugar…ni…el…momento – le dijo en un tono muy profundo que hizo estremecer a la pelirroja.
Lena: te…amo – dijo acercándose a la pelinegra.
Yulia: también…te…amo – y la beso.

Narrador: las chicas siguieron explorando sus bocas por un largo rato, luego una enfermera las interrumpió para que Lena cenara un poco luego que lo hizo, ambas se recostaron y se abrazaran mientras se repetían una y otra vez lo mucho que se amaban, sus besos solo demostraban lo mucho que se aman por lo que luego de una sesión de casi 2 horas quedaron rendidas.
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:30 am

Capítulo XVII: la búsqueda y descubrimientos sorprendentes y escabrosos


Narrador: ya era lunes por lo que Irina se encontraba con la directora inventándole que su madre estaba enferma, que debía irse por unos días a San Petersburgo por un mes exacto pero realmente irían a las afueras de Tiumén, habían cabañas y un buen lugar para que su amiga pudiera pensar y tratar de sanar sus heridas mentales, la directora le dio el permiso así que se irían al día siguiente para que ese hombre no la viera, Nina se había quedado en casa como Irina se lo pidió solo telefoneo a su psicólogo y le dijo que se iría por un mes, este le dijo que usara ese tiempo para pensar en lo que le había dicho que sabía que al volver tendría una respuesta, así que junto a Alexandra comenzó hacer su equipaje, el de Irina y Natasha solo irían las 3, ya que Alexandra no podía ir con ellas por su trabajo en una farmacia o eso fue lo que les dijo a ellas, en su cabeza Alexandra pensaba que ellas necesitaban tiempo a solas para redefinir lo que eran, ya que una parte de ella sospechaba que algo crecía dentro de cada una y no era amistad, tal vez así ambas lograrían rehacer sus vidas curándose mutuamente aquellas huellas de dolor que habían en sus corazones, así el día paso hasta que llego Irina con unas cuantas provisiones para el camino.

Irina: que día tan pesado – dijo dejando las compras en la mesa y sentándose en el sofá.
Nina: ten – dijo dándole una taza de té – esto te relajara – dijo sonriendo.
Irina: gracias – dijo tomándola – ya tienen todo listo?
Nina: si todo listo – dijo sonriendo.
Irina: te gustara Tiumén es perfecto en esta época del año – dijo sonriendo.
Nina: si estoy segura – dijo sonriendo.

Narrador: las chicas siguieron conversando un poco para luego Irina revisar si les faltaba algo, Lena seguía haciendo sus ejercicios para poder movilizarse mejor ya podía levantarse y dar algunos pasos, claro solo de la mano de Yulia que no se separaba de ella ni un instante ayudándola y dándole apoyo, Inessa al verlas juntas solo sonreía se notaba lo mucho que se amaban, tanto o más de lo que ella amo a Sergey sin duda ellas nacieron para estar juntas y eso la hacía feliz, pero la situación con Boris estaba saliéndose de control el hombre la llamaba a cada rato insistiéndole en regresar, incluso recordó la vez que lo vio en el mercado fue tan vergonzosa que hasta lastima le dio, pero él debía aceptarlo su matrimonio nunca fue real por lo menos no para Inessa, aún le seguía siendo fiel al recuerdo de Sergey y eso nunca cambiaria porque él fue y es el único hombre de su vida.


…………………………………………………FLASHBACK DIAS ANTES………………………………………….

Narrador: Larisa había quedado con ella de comprar cosas para hacer los dulces favoritos de Lena, así que Inessa la esperaba cerca de la plaza del pueblo cuando sintió que la tomaban del brazo, se asustó mucho pero al ver de quien se trataba rodo los ojos.

Inessa: qué te pasa me quieres matar de un susto? – dijo molesta al soltarse del agarre de su ex pareja.
Boris: lo siento – dijo desesperado – pero te he llamado y no quieres atenderme – dijo dolido – además que no me dejan entrar a la hacienda – esto último lo dijo molesto.
Inessa: si me firmaras los papales del divorcio se acabaría todo esto – dijo de manera serena.
Boris: no me puedes hacer esto yo te amo Inessa, te amo tanto – dijo tratándola de agarrar de nuevo pero ella no se dejó.
Inessa: tu no me amas es solo costumbre – dijo seria.
Boris: tal vez para ti sea eso – dijo molestándose – pero te amo desde que éramos niños!!! – dijo dejando escapar unas lágrimas.
Inessa: qué? – Dijo incrédula – si te me dijiste que este matrimonio sería una farsa solo por nuestras hijas – dijo viéndolo de manera rara – solo acepte porque me juraste no amarme – dijo molesta.
Boris: mentí!!! – Dijo exasperado – solo quería estar contigo pensé que con el tiempo llegarías amarme – dijo dejando escapar lágrimas, pensaba que así la conmovería – hice todo por ser el mejor esposo y tú solo me botas como si fuera un perro…
Inessa: si me hubieras dicho que me amabas nunca me hubiera casado contigo – dijo seria – perdóname pero nunca he dejado de amar a Sergey y jamás dejare de hacerlo – dijo de manera sincera – es por eso que te dejo en libertad, haz tu vida aun estas a tiempo.
Boris: COMO PUEDES DECIRME ESO!!!!!! – grito molesto.
Inessa: lo siento pero quiero el divorcio – dijo seria – así que lo mejor es que firmes los papales – estaba dándose la vuelta cuando Boris tomo del brazo.
Boris: nunca te daré el divorcio – dijo de manera brusca – eres mi esposa y lo serás siempre – al decir eso ella se soltó.
Inessa: eso lo veremos – al decir eso salió casi corriendo y se encontró con Larissa y Andrei, por lo que Boris se fue camino al bar.
Larissa: estas bien? – dijo al verla acercarse y como Boris se iba en sentido contrario.
Inessa: si – dijo suspirando – aunque me dijo que no me daría el divorcio – dijo seria.
Andrei: tranquila encontraremos la forma – dijo serio.
Inessa: eso espero – dijo seria – ya no soporto seguir casada con él.

Narrador: los Volkov se vieron y trataron de evitar sonreír lográndolo, sabían que lo mejor que podía hacer Inessa era alejarse de ese poco hombre, así que harían lo posible por alejarlo definitivamente de la vida de Inessa.


……………………………………………….FIN FLASHBACK………………………………..


Narrador: Inessa suspiro al recordar aquel día, pero sonrió al escuchar las carcajadas de su nieto en brazos de la pelirroja, sin duda el ver feliz a su hija y nieto la llenaban de alegría y es por ellos que debía solucionar su situación, quería que el recuerdo de lo que paso con Nina nunca vuelva a afectar a su hija, sabía que ella y Yulia no habían hablado de lo que paso porque la morena se lo dijo, pero todos estaban expectantes con lo que pasaría cuando ellas lo hablaran, pero por el momento se sentía feliz de verlas reír y robarse besos mientras jugaban con pequeño hijo.

Larissa: se ven tan bien juntas – dijo sonriendo al lado de su amiga.
Inessa: si – dijo sonriendo – solo espero que la sombra de Nina no las vuelva a perturbar – esto último lo dijo con cierto temor.
Larissa: cuando el amor es verdadero lo supera todo – dijo sonriendo – y por lo que veo allí si lo es – ambas rieron.
Inessa: tienes razón – dijo divertida – allí solo hay amor – así que ambas madres quedaron contemplando a sus hijas.

Narrador: estaba acostado en su cama viendo al techo no sabía que haría ahora, Boris no lo ayudaría esperaba que con lo que había logrado reunir pudiera quitarse a Vanya de encima, ese hombre era el hermano mayor de Yerik su jefe en la hacienda Katin, cuando lo vio buscando a su hermano casi se desmaya pero pudo controlarse, no permitiría que ese hombre volviera a tocarla por suerte ya a esa hora debía estar por irse, solo esperaba que esa tal Irina se la cuidara porque estaba dispuesto a todo por recuperarla, y al hacerlo así sea que tuvieran que irse de Rusia lo harían para mantenerla a salvo, todo fue su culpa por ser tan débil de carácter y mente pero esta vez no permitiría que ella se alejara.

Alexei: esta vez haremos las cosas bien – dijo sin despegar su vista del techo – nos casaremos luego de estar lejos, te daré un hogar digno en el que nunca más vuelvas hacer aquello – dijo apretando con fuerza sus dientes y puños – te haré feliz mi niña lo juro!!!!

Narrador: las chicas ya se encontraban en el auto y listas para irse por ese mes ya era martes y decidieron irse bien temprano para no llegar tan tarde, Irina le tomo la mano a su amiga y con una cálida sonrisa en sus labios le dijo:

Irina: serán unas buenas vacaciones – dijo de manera sincera.
Nina: si lo serán – dijo al voltear y ver a Natasha dormidita en la silla de bebe bien sujeta.
Irina: llegaremos en la noche así que mejor vámonos ya – encendió el auto, pero a llegar al primer semáforo la sangre se le helo a la castaña – tu mano esta fría – dijo extrañada ya que desde que habían salido le sostenía de la mano y solo la soltaba cuando hacia un cambio de velocidad – Nina que pasa? – pregunto al verla pálida.
Nina: es Vanya – dijo aterrada, ya que a pesar de que ella controlaba lo que el hombre le hacía era humillante, tenerlo allí casi de frente la hizo avergonzarse de lo que alguna vez hizo.
Irina: tranquila que no puede verte – dijo apretándole la mano – sabes que con estos vidrios nadie puede ver el interior del auto – los vidrios eran polarizados.
Nina: vámonos rápido por favor – dijo desesperada al ver como el hombre seguía parado en la acera al lado de su ventanilla, se veía que esperaba a alguien.
Irina: listo vámonos – dijo arrancando a penas el semáforo se pusiera en verde – todo estará bien lo prometo – dijo apretándole fuerte la mano sin despegar su vista del camino.
Nina: eso espero – dijo al ver que salían del centro rumbo a las afueras de Toliatti.

Narrador: las chicas no dijeron nada más y solo se marcharon, Irina no lo demostró pero al ver a ese hombre sintió unas ganas inmensas de lanzarle el carro encima, pero al ver lo aterrada que estaba su amiga le partió el corazón ella había pasado por tanto en esos meses, y ahora llegaba su pasado a recordarle momentos dolorosos y hasta humillantes, ese pasado que la manchaba y la hacía sentir una escoria que no merecía estar en ese auto, junto a una chica maravillosa y su adorable hija que se habían convertido en su razón de vida, algo que aún no había descubierto pero que estaba alojado en su corazón y que ese viaje sería fundamental para descubrirlo todo, Irina veía el camino pero por momentos lanzaba miradas furtivas a Nina sabía que no estaba bien, su mirada se mostraba llena de angustia y vergüenza miro sus manos y vio como las apretaba, se notaba no solo su disgusto sino su miedo por la llegada de ese hombre, con mucho cuidado paso su brazo derecho por sus hombros y la atrajo a ellas Nina la miro asombrada.

Irina: todo está bien – dijo sonriendo – no dejes que el pasado te arrastre de nuevo al dolor y vergüenza, eres una persona nueva verdad? – dijo sonriendo.
Nina: si lo soy – dijo aferrándose a la cintura de su amiga y escondiendo su cara en el pecho de la mima – no volveré a lastimar a nadie nunca más.
Irina: eso suena genial – dijo sonriendo – ahora solo disfrutemos de estos días libres y tratemos de no pensar en cosas que hacen daño, al menos que sean para superarlas y dejarlas atrás – la respuesta que obtuvo solo fue un leve asentimiento de su castaña amiga – así que prepárate a dejar al pasado enterrado y olvidado.

Narrador: las chicas siguieron en esa posición sin decirse nada más, Irina tenía razón solo debía dejar el pasado atrás para poder avanzar y retomar su vida sin vergüenzas, sabía que eso solo ocurriría cuando se contestara aquella pregunta, “por qué odiaba a Lena” sabía que no era odio pero había algo en ella que la descontrolaba y desesperaba, solo encontrando aquella respuesta lograría superar todo y alcanzar la felicidad sin lastimar a nadie más, que tan difícil podría ser solo debía sincerarse y por sobre todas las cosas aceptar lo que fuera, luego pedir disculpas y recomenzar a recuperarse y salir del hoyo en el cual se metió, así que solo se quedó abrazada a Irina mientras se alejaba de Toliatti sintiendo en su interior, que pronto hallaría la respuesta que tanto necesitaba.

Andrei: estas seguro que estas son todas? – dijo viendo un archivo.
Luzhin: así es Sr. Alcalde – dijo serio un hombre de unos 35 años que era el jefe de policía de la ciudad – o por lo menos los que algunas chicas nos dieron, sabe que las prostitutas no confían en la policía.
Andrei: hay que corroborar si estas 30 chicas realmente salieron de la ciudad – dijo muy serio leyendo los nombres y expedientes de las 30 prostitutas que tenía en sus manos.
Luzhin: de las 20 primeras será difícil – dijo suspirando – según lo que nos dijeron las más antiguas tienen más de 7 años que no saben de ellas, además que no les habían dicho a donde se irían solo desaparecieron en el aire.
Andrei: Luzhin debemos averiguarlo – dijo dejando la carpeta que tenía en sus manos en el escritorio – si esas chicas no aparecen podríamos estar en presencia de un predador y asesino en serie – dijo pasando sus manos por su rostro.
Luzhin: si eso es cierto tendríamos un monstruo recorriendo nuestras calles – dijo horrorizado.
Andrei: y ahora comienza a atacar a chicas de familia – dijo colocando la foto de Kira sobre la mesa – si esto es real ese animal se cansó de las prostitutas y ahora va tras niñas inocentes.
Luzhin: y todo bajo nuestras narices – dijo golpeando con ira el escritorio con mano.
Andrei: debemos averiguar – dijo serio – pero si tenemos a predador, debemos apresurarnos a encontrarlo.
Luzhin: si eso haremos – dijo levantándose – comenzare ahora mismo con las averiguaciones – dijo al salir de la oficina de Andrei.
Andrei: todo esto debe ser un error – dijo viendo las fotos de las chicas y tomando la de Kira – por el bien de Antón esto debe ser una chiquillada tuya Kira, ojala estés con un novio que nadie conoce o simplemente te escondas por un tiempo, solo aparece y que nada de esto sea verdad porque si realmente lo es no creo que solo sean 30 mujeres – dijo sentándose y llevando sus manos a la cara – que clase de monstruo se puede esconder en las calles de nuestro hermoso pueblo.

Narrador: uno muy peligroso y casi fuera de sí en esos momentos debido a la cantidad de cocaína que había olido, Boris estaba en aquella cueva drogándose como antes no había hecho tenía a una chica de unos 19 años allí, le había dado aquella droga que usaron con Yulia la chica estaba completamente intoxicada, se había quedado dormida sobre aquella cama el hombre se le acerco a la salida de la universidad, era pelirroja con el cabello rizado eso le encanto solo le dijo que tenía algo que le gustaría, la chica solo se drogaba ocasionalmente y al este decirle que era algo nuevo y le daría una muestra gratis, hizo que se fuera con él al tomarse el líquido azul se sintió libre y desinhibida y le gusto, así la tuvo varios días la usaba en la cama y la dejaba libre pero la negativa de Inessa a volver con él lo hizo enojar, así que al ver a la chica nuevamente decidió que era hora de tener a una nueva mujer en su cama, ella fue con él y ambos se drogaron pero ella cayo dormida.

Boris: eres tan hermosa – dijo pasándole la lengua por su mentón la chica trato de despertar pero sus parpados pesaban tanto – si me ayudas te daré todo lo que necesites – al decir eso paso sus manos por sus senos y los apretó con fuerza – solo necesitare unas chiquillas vírgenes y tu tendrás todo lo que quieras de mi – al decirle eso la penetro con fuerzas y la chica gimió en sueños – piensa todo lo que tendremos – la comenzó a penetrar con fuerzas y la chica solo gemía en sueños – Dios quiero otra virgen!!!! – grito al sentir como su liberación llegaba luego de unos pocos minutos – así como lo era mi Inessa antes que ese mald**** de Sergey me la robara – dijo al morderle el cuello a la chica quien despertó chillando por el dolor en su cuello – tú me las traerás y tendrás todo lo que quieras.
Chica: si – dijo casi en susurro.

Narrador: Boris luego de violar a Kira quedo con la emoción de seguir teniendo vírgenes en su cama, la experiencia había sido magnifica y con la cocaína que ingirió esos días lo volvió más intenso para él, solo esperaba que esa pelirroja se las trajera sino ella también ocuparía un lugar en su aren personal, donde estaban los cuervos de muchas mujeres la mayoría prostitutas, sabía que nadie las echaría de menos solo pensarían que se habían ido para iniciar una nueva vida, o tal vez seguir con lo mismo en otro lugar pero al probar aquel cuerpo inexperto le fascino, lo estrecha que era y más aún al romperle la virginidad de un golpe brusco lo hacía excitarse más al recordarlo, nadie nunca sabría lo que hizo ya que todo sobre las chicas desaparecían en aquella hoguera y sus cuerpos permanecían en aquel lugar, así que necesitaría a una nueva muy pronto pero por los momentos el cuerpo de aquella pelirroja le bastaba, se recostó junto a ella y comenzó a fantasear con Inessa siendo ella la que estuviera en aquella cama, su lívido aumento y se tiro sobre la chica para seguir usándola pero esta vez con la imagen de su adorada esposa.

Oleg: y como van las cosas en la hacienda Katin? – le pregunto a su amigo.
Yerik: todo marcha muy bien - dijo sonriendo – por lo que Igor y los demás me dijeron pronto deberán buscar un nuevo semental por las montañas nortes – dijo bebiendo su taza de café.
Oleg: si ya la próxima fiesta de la cosecha está por iniciar – dijo bebiendo su café de igual manera.
Yerik: he visto montar a Román y Ruslan son realmente buenos ya veo porque ganaron el año pasado – dijo sonriendo – es una lástima que Yulia no pueda entrenar y competir pero lo mejor es que se ocupe de su mujer.
Oleg: por favor ten cuidado con lo que dices – dijo in poco serio vio a su alrededor y dijo en tono bajo – nadie puede saber que ya despertó, todo esto lo hacemos…
Yerik: para protegerla lo sé – dijo de manera relajada – así que tranquilo que ni a mi sombra le he dicho eso – dijo viendo a todos lados – Lena se recuperara sin que nadie lo sepa o se meta en ello.
Oleg: gracias amigo – dijo en tono más tranquilo.

Narrador: tanto Oleg como Yerik siguieron platicando de muchas cosas más referente a la hacienda y lo bien que les iba, Volkov se sentía orgulloso de haber escogido a su amigo como administrador para aquel lugar, su hija durante los meses del coma de la pelirroja no se ocupaba del lugar por estar con ella día y noche, presencio el estado demacrado de su hija y sentía una gran impotencia durante aquellos meses, pero ahora la veía radiante y muy sonriente ya no es la sombra de lo que fue aquellos días, la vitalidad le regreso al despertar Lena además que la pelirroja ahora la obliga a cuidarse.

Lena: ya comiste amor? – dijo al entrar a su habitación en silla de ruedas acompañada por una enfermera, la pelirroja estaba en sus clases de rehabilitación.
Yulia: aun no – dijo sonriendo.
Lena: Yulia!!!! – Dijo a manera de regaño – al irme hacer mis ejercicios no habías desayunado y ya son casi son las 10:00 am – dijo un poco molesta.
Yulia: lo sé pero me puse a ver unas cosas de la hacienda y…
Lena: nada – dijo molesta al ser ayudada a sentarse en la cama por la enfermera – me haces el favor y vas a comer ya!!! – dijo en tono muy serio, la enfermera al escuchar se apresuró a dejar a la pelirroja en la cama e irse.
Yulia: asustaste a la enfermera – dijo en tono de broma y sonriendo, pero al ver como la pelirroja levanto su ceja izquierda y se cruzaba de brazos con una cara muy seria borro su sonrisa.
Lena: Volkova ve a comer ahora!!! – volvió a decir pero ahora su tono fue más demandante.
Yulia: está bien ya voy – dijo haciendo un puchero y salió de la habitación.
Lena: ya volví y ahora te cuidare yo mi amor – dijo sonriendo.

Narrador: la pelirroja se recostó y poco a poco se fue quedando dormida, era muy natural aun sus patrones de sueño no se nivelaban por lo que podía dormir varias veces al día, pero por periodos cortos de tiempo es por eso que quedo completamente rendida, por su parte la morena se encontraba en el cafetín esperando que le llevaran su comida, el Dr. Noé la observaba de lejos mientras se tomaba un café, tenía el impulso de ir y platicar con ella pero se auto regaño para no hacerlo “está casada con tu paciente así que contrólate y déjala en paz” se dijo a modo de reproche y no se movió, la morena comenzó a comer a toda prisa no le gustaba dejar a Lena y mucho menos sola, así que casi se atraganto varias veces para terminar se recrimino por no comer antes, pero es que debía revisar esos gastos ya que debían ver si aumentaban o no los precios de los caballos, es por eso que no había comido pero al ver lo sería que estaba su mujer prefirió hacerle caso, al terminar pago y dejo la propina el Dr. Noé se sorprendió de lo rápido que comió decepcionándose en no verla más tiempo, pero se le ocurrió que podía revisar a la pelirroja como excusa y hasta poder hablar con la morena, así que se fue con rumbo a la habitación de la dormida pelirroja, quien se encontraba nuevamente en sueños en la laguna dónde un sonriente Sergey y una muy emocionada Vika la esperaban sonriendo.


………………………………………………..LENA DREAMS………………………………………………….


Vika: mamá!!!!!! – grito al verla salir de aquellas aguas azules.
Lena: Vika!!!! – grito sonriendo, se arrodillo y abrió los brazos y la pequeña pelirroja le salto en el cuello y la abrazo con fuerzas.
Vika: vinishte, vinishte!!!!! – gritaba emocionada mientras reía.
Lena: quería pasar un rato contigo – dijo al comenzar a besarle toda la carita.
Sergey: las dejare para que puedan divertirse a gusto – dijo el hombre sonriendo.
Vika: gacias Titi – dijo feliz en los brazos de su madre.
Lena: no te pierdas – dijo sonriéndole a su padre, mientras se ponía de pie llevando en sus brazos a su hija.
Sergey: siempre estaré junto a ustedes – dijo sonriendo divertido y desapareciendo del lugar.
Vika: el Titi es mago!!!! – dijo asombrada y con sus ojitos azul celeste muy abiertos.
Lena: presumido ¬¬ - dijo en tono de susurro para luego besarle la mejilla a una muy asombrada Vika – si es el mejor mago del mundo – ambas rieron.

Narrador: la pelirroja llevo a la pequeña al árbol donde siempre se sentaban, así que lo hizo dejando a su hija en su regazo solo la miro y ambas sonrieron, Lena estaba enamorada de esa mirada picara de su pequeña que solo reía al recibir besos de la pelirroja por toda la cara, luego esas risitas se transformaron en sonoras carcajadas mientras Lena le hacía cosquillas.

Lena: voy a comerme a esta hermosa pelirrojita!!! – al decir eso seguía haciéndole cosquillas pero hacia como que quería comérsela, provocando más risas en su pequeña.
Vika: no mamá no me comash!!! – gritaba riéndose.
Lena: si te comeré – decía de manera divertida con su pequeña en brazos, estuvieron jugando de esa manera por una rato, la pelirroja luego abrazo a su pequeña y le beso la frente – te extrañe tanto mi amor – dijo con unas lágrimas en los ojos que aguanto para no poner triste a su pequeña.
Vika: yo tamben te estrane musho mamá – dijo aferrándose a los brazos de su madre como si la vida se le fuera en ello.
Lena: no llores bebe – dijo aferrándose más a la pequeña y dejando salir unas cuantas lágrimas.
Vika: quelo ime con mami, Vitya y tigo mamá!!! – dijo sollozando un poco.
Lena: cuanto daría por llevarte ahorita mismo con nosotros – dijo sintiendo un fuerte dolor en su corazón – sin ti me siento incompleta.
Vika: te estano!!!! – dijo comenzando a llorar, eso termino de con el poco autocontrol de la pelirroja por no llorar, lo hizo mientras abrazaba con fuerzas a la pequeña.
Lena: haré todo lo posible por tenerte con nosotros pronto – dijo besándole el cabello lacio pelirrojo a su hija – estarás pronto con nosotros lo juro – dijo separándose de ella y besando su frente.
Vika: de veda!!! – dijo sonriendo, la pelirroja sintió como si el sol brillara en aquellos ojitos azules.
Lena: de verdad – dijo sonriendo – eres idéntica a tu mami – dijo besándole las mejillas.
Vika: cómo es mami? – pregunto sonriendo.
Lena: tiene el mismo color azul de tus ojitos – dijo sonriendo – el cabello igual de lacio pero negro, esa hermosa sonrisa es exactamente igual a la de ella – la niña sonrió ampliamente – al igual que el color de tu piel es idéntico al de ella, creo que lo único que sacaste de mi fue este cabellera rojiza – dijo acariciándole el cabello a su pequeña.
Vika: y Vitya? – pregunto ladeando la cabeza.
Lena: es rubio, de unos hermosos y enromes ojos azules, con algunas pequitas en su carita – dijo sonriendo al recordarlo – una sonrisa igual de picara que la tuya y la de tu mami.
Vika: el titi dice que te domiste en el poceso – dijo algo pensativa y viendo al cielo – que quele deci eso? – pregunto confundida y con el ceño fruncido, por su parte la pelirroja estaba roja como un tomate, sabiendo que quería decir su padre con eso.
Lena: son cosas del titi bebe solo eso – dijo con algo de vergüenza en el rostro, pero era verdad Vitya y Vika eran iguales a la morena y solo muy pocos rasgos de ella había en sus hijos.
Vika: mamá quelate un pokito mash – dijo sollozando.
Lena: te prometo que pronto estaremos juntas bebe – dijo abrazándola con fuerzas sintiendo como sus ojos se nublaban – te amo Vika te amo – decía aferrándose a la pequeña.
Vika: yo tamben te amo mamá – decía sollozando.


………………………………………………..FIN DREAMS LENA……………………………….

Narrador: la morena acariciaba la mejilla de la pelirroja buscando despertarla ya que no le gustaba verla dormir más de lo necesario, el Dr. Noé las miraba se sentía mal pero hacia como que revisaba los estudios recientes de la pelirroja, solo quería estar cerca de la pelinegra así sea de esa manera ya que sentía paz con solo verla, la morena sonreía al escucharla susurrar inentendibles y fruncía el ceño eso la preocupo, pensó que tenía una pesadilla por lo que trato de despertarla.

Yulia: Lena amor despierta – dijo en casi en susurro – solo es una pesadilla, vamos amor abre tus hermosos ojitos – dijo besándole la mejilla, en eso escucho el susurro de su esposa.
Lena: te amo Vika te amo – dijo en forma que solo la morena escucho, por supuesto que la morena se separó rápidamente y la miro un poco molesta.
Yulia: Vika??? – dijo en susurro pero muerta de los celos, “quien caraj**** era Vika” en su mente se preguntaba a punto de arremeter contra la pelirroja la vio despertar.
Lena: Yul amor – dijo sonriendo, pero la morena la veía muy seria.
Yulia: cómo dormiste? – pregunto de manera seria.
Lena: muy bien – dijo un tanto adormilada y sin perder su sonrisa, eso cabreo mucho a Yulia y ya estaba a punto de gritar cuando…
Dr. Noé: los resultados de sus últimos estudios Sra. Volkova están perfectos – dijo sonriendo evitando sentir no mostrar una mueca por llamarla así.
Yulia: cuanto tiempo deberá seguir aquí? – pregunto calmando su rabia, por suerte el galeno hablo antes de que ella gritara.
Dr. Noé: un par de semanas más – dijo un poco desilusionado – es solo por precaución y para que la Sra. Volkova siga con la rehabilitación.
Lena: ya quiero irme a casa – dijo tomándole la mano a la morena, allí pudo notar una pisca de celos en los ojos del galeno y comenzó a enfadarse – para estar junto a mi esposa e hijo – dijo levantándole una ceja Noé sintió que era un desafío – y en cuanto a nuestra vida íntima, cuando podemos retomarla? – pregunto y sonrió de manera burlona, con eso el medico entendió que fue muy obvio y la pelirroja lo descubrió.
Dr. Noé: supongo que en cuanto salga de aquí – dijo un poco apenado – no tiene nada que le impida mantener relaciones.
Lena: muchas gracias – dijo tomando la mano de la morena y apretándola un poco, la pelinegra la vio y miro sus ojos llenos de deseo y un escalofrió le recorrió toda la espalda, comenzando a excitarla era obvio lo que la pelirroja pensaba y más por aquel día que la detuvo, pero la morena recordó algo y la soltó un tanto molesta Lena la miro un poco confundida.
Dr. Noé: bueno yo me retiro – dijo firmando la historia que estaba bien – que pasen buenas tardes – al decir eso salió, ambas chicas seguían viéndose con confusión.
Lena: ese tipo gusta de ti – dijo molesta.
Yulia: qué? – pregunto viéndola muy extrañada por ese comentario.
Lena: su mirada lo delata – dijo sentándose en la cama y cruzándose de brazos – si se notaba su molestia cuando le pregunte si podíamos tener relaciones…
Yulia: de qué estás hablando? – Dijo sin entender nada – el Dr. Noé no está interesado en mí…
Lena: claro que lo está – dijo seria – pero eres solo mía así que se vaya olvidando de ti – dijo viéndola con una mirada que la morena no supo interpretar.
Yulia: y tú eres mía? – pregunto algo molesta.
Lena: por supuesto que si – dijo seria – acaso lo dudas? – pregunto comenzando a molestarse.
Yulia: quien es Vika? – pregunto apretando los puños.
Lena: Vika? – pregunto confundida.
Yulia: antes que despertaras dijiste: “te amo Vika te amo” – dijo imitando a la pelirroja y haciendo muecas de disgusto, al escuchar eso la pelirroja comenzó a carcajearse fuertemente – de que te ríes no es gracioso – dijo tomándola por los hombros y zarandeándola un poco eso incremento las risas de la pelirroja, que cuando sintió que la morena la soltaría se le guindo del cuello y la beso de manera apasionada, la pelinegra le respondió con desesperación pero al recordar él porque estaba tan molesta trato de separarse, pero la pelirroja se al notarlo logro lanzarla a la cama y subirse sobre ella.
Lena: no te escaparas de mi – al decir eso la volvió a besar de aquella manera desesperada, la morena solo se dejó llevar amaba esos labios más que a nada y los necesitaba, así que profundizo el beso metiendo su lengua en busca de la lengua de la pelirroja en su boca, Lena estaba tan complacida que apresuro su encuentro y allí comenzaron a comerse la boca, pasarían unos minutos y las chicas se separaron por la falta de aire, pero la pelirroja coloco sus piernas alrededor de la cadera de la morena y se recostó sobre su pecho – no seas celosa – dijo pasando una de sus manos por el pecho de su esposa, sentía su corazón latir fuertemente.
Yulia: quien es Vika? – pregunto más serena acariciándola la melena de su esposa con sus finos dedos.
Lena: no debes sentir celos de una hermosa pelirroja, de ojos azules muy grandes, piel morena – la pelinegra comenzaba a hiperventilar y estaba a punto de levantar a la pelirroja de sobre su cuerpo – una sonrisa que te derrite.
Yulia: no quiero oírte!!!! – dijo furiosa tratando de quitarse a la pelirroja de encima, Lena estaba muy divertida con ese arranque de la pelinegra pero con toda sus fuerzas se aferró al cuerpo de la morena que logro sentarse con la pelirroja quien la rodeo con sus largas piernas – suéltame Lena!!! – dijo muy molesta, Lena solo negó con la cabeza con una gran sonrisa.
Lena: además que Vika – vio que los ojos de la morena centellaban rabia y sonrió más – es una pequeña de 3 años – dijo sonriendo al ver la cara de confusión de la morena.
Yulia: una niña de 3 años? – pregunto sumamente confundida.
Lena: y es idéntica a su madre – dijo acariciándole la mejilla, la morena abrió sus ojos como platos – si en mis sueños Vika es nuestra hija.

Narrador: el corazón de la morena se aceleró, recordó un sueño que tuvo unos días antes que la pelirroja despertara, ella estaba en aquella laguna correteando a una pequeña que solo gritaba “mamá mami quele cómeme” mientras soltaba grandes carcajadas, la morena volteo a ver a su esposa que le deba de beber un jugo a Vitya que al terminarlo corrió tras ella y la pelirrojita, allí se había despertado no entendió bien aquel sueño pero algo le gritaba que esa sería su vida, sus ojos se humedecieron y beso a la pelirroja abrazándola con fuerza.

Yulia: cuando vuelvas a verla – dijo al separarse un poco – dile que yo también la amo mucho, que no veo la hora de tenerla en mis brazos – dijo abrazándola y sollozando en su hombre.
Lena: ella también está deseosa de venir – dijo sonriendo pero con lágrimas igual en sus ojos – es por eso que quiero…
Yulia: al llegar a casa haremos todo lo posible por que pase – dijo al separarse y verla a los ojos.
Lena: si por favor ya la quiero con nosotras – al decir eso se volvieron a fundir en un gran beso.

Narrador: ya habían pasado casi 2 semanas desde que estaban en aquella cabaña, todo era magnifico para Nina el pasar ese tiempo con Natasha e Irina era lo mejor, pero justo ese día la pequeña de casi 3 años se había enfermado y no quería que Nina se alejara de ella, casi armo un berrinche porque quería dormir con su mamá y ella en la misma cama, las chicas suspiraron y no les quedo de otra al ver lo feliz que la pequeña se puso, las chicas estaban rendidas ya que la pequeña había pasado con algo de fiebre casi toda la noche, eran cerca de las 7:00 am cuando la pequeña se levantó y fue a la sala a ver caricaturas, las chicas no se percataron de eso así que siguieron dormidas, la primera en despertar a las 7:30am fue Nina quien se asustó un poco al sentir que algo la aprisionaba, su sorpresa fue al ver cono Irina la abrazaba por la cadera eso la descoloco, pero cerro los ojos sintiéndose también por ese contacto se acercó a ella un poco más sintiendo el calor de su cuerpo, casi por instinto le dio un beso en la mejilla y se dejó envolver por una paz indescriptible.

Irina: estás cómoda – dijo casi en susurro al aferrarla más a sus brazos.
Nina: si mucho – dijo sonriendo.
Irina: bien duerme – dijo y le beso la cabellera castaña y ambas sucumbieron a los brazos de Morfeo.

Narrador: solo estuvieron así media hora más ya que Natasha entro y las vio sonrió con picardía al verlas así, así que corrió a la cama y se metió entre ellas siendo recibida por muchos besos por parte de las 2, así estuvieron hasta que la niña pidió comida por lo que Irina fue a preparar el desayuno mientras Nina solo le daba besos a la pequeña, antes de que Irina saliera de la habitación se lanzaron una mirada significativa que las hizo sonrojar a ambas, el resto del día se la pasaron entre juegos y risas felices por parte de las 3, Nina se sentía tan feliz en ese momento pero justo antes de la cena salió unos minutos para meter unos leños, al agacharse a tomarlos sintió una leve brisa golpear su rostro en ese momento algo la golpeo en el estómago, allí lo supo su mente al fin estaba despejada y aquello que le dejaron como tarea apareció en su mente, “por qué odias a tu hermanastra” y la respuesta le vino a la mente por lo que dejo caer los leños que tenía en la mano.

Nina: no, no puede ser – dijo llevándose las manos a la boca, muchas imágenes le llegaron a la cabeza desde el momento que conoció a Lena por primera vez, su corazón le palpitaba con fuerzas al recordar su inocente sonrisa, la manera dulce como la recibió, las veces que fue mala con ella y no la acuso, el momento de su mayor ira al verla besarle con Alexei, luego al verla crecer y convertirse en una linda chica, sus bromas horrendas hacia ella y comentarios hirientes le hicieron derramar varias lágrimas, su mente recordaba las veces que la hizo llorar y las emociones encontradas que tenía al verla en ese estado, recordó el momento que vio a su padre tratando de tocar a la pelirroja apretó sus manos con fuerza, volvió a sentir ese sentimiento de alivio que sintió cuando Sasha llego y lo detuvo, estaba tan sumida en sus pensamientos dolorosos que al sentir los brazos de Irina se aferró a ella comenzando a llorar.
Irina: shhh todo está bien – le dijo en voz suave y la abrazo con más fuerzas.
Nina: cómo pude ser tan estúpida? – dijo entre sollozos.
Irina: no lo eres – dijo besándole su cabellera castaña.
Nina: le hice tanto daño solo porque no quise reconocerlo – dijo aferrándose más a su amiga que ya a esas alturas se imaginaba lo que le diría.
Irina: solo no entendías lo que sentías – dijo sin soltarla.
Nina: pero lastime a la persona que amaba – al decir eso lo acepto – todos estos años lastimándola, alejándola de todos para que nadie la tuviera porque eso lo que yo quería – dijo llorando con más fuerzas – la amaba y la lastime tanto, Lena lo era todo para mí y solo la lastimaba porque no aceptaba lo enamorada que estoy de ella.

Narrador: ya lo había dicho, ya lo había aceptado, todas sus malas acciones eran solo por eso, amaba a su hermanastra y por no reconocerlo a tiempo fue cruel con ella, con la persona más dulce que había conocido con quien solo quería ser su amiga, solo porque al principio no reconocía el sentimiento más grande que había en su corazón, los brazos de Irina eran bálsamos que trataban de curar aquella gran herida, porque a final de cuentas todo el daño que le hizo a la pelirroja lo estaba viviendo ella en carne propia, y ya nada de lo que hiciera o dijera podrían tal vez remediar las heridas que ella misma infringió en Lena, eso le destrozaba el corazón así que solo se soltó a llorar en los brazos de su amiga.

Irina: llora todo lo que debas llorar – dijo sin soltarla – ya que yo no te dejare – esas palabras la reconfortaban pero la herida que llevaba en el corazón era muy grande.

Narrador: el jefe de policía Luzhin leía los reportes que le habían entregado de aquellas prostitutas desaparecidas, negó con la cabeza al leer cada hoja que contenía la imagen de cada chica, eran tan jóvenes y ya se imaginaba el cruel destino que tuvieron como rayos no se dieron cuenta antes, pensó golpeando el escritorio en signo de frustración Andrei entraba en ese momento a su oficina.

Andrei: que ocurrió Luzhin? – pregunto al entrar y cerrar la puerta.
Luzhin: sus sospechas son ciertas – dijo muy frustrado – se habló con cada persona que se encarga de la estación de trenes, con los que se jubilaron o fueron despedidos, se revisaron los archivos de estos para estar seguros, esas chicas no salieron de Toliatti – dijo dándole los expedientes, Andrei los reviso leyendo cada una de las declaraciones – hasta verificamos las cintas de seguridad más antiguas que tienen que datan desde hace 1 año, ninguna de estas 2 chicas – dijo mostrando las fotos – tomaron el tren y mucho menos pasaron por las alcabalas en las salidas de la ciudad.
Andrei: eso quiere decir….
Luzhin: que posiblemente las chicas están muertas y…
Andrei: fueron vendidas como esclavas sexuales o tal vez hay una asesino en serie entre los ciudadanos de Toliatti – dijo al dejar caer la carpeta en el escritorio.

Narrador: los 2 hombres quedaron en silencio no podían creer que un monstruo con esas características se encontrara entre sus ciudadanos, o tal vez era una organización que se lucraba con los cuerpos de esas chicas, lo cierto es que nadie sabía dónde estaban? Si estaban vivas o no?, Cómo no lo vieron antes? Por qué nadie investigo la desaparición de esas chicas? Había algún policía involucrado? O solo fue negligencia de ellos? No sabían las respuestas a esas preguntas solo sabían que debían detener a quien se las estaba llevando o a quienes, ya que las prostitutas habían dejar de ser un blanco y comenzaban hacerlo niñas inocentes, eso debía parar ya…
avatar
HaziTha
Admin

Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2015
Edad : 21
Localización : El Salvador

Ver perfil de usuario http://tatu.foro-activo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Me enamore de mi esposa // Por: Zian

Mensaje por HaziTha el Miér Mayo 27, 2015 8:34 am

Capítulo XVIII: al fin en casa, tratamiento para un corazón roto, un macabro descubrimiento


Narrador: ya habían pasado las 2 semanas que el Dr. Noé le había dado a la pelirroja para volver a su casa, entre Larissa, Inessa y Yulia estaban recogiendo las cosas de Lena ya que la morena no quería esperar más para llevarla a su casa, Noé estuvo a punto de darle otra semana más a la pelirroja para quedarse pero sería evidente que algo pasaba, solo quería pasar más tiempo con Yulia pero sabía que a partir de ese momento no la volvería a ver, a menos que tuviera que revisar a Lena como era de esperarse pero solo sería por poco tiempo, era evidente que aún no podía olvidarla y lo más frustrante era que como olvidar a alguien a la que nunca tuvo, además que notaba a la pelirroja muy a la defensiva con él era obvio que la chica sospechaba, así que resignado entro a aquella habitación con alta firmado para que la chica se marchara, las vio besarse apasionadamente sobre la cama sintió un vacío en el su estómago y más al ver donde la pelirroja tenía una de sus manos, justo dentro del pantalón de la morena quien le acariciaba uno de los senos sin despegar sus bocas, este quedo petrificado al verlas así solo unos segundos por lo que al reaccionar retrocedió y cerro con cuidado la puerta, su corazón latía con fuerzas y sus mejillas se sonrojaron nunca espero verlas así pero era lógico, estaban casadas y luego de más de 7 meses de abstinencia era obvio que no esperaban para estar juntas, se armó de todo la fuerza de voluntad que tenía y toco la puerta escuchado un pequeño gemido, luego una voz ente cortada.

Yulia: es…pe…re…un…mo…men…to – luego se escuchó un movimiento rápido y varias cosas caerse, “rayos” escucho la voz de la morena y más movimientos – entre – dijo luego de un par de minutos, Noé al entrar se sorprendió de ver las caras de susto de las chicas eso lo hizo sonreír en su interior, parecían 2 adolescentes siendo sorprendidas por su padre luego de dio pesar, a pesar de ser joven eso era lo que parecía.
Dr. Noé: buenas tardes – dijo sonriendo y viendo a la morena luego vio a Lena que lo miro de mala manera y su sonrisa se borró.
Lena: buenas tardes, será que ya puedo irme!!! – dijo en tono molesto.
Yulia: Lena!!! – le dijo sonriendo pero con un poquito de reproche.
Lena: es que ya quiero volver a casa – dijo en tono infantil, eso les causo gracia tanto a Yulia como al galeno que sonrieron.
Dr. Noé: es justo por eso que he venido – dijo muy sereno, a pesar de haberse enamorado de Yulia como médico estaba feliz de que ayudar a alguien a retomar su vida, por eso se había vuelto doctor para curar y ayudar a otros al recordarse eso se acercó a la pelirroja que lo vio de una manera retadora – aquí tiene el alta Sra. Volkova ya puede volver a casa – le dijo sonriéndole de manera sincera.
Lena: muchas gracias – dijo feliz de poder irse.
Dr. Noé: solo debe seguir con sus ejercicios de movilidad – dijo con el tono que cualquier galeno daba a sus pacientes – a pesar de que su recuperación es casi total debe tomarse las cosas con calma, tomar por lo menos unas 2 siestas al día para que sus patrones del sueño vuelvan a la normalidad.
Yulia: sus patrones del sueño? – pregunto extrañada – pero ya no están normales? – dijo seria.
Dr. Noé: fueron 6 meses en los que su sueño no fue interrumpido – dijo de manera tranquila, la pelirroja lo vio y noto que su mirada había cambiado, sus ojos ya no brillaban al ver a la morena quien se encontraba sentada al lado de la pelirroja pero con una almohada cubriendo su entrepierna – sus patrones de sueños aún siguen algo descontrolados, es por ello que aquí dormía varias veces al día logrando que retomara con normalidad su horario nocturno, al dormir 2 siestas al día de tal vez media o una hora la ayudara a recobrar la normalidad en las noches, luego ya serán innecesarias…
Lena: eso quiere decir que estoy completamente curada? – pregunto sonriendo por primera vez al galeno desde que lo conociera.
Dr. Noé: debemos vernos en unos 15 días para volver a realizarle otras tomografías y ver si no hay secuelas – dijo de manera tranquila.
Yulia: secuelas? – pregunto nerviosa.
Dr. Noé: no es nada de lo que deban preocuparse aún, a pesar de los estudias que se han realizado algunas personas pueden tener secuelas, eso no algo que varié por la cantidad de tiempo en coma – les dijo sabiendo que preguntarían por eso – hay personas que incluso han estado años en coma se despiertan sin ningún trauma, y otros que estuvieron días e incluso horas en coma y sufren de algún daño cerebral o físico es por ello que debemos seguir viéndonos – dijo muy sereno aunque por dentro se estaba muriendo al saber que esas visitas no serían muy frecuentes.
Lena: y con respecto a la intimidad? – pregunto con una naturalidad que sorprendió mucho a la morena quien se puso muy roja.
Dr. Noé: la verdad es no veo que no puedan tener una vida íntima normal – dijo un poco ruborizado – solo deben hablarlo con el doctor que la atiende en rehabilitación a ver que les comenta, pero en lo que compete en mi campo no le veo ningún problema – dijo bajando un poco su mirada, la pelirroja noto algo de tristeza en lo poco que pudo ver en los ojos del médico.
Lena: gracias – dijo en un tono amable y tranquilo lo que hizo que el galeno la viera a los ojos, él pudo notar una mirada de disculpa en los aquellos ojos color jade, ya no notaba la mirada retadora de la pelirroja sino una mirada apacible y tranquilizadora.
Yulia: entonces por lo pronto iré a cancelar lo que falta – dijo sonriendo tanto Lena como el galeno la vieron de manera significativa, logrando que los bellitos de sus brazos se erizaran haciéndola cohibirse un poco.
Lena: no tardes – dijo regalándole la más hermosa de las sonrisas, el médico tenía que reconocer que la pelirroja era hermosa y más al sonreír de esa manera.
Yulia: no lo haré – dijo sonriendo y guiñándole un ojo, la morena salió dejándolos a ellos 2 solos en la habitación.
Lena: sabe – dijo luego de que la habitación se sumiera en silencio durante unos minutos, el galeno volteo a verla – Yulia y yo no empezamos esta relación de manera normal – dijo sin despegar su hermosa mirada de los ojos de este, quien se sentía casi embrujado por aquella mirada – pero a pesar de las dificultades logramos estabilizarnos y enamorarnos mutuamente durante este tiempo, es por eso que pude notar solo hoy que la verdad no le gusta mi esposa – dijo sonriendo de manera dulce.
Dr. Noé: cómo? – pregunto confundido, era obvio que la pelirroja era hostil con él debido a lo que sentía por Yulia, pero al decir aquello que no le gustaba era increíble y falso ya que él estaba seguro que la amaba.
Lena: es la verdad – dijo agrandando su sonrisa – solo siente que lo está pero no es así.
Dr. Noé: cómo está tan segura de eso? – dijo arqueando una ceja.
Lena: dígame lo que vio en ella – dijo sonriendo.
Dr. Noé: yo – se quedó en silencio meditando aquellas palabras – durante el tiempo que tengo tratándola – refiriéndose a Lena como paciente – pude ver la dedicación y devoción de cómo la cuidaba, sus palabras estaban llenas de ternura cada vez que le contaba alguna cosa acontecida en su vida, las noches en vela que paso al ver un espasmo involuntario que usted tuvo, eso le daba esperanzas de que despertaría en cualquier momento por eso no se iba a descansar por estar pendiente, cada vez que traían a su hijo jugaba con él acercándoselo para que el pequeño sintiera el calor de su madre, allí me di cuenta del maravilloso ser humano que es – dijo sonriendo, la pelirroja lejos de sentir celos o molestia lo veía sonriendo risueña – la ternura con la cual le cepillaba el cabello luego de que la trajeran de asearla, eso hizo que me gustara y enamorara de ella – dijo finalmente, pero su sorpresa fue al ver que la mirada de la pelirroja no era de enojo o molestia.
Lena: lo ve – dijo sin perder la sonrisa – no la ama solo añora lo que vio de ella – dijo recostándose un poco en la cama – solo dice que se enamoró de ella por ver las cosas que hacía por mí – pero lo que realmente le pasa con mi esposa es que lo que desea es una relación así de entregada y comprometida como la que Yulia tiene por mí.
Dr. Noé: yo – se quedó callado esas palabras no se las esperaba.
Lena: sabe yo me enamore de Yulia casi sin darme cuenta – dijo sonriendo – sus detalles, la manera tan dulce como me trataba y protegía, sus sonrisas y miradas que pueden expresarte tanto con mirarlas, esa manera tan peculiar que tiene para mostrarse fuerte ante todos aunque por dentro tenga miedo, luego las cosas se dieron y me era imposible alejarme de ella.
Dr. Noé: por qué me dice esto? – dijo algo mareado por aquellas palabras.
Lena: para que entienda que no ama a mi esposa solo añora la llegada de la persona que por la cual sienta devoción y hacer todas estas cosas que hizo Yulia por mí – dijo resuelta – no se torture pensando que pierde algo, ya que no es así su mirada me demuestra que sufrió mucho y esas heridas costaron para sanar – el galeno estaba perplejo como era posible que ella lo hubiera leído de esa manera – pero al confundir la admiración por el amor no se ha dado cuenta que ya está listo para volver a sentir amor, busque a esa persona que está destinada para usted o espere a que llegue – dijo sonriendo.
Dr. Noé: yo no sé qué decirle – dijo realmente sin palabras.
Lena: no me diga nada – dijo sin perder la cara de felicidad – solo déjese llevar y dele una oportunidad al amor – el hombre asintió, no sabía por qué pero el hablar con la pelirroja lo hizo sentir un gran alivio – que cuando vea a esa persona su corazón se lo dirá.

Narrador: ambos se quedaron callados por unos minutos meditando cada cosa dicha, la pelirroja ya no se sentía celosa de aquel galeno, sabía que estaba confundido y su mirada se lo dijo ahora solo quería ayudarlo a redirigir aquellos sentimientos al camino real, sabía que las confusiones podrían hacer daño y era mejor ayudarlo a poner en orden sus sentimientos, y alguien que estaba tratando de hacer aquello de poner en orden sus sentimientos era Nina, luego de que al fin se reconociera en voz alta el motivo de su “rabia”, “su mal humor”, “frustración” y muchas cosas más hacia la pelirroja eran solamente amor, no entendía en que momento paso pero ahora lo veía claramente nunca hubo nada más que amor, ya no había confusiones ni mucho menos conflictos internos solo pena y hasta dolor, recordó una a una las cosas que le hizo desde hacerla caer hasta drogar a su esposa y acostarse con ella, sus ojos se llenaban de lágrimas al recordar cada lágrima que ella misma le saco a Lena.

Irina: shhh – dijo abrazándola con fuerza – todo irá bien de ahora en adelante.
Nina: no es así – decía entre sollozos – le hice tanto daño solo por no reconocer lo que mi corazón gritaba – no aguanto más y empezó a llorar con más fuerza.
Irina: por lo que se de ella es noble – dijo pasando su mano por su espalda de manera circular para tranquilizarla – ahora debes pedirle perdón y perdonarte a ti misma.
Nina: no sé si perdonarme ahora entiendo que esa rabia era solo porque no se fijaba en mi – dijo separándose del abrazo de su amiga y viéndole los ojos azules a su amiga – cómo podré verla a los ojos y pedirle perdón? – pregunto angustiada – cómo no sentir está rabia por el daño que le ocasione? Soy despreciable, una escoria, un desperdicio de oxígeno en este mundo, la peor basura…
Irina: no – dijo sosteniéndole la cara con firmeza – no eres nada de eso solo eres un ser humano – decía viéndola a los ojos, esos ojos color miel que brillaban mucho más que antes, era un brillo que dejo casi sin aliento a la rubia – cometiste errores pero estás arrepentida – le fue limpiando las lágrimas con sus dedos pulgares de manera delicada – ahora solo debes regresar sobre tus pasos y pedir perdón para quitarte esta carga que llevas en tus hombros, te enamoraste de ella y no lo reconociste como lo que era, pero estoy segura que al ya saber porque actuabas así todo mejorara para ti.
Nina: eso espero porque duele mucho – dijo volviendo a abrazarse de su amiga.

Narrador: ni una palabra más se escuchó en esa habitación, el silencio a pesar que era ensordecedor era reconfortante al estar juntas, Irina solo esperaba que las 2 semanas que faltaban para regresar fueran suficientes para que Nina volviera hacer la misma, pero sabía que eso sería difícil el pensar que el odio más grande que sentía no era tal sino amor, era fuerte de procesar y más de digerir ya que una vez que lo asimilara por completo venían las preguntas, qué haría? Dejaría las cosas así? O iría tras el amor de la pelirroja? Al pensar en eso un pequeño deje de melancolía la invadió, por qué se sentía así? Era por miedo reconocía fácilmente ese sentimiento, lo había experimentado la primera vez que beso a Andrea tomándola por sorpresa, luego cuando le conto a sus padres sobre su sexualidad, al verse en la calle sola cuando la corrieron por defender lo que sentía, al ver a su novia en aquella cama llorando por la manera violenta en que su hermano la marco, al saberla embarazada, pero sobretodo lo experimento al extremo el día que Natasha nació y más al verse sola con la pequeña, el miedo que sentía de perder a Nina era muy similar al que sintió al perder a Andrea y allí lo supo, como una epifanía llego a ella la amaba realmente la amaba se abrazó más fuerte a Nina, deseando con todas sus fuerzas que nunca se alejara de ella ya que no sabría cómo vivir sin su mejor amiga.

Andrei: que has logrado averiguar? – le pregunto al jefe de policía.
Luzhin: nada concreto – dijo dejando unos folios en el escritorio – de las 30 mujeres las que se fueron en auto que serían como unas 18 fueron dejados en una chivera (lugar de partes de vehículos siniestrados, chatarra, etc.) fuera de la ciudad, dice que un hombre siempre llega tipo 3 de la mañana le deja una nota y un número de cuenta, para que le deposite el dinero.
Andrei: puede reconocer a ese hombre? – dijo levantándose de su silla.
Luzhin: lamentablemente no – dijo sentándose derrotado frente al alcalde – el hombre casi no ve, tiene unos 75 años y solo está allí como cuidador.
Andrei: y el número de cuenta? Tal vez se podría hablar con el banco y que nos den nombre del dueño de la cuenta.
Luzhin: ya verifique con el dueño de la chivera – dijo viéndolo con ojos derrotados – el número de cuenta siempre es diferente, por eso no han reportados los autos al ver diferentes números no lo asocian a la misma persona.
Andrei: esto es inaudito – dijo molesto – cómo compran autos sin saber su procedencia? – dijo caminando de un lado a otro en la oficina.
Luzhin: según los autos parecían quemados o destrozados – dijo encogiéndose de hombros – por eso nunca vieron nada extraño.
Andrei: eso solo significa que por lo menos 18 de las 30 mujeres fueron despojadas de sus autos?
Luzhin: si – dijo serio – según los registros que tenían en la chivera – dijo abriendo un folio – y comparándolos con los registros que tenemos de sus autos, son los mismos.
Andrei: la pregunto es que ocurrió con ellas? – dijo viendo por la ventana de su despacho.
Luzhin: eso es lo que realmente lo preocupante – dijo suspirando – mandare un retratista de todas formas a ver si el anciano nos da una descripción general.
Andrei: si hazlo – dijo serio – debemos averiguar que está pasando en Toliatti antes que otra chica desaparezca.

Narrador: el inspector Luzhin salió dejándole copias de los expedientes, la situación era desesperante sabían que algo pasaba y no podían hacer nada, 18 mujeres desaparecías de 30 ya sabían que sus autos fueron casi destruidos y vendidos como chatarras, pero las preguntas que le reinaban en su mente era: qué había pasado con ellas? Estarían vivas o no? Andrei estaba muy molesto, todo eso paso por la negligencia de la administración anterior, pero era él quien debía solucionarlo y mantener la paz en las calles de Toliatti, recordó a Kira a esa pequeña la había visto crecer de la mano de sus padres y abuelo, las ganas de encontrar al sujeto que se la llevo para matarlo a golpes si llego a tocarla, ahora su prioridad era la de encontrar a quien quiera que estuviera involucrado y hacerlo pagar con todo el peso de la ley, este miro sobre su escritorio aquellos folios y luego una foto tomada hace poco la cual tomo entre sus manos, eran su nieta junto a su esposa e hijo en los jardines del hospital paso su mano por sobre aquella imagen, solo por mantener esa sonrisa en los rostros de ellas y de ese pequeñito haría de Toliatti el mejor lugar del mundo, en ese momento escucho su teléfono celular.

Andrei: si hijo ya voy saliendo – dijo sonriendo – si llegare antes que le den el alta a Lena, si ya salgo a la hacienda Katin – al decir eso ultimo colgó – por lo menos una alegría en medio de este negro panorama – dijo tomando los folios y guardándolos bajo llave en su escritorio – solo espero que ningún policía esté involucrado en esto – dijo al recordar el incidente del orfanato donde el ex alcalde permitía que su hermano vendiera niños para trabajar en los campos de varias haciendas o incluso como esclavos sexuales, solo esperaba que este no sea el caso de las chicas desaparecidas – prometo encontrar a quien se las lleva Kira lo juro.

Narrador: al salir del ayuntamiento fue directo para recibir a la esposa de su nieta, era increíble que ya estuviera completamente restablecida luego de estar 6 meses en coma, por su parte Alexei estaba esperando en aquel bar al hombre que lo tenía chantajeado, Vanya al verlo sonrió con aire de suficiencia y superioridad ya que al saberlo empleado de su hermano lo divertía, se acercó a la mesa y se sentó lanzándole una mirada de burla a la cual Alexei se contuvo de no quitársela de un puñetazo.

Vanya: vaya, vaya que puntual – dijo con ironía.
Alexei: solo quiero terminar con esto – dijo muy serio.
Vanya: ya tienes todo mi dinero? – pregunto incrédulo ya que era mucho y con lo que ganaba un pobre ranchero no creía que lo tuviera completo.
Alexei: así es – dijo colocando un sobre encima de la mesa, Vanya lo miro por un segundo y luego vio a su alrededor, siendo ese el negocio de Vladimir (el mafioso de la ciudad) nadie se fijaba en esas cosas o simplemente las ignoraban.
Vanya: tienes agallas al entregarme eso delante de tanta gente – dijo sin tomar el sobre y algo molesto.
Alexei: en este lugar todos callan o mueren – dijo en tono alegre, esto ya lo había hablado con el encargado quien no tuvo problemas en permitirlo, además que Vladimir estaba pensando encontrar a otro ayudante para el bar ya que Boris estaba muy ausente del lugar, así que no objeto que hiciera su transacción allí pero eran vigilados asegurándose de que no se presentara ningún problema.
Vanya: así que estás entrando en las grandes ligas? – pregunto sonriendo, ya que sabía quién era ese tal Vladimir y trataría de asociarse con él.
Alexei: ya tienes lo que querías – dijo sin darle importancia a la pregunta – espero que con eso me dejes en paz – dijo muy serio.
Vanya: solo me falta una cosa – dijo tomando el sobre y comenzando a contarlo – al obtenerlo me iré – sonrió y vio al chico al comprobar que el dinero estuviera completo.
Alexei: bueno si la encuentras le mandas mis saludos – dijo aparentando tranquilidad y levantándose de la silla – yo ya cumplí así que no me molestes más.
Vanya: preséntame a tu jefe – dijo de pronto haciendo que el chico se detuviera.
Alexei: eso es fácil – dijo sonriendo al encararlo – está en la hacienda Katin y creo que le llamas hermano – dijo en tono de burla.
Vanya: sabes muy bien de quien hablo – dijo serio.
Alexei: no creo que quiera trabajar con un poli corrupto – al decir eso vio como 3 hombres grandes y corpulentos se levantaron de sus sillas y lo miraban fijamente – así que mejor lárgate y no me jod**** más.

Narrador: Vanya sabía lo que esas miradas significaban que tenía poco tiempo para largarse o lo destrozarían en algún lugar de aquel bar, su rabia crecía ya que al asociarse con Vladimir tal vez podría dejar su carrera de policía y HACER DINERO, realmente mucho dinero ya que por lo poco que había indagado los negocios de este iban desde robos de autos, prostitución, venta de drogas y hasta tráfico de armas, algo con lo que la policía de media Rusia trataba de lidiar y otras mafias del país, nadie sabía dónde estaba Vladimir ni donde era su base pero al ver todo el movimiento en ese bar, tal vez estaba allí mismo en Toliatti pero por lo pronto debía salir de allí antes de quedarse sin un solo hueso sano en su cuerpo, dejo un billete en la mesa y se fue bajo la atenta mirada de Alexei y los 3 hombres.

Max: así que un policía corrupto? – pregunto a un lado de este.
Alexei: vendería hasta a su madre por unos bajos de billetes – dijo serio – el dinero que le di fue lo que se robó de un trato con unos falsificadores, dijo que lo habían robado y golpeado pero a la final se quedó con el dinero y yo solo se lo devolvía – había mentido con una naturalidad que hasta a él mismo lo había sorprendido.
Max: una rata en todo los aspectos – dijo divertido – tal vez nos sirva de algo a mi padre a mí – dijo de manera resuelta el chico de tal vez 22 años.
Alexei: si eso quieren – dijo encogiéndose de hombros – pero será más un problema que otra cosa.
Max: eso déjame juzgarlo a mí – dijo sonriendo – esto algún día será mío, así que debo ver a quien emplear.
Alexei: es cosa tuya – dijo al comenzar a subir a su habitación, debía cambiarse para ir a ver a Lena cuando llegara a la hacienda, por petición de su padre y de Inessa este no le conto a Boris sobre la pelirroja, además estaba molesto con él por no ayudarlo a deshacerse antes de ese policía.
Max: sigan a ese poli – dijo a los 3 hombres – hay que ver si nos servirá en algún momento o si como dice Alexei es un problema.

Narrador: los 3 hombres salieron sin decir na