UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Mensaje por liuribe21 el Miér Mayo 27, 2015 11:41 pm

UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA  

Lena es una joven madre de una niña de casi 8 años que desea fervientemente conocer a su padre, de quien sólo tiene el nombre incompleto pero Lena no le ha dicho que recurrió a un banco de donación de esperma para poder concebirla (pues tiene una relación con otra mujer que por su trabajo viaja mucho por lo que les ha descuidado pues hasta para ir a la clínica de donantes la ha dejado sola y no la apoya como se debe además de que no está muy involucrada ni con Lena ni con la hija que supuestamente han criado debido a que Lena es la que más convive con la pequeña) no sabe cómo explicarle que ella también desconoce quién es.
La ilusión de la niña es tanta que Lena se ve obligada a investigar todo lo que puede para poder decirle a la niña algunas cosas sobre su "padre", consigue darle una foto y algunos datos, todo de manera que no la traume mucho.
Todo marcha bien (o eso cree Lena pues su "matrimonio" (aunque no está casada) no funciona como quiere y cada vez está en más decadencia) hasta que la niña le escribe una carta a su "padre" pidiéndole que vaya con ella a una reunión de familia, la carta llega hasta manos de la querida Julia Volkova, una famosa futbolista de fama internacional y quien resulta ser el "padre" de la pequeña Katy y que decide ir a visitarla; su llegada provoca gran revuelo cuando se entera de que Lena está embarazada nuevamente de ella y cuando Lena ve a la persona de la foto frente a su puerta preguntando por su hija, casi le da un infarto. Después de hablar sobre lo que le ha llevado allí, llegan a un acuerdo para que la niña conviva con Julia pero poco a poco, Julia sin proponérselo, va tomando el lugar que la pareja de Lena ha ido dejando vacío en la vida de la pequeña y en la de Lena además de que le agrada más que su actual pareja a la familia de la pelirroja y a sus amigos.
Todo se complica cuando la pareja de Lena se entera de esto y quiere que Julia se vaya, llegando incluso a la violencia provocando que tanto Lena como la niña le tomen miedo pero además Lena se entera de ciertas cosas que hacen que aclare sus sentimientos puesto que hasta ese momento está confundida (de cierto modo) con respecto a lo que siente por Julia pues desde que ha visto la fotografía de la que iba a ser el "padre" de sus hijos, se enamoró de Julia.


Última edición por liuribe21 el Miér Mayo 27, 2015 11:44 pm, editado 1 vez
avatar
liuribe21

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2015
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Mensaje por liuribe21 el Miér Mayo 27, 2015 11:44 pm

Capítulo 1 ¿Quién es papá…Y dónde está?

Siempre ha surgido en su pequeña cabecita cubierta de rubios y lacios cabello, la duda del por qué no se parece en casi nada a alguna de sus dos madres, si ella quiere ser tan hermosa (a pesar de que lo es) y tener rizos pelirrojos como su madre Elena o ser tan alta como su madre Sam (aunque eso se dará con la edad), no comprende por qué ella es rubia, sí ninguna de sus dos madres lo es; nunca ha entendido por qué si sus madres tienen ojos verdes, en el caso de su madre Elena una mezcla exacta entre gris y verde, ella los tiene azules pero tan azules como el cielo e igual de profundos como el mar, son de un azul hermoso y cada vez que su madre Elena los ve queda prendada de ellos y no puede describir el brillo que sus ojos destellan al verla. Se pregunta por qué casi no tiene a algún parecido con sus abuelos quienes poseen ojos verdes y grises respectivamente o con alguno de sus pelirrojos primos si tiene la piel cubierta de pecas como ellos pero no, tiene que ser rubia para resaltar del resto de su familia siendo este uno de los rasgos por el cual, sus primos Nastya y Pavel le discriminan un poco aunque sabe que sus abuelos la quieren tal como es y ese es un gran consuelo. Tampoco entiende el por qué siempre que pregunta por la identidad de su desconocido padre, su madre Lena se pone tensa y cambia disimuladamente el tema durante esas conversaciones, si tan solo le explicaran lo que pasa ella no preguntaría más y las dejaría en paz.
Hay tantas cosas que quiere comprender pero por su inmadura edad, 7 casi 8 años, no es apta según su madre y tíos como para entender y saber algunas cosas que solo los adultos si pueden y esconder la identidad de su progenitor es una de ellas. Todo es confuso y algo extraño pero ha aprendido a no preguntar por el paradero de su “padre”, aunque le hubiera gustado al menos conocerlo y saber si eran de él de quien ha heredado todos esos rasgos característicos que le resaltan su belleza como su cabello rubio o sus ojos azules, quiere saber si es apuesto, atractivo o, bien, feo con F mayúscula; quiere saber tan solo su nombre y el por qué nunca había estado a su lado a lo largo de su pequeña y corta existencia o al menos conocerlo por medio de una fotografía… Son muchas las dudas que surcan su rubia cabecita que siente la harán explotar.
Quiere dejar de pensar en el tema pero la idea de conocerlo no la deja en paz, quiere sentir lo que sienten sus primos, los niños y sus amigos cuando sus papás los recogen a la salida de la escuela mientas les toman de la manos o saber cuál es la sensación que siente cuando los cargan en sus espaldas o tomarles dela mano al caminar una tarde por el parque o al menos saber cómo se sienten cuando juegan o practican algún deporte o en el patio o comparten un secreto de padre-hijo u organizan un pequeño campamento; sin duda, ella nunca sabrá cómo eran esas sensaciones y emociones y le encantaría conocerlas, sentirlas aunque fuera solo por unos segundos a pesar de que tiene a sus madres y estas le amaban al doble, o al menos su madre Lena porque su otra madre Sam, nunca ha tenido tiempo de calidad para compartir con ella pues casi siempre está viajando, y le cuesta un poco de trabajo acostumbrase a que sus compañeros tuvieran dos padres, un hombre y una mujer mientras que ella tiene a sus dos madres, Elena y Samanta pero si tuviera a su padre, sería inmensamente feliz.
Le ha costado trabajo entender aquello y el por qué algunos de sus compañeros le hacen comentarios discriminatorios e incluso ofensivos por el simple hecho de tener dos madres, como le ha explicado su madre Elena , de profesión psicóloga, cuando ha cumplido cuatro años, el que dos padres del mismo sexo estén juntos no les hace menos aptos para tener hijos pues esta es una forma distinta de amarse pero eso no disminuye el cariño, amor y comprensión que les pueden ofrecer debido a su condición o preferencias pero no por eso dejan de ser padres o madres, y eso lo sabe perfectamente ella que tiene a las mejores madres del mundo aunque su mamá Samanta viaje mucho y rara vez pasa mucho tiempo con ella y su mamá Elena, de igual forma le quiere.
Se mira en el espejo y acomoda su corbata roja, alisa su faldita escocesa de cuadros de diferentes tonalidades azules mientras se gira frente al espejo y pasa el cepillo por su lacio y hermosamente larguísimo y conservado cabello rubio que le cae como cascada por los hombros mientras coloca una diadema negras y se abotona el saco negro con el logotipo de la escuela en el lado izquierdo; baja como rayo por las escaleras para ir directo a la cocina donde le esperaba su madre Elena ya con el desayuno listo.
―La próxima reunión de padres e hijos esta próxima a celebrarse en la escuela, ¿Quién de las dos me acompañará? ― Sus azules pupilas despiertas y llenas de curiosidad miran atentas y con disimulo a su madre.
―Lo más probable es que sea yo mi pequeña ― la mujer de piel blanca y rojos rizos mira a su hija devorar los hot cakes que le ha preparado ― tu mamá Sam estará ocupada con algunos casos para esas fechas y me ha pedido que te acompañe yo, ¿Quién más querías que lo hiciera? ― le acomoda amorosamente la diadema mal puesta con las prisas a la vez que le coloca un mechón rubio tras su oreja sonriéndole.
―Pues muchos llevarán a sus papás… Y yo pensaba que tal vez… Mmm no sé podría decirle… O tal vez… ― Balbucea nerviosa.
― ¿Quién? ― La joven mujer mira curiosa a su hija.
―Pensaba en que tal vez podría pedírselo a mí… Papá ― Susurra lo último.
― ¿A quién? ― No ha escuchado bien.
―Dije que… Bueno… ¿Por qué no pedírselo a mi papá? ― Susurra de nuevo.
―A ver cariño, si no hablas fuerte no entenderé ― le alienta un poco.
―Podría pedírselo a papá ― le mira segura después de tomar una gran bocanada de aire ― mamá, ¿por qué nunca he conocido a mi padre? ¿Por qué nunca me hablas de él o al menos me muestras su fotografía? ¿Por qué nunca quieres hablar sobre él? ― Le suelta aquello.
―…― La pobre mujer se atraganta con su jugo y casi escupe el poco contenido que ha bebido.
―Me gustaría conocerlo aunque sea una vez, saber su nombre, ver su foto, charlar con él… O al menos saber por qué no está con nosotros, conmigo y por qué no me visita ― levanta la vista clavando su penetrante mirar azul en su nerviosa madre.
―Cariño, ¿Cuántas veces tendremos que hablar de…? ― Es interrumpida.
―Mamá siempre que saco el tema, lo cambian y no me dicen nada ― le mira molesta y dolida ― por una sola vez, ¿podrían dejar de ocultar el tema? Ni que fuera un súper espía secreto que necesita mantenerse oculto… Todos tienen a sus padres a su lado, ¿Por qué yo no? ¿Es que acaso hizo algo tan malo que merece no estar dentro de nuestras vidas o tan sólo es un vago que me abandonó a mi suerte? ― alzó un poco la voz.
―Cariño, todo lo que dices no es… ― La interrumpe la voz molesta de su hija.
―Entonces, ¿Qué es? ¿Por qué nunca me hablan de él? ¿Es que no tengo derecho tan siquiera a saber si está vivo o muerto? ― Algunas lágrimas surcan su rostro blanco que estaba algo rojo por el coraje.
La bocina del camión escolar las interrumpe y la niña camina por su mochila para dirigirse a la puerta no sin antes lanzarle una mirada dolida a su madre.
―Espero algún día saber el porqué de tanto misterio con la identidad de mi padre ― Se gira antes de salir y sale de la cocina.
La pobre mujer pelirroja de no más de 27 años se queda de piedra al escuchar las palabras de su pequeña, toca su abultado vientre de alrededor de 5 meses y medio mientras cae de rodillas al suelo de mosaico marrón rompiendo en llanto al comprender la palabra de reclamo de su hija que se muestra más renuente a saber su origen y todo sobre la persona que ha ayudado a su concepción, su “padre”; otra vez pero ahora es con mayor insistencia y comprende que quiere conocer a quien ha ayudado a traerla a la vida pero, ¿cómo explicarle una verdad algo cruel a una niña?
El próximo bebé que viene en camino es también hija de una persona desconocida pero de la misma persona desconocida que es el “padre” de Ekaterina o Katy, como le llaman cariñosamente, pues es quien más llena sus expectativas para la procreación de un hijo, según ella.
Pero encima de todo ello, no tiene el apoyo moral de su pareja, siempre con juntas de trabajo y viajando de aquí para allá descuidando la parte esencial de su vida, su familia, está segura de que es una mujer realizada pero, ¿a qué costo? Si bien ella la apoya en todo, lo de su embarazo a penas le deja tiempo para atender su consultorio y a su pequeña Katy, que cada vez está más curiosa por saber datos de su “padre”.
Samanta no se queda el tiempo necesario como para hablarlo como una familia, hasta parecen más una carga para ella, y presiente que algo pasa pues lo ve en su mirada y en la forma en como le rechaza sutilmente cuando ha buscado intimidad, tal vez es por el embarazo que no tiene ganas de tocarla o quizá su ajetreada vida laboral que apenas le deja tener tiempo para ella misma aunque desde hace mucho tiempo que no están juntas y puede contar con una mano las veces que lo han estado desde que han iniciado su relación. Sea cual sea la causa, las únicas que disfrutan del embarazo eran ella y Katy además de su familia, que está contenta por tener otro miembro nuevo en la familia.
Se levanta del piso de mosaico en el que ha estado hincada y se limpia las lágrimas que han salido de sus ojos para después caminar por la escalera hasta su recamara, entra despacio como si fuese un ladrón y busca entre las cosas de un baúl hasta encontrar una carpeta que tiene al frente en letras claras pero algo borrosas: DATOS DEL DONANTE, camina hacia la cama para sentarse con un poco de dificultad debido a su estado de gravidez.
Suspira y abre la carpeta hojeando los papeles revueltos… ESTADO CLINICO: SALUDABLE; COMPLEXION: ATLETICA; POSIBLES PADECIMIENTOS CRONICOS O ENFERMEDADES HEREDITARIAS A FUTURO: NINGUNA; CONDICION FISICA: SALUDABLE Y EN FORMA, ESTADO DE SALUD MENTAL… Muchas evaluaciones y demás estudios realizados arrojan que el donante posee excelentes características para la procreación, siendo esto uno de los detalles que ha llamado su atención, pero no solo ha eso lo que la atrajo a seleccionar a ese candidata o más bien candidata, sino la fotografía que viene con la pila de documentos para que las pacientes vieran que rasgos heredarían sus hijos y que mucho trabajo le ha costado conseguir.
Busca y rebusca revolviendo todo en la pequeña caja que yace en su regazo hasta que encuentra el objeto de sus suspiros robados y noches de desvelo, toma el pequeño pedazo de papel fotográfico y contempla en ella a una chica ojos azules como el cielo y tan profundos como el océano que miran con nostalgia a la cámara, poseedora de rasgos finos, andróginos y delicados en su rostro, cabello corto negro ligeramente alborotado con las puntas algo levantadas (en realidad rubia como la pequeña Katy detalle que no se revela en el expediente) tez clara en un principio (revelado en el expediente también) pero tostada por el sol o bronceadores, que da cierto toque de casanova caracterizada por esa sonrisa pícara y encantadora, que Katy ha heredado; al parecer posee un cuerpo torneado por el ejercicio, pero que claramente no se ve en la simple foto, aunque lo que ciertamente parece caracterizarla era su sutil masculinidad y su voz, la supone algo ronca pero no está muy segura pues nunca la ha escuchado aunque le gustaría poder hacerlo. De todos los donantes, ella fue quien ha llamado su atención en cuanto le han mostrado las fotografías sin detenerse a mirar las otras posibles opciones además de que ha quedado impactada con su sonrisa abierta y su mirada profunda que invita a descifrarla por todos los sentimientos encerrados en ella cuando la cámara ha atrapado ese momento.
Le hubiera gustado conocer a la que es la “madre” de sus hijas, conocer su personalidad, que es atrayente e incitadora a pesar de estar impresa en un papel pero en la foto hay algo en su mirada que la hace parecer tan distante y algo fría; nunca ha pensado en el por qué le ha seleccionado de entre todos aquellos candidatos, si bien todas las opciones ha sido muy llamativas hubo algo en esa fotografía que le ha atraído para seleccionarla y no solo por la completa descripción que su amigo Andrei, el médico que trabaja en la clínica de fertilidad a la que ha acudido cuando se ha embarazado de Ekaterina, pues también es un amigo de toda la vida y conoce muy bien a Julia V. si no, no se lo hubiera recomendado para escogerla.
A ella le parece algo descabellado todo aquello y más porque ella es de la clase de personas más racionales y analíticas que piensan mucho antes de actuar pero la idea de saber cómo podría ser un hijo con los genes mezclados de aquella atractiva y enigmática mujer y ella le ha causado una gran curiosidad por lo que la ha seleccionado de inmediato para hacer la inseminación In Vitro.
No se da cuenta de que alguien ha entrado a la casa y se dirige hacia su habitación, hasta que escucha la conocida voz de su hermana haciéndola sobresaltar.
― ¿Otra vez viendo ese mismo papel? ― Comenta recargada en el marco de la puerta, se encuentra una joven de casi 24 años con el mismo color de cabello que ella.
―Sonya… ¿Hace cuánto…?
―El suficiente para ver que estás enamorada de ese pedazo de fotografía…― Sonya entra a la habitación ― ¿Cuánto tiempo te vas a poner así cuando veas esa foto? Vas a desgastar a la persona que aparece ahí... ¿Qué pasa? ― Se acerca al ver el semblante triste de su hermana.
Sonya sabe que su hermana ha suspirado enamorada desde que ha visto la foto pues ella es quien la ha acompañado a seleccionar al donante de la clínica las dos veces que ha decidido embarazarse de Katy y de su sobrina que viene en camino, es ella quien ha sido su soporte en estas decisiones y le da rabia saber que Samanta, su cuñada poco se involucre en la crianza de sus sobrinas pero además de eso nunca le ha agradado desde que la conoce pues no trata a Lena como se merece y menos le agradó saber qué Lena había decidido “casarse” con ella porque ni siquiera están casadas.
― ¿Qué te hizo Samanta?
―Nada, no me hizo nada… ¿Por qué siempre que estoy triste la culpas a ella? ― Lena levanta la mirada para verla fijamente.
―Porque siempre te hace sufrir, no me hagas enlistar todas las veces que lo ha hecho… ― Sonríe con malicia ― pero puedo hacer una lista más corta, porque mejor no enlistamos los momentos en que no te ha hecho sufrir… ― Ríe con algo de sarcasmo por la actitud defensiva de su hermana hacia Samanta ― Yo sigo diciendo que busques a alguien más que te sepa valorar y te amé como lo que eres, una mujer hermosa y maravillosa… Una persona como ella parece buena persona y además es muy atractiva...― toma la fotografía de las manos de Lena y se la muestra haciendo sonrojar a Lena ― porque no me vas a negar que te gusta o ¿sí?
―… ― Lena no sabe qué responder pero cambia el tema ― Es fácil para ti decirlo porque no tienes una hija y otra en camino…― Ataja Lena ― Además, siempre has estado en contra de mi relación con Sam ― acusa.
―No es que esté en contra, simplemente no me gusta el trato que recibes de ella… Parece que tú y las niñas fuesen más una carga para ella, nunca está en casa y las veces que está, nunca busca estar con ustedes ni busca convivir con nosotros.
―Tiene mucho trabajo que hacer…
―Siempre la excusas… ― Comenta Sonya silenciando a Lena ― Pero no hay que hablar de ella, ¿Por qué estabas así?
―Katy quiere conocer a su “padre” y saber por qué no está con ella, con nosotros… ― Comenta ― Y además quiere que vaya a la reunión de padres, ¿Cómo le explico que recurrí al método de fertilización In Vitro para concebirlas a ella y a su hermana? ¿Cómo le digo que no tiene padre?
Sonya comprende la situación complicada en la que se encuentra su hermana pero poco puede hacer por ella así que sólo la abraza fuertemente para que no se sienta sola y desprotegida.
―Calma… ― Acaricia los rizos pelirrojos de su hermana ― Creo que deberías empezar a explicarle que… Bueno, ella si tiene un “padre” pero que ha nacido gracias a la ciencia porque no querías una relación con él pues amabas a su madre Samanta…
― ¿Te refieres a acabar con sus ilusiones sobre que tiene un padre en algún lugar pero que nunca podrá conocerlo? No está preparada.
―No, sugiero que le digas que esta es su otra madre porque su papá es en realidad una mujer y que su relación contigo no funcionó y que las abandonó a su suerte… No sé algo que la haga desilusionarse.
―Eso es muy cruel.
―No lo digo para que lo hagas, estoy tratando de darte una idea… ¿Por qué no le dices que cuando dos personas saben que su amor ya no es suficiente, deben separarse para rehacer sus vidas? O puedes decirle que…―Su mente tiene una descabella idea ― No sabía de su existencia pues se separaron cuando jóvenes y que no tenía mucha experiencia ni madures para hacerse cargo de ella pero que de su amor surgió ella, o que su padre murió en un accidente.
― ¿Me estás diciendo que le diga que su padre está muerto?
―No, yo…
― ¿Entonces qué? No sé qué hacer, sabía que un día haría esta pregunta pero no pensé que sería tan pronto…
―Entonces puedes mostrarle está foto… Explícale que no has tenido una relación con ella y que su concepción ha sido por medio de la ciencia, que fue concebida de manera diferente a la de los otros niños, que sé yo, invéntale un rollo psicológico, eres psicóloga… Pero si prefieres mentirle…― muestra la foto que Lena conserva como un tesoro ― además nunca conocerá a la persona o ¿sí? ― La idea de darle la foto a la pequeña para que tenga un recuerdo de su “padre” le resulta muy tentativa.
― ¿Sugieres que le invente que su “padre” no está con nosotros porque murió…Que viaja mucho como su madre Sam…?
―Lena, tu puedes decirle lo que quieras porque es tu decisión… Pero sea lo que sea que le vayas a decir, verás que Katy lo comprenderá porque es una niña muy inteligente pero además te ama porque eres su madre y cuentas con el apoyo de todos nosotros…― Sonya le abraza de manera reconfortante para darle fuerza a su hermana pues sabe que con los cambios hormonales se siente insegura y frágil.
―Gracias por estar conmigo.
A pesar de que Lena defiende a Samanta está empezando a dudar sobre su entrega hacia su vida familiar pues es ella quien debe estar a su lado para decidir sobre lo que le va a decir a su pequeña, está comenzando a ver con ojos más críticos el comportamiento de su esposa y puede ver que no tiene ninguna clase de compromiso hacia con ella y sus hijas pues todo lo decide ella y es entonces que comprende porque su familia y amigos no gustan de ella.
Pero ahora que comprende un poco más, ¿Qué va a hacer? ¿Le dará esperanzas a la pequeña Katy alentando su estado de ánimo mostrándole la foto que tiene e inventándole mentiras o destruirá sus deseos de conocer a su “padre” diciéndole la cruel verdad?
―Y déjame decirte que el “padre” de Katy está muy guapo en esta foto a ver cuándo nos lo presentas… ― Lena sonríe ante su comentario y le reprende.
―Sonya… Deja de hablar así o le diré a Iván.
―Está bien me callo… Pero eso no le quita lo atractivo.

avatar
liuribe21

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2015
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Mensaje por liuribe21 el Miér Mayo 27, 2015 11:46 pm

Capítulo 2 La fotografía, su mayor tesoro

La idea de contarle la cruda verdad a su hija le resulta desalmada por la forma en que Sonya se la plantea pero no puede negarla después de todo porque es cierta, ella misma es la que ha decido concebir a sus pequeñas por medio de la inseminación artificial sin detenerse a pensar en las posibles consecuencias que esto ha podido traer cuando le preguntasen dónde está su padre y por qué no está con ellas pero a pesar de ser psicóloga no ha pensado ni previsto que tan doloroso o traumático puede resultar para sus pequeñas no crecer con una figura paterna a su lado pero después de todo, eso aunándole que tienen dos madres.
Su felicidad le ha cegado desde el principio y no le ha permitido pensar que un día, las preguntas tan temidas llegarían pero ha creído que no lo harían tan pronto aunque Katy ha llegado a una edad en la que se ha vuelto un poco más observadora y tiene noción de las mentiras y verdades que están en su entorno notando y resintiendo la ausencia notoria de una de sus madres porque ella misma resiente la falta de apoyo de Samanta en ese momento.
Poco puede hacer para aliviar el dolor de sus pequeñas pero si les miente, sabe que las dañará más pues nunca conocerán a la persona que ha ayudado a darles la vida así que está atrapada entre la espada y la pared, ¿Qué puede hacer?
Mira la fotografía en sus manos, su mirada se clava en la de la persona de la foto y sin saber por qué, se siente tan segura y protegida con las sensaciones que le despierta mientras piensa en lo afortunadas que serían sus hijas al tener una madre como ella a su lado.
Sin percatarse del tiempo, la hora de la comida ha llegado así como la hora de salida de Katy y no se da cuenta de que una pequeña cabecita rubiecita se asoma por la puerta de su habitación hasta que se acerca sigilosamente delante de ella.
―Mamá… ¿Quién es? ― La curiosa niña ve con ojos curiosos a su madre y con gran interés a la persona que aparece en la fotografía que su madre sostiene entre sus manos con mucho cuidado y cariño.
―Katy, yo… ― Lena se sorprende al ver a la pequeña delante de ella preguntando por la persona que curiosamente es su “padre”.
― ¿Quién es la persona de la foto, mamá? ¿Es amigo tuyo?― Katy señala la foto en sus manos.
―Sí… No… Eh, es alguien... No le conoces ― Balbucea nerviosa intentando levantarse de donde ha estado sentada durante horas.
―Anda dime quien es… ― Suplica interesada y curiosa pero Lena ha guardado la foto en el pequeño baúl.
―No es nadie importante…
―Parece que sí, tú le veías de una manera especial, ¿Por qué? ― detecta cierta mentira en su voz y Lena sabe que su pequeña es muy inteligente y no puede engañarla con facilidad.
―Eh… Es parte de un recorte que… Es sobre una… ― Balbucea con dificultad y cambia el tema dándole la espalda para que no vea donde oculta el pequeño baúl intentando despistar a Katy ― ¿Tienes hambre? Iré a calentar la comida ― Camina hacia la puerta y la abre mientras gira el rostro para ver a la pequeña.
―Sí, tengo un poco… ― Katy ve salir a su madre caminando tras ella y se asegura de verla bajar la escalera mientras inventa una excusa para volver a la habitación de su madre ― Iré a guardar mis cosas ― le anuncia cuando ve a Lena ir a la mitad del trayecto de la escalera.
Camina con sigilo y voltea hacia atrás para asegurarse de que no pillen en su “saqueo”, abre la puerta de madera roja y se escabulle dentro de la ordenada habitación pero no cierra la puerta completamente; comienza a buscar el baúl donde sabe que está la foto.
Sabe que su madre no es tan obvia al ocultar las cosas pues ya ha buscado en el lugar más indicado, “Seguramente la pondría el armario pero eso se sabe con facilidad… Si fuera mi madre, ¿Dónde pondría algo tan importante?” Mira por el lado donde duerme su madre y ve el pequeño cajón de la mesita de noche y chasque los dedos con el gesto triunfante de toda una detective.
―Aquí estás… Veamos… ― Toma el pequeño baúl y lo abre pues Lena ha olvidado cerrarlo con llave, remueve lo que parecen algunas cartas y recuerdos importantes de juventud ― ¿Quién eres tú?... ― Su mirada inocente cobra un brillo de interés al escudriñar los rasgos de la persona que aparece en la foto.
Puede notar en efecto que es la persona de la fotografía es rubio o mejor dicho rubia pues se percata de que es una mujer muy atractiva pero que además tiene la sonrisa más franca que pudo haber vito y que le hace confiar en ella sin dudar a pesar de que no le conoce y de que su madre quiere mantenerle en el más absoluto secreto con el mayor de los recelos pero lo que más llama su atención es el color de sus ojos pues es de una tonalidad parecida a los que ella posee pero su inocente pensamiento le hace pensar que tal vez ha sido un amor de juventud de su madre.
―Es muy guapa… ― Pasa la mano por el rostro de la persona de la fotografía y le da la vuelta al sentir el relieve de unas letras ― J. V. 1998… Exp. 0482, ¿Qué es esto? ― Talla las letras como si le fuesen a revelar su verdad.
―Katy, la comida está lista, baja para que te laves… ― La voz de su madre le hace sobresaltarse y nerviosamente soltar la foto que cae al piso de mosaico.
―S… Sí, ya voy mamá… Dame un minuto… ― Toma los papeles regados en la cama, que ha esparcido buscando la foto y trata de colocarlos como estaban ― Tal vez mi mamá te quiso mucho… ― Piensa dulcemente sin sentirse celosa como cuando alguno de los padres solteros o divorciados de sus compañeros se acercan a su mamá Lena en plan de conquista.
Coloca de nuevo el pequeño baúl en el cajón de la mesita de noche y trata de ser tan silenciosa como el viento al salir de la habitación de su mamás, camina hacia su habitación y se cambia el uniforma por ropa más cómoda lo más rápido que puede para que su mamá no vaya a buscarle.
―No has comido nada, cariño, ¿no te ha gustado la comida? ― Observa Lena al ver que la pequeña Katy solo revuelve los espaguetis de su plato.
― ¿Eh? ― Su pequeña mentecita ha estado viajando pero más que eso ha estado pensando en la persona de la foto ― ¿Decías algo mamá?
―Dije que si no te ha gustado la comida, ¿te pasa algo?
―No… ¿Entonces mamá Sam no ira a la reunión de padres y maestros? ―Pregunta curiosa moviendo el cubierto en el plato.
―Lo más seguro es que no, pero no te preocupes yo iré contigo…
―Es que no es lo mismo, yo te quiero mucho pero…
―Sabes que soy yo quien siempre te acompaña…
―Quisiera al menos conocer a mi papá aunque no me acompañe, ¿no tienes alguna fotografía? ― Pregunta ilusionada con ojitos brillantes levantando su mirada para ver a su madre y tratar de convencerla.
―No me mires así, no pongas esa cara de cachorrito regañado ― intenta bromear girando el rostro.
―Es que yo quiero saber si tiene el mismo color de cabello que yo, si tiene los ojos azules como yo… Me gustaría jugar con él, saber qué es lo que se siente poder hacerlo… ― Su voz se quiebra un poco ― Poder abrazarlo, decirle que lo quiero, llamarle papá…
―Katy, sabes que…
―Mamá siempre es lo mismo… Al menos dime si es que tengo uno ― ataja Katy algo triste haciendo un puchero que Lena no puede resistir.
―Katy, no sabía que te sentías así… Sí, tienes un papá, esto es algo difícil de explicar para mí… ― Acaricia su abultado vientre mientras le acaricia la mano a su hija atrayendo totalmente su atención ― Ven, te mostraré algo.
Ambas se levantan de la mesa y Lena guía a Katy hacia su habitación, la pequeña le observa curiosa y le dedica una mirada muy brillante e ilusionada; al entrar la sienta sobre la cama y busca el pequeño baúl que ha guardado con tanto misterio, Katy le observa a detalle pues es el mismo baúl que ha revisado pero no ha encontrado nada más que cartas y la foto de la persona misteriosa que su madre ha observado con ojos enamorados pero nada que le dé un indicio de su padre, a menos que…
―Mira… ― Sostiene la foto contra su pecho y algunas lágrimas resbalan por sus mejillas ― Esta es la persona que me ha ayudado a concebirte… Esperaba que tuvieras mayor edad para poder decirte esto y que pudieras tomar tus propias decisiones pero creo que ya es tiempo de hacerlo, sólo espero que comprendas ― Le muestra la foto y es la misma persona que ha visto cuando ha registrado el baúl.
Su cabeza da vueltas y un mar de preguntas giran en ella, no logra entender aquello y una expresión confusión aparece en su rostro, toma la pequeña fotografía y la examina minuciosamente; hay muchas cosas que ahora comprende después de que ha observado la foto, no ha sido una coincidencia que tiene el mismo color de ojos y cabellos hasta puede notar cierta similitud en los rasgos de su rostro, levanta la mirada hacia su madre buscando una explicación.
―Ella es tu madre.
― ¿Pero…? ― Su confusión es muy evidente.
―Verás, yo no tengo ni tuve alguna relación con ella… Te explicaré, ella simplemente me prestó un poco de su semilla para plantarla en mi jardín y así es que naciste tu pero para que eso fuera posible tuve que recurrir a la ayuda de la ciencia.
― ¿De la ciencia? No entiendo.
―Eso se llama inseminación In Vitro, es cuando con un tubo llamado probeta insertan la semilla aquí ― acaricia su vientre ― y debemos esperar nueve meses para que se forme el bebé que nacerá en el hospital, que es a donde lleva la cigüeña a los bebés.
― ¿Así es como se hacen los bebés? ¿Por la incensación In Vitro? ― Pregunta inocentemente Katy.
―Mmm, no todos los bebés… Es todo un proceso que todavía no puedes comprender pero cuando seas mayor sabrás mejor cómo se forman los bebés, lo único que te puedo decir es que yo… Bueno, fui a un lugar donde hay muchas semillas de muchos papás pero escogí la semilla de ella para poder concebirte y me alegra haberlo hecho porque gracias a ella, te tengo a ti.
― ¿Pero porque no está contigo, con nosotros? ¿Sabe que soy su hija? ― Pregunta inocentemente viendo con admiración la foto de su “padre”.
―Bueno, porque yo estoy con tu mamá Sam y la quiero mucho y bueno en realidad no sé pero creo que si sabe que tiene hijas ― comenta Lena de manera dulce tratando de no matar las ilusiones de su pequeña mientras le acaricia la mejilla.
―Sí, lo sé pero, ¿Por qué no está aquí? ― Insiste curiosa.
―Porque… Bueno, ella... ― Se ha quedado sin palabras ― Ella sólo ha querido ayudarnos a tu mamá Sam y a mí para que podamos tenerte con nosotros…
― ¿Cómo ha ayudado ella? ― Katy la ve confusa y triste.
―Pues ella ha aportado lo que ha ayudado para que vinieras al mundo, su semilla como ya te dije para que la plantaran en el jardín de mi vientre como lo hizo con tu hermanita ― Toma un mechón de cabellos rubios y los observa detenidamente ― pero estoy segura de que si te quiere y estaría orgullosa de tener una hija como tú, de es no tengas dudas ― trata de consolarle.
― ¿De verdad? ¿Lo estaría? ― Las últimas palabras de su madre le hacen recuperar el ánimo y sonríe sintiéndose orgullosa de sí misma.
―Claro que si mi amor, eres una hija maravillosa… ― la invita a sentarse en su regazo mientras le besa la frente ― y si quieres algún día buscarla y conocerla, te apoyaré y te ayudaré en todo lo que esté en mis manos
― ¿Sí, lo harías? ― Katy no puede contener la felicidad a pesar de que las cosas resultan un tanto confusas para su pequeña mentecita que no puede procesar todo pero le regala una sonrisa brillante a su madre, quien puede jurar que es idéntica a la de su “padre” cuando está muy feliz y ha conseguido lo que quiere.
―Creo que tienes su sonrisa… ― Comenta Lena orgullosa sintiendo que se mueve un poco el pequeño ser en su vientre, quien al parecer está escuchando y está igual de feliz que su hermana mayor ― ¿Lo has sentido? Se ha movido…― Toma la pequeña mano de su hija, quien le sonríe y la coloca sobre su vientre, madre e hija disfrutan de tan hermoso acto “esto es lo que te pierdes Sam… El crecimiento de nuestra hija y las manifestaciones de la bebé…” Piensa triste.
― ¿Puedo saber cómo se llama? ― Levanta su tímida mirada hacia su madre.
―Bueno, eso es un poco difícil… ― Toma la foto y la voltea para ver el reverso con las letras ― Sólo sé que se llama Julia V. pero no hay nada más ― comenta triste ― y esto, creo que es alguna dirección… ― Acerca la foto ― Veré que puedo investigar ― concede al ver la reacción de su hija.
―Te lo agradecería mucho, te quiero mucho mami… ― Se acerca a la mejilla de su madre y deposita un beso en su mejilla, se levanta y camina hacia la puerta pero la voz de su madre le detiene.
―Katy… Ven ― la pequeña obedece y se acerca ― toma, es tuya ― le entrega la foto y la niña salta de la emoción ― creo que es hora de que la tengas tú…
―Gracias mamá…
Lena ve salir a la pequeña con rumbo a su habitación, su semblante es más alegre y se muestra más feliz pues sabe que tiene un “padre” en algún lugar que la quiere y puede estar orgullosa de ella.
Katy no ha entendido mucho de lo que ha dicho su madre sobre los bebés ni sobre eso que ha dicho sobre la inseminación su mente está confundida pero ahora que sabe que tiene un “padre”, no le importa lo que digan sus compañeros envidiosos pues ella es feliz y ahora no descansará hasta encontrarle y pedirle que quiere conocerle, “está es su dirección o tal vez no, que importa… Haré que venga para poder conocerle”, piensa viendo la foto que su madre le ha obsequiado y da saltos de felicidad sobre su cama dejándose caer completamente embriagada y extasiada de felicidad.

avatar
liuribe21

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2015
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Mensaje por liuribe21 el Jue Mayo 28, 2015 1:53 am

Capítulo 3 La inocencia de una carta

Es domingo por la tarde, la familia de Lena se ha reunido en casa de sus padres para festejar el día familiar, han asistido sus hermanos y sus sobrinos además de sus primos; toda la familia está esparcida por la enorme casa, los niños están jugando videojuegos en la sala de estar mientras que los adultos están conversando en pequeños grupos dispersos por el jardín y la cocina.
―Es el colmo, Lena, mira que hemos tenido paciencia y esa ingrata de Samanta no se toma la molestia de venir y al menos saludar ― le reprende Sergey bebiendo un poco de cerveza de su vaso rojo.
―Tenía que ir a trabajar…
―Excusas, siempre excusas, no se preocupa ni por su hija ― interrumpe Inessa un tanto molesta.
―Bueno, bueno, dejémonos de reclamos que estamos a aquí para divertirnos como familia, ¿no? ― Interviene oportunamente Sonya para que no comiencen una discusión familiar.
―Sonya tiene razón, comencemos con la parrillada que ya tengo hambre ― secunda una mujer mayor de cabello negro con algunos destellos platinados por las canas, la abuela Nadezha.
―Está bien, está bien ― Sergey le habla a Vasily, su hijo para que le ayude a traer la carne para colocarla sobre la parrilla.
La tarde transcurre divertida para toda la familia, las mujeres han hecho un pequeño círculo para platicar y aprovechar para hablar de lo bien que le asienta el embarazo a Lena mientras cuidan de los niños, quienes juegan a perseguirse excepto Katy, quien se ha apartado y está en la barra de la cocina haciendo un “proyecto” escolar muy concentrada.
― ¿Qué estás haciendo, pequeña? ― Su tía Sonya se sienta a su lado.
―Estoy escribiendo una carta ― responde restándole importancia a la presencia de su tía ― si quiero enviarla por correo, ¿debo pegarle una estampilla? ― Pregunta inocentemente mostrándole el sobre.
―Depende de donde la vayas a mandar, pero ¿Por qué lo preguntas? ― Toma el sobre y lee la dirección con trazos muy infantiles.
―Es una tarea del taller de ortografía, la enviaremos para tener amigos por correspondencia.
―Haber déjame hacer unas correcciones ― le quita la pluma y reescribe la dirección ― ahora sí, está lista para ser enviada ― le sonríe y revuelve sus cabellos ― ¿A quién se la vas a enviar?
―A alguien en Portugal ― comienza a hacer dobleces y coloca el papel doblado dentro del sobre ― ¿me puedes ayudar a enviarla? ― Pregunta con un ligero puchero inocente y su tía no puede negarse.
―Claro que sí ― toma el sobre y la coloca en su bolsa pero al hacerlo recuerda que lleva una revista ― mira nada más, había olvidado que la traía aquí.
― ¿Qué es? ― Katy no entiende el porqué de la reacción exagerada de su tía al ver una revista.
―La mejor revista… ¿Puedo contarte un secreto? ― La pequeña le ve cómplice y asiente ― Es una revista donde sale Julia Volkova, ella es mi novia… ― Hojea la revista mientras levanta las cejas de manera divertida.
― ¿Y mi tío Iván? ― Pregunta inocentemente.
―Es mi esposo pero ella es mi “novia”, de manera ficticia como dice tu bisabuela cuando ve sus novelas ― le explica ― ¿verdad que es linda? ― Katy sonríe mientras asiente ― Pero que esto quede entre nosotros porque si no tu tío Iván se enojará ― Katy hace un gesto de cerrar su boca como un cierre.
―Mira tía ― le muestra la foto ― ella es mi mamá… ― Sonríe orgullosa.
―Así que te dijo tu mamá ― susurra y ve la foto detalladamente mientras la pequeña asiente ― mira… ― toma la revista y señala una foto ― siempre le he dicho a tu madre que ella ― levanta la foto de la desconocida ― se parece a este bomboncito.
―Jajaja tía si ella es una persona, ¿Cómo puede ser un bombón? ― Pregunta burlona la niña de manera inocente sin comprender el contexto de las palabras de su tía.
―Ah sí, claro… Es sólo un decir.
“Se parece un poco a… No, no puede ser” piensa Katy al ver algunas fotos de la sesión del reportaje de la revista sobre la futbolista número uno de Rusia y Europa pero no sabe que lo mismo ha llegado a pensar su tía Sonya y su propia madre pues tienen algunos rasgos muy parecidos y decide mostrarle la foto que su madre le ha obsequiado.
― ¿Qué le estás diciendo a mi hija? ― Interrumpe Lena entrando a la cocina.
―Nada, ¿verdad, Katy? ― Responde divertida y algo nerviosa Sonya.
―Katy… ― Lena dirige su mirada a su hija, quien niega con la cabeza y se levanta para ir a jugar y dejar sola a su tía ― ¡Katy! ― Le grita algo divertida pero vuelve su atención a su hermana con expresión de yo no hice nada.
―Mira, Len… Quería mostrarte algo ― toma la revista y se la muestra a su hermana.
Ambas enfocan su atención en las fotos de Julia, donde aparece dominando un balón de futbol en el campo mientras mantiene la concentración vistiendo un pantalón deportivo en color negro con franjas blancas en los lados junto a la camisa de su equipo usando unos zapatos deportivos en color anaranjado fosforescente ; hojean otras páginas y aparece otra en blanco y negro donde Julia viste un par de jeans azules y una camisa en cuello V blanca junto a un suéter ligero de color negro completando su atuendo con un gorro marinero tejido, está sentada en el tercer escalón mientras su pierna derecha está en el segundo y la izquierda en el primero, su brazo descansa en su pierna derecha recargando su rostro en él mientras mantiene la mirada perdida, cosa que le hace ver más atractiva.
Continúan hojeando las páginas de las revistas y encuentran otra foto en un entrenamiento donde está usando un short deportivo en color blanco con la palomita de la marca Nike junto a un jersey deportivo de manga larga con el escudo de su equipo deportivo y un chaleco verde y otro gorro marinero de color negro pero la que más le ha gustado a Lena es donde aparece completamente empapada y descalza usando un par de jeans rotos y desgastados junto a una camisa ligera de mangas cortas levantada mostrando su trabajado y plano abdomen mientras se recarga en la malla de la portería, tanto a Lena como a su hermana se le iluminan los ojos al verla.
― ¡Ya va a comenzar el partido!― sonido de una voz resuena en toda la casa, pertenece a una joven de cabello castaño con ojos miel y de unos 22 años, la prima Dasha, quien anuncia el motivo de la reunión familiar.
―Yo pido mi sofá ― advierte Sergey entrando con otro vaso de cerveza en sus manos.
―Pido centro ― Vasily, un joven pelirrojo con ojos color verde, el hermano de Lena y Sonya arrojándose al gran sofá de piel de color negro acaparando todo el espacio.
―No yo lo pedí… ― Ataja un joven de cabellos castaños y ojos miel, igual que Dasha pues es su hermano, el primo Konstantin.
―Yo sólo quiero ver el partido ― entra silenciosamente un joven de cabello rubio y ojos azules, Iván el esposo de Sonya.
―Futbol… ― Reniegan entrando Inessa y Catalina, una joven rubia y ojos color azul celeste claro, seguidas de los pequeños Nastya, una niña de la misma edad que Katy con cabello pelirrojo y rizado con el rostro lleno de pecas, junto a Pavel, un niño de 6 años también pelirrojo y pecas al igual que su hermana.
― ¿Hoy juega Julia? ― Preguntan Sonya y Lena guardando la revista.
―Sí, por eso quiero ver el partido ― responde Dasha acomodándose en su lugar.
― ¿Julia es la futbolista que dije que era mi novia? ― Entra la abuela Nadezha quitándole el lugar a Vasily y Konstantin, quienes se pelean aun por el lugar.
―Sí, pero es mi novia ― ataja Dasha molesta.
―Te equivocas, querida… Es mi novia.
―No, es la mía ― se une a la pelea Lena.
*** *** ***
La afición le contagia la adrenalina y la siente recorrerle el cuerpo entero, amarra con fuerza sus zapatos deportivos y se levanta, el vitoreo se confunde entre las tribunas y anuncian que es momento de salir a jugar, camina por el largo pasillo que les lleva a la salida tras sus compañeras junto a uno de los pequeñines que les acompañan.
Su rostro muestra una determinación increíble al pisar el campo de futbol, una sonrisa algo soberbia pero ladina aparece en su rostro al escuchar su nombre en todo el ambiente.
―”… Y es impresionante el lleno total que se ve en el estadio, la gran mayoría apoya al Olimpus, en especial a Julia “Lobo” Volkova” ― anuncia uno de los comentaristas de un famoso canal de deportes.
―”Por lo regular así es cuando el “Lobito” pisa el terreno de juego, se puede sentir el gran apoyo que el público le brinda… “― Secunda otro comentarista.
―”Tienes razón, y hablando de ella hay rumores de que dejará la escuadra verde olivo para cambiarse al Galaxy Star de Moscú…” ― Interviene un tercer comentarista mientras pasan en televisión una imagen panorámica del repleto estadio ― “Aunque no se ha descartado su estadía en el Olimpus por otro periodo más, estas negociaciones se han mantenido en total misterio…”
―”Y salen a la cancha para el lanzamiento de la moneda…”
Las jugadoras de ambos equipos aparecen marchando hacia el terreno de juego y la afición enloquece cuando aparece una pelinegra de cabello corto vistiendo el uniforme en color verde olivo compuesto con un short deportivo de ese color junto a un jersey de manga corta del mismo color excepto por una franjas verticales en color negro estampadas en el jersey luciendo su famoso número 20 en su espalda y sus inseparables taquetes de futbol marca Nike en color azul hechos a la medida especialmente para ella, levanta su pulgar y saluda a todos los aficionados desde el centro de la cancha y todos enloquecen.
―”Esa es otra forma de saber que el “Lobito” está en el campo” ― anuncia el segundo comentarista con acento ― “las capitanas se acercan al centro junto al árbitro del partido para escoger cancha o inicio del partido…”
―”Sería una gran pérdida para la escuadra verde oliva si Julia se va…” ― Comenta el tercer hombre.
―”Sí, el Galaxy tiene sino es que a las mejores jugadoras de este lado de Europa y con “Volky”, serían invencibles para la próxima liga de UEFA Champions o la copa Queen, sin duda tendría la mejor artillería…” ― Prosigue el primer comentarista.
Las respectivas capitanas de ambos equipos se aproximan siendo Julia una de ellas, luce su distintiva banda amarilla en el brazo izquierdo mientras se aproxima a la otra capitana para saludarla al igual que al árbitro y entregarle el banderín de su equipo viéndola fijamente esperando que el árbitro lance la moneda para escoger cruz; los resultados salen a su favor y vuelve a saludar a la capitana serbia mientras le toca el codo con la mano izquierda, saluda nuevamente al árbitro después de elegir el movimiento del balón para dar inicio al juego y se aleja para comunicar a su equipo el resultado y ver las posiciones en que jugarán cada una.
―”La alineación ha quedado de esta manera…” ― Muestran el cuadro con las posiciones, nombres y respectivos números de las 11 jugadoras de ambos equipos ― “Y como es sabido, Julia va a la delantera por la banda derecha, buena decisión porque, bueno, en el último partido del equipo verde olivo no les fue también debido a la pequeña lesión de tobillo de Julia aunque debemos agregar que Andrea Merín no hizo tan mal papel ocupando el lugar de Julia…”
Comienzan a calentar los músculos en el lado del campo correspondiente antes de que el partido comience, el rostro de Julia muestra una expresión confiada y decidida a pesar de ver una desventaja en la diferencia de tamaños de las defensas del equipo alemán.
―”Se puede apreciar una gran diferencia en cuanto al tamaño… “― Comenta el primer comentarista.
―”Sí, Pablo pero sabemos que le equipo de el “lobito” no es tan fácil de vencer y menos cuando la alfa está en el terreno de juego…” ― Interviene el tercer comentarista ―”Además, sabemos que Julia es considerada la Messi de la división femenil y ha dejado con la boca cerrada a todos aquellos que dudaban de sus capacidades cuando Urlich Strauss la reclutó a los 15 años en aquel torneo relámpago de preparatorias…”
―”Sí, Marco… Hasta yo dudé de sus capacidades aunque ha superado las expectativas que todos teníamos de ella… Será un gran deleite poder verla al lado grandes figuras de este deporte pues el Galaxy tiene a las mejores jugadoras del futbol femenil…”
―”En efecto Dean, aunque no se ha confirmado este creciente rumor sobre la salida de Volkova pero se rumora que los altos directivos han pagado una jugosa suma con al menos más de nueve cifras por ella más una cuantiosa suma de sueldo…” ― Comenta el Pablo.
Han pasado alrededor de 10 minutos desde que todas las jugadoras están calentando y pateando el balón, la delgada chica de uniforme rojo con guantes toma su posición en la portería del equipo Olimpus mientras las demás se colocan en sus lugares todavía estirándose, Julia camina a paso altivo hacia el centro de la cancha seguida por una joven rubia para que le acompañe a mover el balón.
Las jugadoras del equipo contrario se colocan en sus posiciones y esperan el silbatazo del árbitro del partido, Julia coloca el balón en el césped natural y dedica una mirada hacia su compañera, quien asiente y cuando inicia el partido se adelanta esquivando a las mediocampistas que le cubren el paso, Julia levanta la cabeza y levanta el balón con sus pies burlando a su primera oponente.
*** *** ***
―Es mi sillón ― refuta Konstantin empujando a Vasily.
―Que no, yo tengo más derecho de antigüedad por ser más grande que tu siete años ― le golpea con el dedo índice.
―Es mi novia ― interviene la abuela Nadezha divertida.
―Abuela, tu eres mucho más grande que ella ― apunta Dasha.
― ¿Y eso qué? Puede que le gusten las maduras y no las mocosas entrometidas ― todos ríen pero interviene Sonya.
―No te digo que es mi novia ― ataja Sonya molesta siendo observada por Iván.
―Oh que no, es mía ― responde Lena tomando su abultada barriguita ― hasta vamos a tener una hija ― comenta riendo sin saber que tanta razón tiene.
― ¡Ya! ¡Cállense todos! ― Grita exasperado Sergey ― Que no ven que el partido ya empezó y no dejan escucharlo ― señala hacia la pantalla plana frente a todos.
Se hace un silencio grupal y voltean a ver a Sergey pero como si se han puesto de acuerdo, todos comienzan a discutir nuevamente sin prestar atención al pobre Sergey, quien se recarga derrotado por infantil actitud de su familia.
*** *** ***
El viento sopla fuerte en el estadio, hay una gran concentración en el partido clásico que se están disputando ambas escuadras; Julia burla a dos defensas seguidas nuevamente, levanta la cabeza y pasa el balón a una de sus mediocampistas que le hace señas al estar sola, levanta la pierna hacia atrás y saca un cañonazo hasta la banda izquierda. La joven que recibe el balón, busca penetrar a la zona de peligro en el área chica pero una de las defensas de la escuadra rayada en blanco y negro, quien mete el pie y roba el balón haciendo retroceder al equipo verde oliva mandando el balón hasta la delantera.
―”… Ana la retiene, burla a Domínguez con facilidad y pasa a Salmanca, quien para el balón en la banda derecha, saca centro y… Falla, el balón sale por la el lado izquierdo y es saque de banda…” ― resume Marco.
―”Buena intervención de Jessica, quien saca un pase largo hasta Merín quien se apoya en Cass y se dirige hacia la portería alemana… Pasa a Julia quien recibe con pierna izquierda y emprende carrera hacia el marco… “― Continua Pablo emocionado.
Julia observa las posibilidades de adentrarse en el terreno alemán pero no hay muchas compañeras libres, toma el balón y lo defiende de dos defensas, intenta burlar a última pero en combate cuerpo a cuerpo, la defensa le empuja haciéndola trastabillar un poco pero se estira al resbalar y conserva el balón, se escapa de la enorme defensa y se acerca al área chica de la portería, enfoca su visión a los posibles ángulos de anotación y levanta la pierna.
―”… Ha burlado a la poderosa defensa alemana, se prepara para tirar a balón parado, y ¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!” ― Anuncia emocionado Dean, levantándose a festejar con sus colegas al igual que todo el estadio, quienes vitorean a la jugadora estrella ― “Vemos en la repetición como casi pierde el esférico pero logra recuperarlo… Mira Cazares festeja emocionado al igual que las jugadoras del Olimpus” ― señala en la pantalla.
Se ve a un hombre entre cano saltando de alegría abrazado a su asistente y las cámaras se enfocan a la emocionada afición alzando sus banderas, Julia alza la mano y corre hacia la esquina del campo dando saltos y sus compañeras la siguen arrojándose a ella para tirarla al piso.
*** *** ***
La pelea sobre quien es quien de Julia continúa entre las mujeres al igual que los empujones entre Vasily y Konstantin mientras que los niños, el tío Iván y su abuelo Sergey intentan ver el partido, Inessa y Catalina ignoran los sucesos viendo la revista de Sonya.
Sergey intenta seguir los movimientos del partido cuando Sonya y Dasha se levantan comenzando a empujarse también entre ellas, la abuela Nadezha y Lena sólo observan que la pasión por el partido ha excedido en mucho la afición al deporte.
Todo son gritos y empujones entre los aficionados de la casa Katin que se ha visto desordenada con la alfombra importada cubierta de cerveza y palomitas de maíz mientras la mesita junto a la sala está tirada en el piso con todos los adornos en el piso, todo es caos hasta que un grito se escucha en toda la sala.
― ¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL! ― Gritan Sergey, el tío Iván, los niños, Inessa y Catalina que se han visto contagiadas por la emoción.
Todos los que están discutiendo y peleando voltea a ver a la abuela Inessa y a la tía Catalina, quienes se han ruborizado por la atención extra que tienen.
― ¿Qué? La pasión y emoción del futbol se contagia ― se justifica Inessa hablando por ella y Catalina.
― ¿De quién fue? ― Pregunta Lena volviendo la mirada a la pantalla viendo la repetición de la jugada sin creer una sola palabra de su madre y cuñada.
―Que pronto ha caído el gol ― comenta Vasily sujetando a su primo por el cuello del jersey deportivo alusivo al equipo Olimpus.
―Que jugada ― admira Konstantin sujetando a su primo.
―Y se han perdido casi la mitad del partido ― prodigue Sergey.
Todos dejan de discutir y se sientan frente a la pantalla para ver el partido escuchando los comentarios y narraciones de los comentaristas del canal de deportes.
―”…Mira Cazares festeja emocionado al igual que las jugadoras del Olimpus”.
―”Esta es la clase de jugadas que hacen emocionante al futbol soccer, creo que si el “lobito” se va del futbol portugués se acabará la emoción en este en Portugal…”
―”No, todavía hay jugadoras de alta calidad que tienen mucho potencial, creo que si Julia se va es porque quiere subir al siguiente nivel en su juego, mira que ha estado lejos de su país natal mucho tiempo… Tal vez le aporte un nuevo estilo de juego al clásico juego ruso…”
― ¿Julia regresa a Moscú? ― Preguntan al unísono los revoltosos miembros de la familia.
―Todavía no se confirma ni se niega ― responde Pavel.
―El señor dijo que tal vez si ― termina Katy.
― ¿Ven lo que se pierden por sus tonterías? ― Pregunta Sergey indignado por no poder ver bien muy disputado partido.
*** *** ***
El cuadro alemán se ve un poco desilusionado pero su entrenadora les aplaude y les grita instrucciones mientras caminan hacia el medio campo para mover el balón después de la anotación burlando a las mediocampistas, se filtran hasta el terreno peligroso de juego; Julia corre tras una de las veteranas jugadoras e intenta marcar a la que recibirá el pase saltando y robando el esférico cuando cabecea pero lo envía fuera para realizar un saque.
―”… El ritmo del juego no ha disminuido en estos casi treinta minutos del partido pero el Olimpus no ve la suya para el segundo gol, el cuadro alemán aunque creo que no permitirán el segundo gol “― Resume Marco.
El saque de banda corresponde a al cuadro alemán, la mediocampista de la banda izquierda busca un hueco en la defensa del equipo portugués aunque todas sus compañeras tienen una marca casi doble así que se arriesga y lanza el esférico hacia la esquina izquierda cuando la delantera de su equipo se desmarca y burla a la escuadra del Olimpus.
―”… Me resulta imposible creer que el Olimpus esté sobre el Hamburgo, pero de acuerdo con las estadísticas el cuadro verde oliva ha dominado la mayor parte del partido y ha conservado el esférico más tiempo…” ― Comenta Pablo.
―”No es del todo sorprendente porque el “Lobito” Volkova, está en el terreno de juego… La guardameta Sibrian despeja un pase largo hasta Salamanca, quien retiene y burla a Hainz, llega hasta la mitad del campo y busca a Volkova, quien burla y pide el balón…” ― Prosigue Dean.
Julia se ve rodeada de jugadoras alemanas, intenta pasar el balón pero no hay nadie a su alcance así que hace lo que más le ha dado fama, domina el balón con los pies y lo lanza sobre la incontenible defensa alemana esquivándolas y burlándoles, les adelanta unos tres metros y se encuentra frente a la más experimentada de las guardametas, quien intenta detenerla esperando el mejor momento para “barrerse” por el balón o atraparlo en sus manos.
―”Esto es lo que esperábamos, un enfrentamiento entre Volkova y Pataky, sabemos de buenas fuentes que esta defensa ha detenido a cualquiera que intenta pasar a su portería…”― Comenta Pablo algo emocionado.
*** *** ***
Todos en la casa Katin esperan si Julia podrá pasar a la enorme guardameta y se forma un silencio tenso, Katy se ha quedado pensando en las palabras de su tía Sonya y no pierde detalle de los movimientos de la jugadora estrella, sus gestos y rostro se le asemejan a la persona en la fotografía y ahora más que nunca desea que la casta llegue a sus manos para poder conocerla, es cierto que la admira como jugadora profesional de futbol pero ya que ha buscado y encontrado mucho parecido con su “padre”, la emoción por conocerle ha aumentado.
La tensión en la sala aumenta cuando Julia se perfila para disparar pero la enorme guardameta se aproxima hasta ella y cubre su visión de disparo lanzándose a sus pies pero Julia la burla saltando por encima de ella pero esto ocasiona que al pisar el suelo cubierto de césped, su pie se doble y haga una mueca de dolor pues se ha lastimado otra vez aunque con la portería libre puede tirar.
―”… Volkova se perfila para tirar a balón parado sin Pataky que la defienda, levanta la pierna y dispara… ¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL! ― Grita Dean claramente emocionado.
Y como el comentarista y los aficionados en el estadio, los miembros de la familia Katin se levantan y festejan agitando los brazos y gritando de la emoción, Lena se acaricia el vientre y voltea a ver a su pequeña que no despega la mirada de la pantalla viendo la repetición de la jugada y sonriendo enormemente.
―”… Y con esta anotación, la primera mitad del partido termina, gran desempeño ha demostrado el “Lobito” Volkova aunque al parecer se ha lastimado con esta jugada” ― Señala al ver que la guardameta ha hecho que Julia caiga al suelo cuando intenta detener el disparo.
Todas las mujeres de la sala se cubren la boca al ver la mueca de dolor de Julia tirada en el césped y los médicos se dirigen a revisarla para ver que todo esté bien, Lena reza mentalmente para que nada le pase a Julia, SU Julia.
*** *** ***
El dolor es intenso en el área del tobillo, ha regresado su malestar ha regresado pero no puede darse el lujo de dejar nuevamente solo a su equipo, no sabe cómo hará pero terminará el que será su último partido al lado del Olimpus.
―”… Esto es un duro golpe al juego, en especial al Olimpus pues perderá a una jugadora valiosa” ― señala Dean.
―”Esperemos que no sea nada de gravedad “― comenta Marco al ver como sacan a Julia apoyada en el hombro de uno de los asistentes del equipo y apoyando lo menos posible el pie izquierdo.
Julia levanta el pulgar en señal de que todo está bien para calmar a las molestas tribunas mientras se dirigen a los vestidores para ver las nuevas estrategias de juego.
― ¿Cómo está ese tobillo, Julia? ― Pregunta el médico del equipo.
―Me duele un poco ― hace un gesto de dolor cuando el médico le mueve un poco el tobillo y lo gira para desentumecerlo.
― ¿Puede jugar el segundo tiempo? ― Pregunta el DT.
―Depende… Yo aconsejaría que se tomara un descanso, ya una vez se lastimó y pues lo mejor es dejarle reposar ― recomienda el robusto hombre acariciando su graciosa barba larga ― pero todo depende de Julia, si ella quiere seguir pues no la detendré pero si les voy a advertir que si no hay reposo, la lesión se va a agravar más y terminará con su carrera deportiva ― advierte con aire preocupado.
― ¿En serio? ― Pregunta Julia algo preocupada.
―Puedo hacer un vendaje apretado pero eso sólo resistirá un poco, sólo podrías jugar alrededor de quince minutos, no más ― procura colocando la venda en el tobillo y pie.
― ¿Cómo ves, Julia? Es tu decisión pero no quiero que te pongas en riesgo, esto es sólo un partido que puede costarte la carrera ― señala el DT preocupado.
―Jugaré al máximo para conservar y darles la ventaja a las chicas ― decide viendo a sus compañeras con gesto preocupado.
―Deberías descansar, ya nos diste la ventaja y lucharemos por defenderla en tu honor por el último partido ― se acerca Andrea, una joven morena colocando su mano en su hombro.
―Salgamos a dar lo mejor, se lo debemos a la capitana ―motiva Salamanca, una joven rubia.
Las jugadoras del Olimpus salen con rostro decidido para ganar el segundo tiempo para apoyar a su capitana lesionada.
―”… Con Julia lesionada, creo que la estrategia es contener los ataques de la artillería alemana, quienes se ven más confiadas con Julia en ese estado…” ― Comenta Marco.
―”Yo creo Marco, que esa fue la estrategia de ellas desde un principio aunque el Olimpus no se dará por vencido tan fácilmente y eso lo sabemos porque así pasó en un partido contra el Lisboa hace un par de meses…” ― Comenta Pablo.
*** *** ***
La familia Katin está un poco molesta al ver que el árbitro no marcó nada por la lesión de Julia y alegan diferentes palabras aunque moderando su lenguaje por los niños.
Katy al igual que Lena, se muestra preocupada por la lesión de Julia aunque se calman cuando sale al campo aplaudiendo y mostrando el pulgar para manifestar que todo está bien.
―Al parecer no fue nada grave ― comenta Sergey bebiendo de su vaso un poco de cerveza.
―Menos mal, así se mantiene el nivel del partido ― secunda Vitaly comiendo palomitas.
―Pobre, tal vez está lastimada… Aunque a mí no me molestaría ir a cuidarla Jajaja ― comenta Sonya ante la mirada molesta de su esposo Iván ― sólo bromeo querido ― repone al ver a su esposo.
―”… Inicia el segundo tiempo, Klauss pasa a la defensa del Olimpus pasando a Schleiss, que controla y pasa balón largo hacia el área chica pero Salamanca recupera para el Olimpus… ― Narra Marco.
Todos vuelven la atención hacia la pantalla siguiendo cada movimiento y Lena puede sentir las pequeñas manifestaciones de su pequeña en su vientre como si estuviese atenta en el partido siguiendo los movimientos de su “padre”, así que acaricia la zona en la que se mueve de manera circular para calmarle pues le lastima un poco su pequeña excitación.
*** *** ***
Han pasado casi quince minutos desde el inicio del partido y con Julia lesionada, el nivel del contraataque del equipo portugués ha bajado un poco pues el equipo alemán ha aprovechado esto.
―”La delantera alemana no da respiro al cuadro verde olivo, pase largo para Klauss que retiene y sigue por la banda izquierda, pasa a Merín pero se detiene ante Sibrian que recibe el esférico para despejarlo hasta el medio campo hasta Domínguez… Cazares pide cambio y entra Alira por Salamanca, quien sale aplaudiendo…” ― Comenta Pablo.
―”Continúan a balón parado, Domínguez retiene y burla a Hainz para pasar a Alira, la novata del Lisboa…” ― Prosigue Dean.
―”Es buena la novata, una adquisición muy bien pensada… La joven chica tiene futuro en este deporte y pareciera seguir los pasos de Volkova…” ― Añade Marco.
―”Al parecer Volkova si se lesionó porque su intervención en esta segunda mitad no ha sido muy activa… Merín se perfila y saca tremendo cañonazo hacia la portería alemana… Por poco, pasa rozando el poste derecho y es saque de Pataky, lo manda hasta la otra mitad… Esta guardameta es de las más experimentadas en estos terrenos, me pregunto cómo se siente al enfrentar a una de sus compañeras de hace tres años cuando Volkova jugaba para el Hamburgo…” ― Comenta Dean.
Julia sigue cada una de las jugadas para no agotarse tanto pues si fuerza la presión en su tobillo sabe que la sacarán, ve la oportunidad cuando Alira roba el balón y deja atrás a dos de las defensas alemanas en el medio campo y le pasa el balón, con clara ventaja, Julia se dirige hasta la portería pero se encuentra con la última defensa y esta no le deja pasar así que es un encuentro cuerpo a cuerpo donde sabe que tal vez perderá pero no quiere irse sin anotar otro gol o dejar más ventaja a su equipo.
La enorme defensa se aproxima mientras Pataky le da órdenes de no dejarla pasar y Julia decide ir por la banda izquierda pero la defensa la empuja y hace que trastabille pero se empuja con su mano para no caer al césped y lanza el balón por encima de la defensa burlándola y lanzándose al ataque, sabe que no alcanzará a llegar así que se prepara y levanta el balón para hacer una famosa “chilena” pero esta no entra en la esquina porque la defensa le empuja y le mueve el ángulo de disparo, el balón rebota en el travesaño y le queda a Merín que aprovecha y saca un zurdazo imposible de atajar para la guardameta Pataky.
―”… Increíble, burlada… Volkova sigue pero, Hainz no se rinde sin luchar y ¡Oh Dios! Volkova lanza una chilena pero cae al piso y no logra la anotación… Aguarden era pase para Merín, quien dispara de zurda y ¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL!” ― Salta emocionado Marco.
―”Ha caído el gol pero a un costo muy alto, al parecer el “Lobito” Volkova no es como los gatos porque ha caído y se ha lastimado el hombro…” ― Señala Pablo y se enfoca la imagen de Julia quejándose del dolor.
*** *** ***
―”Ha sido una falta aunque el árbitro no la ha señalado como tal, sacan a Julia en camilla… Aunque su actuación ha sido formidable y sale al minuto treinta y uno del segundo tiempo” ― Comenta Dean.
― ¿Por qué no marca? ¿Qué no ha visto que fue a propósito? ― Señala Sergey molesto levantándose del sillón.
―Está ciego, sáquenlo ― ataja la abuela Nadezha molesta.
Todos se quejan y Katy está preocupada por su “padre”, Lena también aunque prefiere no mostrarse como tal pues sabe que sólo es una futbolista famosa y no tiene que preocuparse de más.
La imagen en pantalla muestra a Julia dando la banda amarilla a su compañera Merín para que supla su lugar en el equipo, a muchos no les parece pero poco pueden hacer y sólo reclaman al igual que los miembros de la familia Katin.
El partido continúa aunque el nivel de juego ha bajado un poco pero el equipo alemán ha intentado aprovechar la salida de Julia para dominar aunque el cuadro verde oliva no cede.
―”Muchos pensarían que la salida de el “Lobito” Volkova sería la ruina para el Olimpus pero se defienden bien… Alira roba el esférico y burla a Hainz pasa a Merín, quien saca cañonazo de derecha pero es detenido por Pataky…”― Comenta Marco ― “Pataky despeja largo pero suena el silbatazo final…”
―”Ha sido un gran partido… A pesar de la salida de el “Lobito” Volkova…” ― Prosigue Dean.
La cámara enfoca a la banca del Olimpus y se puede ver a Julia sentada con una chamarra deportiva de su equipo con colores verde olivo y negro, saludando a la afición en televisión y Katy puede sentir una conexión especial cuando Julia mira fijamente hacia ella aunque no le mira fijamente siente como si no hubiera mucha distancia entre ellas y sonría saludando también.
Todos los adultos se levantan contentos y satisfechos con los resultados mientras se van hacia el jardín después de apagar la pantalla pues ahora viene la premiación y la entrega de la copa además de unas entrevistas, Katy cierra sus ojos y cruza los dedos para que la carta llegue a manos de su “padre” lo más pronto posible.
*** *** ***
Han pasado cerca de dos días después del juego final de la copa, Julia camina hacia el aeropuerto seguida de su representante consiguiendo evadir a los periodistas, va contenta pues sabe que volverá a Moscú y podrá ver a sus padres debido a que lleva cerca de un año sin verlos y recuerda que tiene que pasar a la clínica de su amigo para ver cómo van las cosas, sabe que tal vez el número de sus hijos ha incrementado cuantiosamente aunque le ha dicho a Andrei que deje de dar su esperma pero le gusta pensar que ayuda a algunas personas a tener lo que ella desea pero no tiene aunque sus padres la han presionado para que se case o al menos que les de un nieto para poder jugar cuando aún pueden hacerlo pues le hace falta alguien a quien consentir y mimar.
El vuelo le resulta un tanto cansado pero ya está en casa y puede disfrutar del frío clima de su ciudad natal que tanto ha extrañado y lo primero quiere hacer es tomar un baño antes de ir a ver a sus padres y asistir a la conferencia de prensa para anunciar la noticia de que jugará para el Galaxy Star de Moscú ahora así que se dirige a su departamento; carga su pequeña maleta deportiva en su hombro derecho después de bajar de su alfa romeo en color azul y busca las llaves en su chaqueta negra llevando la correspondencia que ha recogido de su casa en Portugal y que no ha abierto.
Deposita las llaves en la mesita de noche y cierra la puerta con un empujón de su pie mientras tira la maletita y se sienta en el mullido sofá rojo, se sienta y comienza a pasar los sobres de la correspondencia.
―Cartas de los fan, luego las leo ― las coloca en la mesita ― Aviso, suscripción… Bla bla bla, lo mismo… ¿Qué no hay nada interesante? ― Busca y rebusca hasta que cae un sobre un tanto peculiar ― ¿Y esto? Julia V. de Ekaterina Katina… ― Lee en letras de trazo infantil ― Sé que tal vez no sabes quién soy pero yo sí, le he preguntado a mi mamá y nunca me ha dicho nada hasta hoy y es que creo que tú eres mi padre tal vez te suene loco pero creo que así es y aunque me ha dicho que me ayudará a buscarte y me ha explicado algo sobre cómo le has ayudado con tu semilla a concebirme gracias a la incensación In Vitro o algo así no le he entendido muy bien pero yo no he resistido tanto la emoción y he decidido buscarte yo, no sé tu nombre completo pero esta es la dirección que me ha dado así que te he escrito porque quiero conocerte e invitarte a la reunión semestral de mi escuela… ― Lee ávidamente claramente interesada ― Quiero contarte tantas cosas pero sé que no podría hacerlo en esta carta, además quisiera saber qué es lo que sienten todos los niños que tienen a sus padres junto a ellos, quisiera ir de campamento contigo, jugar a la pelota, contarte secretos… Quiero hacer muchas cosas pero lo que más quiero es poder conocerte, abrazarte y llamarte papá. PD: está es mi dirección por si puedes venir, me encantaría que pudieras hacerlo pues hay cosas que con mi mamá no puedo hacer y sólo puedo hacerlo contigo, espero puedas venir porque lo deseo con todo mi corazón y hasta se lo he pedido a las estrellas fugaces que veo pero mi deseo no se cumple, mi madre no sabe que te he enviado la carta pero sería el mejor regalo que pudieras darme si me visitas… Te quiere Ekaterina Katina, puedes llamarme Katy. ― Julia sonría pero de pronto comienza a pensar y no puede creer que una de sus hijas intente contactarla, se siente feliz pero a la vez no sabe cómo reaccionar pues le ha pedido a Andrei que mantenga la identidad de su persona como donante de esperma en secreto, deberá hablar seriamente con él aunque aun así está feliz de saber que tiene una hija.

avatar
liuribe21

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 27/05/2015
Edad : 26

Ver perfil de usuario http://anotherwordsfics.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: UNIDAS POR EL DESTINO… LAS VUELTAS QUE DA LA VIDA // Por: liuribe21

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.